Último momento

Política

En la Casa Rosada ordenaron dar por finalizada la polémica con Berni, pero le mandaron un mensaje: “Más trabajo y menos medios”

Alberto Fernández visitó ayer a Kicillof en Mar del Plata. Hoy creció la polémica con Berni“Hay problemas reales y está Berni. Lo de Berni va a pasar”, aseguran desde el Gobierno nacional después de volver a leer declaraciones del ministro de Seguridad de Buenos Aires, que hasta le contestó al presidente Alberto Fernández.El uso de pistolas Taser por parte de la policía, que había puesto en marcha Patricia Bullrich y que frenó su sucesora, Sabrina Frederic, fue el detonante. Berni, que en tiempos de su cargo de secretario de Seguridad de la Nación “se cortaba solo” frente a su propia ministra Cecilia Rodríguez, calificó como un “disparate” aquella decisión y hasta dijo que la nueva funcionaria “nunca anduvo con un arma en la 9 de Julio esperando a 200 personas que quieren cruzar”. No lo dijo, pero él hasta llegó a descender en helicóptero en la 9 de Julio en medio de un piquete y todavía explica por qué la noche de la muerte del fiscal Alberto Nisman se adelantó y fue a Le Parc para meterse en la investigación.Alberto Fernández buscó ponerlo en su lugar este fin de semana y salió en defensa de Frederic, quien tiene -señaló- todo su aval. “Sería bueno que se ocupe de la provincia. Tiene muchos problemas por resolver”. Y Berni esta mañana redobló la apuesta : “Nadie es dueño de la verdad absoluta”.La ministra Fréderic recibió la semana pasada a Sergio BerniLa escalada la frenaron desde Casa Rosada. Al menos hasta el momento se decidió que no habrá otra respuesta y hasta se pidió expresamente que nadie saliera a responder ni a confrontar. En el Ministerio de Seguridad tampoco quisieron responderle expresamente y para alivianar tensiones recordaron que, en el marco de las reuniones que viene teniendo con ministros de cada provincia, Fréderic conversó días atrás con Berni sobre la articulación entre Nación y Provincia. En voz baja, sin embargo, se oyeron quejas por el protagonismo del secretario bonaerense. “Lo que más queremos es que le vaya bien a Axel”, contestaron a Infobae, tratando de bajarle el tono a la disputa.Desde distintas esferas del gobierno nacional hubo quien señaló que “siempre quiere figurar”, que “genera problemas donde no los hay” y quienes le mandaron a decir “que trabaje más y vaya menos a los medios”. “Un papelón”, fue otra frase con la que funcionarios nacionales expresaron su disgusto.“Está muy bien que la ministra exprese lo que él piensa en materia de seguridad, ahora eso no significa que represente lo que pensamos la mayoría de los bonaerenses”, consideró Berni, nunca incómodo frente a las polémicas.En Buenos Aires, en cambio, evitaron opinar sobre la pelea entre el ministro bonaerense y la Casa Rosada, cuando justo esta mañana el Presidente, junto a la ministra de Seguridad, su colega de Justicia, Marcela Losardo, y el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, tienen una reunión con organismos de Derechos Humanos.Antes de empezar el encuentro, el único que habló fue José Schulman, de la Liga Argentina por los Derechos Humanos (LADH). “Berni es un hombre de gatillo fácil, provocador. Nosotros, como Liga, pedimos su remoción. No tiene nada que hacer un gatillo fácil, misógino, no tiene nada que tenga algo que ver con nosotros. Representa una larga tradición represora en la provincia de Buenos Aires: los últimos ministros de Daniel Scioli fueron como Berni. Hay que hacer una discusión de fondo y terminar con la mentira de que con mano dura se terminan los problemas”.

Leer más »

Julio De Vido apuntó contra el Gobierno: “No hacen nada para que estemos en libertad”

Julio De Vido, junto a su familia. Está detenido bajo arresto domiciliarioJulio De Vido, bajo arresto domiciliario en su chacra de Puerto Panal, criticó al gobierno nacional por no haber intervenido para lograr la liberación de los presos que el ex ministro califica como “políticos”. En diálogo con el periodista Daniel Tognetti en AM 530, el ex funcionario aseguró: “Es increíble que teniendo un presidente del mismo signo político, nuestro vicepresidente (por Amado Boudou) esté preso; como mínimo debería estar con prisión domiciliaria, junto a sus hijos”.De Vido está detenido en el marco de la causa por presuntos desmanejos de dinero público en Río Turbio. Además, es uno de los principales imputados en el caso Cuadernos. Tiene también una condena pendiente de 5 años y 8 meses por la Tragedia de Once.Boudou cumple una condena a 5 años y 10 meses de prisión por el caso Ciccone. Pesa además sobre el ex vicepresidente una pena en suspenso de tres años de prisión por haber falsificado documentos para transferir un auto.De Vido aseguró que se siente un “pelotudo” y planteó que en el gobierno hay funcionarios que están “cómodos” con su detención. En esa línea apuntó contra el embajador ante los Estados Unidos, Jorge Argüello. “Todos estos funcionarios que están negociando con los Estados Unidos y con Europa están muy cómodos con nuestra prisión, se les nota demasiado”, planteó.Y continuó: “Alberto Fernández logró una ley de ajuste que le va a permitir llevar adelante su gestión, pero en materia de Justicia ni ha empezado, es intolerable tener al vicepresidente preso y a mí con una pulsera en mi casa”.El ex ministro de Planificación Federal cuestionó además a Gabriel Katopodis, a cargo de Obras Públicas, quien planteó la necesidad de hacer acuerdos con universidades para revisar la transparencia de los proyectos en marcha, uno de los puntos oscuros de los gobiernos kirchneristas.“Cuando Katopodis habla de esclarecer obras públicas, no hace ni más ni menos que señalar con el dedo a la Vicepresidente de la Nación, que es superior en jerarquía de todos estos tipos que llegan a los cargos en babucha de vaya a saber quién y terminan siendo fiscales de esos que los llevan a los cargos”, disparó.Y agregó: “Cuando Katopodis habla de transparencia y se refiere a los gobiernos de Cristina y de Néstor, se está refiriendo a mí... Me parece que tiene que ser más moderado y una vez que haya hecho dos millones de viviendas, ahí sí analizar nuestra gestión”.

Leer más »

El Presidente consideró que en la Argentina no hay “presos políticos” sino “detenidos arbitrarios”

Alberto Fernández, en la reunión con organismos de derechos humanosEstela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plazo de Mayo, regresó de un viaje a San Martín de los Andes para el nacimiento de su sexto bisnieto y para una visita al presidente Alberto Fernández. Junto a su organización y a otros doce integrantes de la mesa de organismos de derechos humanos, en la que no está Hebe de Bonafini, concurrió esta mañana a una reunión con el Presidente en la Casa de Gobierno.Carlotto celebró la vuelta a Balcarce 50. Entraron por la explanada, el lugar de ingreso del Presidente, ministros, secretarios e invitados especiales. “Volvimos después de cuatro años”, celebró la presidenta de Abuelas después de la charla con el jefe de Estado.En declaraciones a la prensa, Carlotto contó que los representantes de los distintos organismos expresaron sus preocupaciones. Una de ella fueron “los presos políticos”. Entonces el Presidente tomó el micrófono y les hizo una aclaración, sin dar nombres (no se mencionó al ministro Julio de Vido, ni a Amado Boudou). “Un preso político es una persona que fue detenida sin un proceso. En la Argentina lo que hay son detenidos arbitrarios, que es otra cosa. Es gente que podría soportar sus procesos en libertad pero los detienen porque son opositores”, les respondió.También, según Abuelas, se mostró preocupado cuando le pidieron por Milagro Sala. El propio Presidente había hablado el fin de semana sobre la dirigente de la Tupac Amaru en Jujuy, provincia que visitará Fernández antes de fin de mes."Cada vez que hablamos, sale el tema Milagro Sala porque él sabe lo que yo pienso. Fue la primera víctima de un sistema que después iba a terminar encarcelando preventivamente a todos los opositores. Y no lo digo ahora, lo digo desde hace muchos años y he tenido gestos elocuentes en ese sentido”, respondió el Presidente al ser consultado sobre sus charlas con Gerardo Morales, gobernador de Cambiemos.“No quiere que se diga que él tiene presos políticos, no tiene presos políticos. Son víctimas de una persecución política que es otra cosa. La sensibilidad de él es muy grande. Su promesa de resolver los temas en tiempo y forma. La ministra de Justicia y Derechos Humanos, que lo acompañaba, seguramente va a ser el nexo primario para recuperar los espacios perdidos durante el gobierno nefasto que tuvimos anteriormente”, contó la presidenta de Abuelas. Respecto a Milagro Sala, contó que “se pidió especialmente sobre este tema”. Visiblemente feliz, Carlotto manifestó “ciento por ciento de confianza”, tanto respecto a Cristina Kirchner como al Presidente.Los organismos de derechos humanos volvieron a la Casa Rosada para reunirse con el PresidenteEn el Salón Eva Perón, el Presidente encabezó la charla acompañado por la ministra de Justicia, Marcela Losardo, y el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla, que, además, es nieto de Abuelas de Plaza de Mayo, hijo de Liliana Corti y Horacio Pietragalla, desaparecidos durante la última dictadura militar. Por los organismos estuvieron Haydee Castelú, Vera Jarach, Taty Almeida, entre otras integrantes de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora; Angela “Lita” Boitano, Graciela Lois y Alicia Pitti, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por razones políticas, y Adriana Taboada, Graciela Villalba y Maria Rufina Gaston, por la Comisión por la Memoria Zona Norte. También estuvieron representantes de la Asociación Buena Memoria, Familiares y amigos de Santa Cruz, María Elena Naddeo, de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH); el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos; la Liga Argentina por los Derechos Humanos, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la APDH de La Matanza, además de Agustín Cetrángolo y Carlos Pisoni, de H.I.J.O.S.Taty Almeida fue otra de las que se manifestó contenta. “Ha sido una charla tan gratificante, tan esperanzadora que a todos nos parece mentira volver a una casa que estuvo tomada por cuatro años. Ahora que nuevamente se hayan abierto las puertas y que los Organismos de Derechos Humanos hayamos vuelto a la Casa de Gobierno”.“El hecho de volver a tener esta etapa democrática con un compañero, un amigo, hablar con él como si estuviéramos con un hermano, un hijo al lado, es muy importante”, elogió, por su parte, Estela de Carlotto. “Sólo la unidad ha permitido que un gobierno pueda estar gobernando junto a un pueblo”, agregó.La titular de Abuelas reveló que se habló de los jueces y la Justicia y de que hay parte del Poder Judicial “contaminado”, incluso con designaciones de hace décadas o durante la última dictadura. “Con legalidad, no va a hacer algo apresurado, pero va a volver a poner las cosas en su lugar”, subrayó. Y concluyó: “Milagros no se pueden pedir ni que de hoy a mañana las cosas cambien”.

Leer más »

El juicio contra Telleldín, en la recta final: el vínculo con Rabbani, la entrega de la Trafic y los testigos clave

Carlos Telleldín, en el inicio del juicio (Adrián Escandar)Luego de la feria de enero, el juicio oral contra el reducidor de autos Carlos Telleldín, acusado de acondicionar y entregar la camioneta que explotó en la sede de la AMIA, ingresará en la etapa final. Restan declarar unos 35 testigos. Algunos muy esperados. “Faltan familiares de Telleldín y supuestos testigos de la entrega de la camioneta”, detalló uno de los abogados querellantes. Hay expectativa por esos testimonios. Hasta ahora, el juicio no arrojó sorpresas. Y todavía hay dudas sobre el verdadero rol de Telleldín. Mientras tanto, el reducidor de autos sigue activo en las redes, donde opinó sobre el documental de Alberto Nisman y se interesó por la entrevista radial que brindó Mohsen Rabbani, el ex agregado cultural de Irán.El juicio arrancó en mayo del año pasado, y tiene una audiencia por semana. La parte acusadora está a cargo de la UFI AMIA, representada en este caso por los fiscales Roberto Salum y Santiago Eyerhabide, que llevan adelante la investigación del fiscal Alberto Nisman. Y hay dos querellas: los familiares de las víctimas del atentado, por un lado, y otra de la DAIA y la AMIA.Telleldín está acusado de ser partícipe necesario del atentado, que dejó 85 muertos y 151 heridos. Ya fue juzgado una vez. Fue en 2003, pero el Tribunal Oral Federal 3 –con otra integración de jueces– declaró todo nulo por las irregularidades de la investigación. Seis años después, la Corte Suprema confirmó la nulidad de la causa, pero convalidó la acusación contra Telleldín, y dispuso que se haga un nuevo juicio por la entrega de la camioneta. “Es un juicio sobre hechos consolidados. Acá no se discute la existencia de la Trafic”, explicó una fuente judicial.Telleldín fue condenado por haber cobrado 400 mil dólares para acusar a los policías. El reducidor de autos ya fue condenado a tres años y seis meses de prisión por haber cobrado 400 mil dólares para acusar falsamente a integrantes de la policía bonaerense como las personas que recibieron la camioneta. En ese mismo juicio, el ex juez Galeano fue condenado a seis años de prisión por los delitos de peculado, prevaricato, privación ilegal de la libertad agravada, encubrimiento y violación de medios de prueba. Pero hubo absoluciones para el ex presidente Carlos Menem, el abogado Víctor Stinfale; el ex comisario Jorge “Fino” Palacios, el ex titular de la DAIA Rubén Beraja y el ex agente de inteligencia Patricio Finnen.En el juicio actual, opacado por los últimos casos de corrupción, Telleldín habló apenas 15 minutos. Se mostró como una “víctima” del sistema judicial y aseguró que le vendió la camioneta a una persona con “acento extranjero”. “Ahora quiere instalar que fue un vendedor de buena fe”, se quejó uno de los actores del juicio. Después de tantas idas y vueltas, nadie le cree.El reducidor de autos suele asistir a las audiencias y es asistido por un defensor oficial. Cuando falta, es por sus tareas como abogado.En las últimas semanas, Telleldín estuvo muy activo en las redes, donde suele compartir fotos personales y de autos lujosos. Aprovechando la repercusión que generó la serie de Netflix, publicó varios mensajes y retuiteó otros en la línea del suicidio de Nisman. “Lo único que deja en claro que no sabemos nada ni de Nisman ni de AMIA después están los figuretis charlatanes de feria , para mi lo importante, jefe de la Cia , sic. aquí empezaron con una conclusión y armaron los hechos ( sin palabras )”, tuiteó el 6 de enero.Su último posteo fue el sábado, a propósito de la entrevista radial que brindó Mohsen Rabbani. El ex agregado cultural de Irán tenía relación, al menos indirecta, con Telleldín. Un número de teléfono de la embajada iraní apareció en una agenda del reducidor de autos. El dato fue desestimado en el juicio anterior. Además, hubo contactos entre el ciudadano argentino de origen sirio Alberto Kanoore Edul y el propio Rabbani.El teléfono de Rabbani figuraba en la agenda de Telleldín. El debate está centrado en la entrega de la camioneta. No hay una única postura sobre ese hecho. Para algunas querellas, Telleldín tenía conocimiento de que iba a ser utilizada en un atentado. Para otras, no hay datos suficientes para probar que fue un eslabón de la cadena.Lo que se pudo determinar hasta ahora es que se usaron otras dos camionetas para acondicionar la que explotó en la AMIA. “A una camioneta le sacaron el motor. Pertenecía a la empresa MESIN SRL, pero se había incendiado en un accidente. A la segunda le sacaron la carrocería, nunca se pudo saber de dónde provenía”, detalló una fuente judicial.Y hay una tercera camioneta involucrada que había sido publicada para la venta en los clasificados del diario Clarín. Nunca apareció.De los 100 testigos previstos, restan unos 35. Si no hay sorpresas, en abril comenzaría la etapa de alegatos. Aunque el juicio ya ingresó en un tramo de definiciones, nadie quiere arriesgar un pronóstico. “Faltan algunos familiares y supuestos testigos de la entrega de la camioneta”, explicó uno de los abogados querellantes. Esos testimonios podrían cambiar el rumbo del juicio.Los jueces también deberán evaluar otros 200 testigos que pasaron por el juicio anterior. La defensa de Telleldín pidió que se exhiban en el proceso actual. La definición quedó a cargo de los jueces Andrés Basso, Javier Ríos y Fernando Canero. Si hacen lugar al planteo, el juicio se podría retrasar varias semanas.Seguí leyendo:Mohsen Rabbani, uno de los principales acusados de volar la AMIA, aseguró que Nisman fue asesinadoLa AMIA recordó que Mohsen Rabbani es un terrorista y reclamó: “Si tiene información que aportar, que se presente ante la Justicia”

Leer más »

El Gobierno analiza extender los aumentos por decreto y algunos gremios ya expresaron su malestar

La CGT tuvo varias reuniones en la Casa Rosada para acordar aumentos de sueldos por decreto. Los gremios apoyan, por ahora, la medida“Preocupación” e “inquietud” son las dos palabras que resumen qué siente el mundo sindical ante la posibilidad de que la administración de Alberto Fernández continúe, por más de 180 días, otorgando por decreto aumentos salariales a cuenta de paritarias. La decisión no está tomada, es temprano para eso, pero la especie circula –con o sin fundamentos– entre los máximos referentes gremiales.Las razones que generan los comentarios adversos son varias, pero la principal es que “las escalas salariales se van achicando, achatando”.Entre los referentes sindicales no hay fisuras sobre el “acompañamiento” que el sector está comprometido a realizar durante, al menos, el primer tramo del gobierno del Frente de Todos.Pero una cosa es que los aumentos por decreto se realicen durante los primeros seis meses de gestión y otra, que se tome como costumbre y se extienda durante uno o dos años.De ser así, varios secretarios generales con peso propio dentro y fuera de la CGT saben que comenzarán a tener problemas con los afiliados. Sobre todo “entre los sindicatos donde las diferencias entre una categoría y otra son sustanciales”, o cuando las sumas fijas a cuenta de futuras paritarias representan un porcentaje pequeño.Los entrecomillados corresponden a las palabras y frases utilizadas de manera exacta por media docena de popes gremiales de la CGT consultados por Infobae.Para que no queden dudas, la inmensa mayoría del espectro de los representantes obreros entienden que “son parte del Gobierno” y el Presidente así se los hizo comprender.Son, además, hombres de consulta del primer mandatario, sobre todo Héctor Daer, el cotitular de la principal central obrera de la Argentina.Y no sólo eso. En cada reunión, en cada decisión que el Poder Ejecutivo debe tomar y que involucra a los trabajadores, Fernández, pero también su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, además de convocar a la conducción de la CGT invitan a los representantes de las dos CTA y a líderes gremiales que por ahora permanecen fuera de la estructura de la central obrera, como, por ejemplo, al camionero Hugo Moyano, o al titular de La Bancaria, Sergio Palazzo.Al menos por ahora, el gastronómico Luis Barrionuevo, líder de la CGT disidente Azul y Blanco, quedó fuera de estas conversaciones, aunque hombres cercanos a su figura, como el otro cotitular de la CGT, Carlos Acuña (Estacioneros de Servicio), formaron parte de alguno de esos convites.A pesar –o a favor– de todo esto, cada sindicalista atiende su juego, y eso, en la Casa Rosada, lo saben. “Sería una locura salir a decir que apoyamos los aumentos por decreto por seis meses o por un año. Eso achata la pirámide salarial. Entendemos y apoyamos que en este momento del país hay que reactivar la economía, hay que poner dinero en el bolsillo de los compañeros, ayudar a los que menos tienen, a los que menos ganan. Pero esa situación no puede durar mucho tiempo. Decir 180 días ya es mucho”, le explica a este portal un integrante de la CGT desde su amplio despacho, donde se destacan los cuadros con los retratos de Evita y Juan Domingo Perón.Si bien con el consenso logrado el Poder Ejecutivo ya dispuso los primeros aumentos salariales por decreto entre los privados y los estatales –las negociaciones en las provincias con los docentes están a punto de comenzar–, los gremios mantienen su dinámica de reunirse y discutir las futuras paritarias con los empresarios.Roberto Baradel, de SUTEBA, y los gremios docentes bonaerenses comenzaran las tratativas por el aumento paritario “Por estas horas vamos a recibir a integrantes de las cámaras de nuestro sector”, informa otro jefe gremial, y abunda: “Aunque los aumentos se apliquen por decreto, nosotros seguimos negociando las futuras paritarias como hacemos todos los años”.Un tercero remata con el siguiente comentario: “Nosotros sabemos cómo negociar con cada empresa, con cada cámara. Sabemos hasta dónde nos podemos estirar, hace años que negociamos los aumentos salariales con ellos y por lo general llegamos a un acuerdo porque nos conocemos y cada uno sabe lo que puede dar y hasta dónde se puede ceder”.Otro representante sindical dice: “Estos primeros 4.000 pesos representan, para algunos, un 8 o un 10 por ciento de aumento. Para otros, menos del 5 por ciento. Pero para algunas pymes es asfixiante. Por eso, los aumentos por decreto no pueden extenderse mucho más. Debe ser algo del momento. Alberto no se puede enamorar de esto como en algún momento lo hizo Néstor Kirchner”, reflexiona otro.Un secretario general con el cual dialogó Infobae llegó a recordar que el ex presidente firmó durante casi dos años decretos de necesidad y urgencia que disponían aumentos salariales “no remunerativos” –ahora lo son– y de las jubilaciones.El jefe de Gabinete de entonces era el actual mandatario, Alberto Fernández.En los primeros años de mandato, Néstor Kirchner otorgó aumentos salariales "no remunerativos" por decreto. Hugo Moyano, uno de los titulares de la CGT, criticó la medida ( /)Hugo Moyano, que integraba el triunvirato de la CGT en agosto de 2004, criticó a Kirchner porque, sostuvo, se había comprometido a consensuar con la central obrera el monto y la forma de los aumentos por decreto, y eso no ocurrió.Desde el Ministerio de Trabajo aseguran e insisten en que la metodología que está aplicando el jefe de Estado es transitoria y que los salarios no perderán contra la inflación, como ocurrió en el gobierno de Mauricio Macri. Eso se lo aseguran también en cada reunión que mantienen con los representantes gremiales.

Leer más »

A 19 años del “Que se vayan todos”, sólo algunos cumplieron: qué hacen hoy los “jubilados” de la actividad política

Elisa Carrió renunció a su banca de diputada a fines de octubre de 2019 cuando aún le quedaban dos años de mandato (Foto Guillermo Llamos) (Guillermo Llamos/)A 19 años del “que se vayan todos”, un lema surgido espontáneamente en medio de los piquetes y cacerolazos que caracterizaron a la crisis del 2001, muy poco cambió. La consigna, que exigía la renuncia masiva de los gobernantes para dar lugar a una nueva generación de políticos,​ sólo fue acatada por algunos pocos que decidieron “jubilarse” de la actividad política.Por la seducción y el magnetismo que ofrece el ejercicio del poder, apenas un puñado de dirigentes optaron abandonar las batallas sociales para convertirse en personas comunes y volver a sus antiguas profesiones. Pero también están los otros que debieron bajarse por fuerza mayor (se les cumplió el mandato o sufrieron un revés en las urnas) o simplemente porque quisieron dar un paso al costado, cansados de tanta responsabilidad. Lo concreto es que la mayoría sigue estando relacionado con la política, ya sea brindando asesoramiento o trabajando para la unidad de los partidos. Para averiguar cómo les resultó la experiencia de “barajar y dar de nuevo”, Infobae habló con varios de ellos.LOS PROTAGONISTAS“El año que viene no estaré más en política”, anunció Lilita Carrió a fines de octubre de 2019 cuando todavía le quedaban dos años de mandato como diputada nacional por la Coalición Cívica. Si bien su salida del Congreso se hará efectiva el 1° de marzo, lo que muchos dudan es que se aleje definitivamente de la actividad porque no es la primera que toma una decisión de ese estilo. Ya lo había hecho en 2007, cuando perdió contra Cristina Fernández de Kirchner en las elecciones presidenciales y dijo que se retiraba para irse “al mar”. Pero siempre encontró un motivo para seguir. ¿Será definitivo esta vez?Carrió fue diputada en forma ininterrumpida entre 1995 y 2003. Estuvo dos años sin cargo y regresó al Congreso en el 2005. Desde aquel entonces, siempre ocupó una banca por distintos distritos y partidos, pero por cuestiones personales decidió ponerle fecha de vencimiento a su carrera política. “Me voy (antes) porque tengo compromisos familiares con mis hijos. Estoy tan feliz que es indescriptible. Ha terminado mi misión política que es que haya una república”, señaló al explicar los motivos de decisión. Pero desde su entorno aseguran que si hay alguna cuestión institucional, podría volver.Durante 2019, Alberto Kohan -ex Secretario General de la presidencia de Carlos Menem- tuvo su propio programa dos veces por semana en Radio Jai“Hay una diferencia entre cargo y política. Uno se va del cargo pero no de la política”, admitió a Infobae Alberto Kohan, quien fue ministro de Salud y Acción Social y dos veces secretario general de la Presidencia durante la presidencia de Carlos Menem y su último intento de volver al ruedo fue en 2003, cuando el ex presidente riojano se candidateó para volver a la Casa Rosada.A pesar que hace más de 15 años se sabe muy poco de él, Kohan asegura que nunca se fue de la política, salvo los cuatro años posteriores al accidente que sufrió en su pierna izquierda, en febrero de 2004, cuando se le disparó un escopeta que iba a usar para cazar jabalíes en Río Negro.“Uno sigue haciendo política y visitando amigos. He ido ayudando a todos los que podido y a los que me han pedido asesoramiento. Uno trata de transmitirles lo poco que sabe”, señaló Kohan, quien admitió que se ve muy seguido con Carlos Menem. “Lo visito dos veces por mes en su casa de Belgrano”, contó el ex funcionario graduado en geología.Hoy, su interés pasa por seguir de cerca temas relacionados con la minería y el petróleo de Vaca Muerta, y no descarta tener un acercamiento con el gobierno de Alberto Fernández para aportar su experiencia en el caso de ser necesario. “Desde el Presidente para abajo hay muchos que han estado con Menem y los conozco a todos”, aseveró. Y entre los mejores recuerdos que atesora del 2019 fue haber podido conducir su propio programa radial, dos veces por semana. Se llamaba “Encuentro Confidencial” y se emitía dos veces por semana en Radio Jai.Miguel Angel Toma, ex Jefe de la SIDE, trabaja para la unión del peronismo no kirchnerista junto al senador Miguel Angel PichettoSiguiendo la misma línea de pensamiento de Kohan; el ex Secretario de Inteligencia del presidente Eduardo Duhalde hasta 2003, Miguel Angel Toma, contó que aunque no volvió a ocupar ningún cargo público continúa trabajando de manera activa para la recuperación del peronismo no kirchnerista.“Fui uno de los primeros que convenció a Miguel Angel Pichetto para que integrara la fórmula presidencial con Macri. Hoy sigo trabajando junto al senador para la recuperación del peronismo no kirchnerista y consolidar el cuarto espacio que sostiene a la mesa de Juntos por el Cambio”, señaló Toma a Infobae, cuya intención es dotar de mayor identidad a esta “pata” pensando en el 2021 y el 2023.Confesó que siempre mantuvo una relación estrecha con hombres del Gobierno de Mauricio Macri, como el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli; y el actual diputado, Cristian Ritondo. “También tuve muy buen diálogo con Marcos Peña y Durán Barba más allá de algunas disidencias. Almorzaba seguido con ellos en la Casa rosada junto a Horacio Jaunarena para conversar sobre temas de defensa, inteligencia y seguridad”, resaltó.Como al ex funcionario menemista no le interesa participar de ninguna futura lista, sino “trabajar en el armado político y formar a jóvenes para que integren el proyecto”, se gana la vida trabajando en su consultora de temas políticos y relaciones institucionales. “Para sobrevivir en la política sin cargos públicos tuve que volver a la función privada, donde asesoro en inversiones y nuevos proyectos a empresarios”, contó.José Luis Manzano, ex ministro del Interior de Carlos Menem, es uno de los dueños de América TV y el canal de cable A24 (Gustavo Gavotti)Miguel Angel Toma se inició en la política junto a Carlos Grosso, ex intendente de la Ciudad de Buenos Aires, y José Luis Manzano, ex ministro del interior de la primera presidencia de Menem, con los cuales impulsó a la llamada renovación peronista en 1983, quienes tampoco volvieron a ocupar cargos ejecutivos.Tras finalizar su gestión en el gobierno menemista, Manzano desarrolló una exitosa actividad empresaria en el sector de los medios de comunicación. Es uno de los dueños América TV y el canal de cable América 24, pero también del Canal 6 de San Rafael, el 7 de Mendoza, el 8 de San Juan, el 10 de Junín y la red de televisión por cable Supercanal. Actualmente se llama Grupo América y comprende 49 medios de todo el país, incluyendo gráficos, radiales, televisivos y digitales. Con su socio, Daniel Vila, también fue la compañía petrolera Andes Energía -en 2007- y su próxima apuesta es sumarse a la producción de de litio.Alberto Pierri, ex presidente de la Cámara de Diputados durante el menemismo, es dueño del Grupo Telecentro Alberto Pierri, otro de los hombres fuertes del menemismo, también se volcó al negocios de los medios al dejar el Congreso. El ex presidente de la Cámara de Diputados aseguró que no extraña “para nada” la política y que se focaliza en el manejo de sus empresas: es dueño de Telecentro, Canal 26, Telemax, Radio Latina y tres papeleras.“Tengo amigos de todos los partidos y me interesa mucho escucharlos y cambiar ideas. Los que tenemos algún grado de experiencia, si somos generosos, tenemos que transmitirla a una generación que tiene la tremenda responsabilidad de hacer que la Argentina vuelva a recuperar la posición en el mundo que alguna vez tuvimos y que, lamentablemente, fuimos perdiendo”, dijo Pierri en una entrevista que le concedió a Infobae. Su última aparición pública fue el 10 diciembre en la asunción del presidente Alberto Fernández, donde compartió el mismo palco con Marcelo Tinelli, Daniel Vila y Malena Galmarini en la Cámara Alta.A diferencia de Pierri, el ex Jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, se encuentra trabajando de manera activa en la política más allá que no haya vuelto a ocupar ningún cargo desde 2011 cuando finalizó su mandato como legislador porteño.Además de desempeñarse como abogado en su propio estudio jurídico y llevar adelante distintos casos junto a su socio, Roberto Boico (quien fue el abogado de Cristina Kirchner en la causa del Memorándum con Irán), Ibarra le contó a Infobae que se la pasa más tiempo en Comodoro Py que en su casa. “Es como mi segundo hogar”, bromeó.Aníbal Ibarra, ex Jefe de Gobierno porteño, trabaja en sus propio estudio jurídico y tiene como clientes a ex funcionarios peronistas (NA)“Defiendo a funcionarios kirchneristas y no kirchneristas. Es de público conocimiento que soy el abogado de Oscar Parrilli y que he defendido a los detenidos que hubo durante la marcha de Santiago Maldonado y contra la reforma previsional”, remarcó.Y aunque por ahora no está en sus planes volver a ocupar un cargo público, abrió un interrogante con respecto al futuro: “No se que será de acá a dos años. Me veo en cargos de asesoría vinculados con lo jurídico”.En sintonía con lo dicho por sus colegas, Graciela Fernández Meijide fue otra de las que se preocupó por dejar en claro que está “retirada de la política partidaria, pero no de la política”.Esas declaraciones las hizo en noviembre de 2019, al recibir una mención de honor en la Cámara de Diputados, en noviembre de 2019, por su trayectoria en la defensa de los derechos humanos y su labor destacada en la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP).Graciela Fernández Meijide, ex Ministra de Desarrollo Social de Fernando De La Rúa, da charlas y conferencias sobre derechos humanos (Crédito: Santiago Saferstein)“Graciela tiene y tuvo una gran virtud. Para cualquiera de nosotros es mucho más difícil saber cuándo irse que cuándo ingresar a la política. Graciela supo en el 2001 que era su momento, por lo menos en la política partidaria”, dijo Carlos Corach en “Nenuca”, el libro que relata la historia de la ex Ministra de Desarrollo Social de Fernando De La Rúa.Retirada de la función pública desde la desaparición del Frepaso y el fracaso de la Alianza, Fernández Meijide volvió a cobrar notoriedad en 2017 cuando salió a respaldar a la entonces ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, por la desaparición de Fernando Maldonado; y a apoyar la prisión domiciliaria que se le otorgó al represor Alfredo Astriz, condenado por crímenes de lesa humanidad. Hoy en día, se dedica a dar charlas y conferencias.El ex vicepresidente Carlos “Chacho Alvárez” también decidió a abandonar la política partidaria. Tras renunciar el 6 de octubre del 2000 luego de acusar al gobierno de Fernando De La Rúa de corrupto y estuvo alejado de la función pública durante 5 años. Fue Néstor Kirchner quien lo convenció a volver y lo designó como presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur, cargo que ocupó hasta 2009 y luego optó por un bajo perfil. “No estoy hablando con los medios”, respondió “Chacho” al ser consultado por este medio sobre su presente laboral.Carlos "Chacho" Alvarez, ex vicepresidente de Fernando De La Rúa (Télam)Seguí leyendo:Elisa Carrió renunció a su banca de diputada nacional

Leer más »

Las largas listas de pedidos de los gobernadores, las promesas de Alberto Fernández y sus condiciones

En diciembre Alberto Fernández firmó un acuerdo con los gobernadoresDos veces en el mismo día Omar Perotti, gobernador de Santa Fe, estuvo en Casa Rosada. Entre la reunión con el equipo de Gustavo Béliz y la charla con el ministro del Interior, Eduardo ‘Wado’ De Pedro, cruzó al edificio del Ministerio de Economía, a cargo de Martín Guzmán, donde también tienen despacho los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, y de Transporte, Mario Meoni. De la misma manera se movieron esta semana, la primera sin feriado ni asueto, la mitad de los gobernadores. Incluso se detuvieron a hacer declaraciones en el Patio de las Palmeras referentes de otros signos políticos como Gerardo Morales, radical de Jujuy, que se llevó la promesa de tener al Presidente como invitado en los próximos días.En pocos días pasaron por la Rosada y sus alrededores los gobernadores de Chubut, Río Negro, La Pampa, Mendoza, San Luis, Entre Ríos, Corrientes, Santiago del Estero, Salta, San Juan, La Rioja, Tierra del Fuego, Neuquén, Santa Fe y Jujuy. También Axel Kicillof, a quien ayudaron a destrabar la ley impositiva y Horacio Rodríguez Larreta, con quien conversan una quita de coparticipación y cómo compensar, en parte, esa baja. El resto pasaron antes, excepto Juan Schiaretti, el único que sólo estuvo el día de la firma de la adenda del Consenso Fiscal.La oficina de Santiago Cafiero en el primer piso es lugar de conversaciones políticas y la de Asuntos Estratégicos que comanda Béliz y en la que trabaja Christian Asinelli, entre otros, es lugar de conversaciones técnicas. Perotti y Morales buscaron en esa especie de agencia nacional las posibilidades que tienen sus provincias para obtener financiamiento."Guzmán es de la escuela de la sostenibilidad”, lo definen cerca del Presidente y traducen la expresión: “Hay que demostrar que tenés controlada la macroeconomía, que tenés un cambio estable, precios controlados, una estructura de costos. Mantener el orden el primer trimestre es fundamental”. Tal vez por eso, se oyó, no habría recibido el mismo trato Mariano Arcioni, de Chubut. Preocupa especialmente la administración de esa provincia. Antes de ser recibido en la Casa Rosada, Arcioni fue derivado al edificio de Yrigoyen, donde le pusieron condiciones para darle el adelanto de Coparticipación. “Es un agujero negro, hay que prestar atención”, avisaron desde la Rosada. Tan delicado es el tema que hasta fue parte de la conversación entre Alberto Fernández y Sergio Massa en su almuerzo de esta semana. Massa y Arcioni son amigos. Tal vez por eso el tigrense, que asegura que su ayuda no es selectiva sino que ayuda a todos lo que se lo piden, confía en que el patagónico, que prometió un plan de reestructuración para esta semana podrá reencauzar su administración.En el caso de Morales, que es amigo de Massa y fue bien recibido por De Pedro, y en el caso de Río Negro, que también logró adelanto de Coparticipación, tienen a su favor haber ayudado con declaraciones y legisladores al gobierno nacional cuando en diciembre la oposición presionaba con el quórum para trabar la ley de emergencia.Wado de Pedro y Omar Perotti (@wadodecorrido)Fernández prometió en campaña poner el acento en el federalismo y llevar periódicamente sus reuniones de gabinete a las provincias. En su anuncio le reconoció el copyright al fallecido José Manuel de la Sota, que como gobernador de Córdoba llevó su gestión a los municipios de la mediterránea. Sus ministros, los más albertistas, empiezan a agendar viajes. Katopodis, que lidera el ranking de más visitados, estuvo en Tucumán y en Chaco y prometió ir una vez por semana a alguna provincia. Ya puso en agenda Jujuy, Salta y a una opositora, Mendoza. Fernando ‘Chino’ Navarro, desde jefatura de Gabinete, arrancará el mes próximo y planea visitar la franja del centro que une Mendoza, San Luis, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, donde la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner perdió la elección.La gestión, sin embargo, los dejó por ahora frente a sus escritorios. “Todos vienen a vernos acá", se excusan algunos funcionarios mientras calman ansiedades de los socios gobernadores que ayudaron a Fernández a llegar al poder. La ecuación funciona: reciben a varios mandatarios en el mismo día o a sus ministros y secretarios mientras chequean sus reclamos, pedidos y quejas con la propia información.Obras Públicas y Transporte son los dos ministerios donde el peregrinar es constante. “Algunos le manguean algún ATN a De Pedro”, bromean quienes ven el desfile de referentes por Economía. También algunos gobernadores pasan por el despacho de Matías Kulfas, de Producción, o mandan a algún funcionario a conversar en Turismo y Deportes con Matías Lammens. Para María Eugenia Bielsa en Hábitat y Vivienda se acumulan pedidos aunque parece que todavía estaría ordenándose.“Se sienten escuchados”, le dice a Infobae un ministro que con paciencia recibió largas listas de pedidos. Lo mismo le pasa a Katopodis, que asegura haber recibido muchas quejas por obras que no arrancaron o que quedaron inconclusas. Le piden prioridades. Las obras (rutas, cloacas, acueductos, autopistas, por ejemplo) y las viviendas podrían ser parte del eje de gestión en distritos que están endeudados y con deudas en dólares. En su visita a Chaco, aseguran cerca del intendente de San Martín en uso de licencia, volvió a poner en marcha junto a Jorge Capitanich (gobernador hiperkirchnerista al que en siete días visitaron dos ministros y el Presidente) un acueducto que atraviesa 26 localidades y beneficiará a 500 mil chaqueños. “En cuatro años sólo avanzó el 9%, la frenaron”, acusan sobre ‘la herencia’ recibida como antes en Cambiemos se quejaban de la falta de obras del gobierno kirchnerista.Obras Públicas es además el ministerio que contiene a “minigobernadores”, como llaman algunos a los poderosos intendentes del Conurbano que también, como los jefes provinciales, mantienen mejor diálogo con el Presidente que con el gobernador Axel Kicillof. Incluso hay intendentes o ex ministros de otros distritos que con guiño de sus gobernadores desembarcaron en despachos nacionales. Varios intendentes en ejercicio pasaron esta semana por la oficina del piso 11: Jorge Ferraresi (Avellaneda); Leonardo Boto (Luján); Osvaldo Cáffaro (Zárate) y Ricardo Curutchet (Marcos Paz). Los cuatro son del Frente de Todos. No es peronista Carlos Stanic, el ministro de Infraestructura de Jujuy, que también fue a conversar sobre cómo avanzar con obras mientras su gobernador pasaba por otras oficinas.En Transporte intendentes y gobernadores pidieron trenes de cercanía. El intendente de Rosario, Pablo Javkin (Frente Progresista) pidió por el tren que une Rosario con Cañada de Gómez. Gustavo Sáez, gobernador de Salta, pidió algo parecido, lo mismo que Santa Rosa, en La Pampa, donde el nuevo intendente, Luciano Di Nápoli, pertenece a La Cámpora. Un dirigente de Cambiemos también recibió una buena noticia. En la ciudad de La Plata, que gestiona Julio Garro, se retomará el tren universitario. Gustavo Valdés, de Corrientes, presentó su necesidad: desarrollar la hidrovía y el puerto en la ciudad capital. La urgencia de todos modos y para todos por igual es definir los subsidios al transporte en el interior. Por ahora están prorrogados.Sin Presupuesto aún (el Ejecutivo lo enviará en marzo al Congreso) en los ministerios realizaron “censos” de las obras paradas, proyectadas o en curso. “El 50 o 60% están frenadas”, afirman tras el relevamiento que coincide con las quejas que en procesión reciben los ministros de parte de los gobernadores e intendentes. Perotti fue uno de ellos. El peronista santafesino habla de la herencia recibida de parte del “socialismo”. Nunca personaliza en el gobernador que lo antecedió, Miguel Lifschitz. En los despachos que visitó planteó que su gestión pagará las obras del ex gobernador. Un ministro con experiencia de gestión recordó que siempre es así pero de todos modos tomó nota sobre la necesidad del santafesino que recibió, dijo, un endeudamiento superior a los 650 millones de dólares. Lo apremia la deuda con proveedores y contratistas y lo alivia que el primer vencimiento sea en el 2021.Desde el Gobierno se mostraron dispuestos a ayudarlos. Lo había prometido Alberto Fernández. “Vamos a hacer un gobierno de un presidente con 24 gobernadores”, repetía en sus discursos de campaña en los que se presentaba como “el más federal de los porteños”. La campaña se terminó y ya no es tiempo de promesas. El Presidente analiza y pide a cambio de la ayuda algunos esfuerzos. Ordenar las cuentas, sobretodo en distritos con deuda en dólares. Es que para conseguir el refinanciamiento de la deuda y cerrar con el FMI tanto él como los 24 gobernadores tienen que hacer bien los deberes.Seguí leyendo:El Gobierno se mostró dispuesto a darles ayuda financiera a los gobernadores, pero a cambio reclamó un ajuste completo de las cuentas provincialesQuién es quién en la foto del presidente Alberto Fernández con los gobernadores

Leer más »

El Yomagate, 29 años después: los bienes decomisados en la causa aún no fueron rematados

Amira YomaFue uno de los más importantes casos de corrupción que sacudieron al menemismo. Se descubrió una organización que lavaba dinero del narcotráfico internacional en la Argentina. Y uno de sus integrantes -finalmente sobreseída- era nada menos que un pariente político del presidente de la Nación.Carlos Menem era el presidente y su cuñada Amira Yoma, la secretaria de Audiencias de la Casa Rosada. Era ella quien tenía la llave para las reuniones personales con el mandatario. Era la hermana de Zulema Yoma, madre de dos hijos de quien fuera jefe de Estado entre 1989 y 1999. Y a Amira Yoma se la vinculó al esquema de lavado de dinero en la Argentina.La primicia del caso la publicó Román Lejtman, quien en la actualidad es periodista de Infobae, y en 1991 trabajaba en el diario Página/12, que reveló algunos de los casos de corrupción en el poder Ejecutivo de entonces.Mucho antes de la era de internet y de la globalización de las comunicaciones y las publicaciones, el caso llegó a Buenos Aires a través de un fax. El fax era un sistema de comunicación que servía para enviar documentos vía telefónica y que aún se utiliza en el Poder Judicial. Así se transmitió la primera información sobre el Caso Yoma desde Madrid a Buenos Aires.Lejtman recordó cómo fue que se enteraron de la noticia de la investigación judicial por lavado de dólares del narcotráfico que involucraba a la cuñada del presidente de la Nación: “José María Pasquini Durán era secretario de redacción de Página/12 y tenía un amigo en Madrid que dirigía la revista Cambio16. Se trataba del argentino Juan Carlos Arlgañaraz. Una tarde, en 1991, Algañaraz le envía por fax a Pasquini Durán el texto de una nota que se publicaría horas después en España: hacía referencia a que Amira Yoma, por entonces secretaria privada del presidente Carlos Menem, aparecía supuestamente involucrada en una banda que transportaba y lavaba dinero sucio del narcotráfico. Junto a Yoma estaba su marido Ibrahim al Ibrahim y Mario Caserta, un puntero de Lanús que Menem colocó en un puesto menor de la administración pública. Esa nota fue reproducida en Página/12, Pasquini Durán me llamó -con su cálido vozarrón-, y me dijo: ¨Pibe, estás a cargo´. Así empezó la saga del Narcogate -para Página/12-, o Yomagate. Como gusten llamarlo".Lejtman dio la primicia del Yomagate y realizó una extensa cobertura que terminó en la concreción de un libro llamado Narcogate. Historia inédita de las relaciones del presidente y sus amigos con el lavado de dólares, que publicó la editorial Sudamericana en 1993.Lejtman resumió el Yomagate de la siguiente manera: ”Amira Yoma fue acusada de integrar una banda internacional de lavado de dólares sucios del narcotráfico que operaba en Europa, África y América Latina. Junto a Yoma, que al momento de iniciarse la pesquisa era cuñada del presidente Carlos Menem y su secretaria privada, estaba su hermano Emir, su esposo Ibrahim al Ibrahim y el puntero peronista Mario Caserta. El contacto principal de Yoma –Amira y Emir-era Monzer Al Kassar, un traficante de armas que también hacia trabajos de inteligencia para España, Siria, Estados Unidos e Israel. A cargo de la investigación estuvo la jueza federal María Romilda Servini de Cubría. Servini de Cubría fue funcional al presidente Menem, al punto que cuando viajó a Madrid para conocer mejor el caso –que allí llevaba Baltasar Garzón-, se alojó en un departamento que tenía Jorge Antonio, un operador peronista que era amigo de Menem, de Juan Domingo Perón –de hecho los presentó en Guardia de Hierro en los 70- y que en su tiempo ocultó al asesino nazi Rudolf Eichmann. Servini de Cubría hizo muy bien su faena. La familia Yoma nunca fue condenada, Menem nunca fue procesado, Al Kassar jamás fue imputado por este caso, y el único que pagó fue Caserta, que estuvo años detenido y cambió la política por la religión evangelista”.El caso había comenzado con la confesión del contador de la banda Andrés Cruz Iglesias quien había declarado- tal como se lee en el fallo de la Cámara Federal en el que se confirma las condenas del caso- que las valijas Samsonite con dinero proveniente del narcotráfico “era ingresado a la Argentina por el aeropuerto de Buenos Aires -Ezeiza- a través de Ibrahim, sindicado por el arrepentido como “jefe de aduanas del aeropuerto”, quien directamente o a través de su secretario entregaba el dinero que era transportado en maletas, maniobra que se llevaba a cabo los días lunes, coincidiendo con los vuelos directos desde E.E.U.U. a nuestro país, y en la cual también participó en una ocasión, en agosto de 1990, una cuñada del presidente Carlos Menem -Amira Yoma, esposa de Ibrahim-, quien había viajado junto a Ibrahim a Nueva York, trayendo a su regreso un millón de dólares estadounidenses (USD 1.000.000)”.La causa comenzó el 7 de marzo de 1991. Un día antes se había publicado en Página/12 la información que provenía de España. Mario Caserta, vicepresidente del Partido Justicialista de la Provincia de Buenos Aires y presidente del Consejo Federal de Agua Potable y Saneamiento, se presentó en la División Defraudaciones y Estafas de la Policía Federal y realizó la denuncia por lo que había publicado Página/12. Con ello se garantizaban un proceso en Argentina que evitaría una posible extradición a los países donde se extendiera la investigación.El caso estuvo a cargo originalmente de María Servini quien en julio de 1991 procesó a Amira Yoma. La jueza fue apartada y el expediente pasó al juzgado que tenía a cargo Amelia Berraz de Vidal quien en julio de 1992 le dictó la prisión preventiva a Amira Yoma y le concede la excarcelación previo pago de una fianza. Ibrahim al Ibrahim se fugó a Siria, desde donde alguna vez años después hizo declaraciones en un programa de TV.Esa prisión preventiva contra Amira Yoma fue revocada por la Sala I de la Camara Federal que integraban Luis Riva Armayo y Horacio Vigliani en junio de 1993. El menemismo había cambiado jueces de la Cámara en aquel verano porque estaban por confirmar la prisión preventiva de Yoma. Luego de algunos trámites judiciales más Amira (en realidad Amalia Beatriz) Yoma fue sobreseída definitivamente. La política -como ha sucedido muchas veces desde entonces- se metió de lleno en el caso judicial.Se determinó en la causa que los integrantes de la banda habían hecho inversiones en Argentina y también llevaron buena parte de los millones de dólares lavados al Uruguay previo ingreso al país por el aeropuerto de Ezeiza. En la Argentina habían armado empresas y comprado inmuebles y autos.En 1992 comenzó lo que se denomina en los expedientes el “incidente de administración de bienes” para mantener bajo control judicial los bienes secuestrados a la espera de una condena para luego ser subastados.Cuando se van a cumplir 29 años del inicio de aquel escandaloso caso de corrupción del menemismo, los bienes incautados en ese recordado y lejano proceso, aún siguen sin ser rematados. La condena contra Mario Caserta y otros de los imputados fue firmada por el ex juez federal y ex camarista federal Jorge Luis Ballestero en septiembre de 2003. Las condenas fueron por los delitos de asociación ilícita y cinco hechos de introducción de dinero proveniente del narcotráfico. Varios inmuebles comprados con el producto del lavado de dinero y afectados a la causa fueron decomisados entonces y continúan bajo administración judicial.En 2006 fue confirmada la sentencia de Ballestero por quienes por entonces integraban la Sala I de la Cámara Federal porteña: Eduardo Freiler y Horacio Vigliani. La condena de Caserta se fijó en cinco años de prisión pero como había pasado detenido tres y cuatro meses, se le computaron aquellos días por la “Ley del 2x1” y se consideró que había pasado cuatro años y cuatro meses en prisión, por lo que no tuvo que volver a cumplir la condena de manera efectiva.Entre los bienes decomisados por Ballestero hace más de 16 años se hallan varias casas lujosas ubicadas en la zona Norte del conurbano bonaerense. Una situada en la calle Alvear al 800 en San Isidro. Otra en Montes Grandes al 1200, Acassuso y la tercera en Lavalle 2000 de Martínez. La banda había comprado también varios departamentos en el edifico de la calle Juncal 12 en San Isidro, que fueron decomisados. Y dos departamentos en la calle Lavalle al 1100 de la Ciudad de Buenos Aires.Hasta 2017 estuvo bajo administración judicial un departamento de la calle Perón al 2300 en la Ciudad de Buenos Aires que perteneció a Ibrahim al Ibrahim. Ese departamento no fue decomisado. En 2015 el juez Ariel Lijo, a cargo del juzgado donde en los 90 quedó radicada la causa, dictó el sobreseimiento por prescripción para Ibrahim al Ibrahim, Cruz Iglesias y otros de los imputados que estaban prófugos y se presume fuera del país.Desde que el Poder Judicial embargó primero, y decomisó después los bienes del Caso Yoma, hubo cuatro administradores judiciales a cargo. El último fue designado en 2011 y entre sus tareas, por las que cobra, tiene la obligación de presentar informes sobre el estado de los bienes, realiza los contratos de alquiler, cobra y rinde mensualmente ese dinero.En julio de 2014 los bienes decomisados quedaron en manos de la Comisión Mixta de Registro, Administración y Disposición de bienes afectados a causas de droga. Esa comisión está integrada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar). En 2018 los bienes fueron puestos nuevamente a disposición de la Comisión.El artículo 39 de la Ley 23737 establece: “Los bienes o el producido de su venta se destinarán a la Lucha contra el Tráfico ilegal de estupefacientes, su prevención y la rehabilitación de los afectados por el consumo”. A partir de ello se creó la Comisión Mixta que aún tiene bajo su control los bienes del Caso Yoma.Las casas y los departamentos aún no se han rematado. Cuando el remate se produzca, se podrá usar el dinero para los fines previstos en la ley.Seguí leyendo:Diálogos secretos y tensas negociaciones: el día en que Menem firmó los indultos de Videla, Massera y FirmenichZulemita Menem y sus años en la Quinta de Olivos: la “cárcel de oro" y el día que desapareció el bastón presidencial en la asunción de su padre

Leer más »

En medio de la presión de los taxistas, el transporte quedó excluido del proyecto oficial para trabajadores de plataformas

Claudio Moroni, ministro de Trabajo.Las plataformas digitales de transporte, como Uber, Cabify y Beat, no estarán incluidas en el proyecto que analiza el Gobierno para otorgarles protección social y laboral a los trabajadores de este sector. Así lo precisó el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, durante una reunión que la semana pasada mantuvo con dirigentes del sindicato de taxistas y de entidades que agrupan a propietarios de vehículos de alquiler.El proyecto oficial, que fue anticipado el sábado pasado por Infobae, causó conmoción entre sindicalistas y propietarios de taxis porque temen que la iniciativa gubernamental traiga como consecuencia la legalización de estas aplicaciones de transporte en la Argentina. Los taxistas acusan a las plataformas de transporte de operar “sin habilitación ni permiso, violando la Ley de Tránsito y evadiendo las leyes laborales, impositivas y sociales vigentes en el país”.Por eso pidieron una audiencia a Moroni con carácter de urgente para conocer de su boca si efectivamente el proyecto en estudio contemplaba proteger a los trabajadores de aquellas aplicaciones que combaten en todos los frentes posibles porque les quitan una buena parte de su clientela.Allí, el ministro les aseguró que las plataformas que se dedican al transporte quedaron excluidas de la iniciativa oficial, pero, según fuentes cercanas a Moroni, Trabajo incluirá en el texto en análisis a “otras aplicaciones”, como las que se dedican al delivery, porque “los trabajadores están precarizados, casi en negro, sin obra social ni vacaciones ni ningún convenio laboral que los proteja”.Del encuentro con Moroni participaron, entre otros, Omar Viviani (Sindicato de Peones de Taxis), Luis Fernández (Asociación Taxistas de Capital), Jorge Celia (Federación Nacional de Propietarios de Taxis), Julián Amado (Sociedad de Propietarios de Automóviles con Taxímetro), Ana Claudia Buso (Cámara Argentina del Autotaxi), Tomás Álvarez Pérez (Unión Propietarios de Autos Taxis), Alfredo De Nataly (Unión de Propietarios y Mandatarios de Taxis) y Enrique Celi (Unión Propietarios de Autos Taxis).Omar Viviani, del sindicato de taxistas, es un cruzado en la lucha contra las aplicaciones de transporte como UberEn diálogo con Infobae, Viviani admitió que el encuentro con el ministro lo había “tranquilizado” y explicó los motivos de su rechazo a que las plataformas de transporte estén contempladas en el proyecto que empezó a analizar Trabajo: “Son como remises y tienen que cumplir una normativa -destacó-, pero si la cumplieran, en realidad, no podrían cobrar la mitad de la tarifa que el taxi: los tipos no pagan nada, no tributan en la Argentina y le sacan el 30 por ciento al tipo que pone el auto”.“¿Pero los que manejan para esas aplicaciones no están desprotegidos también?”, preguntó este medio. El sindicalista fue contundente: “No son trabajadores de plataformas, son remiseros. ¡No jodamos! No se puede estar contra la tecnología que avanzan en el mundo, pero estamos en contra de una competencia desleal que no tiene regulación y que hace lo que se le canta”.Viviani consideró que, en cambio, quienes se desempeñan en aplicaciones que se dedican al delivery, como Glovo, Rappi o Pedidos Ya, “son trabajadores en negro” y contó que el sábado pasado canceló una compra por teléfono porque una conocida heladería le pidió que le encargara el envío a una plataforma digital. “El pibe que va en bicicleta o en moto te cobra a vos entre 30 y 50 pesos por llevarte el helado. Antes llamabas a la heladería y el dueño se hacía cargo de pagarle al chico que hacía el reparto. Por eso la que le tendría que darle el recibo de sueldo y el seguro de vida a ese pibe tendría que ser la aplicación”, dijo el dirigente del sindicato de peones de taxis.“¿No tiene la misma desprotección laboral el trabajador de Uber que el de Rappi, Pedidos Ya o Glovo, por ejemplo?", insistió Infobae. “No es similar porque vos llamás a una aplicación y le pagás 30 pesos al pibe que te lo trae a tu casa y que está totalmente desprotegido, fuera de la legislación laboral. En cambio, Uber le cobra un 30% al tipo que pone el auto y, además, hay una ley nacional de transporte y el transporte público está regulado en la Argentina”, sostuvo Viviani.El proyecto que comenzó a analizar el Gobierno apuntará a corregir el estado de desprotección de los trabajadores de plataformas, que en la Argentina son unos 160.000 y que no tienen salario fijo, horario, francos, aportes jubilatorios, vacaciones, ART ni otros derechos laborales.La idea del presidente Alberto Fernández, que ya había criticado la “uberización de la economía argentina”, es brindarles protección social y laboral a esos trabajadores de aplicaciones y por eso le encargó a Moroni que analizara cómo corregir la informalidad en la que se desempeñan.Las protestas de los taxistas contra Uber son comunes en la Argentina y en otras partes del mundo (Foto Nicolás Aboaf) (Protesta UBER en la legislatura/)Entre las ideas en estudio figura la de enrolar a esos trabajadores en una nueva categoría de trabajador autónomo dependiente, existente en España o Alemania, que tiene las características del autónomo porque es independiente y puede trabajar para varias plataformas, pero su dependencia es económica y se le reconoce un empleador si supera un porcentaje de trabajos con alguna de ellas.La preocupación por la precarización de los trabajadores de aplicaciones también aumenta en otras opartes del mundo e incluso llegó a la Organización Internacional del Trabajo (OIT): el último informe de la Comisión Mundial sobre el Futuro del Trabajo, dependiente de este organismo, afirmó que “debería establecerse un sistema de gobernanza internacional de las plataformas digitales del trabajo que les exija que respeten determinados derechos y protecciones mínimas”, a la vez que advirtió que las tareas que se desarrollan hoy en ese ámbito podrían recrear “prácticas laborales que se remontan al siglo XIX y futuras generaciones de jornaleros digitales”.Este mes entró en vigor en California, en los Estados Unidos, una ley por la cual las empresas de plataformas deben considerar empleados a sus trabajadores y otorgarles beneficios sociales. Es considerado el primer paso de una tendencia que se extendería a otros Estados norteamericanos y que generará fuertes consecuencias económicas y laborales en el mercado de ese país.Seguí leyendo:Uber reforzará la seguridad de sus pasajeros con una función para rastrear los viajesOtra vez una protesta de taxistas provoca problemas en el tránsito

Leer más »

Santiago Cafiero: “No hubo estafa electoral, este es un Gobierno coherente con lo que dijo en la campaña”

Santiago Cafiero sobre el primer mes de gobierno de Alberto Fernández (Infobae)Santiago Cafiero evita la Coca-Cola, cuya inclusión en el programa Precios Cuidados, que el Gobierno relanzó a principios de semana, provocó polémica en las redes sociales. El jefe de Gabinete pide un café que se toma en un par de sorbos. La oficina en la que recibe a Infobae, un mes después de la asunción de la nueva administración, es pequeña. En la suya, a un par de metros, en el primer piso de Casa Rosada, transcurre un almuerzo que monitorea a la distancia. El funcionario, mano derecha de Alberto Fernández, todavía se acomoda en su cargo. Incluso en los detalles: en las primeras semanas notó que la media docena de corbatas de tonos azulados que se compró para su nuevo rol estaban marcadas todas en el mismo lugar. Primero pensó que las había ensuciado cuando comía. Después cayó en la cuenta de que era por el roce con una imperfección de la mesa de su despacho. El jefe de ministros se despide apurado, tras casi una hora de charla: lo busca el Presidente. Es la tarde del viernes.- Pasó el primer mes de gobierno, ¿se termina la luna de miel?- No, no sé si es luna de miel. Lo que sí tenemos es una gravedad muy profunda con la crisis que tuvimos que afrontar, que estamos afrontando, sigue sin resolverse. Fue un mes de mucha tarea, de mucho trabajo donde pudimos avanzar en distintas políticas y que creo que más que luna de miel lo que tuvieron las políticas fueron una clara orientación con valores que se expresan de otro modo y con políticas orientadas a otras prioridades. Me parece que lo que hubo fue que no hubo estafa, no hubo estafa electoral. Alberto y Cristina en la campaña hablaban de la necesidad de tomar este tipo de medidas o de apuntalar este tipo de prioridades y en esa línea vamos. Eso me parece que es importante porque eso nos genera confianza para los que nos votaron naturalmente pero también para los que no nos votaron. En última instancia lo que ven es un gobierno coherente con lo que dijo en campaña y coherente con como va actuando a medida que va teniendo que tomar decisiones. En esa línea, más que una luna de miel hay un entendimiento cada vez mayor de cual es la situación en la que se tienen que tomar las medidas y después, independientemente de compartir o no, lo que sí existe y me parece que es importante es este entendimiento de la gravedad de la situación y que se tienen que tomar medidas. Y naturalmente hay medidas que son más agradables que otras.- En la campaña también hablaron de ponerle plata en el bolsillo a la gente...- Esto tiene velocidades. En algunos segmentos fue más claro. Este primer mes propusimos un bono para los jubilados, pusimos un aumento en la AUH, sacamos por decreto un aumento fijo para los salarios privados y estatales. Se tomaron medidas que obviamente quizás no llegan a todos. Pero cuando generamos un aumento en ese segmento más castigado eso se vuelca en consumo que se convierte en mayores ventas, implica recomponer la góndola y eso termina ramificándose en la reactivación económica que esperamos.- ¿Qué siente cuando escucha que muchas de estas medidas las podría haber tomado el gobierno de Mauricio Macri?- Que están totalmente equivocados los que dicen eso. Es que Macri las medidas que tomó fueron salir del paso en un momento en que Argentina no tenía resuelto el tema de la inflación, no tenía una perspectiva de crecimiento. Salir de eso generó una inflación de 40 puntos, bajar las retenciones cuando se necesitaba un Estado más robusto para seguir trabajando en deudas que aún tenemos que son la pobreza, la indigencia, el hambre. Macri profundizó todos esos problemas. Nosotros hicimos todo lo contrario, actualizamos valores que habían quedado desactualizados que tenían un valor alineado al tipo de cambio. Nosotros tomamos medidas redistributivas que Macri no las hizo. Nosotros aumentamos la AUH y pusimos plata en los sectores más castigados. Macri tuvo un sesgo ideológico en muchas medidas y sobre todo en lo monetario. Nosotros estamos en una etapa donde estamos tranquilizando la economía y estamos tratando de parar la caída, que aún no lo hemos logrado. La caída del consumo, el aumento de la pobreza y la indigencia o la desocupación deben tener un piso. Y lo importante será parar esa caída. Cuando paremos esa caída vamos a encontrar el crecimiento. En eso estamos. Recién vamos por un mes de gobierno.- ¿Es entendible entonces el malestar de un sector de la clase media al que no le llegaron esas medidas? - No coincido con eso. Entiendo que tuvimos que tomar medidas más urgentes para un segmento que estaba más castigado. Pero también hemos tomado medidas que repercuten en la clase media, como el relanzamiento de pecios cuidados, que baja el valor de los alimentos y de los medicamentos en un 8%; congelamos tarifas, combustibles, tarifas de transporte... También hay medidas que tienen que ver con esa canasta básica de consumo medio. En ese sentido hemos tomado medidas importantes. Que uno sepa cuánto va pagar de luz o gas el mes que viene, cuánto va a valer un alimento el mes que viene, eso es importante para todos. Eso genera previsibilidad. Eso es lo que tenemos que generar, previsibilidad.Entiendo que tuvimos que tomar medidas más urgentes para un segmento que estaba más castigado. Pero también hemos tomado medidas que repercuten en la clase media, como el relanzamiento de pecios cuidados, que baja el valor de los alimentos y de los medicamentos en un 8%; congelamos tarifas, combustibles, tarifas de transporte- ¿Cómo cree que los evalúa el sector de la sociedad que no los votó? ¿Cree que ese 41% está conforme con las medidas que tomaron?- Creo que hay un sector que está expectante, y hay otra parte de la sociedad a la que nosotros le tenemos que demostrar que trabajamos para todos y no solo para los que nos votaron. Ese es un testimonio diario que el gobierno debe dar. Un gobierno que tiende la mano, que convoca y dialoga. Y si queremos evitar la grieta debemos ir en ese camino. Creemos que este es un camino muy distinto al que hizo Macri. Lo que hizo Macri fue proponer la lógica de terminar con la grieta pero al mismo tiempo perseguía y metía presos a opositores. Nosotros no estamos en esa lógica. Estamos trabajando para encontrar soluciones y generar diálogo. Obviamente en un momento la decisión se toma. Pero esperamos a que esas decisiones lleguen con consenso.Santiago Cafiero durante la entrevista con Infobae. "Nosotros estamos en una etapa donde estamos tranquilizando la economía y estamos tratando de parar la caída, que aún no lo hemos logrado", afirmó (Franco Fafasuli/)- ¿La decisión de bajar la coparticipación de la ciudad de Buenos Aires también va en esa línea?- Va en esa línea porque nosotros estamos conversando con el gobierno de la Ciudad, no hemos tomado aún la decisión.- ¿No es algo que ya esté definido?- No, no se ha tomado aún la decisión. Lo que estamos haciendo es tratar de hacerle entender al gobierno de la Ciudad que a ellos se les dio un privilegio apenas se inició el gobierno de Macri. Y se lo dio Macri. Y eso es cuestionable porque es un privilegio a la ciudad más rica del país.- En el Gobierno porteño sostienen que eso está relacionado al traspaso de la Policía Federal...- A ver... el traspaso de la policía se hizo seis meses después de ese aumento de coparticipación. Con lo cual ahí tenés un tiempo en que no se había traspasado la Policía y que ya se estaba cobrando la coparticipación. La coparticipación tiene un aumento que está por encima de la masa salarial de la policía de la ciudad de Buenos Aires. Con lo cual eso es lo que está en estudio. Eso es lo que buscamos ver en el diálogo. Es que esa coparticipación no fue por ley, se dio por decreto. Hay que ponerse de acuerdo.- ¿No tiene nada que ver con lo ideológico? Porque Axel Kicillof acusó a la oposición bonaerense de querer desfinanciar a la provincia de Buenos Aires. ¿El tema de los fondos genera una tensión entre oficialismo y oposición?- No, nosotros no nos manejamos por identidades políticas de nadie. Para nosotros los gobernadores son parte de la Argentina más allá de las ideologías. Una de las primeras medidas que se tomó, por ejemplo, fue de apoyo a una provincia como Río Negro que no es de nuestro espacio político, y se la ayudó, y acá se trabaja con todos los gobernadores de todos los signos políticos. Desde (Gerardo) Morales a (Gustavo) Valdés, se ha trabajado con todos.- ¿Y qué les piden a cambio?- No les pedimos nada a cambio. Lo que explica el gobierno es que los recursos que se necesiten tengan una lógica de emergencia. Es que hay una ley de coparticipación con recursos que se recaudan y esa ley existe y se cumple. Muchas provincias con ese único marco normativo tienen resuelto su problema fiscal y otras no. Algunas están en una situación más compleja y por ello piden ayuda nacional. En ese caso lo que se les pide a cambio es que esos recursos bajen a las áreas que se necesiten. Tenemos que ser muy cuidadosos con los recursos nacionales y entendemos que las provincias tienen dificultad y hay que ayudar.- El Fondo Monetario Internacional elogió esta semana las medidas que tomó el Gobierno, pero dijo que no ve todavía un plan económico integral. ¿Cuál sería ese plan integral, porque hasta ahora sólo se ven medidas de emergencia?- Lo primero que tenemos que entender es que estamos en emergencia. La Argentina esta en emergencia social, alimentaria, sanitaria, económica. Por eso se pidió una ley de emergencia al Congreso. Por ello estaba la dificultad inicial de presentar un presupuesto para este año. Hay mucha deuda que el gobierno anterior pateó para este año por cuestiones electorales. Esto hizo deteriorar cada vez más la situación fiscal. En algunos casos volvió imprevisible el pago de las deudas. Por ejemplo, con la deuda de legislación local, hizo el famoso reperfilamiento y tiró las deudas para más adelante. Eso hizo que nosotros necesitemos y planteemos un marco de excepcionalidad. Estamos en una situación de excepcionalidad. A un mes de haber llegado y con un 40% de pobreza, la desocupación, las pymes que cierran, los comercios que cierran y la falta de empleo, el aumento del hambre y la indigencia. Pedir que se tranquilice y se ordene todo en un mes es difícil. Estamos trabajando para tener tranquilidad macroeconómica.Pedir que se tranquilice y se ordene todo en un mes es difícil. Estamos trabajando para tener tranquilidad macroeconómica.- ¿Eso hace difícil tener un plan a corto o a largo plazo?- Y sí. Nosotros no podemos, por la necesidad de algún sector, presentar un plan y después cambiarlo. Eso no lo vamos a hacer. Las improvisaciones ya las hizo el gobierno de Macri. Hablar de una inflación de tanto, hablar de metas de inflación que después no se daban y después hacían otra cosa. Eso no lo vamos a hacer. Tres veces se anunció el acuerdo con el Fondo. Lo anunció el Presidente y no había acuerdo, se anunció después otro acuerdo y después otro más grande. Eso hace perder mucho prestigio a la Argentina. Si no recuperamos prestigio se pierde credibilidad. Si no tenemos credibilidad no podemos negociar en buenas condiciones y mucho menos generar un plan que tenga un horizonte y desarrollo de los próximos cuatro años.- El plan está atado a la renegociación de la deuda, ¿cuándo se va a resolver?- El plan tiene diferentes aristas: la deuda social, la deuda interna, la deuda externa, la estabilización macroeconómica. Todas variables que deben encontrar un ecosistema de equilibrio. Nosotros solemos decir que las planillas, como decía el gobierno anterior, se olvidaban de la gente. O que cualquier negociación que se haga, se haga de cara a la sociedad. Nosotros debemos ver las posibilidades y dificultades que haya y hacerlo de cara a la sociedad porque cualquier acuerdo que se haga va a condicionar el crecimiento para adelante. Debemos ser conscientes de eso. Por eso la última semana de diciembre hicimos un encuentro que pasó inadvertido y que fue un acuerdo importante. Pudimos reunir a empresarios de primer nivel de Argentina. Sectores del campo, cámaras exportadoras, la cámara de comercio, movimientos sociales, de trabajadores en su diversidad y entre todos planteamos un documento que planteábamos un valor concreto de solidaridad. Trabajar para que en Argentina todos tengamos el valor de la solidaridad para adelante porque hay una situación compleja y grave.- ¿Todos los actores entienden eso?- Los que estaban en la mesa sí, y creo que muchos más argentinos también. Y después acompañar al Gobierno, mostrar unidad para la negociación de la deuda, para la negociación con los acreedores.Santiago Cafiero sostuvo que no se puede apurar el plan económica: "Las improvisaciones ya las hizo el gobierno de Macri" (Franco Fafasuli/)- ¿Hay avances en la negociación de la deuda?- El acuerdo fue muy promisorio en ese sentido. Mostró a todos los actores sociales y económicos de la Argentina, o a una parte importante de ellos, a favor de una negociación en ciertas condiciones. En condiciones donde se promueva la generación de empleo, el desarrollo, la industria local, se promueva también la distribución de la riqueza, las economías regionales. Una cosa general y amplia. ¿En qué se avanza con la deuda? Nosotros estamos avanzando con las negociaciones, las está llevando a cabo el equipo de Economía, de Martín Guzmán, y eso tiene sus tiempos y sus velocidades. Los adelantos que se vayan teniendo van a ser públicos, y me parece que es una novedad, va a haber una negociación de cara a la gente.- ¿Eso quiere decir entonces que todavía no hubo avances?- No, quiere decir que quizás todavía, al día de hoy, no haya nada para comunicar.- Tras el primer mes de Gobierno, ¿creen que se terminó con la idea de Cristina Kirchner tratando de intervenir en todas las decisiones? ¿Lo ven a Alberto Fernández consolidado como Presidente o creen que en la gente hay una idea todavía de doble comando?- Me parece que eso es algo que instaló el gobierno anterior en el marco de la campaña, como una suerte de que estaban votando un delegado de la vicepresidente. Eso fue algo de la campaña, nadie lo tomó muy en serio eso. Fue un argumento de campaña que usó Cambiemos. Nosotros somos un equipo de gobierno, el Presidente, la vicepresidenta, los ministros, los legisladores, los bloques, los gobernadores. Y quienes adhieren también a nuestro frente electoral, que hoy es un frente político.- ¿Y en qué medida interviene Cristina Kirchner en las decisiones?- Intervienen en la medida de que pasen cuestiones por el Senado, de la agenda legislativa, obviamente ella es la primera en participar por su rol de vicepresidenta y de presidenta del Senado. Y después naturalmente que ella es una vicepresidenta excepcional, que fue presidente ocho años, que tiene volumen político propio, y que despierta un calor popular que no despiertan otros dirigentes en nuestro país. Esa es la realidad. Tener en nuestro equipo a Cristina es tener a (Lionel) Messi. ¿No lo vas a hacer jugar a Messi?- ¿Y quién sería Alberto Fernández?- Él diría (Claudio) “El Bichi” Borghi, pero no sé si se va a entender esto (risas).- El otro día justamente el Presidente utilizó una metáfora futbolera y citó una frase de (Néstor) “Pipo” Gorosito que dice que no hay que especular y que las cosas salen mejor cuando se juega bien. ¿Qué sería jugar bien traducido a la política?- Me parece que es el fair play. Yo lo interpreto por ahí. Jugar bien es tener las cartas sobre la mesa, hablar con sinceridad, tratar de generar acuerdos, pero también dejar en claro que las decisiones políticas en algún momento se tienen que tomar, y esas decisiones políticas, bueno, conforman a algunos y a otros no.Santiago Cafiero sobre la situación en Venezuela (Infobae)- Esta semana, por ejemplo, se tomó una decisión de política internacional al revocar las cartas credenciales de la enviada de Juan Guaidó. ¿Cómo se decidió?- La asamblea nacional de Venezuela había nombrado a una embajadora, con la precariedad del tratamiento que el gobierno anterior le dio a todo este tema, a todo el tema internacional, un seguidismo a una agenda que no representa los intereses de la Argentina y que mucho menos un seguidismo que no representa la historia de las relaciones internacionales que la Argentina venía teniendo desde (Ricardo) Alfonsín en adelante. Que era la autodeterminación de los pueblos, buscar herramientas y salidas de paz, favorecer la democracia a partir del diálogo y la participación. Todo eso Macri y su gente lo tiraron por el costado. Hubo solamente cuatro años donde eso no fue así. No favorecer el bloque regional. En definitiva, son cuatro años de política exterior que fueron distintos a la tradición argentina. Con respecto a esto y a la embajadora (Elisa) Trotta, ella tenía un plazo porque la asamblea nacional tenía un plazo, que es lo que vimos el fin de semana pasado. Con lo cual la Cancillería argentina entendió que esos plazos se terminaban, cuando se terminaba la gestión de la asamblea nacional, y esa fue la decisión que se tomó.- Pero implica un reconocimiento al régimen de Maduro y no a la asamblea...- Implica un reconocimiento a la gravedad del problema que tenemos, y donde la solución no fue hacer lo que hizo Macri. Porque eso no resolvió nada. Hasta hoy mismo Estados Unidos está revisando lo que venía haciendo en Venezuela, porque no se llegó a ningún lado. Potenciando a un líder opositor, generándole un bloqueo al gobierno de Venezuela. La solución no fue ni apoyar irrestrictamente a Maduro, ni tampoco la solución es apoyar irrestrictamente a Guaidó. Lo que se está revisando es eso.- ¿La idea es una política más de “tercera posición”, no de injerencia pero sí de cuestionar la falta de libertades?- Eso se ha cuestionado. Alberto eso lo cuestionó y le valió las críticas de militantes del gobierno de (Nicolás) Maduro y de funcionarios del gobierno de Maduro. Lo hizo en campaña, lo hizo anteriormente y lo va a seguir haciendo. La política exterior de Argentina lleva una línea, más cercana a lo que hace México, que trata de generar a partir del diálogo mostrando y observando que es el mejor camino para resolver estos temas. Hoy Estados Unidos está revisando esto.- ¿Venezuela es un tema incómodo para este Gobierno? En el Frente de Todos hay posiciones radicalizadas y menos radicalizadas.- Nosotros condenamos el autoritarismo y las faltas de libertades en cualquier lugar, sobre todo en la región. Lo que ha pasado en Bolivia también. Lo que ha pasado en Ecuador en su momento. Buscamos que se resuelvan este tipo de cuestiones. Solo poner la mira en Venezuela nos parece que es una mirada sesgada e intencionada. Lo que se hizo estos cuatro años fue solo repetir como loros el discurso dominante de la región y no resolvió nada. Ni las ferias, ni los festivales que se hicieron en Venezuela, ni las campañas de ayuda que se hicieron para el pueblo venezolano. Nada de eso fue verdad.Nosotros condenamos el autoritarismo y las faltas de libertades en cualquier lugar, sobre todo en la región. Solo poner la mira en Venezuela nos parece que es una mirada sesgada e intencionada- ¿Y qué puede hacer la Argentina?- Tenemos que seguir llamando al diálogo y encontrar una salida democrática, no una intervención militar. Estuvimos a esto (junta el índice y el pulgar de su mano) de que hubiera una intervención militar en Venezuela. Y por la valentía de muchos países que integran el grupo de Lima, que dijeron “no, intervención militar, no". Perú, por ejemplo. Pero estuvimos a muy poco de que hubiera una intervención militar.- ¿Y usted cree que el gobierno anterior avalaba esa intervención militar?- Lamentablemente.- Pero este Gobierno marcó diferencias con el Grupo de Lima...- No, nosotros estamos en el Grupo de Lima y seguimos participando. Lo que queremos es encontrar mecanismos de diálogo. El Grupo de Lima también planteó la no intervención, y nosotros coincidimos.- Mohsen Rabbani sostuvo que Alberto Nisman fue un asesinado. ¿Es un tema que le preocupa al Gobierno? - Las declaraciones de Rabbani son sus declaraciones. No tengo opinión sobre eso. No escuché en profundidad el reportaje. En definitiva son declaraciones de él con respecto a lo que él interpreta que pasó con Nisman. Bueno, es un tema de interpretación. Argentina está así, hay algunos que piensan que se suicidó y otros que piensan que lo mataron. La Argentina está así. Es un caso que no tiene resolución aún.- ¿Usted qué piensa? ¿Vio la serie de Netflix? - No la terminé. Yo lo que pienso es que evidentemente ahí hay una cuestión que está abierta, y que no somos nosotros los que tenemos que cerrar la discusión. Será la Justicia. La Justicia todavía sigue con el expediente abierto. Algún día deberá decirnos a los argentinos qué pasó con esto.- El presidente electo de Uruguay hizo una propuesta para los argentinos que se quieran instalar en ese país, ¿cuál es la posición del gobierno argentino?- Si hay argentinos que quieran ir a instalarse a Uruguay está fenómeno. Nosotros también recepcionamos muchos uruguayos que vienen a vivir a Buenos Aires, a Argentina, y la pasan muy bien.Santiago Cafiero habló sobre la muerte de Nisman: "La Justicia todavía sigue con el expediente abierto. Algún día deberá decirnos a los argentinos qué pasó con esto" (Franco Fafasuli/)- ¿Pero va a haber un estímulo para que vengan uruguayos a instalarse a la Argentina?- No es estímulo, es la misma dinámica. Argentina también trae nuevos residentes, de Uruguay, de Brasil y también de otros lados. Vivimos en un país libre.- ¿El origen de esa propuesta no se basa en que hay muchos argentinos con ganas de irse del país?- No, para nada. A partir del 10 de diciembre eso cambió. Hay una expectativa distinta, hay esperanza en el pueblo argentino de que vamos a estar un poco mejor cada día. Que obviamente tenemos muchas cosas para resolver. Y tenemos muchas cosas que están irresueltas y que no son problemas de Macri, son problemas que la Argentina viene arrastrando de hace muchos años. Esa es la tarea que nosotros nos ponemos por delante. Nosotros no le vamos a echar la culpa a Macri de todo. Creemos que fue un pésimo gobierno que empeoró todo lo que tocó. Ahora, ¿había dificultades antes? Había dificultades. ¿Había tensiones económicas que las transformó en crisis? Había tensiones económicas que las transformó en crisis.- Ahora que ya lleva un mes de Gobierno, ¿sigue pensando que Macri fue el peor Presidente desde la vuelta de la democracia?- No tengo dudas.- Alberto Fernández dijo que la reforma judicial va a ser enviada al Congreso en extraordinarias. Cuando se habla de reforma judicial, la sociedad piensa automáticamente que se va a manipular la Justicia o que va a haber una mayor injerencia del Poder Ejecutivo en la Justicia. ¿Cuál es la idea de esta reforma?- Primero, se está trabajando. Cuando esté el proyecto se va a mandar al Congreso, con lo cual va a tener tratamiento legislativo y parlamentario. Y ahí opinarán todos. Los que opinan como nosotros y los que no. En cuánto a ese prejuicio no va a ser fundado, porque justamente el fundamento que queremos presentar es una Justicia más abierta, no más cerrada. Lo que queremos es más transparencia.- ¿Y sobre el rol de la AFI en la Justicia?- Hoy está intervenida. La decisión de Macri fue volver a los fondos reservados. La decisión de Alberto fue transparentar los fondos reservados, intervenirla, y a partir de esa intervención evaluar cuáles son las tareas que tiene que cumplir una Agencia Federal de Inteligencia en una democracia que necesita que eso funcione a partir de ciertos parámetros. Que investigue cuestiones de narcotráfico, ciertas cosas que hacen a la seguridad de los argentinos y las argentinas. No que sea los que generan carpetas para que después se persiga a dirigentes políticos.- Va solo un mes de gobierno, ¿pero ustedes lo contemplan como un proyecto de cuatro o de ocho años?- No, de cuatro años. Nosotros vamos a trabajar para que este gobierno sea un gobierno que ha podido poner a la Argentina de pie. Que ha podido comenzar a sacar argentinos de la pobreza, que ha recuperado nuestras pymes, nuestras fábricas, ese va a ser el legado nuestro. Es un gobierno de cuatro años.- Eso no quita que Alberto Fernández pueda ir por la reelección en cuatro años, ¿o si?- Constitucionalmente lo puede hacer, lógicamente. Lo que digo es que el proyecto de este gobierno es que en cuatro años logremos esas cosas. Desde el punto de vista electoral, el tiempo lo dirá. Nosotros necesitamos un objetivo, que es ese: poner a una Argentina de pie. Llegar a los de más abajo para después llegar a todos. El campo, por ejemplo, es muy importante para nosotros.- Hay mucho malestar del campo.- De algunos sectores.- ¿Y cómo lo piensan manejar?- Los estamos convocando, estamos hablando con todos.- ¿No temen un revival del conflicto por la 125?- No, no están dadas las condiciones para eso y aparte no pensamos que nosotros estemos en esa situación. Hoy por hoy lo que le estamos proponiendo a los sectores que se manifiestan es que vengan, que integremos una mesa de diálogo, que integremos una mesa de trabajo y que saquemos el país adelante y que el campo sea fundamental para eso.Fotos y video: Thomás Khazki y Franco FafasuliSeguí leyendo:Santiago Cafiero: la historia del hombre que en dos años se convirtió en la mano derecha de Alberto FernándezLas 30 medidas económicas clave del primer mes de Alberto Fernández como presidente

Leer más »