Último momento

Política

Martín Guzmán y Kristalina Georgieva cenarán el 5 de febrero en Roma para avanzar con las negociaciones entre Argentina y el FMI

Martín Guzmán y Kristalina Georgieva cenarán en Roma para avanzar en la negociación de la millonaria deuda externa que tiene contraída la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El ministro de Economía y la directora gerente del FMI se encontrarán en la capital italiana tras su participación en un seminario organizado por la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales que abordará la profunda asimetría entre los estados más desarrollados y los países emergentes.Guzmán y Georgieva ya se encontraron en Washington antes que Alberto Fernández asumiera como presidente, y en ese cónclave informal analizaron las distintas posibilidades para lograr un acuerdo que beneficie al país y no complique la estabilidad económica del Fondo. A diferencia de la época de Christine Lagarde y Mauricio Macri, adonde el guion consistía en fijar reglas de juego que implicaban solo pagar la deuda a los acreedores privados -bonistas y fondos de inversión-, Alberto Fernández y Georgieva tienen un programa común hacia adelante: ambos consideran que los estados miembros del FMI no pueden honrar las deudas sobre la base de un ajuste económico perpetuo. En este sentido, el presidente hace dos meses habló con la directora gerente del FMI y adelantó que estaba dispuesto a saldar la deuda contraída, pero solo después que la economía nacional crezca lo suficiente para evitar que los pagos al Fondo signifiquen más pobreza, desigualdad y ajuste. Al otro lado de la línea, para sorpresa de Alberto Fernández, Georgieva le dijo que tenía razón. Alberto Fernández y Francisco durante su encuentro en el VaticanoLa sintonía entre el presidente y la directora gerente del FMI fue consolidada con una sucesión de hechos que nadie aguardaba. Francisco sumó su prestigio institucional para fortalecer este vínculo, y a continuación se añadió la influencia del premier italiano, Giuseppe Conte, que en su momento pensó en Georgieva como candidata a dirigir la Unión Europea.El encadenamiento geopolítico para avalar la hipótesis presidencial -"solo pago la deuda si crezco"-, tuvo una nueva ratificación al saberse que la directora gerente del FMI conocía el prestigio académico de Guzmán por sus investigaciones en la Universidad Columbia de New York.Georgieva elogió al ministro de Economía cuando Alberto Fernández comentó que se haría cargo de negociar la deuda externa de la Argentina. “Eso me dio la pauta de que elegí muy bien a Martín (por Guzmán)”, comentó el presidente a Infobae.La confianza política de Alberto Fernández a su ministro de Economía subió un nuevo escalón cuando se encontró con Francisco en la Biblioteca Vaticana. El presidente refirió al protagonismo de Guzmán en el escenario de la deuda externa, y el Papa agregó que lo conoció a través de Joseph Stligitz, premio Nobel de Economía. A continuación, Alberto Fernández comentó a Francisco que Guzmán llegaba a Roma para participar del seminario sobre “Nuevas Formas de Fraternidad Solidaria de Inclusión, Integración e Innovación”, y que en ese encuentro académico también estaba prevista la presencia de la directora gerente del FMI.El Papa sabía que Georgieva estaría en ese encuentro académico, y no se descarta que Francisco reciba -por separado- a dos protagonistas clave del futuro económico de la Argentina. “El Presidente le pidió al Papa que lo invite a Guzmán a tomar unos mates”, comentó un miembro de la delegación oficial a Infoabe.-¿Y..?-, replicó este enviado especial.-Es muy probable que suceda, El Papa leyó los trabajos académicos de Guzmán y está de acuerdo en su mirada sobre la deuda externa y los países deudores.Al margen del posible encuentro del ministro con el Papa, aquí en Berlín confirmaron que Guzmán y Georgieva cenarán juntos en Roma, el próximo 5 de febrero. Será un primer encuentro formal, adonde ambas partes trazarán una hoja de ruta que debería desembocar en un acuerdo entre la Argentina y el FMI avalado por toda la comunidad internacional. Alberto Fernández en Berlín, el día previo a su encuentro con Ángela MerkelLa cena en Roma es parte de una estrategia presidencial. Alberto Fernández busca respaldo político alrededor del mundo -México, Israel, El Vaticano, Italia, Alemania, España, Francia-, mientras Guzmán juega en el terreno explicando el programa general y sumando voluntades económicas y financieras.Si Georgieva pensara que compartir una pasta con Guzmán fuera una pérdida de tiempo, no hubiera postergado su viaje de regreso a Washington. El ministro asume la oportunidad que tiene en una cena distendida, y fuera del foco de la burocracia que opera en DC, y por eso aguarda su reunión con Alberto Fernández para planificar su cena clave en Roma.Guzmán ya está en Berlín, y tuvo su primer contacto con el presidente. Fue al mediodía, a los pocos minutos de arribar a Alemania desde Buenos Aires. El Presidente y el ministro conversaron sobre la cena que compartirán hoy con Angela Merkel, la canciller de Alemania que ya adelantó su predisposición de apoyar a la Argentina en la negociación con el FMI.

Leer más »

Lorenzetti disertó en la conferencia nacional de jueces de Estados Unidos

Ricardo Lorenzetti expuso en los Estados UnidosEl juez de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Ricardo Lorenzetti dio una conferencia sobre “Biodiversidad, océanos y seguridad del agua” en el “Segundo Simposio sobre Derecho Ambiental” en Hawái, Estados Unidos, que se realizó entre el 31 de enero y el 1 de febrero.En el panel se discutió cómo está cambiando la biodiversidad de la tierra y los océanos y cómo usar de mejor forma las herramientas que tiene la justicia, como la jurisprudencia y los tratados, para proteger el ecosistema. Además de Lorenzetti, estuvieron presentes las juezas de Estados Unidos Ann Aiken y Leslie Kobayashi.El Segundo Simposio Global sobre Derecho Ambiental fue organizado por el instituto Global Judicial sobre el Medioambiente, la Comisión Mundial sobre Derecho Ambiental de la Unión Internacional para la conservación de la naturaleza, la Secretaria General de la OEA, el Programa Ambiental de la ONU y el Instituto de Derecho Ambiental.Algunos de los jueces invitados fueron Jenny Rivera, jueza de la Corte de Apelaciones de Nueva York, Nathan L. Hecht, presidente de la Corte Suprema de Texas y presidente de la Conferencia de Presidentes de Corte, Tani G. Cantil-Sakauye, presidenta de la Corte Suprema de California, Mark E. Recktenwald, presidente de la Corte Suprema de Hawái y Paul Reiber, presidente de la Corte Suprema de Vermont. También participaron jueces ambientalistas de América Latina, China y África, y profesores de Derecho Ambiental y cambio climático de todo el mundo.El objetivo fue discutir el rol fundamental de los jueces en la interpretación y el desarrollo de las reglas del Derecho Ambiental en un contexto global. Los desafíos a atacar incluyen crisis ambientales globales tanto actuales como futuras. Debido a los nuevos riesgos originados por los cambios medioambientales que afectan a los sistemas naturales y a los derechos humanos, jueces del mundo están resolviendo cada vez más casos relacionados con problemáticas que emergieron por cambios en los distintos ecosistemas, dificultades sobre la seguridad del agua y eventos extremos. Estos riesgos están desigualmente distribuidos e impactan de manera más fuerte a personas y comunidades con desventajas en países en cualquier instancia de desarrollo. Los jueces pueden resolver estos temas aplicando las reglas del Derecho Ambiental, que está guiado por los principios de equidad, justicia e inclusión.En tanto Lorenzetti presentará su libro “Derecho Ambiental”, escrito junto al profesor de la Maestría en Derecho Ambiental de la Universidad de Buenos Aires Pablo Lorenzetti, el próximo mayo en Washington.

Leer más »

La causa D’Alessio se encamina rumbo al juicio oral a un año de que estallara el escándalo

Marcelo D'AlessioA punto de cumplirse un año de la explosión mediática del caso D’Alessio, el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla decidió avanzar hacia el juicio oral: hoy, al reanudarse la actividad judicial, decidió correr vista a las querellas para que definan si la investigación está cerrada y si el falso abogado Marcelo D’Alessio y otro grupo de personas deben enfrentar el banquillo de los acusados. En la etapa oral, los jueces resolverán finalmente si los acusados son condenados.De acuerdo a la resolución de Ramos Padilla, se encaminan hacia el juicio oral D’Alessio, los ex policías Ricardo Oscar Bogoliuk y Norberto Aníbal Degastaldi, el ex espía Rolando Hugo Barreiro, el fiscal de Mercedes suspendido Juan Ignacio Bidone, los supuestos custodios Mariano Díaz y Eduardo Ariel Menchi y los empresarios Carlos Alberto Liñani y Pablo Leonardo Bloise. Todos ellos fueron procesados por integrar una asociación ilícita que habría realizado distintas extorsiones y planes delictivos.El juez planteó que hay que avanzar hacia el juicio oral teniendo en cuenta el estado de la investigación, que existen personas privadas preventivamente de su libertad y que la propia Cámara Federal de Apelaciones de Mar del Plata pidió que las actuaciones adopten ese rumbo.Queda pendiente, sin embargo, una resolución de la Cámara Federal de Mar del Plata sobre la revisión de los procesamientos del fiscal Carlos Stornelli y del periodista Daniel Santoro. “Existen otros imputados cuya posible participación responsable en esos hechos no puedan formar parte de este traslado (vgr. Santoro, Stornelli y Rodrigo González) u otros posibles partícipes que aún no fueron convocados al proceso; eventualmente y de corresponder, se podrá disponer una nueva vista en los mismos términos en torno a aquellos” para que se evalúe si se los manda a juicio, escribió el juez.En el oficio que se giró a las querellas, Ramos Padilla aclaró además que sigue abierta la investigación para saber si había otras personas que integraban o comandaban la banda de D’Alessio, en su eventuales roles como " miembros, partícipes, cómplices y/o encubridores de algunas de las maniobras ilícitas puntuales cometidas en el marco de la organización delictiva". Una vez recibidas las opiniones de la querellas, se le consultará a la Fiscalía y luego a las defensas para que hagan su evaluación en el expediente.El último día de 2019, el juez Ramos Padilla se opuso a convertir en arrepentido a D’Alessio al rechazar un acuerdo que había establecido el detenido sobre algunos hechos puntuales con el fiscal Juan Pablo Curi. Al no haberse homologado el entendimiento como imputado-colaborador, sus dichos quedaron por ahora en la nada. Tanto la fiscalía como la defensa apelaron la resolución de Ramos Padilla ante la Cámara de Mar del Plata.Mientras tanto, D’Alessio decidió dar una entrevista a una radio y planteó que si él hablaba se caían varias causas contra la hoy vicepresidenta Cristina Kirchner. Precisamente, en la indagatoria ante el Tribunal Oral Federal 2 que la juzga por la causa de las obras concedidas a Lázaro Báez, la ex presidenta recomendó leer la causa de Dolores. Y el presidente Alberto Fernández la exhibió como una muestra de cómo actúan los servicios de inteligencia en la Justicia.Recientemente, a través de un hábeas corpus en donde se comparaba con un detenido ilegal de la dictadura, D’Alessio consiguió un traslado en la cárcel de Ezeiza donde se encontraba alojado.Alejo Ramos Padilla (Adrián Escandar) ((Adrián Escandar)/)El caso comenzó a mediados de enero, cuando el empresario Pedro Etchebest aseguró que el falso abogado Marcelo D’Alessio le había avisado que había sido imputado por un arrepentido en la causa de los cuadernos y le había solicitado USD 300 mil para ayudarlo.La solicitud inicial del dinero y parte del pago se concretaron en la Capital Federal. Por ese punto, se cuestionó la competencia de Dolores en el caso.Ramos Padilla inició una investigación por una extorsión que, con el allanamiento a la casa de D’Alessio, viró en otra cosa cuando se encontraron armas, equipos de comunicaciones y una seguidilla de carpetas y documentos que daban cuenta de una red de espionaje de alcance político, periodístico, empresario y judicial. Así lo detalló las dos veces que fue al Congreso a dar detalles de su investigación (una frente a la Comisión de Libertad de Expresión y otra a puertas cerradas ante la Comisión Bicameral de Seguimiento a los organismos de inteligencia).Por el caso de Dolores terminaron presos D’Alessio, los ex comisarios Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi y un ex espía de la SIDE, Rolando Barreiro, a quienes se consideró miembros de la asociación ilícita. También fue indagado Juan Bidone, el fiscal de Mercedes que investigó el Triple Crimen de General Rodríguez y cuya firma permitió pedir los datos migratorios de Etchebest para poder extorsionarlo (como si efectivamente se hubieran ordenado en la causa de los cuadernos). Ramos Padilla siguió avanzando en la causa en donde se detectó que D’Alessio tenía informes sobre terroristas, políticos correntinos, la banda de los Monos en Rosario o los movimientos migratorios de dos jueces de la Corte Suprema.En diciembre pasado, Ramos Padilla procesó a Stornelli por “asociación ilícita en carácter de miembro en concurso ideal con violación a la ley de inteligencia". También se le adjudicaron delitos como incumplimiento de deberes legales de funcionario público y coacción. El juez no fijó prisión preventiva "pese a haberse comprobado la existencia de los peligros procesales de elusión de la acción de la justicia y de entorpecimiento de la investigación”. Según explicó, no lo hizo porque posee fueros. No obstante, envió un oficio a la Procuración General de la Nación para que se disipen “los riesgos procesales” vigentes.

Leer más »

Alberto Fernández cena con Ángela Merkel para lograr que apoye a la Argentina en la negociación con el FMI

(Enviado especial a Berlín). A las 20 en punto, hora en Berlín (las 16 en nuestro país), Alberto Fernández será recibido por Ángela Merkel para protagonizar una cena oficial que tiene un sólo objetivo político: lograr que Alemania apoye a la Argentina en su compleja negociación por la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Junto al presidente estará su ministro de Economía, Martín Guzmán, que viajó especialmente desde Buenos Aires para participar de una cena que es consideraba clave por el peso específico que tiene Alemania en el board del FMI. Es muy probable que Merkel apoye la posición de Alberto Fernández, pero el presidente argentino quiere pisar sobre seguro y necesita el sí formal de la canciller alemana. Alberto Fernández propone al FMI pagar cuando Argentina crezca, y este estrategia como acreedor necesita muchísimo respaldo político para que sea sustentable en el directorio del Fondo Monetario Internacional. Hasta ahora, la iniciativa presidencial es apoyada por Italia y España, y si sumara Alemania, el país se encontraría con la adhesión de los países más importantes de Europa. Sólo faltaría agregar a Francia, y es muy probable que se añada a la lista de los estados que avalan el plan presidencial. De hecho, Alberto Fernández almorzará en París con Emmanuel Macron, y en la comitiva oficial aseguraron a Infobae que el presidente Francia “acompañará a Alberto (Fernández) cuando esté la votación en el directorio del Fondo”. Alberto Fernández y Emmanuel Macron en JerusalénAdemás de tratar la hoja de ruta que propone Alberto Fernández para la negociación de la deuda externa,está previsto que el presidente describa -desde su perspectiva- cómo encontró la Argentina y explique porqué decidió instrumentar ciertas medidas económicas y financieras que contradicen la lógica del libre mercado que se aplica en Occidente. El Presidente está obligado a ser diplomático en extremo: su anfitriona es amiga personal de Mauricio Macri.“El país es un paciente en terapia intensiva”, describió Alberto Fernández durante un desayuno de trabajo con empresarios alemanes. Y esa opinión será la que prime cuando describa ante Merkel en que situación recibió la Argentina cuando Macri le entregó la banda y el bastón presidencial.A la cena también fueron invitados la primera dama Fabiola Yáñez, el canciller Felipe Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, entre otros miembros de la comitiva oficial. Solá tendrá un rol importante al momento de tratar la importancia institucional del acuerdo Mercosur-Unión Europea, un pieza política-jurídica que fue apoyada por Merkel desde que llegó al poder en Berlín.Alberto Fernández y Solá consideran que el acuerdo Mercosur-Unión Europea puede complicar a la economía nacional y beneficiar de forma asimétrica a las empresas europeas. La canciller alemana, a contrario sensu, sostiene que ese tratado multilateral será beneficioso para ambas partes -Europa y Mercosur, y que no tiene sentido repudiar o postergar su aplicación en el tiempo. En este sentido, por una simple aplicación de la normas básicas de la realpolitik, el Presidente y su canciller escucharán a Merkel y afirmaran que nada pasará en contra del acuerdo que tiene su impronta institucional. Alberto Fernández necesita el voto de Alemania (casi un 6 por ciento del total) y hará lo necesario para no perderlo.Al fin y al cabo, el tratado Mercosur-Unión Europea recién tendría vigencia en 2030, una fecha lejana para la lógica de poder que se aplica todos los días en la Argentina.El presidente Alberto Fernández se reunió con CEO's de empresas en Alemania (Infobae)Antes de la cena con Merkel, Alberto Fernández visitó el Forum Drive del Grupo Volkswagen, una plataforma de innovación tecnológica de esa compañía, donde se reunió con directivos que ratificaron inversiones por 800 millones de dólares en las plantas de Buenos Aires y Córdoba.Antes había desayunado con ejecutivos de empresas alemanas que están preocupadas por sus intereses en la Argentina y quienes les dijo que “la Argentina es un paciente en terapia intensiva”. “No sólo me encontré con una economía destruida -destacó-, sino cada vez que visito un país tengo que explicar que no somos populistas y que busco insertar a la Argentina en el mundo. El discurso del populismo fue un invento del gobierno de Mauricio Macri”.Lo escuchaban representantes de las empresas Hamburg Sud, Siemens AG, Voith, Smart Infraestructure, Grupo Hydro, DB. Ingeniería y Consultoría y Lindal Group, entre otras.

Leer más »

“Somos un paciente en terapia intensiva”, aseguró Alberto Fernández en un desayuno con empresarios alemanes

Alberto Fernández, luego de reunirse con empresarios en Alemania (Infobae)(Enviado especial a Berlín) Alberto Fernández inició una agenda nutrida de reuniones que culminará esta noche en una cena con Ángela Merkel. A las 10 (hora local), el mandatario desayunó con ejecutivos de empresas alemanas que están preocupadas por sus intereses en la Argentina.“Argentina es un paciente en terapia intensiva”, introdujo el Presidente ante sus interlocutores. “No sólo me encontré con una economía destruida, sino cada vez que visito un país tengo que explicar que no somos populistas y que busco insertar a la Argentina en el mundo. El discurso del populismo fue un invento del gobierno de Mauricio Macri”, continuó.Escuchaban atentos en un salón del Hotel Regent donde se hospeda la comitiva argentina, representantes de las compañías Hamburg Sud, Siemens AG, Voith, Smart Infraestructure, Grupo Hydro, DB. Ingeniería y Consultoría y Lindal Group, entre otras. También se sentó a la mesa el embajador argentino en Alemania, Pedro Villagra Delgado.Mientras Fernández intentaba llevarles tranquilidad a inversores con intereses en el país, el ministro de Economía, Martín Guzmán, ingresó al hotel varias horas antes de lo que se lo esperaba. El funcionario, que lucía vestimenta informal, ya había comentado con Sergio Chodos, quien lo acompañaba, las buenas noticias sobre la negociación del gobierno bonaerense con los bonistas que había llegaron temprano a su teléfono móvil.Alberto Fernández desayunó con empresarios (Presidencia)El jefe de Estado instó a los ejecutivos a afianzar sus inversiones en el país y les abrió el juego para que plantearan sus inquietudes: “Si tienen algún problema, hablen conmigo y buscamos la forma de destrabar la cuestión”. Un representante de Voith aceptó la invitación y comentó los problemas que tienen en un proyecto que se había iniciado en Chihuido para la construcción de una represa. “Yo los voy a ayudar a levantar nuevamente esa obra”, contestó Fernández.El intercambio dio lugar a cuestiones más generales. Los empresarios explicaron cuáles son las dificultades provocadas por el cepo cambiario y las trabas para girar utilidades a sus casas matrices. El líder argentino sabía de antemano que la cuestión aparecería en la conversación. Diplomático, Fernández reiteró sus palabras del inicio del encuentro: les explicó a los ejecutivos que la situación económica es delicada y les adelantó que por ahora es difícil pensar en una flexibilización del mercado de cambios. No obstante, se mostró contemplativo. Les dijo que los entendía y les prometió que en cuanto las condiciones generales lo permitieran, su administración suavizará las restricciones.Antes de que terminara la reunión, uno de los empresarios invitó formalmente a Fernández a participar de un foro que se realizará a fin de año en Stuttgart. El jefe de Estado agradeció el gesto y se comprometió a dar una respuesta en los próximos meses.Luego del desayuno, realizado en el formato “round table”, el Presidente resaltó en un breve contacto con periodistas: “Nos fue muy bien, pero pregúnteles a ellos”. A continuación, Alberto Fernández se encontrará con importantes directivos de Bayer y Siemens. Cerca del mediodía abandonó el hotel Regent para caminar 200 metros hasta el Forum Drive del Grupo Volkswagen.Alberto Fernández probó un auto eléctrico de VW (Infobae)El mensaje que firmó Alberto Fernández en un foro de VWEl presidente Alberto Fernández en la visita VW (Infobae)La intensidad del día obligó a la comitiva argentina a aplazar el almuerzo hasta la tarde. A las 16, el jefe de Estado ingresó junto a sus colaboradores a Augustiner am Gendarmenmarkt, un típico restaurante alemán de muy buenas críticas en sitios especializados. Pidió salchichas de cerdo con chucrut.Las especialidades del restaurante que eligió Fernández para el almuerzoLos empresarios alemanes pidieron las entrevistas con el Presidente para reconocer su presencia en Alemania y aprovechar la oportunidad para plantear sus dudas y preocupaciones respecto a la situación económica y a las medidas de emergencia dispuestas para bajar los niveles de inflación, mantener estable el dólar e iniciar un crecimiento posible del Producto Bruto Interno (PBI).Por la noche, el jefe de Estado llegará a la Cancillería de Alemania con un objetivo político definido: lograr que Merkel apoye su estrategia de negociación de la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La líder alemana respaldará la estrategia de Alberto Fernández, pero a cambio solicitará en términos diplomáticos el compromiso presidencial de modificar ciertas variables de la emergencia económica.Merkel defiende las inversiones germanas en Argentina y por eso propondrá a Alberto Fernández que se arbitren decisiones políticas y económicas destinadas a facilitar el funcionamiento de las empresas sostenidas con capitales locales. La canciller –explicaban anoche en Berlín a Infobae– no quiere privilegios económicos, sólo desea que el actual modelo argentino contemple regresar a los cánones del libre comercio del siglo XXI. Alberto Fernández entiende los planteos aterciopelados que hará Merkel, pero sólo abrirá la mano cuando Guzmán le asegure que una mínima apertura del cepo no implicará una hecatombe en el mercado de divisas en la City Porteña. El Presidente también tiene previsto que Merkel aborde la situación legal del acuerdo Mercosur-Unión Europea. En este contexto, Alberto Fernández lideró una reunión de trabajo que compartió con el canciller Felipe Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el jefe de Gabinete de Cancillería, Guillermo Justo Chaves, para preparar los argumentos presidenciales ante las previsibles preguntas de la canciller alemana.Alberto Fernández es crítico del tratado Mercosur-UE y sostiene que no se conocen públicamente todos sus detalles. Para la diplomacia alemana, el presidente argentino está equivocado en sus dos conceptos: Merkel asegura que el acuerdo histórico rendirá beneficios para el Mercosur, y que su texto está en poder del Ministerio de Relaciones Exteriores.Pese a los cuestionamientos políticos de Alberto Fernández al tratado Mercosur-UE, no tomará la decisión de renunciar a su cumplimiento formal. El Presidente está enfocado en la negociación con el FMI, y no hará ninguna jugada que complique encontrar una solución a la crisis de la deuda externa. Seguí leyendo:Alberto Fernández aprovechó la tarde lluviosa en Berlín para preparar su cena con Angela Merkel

Leer más »

En el Ángelus, el papa Francisco pidió “custodiar la vida humana desde el inicio hasta su fin natural”

El papa Francisco saluda a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro desde la ventana del Palacio Apostólico antes del rezo del Angelus (Photo by Andreas SOLARO / AFP) ((AFP)/)Como cada domingo, en el mediodía de Roma, el Papa pronunció un breve mensaje y rezó junto a los fieles congregados en la Plaza frente al Palacio Apostólico. Esta vez, después del Ave María, hizo un llamado a defender la dignidad de la vida humana.“Espero -dijo Francisco- que esta Jornada sea una oportunidad para renovar el compromiso de custodiar y proteger la vida humana desde el principio hasta su fin natural”.Y agregó: "También es necesario contrastar toda forma de violación de la dignidad, incluso cuando están en juego la tecnología o la economía, abriendo las puertas a nuevas formas de fraternidad solidaria”.La frase resuena con especial significación a sólo dos días de la audiencia que el Sumo Pontífice mantuvo con el presidente argentino, Alberto Fernández, el pasado viernes 31 de enero, tras la cual hubo idas y vueltas en torno a si se había evocado o no el tema del aborto.El papa Francisco dialoga con el presidente argentino, Alberto Fernández, en El Vaticano, el pasado viernes 31 de enero (Reuters)En la habitual conferencia de prensa posterior a la audiencia, el mandatario argentino negó que el tema hubiese estado en agenda. El diálogo fue así:—¿Presidente, finalmente el tema del aborto surgió en las conversaciones con Francisco?—No. Hablamos mucho de la pobreza y le conté cómo era el plan de la pobreza...—¿Y con Parolin tampoco...?, insistió un periodista, respecto a si el Presidente había hablado de la despenalización del aborto con el secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolin.—Tampoco.—Disculpe la insistencia con el tema de la despenalización del aborto, pero hay mucha gente en la Argentina... —le dijo otra periodista.—Eso ya lo hablé —contestó Alberto Fernández, sin esperar el final de la frase.Francisco se retira de la ventana desde donde se dirigió a los fieles en el rezo del Ángelus y tras despedirse con el habitual: "¡Buen almuerzo y hasta la vista!" (Photo by Andreas SOLARO / AFP) ((AFP)/)Poco después, un comunicado de la Santa Sede informaba que el tema sí había sido evocado, y lo hacía en los siguientes términos: “Durante las cordiales conversaciones, se expresó la satisfacción por las buenas relaciones existentes entre la Santa Sede y la República Argentina. Posteriormente, se examinó la situación del país, con especial referencia a algunos problemas como la crisis económica-financiera, la lucha contra la pobreza, la corrupción y el narcotráfico, la promoción social y la protección de la vida desde su concepción”.Esta comunicación generó tal desconcierto en una delegación argentina todavía poco entrenada en las sutilezas de una diplomacia milenaria -no tuvieron en cuenta que los temas más ríspidos los Papas se los dejan a sus Secretarios de Estado para no mellar su autoridad-, que se llegó a hablar de un inexistente correo electrónico de Alberto Fernández pidiéndole rectificación al Papa...Generoso, el Vaticano hizo una nueva aclaración, esta vez por intermedio del director de la Sala Stampa vaticana, Matteo Bruni: “No todos los temas citados en el comunicado de prensa sobre la audiencia con el presidente de la República Argentina han sido afrontados en todas las conversaciones: algunos han sido examinados en el curso del encuentro con la Secretaría de Estado, otros en el marco del encuentro con el Santo Padre”. El Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, fue el encargado de evocar el tema de "la defensa de la vida desde la concepción" en su reunión con Alberto FernándezEn la conferencia de prensa, también se le había preguntado a Alberto Fernández si pensaba relanzar el proyecto de legalización del aborto en la apertura de las sesiones ordinarias del Congreso el próximo 1° de marzo.“Yo ya lo hablé -respondió el Presidente-. Y voy a cumplir con mi palabra. Pero mi palabra no es volver a abrir una brecha entre pañuelos verdes y celestes. Mi palabra es darle la posibilidad a la mujer de que, si quiere abortar, lo pueda hacer legalmente. Y ayudar a los que quieran tener a sus hijos, a que los puedan tener. Es todo. Y ese va a ser mi trabajo.” “Es un tema que parte a la Argentina en dos y todos los temas que dividen no son buenos" (Alberto Fernández sobre la legalización del aborto, cuando era precandidato)Es difícil imaginar que se pueda relanzar el tema sin dividir a los argentinos; es como resolver la cuadratura del círculo. Poco después de que Cristina Kirchner le ofreciera el primer lugar en la fórmula presidencial, consultado sobre la eventual legalización del aborto, Alberto Fernández había reaccionado con prudencia: “Es un tema que parte a la Argentina en dos y todos los temas que dividen no son buenos". Y agregó: "Me parece que no debe ser un delito y que con eso podríamos empezar a trabajar sin necesidad de avanzar tan rápidamente en la legalización, porque la legalización es un tema que divide a los argentinos”. En concreto, aludía a una solución intermedia que tal vez ahora haya dejado de lado. Volver a someter a la sociedad argentina a un debate que ya insumió cuatro largos meses es una decisión que cualquier estadista debe sopesar con cuidado, sobre todo si, como Alberto Fernández, no desea “volver a abrir una brecha” entre sus gobernados. Seguí leyendo:La conferencia de prensa de Alberto Fernández, tras reunirse con el PapaLa visita de Alberto Fernández al Vaticano: un mail presidencial que no existió y los reflejos de Francisco

Leer más »

Berlín, Madrid y París: día por día, la agenda de Alberto Fernández en su viaje por Europa

Alberto Fernández está realizando todo el viaje en vuelos de línea.En la Casa Rosada siguen con especial expectativa la gira por Europa que está realizando el presidente Alberto Fernández. No sólo porque obligó a un esfuerzo inusual para coordinar la agenda presidencial de cuatro jefes de estado con la del mandatario argentino que se traslada en vuelos comerciales, sino porque desde cada ciudad les llega la expectativa para recibirlo en distintas actividades, aunque para muchas no alcanzarán los tiempos.La delegación llegó ayer a Roma y a la media hora se encontró con David Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial Alimentario de Naciones Unidas, que se quedó un día más en la capital italiana para conocer personalmente a Fernández. El encuentro fue especialmente importante porque se trata de un político del partido Republicano de los Estados Unidos que llegó a ser gobernador de Carolina del Sur entre los años 1995 y 1999, pero, sobre todo,porque es el padrino de uno de los hijos de Donald Trump, por lo que tiene cercanía familiar con el presidente norteamericano. Como se sabe, en su segundo día en Roma, Fernández tuvo 44 minutos de reunión con el Papa Francisco antes de entrevistarse con el primer ministro Giuseppe Conte y luego con el presidente italiano, Sergio Mattarella. Más tarde se dirigió a la Casa Argentina, donde dialogó con referentes de los derechos humanos y vio con ellos el documental “Vera Jarach”, sobre la Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora que perdió a su hija en la ESMA y a su familia de origen en los campos de concentración nazis. Hoy volverá a dormir en la residencia del embajador del Vaticano en la Via de la Conziliazzone, en Roma, y mañana sábado, a las 11, visitará la sede de la FAO. El domingo viajará a Berlín.Allí, los gastos de hotel correrán por parte del gobierno alemán. El lunes 3 tendrá la reunión con la canciller Angela Merkel y también tiene previstos otros dos encuentros más. Uno con el CEO de Volkswagen y otro con el CEO de Siemmens. La delegación volverá a dormir en Berlín y a primera hora del martes 4 partirá a Madrid.En la capital española, Fernández tendrá una reunión con el jefe de gobierno, Pedro Sánchez en el Palacio de la Moncloa y con el rey Felipe VI en el palacio de la Zarzuela. Esa misma noche, tarde, partirá a París.La reunión con el Papa duró 44 minutos (Foto: Reuters)Miércoles y jueves estará en la capital francesa, donde tendrá la entrevista con el presidente Emmanuel Macron y probablemente con algunos empresarios también, como en Alemania. Pero un plato fuerte que el equipo presidencial tiene preparado en la capital francesa es una charla que dará en Sciences Po, una de las universidades más prestigiosas en ciencias sociales y políticas, la escuela pública que tiene fama de haber formado a las élites dirigenciales de la república, desde Pascal Lamy y Dominique Strauss-Kahn, hasta Laurent Fabius y Ségolene Royal, incluido el propio Macron.Orgullosos, en el primer piso de la Casa Rosada comentaron a Infobae que hay distintos salones para dar conferencias en la sede parisina, ubicada en el el Rive Gáuche del Sena, en el barrio de Saint-Germain-des-Prés. Hay auditorios para 100, 200 y 300 personas. Y todo indicaría que Fernández hablará en el salón más amplio, dado el interés que generó.El jueves por la noche, desde París, el Presidente y su comitiva -que integran la primera dama Fabiola Yañez, el canciller Felipe Solá, la ministra de Justicia, Marcela Losardo; el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi, emprenderán el regreso, también en un vuelo comercial, en este caso de Air France, para llegar a Buenos Aires a las 9.45 de la mañana.Seguí leyendo:Tras reunirse con el Papa, Alberto Fernández ratificó que enviará al Congreso el proyecto de despenalización del abortoAlberto Fernández, tras la charla con Francisco: “El Papa hará lo que pueda para ayudarnos con la deuda”

Leer más »

El Gobierno avanza en el proyecto para crear un Consejo Económico y Social: cómo funcionaría y quiénes son los candidatos a presidirlo

Alberto Fernández y Roberto Lavagna en el segundo debate presidencial (Adrian Escandar/)Una de las promesas de Alberto Fernández en su discurso al asumir el 10 de diciembre fue la creación de un Consejo Económico y Social al que había convocado a empresarios y sindicalistas durante la campaña. La ley que lo pondrá en marcha está en redacción en las oficinas del secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, uno de los pocos que acompañó al Presidente en los dos viajes que ya hizo, a Israel primero y al Vaticano y la gira europea en estos días. Lo urgente para el oficialismo es reestructurar la deuda. La ley paraguas para negociar con los acreedores será votada este miércoles en el Senado mientras se espera el regreso del Presidente de la Nación que fue en busca de apoyo de los líderes de peso con silla en el FMI, desde Jerusalén, al Papa y países como Italia, Francia, España y Alemania. El plazo es marzo. Después vendrá el resto. En el resto está el Consejo.Hasta que se acuerde con los acreedores, en Casa Rosada avanzan con algunas políticas un poco menos urgentes pero necesarias. “Alguien tiene que pensar políticas a largo plazo”, reflexiona a metros de Casa Rosada un importante secretario de Estado. Todos le ponen fecha: el año 2030.En el Frente de Todos conviven distintos sectores. A pesar de las diferencias coinciden en la necesidad de un consenso que trascienda a la unidad electoral que llevó al triunfo de octubre. Y que trascienda al Frente de Todos. En línea con el anuncio presidencial, consideran que el Consejo Económico y Social no sería una comisión más sino un organismo que genere análisis y propuestas que permitan pensar políticas a largo plazo independientemente de quién esté a cargo del gobierno. El Frente de Todos se convence de que la próxima década será otra vez peronista. Pero admiten que los cuatro años de Mauricio Macri implicaron un cambio, incluso cultural, y buscan saltar la grieta. Por eso propondrán este órgano permanente para diseñar, consensuar e instrumentar políticas de Estado.Para la elaboración del proyecto de ley varios ministros acercaron propuestas, principalmente el de Trabajo, Claudio Moroni; el propio Béliz; y de parte del massismo se encargó la tarea a José Ignacio de Mendiguren que dio una mirada más como industrial que como político.En el borrador que se analiza, se menciona al Consejo como un órgano para planificar políticas a largo plazo, con un mandato para su titular de cinco años y áreas de trabajo vinculadas a la educación, el desarrollo regional, ciencia y tecnología, empleo y jubilaciones.El mandato de cinco años atravesaría una parte de la gestión de un periodo presidencial (el presente) y la segunda parte con el mismo presidente, si fuera reelecto, o uno nuevo. De allí la importancia de quien sea designado como su titular y el alcance de sus facultades y autonomía.Algunos creen que el organismo está pensado a la medida de Roberto Lavagna, ex candidato a presidente que Fernández quería como ministro de Economía. También le cae bien a Cristina Kirchner. En Casa Rosada no descartan su nombre a pesar de que en su entorno creen que no está pensando en asumir un rol institucional. Aseguran que puede ayudar con su experiencia y sus opiniones y señalan que ya ayuda a través de varios dirigentes y técnicos lavagnistas que se sumaron al gobierno, como su hijo Marco Lavagna que quedó al frente del Indec o los diputados de su espacio como Eduardo ‘Bali’ Bucca y Alejandro ‘Topo’ Rodríguez, entre otros. “Jamás le va a negar al Presidente o al Gobierno su punto de vista o el diálogo”, respondieron a Infobae quienes lo conocen bastante bien.El 10 de diciembre Ricardo Alfonsín estuvo invitado a la jura presidencial (Maximiliano Luna) (Maximiliano Luna/)En ese marco surgieron, a instancias de distintos padrinos, otros posibles nombres. Uno es el del radical Ricardo Alfonsín de muy buen diálogo con Alberto Fernández. Se comenta que el ex diputado tiene dudas respecto al apoyo con el que contaría desde su partido cuya estrategia es plantarse como fuerza de oposición. El otro candidato es el rector de la Universidad de Buenos Aires, Alberto Barbieri. “A él le encantaría”, especulan en los claustros quienes conocen sus inquietudes. Lo empujan desde las universidades donde recuerdan los gestos entre el rector y el Presidente cuando en campaña eligió la Facultad de Derecho, la de Agronomía y el Colegio Nacional Buenos Aires para distintos actos. En cada ocasión Fernández habló de la importancia de la universidad pública, de su condición como graduado y docente universitario, y valorizó la presencia de Barbieri. De buen diálogo con distintos sectores, el rector de la UBA recibió el año pasado la Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento. Se la entregaron en mano en el Senado Federico Pinedo y Miguel Pichetto. En la platea aplaudían referentes peronistas cercanos al Presidente como Daniel Filmus y Juan Manuel Abal Medina.Los detalles se los reservan en la Secretaría de Asuntos Estratégicos, que enviará próximamente un borrador a algunas figuras de peso en el Congreso. El plan es que se le otorgue un marco institucional, que sea de carácter permanente y que sus máximas autoridades sean elegidas con acuerdo Parlamentario. La gestión trascenderá al mandato actual.Otra de las propuestas del Ejecutivo es que sea un espacio plural que aporte análisis y propuestas sobre cuestiones institucionales y sobre proyecto productivos de mediano y largo plazo, sin la urgencia de la coyuntura. Sus miembros, tal como lo conversó en su momento el Fernández cuando era candidato, serían desde referentes políticos a productivos, empresarios, industriales, representantes del sector agropecuario, servicios, construcción y pequeñas y medianas empresas. Del ámbito educativo podría haber tanto representantes del Consejo Interuniversitario Nacional como de universidades privadas y de colegios profesionales, de movimientos sociales, del CONICET, del Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología y de distintas organizaciones sociales, incluso religiosas.Alberto Barbieri recibió la mención de honor el año pasado en el Senado (Mencion de honor al Profesor Alberto Eduardo Barbieri/)Además de referentes políticos de distintas fuerzas y distintas áreas, convocarían a creativos, científicos y profesionales que piensen un país a largo plazo, que aporten políticas productivas y piensen la educación para los nuevos empleos.En campaña, Lavagna presentó su propia propuesta casi con el mismo nombre: Consejo para el Desarrollo Económico y Social. En esa iniciativa, similar a la del Ejecutivo, se proponía que el Consejo también emitiera opinión respecto a los proyectos de ley que trate el Congreso (tanto elaborados por los legisladores como enviados por el Ejecutivo) y respecto a los decretos a firmar por el Presidente. Incluso se le daba facultades para enviar proyectos de ley al Parlamento sobre los temas de su incumbencia, laborales, productivos, educativos, sociales, ambientales o de cualquier tema con impacto nacional dentro de sus áreas de trabajo.Algunos de los temas más delicados sobre los que los posibles candidatos a presidente del Consejo habrían pedido precisiones son el financiamiento y la autarquía que tendrá, o no.El anuncio del proyecto será para el Presidente una manera de volver a juntar a los diferentes sectores políticos, sociales, económicos y culturales como hizo con el Plan Argentina contra el Hambre y un gesto de esa Argentina unida y de pie que promete.Seguí leyendo:Dirigentes y abogados kirchneristas vinculados a la Justicia le plantearon a Cristina Kirchner su preocupación por la reforma judicialEl Gobierno de Santa Fe busca aprobar una ley de emergencia: detalles del proyecto que propone una reforma estructural de la seguridad

Leer más »

Dirigentes y abogados kirchneristas vinculados a la Justicia le plantearon a Cristina Kirchner su preocupación por la reforma judicial

Alberto Fernández y Marcela Losardo, el viernes, con organizaciones de DDHH en Roma (Prensa Presidencia)En estricta reserva, un limitado pero representativo grupo de juristas y dirigentes kirchneristas vinculados con la Justicia conversó hace algunos días con Cristina Kirchner.Fue en las oficinas de la vicepresidenta en el Instituto Patria, cerca del Congreso, un encuentro pedido por los asistentes, y confirmado a Infobae por allegados a la ex presidenta, para interiorizarse sobre la reforma judicial que impulsa el Gobierno y que Alberto Fernández ahora demora. “Se está trabajando, no hay fecha”, explican colaboradores de Marcela Losardo, de viaje por Europa junto al Presidente y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, que trabaja junto a la ministra en el tema.Cristina Kirchner escuchó las inquietudes de sus visitas, miembros de la Justicia afines al kirchnerismo que, según le confiaron, no contaban hasta el momento con ningún tipo de detalle de la reforma que se elabora con profundo hermetismo en la Casa Rosada. “Queremos aportar", pidieron.“Cristina sólo escuchó. No adelantó nada. Nos dijo que hay un reclamo social sobre la Justicia y que hay que hacer algo”, resaltó uno de los asistentes a la reunión en el Patria, un ex funcionario judicial que tuvo de enorme trascendencia en los últimos años y que ahora asesora sin cargo.Los invitados se fueron satisfechos: la vicepresidenta los habilitó para que le envíen sus sugerencias a un proyecto que, según trasciende, ni siquiera conocen.Es que, casi dos meses después del anuncio del Presidente durante su discurso de asunción en el Parlamento, uno de los pasajes más aplaudidos por los legisladores del oficialismo, los detalles del proyecto de reforma judicial, que primero se amagó con enviar en extraordinarias al Congreso, se desconocen. Según subrayan fuentes oficiales, “no hay apuro”. Incluso hay quienes dicen que no está clara su finalidad. Ni la profundidad del mismo.Cristina Kirchner (REUTERS/Agustin Marcarian) (AGUSTIN MARCARIAN/)“No hay peor cosa que una buena idea mal ejecutada”, remarca un dirigente vinculado al palo judicial del Frente de Todos, de diálogo fluido con Losardo, que jura desconocer de qué va el proyecto, y que si la Casa Rosada decidiera poner en marcha una “mesa judicial” como instrumentó en su momento la administración de Mauricio Macri para operar en la Justicia, tendría con seguridad una silla reservada.La oficialización de la reforma, el pasado 10 de diciembre, quedó instalada como una afrenta directa a los tribunales federales de Comodoro Py, bajo la lupa en la última década por la judicialización de la política y viceversa, la politización de la justicia, y la creciente influencia de los servicios de inteligencia. Cristina Caamaño, interventora de la AFI, empezó a mostrar de hecho algunas señales hace algunas semanas, al limitar los servicios que los agentes del organismo prestan a los jueces y fiscales.“Si es sólo para Comodoro Py no sirve", esgrime un funcionario de vínculo frecuente con Losardo y con Juan Martín Mena, el secretario de Justicia del entorno de la ex presidenta y relacionado con La Cámpora.De los trascendidos en torno de los posibles ejes de la reforma se mencionan, por caso, la unificación de fueros, la redistribución del sistema federal de Justicia o el impulsa al sistema acusatorio, que resta poder a los jueces y, por el contrario, robustece a los fiscales.En el caso de Comodoro Py, se menciona incluso la eventual confluencia con Penal Económico. Su eficacia, sin embargo, está en duda en ese caso según los especialistas.En los tribunales de la calle Comodoro Py 2002, donde se investiga penalmente a funcionarios y ex funcionarios, se empieza a vislumbrar, sin embargo, una oxigenación que, según algunos dirigentes de peso del oficialismo, exime al Gobierno de idear una reforma para ese edificio. Hay jueces de la Cámara Federal, nombrados por el macrismo, que podrían irse. Y jueces de primera instancia que también emigrarían. Por lo pronto, Claudio Bonadio pidió licencia esta semana. Su vuelta está en duda.Seguí leyendo:El Gobierno estudia aplicar la reforma judicial no solo para Comodoro Py

Leer más »

La pareja de Roberto Baradel estará al frente de una subsecretaría en el gabinete de Axel Kicillof

Lorena Riesgo fue concejal en la Ciudad de La Plata durante 12 añosLorena Riesgo, la pareja del Secretario General del sindicato bonaerense docente Suteba, Roberto Baradel, fue presentada el viernes como la nueva subsecretaria de Promoción Sociocultural de la Provincia de Buenos Aires, dependiente del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología bonaerense, que dirige Augusto Costa.La designación fue anunciada el mismo viernes por el Ministro, durante la presentación de los demás miembros de su gabinete.Riesgo fue concejal de la ciudad en La Plata de manera ininterrumpida entre 2007 y 2019 y en las últimas elecciones aspiró a una banca en el senado provincial, pero no pudo conseguir los votos necesarios para ocuparla.Su nombramiento formó parte del anuncio de los nuevos once miembros del gabinete comandado por Costa, realizado en el Salón Dorado de la Gobernación de la Provincia y en el que el ministro de la Producción estuvo acompañado por el Jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco y la ministra de Comunicación Pública, Jésica Rey.Así los diez subsecretarios del Gabinete anunciados, además de Riesgo, fueron: Francisca Ure (Comunicación), Mariela Inés Bembi (Industria, Pymes y Cooperativas), Juan Cruz Lucero (Asuntos Portuarios), Nicolás Wainszelbaum (Industrias creativas e innovación cultural), Guillermo Rabinovich (Desarrollo Comercial y Promoción de Inversiones), Ianina Bak (Turismo), Federico Aguilera (Minería), Ezequiel Grimson (Políticas Culturales), Federico Agüero (Ciencia, Tecnología e Innovación) y Noelia Laura Fernández (Técnica, Legal y Administrativa).Augusto Costa designó a Riesgo junto a otros diez nuevos subsecretarios de su gabinete (NA)La propia Riesgo anunció, luego de su nombramiento, que el gran objetivo de su Subsecretaría será el de integrar y acercar a la cultura a los diferentes sectores de la sociedad, sin poner el foco exclusivamente en las situaciones socioeconómicas.“Uno de los objetivos centrales es constituirse en generadores de empleo, en el marco del programa que tiene la Nación en torno a redefinir que los programas sociales se constituyan en organizaciones donde se pueda trabajar”, afirmó Riesgo en declaraciones al medio platense El Teclado.Y agregó: “Uno de los programas que estamos pensando es la posibilidad de formar (a los jóvenes) en gestión cultural para generar empleo en sectores donde no estaba esa posibilidad antes; por ejemplo, hay barrios donde los jóvenes forman murgas y el Estado no les daba la posibilidad de que eso se convierta en un medio de vida”.Además, la ex vicepresidenta 1a del Concejo Deliberante de la Municipalidad de La Plata añadió que, de cara al Bicentenario de la Provincia, hay un proyecto de trabajo en conjunto con el ministerio de la Mujer para recorrer los pueblos bonaerenses que llevan nombres de hombres: “Queremos llegar a esos lugares donde el Estado hace años que no llega y empezar a construir una nueva memoria y una nueva identidad para los próximos 100 años”.Roberto Baradel, titular del sindicato provincial SutebaRiesgo es la pareja del secretario adjunto de Ctera, Robero Baradel, quien advirtió días atrás su esperanza de llegar a un acuerdo con el nuevo Gobierno Nacional en las negociaciones por el aumento del Fondo Docente y por las nuevas paritarias“Cuando hay Gobiernos que escuchan, no tendría que haber conflicto”, afirmó el docente el último jueves.SEGUÍ LEYENDO:Dirigentes y abogados kirchneristas vinculados a la Justicia le plantearon a Cristina Kirchner su preocupación por la reforma judicial

Leer más »