Último momento

Política

Claudio Belocopitt: “Si se mantiene estable el número de casos, en cuatro o cinco semanas podría colapsar el sistema de salud”

Claudio Belocopitt, presidente de la Unión Argentina de Entidades de Salud y dueño de Swiss Medical Group (Nicolás Stulberg)Frente al aceleramiento de los contagios de coronavirus en el país durante las últimas semanas, con más de mil casos por día, el presidente de la Unión Argentina de Entidades de Salud y dueño de Swiss Medical Gruop, Claudio Belocopitt, advirtió: “Si se mantiene estable el número de casos, en cuatro o cinco semanas podría colapsar el sistema de salud”.Para Belocopitt, los más importante es que el gobierno defina una nueva estrategia de cómo va a continuar la cuarentena después del 28 de junio. “Las próximas semanas van a ser difíciles y complejas y hay que elegir un camino”, remarcó en alusión a la puja que hay entre quienes piden endurecer el confinamiento y regresar a fase 1 y quienes aseguran que hay que continuar liberando actividades para evitar una recesión económica más profunda.“Si vamos por un camino de liberación, hay que decirle a la gente ‘éste es el camino y estas son las consecuencias’", resaltó. Y una de esas consecuencias -analizó- podría ser el aumento de las muertes en virtud de un posible colapso del sistema de salud.La otra posibilidad es volver a un confinamiento más estricto. “La decisión queda en manos de la política”, estimó en diálogo con Ernesto Tenembaum en radio Con Vos. El empresario sentó una postura personal. Observa con preocupación las últimas medidas de apertura dictadas en el Área Metropolitana porque generaron una mayor circulación de personas y más contagios, pero no una reactivación económica como se pretendía. “Me parece un engendro esta cosa que no es ni un cosa ni la otra. Aumentar la circulación no implica reactivación porque la gente no está con ánimos para consumir y hay lugares que se tienen que mantener igual”, introdujo. Y agregó: “A mí me putean con esto de decir que hay sostener la cuarentena, pero mi opinión siempre va a estar puesta en lo que nos tocó hacer a nosotros, que es salvar la mayor cantidad de vidas posibles”.El número de infectados por coronavirus superó los mil casos diarios (Maximiliano Luna)El empresario había anticipado este escenario en un reportaje concedido a Infobae, hace tres meses: “Nos tenemos que preparar para una guerra”.“Muchos me tildaron de exagerado por la definición de guerra cuando esto era muy prematuro, pero no tengo ninguna duda. Estamos viviendo una guerra de características difíciles y distintas pero más complicadas que la guerra común. La balas no se ven y eso complica el escenario porque confunde a la gente al no entender lo que está pasando. La situación es recontra compleja y dificultosa”.Al brindar un panorama de cómo se encuentra el sistema de salud privado para afrontar la pandemia, Belocopitt señaló que “el 50% de las camas de terapia intensiva ya está ocupado por otras patologías”. Y explicó que a pesar que “en el último tiempo se han adicionado camas y se logró un remanente importante, tampoco es tan gigante”Para graficar la situación, remarcó que actualmente las camas de terapia “están ocupadas entre un 65 y 70%”, incluyendo a los pacientes con coronavirus. “Hay excedente, hoy no estamos en un momento dramático pero esto viene creciendo día a día”, se preocupó.Puso como ejemplo que “Swiss Medical hace 20 días atrás, entre pacientes leves, tenía 100 diarios y hoy tiene 220 diarios”. Dijo que sus centros de salud tienen capacidad pero que la demanda está creciendo: “Si esto no se detiene y continúa creciendo lento pero constante el sistema va a tener problemas”.En ese sentido, comparó a la terapia intensiva con una bañadera: “Se llena rápido y se vacía lento porque los pacientes cuando ingresan a terapia no son de alta rotación, ya que se suelen complicar y tienen varios días ahí. Tomando esta complejidad, que por suerte en reglas generales está en una media baja, si se mantiene constante el crecimiento se puede estimar que a este nivel de casos podría haber saturación del sistema en 4 o 5 semanas”.Belocopitt dijo que si aumenta la circulación, aumentarán los contagios (Maximiliano Luna)Insistió en que la cuarentena “es de la medicina más vieja que tenemos” y recordó que “en la cuarentena estricta tuvimos resultados extraordinarios”, Sin embargo, también admitió que es normal que “la gente se canse” e hizo referencia a los impactos económicos y sociales del encierro.“La gente no ve las bombas de la guerra y se va relajando. Aumenta la circulación y aumenta el virus. Si este camino genera saturación del sistema de salud y vamos por este camino, entonces la cantidad de muertos va a ser muchísimo más grande y entonces asumamos como sociedad que hemos asumido ese camino. No inventemos que una cosa no va a suceder porque si vamos a los números, que son extraordinarios en cuanto a la cantidad de fallecidos en comparación a otros países, esto se da porque el sistema de salud no se satura”.Por el contrario, “si definimos hacer cuarentena, hay que hacer cuarentena”, resaltó Belocopitt. “Lo voy a decir todos los días que haga falta. Ningún sistema del mundo aguanta la saturación cuando la pandemia explota y los argentinos lo tenemos que entender. Estamos en una silla mirando como crece el agua. No nos tapó pero está creciendo”, pronosticó con preocupación.Pero su preocupación no pasa porque siga creciendo el número de contagiados sino porque no colapse el sistema sanitario. “No hay que preocuparse porque hay más infectados por día porque eso tiene relación con la mayor cantidad de testeos. El problema no pasa por ahí porque ahora los expertos dicen que hasta el 80% de los infectados pueden ser asintomático. La importancia es como funciona el sistema de salud”.“Swiss Medical hace 20 días atrás, entre pacientes leves, tenía 100 diarios y hoy tiene 220 diarios", contó BelocopittY continuó con su explicación: “Los infectados por día tienen cero importancia, ese datos sirve solo para los noticieros. Cuando hace 3 o 4 semanas atrás nosotros hacíamos 60 o 70 testeos diario con 10% de positividad, hoy hacemos 120 testeos diarios con un 30% de positividad. Eso muestra mucho que hay más circulación”.Para el empresario, hay que prestarle atención a dos indicadores: “Yo todos los días lo hago para mi sistema: cómo está dando el índice de positividad, cuánta gente está viniendo y cómo está funcionando la capacidad instalada. Esos son los únicos datos que el que está manejando la torre de control tiene que mirar”.Precisó que hace 4 o 5 semanas atrás, Swiss Medical tenía “un promedio de 15 pacientes de terapia por dia y hoy tenemos 20”. De las 150 camas de terapia que actualmente dispone, dijo que “están ocupadas entre 85 y 90”.“Tener todas esas camas libres es un montón pero se ocupan”, indicó e hizo foco en los diferentes protocolos que se aplican en Ciudad y la Provincia de Buenos Aires frente a un caso positivo. “En Capital a los infectados leves se los interna y en Provincia se los tiene en el domicilio”, puntualizó.Dijo que estamos viviendo un hecho mucha complejidad, donde todos opinan y nadie sabe nada. “Es un virus con un compartimento desconocido que se le está buscando la vuelta a ver cómo se soluciona médicamente. Si hacemos un archivo de cómo se ha opinado de esto desde el primer caso, el 3 de marzo, hasta ahora tenés para hacer 3 o 4 programas”, señaló.El caso VicentinEn un tramo del reportaje, Belocopitt también se refirió al caso Vicentin y advirtió que “había infinidad de caminos” antes de optar por la expropiación de la empresa. “Con esto no estoy defendiendo a Vicentin. Hay un juez y había que terminar el proceso”.“Si el Estado quería quedarse con la empresa tenía desde el punto de vista legal una arma perfecta para quedarse con la empresa que era el crédito del Banco Nación y vos con la ley de concurso, el crow down y siendo un acreedor de ese tamaño fácilmente lograbas el mismo objetivo”, concluyó.Seguí leyendo:Se define cómo será la nueva etapa de la cuarentena: el gobierno porteño se resiste a endurecer el aislamientoVicentin analiza sus alternativas judiciales para responder el avance del Gobierno

Leer más »

El ministro de Agricultura admitió que no sabía que el Presidente iba a anunciar la expropiación de Vicentin

Luis Basterra en diálogo con Radio Con Vos (RadioCut)Hace una semana, el lunes pasado, el presidente Alberto Fernández anunció la intervención y la expropiación de una de las principales compañías del sector agropecuario: Vicentin. En la conferencia de prensa, que fue anunciada pocos minutos antes por los voceros de la Casa Rosada, estuvieron el jefe de Estado, el ministro de Producción, Matías Kulfas, el designado interventor del holding, Gabriel Delgado, y la promotora de la iniciativa, la senadora Anabel Fernández Sagasti.Pese a la relevancia del anuncio y al sector al que pertenece la empresa intervenida, el ministro del área, Luis Basterra, no participó de la conferencia. Este lunes, el titular de la cartera de Agricultura reconoció que no sabía que el Presidente iba avanzar con la expropiación de Vicentin, aunque sí había participado de discusiones sobre el futuro de la agroexportadora.“¿La palabra expropiación no formó parte del debate con el Ministerio de Agricultura?”, preguntó el periodista Ernesto Tenembaum en radio Con Vos. “Yo no estuve en esa parte”, confesó Basterra. Y ahondó: “Los que trabajamos la tierra no le damos tanta vuelta, acá hay una medida que es rescatar la empresa y que el Estado Nacional sea actor partícipe. Esa parte, estuvimos involucrados, la conversamos, la conveniencia, la oportunidad, me buscaron, transmití... El instrumento y la oportunidad, no. No podemos hacer una asamblea universitaria para que se decida. Estamos hablando de que Prat Gay nos estaba por llevar puesta la empresa”.- ¿No le tenían confianza?- No, no hace falta... Si no me tienen confianza a mí, que me guardé el tema de los derechos de exportación bajo cinco candados.- Pero si le tienen confianza, ¿por qué no lo hablaron con usted que es el ministro de Agricultura?- Pero, ¿para qué? Déjenme un poco de paz también. Dejen que alguien se haga cargo de lo que corresponde y yo acompaño.Delgado, Kulfas, Fernández y Fernández Sagasti. Basterra, ausenteEl funcionario le restó importancia al desplante. Dijo que estaba al tanto del “camino estratégico” adoptado por el jefe de Estado en esta discusión, pero no de los instrumentos que finalmente se utilizaron. “La verdad que es secundario. Nos tenemos afecto. Nosotros estuvimos en la resistencia al macrismo de todo el tiempo, confianza no falta y hay toda una historia que nos pone dentro de un espacio”, reflexionó.En una primera instancia, Basterra intentó esquivar las preguntas sobre su ausencia en la conferencia de prensa con algunas humoradas. “La distancia no alcanzaba para que fuera una escena segura dentro del foco de la cámara”, contestó entre risas. Luego, dijo que es amigo de Kulfas -el ministro de Producción que sí estuvo en la comunicación- y de Gabriel Delgado, el experto elegido para conducir la intervención. Finalmente, se atajó y responsabilizó del área de prensa del gobierno nacional: “Yo soy apenas un Ingeniero Agrónomo, pregúntele a los expertos en comunicación por qué no estuve”.Más allá de no haber estado en el minuto a minuto del anuncio de la expropiación de Vicentin, Basterra defendió la medida y se mostró comprendido con el proceso que se inició la semana pasada. Además, planteó que se necesitan entre 300 y 400 millones de dólares para que la compañía vuelva a funcionar. “Es lo que calculan los expertos, no en este momento porque la soja ya está en proceso y no hay cosecha, así que tenemos para 7 u 8 meses”, analizó.Cuando le consultaron de dónde se van a obtener esos recursos, el funcionario dijo que la exportadora mueve miles de millones de dólares al año aunque no descartó que finalmente sea el Estado el que termine desembolsando esos fondos para poder poner en marcha a una compañía que tiene varias ramas de producción. “¿Cuántos millones estamos poniendo para sostener las fuentes laborales en Argentina? Se está poniendo. El Estado tiene recursos. No estoy diciendo que la fuente van a ser los derechos de exportación, pero la Argentina recauda 7 mil millones de dólares por derechos de exportación, por ejemplo. Los números del Estado son muy distintos a 300 millones de dólares que se necesitan”, conjeturó.

Leer más »

Un dirigente social y funcionario le respondió a “Chiche” Duhalde: “Mejor sería arremangarse y colaborar que criticar desde afuera”

"La crítica de la señora Duhalde es cuanto menos muy desafortunada, siendo que ella es solo una espectadora de la pandemia, mientras nosotros ponemos el hombro y muchas vidas para sacar el país adelante", dijo el dirigenteLa ex senadora y ex primera dama, Hilda “Chiche” Duhalde, dijo sin eufemismos que los integrantes de los movimientos sociales son personajes nefastos. Los cuestionó, les catalogó como un problema y los acusó de tratar como “rehenes” como a los sectores más vulnerables de la sociedad a cambio de alimentos y planes. Agregó que si el ministro de Desarrollo Social de la Nación no se anima a confrontarlos debería renunciar: “Si Arroyo no tiene huevos para pararse frente a estos personajes, que son nefastos para la política argentina y para el crecimiento y dignidad de la gente, que se vaya".Daniel Menéndez, coordinador nacional de Barrios de Pie y subsecretario de Políticas de Integración y Formación de la Secretaría de la Economía Social, salió a contestarle a través de un comunicado de prensa. En tono más mesurado, calificó sus dichos de “desafortunados”. “Quiero decirle a la señora Duhalde que los movimientos sociales estamos conformados por la experiencia histórica que significó la militancia social de las manzaneras. Y que estas son épocas en que las que estas organizaciones estamos poniendo el cuerpo cada día. Ya sufrimos casi una decena de militantes sociales fallecidos y otro tantos están con respirador”, apuntó.“La crítica de la señora Duhalde es cuanto menos muy desafortunada, siendo que ella es solo una espectadora de la pandemia, mientras nosotros ponemos el hombro y muchas vidas para sacar el país adelante. Es una pena que no comprenda, como ya lo explicó el presidente Fernández, que los movimientos sociales son parte de la solución y no el problema”, expresó Menéndez.Daniel Menéndez es el coordinador nacional de Barrios de Pie y subsecretario de Políticas de Integración y Formación de la Secretaría de la Economía Social, dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación (Maximiliano Luna)“Chiche” Duhalde se había referido a la posibilidad de recuperar el programa de las manzaneras, una red de abastecimiento de comida a los barrios vulnerables del conurbano bonaerense durante la gobernación de Eduardo Duhalde en la década del noventa. El nombre oficial era trabajadoras vecinales, quienes debían encargarse de la distribución de los alimentos del Plan Vida en zonas de extrema necesidad. El plan fue creado el 5 de septiembre de 1994 cuando estaba al frente del Consejo Provincial de la Familia.También reveló que Daniel Arroyo antes de asumir le había planteado la posibilidad de revivir el proyecto. “No lo pudimos realizar producto de que las áreas desde las que hay que hacerla están ocupadas por las organizaciones sociales y partidos políticos”, contestó. Y confesó, también, que el flamante ministro de Desarrollo bonaerense, Andrés Larroque, le preguntó por la recomposición de la red: “Le dije que el abordaje debe ser integral, ya que en los barrios carenciados no solo están atravesando la pandemia, no tienen trabajo, les falta salud”."Se es un movimiento social o un movimiento político, cuando los veo en la calle reclamando lo que ellos mismos tienen que tratar de solucionar se me genera un conflicto en la cabeza", retrató "Chiche" Duhalde (Gustavo Gavotti)“De qué manera una red de mujeres voluntarias que vayan con las mejores intenciones van a poder trabajar si en el mismo barrios los movimientos sociales le pagan a la gente para que trabajen para ellos y tienen el tupé de pagarles si responden a sus requisitos”, argumentó la ex senadora. Asimismo, sugirió que las organizaciones sociales funcionan con un esquema de clientelismo político: “Es una inmoralidad, tienen de rehenes a los sectores vulnerables”. Duhalde también criticó la sesgo político que adoptaron las agrupaciones: "Cuando los movimientos sociales pasan a ser parte, como el Movimiento Evita con el Chino Navarro en Jefatura de Gabinete, o Pérsico o Menéndez en el Ministerio de Desarrollo, dejan de ser movimientos sociales para ser movimientos partidarios. No se puede ser juez y parte. O se es un movimiento social o un movimiento político, cuando los veo en la calle reclamando lo que ellos mismos tienen que tratar de solucionar se me genera un conflicto en la cabeza”, expresó.Menéndez, en su comunicado, centró su argumento en las urgencias de los barrios carenciados en tiempos de pandemia y aprovechó para tirarle, sobre el cierre de su alegato, un dardo a “Chiche” Duhalde: “Es momento en el que necesitamos de la ayuda de todas y todos, a nadie le alcanza solo. Se está haciendo un enorme esfuerzo desde lo institucional y desde todos los gobiernos para que se llegue con la asistencia a todos los barrios. Mejor sería arremangarse y colaborar desde la acción que criticar desde afuera”.Seguí leyendo:Hilda “Chiche” Duhalde: “Si Arroyo no tiene huevos para pararse frente a estos personajes nefastos, que se vaya”“Barbijos-gate-2”: el empresario acusado de estafar al Gobierno porteño planeaba ganar más de $100 millonesBono Anses: mientras avanza el segundo pago del IFE, no descartan que haya un tercero

Leer más »

Un diputado rosarino busca impedir que Alberto Fernández visite la ciudad por el Día de la Bandera: “Que nos cuide él a nosotros”

Alberto Fernández, durante su última visita a la ciudad de RosarioEste fin de semana, tras haber suspendido su viaje a Catamarca por el protocolo sanitario que se activó a raíz de la confirmación del diagnóstico positivo de coronavirus del intendente Martín Insaurralde y el aislamiento del ministro Daniel Arroyo, el presidente Alberto Fernández confirmó que viajará a Rosario el sábado para encabezar el acto por el Día de la Bandera.Tras el anuncio, el diputado provincial Walter Ghione, del bloque Somos Vida y Familia, impulsa una iniciativa desde la legislatura santafesina a través de la cual solicita al Poder Ejecutivo Nacional que se suspendan las visitas oficiales de funcionarios provenientes de áreas del país donde continúa rigiendo el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio “a los fines de evitar posibles focos de propagación del COVID -19 (Coronavirus) y proteger la salud de los santafesinos”.“Voy a ir. ¿Cómo no voy a estar el Día de la Bandera en Rosario? Vamos a cuidarnos, nada más”, aseguró el Presidente en una entrevista con María Herminia Grande en LT3 de Rosario, que llegará a Santa Fe en medio del revuelo tras el anuncio por la intervención estatal y expropiación de la empresa agroexportadora Vicentin.No es recomendable que @alferdez venga a #Rosario en el #DíaDeLaBandera🇦🇷 en estas circunstancias!En nuestra iniciativa pedimos que se abstenga de visitar la ciudad con el fin de preservar la situación epidemiológica y no poner en riesgo a la población #AlbertoQuedateEnCasa pic.twitter.com/3z42P2mm00— Walter Ghione 💙 (@Walterghione) June 15, 2020Incluso mostró interés en una propuesta que una niña le hizo a través de las redes sociales. “Me propuso algo que me gusta y que tengo ganas de hacer. Tenemos que ver si es posible: es que a todos los chicos del cuarto grado del país, que son los que juran a la bandera, más allá de que estén sin clases, les pueda yo tomar un juramento virtual”, explicó.Si bien aún no hay precisiones oficiales sobre cómo se realizará el tradicional festejo en el Monumento a la Bandera el próximo sábado -que este año tiene además la particularidad de que se cumplen 200 años de la muerte de Manuel Belgrano- la idea es llevarlo a cabo sin aglomeración de gente y con una jura remota. La última visita a la provincia fue en febrero de este año cuando el presidente encabezó un acto junto al intendente Pablo Javkin por el 208 aniversario del primer izamiento de la bandera (Presidencia)En su última visita a la provincia fue en febrero de este año cuando encabezó un acto junto al intendente Pablo Javkin por el 208 aniversario del primer izamiento de la bandera. En esa oportunidad, el presidente anunció su regreso a la ciudad para el Día de la Bandera y animó a la población rosarina a festejar en esa fecha con desfiles y una multitud en las calles. Con la llegada de la pandemia de COVID-19 a la Argentina y el establecimiento de la cuarentena obligatoria en todo el país a partir del 20 de marzo, esa idea quedó descartada.“Desde la Cámara de Diputados de Santa Fe vamos a pedir que el Presidente NO venga a Rosario. Para preservar nuestra situación epidemiológica y no poner en riesgo a la población”, escribió el diputado rosarino que intenta evitar el viaje presidencial. “Es el mismo mandatario del Ejecutivo Nacional quien alienta a que nos cuidemos y propone minimizar el riesgo. Hoy la sociedad santafesina le pide que revea esta decisión de arribar a Rosario y nos cuide él a todos nosotros”, argumentó Ghione.Santa Fe está actualmente libre de circulación comunitaria del virus y la ciudad de Rosario se encuentra ya en Fase 4. “Cualquier persona que proviene de zonas de circulación y llega a la provincia debe hacer una cuarentena obligatoria de dos semanas. Sería injusto y contradictorio que sea el propio Presidente quien incumple con la medida sanitaria”, argumentó el legislador su pedido.SEGUÍ LEYENDO:Alberto Fernández habló sobre la apropiación de Vicentin: “Me preocupa que una empresa importante termine en manos de capitales extranjeros”Vicentin analiza sus alternativas judiciales y su historial con el Banco Nación para responder el avance del GobiernoAlberto Fernández aseguró que la expropiación es el “único camino” para Vicentin y dio detalles de su viaje a Rosario por el Día de la Bandera

Leer más »

Cómo llegan la ciudad y la provincia de Buenos Aires a la reunión clave que definirá el futuro de la cuarentena

El gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, durante un encuentro a solas que mantuvieron hace dos semanasLas autoridades sanitarias nacionales se reunirán esta tarde -a las 17- con sus pares bonaerenses y porteñas con un objetivo: coordinar los pasos a seguir tras el fuerte aumento de casos positivos de coronavirus registrados durante los últimos días.Si bien el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, destaca constantemente el buen trabajo conjunto que se está realizando en el área metropolitana (AMBA), también supo marcar diferencias que generaron irritación al otro lado de la avenida General Paz.En concreto, la decisión de habilitar las salidas para ejercicios entre las 20 y las 8 fue la que despertó más críticas. Especialmente después de que noticieros, diarios digitales y redes sociales replicaran las imágenes de aglomeraciones de personas en los bosques de Palermo o el parque Centenario.Ayer, en una entrevista con Radio 10, el alcalde porteño aseguró que siempre apuntan tomar las decisiones “en conjunto” con el gobierno bonaerense. No obstante, aclaró que esto no quiere decir que las medidas sean siempre “exactamente iguales” en ambos distritos.Runners en Palermo durante los primeros días de habilitaciónRodríguez Larreta repite públicamente que su equipo monitorea constantemente los números y jura que “si aumentan mucho” se tomarán “las decisiones correspondientes”. El aumento de los últimos días demostró que en la práctica el Gobierno porteño es renuente a pagar el costo político de dar marcha atrás.“También es cierto que tenemos que entender la salud como un todo”, argumentó en relación a los problemas psicológicos y físicos que trae aparejado el aislamiento obligatorio. También suele remarca que los casos aumentaron por la efectividad del plan DetectAR que, tras ser implementado en una primera etapa en los barrios de emergencia, ahora pasó a otras zonas de alta tasa de contagios como Balvanera, Flores y La Boca. La lógica del alcalde es simple: hay más casos en parte porque se testea más y mejor.A pesar de ser más proclive a los cuestionamientos públicos, el gobernador Axel Kicillof aseguró que “no van a lograr” hacerlo pelear con Rodríguez Larreta y reveló que hablan a diario por Whatsapp.Axel Kicillof junto a su ministro de Salud, Daniel Gollán (izquierda)Sin embargo, en cada entrevista deslizó su disconformidad con el relajamiento sanitario de la capital: “¿Cómo le vamos a explicar a alguien que vende cubanitos en un semáforo que no puede hacerlo si se puede salir a correr? ¿Se puede salir a correr, que no es de vida o muerte, y no se puede salir a buscar el mango?”, planteó en una entrevista con Infobae este sábado.Algunos días antes, Kicillof había adelantado que el aislamiento obligatorio en el conurbano “entrará en una etapa de revisión” con posibles nuevas medidas de restricción, ante el aumento de la curva de contagios en la zona metropolitana.Y sin dar nombres propios, agregó que “no se puede actuar como niños caprichosos” frente al virus.Más directo fue su viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, que aseguró que ante el aumento de casos el gobierno debe “tomar una decisión fuerte”.El segundo del ministro Daniel Gollán se refirió a las aglomeraciones de runners y no ocultó su malestar: “Era previsible: uno no puede esperar que miles de personas cumplan a rajatabla un protocolo. Cuando uno toma una decisión, sabe que ese protocolo no se va a ejecutar al 100%. No es que uno tiene problemas con correr con 10 metros de distancia, el problema es que sabemos que no se va a respetar. O que arranca con correr y termina con otra cosa que no está aprobada”, dijo en AM750.Por su parte, el presidente Alberto Fernández se muestra más en sintonía con las posturas bonaerenses y ya tendría decidido -dos semanas antes de que se cumpla el plazo- que la cuarentena continúe hasta el 12 de julio.El mandatario argumentó que como la velocidad de contagios actual es la más alta desde la llegada del virus al país, sería ideal volver a la fase 1 de confinamiento. No obstante, reconoció que una retroceso tan fuerte por el momento es imposible ante el estado de fastidio de gran parte de la sociedad.Y se permitió un tiro por elevación: “Piensen que la ciudad de Buenos Aires tiene tantos casos como la provincia, con la diferencia de que la provincia tiene el triple de habitantes. Eso es una pauta de lo que nos está pasando”.Según el último parte del Ministerio de Salud nacional, la ciudad acumula 14.707 casos positivos y 314 muertos, mientras que la provincia suma 13.196 y 372 fallecidos.Desde la Ciudad entienden que como el índice de contagios (R) ronda el 1,2 y la tasa de letalidad se mantiene en 2,13 todavía no es necesario volver a un régimen más estricto. Además, el subsistema público cuenta con unas 300 camas de terapia intensiva con respirador de las cuales están ocupadas 135.Pasadas las 16, el ministro de Salud Ginés González García, aseguró a la prensa en la puerta del Ministerio que se trata simplemente de una “reunión técnica” en la cual no se resolverá ninguna medida.Seguí leyendo:El empresario acusado por la estafa de los barbijos planeaba ganar más de $100 millonesReabrieron las fronteras en Europa: largas filas en rutas y los turistas llenaron aeropuertos y hotelesCientíficos israelíes creen que un antiparasitario podría ser prometedor contra el COVID-19

Leer más »

La Justicia busca decomisar 30 millones de dólares de una propiedad que el ex secretario de los Kirchner compró en Turks and Caicos

162Una propiedad valuada en 30 millones de dólares que fue adquirida por Daniel Muñoz, receptor primario de los bolsos con dinero para las coimas que se pagaron por la obra pública durante el kirchnerismo, puede ser decomisada por las autoridades argentinas si actúan con celeridad. Si no lo hacen, el dinero jamás volverá al país.Los únicos ingresos legales que tuvo Muñoz fueron los que percibió como secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner. Así consiguió amasar una fortuna cercana a los 70 millones de dólares en propiedades que fueron detectadas por la justicia como consecuencia de la investigación iniciada en 2018 y conocida como “Los cuadernos de las coimas”. El ex chofer de Roberto Baratta, segundo de Julio De Vido en el ministerio de Planificación, confesó ante la justicia que conducía al ex funcionario a recolectar bolsos con dinero correspondiente a coimas. Esos bolsos luego se llevaban a distintos lugares: Centeno aseguró que llevaron dinero al departamento de los Kirchner en Recoleta. Y también a la Quinta de Olivos. Había anotado todos sus viajes en cuadernos que fueron aportados a la justicia por un periodista del diario La Nación.Los empresarios de obra pública que confesaron como arrepentidos -como Centeno-admitieron haber pagado coimas ara conseguir negocios. Las recibía el financista Ernesto Clarens en pesos quien las pasaba a dólares y se las daba a Muñoz. Clarens, otro arrepentido, aseguró que Muñoz era el receptor primario de los bolsos. La investigación judicial probó que Muñoz se quedaba con parte pero otra parte era entregada a sus jefes.La investigación sobre los bienes de Muñoz detectó el recorrido del dinero. Compró departamentos en Estados Unidos y cuando los Panamá Papers fueron revelados, Muñoz deshizo las inversiones allí y comenzó a mover su dinero a las islas de Turks and Caicos como informó Infobae en febrero de 2019. Murió en marzo de 2016 cuando había comenzado el desguace de las propiedades en Estados Unidos. El tramo final de la inversión fue conducido por Carolina PochettiLas confesiones de Pochetti, viuda de Muñoz, y del primo de ella, Carlos Gellert, llevaron al juez Claudio Bonadio -fallecido en febrero pasado- a pedir el congelamiento con vistas al decomiso de los terrenos situados en Providenciales, una de las islas al noroeste del archipiélago, en los que el ex secretario de los Kirchner había pensado en invertir en un complejo turístico.La historia sobre la millonaria inversión en Turks and Caicos fue ratificada por Alejandro Manzanares, ex contador de la familia Kirchner que se transformó en socio de Muñoz para blanquear el dinero obtenido a partir de los bolsos de las coimas. Los terrenos en los que se iba a construir el complejo turístico están situados en un parque nacional y se encuentran en cercanías del hotel Amanyara, un lujoso complejo donde Pochetti se alojó cuando fueron a decidir si hacer la inversión allí. Intervinieron en la maniobra un testaferro mexicano, un abogado y un desarrollador inmobiliario estadounidenses. Sobre todos ellos hay pendientes pedidos de captura dictados por la justicia argentina.Desde la Argentina se identificaron las sociedades construidas para hacer la inversión mediante la participación de un estudio de abogados de Turks and Caicos. Peter Karam el dueño del estudio Karam & Missick que armó el esquema de negocios está con prisión domiciliaria con un pedido de extradición solicitado por Argentina. En la misma condición está el otro abogado que participó del armado de la inversión: Anthony D´Aniello. Fueron ambos letrados los que en 2016 viajaron a Buenos Aires para armar el esquema del negocio.De aquellas maniobras participó también un penalista conocido en Comodoro Py: Miguel Angel Plo quien fuera defensor de Pochetti y terminó procesado por Bonadio por haber participado en las maniobras. La Unidad de Información Financiera (UIF) durante el gobierno de Mauricio Macri aportó datos de inteligencia fiscal para hallar las propiedades y para intentar el decomiso de los bienes. Para eso hubo negociaciones con sus pares británicos ya que Turks and Caicos es un territorio de ultramar dependiente de Gran Bretaña. Claudio Bonadio (Gustavo Gavotti)Bonadio envió a juicio a todos los involucrados en el caso. La viuda de Muñoz, su círculo familiar y de negocios, Manzanares, Plo entre otros. Fueron procesados también los cueveros que participaron de las maniobras para sacar del país el dinero ilegal obtenido a partir de los bolsos con las coimas.En abril de 2019 Infobae reveló que las autoridades judiciales de Turks and Caicos habían detectado y embargado uno de los cuatros terrenos que compró la banda de Muñoz con el fin de decomisarlo y de esa manera Argentina debería encaminarse al recupero de los activos producto de la corrupción. El último movimiento judicial en la causa fue un exhorto firmado por en octubre pasado Bonadio para que las autoridades de Turks and Caicos informaran por la situación de los otros terrenos. Antes había ordenado el decomiso de los terrenos y de otros bienes adquiridos por la banda de Muñoz. Aquel pedido judicial se tramitó mediante la Cancillería y no ha llegado aún la respuesta. En diciembre, antes de terminar su mandato en la UIF Mariano Federici pidió que se enviara un nuevo exhorto a Turks and Caicos con más detalles sobre el origen ilícito de los fondos que utilizó Muñoz para comprar los terrenos frente al mar.Con la muerte de Bonadio el juzgado quedó a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi. El fiscal del caso Carlos Stornelli, según publicó Clarín, presentará un escrito en el expediente solicitando acelerar el proceso de decomiso porque de otra manera los bienes no podrán ser recuperados por la Argentina.Son 30 millones de dólares “enterrados” en un paraíso frente al mar que pueden ser recuperados para la Argentina. Depende de la voluntad política y de las negociaciones que hagan la Cancillería y la Unidad de Información Financiera, que, como es sabido, desde diciembre pasado tienen nuevas autoridades.

Leer más »

¿Un nuevo Juntos por el Cambio? La idea que empuja la oposición desde la provincia de Buenos Aires

(Nicolás Stulberg)Para volver a ganar, hay que cambiar. Para que la gente vuelva a confiar, hay que cambiar. Para poder ampliar la capacidad de representación en la sociedad, hay que cambiar. Deconstruir una identidad, rediseñarla, moldearla con nuevos integrantes y con liderazgos diferentes. Esa es la idea que atraviesa a Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires y que se extiende más allá de sus límites geográficos.María Eugenia Vidal, jefa política de la oposición en el territorio bonaerense, tiene la clara intención de renovar el espacio. Eso implica abrirlo hacia el peronismo, contener a todas las posturas -incluso las más extremas - y lentamente caminar hacia una nueva identidad que se aleje de la que supo liderar Mauricio Macri con la coalición que armó en el 2015 para llegar a la presidencia.La ex gobernadora es solo uno de los liderazgos vivos que hoy tiene la oposición. Pero no es uno más dentro del ala más flexible del espacio político. Forma un tándem con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Ambos son las caras visibles de un cambio generacional interno. De una renovación de la que quedarán exentos pese a tener encima el peso de la gestión de los últimos años. En las bases del esquema político empujan un cambio de liderazgos después de cuatro años donde Macri fue el capitán del barco.El ala más flexible o negociadora es solo un sector dentro de Juntos por el Cambio. Porque la ex ministra de Seguridad y actual presidenta del PRO, Patricia Bullrich, es otro de los liderazgos del esquema opositor. Es la punta de lanza del ala más dura. Desde que comenzó la gestión de Alberto Fernández es la voz opositora más confrontativa. A ella se refiere el Presidente cuando habla de la oposición que critica por Twitter. A ella y a otros dirigentes que no tienen un cargo en el Estado pero levantaron la bandera del PRO mientras el jefe de Estado recién empezaba a desandar sus primeros meses de gobierno.Parte de la mesa nacional de Juntos por el Cambio¿La renovación de liderazgo implica un enfrentamiento con Macri? Puede ser. Dependerá de lo que el ex mandatario quiera hacer en los próximos meses. Si pretende pelear por el liderazgo de la coalición -rol que supo tener durante cuatro años y que hoy ya no tiene - o si da un paso al costado, colabora con un armado distinto y aporta desde su lugar de ex presidente, pero sin meterse en la puja de poder interna por la conducción de la oposición.La disputa por los liderazgos es normal dentro de cualquier espacio político que no tenga definido quién manda dentro del esquema de poder. Eso es lo que sucede hoy. Macri mantiene el perfil bajo pero está activo. Tiene reuniones por Zoom con los dirigentes del PRO y con la mesa nacional de Juntos por el Cambio. En las arterias de la coalición da vuelta la pregunta sobre qué hará el próximo año. ¿Será candidato a diputado nacional por CABA? ¿Por qué lo sería? ¿Para tener fueros? ¿Para encontrar un escritorio desde donde reconvertirse y conducir al ejército opositor? Las preguntas giran como un trompo. Nadie tiene la respuesta.La pandemia quedará atrás. En algún momento el coronavirus será parte de la historia y el rediseño de Juntos por el Cambio pasará a ocupar un lugar de mayor prioridad. Sobre todo teniendo en cuenta que el próximo año hay elecciones legislativas, comicios que son un punto de partida para las elecciones presidenciales del 2023.Así se piensa en la política nacional. Mientras tanto gestionan. Todos. Pero ningún dirigente con vocación de poder puede relativizar el impacto de las elecciones de medio término. En el 2017 Cristina Kirchner pateó el tablero e inició un camino que desembocó, dos años después, en la Casa Rosada. Solo un ejemplo de la importancia que tendrá el 2021.La versión de la oposición que peleó la elección del año pasado con el Frente de Todos ya no es competitiva. La gente le dio vuelta la cara, la estrategia no dio resultados y los liderazgos se percutieron. Además, la marca Cambiemos o Juntos por el Cambio, como lo bautizaron en el año electoral, está íntimamente vinculado a la mala gestión económica del ex jefe de Estado.Patricia Bullrich es una de las líderes que hoy tiene la oposición a nivel nacional (Foto: Gustavo Gavotti) (Gustavo Gavotti/)Por lo tanto el objetivo es diseñar una nueva identidad de la coalición. Hacerlo sin que haya filtraciones de dirigentes o peleas estruendosas. Por eso Vidal, un grupo de intendentes y otro de dirigentes nacionales que están afirmados en suelo bonaerense dedican parte de su tiempo a contener a los propios. Lo que implica escuchar sus preocupaciones y marcar un rumbo, una línea por donde caminar. Buenos Aires es una provincia clave para utilizar de base de un nuevo proyecto.Para que ese proceso tenga algún sentido es importante que en algún momento llegue el tiempo de la autocrítica profunda y grupal. Un ex funcionario vidalista lo definió así: “Tenemos que saber por qué nos tocó irnos y para qué queremos volver. Hace falta una mirada autocrítica y ver qué vamos a hacer en el futuro. Qué le vamos a decir a la gente”. La pandemia congeló esa etapa que podría haberse dado en los primeros meses del año, después de la derrota electoral. El tiempo que queda para llevar a cabo la autocrítica es entre el final de la cuarentena y las elecciones legislativas. Pocos meses para repasar cuatro años de gestión que no fueron revalidados por los argentinos ni por bonaerenses.El mismo ex funcionario del gobierno bonaerense insistió con la idea de la autocrítica como parte fundamental del proceso de reconstrucción: “Tenemos que ver si compartimos el destino. ¿Para qué nos juntamos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Qué nos une? ¿Qué Cristina Kirchner no sea presidenta? La política es mucho más que eso”. En Juntos por el Cambio tiene que haber un proceso ordenador. Aún no empezó.Otro de los temas que trae aparejada la deconstrucción es el lugar que cada sector debe tener dentro de la oposición. Quiénes deben estar en primera línea si el objetivo es volver a enamorar al electorado. Un reconocido legislador en el micromundo amarillo lo expresa en pocas palabras. “En el espacio tienen que aparecer caras nuevas o caras que no están en el primer plano, pero que ya están dentro del esquema. No podemos tener a Patricia (Bullrich) y a Miguel (Pichetto) en primera línea pero tienen que estar adentro”, advirtió.María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, un tándem aceitado que gana lugar en la oposición (Maximiliano Luna)Un ejemplo que da vueltas en el mundo opositor lo tiene a Sergio Massa como protagonista. Juntos por el Cambio no puede prescindir de dirigentes que apoyan la postura más radical que representa Bullrich. Porque, en un futuro, podría perder una elección por no tenerlos. Lo mismo hizo el kirchnerismo un año atrás. Prefirió dejar de lado las enormes diferencias que tenían con el fundador del Frente Renovador porque sin él –y su espacio político– ponían en peligro el triunfo. La diversidad y la capacidad de representar diferentes sectores de la sociedad fue una de las claves de la victoria del Frente de Todos. En la oposición tomaron nota.Pensar distinto no es sinónimo de interna. En Juntos por el Cambio asumen que todas las voces que hoy están en el espacio tienen que seguir estando. Nadie afuera. Todos adentro. Discutir. Enfrentarse. Pero siempre dentro de los límites del espacio político. Que se doble pero que no se rompa. Esa es la gimnasia que pretenden instalar. Es el ejercicio interno que empujan desde la provincia de Buenos Aires. Eso les permitirá capturar a los sectores de la población que tienen ideas más conservadoras y los que pretenden una representación más de centro. Y, si se puede, tener adentro alguna expresión más progresista que les permita romper el muro del medio.La idea de amplitud y consenso se mantiene presente en todos los rincones de la oposición. Algunos deberán empezar a comprender que la búsqueda de aliados peronistas es una decisión que está guardada en la mesa de luz de Vidal y Larreta. Lo deberán digerir en el radicalismo y la Coalición Cívica. Tendrán que entender que para volver a transitar el camino hacia al gobierno tienen que ser distintos.Una voz muy escuchada por Vidal lo definió así: “Para volver a ganar una elección y para volver a ser gobierno hay que abrirse. Ser más pragmáticos. Ser peronistas”. Contener a todos aquellos dirigentes que Alberto Fernández y Cristina Kirchner no contengan. A eso apuntan. Una tarea extremadamente difícil. Si hay algo que saben hacer del otro lado de la vereda es contener la diversidad de posturas. Lo demuestran cada día en el Frente de Todos .¿Qué hará Mauricio Macri en el 2021? Es una de las dudas que da vuelta en las arterias de Juntos por el Cambio (EFE/Martin Di Maggio/Archivo) (EFEI0023/)La apertura hacia el peronismo es un objetivo claro que no se puede llevar a cabo este año por un simple motivo: hoy a ningún peronista bien educado se le ocurría moverse del oficialismo o de su alrededor. El año electoral y el escenario que aparezca luego de la pandemia será otra historia.Los representantes del peronismo que quieren en la oposición tienen que tener tatuada en el cuerpo la moderación. Que caminen por el medio, que sean racionales, que aporten trabajo territorial. Como dijo un intendente bonaerense de Juntos por el Cambio, “el peronista que dice que cuando llueve es que cae agua de arriba hacia abajo, vale oro”. La búsqueda no está abierta. Al menos, no del todo. En el año electoral los engranajes de la rosca política necesitarán un poco de aceite para funcionar las 24 horas.La apertura es el principal eje de la deconstrucción. El camino contrario al que siguió Cambiemos en sus años de gestión. El cambio de liderazgos es la discusión interna que se avecina. El rediseño de la identidad partidaria es una necesidad, un obstáculo que deben saltar para poder tomar distancia de la idea que hay en el inconsciente colectivo sobre lo que fue Cambiemos en el pasado reciente. Para eso hay que mostrar que algo cambió.Seguí leyendoBaby Etchecopar: “Macri me pidió apoyar a Alberto para que no sea víctima de conflictos internos”Alberto Fernández, sobre Vicentin: “Expropiar es la herramienta, no hay otro modo”

Leer más »

Habló Martín Insaurralde tras dar positivo de coronavirus: “Que la gente entienda que esto no es joda”

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, reveló cómo vivió los primeros días tras enterarse que tiene coronavirus y aseguró que “no encuentra explicación” al contagio porque tomó “todos los recaudos” necesarios.En una entrevista con el programa La peña de morfi, donde trabaja su mujer, Jésica Cirio, Insaurralde le pidió a los habitantes del conurbano bonaerense que tomen conciencia de que el virus “no es joda” e insistió en que en la medida de los posible todos se queden en sus casas.Al ser consultado sobre los síntomas que experimentó, el mandatario comunal explicó que tiene muchas dificultades para dormir a la noche a pesar de que siente cansancio. También tuvo mucha fiebre, que solo desciende cuando toma paracetamol- y fuerte dolor muscular.Además, reveló que perdió el sentido del gusto y que el olfato ya lo tenía muy disminuido a causa del tratamiento de quimioterapia al que se tuvo que someter hace algunos años.“Yo arranqué el miércoles después de un almuerzo de trabajo. Ahí sentí calor y me tomé la temperatura inmediatamente porque en la puerta de la oficina tenemos un termómetro para controlar a todos”, recordó.En ese sentido, afirmó que no encuentra “otra explicación al contagio” más que el contacto con algún asintomático.“Hemos tomados todos los recaudos. La reunión del Comité Operativo de Emergencia se hace en un gimnasio, no en una oficina cerrada”, dijo.Insaurralde forma parte del grupo de riesgo ya que tiene una afección respiratoria y además padece de insuficiencia renal.No obstante, el intendente aseguró que “sabía que no podía quedarse al margen” ya que en su municipio se registraron unos 600 casos positivos.En ese contexto, se mostró comprensivo con la “angustia” que genera el aislamiento obligatorio pero insistió en la importancia de quedarse en casa. “Hagan el esfuerzo, en estos días podemos entrar en el pico de contagios y el virus está circulando muy fuerte por todo el área metropolitana”.El intendente está internado en el Hospital Municipal de Llavallol y deberá permanecer en aislamiento estricto hasta que pase al menos tres días sin fiebre.El resultado positivo de Insaurralde activó el protocolo sanitario del entorno presidencial ya que Alberto Fernández se encontraba de viaje en la provincia de La Rioja y el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, era parte de la comitiva y había estado en contacto reciente con el intendente.Daniel Arroyo y Martín InsaurraldeTanto Arroyo como otros varios funcionarios municipales y de la gobernación fueron aislados preventivamente y testeados. Arroyo dio negativo al igual que el presidente de la Cámara de Diputados provincial, Federico Otermín, y el secretario general bonaerense, Federico Thea.En cambio, dieron positivo el vicepresidente de la Fundación Bapro, Alejandro Alegretti; el secretario de Gobierno, Martín Choren; la secretaria privada del intendente, Victoria Bourio; el director de Compras, Daniel Perfumo, el secretario de Obras Públicas, Emiliano Piergiovanni, y el chofer personal de Insaurralde, Matías Urso.Seguí leyendo:Alberto Fernández habló sobre la apropiación de Vicentin: “Me preocupa que termine en manos de capitales extranjeros”¿Un nuevo Cambiemos? La idea que empuja la oposición desde la provincia de Buenos AiresHabló Insaurralde tras dar positivo de COVID-19: "Que la gente entienda, esto no es joda”Carlos Menem está internado en terapia intensiva: quedó descartado que tenga coronavirus pero su situación es delicada

Leer más »

Coronavirus en Argentina: ¿cuánto se presupuestó y ya se gastó en la lucha contra la pandemia?

Desde que comenzó la cuarentena obligatoria, el 20 de marzo, los anuncios del gobierno nacional para enfrentar la pandemia se multiplicaron. Programas de ayuda social, créditos, subsidios, bonos y transferencias de refuerzo a distintos organismos. ¿A cuánto asciende el dinero que el Ejecutivo dispuso para la lucha contra el coronavirus? ¿Y cuánto de ese monto efectivamente se ejecutó?Según el análisis que la Unidad de Datos de Infobae realizó sobre una serie de informes elaborados por la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) -un organismo técnico de análisis fiscal que brinda soporte a los legisladores y publica informes en su página web-, las medidas anunciadas para afrontar la crisis suman en total $1,37 billones.Esta cifra que aparece gigantesca equivale al 4,84% del Producto Bruto Interno, según la última estimación de $28,5 billones de PBI calculado por la OPC para 2020.Ese monto de $1,37 billones se compone de $607.857 millones incluidos en decretos y decisiones administrativas ya incorporados al Presupuesto nacional, más casi $195.000 millones correspondientes a anuncios cuya norma legal aún no fue dictada. “Un anuncio con respaldo legal es aquel que tiene una norma, no solo funcionario diciéndolo, con un presupuesto asignado. Es distinto de una promesa a futuro. Para elaborar los informes, buscamos las normas que le dan respaldo a cada anuncio, y también si hay un crédito asignado. Como este año tenemos una prórroga de presupuesto, las medidas se van incorporando con reasignaciones presupuestarias", explicó Pablo Barousse, analista de la OPC, a Infobae.Los informes de la OPC se basan en los anuncios oficiales de funcionarios, los decretos y decisiones administrativas publicadas en el Boletín Oficial, y en el Sistema Integrado de Información Financiera del Ministerio de Economía. Desde la Oficina aclaran que la información es “dinámica” ya que se va actualizando por las nuevas normas que dicta el gobierno nacional en el marco de la pandemia, o modificaciones presupuestarias para atender gastos derivados de la emergencia sanitaria.En esos $1,37 billones están incluidos, además, otros $571.774 millones sin impacto presupuestario, como son las garantías del Estado a los bancos privados para promover los créditos a las Pymes y monotributistas a tasas bajas o con cero interés.Esos $607.857 millones para medidas ya instrumentadas representan un 2,14% del PBI. De este monto, entre abril y mayo, se ejecutó el 56%, según el análisis realizado por Infobae a partir de los informes de la OPC. Este porcentaje equivalente a casi $340.000 millones. Esto implica que el gasto real para luchar contra la pandemia, en estos dos meses, fue el 1,19 % del PBI.Y según lo analizado por la OPC, por medidas de reducción impositiva a determinados sectores por la pandemia, el Estado dejó de recaudar un estimado de $80.000 millones. En mayo, la lucha contra el Covid-19 se llevó $161.663 millones adicionales. "Sin esos gastos extraordinarios por la pandemia, los gastos primarios hubieran crecido casi 5 % en la variación interanual, en lugar de haber registrado una variación de 45,1%. O sea, casi la totalidad del incremento de los gastos primarios del mes pasado, en relación a mayo del año pasado, se explican por el Covid-19”, analiza Barousse.A qué se destina la plataLa partida presupuestada de mayor monto es la que corresponde al pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), una ayuda de $10.000 para monotributistas categorías A y B, trabajadores informales, personal doméstico, beneficiarios de la AUH, y quienes pueden demostrar no haber tenido ingresos desde que comenzó la pandemia.El monto total destinado hasta ahora asciende a casi $180.000 millones, que incluyen los $90.000 millones previstos en la última decisión administrativa 997/20 publicada en el Boletín Oficial el lunes pasado. Esta última reasignación presupuestaria incluye el pago de la segunda ronda del IFE a 9 millones de personas. Ya comenzó a abonarse el 8 de junio, según informaron fuentes de la ANSES a Infobae. Según los informes de la OPC, a fin de mayo se habían ejecutado $80 millones. “El IFE que correspondía a abril se registró en la ejecución de ese mes. Pero el que correspondía a mayo, solo tuvo una ejecución mínima de $7.300 millones. Eso explica el aumento en la partida presupuestaria”, precisó Larousse.Además de esta ayuda social, el Gobierno pagó un subsidio extraordinario por un monto máximo de $3.000 para jubilados que cobran la mínima y hasta $18.891, y beneficiarios de pensiones no contributivas que implican un total de $13.426 millones. Asimismo, dispuso otro monto o por única vez de $3.103 para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la Asignación Universal por Embarazo (AUE), con una erogación de $13.941. Créditos a Pymes y monotributistasEn el marco de la lucha contra la pandemia, el Gobierno implementó políticas de tipo crediticio e índole financiera para subsidiar la tasa de interés “El Estado ofrece la garantía estatal de esos créditos. El dinero que presta el banco no sale de las arcas del Tesoro, sino de la entidad bancaria”, explica Barousse.Con este objetivo dispuso la creación del Fondo de Garantías Argentino (FoGAr) por un total de $56.000 millones destinado a facilitar el acceso al crédito de las Pymes, uno de los sectores más afectados por la pandemia. Asimismo, del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) con $11.812 millones, para bonificar el 100 %de la tasa de interés y del costo financiero de los créditos a tasa cero que se otorguen a monotributistas y autónomos, y avalar un porcentaje de los créditos que se otorguen a empresas.Transferencias a las provinciasEntre las medidas destinadas a cubrir las necesidades ocasionadas por la epidemia, también se destacan los $120.000 millones presupuestados durante este año para el Programa para la Emergencia Financiera Provincial. Fue creado por el decreto 352/20, y su financiamiento se reparte en partes iguales entre el Fondo de Aportes del Tesoro Nacional (ATN) que maneja el Ministerio del Interior, y el Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial. El dinero transferido hasta ahora a las diferentes jurisdicciones es el 44% de esa suma, $53.300 millones.A esos $120.000 millones, se suman otros $ 5.730 que también son transferencias de ATN a las provincias previstas en el marco de la emergencia sanitaria. El otro ítem del gasto social que se lleva una partida significativa para atender la emergencia sanitaria es el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). Se trata de un salario complementario mediante el cual el Estado subsidia el 50% del sueldo neto de los trabajadores de empresas privadas afectadas por la crisis, con un piso equivalente a un salario mínimo vital y móvil, en la actualidad de $16.875, y un máximo de dos salarios mínimos, es decir $33.750.Este programa sumó, en la última reasignación presupuestaria, $5.500 millones y totaliza hasta el momento $90.500 millones. De este monto, ya se gastaron $45.000 en mayo, correspondiente al pago de los sueldos de abril. Lo recibieron unas 2,2 millones de personas. El saldo restante está destinado a reforzar el pago por segunda vez de ATP, como parte de los salarios de mayo. Según precisaron en la ANSES a este medio, el jueves último se pagó este sueldo complementario a 1,6 millones. Falta cubrir el resto, ya que se estima una cantidad de beneficiados similar a la del mes anterior. La ANSES funciona como agente de pago de este programa, aunque lo lleva adelante la AFIP.El Gobierno dispuso, además, otros $1.800 millones destinados a aumentar el seguro de desempleo, con un mínimo de $6.000 y un máximo de $10.000 mensuales.Ayuda alimentaria e insumos sanitariosLa entrega de tarjetas a sectores vulnerables para la compra directa de comida, la asistencia a comedores escolares y la adquisición de alimentos por parte del Ministerio de Desarrollo Social, suman un gasto previsto de $42.788 millones. Sin embargo, su ejecución solo llega al 65% (unos $28.000 millones), en parte, por el escándalo en el que se vio envuelta la cartera que conduce Daniel Arroyo por los sobreprecios que pagó el Estado por alimentos al por mayor.Otra partida presupuestada que se destaca es la destinada a la compra de equipos sanitarios y de laboratorio, así como productos farmacéuticos por parte del Ministerio de Salud, por $15.840 millones.La partida reasignada por el jefe de Gabinete para enfrentar la pandemia de menor monto- según surge del informe "Impacto Financiero del Covid-19″ de mayo de la OPC-, es la destinada al Programa de Articulación y Fortalecimiento Federal de las Capacidades en Ciencia y Tecnología Covid-19: solo $50 millones.Obra pública y hospitalesDel anuncio hecho a fines de marzo de $100.000 millones para obra pública, se instrumentaron hasta ahora $14.074 millones para el Plan Argentina Hace. Este programa tiene como objetivo la realización de obras de infraestructura sanitaria, de vivienda, de agua y saneamiento, y pavimentación, a cargo del Ministerio de Obras Públicas, que conduce Gabriel Katopodis. Aún no hay datos sobre su nivel de ejecución ya que es un programa relativamente nuevo.A su vez, para la construcción de 12 Hospitales Modulares de Emergencia se previeron $3.066 millones. Sin embargo, de acuerdo a los informes de la OPC, ya se llevan ejecutados $4.365 millones, un 142%.Otros $1.200 millones se destinaron para el funcionamiento del Hospital de Cuenca Alta Néstor Kirchner, en el partido de Cañuelas, en la Provincia de Buenos Aires, y $471 millones para el de de Alta Complejidad SAMIC El Calafate, en Santa Cruz.Bonos para el personal de salud y seguridadOtro anuncio presupuestario destinado a la lucha contra el coronavirus corresponde al bono de $5.000 al personal de salud afectado a la pandemia, que preveía un gasto de $12.066 millones. Debía comenzar a pagarse en abril, pero que recién se comenzó a abonarse el viernes, por las demoras en implementar el padrón de beneficiarios.En principio estaban previstos cuatro pagos mensuales de abril a julio. El Gobierno no informó aún a cuántos alcanzará, aunque se estima que serán 420.000 trabajadores de la salud a nivel nacional, tanto del sector público como del sector privado. El desembolso se aceleró luego de que el martes pasado hubiera una jornada nacional de lucha, con reclamos que iban desde lo salarial hasta el rechazo a la persecución judicial por hacerlos responsables de los contagios.El personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad ya cobró un bono de $5000 el mes pasado, pero por única vez. Esa partida fue de otros $800 millones.Para la asistencia a los argentinos en el exterior en el marco de la pandemia, el Gobierno destinó $215 millones.Programas sin impacto en el PresupuestoEn esta categoría aparecen las dos partidas más importantes entre todas las iniciativas ejecutadas desde el comienzo de la cuarentena. Por un lado los créditos a tasa preferencial para garantizar la producción y el abastecimiento de alimentos e insumos básicos, por $350.000 millones y, por el otro, los préstamos a tasa cero para monotributistas y autónomos, con subsidio del 100% del costo financiero, para los que se destinaron $ 220.774 millones.Última readecuación presupuestariaA partir del DNU 457/20 que eliminó el tope del 5% que tenía el jefe de Gabinete para la redistribución de partidas presupuestarias, el Ejecutivo dispuso una serie de reasignaciones para atender la pandemia. La última fue la disposición administrativa 997/20 publicada el lunes pasado.Además de reforzar los programas del IFE y ATP, también dispuso un partida adicional de $9.000 millones para el PAMI, que se suman a los $10.000 que ya había recibido en mayo. Otros $2.380 millones millones fueron a la Superintendencia de Servicios de Salud; $812 millones para el Fondep que ya había recibido $11.000 millones en mayo; y $600 millones para la Agencia Nacional de Discapacidad.De esta última partida, la Agencia que preside Claudio Espósito resolvió destinar $285 millones a la asistencia económica de Talleres Protegidos de Producción, Hogares y Residencias que alberguen personas con discapacidad, y a las áreas de discapacidad de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires, para reforzar los recursos que necesiten para enfrentar a pandemia.Cómo se procesó la informaciónPara la recolección de los datos, la Unidad de Datos de Infobae descargó los informes de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OCP) de este enlace. Los originales se pueden ver y descargar en estos links: Principales medidas económico-fiscales en el marco de la emergencia sanitaria, Impacto financiero del Covid, al 28 de abril de 2020, Impacto financiero del Covid al 18 de mayo del 2020, Modificaciones presupuestarias de la administración nacional a junio del 2020, Ejecución del gasto a abril del 2020 y Ejecución del gasto a mayo del 2020.Para la extracción de los datos se usó la herramienta Tabula.Para descargar la hoja de cálculo en formato abierto, en la que hay pestañas inferiores con diferentes ítems, siga este enlace.Seguí leyendo:Siguen subiendo los casos de coronavirus en Argentina: se registraron 1.531 infectados y 30 muertos en las últimas 24 horas

Leer más »

Carlos Menem seguirá internado en terapia intensiva: quedó descartado que tenga coronavirus pero su situación es delicada

Carlos Menem (REUTERS) (AGUSTIN MARCARIAN/)El senador Carlos Saúl Menem fue internado este sábado en el Instituto Argentino del Diagnóstico y Tratamiento, ubicado en Marcelo T. de Alvear 2346, donde ingresó por un cuadro de “debilidad muscular y dificultad para respirar”.Por protocolo, se le realizó un test rápido de coronavirus, el cual dio negativo, pero este domingo, confirmaron fuentes del equipo médico a Infobae, quedó descartado por completo -a través de un hisopado- que el ex presidente tuviera COVID-19.A pesar de esto, Menem se encuentra en una situación delicada ya que padece de una neumonía bilateral severa. Además, el senador riojano pasó la noche sin asistencia mecánica y está respirando por sus propios medios.En diálogo con Infobae, Ana Putruele, jefa de Neumonología del Hospital de Clínicas explicó los alcances de una neumonía de este estilo: “Son infecciones del parénquima pulmonar, son una causa importante de morbimortalidad, es decir de enfermedad y muerte, precisamente la sexta causa de muerte en Argentina”.Y agregó: "Puede ser de evolución sencilla por lo que se trata en 5, 6 días con antibióticos en una persona joven o muy grave en personas mayores, de más de 65 años como es el caso del ex presidente”.El ex presidente está internado en terapia intensiva (DyN)“La gravedad dependerá de las comorbilidades como la obesidad, diabetes, insuficiencias renales u otras y cuando uno tiene más de 65 años el pronóstico tiende a agravarse. En este caso el doctor Menem tiene una edad avanzada, no es lo mismo una neumonía en un paciente que tiene 30 o en uno de 80, 90, por lo cual se trata de un paciente que tiene una neumonía grave, ya que por ser bilateral significa que tiene la inflamación en ambos pulmones, y al ser severa requiere de asistencia respiratoria mecánica, por lo cual no tiene fuerza por sí mismo para respirar”, manifestó Putruele.El ex mandatario nacional se sometió a una tomografía computada y el primer parte médico que se dio a conocer sobre su estado de salud indicó que padece un “derrame pleural bilateral”, lo que significa que tiene una neumonía severa que le afecta principalmente el pulmón derecho y parte del izquierdo, por lo que las autoridades de la clínica decidieron dejarlo internado en terapia intensiva por precaución.Cuando llegó al hospital por la noche de este viernes tras sentirse mal desde el jueves, los médicos le realizaron una medición de saturación de oxígeno en sangre que arrojó valores un poco bajos. De hecho, el ex presidente controla diariamente esa variable y previamente ya había notado que no tenía los niveles habituales de oxigenación.Sus allegados estimaron que las posibilidades de que haya contraido Codiv-19 son bajas debido a que estuvo muy aislado durante las últimas semanas dado que pertenece a la población de riesgo. Menem cumplirá 90 años el próximo 2 de julio.Ayer a la tarde desde su cuenta oficial de Twitter publicaron una felicitación al presidente Alberto Fernández por haber visitado la provincia de La Rioja.“Acompaño, celebro y saludo al amigo presidente Alberto Fernández por visitar nuestra querida provincia de La Rioja, dónde fortalece la Fe y la esperanza de nuestra amada tierra. A seguir trabajando en conjunto, el beneficio será para todos los riojanos”, decía su ultimo mensaje.Y agregó: “Porque Argentina sin grandeza no puede ser realmente Argentina. Porque una Nación sin todos sus sectores conjugados en un verdadero trabajo colectivo no es realmente una Nación”.El pasado miércoles el hijo de Menem, Carlos Nair, una clínica de San Martín con un cuadro de neumonía severa. Presentaba tos y fiebre, síntomas compatibles con Covid-19, y se realizó un test preventivamente: el resultado dio negativo.El ex participante de Gran Hermano relató que desde que comenzó la cuarentena obligatoria, optó por no ver a sus familiares y solo salía de su casa para hacer las compras esenciales.Carlos Menem, que tiene mandato hasta 2023, se mantuvo activo durante las últimas semanas y participó de las sesiones virtuales de la Cámara Alta de la Nación. Incluso compartió a través de las redes sociales una foto en la que se lo puede ver escuchando a la vicepresidenta Cristina Kirchner.Menem asumió su primer mandato presidencial el 8 de julio de 1989, cinco meses antes de lo previsto por los tiempos constitucionales. Junto a Raúl Alfonsín protagonizaron la primera sucesión presidencial entre dos mandatarios constitucionales desde 1928 y la primera entre presidentes de diferentes partidos desde 1916.Sus dos presidencias estuvieron signadas por drásticas reformas económicas que incluyeron la privatización de empresas estatales, la apertura económica y la ley de convertibilidad (paridad de uno a uno entre el peso y el dólar).Actualmente, algunos ex ministros de su gobierno y colaboradores cercanos trabajan en un libro para reivindicar su presidencia. Compilará ensayos sobre lo realizado en las diferentes áreas de gobierno en la década 1989-1999.Seguí leyendo:Siguen subiendo los casos de coronavirus en Argentina: se registraron 1.531 infectados y 30 muertos en las últimas 24 horasMacri y Carrió denunciaron “atropellos institucionales” del Gobierno y llamaron a ampliar Juntos por el CambioCoronavirus: científicos argentinos desarrollaron un test que detecta COVID-19 hasta cuatro veces más rápido“Epidemia y homicidio culposo”: italianos irán al Tribunal Europeo de Derechos Humanos para buscar justicia para los muertos por el coronavirus

Leer más »