Último momento

Política

Sergio Palazzo: “La unidad sindical va a costar”

(Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)Transita su segundo período como secretario general de la Asociación Bancaria. Ocupa el lugar que dejó vacío Juan José Zanola, cuando el líder sindical terminó preso en el marco de la denominada causa “La mafia de los medicamentos”. Sergio Palazzo recibe a Infobae en el noveno piso del edificio ubicado en la calle Sarmiento al 300, a metros del Banco Central, y a cuadras de la Casa Rosada. Invita café y agua mineral. Mira a los ojos cuando responde, y no duda en presagiar problemas judiciales para algunos integrantes del actual gobierno, incluido el propio presidente Mauricio Macri. “La unidad sindical va a costar”, presagia. Entiende que el nuevo gabinete económico impulsará una baja en las tasas de interés. Explica que el “pacto social” no debe quedarse solo en un acuerdo de precios y salarios. Asegura que dirigentes del gremio de Camioneros deben estar en la conducción de la CGT, y alerta sobre la “descapitalización” de la banca pública. Avisa que insistirá en el “encuadramiento” de las denominadas empresas “Fintech”, como las de Marcos Galperin. Asegura que si ganaba las elecciones Macri, la Argentina tenía el destino de Chile. Los duros años que se vienen bajo la mirada de uno de los referentes gremiales del presidente electo.-Roberto Fernández, el secretario general de la UTA, opinó que “hay que darle a la maquinita” de imprimir billetes “para meter plata en el mercado”. ¿Está de acuerdo con esa lógica?-No. Hay que armar un programa económico sustentable en el tiempo. Darle a la maquinita es una ficción. No comparto el criterio que él expresó. La maquinita puede servir por poco tiempo, nada más. No sirve para resolver los problemas de la economía en el mediano y largo plazo. La maquinita genera más inflación, y eso ya lo aprendimos.-¿Y cuál sería un plan sustentable?-Recuperar el consumo interno. El 70 por ciento del PBI de la Argentina es consumo interno. El consumo interno tuvo una caída muy importante con las políticas de Mauricio Macri. El gobierno de Fernández tiene que apuntar a recuperar ese consumo interno con políticas de inclusión. Hay que recuperar el poder adquisitivo de los ingresos, particularmente de los sectores más desprotegidos. Son los que más han perdido. Casi el cien por ciento de lo que reciben lo destinan al consumo, y ese consumo dinamiza la economía.-¿Y es así de sencillo?-No. Hay otras tareas que hacer. Hay que resolver el déficit fiscal. El déficit fiscal se fue acrecentando. Por eso en la Argentina hay cada vez más pobres. Por eso el Estado debe destinar cada vez más dinero para la asistencia y la ayuda social. En la medida que se recupere el trabajo y baje la pobreza, se gastará menos a partir de eso. Segundo, hay mayor recaudación, y tercero, claramente, hay que revertir el régimen tributario de la Argentina. Fue injusta la última reforma tributaria del año 2017 que, por ejemplo, lleva progresivamente a que las empresas pymes, del 17 por ciento de seguridad social que pagaban, terminen pagando el 19 por ciento; y que las grandes empresas que pagaban el 21, paguen el 19 por ciento. A los más chicos, y a los que más empleos generan, le incrementaron impuestos, para bajarle a las empresas concentradas. Hay que discutir esas cosas.-¿Por eso usted sostiene que el gobierno de Mauricio Macri gobernó para la clase social más alta?-Eso está muy claro. En su campaña electoral dijo que los trabajadores no iban a pagar ganancias; sin embargo, su primer medida en tema impositivo, fue eximir de retenciones a los granos y disminuirá la minería. Fue un claro perfil de para quien iba a gobernar.-¿Cree que Alberto Fernández va a bajar el impuesto a las ganancias de los trabajadores?-La Argentina tiene un problema fiscal muy serio y está claro que hoy, al inicio del mandato, las condiciones no están dadas todavía. Nuestro anhelo es poder discutir en un futuro esa baja.-¿Cuál va a ser el perfil de comienzo de mandato de Fernández?-Creo que va a impulsar una baja en la tasa de interés rápidamente para recuperar crédito en el mercado. Que los bancos dejen en invertir en Leliq y empiecen a prestar más, que no sea negocio prestarle al Estado. El dinero de las Leliq tiene que volcarse al sector productivo. Va a haber una primera etapa en la que se va a bajar la tasa de interés. Por otro lado, se apunta a tratar de desacelerar la espiral inflacionaria. A partir de ahí, los sectores que menos ingresos tienen deben tener una recomposición. Ese será el primera tramo de la presidencia de Alberto Fernández.Alberto Fernández en la CGT-¿Cree que se llegará a la tan mentada unidad sindical?-La unidad sindical va a costar. No es fácil. Son distintas historias, posicionamientos durante el gobierno anterior. Creo que existe la voluntad de alcanzar un acuerdo, y tenemos la experiencia que los cuatro años del gobierno de (Mauricio) Macri fueron malos y atacaron al sector de los trabajadores. Hay que tener la suficiente inteligencia para buscar un acuerdo, aun en la diferencia. La CGT, mayoritariamente, debe ser conducida por todos los sectores juntos. La CGT debe ser un espacio para que acompañe y ayude para que este gobierno haga las cosas bien, y no termine preso de las presiones de las corporaciones. La característica de la gestión de Macri tenía que ver con el apoyo de las corporaciones. El gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández tiene que tener un escenario distinto. El apoyo de su gestión tiene que ser los trabajadores. Y para eso necesita un movimiento obrero unido.-¿Cree que Hugo Moyano tiene que participar de la conducción de la CGT?-Camioneros debe estar en la conducción de la CGT. Y son los camioneros los que tienen que definir quién de sus líderes debe ocupar el lugar. En una unidad que contemple a todos los sectores, claramente la fortaleza, el prestigio y la historia de Camioneros indica que debe estar en la conducción de la CGT.-¿Por qué le pregunto por Hugo Moyano y usted me responde “Camioneros”?-Porque soy respetuoso de las organizaciones. Hugo ya ha expresado que su sucesor en el movimiento obrero es Pablo. No sé hasta qué punto él tiene ganas de estar o no estar y además hasta dónde su sindicato no le va a decir que tiene que ser él o su hijo Pablo.-¿A quién ve con más posibilidades de ser el próximo secretario general de la CGT?-No me gusta dar nombres. Primero hay que buscar la unidad de la CGT. Hay que buscar proyectos y no nombres. Esa fue una deficiencia del movimiento obrero desde el advenimiento de la democracia hasta la fecha: no haber tenido un programa. Primero discutamos un programa, el por qué estamos apoyando al gobierno de Alberto y Cristina y después discutamos quién tiene que ser el secretario general.-Si la CGT se sigue manejando por la cantidad de congresales que tiene cada gremio, seguirán ganando “Los gordos”, y no las ideas y los programas.-Ese sería un error. Como secretario general de La bancaria, y como miembro de la Corriente Federal, siempre planteo que la CGT primero discuta un proyecto. Los trabajadores no podemos discutir solo las reivindicaciones. No podemos apoyar a un candidato solo por una rosca partidaria. Tenemos que acompañar a quien exprese la mayor cantidad de puntos del programa. Por eso me enamora discutir un proyecto.-¿La CGT debe estar liderada por un solo secretario general o por un triunvirato?-A mí me parece que debería ser un solo secretario general. Pero si para lograr la unidad es necesario ampliarlo, no tendría ningún problema. Así como nosotros le reclamamos a la política que en la diferencia se uniera para derrotar al gobierno de Macri, tenemos que corresponder de la misma manera. El espacio de Todos son 16 partidos, donde hay tres liderazgos fuertes: Alberto, Cristina y Sergio Masa y entre ellos consensuarán los temas. En la CGT debe ser lo mismo, una agenda común de temas y un nivel de decisiones independientemente si son uno, dos, tres o cuatro los que conduzcan.-Escuché varias veces que Hugo Moyano lo que no conduce lo rompe…-Hugo es un dirigente sindical al que respeto. Creo que hizo una gran gestión al frente de la CGT y en su sindicato. Él expresó que va a acompañar el proceso político de Fernández y creo en esa palabra. No veo a futuro la posibilidad que Hugo rompa la unidad.-¿Le cree?-Sí. Fernández además tiene buen diálogo con Moyano..-¿Pero lo tiene por necesidad o…?-(Se ríe e interrumpe) Yo creo que Moyano es un dirigente al que hay que respetar. Cualquiera sea el presidente siempre va a tener un vínculo de diálogo con Camioneros y con Hugo Moyano.-¿De qué hablamos cuando se nombra el “pacto social”?-Un pacto social debe tener dos etapas. La primera son medidas de emergencia que den la tranquilidad suficiente, para luego discutir un verdadero pacto social.-¿Y esas medidas de emergencia son…?--Garantizar la comida a todos los argentinos que la han perdido. Garantizar los medicamentos a todos los argentinos que lo perdieron, y tratar de equiparar a los sectores más vulnerables para que recuperen su nivel de ingreso con relación a la inflación de los últimos cuatro años. A partir de esto, se podrá discutir el verdadero pacto social. Un pacto social no es solamente un simple acuerdo de precios y salarios para ganar tiempo.-¿Entonces cual sería ese “verdadero pacto social”, como lo llamó usted?-El pleno empleo, porque genera la erradicación del trabajo en negro, porque genera mayor recaudación, mejora el consumo. Hay que discutir una nueva reforma tributaria. Hay que discutir que sector de la economía va a liderar el crecimiento de la economía para lograr ese pleno empleo. No es lo mismo que lo haga el sector financiero a que lo haga un sector de la industria, el campo. Hay que discutir que se va a hacer con el ahorro argentino. Hoy el 70 por ciento del ahorro argentino está en manos del Estado, por encajes bancarios, por encajes remunerados o por Leliq. Y por supuesto discutir pilares fundamentales como son la educación, la salud y la justicia. La pobreza no es solamente falta de dinero y oportunidades. Hay que discutir también una reforma política. No puede ser que cada semana se haga una elección distinta.-Usted está proponiendo como era antes, que un mismo día se vote en todo el país para todos los cargos electivos. Que no se desdoblen las elecciones.-Exactamente. Como fue en 1983.-¿Y este tema ya lo hablo con Alberto Fernández?-Este tema no lo hablé, pero él sabe la visión que tengo. Creo que el coincide en que tiene que haber un pacto social que sea abarcativo de todos los temas, y no solamente un tema de precios y salarios.-¿Cuando hablamos de pacto social, de cuantos meses estamos hablando?-El pacto social no son meses. Un pacto social de verdad son las bases fundacionales sobre las que una sociedad se va a manejar en las próximas generaciones. Por eso no tiene que limitarse a precios y salarios. Un pacto social es otra cosa.-¿Y la paz en la calle, la no movilización….?-(Interrumpe) Ojalá sea por mucho tiempo porque haga las cosas bien. Yo creo que tanto Alberto como Cristina están apuntando a incluir a más argentinos en un país más viable. Esto despeja momentáneamente cualquier tipo de conflicto en la calle.-No cree que Barrios de Pie, el Polo Obrero, Grabois salgan rápidamente a demandar.-No, no veo esa posibilidad, y si veo alguna son expresiones minoritarias.-Yo veo mucha gente que la está pasando mal y que tiene esperanza que la situación cambie rápido, y esto no parece posible.-Hay dos cosas. La esperanza de la gente está atada más a un proyecto de inclusión que a los tiempos. Otra cosa es la urgencia. Si la urgencia se atiende rápidamente, y esto es que la gente coma, me parece que eso tranquiliza bastante rápido el panorama social. La esperanza está atada a que le den soluciones y todos sabemos que hay un momento muy difícil de la Argentina por las condiciones que queda el país. Un profundo endeudamiento que va a condenar a generaciones de argentinos si no se hace una renegociación de la deuda. La urgencia es un problema que hay que resolverlo de inmediato. Por eso el primer proyecto que presentó el presidente electo es el de “hambre cero”.-¿Una Argentina sin hambre, como propone Daniel Arroyo, es posible o solo es un slogan?-Es viable. Es perfectamente viable. Creo que los recursos del Estado, en vez de estar destinados a la timba financiera hay que ponerlos a trabajar para que la gente coma.-¿La deuda externa hay que pagarla?-Hay que pagarla en los términos en que la Argentina pueda pagarla. Lo primero que debe hacer el FMI es una profunda autocrítica porque prestó a tontas y a ciegas a un gobierno compulsivo que lo único que hacía era prestar para facilitar la fuga de capitales. Está claro que si tenés una deuda hay que pagarla.Para Sergio Palazzo, Camioneros, el gremio de Hugo Moyano, debe estar en la conducción de la CGT.-El Secretario de Trabajo dijo que usted “atrasa” porque quiere encuadrar en el sindicato bancario a los empleados de la empresas denominadas “Fintech".-Bueno… A mí me parece que lo que han atrasado son las políticas de este gobierno, no el pensamiento sindical. Nosotros lo que reclamamos en el término de las plataformas digitales, incluida Mercado Libre, es que primero las regulen, y segundo, de esa regulación devendrá que son trabajadores bancarios, por eso nosotros pedimos el encuadramiento. Esto es lo que reclama la Asociación Bancaria, lo que reclamo como secretario general.-Para comenzar a comprender el tema. ¿Por qué solicitan regular la actividad de las empresas de tecnología financiera, como por ejemplo la de Marcos Galperin?-En principio porque genera una competencia desleal con los que les dan trabajo a los trabajadores que yo represento. No pagan los mismos impuestos. No hacen las mismas retenciones. No tienen costo de regulación. Ni siquiera tienen observaciones en materia de lavado de dinero sobre los dineros que prestan. Además es claro que funcionan como un banco porque toman ahorro público y lo prestan. Y salvo un banco, no debería hacerlo nadie más, porque si no están fuera de la ley.-¿Y lo van a sostener?-Sí, hemos trabajado fuertemente con un equipo económico, entre los que están Hernán Letcher y Julia Estrada, la gente del CEPA. Ellos vieron la parte de la empresa y el funcionamiento. Trabajamos con los profesionales de la Fundación Sin Fin, que la lidera Pedro Biscay, que fue director del Banco Central, y nos asesoró en toda la parte regulatoria; y el estudio de Héctor Recalde está trabajando en el encuadramiento sindical, así que vamos a plantear el reclamo con muchísima profesionalidad.Sergio Palazzo pide el "encuadramiento" de las empresas de Marcos Galperin. (Patrick T. Fallon/)-¿Desde la Asociación bancaria creen que hay que reformular la banca pública?-Sí. A la banca pública se le quitó patrimonio. Tanto al Banco Nación, como al Banco de la Provincia de Buenos Aires, en función a las necesidades del Tesoro Nacional y del Tesoro provincial. Esto afecto el margen de maniobra que tienen en el mercado financiero. Por las leyes de presupuesto de los años 2018 y 2019 al Banco Nación se le sacó 37 mil millones de peso. Si a esto se agrega la remuneración de depósitos oficiales que nunca se hizo, y se empezó a hacer, se han llevado más de cien mil millones de pesos del banco para cubrir el déficit del tesoro. Es más, yo sugeriría a las nuevas autoridades económicas que revisen el “déficit cero” del que hablaba (Nicolás) Dujovne, porque cuando miren las cuentas van a encontrar que mucho de cuadrar las cuentas para que les dé déficit cero primario, tenía que ver con los ingresos financieros que provenían del Banco Nación. -¿Y cómo se sale de esta situación? -Por un tiempo, el Banco Nación debería capitalizar sus utilidades y no transferirlas al Estado para lograr una capitalización propia. Como el resto del sistema bancario debe salir de las Leliq y volcar ese dinero al crédito. Entendemos además que hubo una muy fuerte exposición del Banco Nación con respecto a los créditos hipotecarios. El 49 por ciento de los créditos hipotecarios que se dieron, por ejemplo para los créditos UVA, los dio el Banco Nación, cuando esa era una actividad que debería hacer el Banco Hipotecario, que tiene mayoría accionaria del Estado.-¿Dirigentes o técnicos de La Bancaria ocuparán cargos en los directorios de los bancos públicos?-Nosotros le hemos ofrecido al presidente y al gobernador (por Axel Kicillof) equipos técnicos de la Asociación Bancaria para que dispongan y creo que serían un aporte importante.-¿Qué le pidió La bancaria a Fernández?-La necesidad de revalorizar la banca pública. Estamos muy preocupados por como este gobierno deja a los bancos públicos como el Nación y el Banco Provincia. Los ratios de rentabilidad están muy por debajo de los que es el promedio. Hay un compromiso de Alberto y de Axel en hacerlo. Lo importante es preservar el empleo. Y también le hemos pedido que quienes vayan al Banco Central tengan una mirada de regulación sobre las nuevas formas digitales que tiene el sistema financiero."El gobierno de Macri favoreció a la banca internacional", dice el titular de La Bancaria (Adrian Escandar/)-¿El gobierno actual favoreció a la banca privada?-Fundamentalmente a la banca internacional. Creo que en general a la banca privada también pero en mayor medida a la banca internacional.-¿Algún ejemplo de lo que sostiene?-Hay resoluciones del Banco Central que le permitió tener mayor rentabilidad a las empresas. Se eliminaron disposiciones del Banco Central para permitir a los bancos abrir sucursal en un lugar de altos ingresos pero de baja cantidad de habitantes, como en Nordelta, y cierran sucursales como en el HSBC en toda la Argentina. Le facilitó muchísimo sus posiciones al disminuir las medidas de seguridad en las casas bancarias. Le facilitó con desregulaciones por doquier a cada cosa que le pidió el sector financiero. Claramente ha favorecido a la banca y han sido particularmente algunos bancos internacionales quienes fueron el nexo de los grandes préstamos a tasas siderales que pagó la Argentina en ese endeudamiento privado que tiene.-¿Qué pasaba en la Argentina si en vez de ganar Alberto Fernández, triunfaba Macri?-La Argentina iba a tener un nivel de conflictividad social altísimo con probabilidades de algunos desbordes. Había cada vez más argentinos con hambre. La pobreza creció al 4,5 millones de pobres, lo servicios se volvieron impagables. Las familias tenían que decidir en poner una estufa para no morir de frío o darle un plato de comida a los hijos. La Argentina iba a terminar muy mal, como lo que está pasado el Chile.-A diferencia de Chile, aquí hay referentes sociales para dialogar.-Hay dos problemas. Uno, la falta de referentes para canalizar la protesta. Y segundo, no hay intermediación social del conflicto. En la Argentina hay organizaciones sociales, empresarias, sindicales, hasta eclesiásticas y militares. Chile quedó en la política de los liderazgos individuales, como les gusta a algunos, por encima de las ideas; y la de los también liderazgos individuales por encima de las estructuras orgánicas que tienen que administrar los conflictos. La intermediación social es un factor básico para poder canalizar los conflictos cuando el pueblo tiene este tipo de problemas. El líder y el pueblo sirve para ganar elecciones; pero el líder y el pueblo no sirve para conducir cuando hay conflictos. Para eso está la intermediación social.-¿Cómo termina el estallido en Chile?-Si uno tuviera que dar una opinión, no consejo, creo que la sociedad chilena tiene que reestructurar su pensamiento político y fortalecer las organizaciones intermedias que hoy no las tiene.Palazzo cree que si ganaba las elecciones Mauricio Macri, Argentina terminaba como Chile. (PABLO VERA/)-¿Cómo califica al gobierno de Macri en el ranking de la democracia, es decir desde 1983 a este 2019?-El de Mauricio Macri es el peor gobierno de todos.-¿Peor que el de Fernando De La Rúa?-El peor de todos porque claramente vino a favorecer a un sector de concentración económica. Vino a quitar derechos y tuvo un nivel de cinismo, hipocresía y mentira fenomenal y nunca se hizo cargo de su gestión de gobierno.-¿Después del 10 de diciembre cree que va a haber ex funcionarios del macrismo presos?-Ojalá la Justicia actúe de acuerdo a la legislación y no de acuerdo a las necesidades políticas de los que se van o los que entran. Yo creo que ha habido conflicto de intereses de muchos funcionarios que deberán dar explicaciones en la justicia. Funcionarios que ponían el precio del dólar y tenían operaciones en dólares. Funcionarios que tomaban deuda y tenían vinculaciones con fondos de inversión extranjeros. Funcionarios que ponían precios a los combustibles y eran responsables de las principales petroleras en la Argentina. Funcionarios que manejan el trasporte y tienen vínculos con aerolíneas de bajo costo. Hay una clara definición de conflicto de intereses que lo debe decidir la Justicia.-¿Por quiénes lo dice?-Juan José Aranguren, Caputo, Guillermo Dietrich, el propio Macri con el Correo. Deben dar explicación a la justicia porque hay un claro conflicto de intereses.Seguí leyendo:Emiliano Yacobitti: “Mauricio Macri no es el dueño de Juntos por el Cambio"Ofelia Fernández, íntima: la relación entre Casi Ángeles y CFK, su particular viaje de egresados y cómo manejará las redes sociales cuando sea legisladora

Leer más »

Alberto Fernández enviará un proyecto de ley para legalizar el aborto

Alberto Fernández adelantó que va a enviar un proyecto de ley para ___ el aborto.Luego de mostrar en varias ocasiones su postura a favor de despenalizar el aborto, el presidente electo, Alberto Fernández, dijo por primera vez que su administración enviará “un proyecto de ley” al Congreso para tratar este tema "tan pronto” como asuma el Gobierno.“Quisiera que el debate no sea una disputa entre progresistas y conservadores, entre revolucionarios y retrógrados, es un problema de salud pública que debemos resolver y hay que asumirlo así”, explicó al respecto el líder del Frente de Todos. El futuro mandatario nacional se calificó a sí mismo como “un activista de ponerle fin a la penalización” de la interrupción voluntaria del embarazo, pero resaltó que es necesario “encarar el tema de otro modo” porque “no se puede convertir en un elemento de disputa" entre diferentes sectores de la sociedad.“Va a haber un proyecto de ley mandado por el Presidente. Tan pronto lleguemos”, aseguró Fernández durante una entrevista brindada Página 12, con los periodistas Felipe Yapur y Victoria Ginzberg. Aunque aclaró que “no depende” únicamente de su voluntad.“Debemos respetar tanto a la mujer que siente que es un derecho sobre su cuerpo como a la mujer que siente que Dios no le permite hacerlo. Y cuando uno despenaliza y legaliza el aborto no lo hace obligatorio. Por lo tanto, el que sigue teniendo la convicción de que Dios no lo permite que no lo haga. Y respetémoslo. Y respetemos a los otros”, señaló.Alberto Fernández durante la presentación del libro "SOmos Belén" (Franco Fafasuli/)El presidente electo ya había manifestado su posición con respecto a este tema durante la presentación del libro de Ana Correa titulado “Somos Belén”, que repasa la historia de una joven tucumana que fue presa luego de haber tenido un aborto espontáneo.“Lo leí a las corridas y le pregunté a Vilma (Ibarra, quien es parte de su equipo de transición) ‘¿cómo es esto?’ porque no lo podía creer. Lo que cuenta es tremendo. Cuando terminó el acto me llevaron atrás del escenario y estaba Belén, que no se llama Belén, y solo me daba las gracias y yo no había hecho nada. Pero no es posible que pasen esas cosas, no es posible que la Argentina siga viviendo esas cosas. Y esto no lo digo en contra de nadie, lo digo a favor de todos”, narró Fernández sobre aquella jornada.En este sentido, remarcó que no se puede “seguir condenando a mujeres como le pasó” a la protagonista de esa novela, quien “ni siquiera sabía de su embarazo, tuvo un aborto espontáneo y terminó presa 29 meses”.“No lo podía creer. Lo que más me impresionó es que cuando Belén recupera la libertad pide que no la reconozcan porque no sabía cómo la iban a recibir y la jefa de la cárcel le dice que tenía que salir con la cara en alto porque no era culpable de nada, ella no quería que la reconocieran. Y todas las que salieron ese día salieron con una máscara para no ser reconocidas. ¿Cómo podemos vivir en esa sociedad? ¿Cómo podemos ver eso y no reaccionar? Estoy muy convencido de lo que digo respecto de los derechos de la mujer”, agregó.Retenciones“Díganme cómo quieren que tenga déficit cero sin mejorar mis ingresos”, dijo Fernández cuando le preguntaron si habría impuestos a la exportación. “En la Argentina que viene todos tenemos que hacer un esfuerzo -argumentó-. Lo tendrá que hacer el sector del petróleo, el minero y el del campo. Todos los que producen tendrán que hacer un esfuerzo”. “Me encantaría no cobrar retenciones” -aseguró, aclarando que no se lo permite el déficit que heredará.El Presidente electo también aseguró que era un error creer que se combate la inflación bajando el consumo. Una idea que “en cuatro años no funcionó”, agregó, en referencia al gobierno saliente.Sin embargo, también se mostró prudente en cuanto a la posibilidad de eliminar el impuesto a las ganancias, como medida de alivio a la castigada clase media. “Lo que es razonable es que alguien que vive de un sueldo no pague ganancias. Pero también es razonable que un país no tenga seis puntos de déficit fiscal. (...) Hay que ir viendo cómo se van compatibilizando poco a poco las cosas”.Entre sus primeras medidas, estará la de enviar “un Presupuesto de verdad porque el que envió el gobierno es una gran mentira”. SeguridadAlberto Fernández pretende que Seguridad deje de ser un ministerio y planea crear un Consejo de Estado de la Seguridad con participación o control parlamentario. Es muy crítico de la política del gobierno de Macri en la materia: “Mientras no ataquemos la desigualdad, el problema del crimen no se va a resolver con más penas y con pistolas electrónicas ni autorizando a Chocobar a disparar por la espalda. Esa es toda una ficción. Este fue un gobierno de ficción. Llegaron con el marketing y se van con el marketing.” Seguí leyendo:Fuerte gesto de Alberto Fernández a favor de la legalización del aborto: “Mi objetivo es que las mujeres tengan más derechos”

Leer más »

Emilio Monzó sale a disputar espacio propio en Cambiemos

Video despedida a Monzó (Damián Rodríguez/Infobae)Cambiemos, Juntos por el Cambio o como se llame la coalición que no logró la reelección de Mauricio Macri continuará unida después del 10 de diciembre, respetando el mandato del 40% que los votó para defender los valores de la institucionalidad y ponerle límites al peronismo-kirchnerismo, que se apresta a volver a la Casa Rosada. Es lo imprescindible, porque de esa unidad que en Diputados significan 119 bancas (contra 125 que podría llegar a sumar el Frente de Todos), dependen las vicepresidencias de la Cámara y las presidencias de las comisiones que pueden obtener como una minoría poderosa, capaz de condicionar el funcionamiento del Parlamento.Sin embargo, nadie apuesta a que esa unidad continúe por mucho tiempo: sin el incentivo del poder y sin responsabilidades ejecutivas, la tensión para desarmar esa liga de identidades diversas ya está a la orden del día y solo depende que la capacidad de articulación política. Primero, del presidente saliente, quien se autoproclamó futuro líder de la oposición. Luego, de los propios actores, muchos de los cuales todavía no parecen conscientes de la que la elección habrá sido mejor de lo esperada, pero no deja de ser una fenomenal derrota.Curiosamente, o no, uno de los que más tallará el futuro de la coalición en Diputados ya no estará en la Cámara. Es que Emilio Monzó decidió el año pasado tomar distancia del Gobierno que imaginaba que reelegiría, y quiso retirarse de la política, para no amargarse ni perjudicar a la gestión con su visión crítica. Pensaba que su otrora amigo Macri lo nombraría en España, o en alguna otra embajada europea, mientras dejaba que el tiempo pase.Pero los acontecimiento se precipitaron y la derrota vino más temprano de lo que hubiera imaginado. Así fue que el todavía presidente de la Cámara baja enterró sus planes de retiro y se apuró a armar lo que ahora llama “grupo de afinidad”, unos 10 -tal vez 15- diputados y diputadas de todo el país, enemistados con la visión verticalista y porteña que derramó Macri desde la Casa Rosada, decididos a disputar la conducción de la coalición.Monzó ya hizo la transición con Sergio Massa, que lo sucederá en la Cámara de DiputadosNo están solos. Tienen fina sintonía con Alfredo Cornejo y Martín Lousteau quienes, por vías distintas, confrontaron duramente con Macri en el Gobierno. Y no descartan constituir un frente común en los próximos dos años, antes de las elecciones del 2021, si continúan los intentos de anular la diversidad de la coalición, que ya padecieron durante los cuatro años de gobierno.Macri, en realidad, hizo un último intento de convencer a Monzó de que afloje con las críticas. Lo convocó a una reunión que no duró más de media hora. Fue el martes de esta semana, en Casa Rosada y el diputado le contó a un amigo que “cuando me fui, me dí cuenta que sería la última vez que hablaba con él, hablamos dos idiomas distintos”.El presidente saliente le insistió en la necesidad de mantener la unidad, que es lo que quiere el votante de Cambiemos. Monzó le dijo que si insistía con imponer decisiones sin negociar iba a terminar provocando lo mismo que Cristina Fernández de Kirchner cuando Daniel Scioli perdió las elecciones y, sin diálogo con el peronismo del interior, impuso a Héctor Recalde como presidente del bloque. “Al poco tiempo se conformó un bloque de 17 diputados que tuvo de presidente a Oscar Romero, de SMATA, que los debilitó desde el primer momento y nos ayudó a aprobar las leyes”, le recordó. Pero no hubo forma.Monzó tiene un excelente vínculo con Alfredo Cornejo. Ambos se llevan muy mal con Macri. Aquí, en la Vendimia. Mendoza, 09-03-2019 La tentación de un PRO manejado con mano de hierro desde la Ciudad de Buenos Aires es grande, y supera la designación por arriba de Cristian Ritondo. Se habla del intento de designar a Esteban Bullrich al frente del bloque en el Senado (sacando al misionero Humberto Schiavoni) y llevar a la vicepresidente 2º de Diputados a Alvaro González, diputado por CABA, y responsable del armado nacional para la candidatura presidencial de Horacio Rodríguez Larreta.“No tenemos ningún problema personal con Ritondo y mucho menos con Alvaro (González), que coincide con muchas de las críticas que siempre hicimos”, le dijo a Infobae un prominente integrante del “grupo de afinidad”, que prefirió el off the record, “pero avisamos que ese esquema estalla más temprano que tarde, y el que avisa no es traidor”.Por cierto, a los estrategas de Macri no se les escapa que esos 17 diputados de los que habla Monzó, finalmente, pagaron un alto costo por no defender los valores ortodoxos del kirchnerismo duro y quedaron en las márgenes del esquema de poder del gobierno entrante. Creen que a ellos también los salvará el fundamentalismo, como sucedió con los ortodoxos defensores de los valores K.La moneda, sin embargo, estará en el aire. La mayoría de los 52 diputados del PRO jamás sufrió una derrota electoral y ésta será su primera experiencia en la política real, ya que vivieron protegidos por un sistema cerrado y vertical donde, cuanto menos, la primer tensión que se hará sentir será entre Macri y quien se imagina su sucesor en el 2023, el Jefe de Gobierno porteño. Si a eso se le suma la disputa que ya se está lanzada en la UCR no tanto por la conducción del bloque, como por la estrategia para el regreso al poder, el escenario no parece sencillo para nadie.Dos lógicas en Cambiemos. Una ganó. Otra perdió. No pudieron convivir. Ahora van a disputar liderazgo.No deja de llamar la atención que Macri, cuando deja el poder, haya decidido negarse a conducir la diversidad y encerrarse en el modelo PRO de la Ciudad, sin duda exitoso, pero poco representativo de las realidades del interior. Como Cristina, el presidente saliente se aferra a lo que conoce y no se arriesga con lo que mantuvo lejos durante sus años de gobierno.Quizás era lo esperable. En dos años, Macri verá si el actual 40% lo sigue referenciando como líder. En ese caso, habrá revalidado sus decisiones de hoy. Tampoco es fácil construir liderazgos desde la oposición.Mientras tanto, una sola cosa queda clara. Contrariamente a lo que se comentaba hace pocas semanas, ni Macri ni Monzó dejarán la política y son muy pocos los del PRO que tienen decidido dar un paso al costado. Quizás Marcos Peña, quien ya adelantó a su grupo más íntimo que se irá un tiempo a Washington D.C. a estudiar. También María Eugenia Vidal y Federico Salvai, quienes también anticiparon ante muy pocos que se tomarán un largo descanso.Las deserciones son muy acotadas y hasta Nicolás Massot, quien adelantó el regreso de la beca de con la que estuvo estudiando en la Yale University, para estar en la Cámara hasta el 10 de diciembre, acompañando el final de la gestión de su jefe. Y, por cierto, seguirá haciendo política Monzó, junto a varios de los amigos que se quedaron fuera del juego, como el diputado bonaerense Marcelo D’Aletto, que concluye su mandato este año.Es que Monzó tiene la idea fija de ser candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires en el 2023 y hasta armó una mesa política, con un responsable por sección electoral. Desde Rodríguez Larreta hasta Patricia Bullrich (próxima presidente del PRO), entre otros con quienes se reunió en las últimas semanas, ya todos conocen sus aspiraciones. Y no espera el dedazo. Ya dijo que está dispuesto a competir en primarias con Vidal, Jorge Macri o quien esté interesado.Firme y decidido, uno de sus más allegados aseguró que “Emilio les anticipó a todos que no se va de Cambiemos, Juntos por el Cambio, o como se llame. Está convencido de que a la coalición derrotada le llegó la hora de la política”. ¿Qué será de la coalición? ¿Vendrá la disputa interna que hasta ahora se ahogó? Lo único que parece claro es que ya nada será igual en la coalición una vez que Macri salga de la Casa Rosada.Seguí leyendo:Marcos Peña analizó las causas de la derrota electoral: “Hubo una decepción porque no se mantuvo el poder adquisitivo”Macri se involucró personalmente para neutralizar un intento de rebelión en el PRO

Leer más »

¿Derogar, cambiar o eliminar las PASO?: las claves de las elecciones primarias a 10 años de su sanción

El 2 de diciembre se cumplirán diez años de la ley de reforma de los partidos políticos, que modificó el régimen de las PASO. Este año, distintas voces se alzaron pidiendo que las Primarias Abierta Simultáneas y Obligatorias (PASO) sean modificadas o bien, eliminadas. Es que las candidaturas presidenciales únicas y la hecatombe económica generada por los resultados de agosto pasado volvieron a poner sobre el tapete el régimen electoral que el próximo 2 de diciembre cumplirá 10 años desde su sanción.La “reforma política” que instauró a las primarias obligatorias fue una respuesta a las elecciones legislativas de 2009, cuando el ex presidente Néstor Kirchner se presentó como diputado nacional por la provincia de Buenos Aires y perdió contra el empresario Francisco de Narváez (Unión PRO). Los comicios, que expusieron una profunda crisis silenciosa del peronismo, estuvieron repletos de tácticas amañadas, como la creación de listas colectoras y la presentación de candidaturas testimoniales.Tras una década de vigencia, una actividad encabezada por el ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina y Gerardo Scherlis -directores del Observatorio de Partidos Políticos de la UBA- junto a las diputadas Silvia Lospennato (PRO) y Carla Carrizo (UCR), el apoderado del PJ Jorge Landau y diversos especialistas finalmente llegaron a un consenso en torno a las PASO: el sistema debe continuar, pero con modificaciones.Menos partidos políticos y candidatos"Las PASO fueron un instrumento relativamente eficiente para atender dos de tres problemas relevantes de la política argentina de inicios del 2000: la creciente fragmentación del sistema partidario y la territorialización o desnacionalización del sistema de partidos”, afirmó Miguel de Luca, investigador del Conicet y presidente de la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP).De Luca, uno de los expositores de la jornada que se realizó en la sede de la Coneau en la avenida Córdoba 1450, lideró varios grupos de investigación en torno a la evolución de las PASO y cuenta con una vasta trayectoria en análisis electoral, procesos de gobierno y partidos políticos.“En cambio su impacto sobre la representación política ha sido menos contundente o quizá menos visible para la ciudadanía en general", aclaró el politólogo en diálogo con Infobae sobre la meta principal que tuvieron en su origen las primarias. La jornada “A 10 años de la sanción de las PASO: balances y perspectivas” fue impulsada por el Observatorio de Partidos Políticos (OPP) de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. En la primer mesa de debate, el politólogo Juan Camilo Parra esbozó un análisis sobre ese “impacto en la representación”. En uno de sus trabajos de investigación, consideró que la Ley 26.571 pudo “cumplir con sus objetivos", ya que entre las elecciones 2007 y 2017 permitió una reducción de listas, bajó la cantidad de partidos políticos participantes y representó un incentivo efectivo para la confluencia en alianzas. Por el lado de los votantes, reveló que disminuyeron los votos en blanco y aumentó la participación en las urnas.Un fenómeno similar ocurrió en la provincia de Buenos Aires. Según Ignacio Santoro, docente (UBA-Universidad Di Tella) y especialista en gobernanza electoral, concluyó que la ley de PASO bonaerense produjo una caída de la fragmentación del sistema de partidos y favoreció su democratización.De acuerdo a su análisis sobre el período electoral entre 2005 y 2015, Santoro afirmó que la ley pudo unificar la conformación de las alianzas para todas las secciones electorales de la provincia. Ese hecho provocó un “efecto democrático en las alianzas, pero no en los partidos”: desde 2011 se registró una menor competencia interna en los armados. Para el profesor de la carrera de Ciencia Política de la UBA, una hipótesis posible es el “riesgo electoral” existente cuando hay una disputa abierta entre distintos adversarios.Las politólogas María Cristina Girotti y Cecilia Galván se enfocaron en las reformas aún necesarias para avanzar en una efectiva aplicación de la paridad de género, sobre la que se resaltó la clara resistencia que hubo de parte de los dirigentes partidarios. Es decir, reflexionaron, debatir la igualdad entre candidatos hombres y mujeres “implicó tensiones entre género y representatividad”.A su turno, durante el segundo panel, Jorge Landau resaltó que las PASO fueron un intento de resolver el “desorden institucional” del sistema electoral argentino. El apoderado del PJ pudo corroborar de primera mano que la ley mejoró los procedimientos en lo que respecta juntas electorales, padrones y autoridades, entre otros aspectos.La obligatoriedadAl tomar la palabra, la diputada Silvia Lospennato resaltó el valor de las PASO para fomentar la competencia interna en los partidos, pero cuestionó que sea obligatorio para la ciudadanía participar de las primarias. Para la referente del PRO, las candidaturas tienen que ser dirimidas entre los adherentes, como ocurre por ejemplo en la Provincia de La Pampa.En contraste, la legisladora radical Carla Carrizo se diferenció al indicar que la obligatoriedad en las PASO genera una ciudadanía “más informada” sobre el sistema político.La duración de las PASOOtro aspecto que se criticó en la actividad fue el impacto que tuvo el diseño electoral este año, en relación a la distancia temporal entre las primarias y las elecciones generales. Lospenatto advirtió la peculiaridad de que un posible balotaje convirtió a las PASO en un “voto estrátegico”, en alusión a la abultada diferencia que logró Alberto Fernández sobre Mauricio Macri. Esa particularidad produjo “efectos no deseados”, entre ellos, la crisis cambiaria y la volatilidad financiera que impactó en la devaluación del peso.En su turno, Juan Manuel Abal Medina coincidió con las críticas que señalan que las PASO alargan en exceso el proceso electoral, aunque recordó que originalmente las primarias fueron pensadas como parte de la elección general y que, por lo tanto, podían realizarse con poca antelación, por lo que no es necesario eliminar este mecanismo.El panel central de la jornada contó con la participación de especialistas y dirigentes políticos. Sin embargo, se recordó que una advertencia de la Justicia electoral definió que la distancia entre las PASO y las generales fuera mayor a lo pensado inicialmente. “Cuando diseñamos el sistema intentamos que entre la primaria y la elección (definitiva) no hubiese más de tres o cuatro semanas como mucho", afirmó Abal Medina en el marco de la jornada.“Nunca imaginamos que podía darse un resultado como el del 11 de agosto y menos aún que la situación económica podía volver a estar tan complicada. Con una economía menos vulnerable o con cualquier resultado “normal”, no había por qué suponer que ese plazo entre las dos elecciones fuera tan significativo sobre la vida cotidiana de los argentinos”, agregó el profesor titular regular de Sistemas Políticos Comparados y director del Observatorio de Partidos Políticos (OPP) de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.En esa línea, Carla Carrizo se mostró de acuerdo en que es necesario mejorar la duración de las PASO y reconoció que el “voto estratégico” es un “tema a resolver”. Sin embargo, planteó que ese voto no depende tanto de un efecto del diseño institucional, sino de cómo los candidatos plantean la elección.Cuatro posibles reformasAdemás de la no obligatoriedad y acortar los tiempos, el politólogo Miguel de Luca hizo cuatro propuestas para modificar el régimen de las PASO. La primera es que las boletas partidarias no permitan votar candidatos a vicepresidente. “Esto promovería la competencia interna, ya que quien pierda podría ser designado como compañero de fórmula”, afirmó.Para De Luca, otra propuestas plausible es la “habilitación de candidaturas múltiples”. Por ejemplo, permitir que una misma persona pueda ser candidato a distintos cargos en diferentes niveles, lo cual ayudaría a los partidos más pequeños.En tercer lugar, un nuevo régimen de primarias puede permitir que se rubriquen “acuerdos ex ante” a las PASO. Esos pactos pueden definir la distribución del espacio en las listas, de acuerdo a la cantidad de votos conseguidos en las primarias.La cuarta iniciativa es la llamativa de todas las reformas: que el Estado pague un “bono” para aquellas agrupaciones que fomenten la competencia interpartidaria. “Se puede dar mayor espacio para publicidad electoral en los medios de comunicación o un adicional presupuestario para los partidos que desarrollen primarias competitivas”, concluyó De Luca.Seguí leyendo:Provincia por provincia: cuáles fueron los resultados de las PASOMauricio Macri convocó a un acto de despedida para el 7 de diciembre en la Plaza de MayoMarcos Peña analizó las causas de la derrota electoral: “Hubo una decepción porque no se mantuvo el poder adquisitivo"

Leer más »

El “modelo holandés” de resolución de conflictos que buscará imponer Alberto Fernández en la Argentina

Alberto Fernández en el almuerzo con los 22 embajadores de la Unión Europea donde se habló del modelo holandésSe lo conoce como “modelo Pólder” o “modelo holandés de resolución de conflictos”. Se trata de un Consejo Social y Económico que funciona hace muchos años en Holanda para lograr acuerdos en cuestiones clave de la economía y es el nuevo desvelo que tiene Alberto Fernández para instrumentar en la Argentina una vez que llegue al gobierno el 10 de diciembre.Si bien el presidente electo venía desde hace mucho tiempo evaluando este esquema de resolución de conflictos el martes pasado en el almuerzo que mantuvo con 22 embajadores de la Unión Europea hizo pública su admiración por el modelo Pólder. “Sabemos que en Holanda el Consejo Económica y Social funciona muy bien y queremos agiornar ese sistema en la Argentina”, le dijo Fernández muy entusiasmado al embajador de los Países Bajos, Roel Nieuwenkamp. El diplomático lo tomó como un halago y se mostró dispuesto a colaborar en ello.El Consejo Económico y Social de Holanda está conformado por representantes de cámaras empresarias, sindicatos, expertos en temas económicos y miembros del gobierno. Todos buscan el mismo objetivo: resolver conflictos, acordar posiciones en leyes complejas y asesorar al gobierno en la toma de decisiones. Felipe Solá, que también participó de ese almuerzo con embajadores de la UE y se prevé como el futuro canciller de Fernández, le comentó a sus allegados que “sería bueno instalar por ley el modelo holandés de resolución de conflictos porque es una manera orgánica de resolver los problemas”. El futuro canciller argentino aclaró también ante un grupo de asesores que “el Consejo emite consejos, por eso se escribe con ‘s’ y no con ‘c’, por lo que la última palabra siempre la tiene el presidente”.A la vez, el eventual ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, explicó a Infobae que en el Frente de Todos impera la idea de instaurar en el nuevo gobierno una idea de pacto social sostenido en el tiempo. “Si vamos a imponer un Consejo Económico Social esto debería sustentarse en una ley para que no sea algo momentáneo para la foto”.Una reunión del Consejo Económico Social o Modelo Pólder que funciona en Holanda para resolver conflictosArroyo también destacó que el modelo holandés de resolución de temas “puede funcionar porque sería un punto de equilibrio entre posiciones encontradas para reconstruir la economía dañada de la Argentina”.En Holanda, el “modelo Pólder” está sustentado por ley y es un órgano asesor en el que empleadores, empleados y expertos independientes que son miembros nombrados por la Corona trabajan juntos para llegar a un acuerdo sobre cuestiones sociales y económicas clave.Este Consejo asesora al gobierno y al Parlamento holandés sobre política social y económica. También facilita los acuerdos y hasta puede coordinar posiciones para dar con un proyecto de ley complejo. Los casos más emblemáticos que resolvió en los últimos años este Consejo Económico y Social fueron la creación del Acuerdo de Energía Holandés para el Crecimiento Sostenible, los consensos para imponer una profunda reforma previsional o un programa de empleo nacional.El embajador Nieuwenkamp se mostró entusiasmado al igual que el presidente electo. “Vale la pena que en la Argentina hagan el intento de armar un Consejo Económico Social porque son muchos los desafíos por delante y se necesitará de acuerdos sólidos”, dijo a Infobae.El embajador de Holanda se muestra cauto a la hora de evaluar los futuros resultados de esta idea en la Argentina. Macri se mostró interesado en este modelo de acuerdo social y económico cuando viajó en visita oficial a Holanda. Y después de ello el entonces ministro de Trabajo de Macri, Jorge Triaca se había movilizado para ver en detalle el “modelo Pólder”. Pero luego de varias consultas con Ámsterdam la idea quedó en la nada.No obstante, Nieuwenkamp detalló que ahora le propuso a Alberto Fernández asesorar a su gobierno en la instrumentación del “modelo Pólder” con asistencia técnica y capacitación. “Estamos disponibles en todo lo que sirva para ayudar en la Argentina”, dijo el diplomático holandés.¿Podría funcionar el modelo Pólder en Argentina teniendo en cuenta las amplias diferencias culturales, sociales y económicas que hay con Holanda?“Sabemos que no Argentina y Holanda son sociedades diferentes con historias diferentes pero creo que es necesario hacer el intento. Siempre hace falta hacer acuerdos en políticas de corto y de largo plazo”, respondió Nieuwnkamp.El embajador de Holanda, Roel Nieumkamp se mostró dispuesto a colaborar con Alberto Fernández para desarrollar el modelo PólderUn agregado del embajador de Holanda: “Obviamente las situaciones no son completamente comparables. Sin embargo, se pueden aprender lecciones sobre la formación de un amplio diálogo social”, dijo.En Holanda, el Consejo Económico y Social ayudó a salir de una situación de estanflación hace algunas décadas. Y aún hoy se utiliza el modelo de Pólder para mantener la inflación bajo control utilizando un amplio modelo de diálogo social. “Tenemos miembros designados por el gobierno, empresas y sindicatos como miembros y siempre una persona autorizada que está por encima de las partes como presidente”, explicó el embajador de Holanda.El famoso "acuerdo de Wassenaar" de 1982 para mantener los aumentos salariales bajo control a cambio de una reducción del tiempo de trabajo se logró bajo la coordinación de este Consejo Económico y Social. Desde entonces, hubo muchos acuerdos alcanzados en este esquema sobre reformas de pensiones, reformas del mercado laboral y muchos otros, que han sido muy importantes para la competitividad a largo plazo.Entre los estamentos fundamentales que propone el Consejo Económico y Social de Holanda figura:- Mantener una economía fuerte y sostenible.- Lograr que tantas personas como sea posible tengan trabajo.- Alcanzar una distribución justa de los ingresos.El lema de este Consejo que funciona en Holanda sintetiza el espíritu de su creación: “Denkwerk, voor Draagvlak door Dialoog”, que en español significa, “Pensamiento para el apoyo a través del diálogo”.En Holanda el “modelo Pólder” funciona de manera independiente del Poder Ejecutivo ya que no es una institución gubernamental y tiene un presupuesto autónomo. Está financiado indirectamente por la industria a través del Fondo General de Desempleo.En la Argentina hubo muchos intentos de los sucesivos gobiernos por instaurar un Consejo Económico y Social. Nunca funcionó. Sólo se establecieron mecanismos similares y muy esporádicos. Habrá que ver en el futuro inmediato Fernández logra romper ese mito y puede establecer en la Argentina un “modelo Pólder” aggiornado a las pampas. Se trata de un amplio desafío en un país atravesado por la grieta.Seguí leyendo:Qué le puede aportar al gobierno y al país la creación de un Consejo Económico y SocialEn días dominados por la agenda internacional, Alberto Fernández dio dos señales locales: controles de cambio y pacto socialAlberto Fernández adelantó que acordará con China la construcción de una central nuclear en Argentina

Leer más »

Alberto Fernández tendría un Consejo de la Magistratura a favor cuando asuma como presidente

La llegada de Alberto Fernández a la presidencia de la Nación alterará la virtual mayoría que vino teniendo el oficialismo saliente en el Consejo de la Magistratura, para virar a una mayoría favorable al nuevo gobierno. Esto sucederá porque el organismo encargado de promover y remover jueces sufrirá un recambio de casi un tercio de sus integrantes, producto del resultado electoral y la preeminencia de los consejeros políticos en su integración.Pese a las críticas del presidente electo a la actual dinámica del Consejo y su planteo de que necesita ser reformado para “sanear a la Justicia”, es más que factible que siga funcionando en sintonía con el nuevo signo político.Una de las renovaciones que se producirán a partir del 10 de diciembre será clave: la del representante del Poder Ejecutivo Nacional, que modificará los números que tuvo hasta ahora Cambiemos.De los 13 miembros que integran el Consejo, el actual oficialismo contó con seis votos casi asegurados: el del representante del Ejecutivo; el del diputado del PRO Pablo Tonelli y el de la senadora radical Inéz Brizuela y Doria, más los de los representantes de los abogados Juan Pablo Mas Vélez y Marina Sánchez Herrera, ambos de origen radical, y el del juez Juan Manuel Culotta.Del otro lado, los votos del bloque “opositor” se consolidaron también en seis: los diputados Eduardo “Wado” De Pedro, del Frente para la Victoria, y Graciela Camaño, que fue elegida el año pasado con el apoyo de los distintos bloques de la oposición a partir de un acuerdo entre el Frente Renovador y el kirchnerismo; el senador justicialista Mario Pais, que reemplazó a Miguel Pichetto cuando éste aceptó acompañar a Mauricio Macri en la fórmula; su colega Ada Itúrrez de Cappellini, del Frente Cívico Por Santiago, que ocupa la segunda banca por la mayoría justicialista en el Senado por un acuerdo de este bloque con el gobernador de su provincia; el juez Alberto Lugones, de la Lista Celeste, las más cercana al kirchnerismo; y el consejero académico Diego Molea.Esa paridad fue resuelta la mayoría de las veces a favor de las posiciones del oficialismo por el juez Ricardo Recondo, presidente este año del Consejo y con doble voto en caso de empate.Esta virtual mayoría actual de 7 a 6 que aún tiene Cambiemos se invertiría y pasaría a ser de 7 a 5 a favor del nuevo oficialismo, sin contar a Recondo que podría convertirse en el octavo voto, o en el sexto del futuro bloque opositor.En cualquier caso, ninguno de los dos sectores tendrá la mayoría de dos tercios para iniciarle juicio político a un juez o aprobar un terna de candidatos para cubrir cargos vacantes, ya que se necesitan 9 votos sobre el total de 13, si están todos presentes. “Va a ser necesario algún tipo de acuerdo, lo cual es saludable porque la idea no es perseguir políticamente a ningún juez”, sostuvo ante Infobae un consejero que continúa luego del 10 de diciembre.Más allá de las acusaciones de integrantes del Frente de Todos de “persecución” por parte del gobierno de Mauricio Macri contra jueces que fallan en contra de sus deseos, lo cierto es que el Consejo puede, por mayoría simple, resolver si mantiene abiertas, o no, las denuncias contra magistrados por su desempeño.Quizás como señal de los nuevos tiempos políticos, el jueves último, el oficialismo fracasó en su intento de desestimar tres denuncias contra el juez Claudio Bonadio -cuya actuación es muy cuestionada por el kirchnerismo por el procesamiento y detención de varios ex funcionarios de Cristina Kirchner, incluida la ex mandataria-, cuya resolución se postergó sin fecha. Tampoco prosperó un sorpresivo un dictamen del consejero Mas Vélez para cerrar cuatro expedientes contra Rodolfo Canicoba Cabral.El futuro representante de AlbertoDurante la gestión de Cambiemos, el representante del gobierno de Cambiemos, Juan Bautista Mahiques, tuvo un rol estratégico como articulador de los deseos del Gobierno. Pero Mahiques juró el 29 de octubre pasado como nuevo fiscal general de la Ciudad y fue reemplazado hasta el 10 de diciembre por su ex jefe de gabinete en la Secretaría de Asuntos Penitenciarios, Facundo Bargalló Benegas. Con el recambio de Gobierno, Fernández deberá designar un nuevo nombre inmediatamente.Quien contaría con más chances de ocupar ese lugar es Gerónimo “Zaza” Ustarroz, primo y hermano de crianza de “Wado” de Pedro. Ex concejal de la localidad de Mercedes y ex funcionario del Ministerio de Justicia durante el gobierno de Cristina Kirchner, Ustarroz es actualmente su asesor en el Consejo. Ya había desempeñado esa tarea cuando el diputado del FPV integró el organismo entre 2012 y 2014.Gerónimo Ustarroz, el nombre que suema con fuerza como representante del Alberto Fernández en el Consejo (Twitter: @gustarroz)Ustarroz estuvo días pasados en Bolivia en representación del Frente de Todos como observador de las elecciones en ese país, y elaboró un contradocumento que cuestiona “por falta de objetividad” las conclusiones de la OEA sobre las “graves irregularidades” que hubo en esos comicios, que derivaron en la renuncia forzada de Evo Morales y la crisis que atraviesa la nación boliviana.Hay quienes deslizaron otro nombre que pisa fuerte en la Justicia y es del círculo de confianza de Fernández: Juan Manuel Olmos, dirigente del peronismo de la Capital, y ex presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad. Sin embargo, desde su entorno lo descartaron.El recambio de diputadosAl nuevo representantes del Ejecutivo, a partir del 10 de diciembre, se sumarán otras caras en el Consejo.Si bien aún no fue informado oficialmente, todos dan por sentado que De Pedro ocupará un cargo relevante en el próximo gobierno, por lo que dejará su lugar en el Consejo. Su suplente es Vanesa Siley, también diputada del kirchnerismo y oriunda de Mercedes, además de secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales de la Ciudad de Buenos Aires.La diputada kirchnerista Vanesa Siley sería la reemplazante de "Wado" De Pedro si éste se va al Ejecutivo. (Adrian Escandar/)Su nombre deberá aún ser reconfirmado por el interbloque del Frente de Todos. Si bien el artículo 3 de la ley del Consejo de la Magistratura contempla que, cuando por algún motivo cesa un consejero titular en su funciones, su mandato lo continúa su suplente, también establece que puede ser reemplazado por quien disponga el bloque que le dio la legitimación como representante. “La práctica es que asuma el suplente del titular que se va, pero el bloque parlamentario que lo designó en ese rol tiene margen para elegir a otro, en función de los reacomodamientos políticos”, señala una fuente que conoce los avatares y normativas del Consejo.El lugar de De Pedro es uno de los dos que le corresponden a la mayoría parlamentaria por la Cámara baja. El otro está ocupado por Camaño, diputada que ingresó a fines del año pasado por un acuerdo entre el Frente Renovador y el bloque kirchnerista, en una jugada -precuela de la unión del peronismo- que le quitó el lugar al diputado radical Mario Negri. Desde entonces, el todavía hoy oficialismo se quedó con una sola banca por la Cámara de Diputados -la que ocupa Tonelli por la minoría-, pese a ser el interbloque que más integrantes tiene.Tonelli logró renovar su mandato el 27 de octubre pasado y continuará en su cargo en el Consejo, por Juntos por el Cambio.El diputado Pablo Tonelli renovó su mandato y seguirá como consejero de Juntos por el Cambio (Foto: Consejo de la Magistratura)Si bien Camaño acaba de ser reelecta por Consenso Federal, desde su entorno descartaron que haya margen para que el Frente de Todos le reclame ese puesto, en la medida que sigue siendo diputada. “Fue elegida en recambio de noviembre del 2018, por cuatro años, por un acuerdo de los bloques de la oposición de ese momento, más allá de que hoy no represente a la mayoría”, explicaron.Por lo pronto, Camaño no tiene suplente, ya que quien ocupaba ese puesto, Martín Llaryora, diputado por Córdoba Federal, fue electo este año intendente de la capital de la esta provincia mediterránea.En el bloque “opositor”, la cuentan como “propia” aunque hay quienes plantean algún interrogante sobre “cómo jugará” con el nuevo gobierno. Las dudas surgen sobre si va a estar alineada a su ex jefe Sergio Massa, o se ubicará en una posición opositora a la gestión de Fernández, desde Consenso Federal.La diputada Graciela Camaño, reelecta por Consenso Federal, tiene mandato por tres años más en el Consejo (Consejo de la Magistratura)Las vacantes del SenadoEn cuanto a los tres representantes del Senado - dos por la mayoría y uno por la minoría-, las dos senadoras mujeres dejan sus bancas por distintos motivos.La radical Brizuela y Doria resultó electa intendenta de la ciudad de La Rioja, cargo que asumirá también a fin de año. Si bien formalmente su suplente es la cordobesa Laura Rodríguez Machado, del PRO, por la relación de fuerzas de los socios de Juntos por el Cambio en la Cámara alta, donde son más los senadores de la UCR que del macrismo, y el hecho de que esta fuerza ya tenga el representante de Diputados, habría un acuerdo para que ese lugar sea para el radicalismo.El nombre que estaría confirmado es el de la senadora jujeña y abogada Silvia Giacoppo. La definición no pasará del 27 de este mes, según puso saber Infobae. “La idea es que se resuelva antes de que juren los nuevos senadores el 28 de noviembre, y que el decreto que el presidente del Senado le tiene que enviar al presidente del Consejo de la Magistratura informándole la designación del bloque parlamentario, no esté firmado por Cristina”, admitieron fuentes que conocen los entretelones de ese nombramiento.La senadora radical Silvia Giacoppo sería la reemplazante de Inés Brizuela y Doria que fue electa intendenta de La Rioja.La otra senadora es Ada Itúrrez de Cappellini, del Frente Cívico Por Santiago, que termina su mandato el 10 de diciembre. Ocupa la segunda banca por la mayoría justicialista por un acuerdo de este bloque con el gobernador de su provincia, Gerardo Zamora, y que termina su mandato el 10 de diciembre.Su suplente es Guillermo Snopek, del Bloque Justicialista que comanda Carlos Caserio en el Senado. Ante la consulta de este medio, desde esa bancada aseguraron que la reemplazará este senador jujeño. “No hay discusión porque le corresponde hasta terminar el tiempo de mandato”, explicaron.Sin embargo, son varios los que sostienen que el sector en la Cámara alta que responde a Cristina Kirchner podría reclamar ese lugar para alguien propio a partir del 10 de diciembre, e incluso echaron a rodar el nombre de Mariano Recalde. Esa especulación se resolverá cuando la ex mandataria regrese de Cuba el lunes y se defina si el futuro conglomerado oficialista en la Cámara alta funcionará como un solo bloque – el Justicialista y el kirchnerista, hoy bajo el paraguas de Unidad Ciudadana- o si lo harán como un interbloque manteniendo cada uno su independencia.El nombre que comenzó a circular en caso de que la vicepresidenta electa pretenda ese lugar para su sector es el de Mariano Recalde, senador electo por la Ciudad de Buenos Aires.El otro representante de la mayoría justicialista en el Senado es el chubutense Mario Pais, que asumió a mitad de año como suplente de Pichetto y ya había estado en el Consejo años anteriores, y cuenta con el aval del bloque para continuar.Sin embargo, aún no está claro si el futuro conglomerado oficialista funcionará en la Cámara alta con un solo bloque – el Justicialista y el kirchnerista que hoy está bajo el paraguas de Unidad Ciudadana-, o si lo harán como un interbloque manteniendo cada uno su independencia.Los consejeros que siguenLos otros seis integrantes que no son representantes políticos tienen mandato hasta fines del 2022 y su continuidad no depende del cambio de Gobierno.Son los jueces Recondo, del fuero civil y comercial e integrante de la lista Bordó, el oficialismo en la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional (AMFJN); Lugones, juez de la Cámara Federal de San Martín y representante de opositora Lista Celeste; y Culotta, juez federal de Tres Febrero y elegido por Compromiso Judicial, lista que surgió como una fractura de la Celeste, en desacuerdo con sus posiciones cercanas al kirchnerismo y las políticas judiciales que impulsó Cristina Kirchner.También continúan Más Vélez, abogado de origen radical y actual vicerrector de la Universidad de Buenos Aires; y Sánchez Herrero, abogada marplatense y actual vicepresidenta del Consejo, referenciada en el dirigente radical Ernesto Sanz, ex integrante del organismo.El abogado y consejero de origen radical Juan Pablo Mas Vélez, que promovió un dictamen para desestimar las denuncias contra el juez Canicoba Cabral (Foto: Consejo de la Magistratura)El otro integrante que permanece es Molea, rector de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, electo por el sector académico.Las próximas autoridadesEl mandato de Recondo como presidente se extiende hasta el 6 de diciembre de este año. Pero todo indica que es probable que continúe hasta la semana siguiente cuando asuma Fernández en la Casa Rosada, y se realice el próximo plenario para elegir las nuevas autoridades del Consejo. “La fecha deben fijarla las nuevas autoridades y todavía no informaron nada”, señalaron fuentes de la actual presidencia en el organismo.No circularon aún nombres de quien ocupará el lugar de Recondo, ni tampoco la presidencia de las estratégicas comisiones de Acusación y Disciplina, y de Selección. Si bien la norma dice que el presidente del Consejo puede ser cualquiera de los 13 integrantes, la práctica y el “decoro” indican que deberá ser elegido entre los jueces, los abogados o el representante académico. Quedan tres semanas de negociaciones por delante entre los distintos sectores.Seguí leyendo:Postergaron el cierre de tres denuncias contra el juez Bonadio en el Consejo de la Magistratura

Leer más »

Horacio Rodríguez Larreta viajó a Roma y tiene previsto reunirse con el Papa

Horacio Rodríguez Larreta y la alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, este viernes, en la capital italiana (Prensa Gobierno de la Ciudad)El último encuentro cara a cara fue en noviembre del 2017, en Santa Marta. Se habían visto poco más de un año atrás, en agosto de 2016. En audiencia privada. Sin fotografía oficial. Como de costumbre.Horacio Rodríguez Larreta, que volverá a encontrarse en estos días con Francisco en compañía de su mujer, Bárbara Diez, no suele filtrar información de esas conversaciones íntimas con el Papa. La confidencialidad de esas reuniones le permitió al jefe de Gobierno mantener un vínculo sólido con Sumo Pontífice, aún en medio de los serios cortocircuitos que agrietaron la relación entre el Vaticano y la Casa Rosada.El jefe de Gobierno viajó en la tarde del jueves a Roma con la excusa del encuentro oficial que mantuvo ayer con Virginia Raggi, la alcaldesa de esa capital, con quien intercambió “experiencias” relacionadas con la gestión, según el comunicado porteño.Rodríguez Larreta se tomará unos días en ese país junto a su esposa. El regreso está previsto para mediados de semana, después del cónclave en Santa Marta, cuando tenga que empezar a resolver los últimos ajustes del nuevo gabinete que, según fuentes de la Ciudad, planea oficializar en la última semana de noviembre.El alcalde no planea introducir modificaciones de fondo de cara a su segundo mandato ni incorporar nombres de peso. Ya había incluso pagado los compromisos electorales con buena parte de los aliados con la confección de las listas. Selló acuerdos con la UCR de Martín Lousteau, el socialismo, Graciela Ocaña y hasta con Daniel Angelici.Sabía que la ministra Carolina Stanley, que planea recluirse por unos cuantos meses cuando deje la función pública, el 10 de diciembre, no aceptaría la invitación para reemplazar a Guadalupe Tagliaferri en el ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat.De no mediar imprevistos, Rodríguez Larreta planea confirmar como sustituta de Tagliaferri -se muda al Senado- a María Migliore, una joven funcionaria que ocupa la gerencia general del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), que no tenía entre sus planes ascender a ministra y que reporta a Juan Maquieyra, el presidente del organismo de estrecho vínculo con el jefe de Gobierno. Rodríguez Larreta necesitaba sí o sí a una mujer en ese lugar.Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli (AFP) (JUAN MABROMATA/)Durante la campaña, el jefe de la Ciudad, que se encaminaba después de las primarias como el único integrante de la mesa chica del PRO que obtendría la reelección, había juntado a su gabinete para transmitirle que conservaría a su equipo ante la segura avalancha de dirigentes que buscaría trabajo después del 10 de diciembre.Tuvo suerte. Mauricio Macri, que arma por estos días un reducido grupo de trabajo sin Marcos Peña para tratar de liderar la oposición -un rol que despierta dudas en la dirigencia de Cambiemos-, no le planteó grandes pedidos: solo un lugar para Pablo Clusellas, el secretario Legal y Técnico de la Presidencia que podría tener una silla en la Auditoría de la Ciudad.María Eugenia Vidal, su aliada interna, tampoco pidió demasiado. En las conversaciones con el jefe de Gobierno figuraron los ministros bonaerenses Gustavo Ferrari, de Justicia; Santiago López Medrano, de Desarrollo Social, y Alejandro Gómez, de Gestión Cultural. Gómez y López Medrano esperan novedades.Ferrari tenía serias chances de liderar el Ministerio de Justicia porteño si el jefe de Gobierno al final decidía desdoblarlo de Seguridad. El desdoblamiento no prosperó. En un desayuno el fin de semana pasado, Ferrari, de sólidos vínculos con la Justicia federal, y Rodríguez Larreta resolvieron que el ministro provincial lo asesorará en materia judicial.Quedaron en encontrarse, al menos, una vez por mes. El funcionario provincial se asoció con Federico Salvai, mano derecha de Vidal, en el estudio jurídico que montarán a partir de diciembre. Para ejercer influencia en el escenario político. Salvai ya ocupa oficinas sobre la avenida Figueroa Alcorta, a escasas cuadras de su casa.Emmanuel Ferrario, subsecretario de Control de Gestión de la Provincia -del entorno de Salvai-, también tiene una vacante para él como asesor del jefe de la Ciudad.Rodríguez Larreta debe definir a su vuelta qué harán dos de sus principales ministros: Eduardo Macchiavelli, de Ambiente y Espacio Público, y Franco Moccia, de Desarrollo Urbano y Transporte.Macchiavelli fue su jefe de campaña, es uno de los colaboradores de confianza y formará parte de la nueva estructura del PRO. Pero es casi un hecho que dejará de ser ministro para pasar a integrar la mesa de trabajo que empezará a apuntalar el proyecto presidencial del jefe de Gobierno, un objetivo por ahora subterráneo. Su lugar sería ocupado por Clara Muzzio, subsecretaría de esa cartera.La nueva mesa política con la que Mauricio Macri busca plantarse como referente opositor (Prensa Presidencia)El caso de Moccia es más complejo: según fuentes oficiales, el funcionario no tuvo una buena conversación con Rodríguez Larreta antes de volar hacia Italia. Su permanencia en el gabinete pende de un hilo. El sillón está reservado para un funcionario del riñón de Guillermo Dietrich, amigo del jefe de Gobierno.Rodríguez Larreta tomó nota de los 40 puntos que Macri obtuvo en las elecciones, con los que, a pesar de la derrota, planea plantarse como líder de la oposición.El jefe porteño no va a romper con el Presidente. Pero va a trabajar en su proyecto nacional. Karina Fernández, su histórica colaboradora, estará a cargo de la estrategia.Para la política, habrá una mesa que el jefe de Gobierno busca robustecer y a la que por ahora se sientan desde Diego Santilli hasta Álvaro González, que ganó protagonismo en Diputados en los últimos tiempos. Pero que tiene intermitencias de dirigentes y consultores como Guillermo Seita o Carlos Grosso.El desafío de Rodríguez Larreta pasa por combinar la gestión con su proyecto presidencial. Pendiente del lugar que ocupará Macri. Emilio Monzó, que almuerza con el jefe porteño todos los meses, es uno de los que cree que el alcalde todavía depende demasiado del Presidente saliente.Seguí leyendo:El papa Francisco criticó el “uso arbitrario” de la prisión preventiva y el lawfare contra los dirigentes políticos

Leer más »

Alberto Fernández adelantó que acordará con China la construcción de una central nuclear en Argentina

Alberto Fernández en las oficinas de Puerto Madero, ayer, en una reunión de trabajoEl presidente electo, Alberto Fernández, le adelantó ayer al diplomático argentino Rafael Grossi, quien en unos días asumirá como Director General de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), el máximo organismo a nivel mundial para controlar los planes de desarrollo nuclear, que la Argentina avanzará finalmente con China en el contrato para la construcción de la IV central nuclear.El dato pasó inadvertido en medio de la vorágine de reuniones y cruces por la transición que protagoniza Fernández en estos días con la Casa Rosada. Sin embargo, la decisión del próximo presidente de avanzar con el proyecto nuclear que financiará China con un préstamo de unos 9.000 millones de dólares con tecnología exclusiva de Beijing es de suma importancia si se registra un antecedente inmediato: el gobierno de Mauricio Macri canceló tres veces con el presidente Xi Jinping la posibilidad de avanzar en este acuerdo y la paciencia de los chinos estaba al borde del enojo diplomático.“Con relación al futuro inmediato y las nuevas centrales se espera que el próximo gobierno finalmente concluya y avance con la construcción de la cuarta central de potencia argentina, que será construida con tecnología China. El acuerdo estuvo siempre cerca de firmarse pero a pesar de innumerables conversaciones quedó en la lista de pendientes de la Presidencia Macri”, explicó Grossi a Infobae después de la reunión que mantuvo con Fernández en las oficinas que el presidente electo tiene en Puerto Madero.Según se pudo saber, en el encuentro con Grossi también participó Felipe Solá, quien suena como eventual canciller del nuevo gobierno. Y durante esa reunión Fernández adelantó que uno de los temas de interés en la agenda internacional de su gobierno será reforzar la alianza estratégica integral de Argentina con China que incluirá la puesta en marcha del contrato por la IV central nuclear que se proyecta construir en Campana.El tema pondrá también en una situación de alta tensión diplomática a los vínculos bilaterales de Estados Unidos con la Argentina ya que el gobierno de Donald Trump está abiertamente enfrentado con la administración de Xi Jinping.No obstante, este eje de debate no fue abordado en la reunión de Grossi y Fernández. Se dialogó sí sobre el futuro trabajo del embajador argentino en la OIEA y la misión que tendrá desde ese organismo internacional para atender los más importantes desafíos mundiales, incluidos los programas para controlar los planes de desarrollo nuclear de Irán y Corea del Norte. Estos países amenazan permanentemente con la construcción de bombas nucleares y se muestran reacios a recibir observadores de la OIEA para tener controles por la tenencia de uranio enriquecido.Grossi llegó a ese lugar por un voto unámime de todos los países que integran la OIEA, tras la presentación formal de su candidatura avalada por Macri. De hecho, hace 10 días el propio embajador argentino se reunió con el Presidente para agradecerle las gestiones en favor de su postulación.Por otra parte, Grossi comentó ayer, después del encuentro con el presidente electo, que “no estuvo ausente de la conversación el futuro del programa nuclear argentino”. Es decir, el desarrollo de las actuales centrales, los proyectos de INVAP para exportar tecnología y las negociaciones con China.Un acuerdo complicado Tanto Fernández como Solá se interesaron en la visión del embajador Grossi del proyecto de China de la construcción de la IV central nuclear. Es que el virtual director de la OIEA es uno de los hombres que más conoce de energía nuclear y siguió en detalle la historia trunca de las negociaciones entre Macri y Xi Jinping por ese proyecto.Grossi agradeció a Macri el apoyo que le dio para lograr su candidatura y posterior designación para la OIEAEn rigor, la propuesta de China para realizar una central de reactores nuclear en Campana con tecnología estrictamente china empezó a moldearse en el último año del gobierno de Cristina Kirchner. La propuesta original tenía un costo de USD 12.000 millones que, cuando llegó Macri al poder y tras arduas negociaciones del actual embajador en Beijing, Diego Guelar, se logró reducir a un préstamo blando de USD 9.000 millones. Esta iniciativa dejará afuera la tecnología canadiense CANDU que históricamente utilizó la Argentina para sus centrales nucleares. Ese acuerdo, que ya tenía forma de contrato en borrador a principios de este año, fue vetado por Macri en tres oportunidades por “problemas presupuestarios”. En julio de este año, poco antes de las PASO, el secretario de Energía Gustavo Lopetegui y el canciller Jorge Faurie tuvieron que disculparse con los chinos por las reiteradas cancelaciones de los acuerdos avanzados.“En la administración de China había mucho malestar con Macri y los desplantes que la Argentina hizo ante el proyecto nuclear”, admitió ante Infobae un destacado diplomático que conoce el tema.Con la victoria electoral de Fernández, los ánimos de Beijing cambiaron sustancialmente. El embajador chino en Buenos Aires, Zou Xiaoli, se reunió hace unos días con Fernández en las oficinas que inauguró en Puerto Madero para hablar de la futura relación con el nuevo gobierno.En ese encuentro estaban, entre otros,Felipe Solá, Santiago Cafiero, probable jefe de Gabinete, y Matías Kulfas, que aparece como posible ministro de Economía. Allí se habló de la necesidad de relanzar las relaciones bilaterales y, por supuesto, el embajador Zou reiteró el interés de China por avanzar de una vez con el proyecto nuclear. Ya había mejor clima y el presidente electo había entregado a Solá una carta para Fernández del presidente Xi en donde lo felicitó por el triunfo electoral y destacó: “Argentina es un buen amigo y socio”. Ahora restará saber si esos gestos se corresponden en Buenos Aires con las promesas que deslizó Fernández para la concreción de la central nuclear en Campana.Seguí leyendo:Alberto Fernández desconoció a la presidenta interina de Bolivia: “No representa a su país"Procesaron a un ex jefe de la Aduana de Echegaray por liderar una asociación ilícita que importaba productos de China

Leer más »

Descanso en familia y práctica de golf: así será el fin de semana largo de Macri en Córdoba

(Prensa Juntos por el Cambio)En medio de la transición presidencial, Mauricio Macri decidió aprovechar el fin de semana en familia y eligió la localidad cordobesa de Mendiolaza - a unos 40 km de la Capital- para hospedarse en el hotel boutique Scratch junto a Juliana Awada y su hija Antonia.Ese emprendimiento hotelero de lujo pertenece al empresario Manuel Tagle, presidente de la Bolsa de Comercio de Córdoba, quien lo invitó personalmente y también le propuso visitar su recientemente inaugurado campo El Terrón para jugar al golf.Aunque no tenía en agenda ninguna reunión oficial, el Presidente mantuvo este sábado por la mañana un desayuno junto a su amigo Tagle y los intendentes de Villa Allende, Eduardo Romero; y de Mendiolaza, Daniel Salibi.“Bienvenido Sr Presidente @mauriciomacri a Nuestra #Ciudad a disfrutar de un fin de semana de descanso !! De paso se juega una ronda de 18 Hoyos en @elterrongolfclub junto al @eduardogatoromero y #ManuelTagle Yo acompaño !! #SimplementeMendiolaza”, escribió en su Instagram el intendente Salibi junto a una foto con Macri.El presidente Mauricio Macri junto al intendente de Mendiolaza, Daniel Salibi (@Melitona__)Antes de la llegada del Presidente de la Nación al club de campo, vecinos de Mendiolaza se agolparon en la puerta de ingreso del lugar para protestar contra la visita del Presidente. La llamada “protesta de las reposeras” sorprendió al Jefe de Estado por lo inusual de la iniciativa. Fue algo pacífico, sin agresiones y en todo distendido. Eran alrededor de 15 personas y no se produjo ningún tipo de incidente.Los manifestantes -entre los que había menores de edad- llevaron carteles y se mostraron recostados al sol en sus sillas, en clara alusión al apodo que un intendente tucumano le puso a Macri. El jefe Comunal de Tafí Viejo, Javier Noguera, lo llamó “domador de reposeras” luego que Macri lo tildara de “dormido” por no habilitar un jardín de infantes construido con el dinero secuestrado de la valija del venezolano Antonini Wilson.La "protesta de las reposeras" frente al club de campo donde Macri fue a jugar al golf (@vero_polop)Esta última visita de Macri a Córdoba es la número 25 desde que asumió la presidencia. Pero no será la última: está previsto que vuelva antes del 10 de diciembre para inaugurar un tramo de la autopista a San Francisco y agradecer el respaldo electoral de los cordobeses, donde cosechó el 61 por ciento de los votos y ganó en 21 de los 26 departamentos.Seguí leyendoAlberto Fernández define su gabinete: los nombres que tienen un lugar asegurado y la lista de los que están en carreraEl peronismo logró aprobar en Diputados y el Senado los documentos de repudio al “golpe de Estado” en Bolivia

Leer más »

Jorge Rulli sobre Evo Morales: “Estoy cansado del chantaje del progresismo que te conduce al fracaso y luego se pone en víctima”

(Crédito: Santiago Saferstein)Jorge Rulli milita desde los 15 años cuando, estando el peronismo prohibido y en la clandestinidad, participó de las primeras experiencias de la resistencia. Conoció casi todos las revoluciones del por entonces llamado “Tercer Mundo”, visitó a Perón en Madrid y, como muchos militantes de esos años padeció persecución, cárcel, tortura y exilio. Pionero en el interés por las problemáticas ambientalistas, a sus 80 años sigue activo y preocupado por el destino de la Argentina y de toda Sudamérica.Está enojado con lo ocurrido en Bolivia. No sólo por el sufrimiento que acarreará para los bolivianos sino por una historia que se repite: la de líderes progresistas que, en nombre de banderas justas, cometen errores, cuando no tropelías -doble discurso o “relato”, corrupción, abusos institucionales, etcétera- y luego, cuando la tensión estalla, se victimizan.— ¿Qué piensa de lo que pasó en Bolivia?— Lo de Evo era previsible; los progresistas embaldosan el camino a la derecha; ellos construyen a los Bolsonaro, a los Macri, y la gente paga el precio. Estoy harto del chantaje que el progresismo practica sistemáticamente; Evo y los suyos han construido el porvenir de Bolivia con una serie de errores, que van del marxismo decimonónico y neodesarrollista de (el vicepresidente Álvaro García) Linera, a la cosa pachamamística, de la nación plurinacional, de Evo, que era una mentira porque los indios se quejaban todo el tiempo.Evo Morales, presidente renunciante de Bolivia, llegó a México y se declaró víctima de un intento de asesinato. FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM— ¿Qué consecuencias tendrá para el resto de la región?— Siento que lo que está ocurriendo, aunque muy doloroso para Bolivia, es una gran oportunidad para todos nosotros, para recobrar el sentido común. Durante mucho tiempo hemos estado sujetos a espejismos y a conceptos tan estúpidos como “Estado plurinacional” o “Socialismo siglo XXI”, y hemos comprado todo tipo de paquetes. Como todo simulacro, se apela a porciones de verdad y se nos pone en la opción de que, frente a nosotros, estaría la ultraderecha y el fascismo, entonces uno hasta tiene miedo de pronunciarse.— Esos conceptos, no sólo absurdos sino anacrónicos, tienen sin embargo adhesión…— Es que es impresionante la fuerza de la izquierda en cuanto a crear situaciones…¿cómo decirlo?, realmente parecen drogados por la ideología. Pero son como mariscales de la derrota que te conducen a fracasos importantes y ellos salen parados en el ejercicio de ser víctimas. Evo realmente cometió todos los errores y, en los últimos tiempos, a partir del TIPNIS, ese proyecto de carretera que cruzaba parques, reservas forestales, donde había poblaciones indígenas, cuando la gente se opuso y volteó el proyecto, Evo se tomó revancha con ellos y esto lo llevó a enemistarse con vastos sectores populares que alguna vez lo habían apoyado.— Se empecinó...— Sí, por ese camino de ilegitimidad, llegó a violentar la Constitución, a continuar postulándose como presidente y al final al fraude. Con lo cual ya no tenía retorno. Pero a mí me parece importante destacar esta parte loca o… no sé cómo llamarla… En una oportunidad lo vi a García Linera exponer en la Universidad de las Madres, flanqueado por Hebe de Bonafini, Felisa Miceli y Amado Boudou. Expuso toda su idea desarrollista y modernizadora, muy interesante, hasta que empezó a sacar de debajo de la mesa todos los tomos de Lenin y los fue apilando enfrente suyo y dijo que no viajaba sin ellos.— ¿Qué se puede concluir de algo así?— Creo que hemos perdido la dimensión de la diferencia que hay entre un conductor político y esta gente. Y así nos pasa con (Nicolás) Maduro ahora: se lo trata como a un líder, cuando es un pobre tipo. Y con Evo pasa algo parecido, es la dura verdad que tenemos que enfrentar: es un tipo sin grandeza. Se va de Bolivia dejando que los grupos del MAS comiencen el saqueo y el desorden callejero para provocar que el ejército se haga cargo de la situación y entonces es la profecía autocumplida del golpe de Estado porque el Ejército se hace cargo, pero el Ejército no quiere hacerse cargo, porque sabe lo que se viene, por eso ha llegado a un acuerdo con la policía nada más que para imponer el orden, pero pretende que una senadora asuma la responsabilidad [N. de la R: Jeanine Áñez, ya presidente provisional de Bolivia] y ella está aterrada. O sea que no es un golpe de Estado porque nadie quiere hacerse cargo del Estado.Rulli responsabiliza en buena medida a Evo Morales por la violencia desatada en Bolivia - EFE 162— El que un jefe del ejército le pida la renuncia...— No está mal que una institución armada en una situación tan extrema le pueda sugerir al presidente su renuncia para lograr la paz. Hoy escuchaba a un ex embajador argentino decir que no era ese el rol de una fuerza militar, que eso era violentar el orden democrático. Pero no es así: ante una situación de caos en las calles, un responsable militar, que además ha estado respaldándolo todos estos años, le puede decir, señor presidente, le sugiero que la única salida es su renuncia, se lo puede sugerir. Me parece que estamos extremando el análisis para calzarlo dentro de la propuesta progresista de esta internacional de los procesos en América Latina que se está armando con el Grupo de Puebla. — ¿Qué puede pasar en el futuro inmediato?— Espero que estemos volviendo a una cierta razonabilidad o sentido común de superar este simulacro sistemático, la simulación constante, el doble discurso. Aquí se simula el peronismo, pero después el que explica la historia del peronismo es Filmus entonces te das cuenta de que es todo una farsa. Ves los candidatos y ninguno es peronista.— ¿Y qué puede pasar concretamente en Bolivia?— Eso dependerá un poco del contexto de América Latina, que está viviendo una cierta insurgencia popular. En todos los países irrumpió el magma y las cosas se están saliendo de madre. De alguna manera en este último mes fue como si el magma hubiese surgido a la superficie en Chile, en Ecuador y también pasa en Brasil. Y uno nota que Bolsonaro tiene que jugar con su antinomia porque cada vez que la gente se convoca a pelear a favor de la preservación del Amazonas, el PT [N. de la R: Partido de los Trabajadores de Lula] impone su hegemonía con la consigna “Lula Libre”. No se puede hablar de nada porque lo único que importa es Lula Libre. Entonces, de alguna manera, Bolsonaro tiene las manos libres. Yo creo que los extremos se cuidan como Cristina cuidaba a Mauricio y Mauricio a Cristina. Se necesitan. Justamente para evitar que se creen otras alternativas. Incendios hubo tanto en Brasil como en Bolivia pero de eso no se hablaba porque había un chantaje. Pegarle a Bolsonaro es fácil; de Evo no decían nada porque el progresismo ha impuesto su hegemonía.La senadora Jeanine Áñez es la nueva presidente provisional de Bolivia. Su principal tarea será convocar a elecciones y garantizar que éstas se desarrollan con la mayor normalidad posible— ¿Qué podemos esperar entonces?— Esperemos que surja algo nuevo que rompa la grieta porque la grieta se reproduce en todas partes. El PT impone sus reglas en Brasil y el PT está acusado de algunas irregularidades que no llegan al nivel de las de Argentina, pero no son menores. como cuando en 2013 se puso a construir estadios en vez de hospitales. Entonces veo que se está desmoronando la grieta. La caída de Evo abre expectativas de que los sectores populares puedan encontrar otros caminos.— ¿Perderán vigencia los conceptos de Socialismo siglo XXI, estado plurinacional…?— Es muy difícil decir que el socialismo del siglo XXI es una gran estafa, una tontería, una ridiculez, justamente por la hegemonía progresista. Tampoco era serio eso del Estado plurinacional. Mi amigo el politólogo Marcelo Gullo decía en una conferencia que dio en Málaga que el proceso de fragmentación del imperio español todavía no ha terminado, al punto que sigue hoy con Barcelona y aquí con la cosa de las repúblicas indígenas. Nos tenemos que unir, tenemos que contrariar esta tendencia a la fragmentación y Bolivia la acentuaba, aunque de manera simulada, porque leí innumerables veces las protestas de los aborígenes que se sentían estafados porque eran parte de un Estado plurinacional en el que no tenía ni voz ni voto. Además de ser peligroso, era una simulación, un escenario montado por Evo como tantos otros escenarios que se montaron en América Latina. Yo tengo la esperanza de que esta crisis dé lugar a algo más real.Seguí leyendo:El Grupo de Puebla condenó la persecución “arbitraria a líderes y lideresas progresistas”Crónica de la crisis autoinfligida de Evo Morales y el peor final para el presidente más exitoso de Bolivia

Leer más »