Último momento

Política

El homenaje a Alberto Nisman en la Plaza del Vaticano en fotos

Patricia Bullrich, Sara Garfunkel y Waldo Wolff Junto a familiares del fallecido fiscal Alberto Nisman, miles de personas reclamaron justicia por la muerte del ex titular de la Unidad Especial AMIA y realizaron duras críticas al Gobierno, al que acusaron de intentar “asegurar la impunidad de los culpables” por el atentado a la mutual judía.En el acto realizado en la Plaza del Vaticano, a escasos metros del Palacio de Justicia, estuvieron presentes la madre del ex fiscal, Sara Garfunkel, y su hermana, Sandra Nisman, quienes se subieron al escenario principal.Maximiliano Ferraro, Elisa Carrió y Mariana Zuvic (Gustavo Gavotti/)Luis Brandoni (Gustavo Gavotti/)Alejandro Fargosi, abogado y ex consejero de la Magistratura (Gustavo Gavotti/)El diputado nacional Héctor Toty Flores Hernán Lombardi (Gustavo Gavotti/)También estuvieron presentes la ex ministra de Seguridad Patricia Bullrich; el actor y referente radical Luis Brandoni; el dirigente del PRO Hernán Lombardi; el diputado nacional Waldo Wolff; y el ex consejero de la Magistratura Alejandro Fargosi; entre otros dirigentes. La cantante de tango Amelita Baltar (Gustavo Gavotti/)Tras entonar las estrofas del himno nacional, los oradores leyeron el documento, que había sido anticipado el pasado viernes por Bullrich en su cuenta de Twitter.“Nadie en la Argentina puede darse el lujo de interpretar la muerte del fiscal Alberto Nisman según su ocasional conveniencia política o el cargo que circunstancialmente ocupe. Quien piense que el sillón de Rivadavia tiene el poder de hacer cambiar la verdad; quien crea que la verdad puede escribirse y cambiarse a conveniencia no es más que un aliado de la mentira y cómplice de los culpables”, advirtieron los organizadores en el texto.Según entendieron, “un hecho criminal de este tipo no puede ser interpretado fuera de contexto”, porque Nisman “anunció que iba a presentar pruebas contra la entonces presidenta de la Nación (Cristina Kirchner) como principal encubridora de los responsables del atentado a la AMIA y, 4 días después, apareció muerto”.“El Gobierno de aquel entonces -que hoy ha vuelto con la intención de terminar su tarea inconclusa de asegurar la impunidad de los culpables y de quien pactó con los culpables- firmó un pacto clandestino e inconstitucional con la República Islámica de Irán que después transformó en ley con su mayoría automática en el Congreso. Ese pacto transformó a Nisman en la víctima número 86 del atentado a la AMIA y, a quienes lo firmaron y votaron, en traidores a la patria”, recalcaron en el documento.En tanto, insistieron en que “el pacto con Irán llevaba implícita la promesa del gobierno argentino de levantar las alertas rojas que pesaban sobre los iraníes acusados de haber planificado el atentado” a la mutual judía.Además, cuestionaron que el Gobierno del presidente Alberto Fernández impulse la revisión de la pericia de Gendarmería que afirmó que la muerte de Nisman fue un asesinato.“Los mismos que lo denostaron. Los mismos que durante un tiempo sostuvieron que lo asesinaron y luego que se suicidó. Los mismos que no supieron qué hacer con un Fiscal de la Nación muerto y contaminaron deliberadamente –o por impericia– la escena del crimen, son los que hoy pretenden ordenarle al Poder Judicial que revise técnica y administrativamente la pericia llevada a cabo por la Gendarmería Nacional”, agregaron.Patricia BullrichSara Garfunkel en el escenario (Gustavo Gavotti/)“La fiscal (Viviana) Fein lo único que hizo fue tratar de demostrar que fue un suicidio. Queremos que se haga justicia”, sostuvo el abogado Pablo Lanusse, que representa a Sara Garfunkel.Claudio Avruj (Gustavo Gavotti/)Fernando Iglesias (Gustavo Gavotti/)Graciela Ocaña y Alejandro Finocchiaro (Gustavo Gavotti/)Fotos: Matías Arbotto y Gustavo Gavotti

Leer más »

Ricardo Forster volvió al Gobierno: “Milagro Sala y Amado Boudou son presos políticos y tienen que estar libres”

El filósofo Ricardo Forster integra el Consejo de Asesores junto a otros intelectuales (Fotos: Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)El filósofo y ensayista Ricardo Forster recibió a Infobae en su casa de Coghlan por la mañana, horas antes de partir rumbo a una reunión del flamante Consejo de Asesores que integra junto a otros renombrados académicos.El trabajo para el que lo convocó el presidente Alberto Fernández consiste en reflexionar sobre las políticas públicas que implementa o que debería implementar el Gobierno. Generar insumos para la batalla que se disputa permanentemente en el terreno cultural, discursivo, político, del lenguaje y del sentido común.No es su primer paso por la administración pública: durante el último año y medio del gobierno de Cristina Kirchner dirigió la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional. Previamente, había participado del debate público desde Carta Abierta, una agrupación de intelectuales afines al kirchnerismo.—¿Cómo describiría su aporte al Gobierno desde el Consejo de Asesores?—Dora Barrancos es doctora en Sociología e historiadora también, y me parece que es una de las voces más importantes de la historia del feminismo no solo en la Argentina. Alejandro Grimson viene de una formación primero en comunicación y después en Antropología, con un campo de trabajo muy ligado a tratar de descifrar los mitos constitutivos de la vida social argentina. Su último libro está dedicado a pensar el peronismo. Cecilia Nicolini tiene una formación de politóloga, hace unos cuantos años vivía afuera del país y estuvo trabajando mucho en políticas públicas y relaciones internacionales. Ella fue una de las que coordinó un encuentro del Grupo Puebla. Y mi formación viene del campo de la filosofía. La verdad que es casi un lujo que un gobierno decida que un grupo de académicos, de intelectuales, hombres y mujeres comprometidos con el país participen activamente en el debate sobre las políticas públicas. Que interactúen con el Presidente para poner en debate no solamente el día a día de la política sino que la intención es justamente tratar de ir un poco más allá, discutir las problemáticas que hoy atraviesan a nuestras sociedades en términos de construcción de sentido común, de género, de comunicación, problemáticas ambientales, geopolíticas. La verdad que el espectro de sentido es amplio.—¿En términos concretos cómo funciona el Consejo?—La verdad es que desde el comienzo se dio una química muy buena entre los cuatro que implicó que generemos una rutina de encuentros diario donde ponemos en discusión algunos de los temas que están en la agenda presidencial o que el propio Alberto planteó y nos sugirió que avanzáramos sobre ello. O que impliquen también abarcar algunas cuestiones ligadas al conjunto de los ministerios. El papel clave es de quien tiene la función de dirigir el Consejo de Asesores que es Juan Manuel Olmos, una persona que está cotidianamente con Alberto y es un poco también correa de transmisión de lo que nosotros vamos haciendo y de lo que aparece como necesidad.—¿Por ejemplo?—A nosotros nos interesaban mucho los problemas ligados a los impactos no solamente materia de las medidas económicas que se toman sino lo que se dice en relación a esas medidas económicas. Un ejemplo: haber transformado en torno a la palabra ajuste, que es casi maldita en la historia político económica, la ley de emergencia y de solidaridad, que está vinculada a la necesidad de transitar estos meses iniciales, en un ajuste sobre los jubilados, sobre los trabajadores. Es algo que nosotros evidentemente tenemos que salir a discutir, a poner en cuestión, y a generar las condiciones para que haya un tipo de narrativa que tenga otras características. También nos importa muchísimo el modo como se va constituyendo la propia figura de Alberto Fernández de cara a la sociedad. Estamos convencidos, yo estoy convencido, de que hay una parte muy significativa de la sociedad que tiene muchas expectativas en relación a Alberto. Que quiere creerle, digamos. Pero eso lo tiene que construir la dinámica de los acontecimientos, el modo como se gobierna, las medidas que se toman, y también la propia construcción de lo que sería el lenguaje propio de Alberto, que yo llamaría el genio de la lengua. Alberto ha venido mostrando desde que se confirmó la fórmula que tiene un lenguaje propio. Pero ese lenguaje propio tiene que ir adecuándose de algún modo a las demandas de la realidad. No es la misma la demanda de un camino electoral que la que surge cuando ya sos gobierno. Entonces ese discurso, ese lenguaje, ese modo de presentarse a la sociedad, también es una construcción, es una construcción política, es una construcción cultural. Bueno, nosotros también tenemos que estar en esa cuestión. También por supuesto nosotros llevamos propuestas y a su vez Alberto nos plantea también algunas cuestiones que a él le interesan. Si él está por iniciar un viaje que requiere de algún tipo de información, o de contextualización, para eso nos tiene.—¿Y qué propuestas llevaron?—Las propuestas están en elaboración, pero el espíritu tiene que ver con acciones ligadas a ámbitos de debate público. A temas nucleares, que consideramos claves de la vida argentina hoy, la cuestión ambiental...—Proponen temas que el Gobierno debería instalar en la agenda pública, por ejemplo.— Sí. Y también por eso interactuamos con algunos ministerios. Si planteamos un tema que está muy claramente ligado al Ministerio de Cultura, obviamente nos juntamos con el ministro o con el secretario del área específica y lo ponemos en discusión. A nosotros nos interesan muchísimo también los modelos económicos de cara al futuro, pero ligados, por ejemplo, a la economía social, a la agricultura familiar, a las relaciones con el ambiente, a algo que a Alberto le importa mucho, que es el arraigo. La idea de terminar con esa sangría permanente que implica que se produce una salida de los lugares de pertenencia y en muchos casos se terminan engrosando los cinturones de pobreza en las grandes ciudades. Eso implica un proyecto económico, social, educativo, cultural. Ahí tenés que interactuar con el Ministerio de Ambiente, con el Ministerio de Agricultura. Nos interesa mucho el ámbito del Ministerio de Ciencia y Tecnología. Y lecturas también respecto a actores sociales, cómo se dan determinados conflictos en la sociedad argentina. Lo dividiría en tres grandes ejes. Por un lado el vínculo más directo, vamos a llamarlo conversatorio, con Alberto Fernández donde surjan temas fundamentalmente y donde también nosotros le llevamos parte de las propuestas que estamos elaborando para que él las analice y las piense. Por otro lado, el vínculo con una parte importante del Gabinete nacional. Y, por otro lado, la acción concreta de actividades, que pueden ser foros o propuestas de trabajo en relación con determinado tema, que tiene que ver también con las reuniones que se organizan en distintos ámbitos gubernamentales. Incluso también por la conformación de nuestro espacio de asesores tenemos muchos vínculos internacionales. Nos parece que hay una gran expectativa en la región por el rol de Alberto Fernández. Tiene un papel clave en la articulación de un proyecto democrático, progresista en América Latina. Y ahí creo que también tenemos condiciones como para poder contribuir a eso y darle nuestra opinión sobre determinadas cuestiones, después están las cosas que van surgiendo en el día a día. Por ejemplo, un acontecimiento como el de Mendoza, eso implica una discusión profunda sobre no solamente la cuestión ambiental en abstracto, sino sobre los nuevos actores que intervienen en la cuestión ambiental. A nosotros nos preocupa mucho la cuestión de los jóvenes, nos preocupa en el buen sentido del término.—En el caso de Mendoza el Gobierno no logró articular un discurso sobre el tema...—Eso es fundamental en un gobierno que recién llega, y que en realidad parecía que estaba gobernando en la Argentina antes de ser gobierno. Obviamente que en un país en un estado tan crítico como el que está la Argentina vos te encontrás a veces con situaciones de bombero donde tenés que improvisar. Hay que comenzar a trabajar cada vez más con proyectos de mediano y largo plazo. Creo que eso es lo que está haciendo el gobierno. Estalla la situación de Mendoza, creo que toma desprevenidos a todos porque también tiene incluido un movimiento social importante que hizo del tema del agua y la cuestión ambiental una capacidad de reacción y movilización importantes. Hay que aprender. Yo creo que el gobierno aprende a partir de eso. Obviamente hay una Constitución que limita en parte la capacidad del gobierno nacional de intervenir sobre las jurisdicciones de soberanía provincial, la Constitución lo determina. Pero eso no quiere decir que el Gobierno no tenga que asumir posiciones.—Justamente, no articuló en términos discursivos.—Sí, hubo una inicial confusión que después creo que empezó a cambiar. El gobierno de Mendoza tomó una decisión atinada en ese momento que fue la modificación de la ley. Y creo que eso también, vamos a ponerlo entre comillas, le sirve al gobierno, y particularmente al ministro (Juan) Cabandié, para situarse en una manera más clara respecto de la envergadura de lo que significa hoy la cuestión ambiental en términos políticos, sociales, culturales. Sobre eso hay que actuar. Sin ninguna duda un gobierno que se define a sí mismo como interpelador, que escucha, que quiere entrar en una dinámica de ida y vuelta con la sociedad, tiene que prestarle atención a lo ambiental, que es un tema muy complejo, con muchas aristas conflictivas, para nada sencillas. La cuestión de la minería es algo extremadamente complejo y la simplificación no ayuda para avanzar en eso. A su vez, la Argentina tiene otra problemática ambiental que quizás es más potente pero más invisibilizada como es la de la siembra directa, o los agrotóxicos, etcétera. Obviamente es tarea del Gobierno hacerse cargo de balancear, de encontrar los puntos de equilibrio. La Argentina es un país de exportación agropecuaria, por lo tanto no se puede dar el lujo de cambiar de la noche a la mañana la matriz productiva, tiene que encontrar formas de equilibrio, de sustitución. Bueno, todo eso de alguna manera también es parte de un trabajo colectivo de un espacio como el de los asesores.—Hace unos años en La repetición argentina analizó la victoria de Mauricio Macri en las elecciones. En octubre el ex Presidente obtuvo un 40%. ¿Qué consideración le merece?—Yo no subestimo la masa crítica electoral como fue en su momento la que le dio el triunfo a Macri, o la que hoy le otorga genéricamente una dimensión de un 40%, aunque no estoy tan seguro de que ese 40% sea homogéneo. Que no subestime significa que todo voto tiene un sentido. Yo creo que una de las características del voto de la última elección, y en gran medida para el 2015, fue que, si bien lo económico es siempre significativo, creo que ahora quedó en evidencia que el voto tiene un componente político, afectivo, subjetivo, volátil, que no puede ser definido pura y exclusivamente por la realidad económica del votante. A veces sí, pero hay otros componentes. Así como puede haber un componente de memoria social en el voto, puede haber un componente de identificación con otros sectores de la sociedad en una parte de ese voto. La pregunta a veces que muchas personas se hacen: ¿Qué lleva a que alguien que es de clase media, sobre todo de clase media-media, que quizás tiene un comercio, o tiene algún tipo de profesión, que no lo hace interactuar con las clases altas sino que vive directamente del mercado interno, de la capacidad o no de consumo de los asalariados, incluso de los sectores más pobres de la sociedad, se identifique política, cultural y hasta económicamente con un proyecto que representa a las élites y que en realidad perjudica su propia realidad económica? Esto tiene que ver con la complejidad del sistema.—En esa disputa por el sentido común de la clase media, ¿qué puede hacer un gobierno que se define como popular?—El peligro de la eternización de este sistema productivo en el que estamos inmersos es que no lleguemos a la próxima generación. O sea, el daño estructural en términos ambientales ya está hecho. Lo que estamos discutiendo es si podemos retrasar las consecuencias de ese daño. Por eso quiero decir que está surgiendo una mirada crítica respecto a la idea de desarrollo, del crecimiento, de acumulación, de uso de los recursos naturales, etcétera, que son parte de una generación que quiere discutir su continuidad en el planeta. La historia es un movimiento, con transformaciones, giros, crisis, rupturas, novedades que parecían imposibles el día anterior también. Entonces, estamos en un momento muy complejo de la vida social, de la vida política, de la vida económica. En Argentina ni hablar, pero no podemos ser provincianos, es un problema que atraviesa y corta transversalmente a la humanidad. Entonces creo que es imprescindible construir gobiernos que reivindiquen tradiciones democráticas, populares, igualitaristas, emancipatorias, que se afirmen en una mirada ambientalista. Hoy es el gran desafío.—Durante el kirchnerismo existió esta disputa por el sentido común y se perdió. ¿Qué puede hacer el Gobierno ahora para obtener otro resultado? —A ver, yo creo que no existen las mayorías abrumadoras en las sociedades. Eso se acabó. Existen minorías intensas que son capaces de imprimirle su sello a la sociedad en un determinado contexto histórico. El kirchnerismo ocupó un momento clave de la vida sociopolítica argentina a lo largo de 12 años y revisó tanto el presente como el pasado y el futuro. No seríamos los que somos actualmente si no hubiera sucedido el kirchnerismo. Vos me dirás: tampoco hubiera sucedido el macrismo. Pero el macrismo de algún modo estaba más en la línea de los tiempos, en términos de procesos de neoliberalización, de desguace del Estado, de fervor por la economización de todas las esferas de la vida y la privatización de cualquier nutriente de la vida social. Eso estaba en el clima de época. Lo que no estaba en el clima de época es que surgieran nuevamente proyectos que habilitaran la idea de un Estado de bienestar, que los últimos tienen que ser los primeros, que hay un concepto de economía que no puede ser exclusivamente pensado desde la lógica del cuentapropismo moral y de que vos sos el responsable de tu éxito o tu derrota y no podés escaparte de esa lógica hiperindividualista y meritocrática. Hoy estamos discutiendo cuestiones que probablemente en los años 90 no se discutían. En los años 90 había una hegemonía cultural poderosa que prácticamente impregnaba nuestras sociedades de la inexorabilidad del triunfo de la economía global de mercado. Hoy eso se está discutiendo. No en el sentido de que estemos ante los albores del final de una economía mundo como se organizó en las últimas décadas, pero sí estamos al interior de una profunda crisis. No es la misma la sociedad global después de la crisis de 2007/2008. Obviamente hay una disputa persistente, permanente por el sentido común, por el lenguaje. Por ejemplo, si yo naturalizo la palabra cepo estoy transformando un instrumento de la democracia en un instrumento de tortura. Ya estoy confiriéndole a una decisión que es quizás imprescindible, que uno quizás diría ojalá no hubiera que tomarla porque es mejor que ciertas cosas fluyan libremente, pero el control de cambios ha sido y es un instrumento que atraviesa la vida de los países. Si yo eso lo transformo en un término que me remite a la tortura tiene consecuencias. No es inocente que se haya construido detrás de un instrumento de administración cambiaria un imaginario de tortura, de fin de libertad. Estoy atrapado. Estoy atrapado en un instrumento de tortura.—George Lakoff en el libro No pienses en un elefante criticaba que los demócratas en Estados Unidos utilizaban muchas veces las palabras de los republicanos durante los debates públicos.—Por supuesto. Si yo introduzco un concepto de solidaridad dentro de la sociedad tengo que hacerme cargo que ese concepto ha sido bastardeado y vaciado a lo largo de los últimos años. Porque uno de los efectos de las políticas, no solo en la Argentina sino en términos globales, en los últimos 40 años de neoliberalismo, ha sido desocializar a las sociedades. Es decir, privilegiar lo individual por sobre la referencialidad a lo común, a lo compartido, al reconocimiento que el otro es clave para mi propia vida. Frente a la idea meritocrática o egoísta de que yo soy el responsable de mi éxito o de mi fracaso. La palabra solidaridad es una palabra que requiere de interacción. Que requiere de reconocimiento, reconocimiento del otro. Reconocimiento de equivalencias y desigualdades. De responsabilidades, ser responsable frente al otro. Por lo tanto, en la palabra solidaridad hay una política también. Estoy tratando de imprimirle a mis acciones un mundo diferente a lo que fue el tipo de concepción de organización de la vida social de los últimos años. Las palabras permanentemente son resignificadas. En el propio liberalismo en su origen el individuo era responsable frente a su comunidad, en la tradición liberal clásica. En la tradición neoliberal el individuo está solo frente a sí mismo. Esta es una diferencia abrumadora. Que es de alguna manera la que está llevando adelante una política terrible como la de Trump a nivel global. El asesinato de un general en acción de un país con el que tiene un conflicto pero que no está en guerra, es un antes y un después en las relaciones diplomáticas. Y sin embargo se naturaliza como una decisión de un individuo todopoderoso que actúa en función de un libre albedrío. Bueno, todo esto es parte de un enorme debate. Y una de las cosas que a mí me parecen interesantes del propio Presidente es que busca esas zonas de equilibrio para comprender la complejidad de lo que está en juego. Su decisión tiene que ver también con eso, es colocar un tipo de mirada internacional y de papel de la Argentina que implique no embrocarse. No quedar o resignado a una genuflexión frente al poder imperial o aparecer como si Argentina le importase nada la relación con Estados Unidos.—¿Así analiza, por ejemplo, la posición frente a Venezuela?—La posición frente a Venezuela ha sido una posición clara. Alberto siempre defendió la idea de autonomía en la decisión de los pueblos soberanos. De la necesidad de la integridad democrática. No reconoció al gobierno autoproclamado de Guaidó. Y a mí me parece que es una posición correcta, es la posición que tuvo en su momento México, que tuvo Uruguay cuando gobernó el Frente Amplio. Que es parte de las tradiciones argentinas también. Después está lo que vos a título personal, o incluso como lectura política, podés decir o expresar respecto de lo que sucede o deja de suceder en Venezuela, o en Bolivia, en Ecuador o en Chile. Lo que queda claro es que lo que podríamos llamar los medios de comunicación hegemónicos a nivel global transformaron a Venezuela en un demonio mientras que no hicieron lo mismo frente a situaciones que si hubieran sucedido en Venezuela hubieran sido inaceptables, como lo que pasó en Chile durante más de un mes con una represión monstruosa. Claramente hay distintas varas para medir la realidad. Obviamente lo que sucedió en Bolivia fue un golpe de Estado. Fue disimulado, suavizado. En los hechos los poderes reales vieron con satisfacción el golpe que destituyó a Evo Morales. Si eso hubiera sucedido en una equivalencia venezolana estaríamos frente al horror de los horrores. Entonces me parece que hay que saber colocarse en una mirada que no sea complaciente. Que sea crítica. Que defienda valores a nivel de lo que es la diplomacia internacional, y que piense también en lo que significa la región.—Ahora, ¿no hay también una relativización de las violaciones a los derechos humanos en Venezuela?—Hubo una declaración de Cancillería. Hubo en su momento también una lectura del informe de Bachelet. No hay que confundir lo que podría ser un análisis político o un intento de comprender la complejidad de una situación con la construcción sistemática de opinión pública y un modo sistemático de definir lo verdadero y lo falso. No es lo mismo. La geopolítica de un país no puede construirse pura y exclusivamente a partir de una lógica de la virtud ética. Si no, no habría relaciones con una parte importante de los países del mundo. La diplomacia es el arte que te permite vincular incluso con países con los que no tenés los mismos intereses. Un sector se podría preguntar por qué Arabia Saudita no es un país demonizado como Irán si tiene prácticas en su interior que son infinitamente más regresivas que las del gobierno iraní respecto de su propia sociedad. Y que está comprobado que ha participado plenamente en la financiación de grupos terroristas también. Porque hay intereses geopolíticos, porque es un aliado fundamental de los Estados Unidos en Medio Oriente. Es decir, hay una doble vara. Son un problema las relaciones internacionales. No es justamente un lecho de rosas donde uno se encuentra siempre con amores compartidos. Más bien tiene que mirar muchas cosas. Pero por eso digo, tiene que tener una relación inteligente y madura con Estados Unidos, con China, con Rusia, con la Unión Europea, con todos los países del mundo. Lo que no puede aceptar, obviamente, es un régimen que sea genocida. Ahí tiene que lidiar de alguna manera. No creo que el régimen o el sistema político democrático venezolano, con sus problemas inmensos, sea un régimen genocida. No creo que el régimen chileno sea un régimen genocida. Sí creo que han utilizado mecanismos represivos que la comunidad internacional debería criticar.—¿Hay presos políticos en la Argentina? —Yo lo he dicho públicamente: Milagro Sala tiene que estar libre y Amado Boudou tiene que estar libre. El presidente Alberto Fernández tiene su propia posición, dice que es más una arbitrariedad jurídica. Yo creo que no ha sido simplemente arbitrariedad jurídica, es el producto de una cercanía de tono político. He estado varias veces en Jujuy, he visto lo que implica un sistema autoritario del gobierno en la vida democrática Argentina y una situación ilegitima como la de Milagro. Es una posición personal que comparten incluso otros miembros del gobierno, Wado de Pedro también y es el ministro del Interior de Alberto Fernández. Yo saludo que dentro de un gobierno haya diferencias y matices que no sean obviamente decisivas respecto a lo que es lo común. Cuando nos reunimos la primera vez con Alberto para conversar sobre el Consejo de Asesores, él nos dijo enfáticamente y lo repitió más de una vez: “No quiero miradas complacientes, quiero interpelaciones críticas”. Y se lo dice a la sociedad también: si yo me equivoco háganmelo saber. Yo creo que es absolutamente genuino en ese sentido y él tiene una posición que es muy respetable. Es un especialista en el derecho y va a llevar adelante a través de una ley que se va a discutir en el Congreso de la Nación una reforma de la Justicia Federal. Me consta que le duele la injusticia que significa que la arbitrariedad jurídica mantenga preso a quien no debería estar preso, lo que él dice es que el proceso debería continuar de acuerdo a la judicialidad, y lo que está sucediendo es arbitrario. Yo prefiero hablar de presos políticos.—Hablaba recién del tema de la complacencia, ¿no reconoce que hubo un exceso durante el gobierno de CFK?—Si vos analizás lo que hicimos desde la Secretaría [de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional], la única autocrítica que podría hacerme es sobre el nombre, que a mí nunca me gustó, no lo elegí yo, nunca le hubiera puesto ese nombre porque tampoco proviene de mi propia tradición intelectual, política, yo vengo de otra tradición. Pero bueno, se había decidido, lo acepté. Inmediatamente llegué a Secretaría con un contenido que no tenía nada que ver con ese imaginario que se creó de que yo era un hombre de 1984, una mezcla de Hitler, Mussolini, Stalin, Franco y vaya a saber quién más. Yo a veces me sorprendo de que Alberto mismo me haya convocado, yo tenía una buena relación con él en el pasado y la seguí teniendo. Que me haya convocado para mí es un honor personal, pero también una gran alegría porque siento que alguien que no necesariamente pensó la historia contemporánea argentina de los últimos 16 años exactamente del mismo modo que yo le interesa que participe de una relación como la que establecemos y conforme un grupo de asesores que tiene un espíritu diverso. Para mí ese conflicto del campo es estructural de todo lo que va a suceder después en Argentina porque apuntala la politización de la sociedad, la recuperación de una participación juvenil, y después por supuesto que hay debilidades. Yo fui un año y medio funcionario, fue mi primera experiencia en el gobierno de Cristina Kirchner, nunca antes había querido ser parte de la gestión del gobierno, y la verdad es que incorporamos e invitamos a todos los que creíamos que teníamos que invitar.—¿A qué respondía esta negativa a formar parte de una gestión?—Yo pensaba que mi lugar era otro. En 2013 sí acepté ser candidato en la lista de diputados nacionales, que fui cuarto candidato, y no entré por suerte, por un punto porque después surgió la posibilidad que a mí me interesa mucho más, que fue la Secretaría, aunque nunca dejé todos estos años de desarrollar mi actividad universitaria. Pero sí creía y creo que hay momentos en que porque uno tiene convicciones políticas y ama el país en el que vive, toma la decisión de involucrarse más fuertemente. Cuando Alberto me convocó yo me puse exultante, es un honor, una gran responsabilidad y después un gran desafío porque es una experiencia completamente nueva darle envergadura a una función que puede ser interesante si uno también la convierte en interesante, pero estoy dispuesto a dialogar absolutamente con todos. No dialogaría con un genocida, con un nazi confeso, después con el resto de las fuerzas políticas… La vida está hecha de estas tensiones también. Algunas de estas cosas es lo que me parece que un buen Consejo de Asesores debería discutir con un presidente, y tenemos la suerte de que hay un presidente que estas cosas le interesan mucho, la verdad que para mí eso es una gratísima novedad.—¿Qué cambios cree que el macrismo logró introducir en el sentido común?—Yo pienso que nada es irreversible. La sociedad tiene una capacidad de ir muy rápido, a veces paradójicamente la mejoría regresa cuando menos lo esperamos, pero si hay algo que es una especie de pacto fundacional que hace la diferencia de la sociedad argentina con respecto a lo que está pasando en otros países de la región, tiene que ver con los Derechos Humanos y por supuesto no ha sido una artesanía ni exclusiva, ni para nada la única, del gobierno del kirchnerismo. Fue primero lo increíble, fundamental y decisivo de la aparición de las Madres de Plaza de Mayo en plena dictadura y todos los movimientos de Derechos Humanos que se conformaron a partir de la resistencia contra la dictadura y después de las decisiones históricas, claves para la democracia argentina, que tomó Raúl Alfonsín, la Conadep y el juicio a las Juntas, es un antes y un después. También incluso los errores tremendos que fueron las leyes de Punto Final y Obediencia Debida y después con Menem el indulto. Sin embargo, lejos de destruir al movimiento de Derechos Humanos le dio otra envergadura. Después obviamente el papel clave y decisivo donde el gobierno de Néstor Kirchner derogó las leyes de impunidad y reabrió los juicios por Memoria, Verdad y Justicia. Eso le dio una base de sustentación que impidió entre otras cosas que pasará el 2x1 de la Corte Suprema. No es imposible, porque nada es imposible, un Bolsonaro en Argentina, o que vuelva un mecanismo represivo tan brutal como el que implementó Piñera en Chile, pero es muy difícil. Hay una sociedad o una parte muy importante de la sociedad que tiene como patrimonio de su propia visión del mundo un acuerdo que incluso va más allá de los acuerdos políticos, que es el de los Derechos Humanos. Yo creo que lo mejor del radicalismo alfonsinista y lo mejor de la experiencia del peronismo kirchnerista tuvo que ver con esa articulación. Alberto formó parte de eso, admiró a Alfonsín y a Néstor Kirchner, y queda claro que así como para Néstor Kirchner los Derechos Humanos fueron un núcleo clave para darle legitimidad a su política, Alberto tiene que construir su propia lógica, su propio discurso y también ese camino hacia aquello que sea recordado como núcleo que tienen un antes y un después a partir del Gobierno. En el caso del macrismo, discúlpenme, pero no tengo nada positivo para…—No tiene que ser necesariamente positivo...—No, no, claro. Avanzó brutalmente en la idea de la patrimonialización de la vida social, de mirar todo desde una óptica que es propia de economización de todas las esferas de la vid, la lógica del individuo, ni siquiera para una elite, porque la generación del 80 era una elite, una elite que pensó un país, y que ese país tuvo algunos rasgos que fueron importantes para la Argentina, pienso en la ley de educación que le dio origen a nuestro país. Fue una elite que por supuesto, estuvo a favor de sus intereses, intereses de los trabajadores, pero que al mismo tiempo se proyectó más allá. Si me preguntan para quién gobernó Macri, me sobran los dedos de una mano, me sobran, para los bancos, sobre todo los bancos extranjeros, aunque los bancos nacionales también hicieron negocios, para los dueños de empresas energéticas, para los grandes apostadores financieros globales y para unos pocos y concentrados exportadores de cereales, incluso debilitó estructuralmente a los que habían sido y fueron parte del macrismo como grupos económicos concentrados, pienso en Arcor, propio Techint, etcétera.—Es decir que para usted no había un proyecto de país detrás de eso...—Sí, había un proyecto de país. El macrismo creyó que era el elegido para eliminar entre comillas los 70 años de decadencia cuyo nombre explícito es el peronismo, que podía hacer que la sociedad argentina se convirtiera en una sociedad genuflexa. Es decir, si algo significó el peronismo en la historia argentina es que nunca se pudo romper el empate entre la idea de un país para una elite que gobierna sobre el resto y la demanda continua de los derechos de una distribución más equitativa, la educación pública, la salud pública... Quiero decir el macrismo admiró la generación del 80 que hizo de la Argentina el granero del mundo, dijo que quería que la Argentina fuera el supermercado del mundo, como Australia. Claro, Australia tiene 20 millones de habitantes menos que nosotros, que es la cifra de los que quedaron afuera de un modelo de reconversión estructural como imaginaba el macrismo, proceso que implicaba desindustrialización, desindicalización, que implicaba las consecuencias finales, si seguía un tiempo más la línea de pobreza superaba al 2001. Entonces obviamente que había un proyecto de país, que es someter a la Argentina al modelo de Chile, que fue el modelo festejado, admirado, elegido como ejemplo a seguir por los grandes poderes del planeta, no sólo para América Latina, sino para cualquier país periférico del planeta: “Sean como Chile, miren qué éxito”. Después de más de 30 años de implementar ese proyecto, una parte sustantiva del pueblo chileno dijo no. Yo creo que el macrismo admiraba ese proyecto, lo que pasa que ese proyecto venía revestido y edulcorado con un dispositivo de protección y producto de una enorme derrota histórica, que fue la derrota que la dictadura de Pinochet infligió al pueblo chileno, y la complicidad de una parte sustantiva incluso del progresismo chileno que gobernó más tiempo que la derecha en democracia.—¿Para usted sigue aplicando la noción del empate hegemónico en Argentina?—El problema es que la experiencia ha sido que cada vez que se pone el pueblo de un color el sufrimiento es mayúsculo. El peor de todos fue obviamente del 76 al 83, porque incluso del 55 al 75 con dictaduras en el medio, democracias débiles, golpes de Estado, etcétera, si vos analizás los índices económicos sociales de la Argentina incluso hasta el año 74 fue el año de mejor distribución del PBI a favor de los asalariados, el acto de una Argentina heredera de la sustitución de importaciones de los 30 y después de la sustitución de importaciones con distribución social del primer peronismo, es la famosa tesis del empate hegemónico. Lo que pasa es que empate no significa que cada golpe o cada reacción del poder no signifique un retroceso, lo que no pudo el poder es estabilizar su dominación, el poder no pudo eliminar las consecuencias de lo que generó el primer peronismo, eso no lo pudo eliminar, e incluso cuando parecía que lo lograba utilizando una cuña del mismo palo, el peronismo menemista, tampoco lo logró porque estalló en mil pedazos en el 2001. Me parece que la idea que está detrás del proyecto de Alberto es generar las condiciones para que esas rupturas no vuelvan a suceder. ¿Se podrá? Ojalá, hoy estamos atravesando un período extremadamente decisivo y creo que se lo está haciendo con mucha inteligencia, mucha mesura, y mucho trabajo que es llegar al acuerdo fundamental de lograr. Con el FMI es más fácil, el trabajo más arduo es con los tomadores privados de deuda, lograr un acuerdo de gracia por tres años. Ojalá sea por cuatro en que no se pague capital ni intereses, de esa manera la Argentina puede encarar aquello que dijo en su momento Néstor Kirchner. No llegar a un acuerdo significa tener que ir por otro camino completamente distinto. Yo soy optimista, creo que se va a alcanzar, se está trabajando muchísimo y me consta y también hay buenas señales del otro lado.

Leer más »

En qué gastan la plata los beneficiarios de la tarjeta alimentaria

El vienes el Gobierno puso en marcha la primera feria popular de alimentosConcordia es, según las estadísticas, la ciudad donde se registra el mayor índice de pobreza: 52,9%. Y fue la primera ciudad donde el gobierno del Frente de Todos desembarcó con la tarjeta alimentaria en el marco del plan “Argentina contra el hambre” y esta semana con una feria popular. El sistema permite contar con información sobre los consumos. Según un informe que recibieron este fin de semana en el Ministerio de Desarrollo Social sobre el 14% de los plásticos entregados, el 60% del dinero fue destinado a alimentos recomendados como proteína animal, lácteos y verduras.En la sede de la cartera que comanda Daniel Arroyo decidieron hacer un seguimiento. “No es lo mismo comer que está bien alimentado”, se dijo desde antes del lanzamiento del plan cuando se reunieron referentes de distintos sectores como dirigentes sociales, especialistas y hasta chefs. Allí estuvo Narda Lepes, que si bien dijo no conocer de gestión estatal sí repitió esa frase a sus interlocutores como lo dicen nutricionistas y médicos que alertan sobre el consumo de harinas que sacian el apetito pero no necesariamente alimentan bien.Los datos que analizaron entre el viernes y ayer en Desarrollo se tomaron durante 19 días en base a las compras realizadas en un supermercado mayorista entrerriano. La muestra es sobre 775 tarjetas utilizadas en el supermercado lo que representan casi el 12% de los 7000 plásticos destinados a Concordia.A la cabeza de los consumos de esos beneficiarios hay productos alimentarios recomendables (como lácteos, proteína de origen animal, verduras y frutas, principalmente). Si se contabilizan los productos adquiridos representan en 48% lo que equivale al 60% del dinero gastado.De la cifra total de esas 775 tarjetas, un 22% del gasto total se destinó a productos no recomendables (según la Encuesta Nacional de Nutrición y Salud) como son los alimentos ultraprocesados o con excesiva azúcar o sodio por ejemplo). Un 18% restante está conformado por otro tipo de alimentos como harinas, arroz, dulces, condimentos e infusiones. Si no se cuenta dinero sino productos, las compras equivalen 48% a productos recomendados; 24% a productos no recomendados y el 28% a harinas, arroz, dulces, condimentos e infusiones.Según el detalle que recibió Infobae, la compra de harinas fue del 11% mientras que el arroz llegó a 1,3%, gaseosas 2,2% y jugos en polvo 3,4%.Entre los principales consumos de alimentos recomendados se destacan:-1.600 kilos de proteína animal, lo cual representa, en promedio, 2 kilos por hogar.-549 litros de lácteos líquidos (leche y yogur bebible) lo cual representa 0,7 litros por hogar;-415 kilos de otros lácteos (leche en polvo, yogures firmes, postres y otros alimentos lácteos, quesos). Representa 0,5 kilos por hogar.-1.000 kilos de verduras, a razón de 1,3 kilos por hogar.-1.200 kilos de frutas, que representan 1,5 kilos por hogar.También en Concordia se puso en marcha la primera feria itinerante de la que participan productores de la llamada economía social con la coordinación del municipio, organizaciones sociales y el Banco Nación que aportó siete posnet para realizar el pago de las compras. Participaron además instituciones como el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), la Secretaría de Agricultura Familiar, el INTI, ICAB3, la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) y la Dirección de Abastecimiento y Comercialización del Ministerio de Desarrollo Social.El ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo (Nicolás stulberg)En ese marco se ofrecieron 100 canastas de alimentos que se vendieron a $597, cada una con un kilo de hamburguesas de pescado; dos kilos de arroz; un kilo de lechuga y otro de tomate; una docena de huevos, dos kilos de zapallo tronco; un zapallo coreano; un atado de cebolla de verdeo y uno de ciboulette; una sandía y tres kilos de naranja. Ayer por la mañana, a las 11.30, se vendió la última de las cien.En Desarrollo Social cruzan la información de las compras y porcentaje de gastos en el supermercado mayorista con los datos recibidos sobre los consumos realizados en la Feria Popular entre el viernes y este sábado al mediodía para ver la conveniencia de cada sistema.En Concordia se distribuyó la Tarjeta Alimentar entre el 18 y 22 de diciembre y este viernes se produjo la recarga de la tarjeta, que se realiza los terceros viernes de casa mes.La tarjeta es de entrega automática para las personas que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH). En principio la reciben las madres y padres con hijas e hijos de hasta 6 años que al momento estén percibiendo la AUH; embarazadas a partir de los 3 meses que actualmente perciben la asignación por embarazo; y personas con discapacidad que reciban la AUH.Los montos de la tarjeta (dinero que no puede extraerse ya que sólo puede gastarse en la compra de alimentos) dependen de la cantidad de hijos a cargo: $4000 para padre o madre con un hijo o hija menor a 6 años y $6000 para quienes tienen más hijos menores de 6 años. También reciben un crédito de $4000 las personas con discapacidad con AUH asignada o embarazadas de más de 3 meses que reciben AUH.Seguí leyendo:El Gobierno desembarca con la tarjeta alimentaria en el conurbano y recicla el viejo esquema de las manzaneras

Leer más »

La trama secreta del inesperado viaje de Alberto Fernández a Jerusalén

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. (Luciano Gonzalez)El 12 de noviembre de 2019, Galit Ronen subió hasta las oficinas de Alberto Fernández en Puerto Madero. La embajadora de Israel y el entonces presidente electo conversaron durante una hora sobre las relaciones bilaterales y la situación en Medio Oriente. Ronen aprovechó la oportunidad para invitar a Alberto Fernández a la conmemoración del día internacional del Holocausto, que se llevaría cabo en Jerusalén con la presencia de los principales líderes mundiales.El presidente electo agradeció a la embajadora israelí y el asunto quedó archivado: Alberto Fernández no tenía intenciones de volar a Medio Oriente para recordar cuando el ejército soviético liberó el campo de concentración y exterminio nazi de Auschwitz-Birkenau, un hecho clave de la Segunda Guerra Mundial ocurrido el 27 de enero de 1945.La conversación reservada entre Alberto Fernández y la embajadora Ronen tuvo un instante de tensión diplomática cuando el presidente electo deslizó que pensaba derogar el decreto que había firmado Mauricio Macri declarando a Hezbollah una organización terrorista. Acorde a las investigaciones judiciales que se hicieron en la Corte Suprema y en los tribunales federales de Comodoro Py, Hezbollah lideró los ataques terroristas a la Embajada de Israel y a la AMIA.Atentado a la Embajada de Israel, 17 de enero de 1992 (Atentado a la Embajada de Israel/)El comentario del presidente electo a la embajadora Ronen llegó a Tel Aviv, y mereció una réplica tenue del gobierno liderado por Benjamín Netanyahu. Era 4 de diciembre de 2019, Alberto Fernández aún no había asumido, y sólo se trataba de recordar en términos diplomáticos que Israel considera a Hezbollah una seria amenaza terrorista a su seguridad nacional."Pensamos que hay que dar seguimiento a la decisión del gobierno del presidente Mauricio Macri. Es un paso necesario para seguir la lucha contra el terrorismo. Más que nada porque es un país que sufrió tanto el terrorismo y que no tenemos duda que se puede seguir y trabajar junto con el nuevo gobierno argentino en este tema como en otros temas”, sostuvo Modi Ephraim, director General Adjunto para América Latina y el Caribe de la Cancillería israelí.A las declaraciones del director general Ephraim salió al cruce Sabina Frederic, cuando aún disputaba el Ministerio de Seguridad. Frederic aseguró que el decreto de Macri sobre Hezbollah era “una imposición de los Estados Unidos”, y que el terrorismo “es un problema de la OTAN, no nuestro”.Felipe Solá, canciller argentino. Pablo BarreraLa conmemoración del Día Internacional del Holocausto se hará en Jerusalén el 23 de enero, aunque las invitaciones cursadas a los líderes mundiales instaban a llegar el 22 para participar de una cena de Estado organizada por Reuven Rivlin, presidente de Israel. Habían confirmado Vladimir Putin y Emmanuel Macron, entre otros, y la embajadora Ronen ya dudaba de la posibilidad de recibir a Alberto Fernández en el aeropuerto Ben Gurion. Hacia mediados de enero, cuando aún era noticia internacional que Estados Unidos había terminado con el general iraní Qassem Soleimani, la embajadora israelí insistía en la Casa Rosada para saber si había novedades acerca de la invitación cursada por su país a la Argentina. Julio Vitobello, secretario General de la Presidencia, trataba con extrema amabilidad a Ronen, pero Alberto Fernández tenía otras urgencias y no se decidía.El miércoles pasado, Cristina Fernández de Kirchner invitó a cenar a Alberto Fernández. Había regresado de Cuba y tenían muchos asuntos que tratar: desde la negociación de la deuda externa al encuentro con Francisco en el Vaticano. CFK tiene opinión formada sobre todo, y los años fuera del poder real le permitieron tomar distancia de los hechos mundiales y ahora observar el tablero mundial desde otra perspectiva personal. La vicepresidente asume que su decisión de firmar el Memo con Irán, su crítica despiadada a la Casa Blanca y su alianza tácita con Venezuela, China y Rusia terminaron por aislar su gobierno y transformar su gestión en una hecho político lapidado en las principales capitales del mundo, incluidas Washington, Paris, Madrid, Berlín y Tel Aviv. Esa cruda realidad geopolítica, que implicaba las miradas con cierto sarcasmo en las cumbres del G20 o en las Asambleas Generales de la ONU, fue un aprendizaje de Cristina Fernández que hizo valer en la cena que compartió con Alberto Fernández. El presidente comentó que había sido invitado a la conmemoración del Día del Holocausto en Jerusalén, y adelantó que no pensaba ir por su completísima agenda de política doméstica.Puerta de entrada del campo de concentración y exterminio de Auschwitz-Birkenau (Kacper Pempel/)Frente al anuncio presidencial, Cristina Fernández de Kirchner recomendó que fuera a Jerusalén. La expresidente -exhibiendo su capacidad para leer la agenda global- argumentó que la ausencia de Argentina podía ser interpretada como una toma de distancia de Israel y Estados Unidos en plena crisis de Medio Oriente, y a su vez, profundizaba los enfrentamientos en la sociedad causados por la muerte de Alberto Nisman.Desde esta perspectiva, el viaje relámpago de Alberto Fernández a Jerusalén servía a dos fines específicos y complementarios: un acercamiento diplomático a Benjamin Netanyahu y a Donald Trump cuando se inicia la negociación de la deuda externa y un mensaje directo a los sectores de la sociedad argentina que cuestionan al gobierno por su posición frente al asesinato del fiscal federal y la pericia de la Gendarmería Nacional que avala esta conclusión en la causa Nisman.Al otro día, jueves 16 a la mañana, Alberto Fernández anunció al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y al canciller Felipe Solá, que viajaba a Israel para participar de la Conmemoración Internacional del Holocausto. El presidente decidió que partiría con una delegación mínima: la primera dama, Fabiola yañez, Solá, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz, el gobernador Axel Kicillof, el diputado Eduardo Valdés y el vocero Juan Pablo Biondi.El próximo martes 21, Alberto Fernández y su comitiva partirán desde Ezeiza rumbo a Jerusalén, con una escala de dos horas en Roma. Se alojaran en el legendario hotel King David y horas después de su llegada (22 a la tarde), el presidente argentino participará de una cena de Estado que convocó su colega israelí Reuven Rivlin.Será la primera vez que, cara a cara, Alberto Fernández se encuentre con Macron, Putin, el vicepresidente americano Mike Pence y la reina Máxima de Holanda, entre otros líderes mundiales. Una excelente oportunidad para contestar tres preguntas que se hace la diplomacia internacional: cuál es su mirada sobre el mundo, cómo hará para resolver la crisis de la deuda externa y cuánto influye Cristina Fernández en sus decisiones políticas.Seguí leyendo:Guerra fría en la AFIP: detalles de la disputa entre Mercedes Marcó del Pont y Ricardo Echegaray

Leer más »

Frente a la tumba de Alberto Nisman, el titular de la DAIA volvió a afirmar que el fiscal fue asesinado

Los restos de Alberto Nisman descansan en el cementerio israelita de La Tablada (Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)Al cumplirse cinco años de la muerte de Alberto Nisman, el fiscal que investigó el atentado a la sede de la AMIA y apareció sin vida en el baño de su departamento de Puerto Madero; su familia, amigos íntimos, dirigentes de la comunidad judía y algunos políticos participaron de una ceremonia íntima que se realizó este domingo por la mañana en el cementerio israelita de La Tablada. A la conmemoración, que empezó a la 10, asistieron Sara Garfunkel, la mamá del fiscal; el titular de la DAIA, Jorge Knoblovits; el número dos de la AMIA, Leonardo Chullmir; el jefe de los fiscales, Carlos Rívolo; el rabino Sergio Bergmn, la rabina Graciela Grimberg y el diputado Waldo Wolff, entre otros.Si bien se había especulado con que las hijas de Nisman y la jueza Sandra Arroyo Salgado, ex mujer del fiscal, participaran de la ceremonia; ninguna de ellas asistió.Al momento del kadish, uno de los principales rezos de la religión judía, Knoblovits tomó la palabra y volvió a afirmar que Nisman fue asesinado. “Quiero hablar de certeza, vergüenza y dolor. Yo estuve con Alberto dos días antes del asesinato y quiero darles certezas”, arrancó diciendo.El titular de la DAIA, Jorge Knoblovits (remera y lentes negros), participó de la ceremonia íntima ((Gustavo Gavotti)/)“Quiero hablar de certeza, vergüenza y dolor. Hoy tenemos la certeza de que Alberto fue asesinado porque el derecho otorga certezas. Alberto investigó la causa más contaminada de la Argentina. La causa AMIA estuvo atravesada por servicios de inteligencia y políticos. Alberto fue quien pudo enderezar esa causa. Todos sabemos que cuando las certezas se alejan de lo jurídico, lo que opera es el desorden y el caos. Cuando se firmó un pacto con el acusado del atentado a la AMIA se quitaron la certezas. Cuando se dice que en la causa hay que revisar pericias y se violan las pruebas también están violando las certezas. Cuando se violan las certeza desaparece el delito”, afirmó.Cuando hizo hincapié en la “vergüenza” dijo que ese fue el sentimiento que tuvo cuando escuchó a hablar a Mohsen Rabbani, uno de los principales acusados de volar la AMIA, sobre el caso Nisman. Y cuando se refirió al “dolor”, señaló que eso es lo que se siente la mayoría cuando hablan de la vida privada del fiscal.Familiares, amigos y dirigentes judías asistieron al cementerio israelita de La Tablada ((Gustavo Gavotti)/)“La sensación que tenemos es que la esencia de Nisma se torna cada vez más importante en Argentina. Todos los que estamos acá tenemos pudor de estar hablando frente a la tumba de Alberto. Este reconocimiento es de parte de todos. Nisman fue un fiscal argentino que trascendió la Argentina”, remarcó.Antes que el titular de la DAIA tomó la palabra el rabino Bergam, que parado al costado de la tumba de Nisman era observado en silencio por Sara Garfunkel desde la primera fila. Junto a ella había alrededor de 40 personas, quienes le manifestaron sus muestras de afecto. Ella, por su parte, prefirió no hablar.El rabino Sergio Bergman fue el encargado del kadish ((Gustavo Gavotti)/)“Recemos y dediquemos en silencio nuestras presencias en este día de recordación. Lo hacemos con el dolor y con el reclamo de la verdad que trae la paz y la justicia que no tenemos y aún con esta trágica pérdida sabemos agradecer la vida de Alberto Nisman, que fue una bendición para los suyos y un privilegio y un orgullo para el desafío de la nación del porvenir. Su presencia ante nosotros fue un privilegio que Dios nos dio en este mundo para compartir con él sueños, felicidad, lágrimas, tristeza y todo aquello que puede resumirse en una vida con amor y sentimiento compartido”, dijo el rabino.Visiblemente acongojado y rodeado de los afectos del fiscal, detrás de su rezo se escuchaba el cantar de los pájaros: “Estamos hoy juntos en el lugar de la congoja, al que hemos devuelto su cuerpo y su alma en el misterio de la trascendencia; que es lo que nos une y nos reúne para que así su legado y su testimonio tengan vida eterna en las instituciones de la República y en los corazones de cada uno de nosotros. Dediquemos un minuto de silencio en memoria del fiscal Alberto Nisman”, pidió. Y luego continuó: “Frente a su ausencia traemos nuestra presencia y venimos a afirmar que el amor supera a la muerte y que su lucha no perecerá". (Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)Este sábado, por el mismo motivo, hubo una multitudinaria concentración en Plaza del Vaticano, frente al Teatro Colón. Organizada por el Equipo Republicano y el Equipo Banquemos -dos agrupaciones integradas por “ciudadanos independientes sin pertenencia partidaria”- convocó a movilizarse bajo el lema “Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio”. “Nos hemos reunido para rendir tributo a quien dio su vida para que todos los argentinos podamos conocer la verdad sobre quienes fueron los autores del atentado contra la sede la AMIA que, sabemos, también son los responsables de la voladura de la Embajada de Israel. No es este el reclamo solo de las víctimas y sus familiares sino de todo un país al que esas bombas asesinas les sacudió el alma”, fue el comienzo del discurso que fueron leyendo distintas personas.En esa línea, el texto continuó: “Nadie en la Argentina puede darse el lujo de interpretar la muerte del Fiscal Alberto Nisman según su ocasional conveniencia política o el cargo que circunstancialmente ocupe. Quien piense que el sillón de Rivadavia tiene el poder de hacer cambiar la verdad; quien crea que la verdad puede escribirse y cambiarse a conveniencia no es más que un aliado de la mentira y cómplice de los culpables”.El documento que leído durante el acto cuestiona duramente el accionar de varios funcionarios nacionales de aquel momento, tras la denuncia de Nisman contra la entonces presidenta Cristina Kirchner, así como también la actitud del actual mandatario nacional, Alberto Fernández: el texto sostiene que ambos “pactaron una candidatura a cambio de impunidad”.Seguí leyendo:Testimonios exclusivos: qué declararon los vecinos de Le Parc sobre la noche de la muerte de Alberto Nisman45 mil llamadas, 23 mil imágenes y una idea de primer juicio: cuál es el futuro de la causa por la muerte de Alberto NismanEl homenaje a Nisman trascenderá las fronteras de la Argentina y se realizará bajo la consigna “No fue suicidio, fue un magnicidio”Las internas políticas complican la organización del acto para rendir homenaje a Alberto Nisman

Leer más »

Massa tildó de “okupas” a los funcionarios macristas que no se quieren ir y piden la doble indemnización

Sergio Massa junto al presidente Alberto FernándezSergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, denunció que muchos gerentes del anterior Gobierno que se rehúsan a renunciar a sus cargos políticos y que “piden una doble indemnización que su propio gobierno vetó cuando se aprobó la Ley en el Congreso”."La gente tiene que saber que hay personas del gobierno anterior que no se quieren ir, que piden ahora doble indemnización”, señaló Massa.Y puso como ejemplo que en el PAMI actualmente hay 60 trabajadores que tomaron esa postura. Esa misma situación se replica en Ferrocarriles, ANSES, Correo Argentino y en toda la administración pública. “Es gente que no llegó con el clasificados bajo el brazo, sino que fue designada políticamente”, dijo al ser entrevistado en CNN Radio por el periodista Nacho Girón, que conduce el programa “Digamos Todo”, los sábados de 7 a 10.Para Massa, “hay cuestiones que hay que cambiar definitivamente”. Por eso, aseveró, que la nueva administración que encabeza Alberto Fernández tomó una atinada decisión: “Los que llegan con nosotros se van con nosotros". Sobre la Resolución N° 001/20, que firmó esta semana junto a Cristina Kirchner para terminar con las “capas geológicas” en el Congreso de la Nación, remarcó: “Queremos terminar con la idea de que las plantas temporarias se transforman en permanentes”.Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados, con su esposa Malena Galmarini, presidenta de AYSACon fecha 15 de enero, la primera resolución del año la 01/2020, fijó límites a la contratación de personal. Tanto los legisladores como secretarios, prosecretarios y directores y subdirectores no gozan de estabilidad laboral y deben dejar su cargo una vez finalizados los mandatos. Son el llamado “gabinete”. Sin embargo, con cada recambio legislativo muchos de ellos e incluso el personal que nombran pasa a la llamada planta permanente. Pero también están los que aún tienen contrato vigente y tampoco se quieren ir.A ellos, Massa los tildó de “okupas”. Se trata de los funcionarios macristas que aún persisten en sus puestos más allá del cambio de conducción ejecutiva. “Es éticamente reprochable la actitud de quedarse como okupas en el Estado”, enfatizó.Además, se refirió a la importancia de ponerle un límite al gasto político.. “En el marco de la Ley de Solidaridad congelamos por 180 días los salarios de diputados y personal político, con buen nivel de diálogo entre todos los bloques”, concluyó el titular de la Cámara Baja.Seguí leyendo:Sergio Massa: “No creo en el suicidio de Nisman"Polémica por el contrato entre AYSA y Boca Juniors que reveló Sergio Massa

Leer más »

Realizarán una marcha para homenajear a Alberto Nisman a 5 años de su muerte

El fiscal Alberto Nisman fue encontrado muerto en su departamento de Puerto Madero el 18 de enero del 2015, cuatro días después de haber denunciado a la entonces presidenta Cristina Kirchner.Con la presencia de referentes de la oposición, hoy a las 18:30 se realizará una marcha en la Plaza del Vaticano, frente al Teatro Colón y en pleno centro porteño, para homenajear al fiscal Alberto Nisman a 5 años de su muerte.El encuentro fue organizado por el Equipo Republicano y el Equipo Banquemos, dos agrupaciones integradas por “ciudadanos independientes sin pertenencia partidaria”, que convocó a movilizarse bajo el lema “Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio”.Si bien en principio se esperaba que en la movilización no haya expresiones políticas, ya anunciaron su participación algunos dirigentes de Juntos por el Cambio como la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y el diputado Waldo Wolff. También publicó un mensaje de adhesión a la marcha el ex ministro de Educación Alejandro Finocchiaro.Los organizadores confían en que el acto será multitudinario para recordar la carrera del fallecido fiscal de la causa AMIA, quien el 18 de enero del 2015 fue encontrado muerto en su departamento de las Torres Le Parc, en el barrio porteño de Puerto Madero, con un tiro en la cabeza. A cinco años de este hecho, todavía no se sabe con certeza si se trató de un asesinato o de un suicidio.Al comienzo del homenaje se leerá un documento en el que se cuestiona duramente el accionar de varios funcionarios nacionales de aquel momento, tras la denuncia de Nisman contra la entonces presidenta Cristina Kirchner, así como también la actitud del actual mandatario nacional, Alberto Fernández: el texto sostiene que ambos “pactaron una candidatura a cambio de impunidad”.La primera marcha en homenaje a Alberto Nisman se hizo a pocos días de que fuera encontrado muerto. (NA)“Los mismos que lo denostaron. Los mismos que durante un tiempo sostuvieron que lo asesinaron y luego que se suicidó. Los mismos que no supieron qué hacer con un Fiscal de la Nación muerto y contaminaron deliberadamente –o por impericia– la escena del crimen, son los que hoy pretenden ordenarle al Poder Judicial que revise técnica y administrativamente la pericia llevada a cabo por la Gendarmería Nacional”, señala el documento, que no lleva la firma de ninguna agrupación.Como adelantó Infobae, de este homenaje no participará ningún miembro del Gobierno, como así tampoco lo harán los principales líderes de la AMIA y la DAIA ni los familiares de Nisman, excepto por su madre, Sara Garfunkel. Puntualmente, la comunidad judía señaló que la marcha será un sábado, día sagrado para su religión, y consideran además que tiene una cierta intención política.Es probable que Germán Moldes –ya jubilado como fiscal de Cámara– y colegas suyos como Carlos Stornelli o Ricardo Sáenz concurran al homenaje de su amigo asesinado antes de ratificar su denuncia por supuesto encubrimiento contra Cristina Kirchner, pero lo harán a título personal.En cambio, los familiares y amigos de Nisman realizarán su propio homenaje íntimo en el cementerio de La Tablada el domingo por la mañana. Paralelamente, trascendió que también habrá actos en Europa, Israel, Estados Unidos y en otros puntos de la Argentina.Este es el documento completo que se leerá en el comienzo del encuentro en la Plaza del Vaticano:Seguí leyendo:El homenaje a Nisman trascenderá las fronteras de la Argentina y se realizará bajo la consigna “No fue suicidio, fue un magnicidio”Las internas políticas complican la organización del acto para rendir homenaje a Alberto Nisman

Leer más »

Tiñeron de rojo el agua de dos fuentes de Plaza de Mayo en homenaje a Nisman

Los organizadores de la marcha que se va a realizar hoy para conmemorar los cinco años de la muerte de Alberto Nisman tiñeron el agua de dos fuentes de la Plaza de Mayo de rojo sangre para homenajear al fiscal. La iniciativa se concretó esta mañana muy temprano a pesar de la gran presencia policial en el lugar.El operativo consistió en teñir dos fuentes con anilina de color rojo, como alegoría de la sangre del fiscal Nisman. De acuerdo con los organizadores, se hicieron pasar por turistas, sacaron fotos, filmaron y se fueron rápidamente para eludir la vigilancia de los uniformados que custodiaban la zona. “Creemos que va a durar poco”, anticipó uno de los autores del homenaje a este medio.Efectivamente ocurrió eso. Luego de algunas horas, el gobierno de la Ciudad renovó el agua de las fuentes y de a poco el rojo sangre se fue diluyendo y poco después del mediodía todo volvió a la normalidad. La fuente de Plaza de Mayo con agua rojiza (Infobae)La movilización para conmemorar los cinco años del fallecimiento del fiscal de la UFI-AMIA, que apareció muerto con un tiro en la cabeza en su departamento de Puerto Madero, está convocada a las 18:30 en la Plaza del Vaticano, frente al Teatro Colón.Así amaneció una de las fuentesEl encuentro es organizado por el Equipo Republicano y el Equipo Banquemos, dos agrupaciones integradas por “ciudadanos independientes sin pertenencia partidaria”, que convocó a movilizarse bajo el lema “Justicia perseguirás. No fue suicidio, fue un magnicidio”.A pesar de que en el llamado que hicieron los organizadores se pidió no llevar banderas políticas, ya se anunció la participación de algunos dirigentes de Juntos por el Cambio, como la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y el diputado Waldo Wolff.Se espera que el acto, cuyo objetivo más importante es recordar la muerte del fiscal y subrayar el hecho de que todavía no se sabe con certeza si se trató de un asesinato o de un suicidio, cuente con una gran participación. Al comienzo del homenaje se leerá cuente con una masiva participación,un documento en el que se cuestionará duramente a varios funcionarios nacionales de aquel momento, tras la denuncia de Nisman contra la ex presidenta Cristina Kirchner, así como también al actual mandatario nacional, Alberto Fernández, por su actitud: el texto de la convocatoria sostiene que ambos “pactaron una candidatura a cambio de impunidad”.Seguí leyendoRealizarán una marcha para homenajear a Alberto Nisman a 5 años de su muerteEl homenaje a Nisman trascenderá las fronteras de la Argentina y se realizará bajo la consigna “No fue suicidio, fue un magnicidio”Las internas políticas complican la organización del acto para rendir homenaje a Alberto Nisman

Leer más »

Bahía Blanca: la votación en la que se aprobó el aumento de colectivos terminó en escándalo

Concejo Deliberante de Bahía BlancaLa votación en la que se aprobaron el Presupuesto 2020 y un aumento en el boleto de colectivo en la ciudad de Bahía Blanca terminó en escándalo a raíz de la maniobra que utilizó el oficialismo (Juntos por el Cambio) para lograr el quórum necesario para votar.Al igual que la semana pasada, la oposición del Frente de Todos decidió no bajar al recinto para que el aumento no pudiera ser tratado. Lo mismo hizo la concejal Gabriela Schieda, que en 2017 entró con la lista del oficialismo pero hace un año formó un monobloque por separado.Sin embargo, el oficialismo apeló a la Ley Orgánica de las Municipalidades y determinó que Schieda se encontraba ausente. En consecuencia, la reemplazó con la concejal que ocupó el lugar suplente en la lista de 2017, Anabella Castillo, quien votó junto con el oficialismo.Concejal Gabriela Schieda del monobloque Arturo IlliaNicolás Vitalini, presidente del bloque oficialista en el Concejo Deliberante, explicó a Infobae que simplemente “se aplicó el régimen de suplencias que establece la ley”.“El lugar donde deben estar los concejales al inicio de la sesión, cuando se toma asistencia, es su banca. Estás presente o estás ausente, en este último caso, se puede pedir el reemplazo, que en esta oportunidad estaba presente”, detalló Vitalini.Tanto desde el Frente de Todos como el monobloque Arturo Illia de Schieda, que impulsaban un congelamiento de la tarifa, calificaron la maniobra como un “mamarracho institucional”. “Yo no estaba ausente, estaba arriba y antes había estado en la reunión de labor parlamentario. Ahí dejamos dicho que no íbamos a dar quórum”, explicó Schieda a este medio.Y agregó: “No puede haber pasado lo que pasó. Se llevaron puesta la institucionalidad con una concejal trucha. Ahora estamos viendo cuáles son las vías legales”.Anabella Castillo, la concejal suplente que votó con el oficialismoPor su parte, el jefe del bloque peronista, Walter Larrea, señaló durante una conferencia de prensa posterior a la votación que Schieda “no estaba de licencia por vacaciones o enfermedad" y por lo tanto que es "absurdo” aplicar de esa maneja la Ley Orgánica de las Municipalidades.“Esta sesión y los resultados alcanzados por la misma son absolutamente nulos, de nulidad absoluta”, afirmó Larrea y confirmó que su bloque también evaluará un reclamo legal para invalidar la votación.El aumento de la tarifa era impulsado por el intendente Héctor Gay pero también por la Unión Tranviarios Automotor de Bahía Blanca que había llamado a un paro por la demora en su aprobación. Con la suba del 29% del boleto: la tarifa plana pasó de $29 a $38.Seguí leyendo:Primer viaje de Guzmán al exterior para negociar la deuda: irá a Nueva York el 28 de enero para hablar ante bonistasAlberto Fernández avanza en la creación de un súper fuero federal para restarle poder político a Comodoro Py

Leer más »

El mensaje del Gobierno de los Estados Unidos en el aniversario de la muerte de Alberto Nisman

El Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo (Foto: Reuters) (JONATHAN ERNST/)El Secretario de Estado de los Estados Unidos Mike Pompeo se refirió al aniversario por la muerte del fiscal Alberto Nisman y llamó a que todos los países del mundo declaren como organización terrorista a Hezbollah.“En el quinto aniversario de la muerte del fiscal Alberto Nisman, recordamos el ataque de 1994 contra el centro judío AMIA en Buenos Aires y su esfuerzo incansable para llevar a sus responsables a la justicia. Llamamos a todas las naciones a que designen a Hezbollah como la organización terrorista que es”, publicó Pompeo en su cuenta de Twitter.El pedido de Pompeo para que todas las naciones declaren a Hezbollah como organización terrorista llegó pocas horas después de que Gran Bretaña, un aliado clave de los Estados Unidos, diera un paso en ese sentido.“El Tesoro de Su Majestad ha designado a toda la organización Hezbollah bajo la Ley de Congelación de Activos Terroristas de 2010. Esta congelación de activos se alinea con la decisión tomada el año pasado por el Canciller del Tesoro —cuando era Secretario del Interior— para proscribir a toda la organización”, informó el gobierno británico en un comunicado.Londres ya había proscrito la unidad de seguridad externa de Hezbollah y su ala militar en 2001 y 2008 respectivamente, pero solo estas estaban sujetas a la congelación de activos bajo las normas del gobierno británico. Pero la decisión de hoy incorpora a su brazo político.En julio, cuando se cumplieron 25 años del atentado contra la mutual judía, el entonces canciller Jorge Faurie y Pompeo rindieron en la sede de la AMA un homenaje. Al recordar a las 85 personas que murieron, el norteamericano dijo que las 85 víctimas fueron asesinadas “por las manos del terrorismo de Hezbollah, en un ataque planeado por el régimen islámico de Irán, con la ayuda logística de la Guardia Revolucionaria”, y dijo que “no fue la primera vez que Hezbollah atacó en la Argentina”, al recordar el ataque terrorista perpetrado el 17 de marzo de 1992 en la Embajada de Israel.“Estos ataques nos tienen que recordar que el terrorismo no es una amenaza hipotética”, subrayó Pompeo, que manifestó su apoyo a familiares de víctimas y sobrevivientes y sostuvo que “la justicia tiene que llegar para las familias que sufrieron pérdidas. Sean fuertes y valientes, no le teman al terrorismo. No están solos. Dios está con ustedes. Los Estados Unidos están con ustedes. No nos olvidamos”, concluyó.Alberto Nisman (Foto: Martín Rosenzveig)A cinco años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, se realizará una movilización en la Plaza del Vaticano, a escasos metros del Palacio de Justicia, mientras que mañana la DAIA realizará una ceremonia en el Cementerio de La Tablada, donde se encuentran los restos del ex titular de la Unidad Especial AMIA.La movilización se realizará este sábado a las 18:30 en la Plaza del Vaticano, ubicada en Cerrito y Viamonte, en el barrio porteño de San Nicolás. “No fue suicidio, fue magnicidio” y “Hasta que la memoria aturda” son algunos de los lemas que se difundieron en Twitter y Facebook para instar a movilizarse en el quinto aniversario de la muerte de Nisman, que aún no se sabe si fue un homicidio o un suicidio.Dirigentes opositores, como Elisa Carrió, Patricia Bullrich y Waldo Wolff, ya anticiparon que participarán del acto en la Plaza del Vaticano, por lo que se prevén duras críticas y cuestionamientos al presidente Alberto Fernández y a la vicepresidenta, Cristina Kirchner.Aunque la principal marcha será en la ciudad de Buenos Aires, se espera que también haya homenajes al fallecido fiscal en distintas plazas del país e incluso en el exterior, ya que algunos usuarios convocan a movilizarse frente a las distintas embajadas argentinas alrededor del mundo.En tanto, mañana habrá dos ceremonias frente a la sepultura número 7 del tablón 210, en la manzana 152 del Cementerio de La Tablada, donde se encuentran los restos de Alberto Nisman.En uno de ellos, a las 10:00, el Consejo Directivo de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), encabezado por Jorge Knoblovits, llevará a cabo el homenaje: se recitará el Kadish y otros salmos de recordación, al tiempo que la entidad informó que “reiterará el pedido de justicia para identificar a los responsables de su muerte, así como en la causa AMIA”.Seguí leyendo:El Reino Unido declaró a Hezbollah como organización terrorista

Leer más »