Último momento

Política

La crítica de uno de los principales expertos en derecho penal a la reforma de Comodoro Py: “Nació vieja, atrasa, es antigua”

Los tribunales federales de Comodoro Py (Lihuuel Althabe/)Marcos Salt tiene 57 años, se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y se doctoró en la Universidad Nacional de Córdoba. Lo suyo es el derecho penal. Conocido en la academia y en los tribunales. En la Argentina y en el exterior. Es una palabra autorizada para opinar en tiempos de la reforma judicial del gobierno de Alberto Fernández cuyo objetivo principal es diluir el poder de los jueces federales de Comodoro Py.La propuesta del Gobierno es fusionar los 12 juzgados federales con los 11 juzgados en lo Penal Económico. Y esos 23 juzgados duplicarlos. Los juzgados actuales seguirán con las juezas y jueces que los ocupan. Y los 23 nuevos se llenarán con jueces sobrogantes provenientes del fuero de Instrucción de la Capital. Esas subrogancias durarán hasta un año y medio. Salt fue socio en el estudio jurídico de Julio Maier, el penalista recientemente fallecido considerado uno de los maestros del derecho penal en la Argentina. E integró la cátedra Maier en la Facultad de Derecho de la UBA. Acompañó a Maier en la comisión de reforma integral del sistema procesal penal a partir de 1986.Fue uno de los fundadores en 1989 junto a David “Tute” Baigún del Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales (Inecip), una de las ONGs más prestigiosas en el área del derecho penal en Argentina y en América Latina.También fue consultado por el actual secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Beliz. Aquel asesoramiento de Salt fue en 2004 cuando Beliz era ministro de Justicia y propuso licuar el poder de los jueces de Comodoro Py al fusionarlos con los de Instrucción. Falló en su intento. Néstor Kirchner eligió la no reforma que le propuso Antonio “Jaime” Stiuso, encargado de la inteligencia entre 2003 y 2014. Y también a cargo del control de daño de las causas de corrupción que se iniciaban en Comodoro Py. Luego de aquel fracaso, Beliz tuvo que irse del país y afrontar un juicio que le hizo Stiuso.Marcos Salt durante su exposición en el Senado Salt también formó parte del grupo de penalistas que reunió Alejandro Slokar mientras era subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia durante el gobierno de Nestor kirchner Aquello no se cristalizó como una propuesta de reforma normativa procesal. Hoy Slokar, otro reconocido académico de derecho penal, es juez de la Cámara Federal de Casación y no fue consultado por la actual reforma.Salt también acompañó a Alberto Beraldi en el proyecto de reforma de 2007 que nunca se concretó. El abogado de Cristina Fernández de Kirchner e integrante del Consejo Asesor creado por el presidente Alberto Fernández para lo que resta de la reforma había convocado a gente de todos los sectores para implementar el sistema acusatorio.Colaboró en proyectos de reforma durante el efímero gobierno de Fernando de la Rúa. Y fue asesor de Germán Garavano, ministro de Justicia del gobierno de Mauricio Macri, en el área de ciberdelitos.Es decir que Salt fue parte de todos y cada uno de los intentos fallidos de reformar la justicia desde 1989 para acá. Como abogado litiga en Comodoro Py y en Inmigrantes donde están los tribunales Penal Económico. Es decir que a sus conocimientos académicos le suma el patear por los pasillos de los dos edificios judiciales de Retiro, entre otros. Fue uno de los expertos invitados a exponer por la Comisiones de Justicia y Asuntos Constitucionales del Senado que analiza el proyecto de reforma destinado a disminuir el poder de las dos juezas y seis jueces que están a cargo de los 12 juzgados de Comodoro Py donde se investigan entre otros los casos de corrupción cometidos por funcionarios de la administración pública nacional.Su exposición duró unos pocos minutos. E inclusive se escuchó a un senador hablar por teléfono mientras Salt disertaba. Tuvieron que reconvenirlo y pedirle que mutee su micrófono en Zoom. Cuando se recobró el silencio Salt explicó: “No tengo dudas de que hay que reformar la justicia federal de la Capital porque no funciona bien. No de ahora, sino desde hace muchísimo tiempo. Estoy de acuerdo con que se reforme”. Una vez que Salt se mostró a favor de la necesidad de reformar la justicia federal comenzó con las observaciones. Con una frase muy simple fundó su crítica: “El proyecto nació viejo, atrasa, es antiguo. Si el proyecto se aprueba tal y como se envió al Senado va a ser viejo y caduco”. Salt es un defensor a ultranza del sistema acusatorio que cambia la lógica de las investigaciones. En ese sistema son los fiscales los que conducen las investigaciones y los jueces pasan a ser garantes del proceso.Marcos Salt - Proyecto de reforma judicial (Infobae)Salt manifestó su oposición a que la reforma del fuero Penal Federal requiera de un aumento de la cantidad de juzgados: ”Si Comodoro Py no nos da respuesta sobre lo que creemos que debe ser la justicia federal, ¿por qué creemos que sumándole Penal Económico nos va a dar esa respuesta? Si a la justicia Penal Económica la evaluáramos, ¿también concluiríamos que tampoco da la respuestas que espera la sociedad? Si pensamos que tener 12 jueces federales no dio respuestas, ¿por qué poner 46 sin cambiar las estructuras y sin cambiar el sistema sí nos va a dar respuesta a eso?”, dijo ante los senadores.“La experiencia-agregó Salt- nos dice que todos los proyectos de reforma llevados adelante por el Inecip en Argentina y en toda Latinoamérica, los que desarrolló el Centro Jurídico de la Organización de los Estados Americanos (OEA) demostraron que ir al sistema acusatorio no es poner un texto normativo o un código procesal, sino que es un movimiento cultural que requiere un enfoque multidisciplinario y requiere de cambios en la organización de los tribunales. Este proyecto ha hecho caso omiso de todos esos aprendizajes. En el proyecto no hay números que justifiquen las decisiones, no hay costos, no hay análisis multidisciplinarios, esto no es un asunto solo de abogados, se requiere del aporte de especialistas de otras áreas”.El abogado dijo en su intervención que “este proyecto pone el carro delante del caballo”. Salt contó una anécdota de la experiencia que tuvieron cuando trabajaron con el grupo que encabezaban Julio Maier y Alberto Binder: “Hace muchos años fuimos a trabajar a Centroamérica. En aquellos años discutíamos con gente que venía de universidades estadounidenses que sostenía que si no cambiábamos la gente (o sea los operadores judiciales) no se podía cambiar la Justicia. Nosotros, por el contrario, sosteníamos que el cambio de ‘sistema procesal’ iba a cambiar la gente. Ninguno de los dos teníamos razón. Si no cambiábamos el sistema y la gente no íbamos a modificar nada”.Sus críticas siguieron: “Este proyecto mantiene los sistemas de organización actual, fiscalías, juzgados como compartimentos estancos, no habla de Colegio de Jueces, de oficinas de administración judicial, no genera introducción de la tecnología en la administración de los tribunales. No regula nuevos medios de investigación, no genera equipos por asignación de casos. Mantiene la idea de que una persona investiga y otra lleva la causa a juicio. Todas esas ideas atrasan. Atrasan mucho. Tenemos experiencias en provincias como Río Negro, Neuquén y Chubut y en algunos países de América Latina donde asesoró el Inecip que demuestran que el cambio real viene de la mano de un buen código pero también de un buen sistema de organización. Y la propuesta es mala. El sistema propuesto es malo. Julio Maier en 1989 cuando redactó la ley de organización judicial lo habría desechado porque ya en esa época, se preveían estas cosas modernas”. A Salt le parece correcto que se transfieran competencias de justicia de Instrucción a la justicia de la CABA. “Estoy de acuerdo con la Transferencia a la Ciudad. Pero no de cualquier forma. Hay que saber cómo. Hay que analizar qué es competencia federal, si no resulta conveniente adecuar los criterios de asignación de competencia federal. Hay cuestiones que hoy se analizan en la justicia de instrucción que probablemente habría que federalizar para una respuesta más eficiente. Por ejemplo, un ataque tecnológico en varias provincias debería ser analizado por la justicia federal y no por la justicia ordinaria de diferentes provincias”, dijo.Cerca del final de su exposición virtual ante los senadores, Salt señaló: “Esperaba que se hiciera un proceso participativo como el que se hizo en la reforma fallida de 2007 cuando se convocó a gente de todos los sectores y se trabajó con números de presupuestos y con análisis no solo de abogados sino de otras áreas necesarias para un reforma judicial integral”. Pesimista sobre el futuro de esta reforma si el Congreso no modifica el proyecto del Poder Ejecutivo, Salt cerró su exposición ante los senadores con la siguiente frase: “Las consecuencias de un nuevo proyecto fallido sería grave para la democracia”. Consultado por Infobae, Salt amplió sus críticas al proyecto: “Si el gobierno lo que quiere es implementar el sistema acusatorio, hay que generar estructuras adecuadas para que se pueda implementar de manera eficiente. Mantener la estructura de juzgados y fiscalías como estructuras estancas es antiguo y no responde a las necesidades de un proceso penal moderno y mucho menos a las necesidades de una justicia que pueda hacer frente a las necesidades de procesar los casos federales complejos. El proyecto no solamente mantiene estas estructuras, encima crean 23 juzgados nuevos. Aumentar ahora la cantidad de jueces, con el personal a cargo, es contradictorio con la idea de ir a hacia el sistema acusatorio moderno. No se necesitan 46 juzgados federales en la Ciudad de Buenos Aires si se apunta a un sistema moderno. Hay que reforzar las fiscalías. No se sabe cómo llegaron a ese número ni hay cifras que lo avalen. Parece más una excusa para los nombramientos que algo decidido a partir de una base científica. Si querés instalar el sistema acusatorio no parece necesario crear juzgados y mucho menos nombrar jueces. Hay que ir rápido al cambio de sistema. El sistema acusatorio implementado en Comodoro Py, con la transparencia de las audiencias en todas las etapas procesales y los controles de plazos procesales estrictos serán un cambio positivo. En el proyecto han empezado al revés. Y han generado la necesidad de nombrar jueces”.Para el experto de derecho penal el proyecto no habla de las necesidades modernas de organización y nuevas técnicas de investigación: “En los sistemas acusatorios de avanzada no existe más que las fiscalías trabajen como organismos independientes sin una base de política criminal común. En el resto del mundo se trabaja en equipo. Tiene que ser un mismo equipo el que investiga y el que va a un juicio. Hasta ahora no se trabaja en equipo en la justicia federal. Se quiere que la justicia federal sea buena para investigar delitos complejos. Un fiscal hace la instrucción y otro actúa en el juicio oral y público. Eso no se modifica en este proyecto”.En su exposición ante los senadores se manifestó en contra de las subrogancias. “Si estamos pensando un sistema nuevo y todos estamos en contra del sistema de subrogancias-dijo a Infobae- no se comprende por qué el proyecto plantea que durante un año y medio que es un tiempo muy largo, las causas de la nueva justicia Penal Federal queden exclusivamente en manos de jueces subrogantes. La subrogancia debe ser una excepción y acá se constituye en regla nada menos que para todas las causas que ingresen al sistema federal por un año y medio”. Salt, como dijo en su exposición ante los senadores, está de acuerdo con el traspaso-previsto por el proyecto- de las competencias de la justicia de Instrucción a la Ciudad de Buenos Aires. En su conversación con Infobae agregó :“Si la idea es transferir las competencias a Ciudad, lo que está bien, habría que trabajar en un proyecto que permita ir utilizando las estructuras de la justicia de Instrucción en la justicia federal. Habría que ir disolviendo esas estructuras progresivamente y utilizar los recursos materiales y humanos para la nueva justicia federal. No nombraría a nadie más en la justicia de Instrucción. Hay camaristas que integran la Cámara del Crimen por qué no los trasladan como camaristas federales?. Obviamente hay que dotar a la justicia de CABA de los recursos para asumir las nuevas competencias. Es posible que resulte conveniente federalizar algunos delitos que hoy son tramitados por la justicia ordinaria. Por ejemplo los fraudes o delitos económicos que pueden afectar varias jurisdicciones, o delitos tecnológicos con afectaciones interjurisdiccionales para mejorar la eficiencia y conflictos de competencia”. Salt rescata un aspecto del proyecto de reforma penal federal: “Es buena la idea de la transparencia y la oralidad los concursos. Los plazos perentorios de los concursos también es algo bueno”. A la hora de aportar una solución a los problemas que detectó, Salt propuso: “Yo implementaría el sistema acusatorio desde ahora. Y modificaría el sistema de selección del Consejo de la Magistratura. Porque está demostrado que no funciona. También incorporaría en la ley de implementación técnicas de administración modernas como es la asignación inteligente de causas y la figura del administrador judicial”. En 1992 cuando se hizo la reforma judicial que introdujo la oralidad en el sistema penal federal y nacional, impulsada por Carlos Menem y su ministro de Justicia León Arslanian, el penalista Daniel Pastor dijo: “Esta reforma nació vieja y caduca”. La nueva reforma modificará aquel sistema que aún está vigente y Salt retoma la frase de Pastor: “Si la reforma sale así, habrá nacido vieja”.Seguí leyendo:Corrupción y narcotráfico: por videoconferencia ya se reanudaron todos los juicios grandes en Comodoro PyEl Consejo de la Magistratura proyecta gastar $850 millones en el sueldo de los nuevos jueces previstos en la reforma judicial

Leer más »

El gobierno bonaerense alquiló contenedores refrigerados para utilizar como morgues ante el avance del COVID-19

El documento que demuestra la contratación de las "morgues transitorias" alquiladas por la provincia de Buenos Aires, para reforzar las morgues hospitalarias que en algunos casos se ven colmadas ante el avance del COVID-19.El gobierno de la provincia de Buenos Aires, a través del Ministerio de Salud, a cargo de Daniel Gollan, alquiló diez contenedores refrigerados para utilizar como morgues transitorias en hospitales del conurbano bonaerense ante el avance de los casos de COVID-19. Según el último reporte oficial, en territorio bonaerense la pandemia ya se cobró 2.508 vidas del total de 4.523 de fallecidos en todo el país, es decir más del 50%.Según la documentación a la que accedió Infobae, la contratación por $4.080.000, y a favor de la empresa 4Commerce SRL, a través de 4Housing, se realizó de manera directa tal como lo autorizan, entre otros, los decretos 605/20 y 132/20 en virtud de la “urgencia sanitaria” que implica la pandemia. El contrato firmado no aclara por cuánto tiempo es el alquiler de los diez equipos.Una alta fuente de la cartera de Salud provincial informó que los contenedores refrigerados “aún no fueron asignados a los hospitales”, pero que el Diego Paroissien, de La Matanza, el Domingo Mercante, de José C. Paz y el Evita, de Lanús, podrían ser algunos de los centros de salud designados. El funcionario reconoció que varias de las morgues de los hospitales, sobre todos los más antiguos, ya están saturadas, no solo por el COVID-19, sino por otras patologías, que son antiguas, algunas bandejas no tienen camillas y e inclusive hay sectores clausurados o cámaras frigoríficas que no funcionan por falta de mantenimiento. Una deficiencia que se viene arrastrando desde hace más de diez años, según reconocen las autoridades bonaerenses, pero que se pone en evidencia en casos críticos, como el actual.El gobierno de Axel Kicillof decidió hacer lo mismo que ya había realizado el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta (Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)De esta manera, el gobierno de Axel Kicillof decidió hacer lo mismo que ya había realizado el alcalde porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que adquirió 20 morgues transitorias que distribuyó en ocho hospitales y las 12 restantes en los cementerios, pero al comienzo de la pandemia, tal como ya informó este medio.En los argumentos para el alquiler de los containers refrigerados la administración bonaerense sostiene que los “10 contenedores Reefer 40 pies HC -MORGUES TRANSITORIAS- con destino a diversos Centros de Salud Provinciales” tienen “el fin de reducir el riesgo de diseminación de la infección en la población provocada por el virus SARS-Cov-2″, y sin más apunta que el monto del “alquiler” es por $4.080.000.Los contenedores fueron adaptados especialmente para ser utilizados como depósitos de cadáveresSegún se desprende de la documentación a la que se puede acceder ingresando el número de expediente EX-2020-13394432- -GDEBA-DCYCMSALGP, la contratación se inició el 24 de junio pasado y actualmente se encuentra en la dirección de compras y contrataciones.Desde el Ministerio de Salud provincial se aclaró que “por ahora se decidió rentar diez morgues transitorias para reforzar la estructura hospitalaria”, y agregaron: “Según evolucione la pandemia y en caso de que la situación sea más dramática esa cantidad se puede duplicar o triplicar, aunque esperemos que no haga falta”.En la página web de la empresa beneficiada se destaca que su especialidad es la fabricación de “estructuras metálicas refrigeradas que han sido reciclados previamente a partir de contenedores”; también se destaca: “Los contenedores Reefer son utilizados para el transporte de mercancías que requieren condiciones de temperatura controlada en tránsito, como frutas, verduras, productos lácteos y carnes”.Según pudo saber Infobae, los contenedores refrigerados alquilados por la provincia de Buenos Aires fueron adaptados especialmente para ser utilizados como depósitos de cadáveres, los equipos de refrigeración, por ejemplo, enfrían a temperaturas menores a los -10ºC y ya están a disposición de las autoridades sanitarias.La firma 4Housing ya provee, por ejemplo, estructuras modulares metálicas a la municipalidad de Tigre y que son utilizadas para realizar los controles del COVID-19 en las vías de acceso a la ciudad. También armaron los edificios de la cede central del Invap Bariloche y que fueron realizados, como las “morgues transitorias” con “containers marítimos reciclados”.En el gobierno bonaerense siguen con extrema atención no solo la curva de contagio de COVID-19, sino también la ocupación de camas de terapia intensiva (UTI) y de fallecidos. Sin ir más lejos, ayer el ministro Gollan destacó que aún “no hay que cantar victoria porque todavía la curva (de contagios) está creciendo y eso repercute en las camas UTI”, algo similar ya había asegurado la semana pasada al advertir que si no se amesetan los contagios a mediados de agosto las terapias intensivas del conurbano estarán colapsadas.“Es preocupante que el promedio de crecimiento de ocupación de camas es de 21 camas por día, mientras que hace días atrás el promedio era de 10”, puntualizó el ministro de Salud de Kicillof.El territorio bonaerense concentra la mayor cantidad de enfermos covid-19 del país. En total, según el reporte vespertino del sábado, 148.360 de los 241.811 que se registran en el país. De los 113 últimos fallecidos ayer, 83 residían en la provincia de Buenos Aires.Seguí leyendo:Juan Zabaleta: “Los irresponsables que se reúnen van a hacer que se desborde el sistema sanitario”El círculo de poder de Axel Kicillof: cómo se toman las decisiones en la provincia de Buenos AiresEl difícil camino de la reforma judicial en el Congreso: un pacto vencido en Diputados y los esfuerzos oficialistas por demostrar apertura al diálogo

Leer más »

Casal se prepara para el embate en el Congreso: “No se dan cuenta del daño institucional que provocan”

Casal lleva dos años y medios en el cargo y no piensa renunciar (Nicolás Stulberg)El procurador interino Eduardo Casal recibió esta semana decenas de llamados y mensajes de apoyo. Fiscales de todo el país, amigos, y algunos jueces, se solidarizaron por la embestida política en su contra. En el Congreso, el oficialismo se movió rápido pese a la pandemia. La Bicameral del Ministerio Público citó a la fiscal Gabriela Boquín, quien denunció una persecución en su contra. Es solo el comienzo. Al mismo tiempo, la comisión de juicio político comenzará a estudiar una docena de presentaciones. Algunas muy similares, incluso con párrafos copiados. Sin las mayorías necesarias, los embates políticos contra el Procurador parecen encaminados a desgastarlo y forzar su salida.Casal asumió como procurador interino en diciembre de 2017, tras la renuncia de Alejandra Gils Carbó. Arrancó como una suplencia y lleva dos años y ocho meses en el cargo, todo un récord. Superó ampliamente al interinato de Luis Santiago González Warcalde, que estuvo apenas cuatro meses.Durante este tiempo, Casal aprendió a convivir con la sombra de un “reemplazante”. Primero fue la candidata de Mauricio Macri, Inés Weinberg de Roca. Y ahora el juez Daniel Rafecas, con quien mantiene buen diálogo.La transición avanzaba por los carriles naturales hasta que el Gobierno, o un sector, puso en marcha un “operativo desgaste” desde el Congreso. Las espadas legislativas del oficialismo activaron la Bicameral de Ministerio Público para que desfilen ONGs y fiscales descontentos con la gestión de Casal.El procurador interino está convencido de que las denuncias no tienen sustento. “Estoy plenamente convencido de la seriedad con la que he cumplido mi función. El trabajo que se ha llevado durante este tiempo no merece los cuestionamientos que tan livianamente se realizan. No se dan cuentan del daño institucional que provocan”, le dijo a Infobae. Casal no tiene diálogo con el Gobierno. Ningún funcionario se sentó en su escritorio para pedirle que se vaya. Tampoco llegaron emisarios. Sus asesores intuyen que la maniobra es impulsada por el ala dura del kirchnerismo. Casal repite que no piensa renunciar. Mientras tanto, en la intimidad se queja del tiempo que le insume su defensa técnica. La fiscal acusó a una ex empleada de filtrar información y luego se retractó. El miércoles pasado, el procurador siguió cada minuto de la exposición de la fiscal Gabriela Boquín, a cargo de la causa del Correo Argentino. Convocada a última hora, Boquín denunció una campaña de “persecución” en su contra. ¿El motivo? Hace diez días el Procurador le inició un sumario por denuncias de maltrato y acoso laboral en base a un dictamen de un Consejo Evaluador. En la Procuración destacan que ese mismo Consejo analizó la situación del fiscal Carlos Stornelli. Su composición refleja la amplitud de criterios: entre sus integrantes están el fiscal Alejandro Alagia, vinculado a Justicia Legítima, y la actual subsecretaria de Justicia, Adriana García Netto. En mayo pasado, ese Consejo recomendó la apertura del sumario luego de analizar todos los testimonios. Casal podía elegir el momento -“quizás no fue el más oportuno”, reconocen en su entorno- pero estaba obligado a avanzar. Segundo dato. Boquín fue acusada por dos ex empleadas de su Fiscalía, una acompañada por el Sindicato de Trabajadores Judiciales (SITraju), muy cercano al kirchnerismo. Luego se sumaron seis testigos. Las acusaciones enumeradas por el Consejo Evaluador son muy graves y variadas: maltrato laboral, castigos a los subordinados, corte de la comunicación vertical, gritos, reprimendas, prohibiciones desmedidas y/o absurdas como atender el teléfono o ir al baño, y hasta amenazas. La fiscal habló en el Congreso de testigos “guionados y coaccionados”. ¿Se puede guionar a ocho personas?, se preguntan en la oposición. La teoría del complot pierde peso. Visiblemente molesta y por momentos desencajada,la fiscal lanzó una grave acusación para intentar desprestigiar a una de las denunciantes. Dijo que “le entregaba documentación de la causa Correo al diputado Pablo Tonelli”, que actuaba como abogado en el caso del Correo Argentino. Más tarde, ante un comentario de la diputada ultra K Vanesa Siley, la fiscal aclaró que no tenía pruebas sobre esa acusación: “Me lo comentó una persona cercana a ellos, yo no lo vi”.El tema volvió a aparecer ante la intervención de la senadora Silvia Elías de Pérez. En ese momento, Boquín intentó aclarar sus dichos y generó mayor confusión: “Puede ser que me haya equivocado y en ese caso me retracto, (la empleada) no me entregaba la documentación referida a Pablo Tonelli”.En pocos minutos, pasó de denunciar una filtración de información a decir que no se la mostraba a ella. Casal no le dio entidad a las denuncias de Boquín. “Esta todo en orden”, minimizó ante sus asesores. Boquín expuso ante la Bicameral y respondió todas las preguntas (Senado). (JUAN CARLOS CÁRDENAS/ COMUNICAC/)En la Procuración admiten que Boquín tiene una personalidad “conflictiva”. Apenas asumió Casal, la fiscal le mandó un mail con reclamos pendientes de la gestión de Gils Carbó. El Procurador la invitó a su despacho y se ocupó de cada detalle. Pero Boquín nunca cesó con sus pedidos. En plena pandemia, Boquín llegó a reclamar que la Procuración se haga cargo de los gastos para el traslado de un ordenanza. Uno de esos mails llegó a una casilla oficial cerca de las 22 horas. Sin embargo, Boquín se quejó ante la Bicameral que el Procurador la llamó el miércoles 29 de julio a las 21:13 para avisarle que había firmado la apertura de sumario.Boquín es la primera fiscal que declara contra Casal pero habrá otros. En las tres primeras reuniones de la Bicameral surgieron los nombres de Juan Pedro Zoni y Leonel Gómez Barbella, dos de los fiscales que estaban en Comodoro Py y fueron trasladados a otros destinos.También se mencionó al fiscal federal Carlos Stornelli. El kirchnerismo acusa a Casal de haberlo protegido. “Por ese caso se iniciaron dos sumarios administrativos, uno se tornó abstracto cuando se presentó a declarar y el otro sigue abierto a la espera de la causa penal”, dicen allegados al Procurador.Por el caso Stornelli, Casal fue citado a la Bicameral el 4 de junio del año pasado. Allí expuso durante 4 horas y respondió una batería de preguntas y cuestionamientos que le hicieron los legisladores del Frente de Todos. Nunca más lo citaron ni le pidieron explicaciones.La avanzada contra Casal se dan en un contexto especial, con la reforma judicial rodando en el Congreso, la “comisión Beraldi” para evaluar cambios en la Corte Suprema y en el Consejo de la Magistratura, y el plan oficial para desplazar a diez jueces federales.El senador Martín Doñate (Frente de Todos) adelantó que la Bicameral se reunirá todas la semanas. (Nicolás Stulberg)Además de presionar a través de la Bicameral, el oficialismo tiene previsto activar la comisión de juicio político de la Cámara de Diputados, donde se giraron doce presentaciones contra Casal. A los asesores del Procurador les llamó la atención las similitudes entre esas denuncias, incluso con párrafos copiados.Hasta ayer no había una fecha concreta para la primera reunión de la comisión. “El protocolo de la Cámara venció esta semana, lo quieren apurar pero no hay una convocatoria concreta”, respondió anoche un diputado opositor que integra esa comisión.El oficialismo tendría los votos suficientes en la comisión para impulsar el juicio político, pero en el recinto se topará con el mismo límite que le impide nombrar a Rafecas: no tiene los dos tercios. Por eso, el Procurador está convencido de que se puso en marcha un operativo de desgaste para que se jubile. Su reemplazante momentáneo sería Victor Abramovich, ex director del CELS y actual procurador ante la Corte Suprema. La relación entre ambos es cordial.El kirchnerismo duro, que responde a la vicepresidenta Cristina Kirchner, trata de buscar una salida a ese encierro. El plan, todavía en etapa de testeo, es tratar de iniciarle un Jury como si fuera un fiscal más. “No fue elegido por los dos tercios”, argumentan en las filas del oficialismo.Ese plan no depende del Congreso. Implicaría iniciar un sumario dentro de la Procuración, citar al Consejo Evaluador y pasar por todas las instancias. “Es un disparate, Casal está cumpliendo con las funciones de Procurador y le corresponden las garantías del cargo”, aseguran en las oficinas de la Procuración.

Leer más »

Itai Hagman, el diputado elogiado por CFK por su discurso sobre la deuda: “El acuerdo es una buena noticia, pero no es para festejar”

El diputado del Frente de Todos, Itai Hagman, habló con Infobae sobre la reestructuración de la deuda y la agenda legislativa. "El proyecto a las grandes fortunas debería ser más audaz", consideró. (Infobae)“Derrumbando mitos y mentiras. 9 minutos y 37 segundos imperdibles del diputado Hagman en el cierre del debate sobre la reestructuración de deuda en moneda extranjera de tu país: la República Argentina”. Ese mensaje fue el único comentario público Cristina Kirchner luego del acuerdo alcanzado por el ministro de Economía, Martín Guzman, con los principales grupos de acreedores internacionales. Sin quererlo, el diputado se convirtió en una suerte de intérprete fugaz de la mirada de la vicepresidente de la Nación sobre el hito más relevante de la gestión de Alberto Fernández.Referente de la agrupación “Nueva Mayoría”, Hagman es una voz poco habitual en el Frente de Todos. Tras una extensa militancia universitaria en la izquierda, el año pasado se incorporó a la coalición oficialista a través del “Frente Patria Grande”, el espacio que tiene como principal rostro visible al dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Juan Grabois. Durante la campaña electoral, se acercó a Máximo Kirchner y compartió actividades con la ahora ministra de Mujeres, Diversidad y Géneros, Elizabeth Gomez Alcorta y la legisladora porteña Ofelia Fernández. Finalmente, el economista de 37 años terminó en el tercer lugar de la boleta de diputados nacionales y resultó electo por primera vez.En una videollamada con Infobae, Itai Hagman conversó sobre la reestructuración de la deuda, la agenda legislativa que impulsa el Gobierno y la discusión sobre el modelo político y económico para la pospandemia.-La vicepresidenta Cristina Kirchner destacó tu intervención en el Congreso sobre la deuda, donde haces un breve repaso histórico sobre la última década y reinvidicás los resultados alcanzados por el gobierno de Cristina Kirchner en contraste con los de Mauricio Macri. ¿Qué te pareció este apoyo y qué significa?-Fue un reconocimiento inesperado y le agradezco muchísimo. Quería abocarme no sólo a lo técnico sobre las características del acuerdo que el Gobierno está encaminando, sino que trataba de reflexionar sobre las causas más profundas que nos llevan sistemáticamente a las crisis de deuda. Una y otra vez, se ha demostrado que se aplican políticas que no dan los resultados que prometen y que son perjudiciales a las grandes mayorías del pueblo. Lo más importante es aportar a la discusión después de los cuatro años de Macri. Aún si el gobierno de Alberto Fernández logra resolver la deuda y reactivar la economía, me preocupa que volvamos a tropezar con la misma piedra y -dentro de 4, 8 o 12 años- vuelva a aparecer un candidato que diga que la inflación se combate con políticas contractivas, “nos inserte” de manera irresponsable en el mundo y busque desregular la economía asociándose con el capital financiero internacional. Tenemos que sacar un aprendizaje después de varias frustraciones.-En tu discurso hablaste sobre los marcos “conceptuales equivocados” para abordar los problemas económicos de la Argentina, en alusión a la gestión de Cambiemos. ¿Por qué gran parte del empresariado y de la sociedad aún sigue apoyando ese tipo de políticas? -Es algo que pasó muchas veces en la historia. Se puede entender por qué alguien metido en los negocios financieros o que busque flexibilizar las condiciones de trabajo apoye estas políticas, pero es cierto que los gobiernos neoliberales son apoyados también, incluso, por los sectores que lo sufren. Estos cuatro años fueron muy patentes y aleccionadores. También es cierto que el macrismo produjo una estafa electoral: planteó que todo iba a mejorar y después hizo lo contrario. Sin embargo, quien siguen apoyando estas ideas seguramente tengan prejuicios, no se puede ignorar que existe una estigmatización muy fuerte con las fuerzas nacionales y populares. Por ejemplo, es una medida de sentido común pedir un aporte extraordinario a los altos ingresos para que la crisis sea financiada de una manera un poco más equitativa. Y apareció una campaña muy fuerte en contra, como si fuera una medida que nos lleva al comunismo. Hay una distorsión muy grande de los debates en Argentina. Nuestro desafío es tratar de desarmar los prejuicios y convencer, construir consensos para que la gente no se vote contra sí misma.Los "mitos y mentiras que derribó" Itai Hagman, según la vicepresidenta Cristina Kirchner. (Infobae)-Más allá de diagnósticos “erróneos” y las discusiones ideológicas, existe mucha gente que rechaza que se otorguen subsidios o que la población más empobrecida tenga un apoyo económico. -El principal desafío es invitar a esa gente a pensar que sus intereses individuales no se van a realizar mientras la sociedad no se realice. Muchos creen que mirando sus propios intereses puede ser beneficiada; como el empresario que espera una política de reducción salarial o una apertura de importaciones, o cuando se cree que la reducción de transferencias de ingresos permitirá luego bajar impuestos. Son perspectivas individualistas cuestionables desde lo moral, porque a la gente hay que decirle que tiene que ser más solidaria. Tampoco es cierto que, si el Estado saca subsidios o desregula, el resultado final será una mejora de las condiciones de vida. A veces se dice que ‘no hay política para la clase media’, en contraste con las políticas dirigidas a los sectores más empobrecidos. Cuando el Estado hace transferencia a los sectores populares, estos sectores consumen y le terminan comprando al comerciante, que es de clase media. El principal problema no son ellos: hay un sector muy pequeño y muy poderoso que no solo acumulan riquezas y generan una desigualdad intolerable, sino que tienen prácticas nocivas para el país, como la fuga de capitales o la evasión impositiva de magnitudes siderales. Tenemos que desarmar esas dicotomías dentro de los sectores que forman parte del pueblo argentino y poder identificar dónde están los problemas.-Varios de los problemas mencionados también aparecieron en los mandatos de Cristina Kirchner. Su gestión sufrió fuga de capitales, estancamiento económico, una pérdida progresiva de reservas y aplicó regulaciones que no funcionaron como el cepo cambiario. ¿Se puede decir que también hubo marcos conceptuales “errados” en el kirchnerismo? -No creo que la Argentina de 2015 haya sido el país de las maravillas. Si bien se avanzó en transformaciones y derechos, habían problemas estructurales que no se lograron resolver o ya era un poco tarde cuando se intentó. Lo que no se puede igualar es ese proceso, que tenía como orientación alentar el desarrollo de la Argentina y un crecimiento con distribución del ingreso, con uno opuesto -como el de Macri-, que se basó en la especulación financiera y consideró el salario como un costo. Hay una contraposición de 180° entre un modelo y otro, lo cual no significa que no hubieran errores. Históricamente, Argentina cuando quiso desarrollarse y lograr una sociedad más justa se topó con restricciones, entre ellas, la falta de divisas y dólares -lo que los economistas llamamos como “restricción externa”-. Es evidente que ese problema no se pudo resolver satisfactoriamente y sigue siendo uno de los desafíos del Frente de Todos. Lo más importante es el proyecto de país y esa es la dicotomía principal que separa el Frente de Todos y lo que representó el gobierno de Cambiemos.-Hay un consenso en la dirigencia política y empresaria de que el acuerdo alcanzado con los acreedores fue bueno. ¿Crees que es algo como para “festejar” y reivindicar? -Es un buen acuerdo y una buena noticia para la Argentina. Pero no creo que sea para festejar, es una desgracia tener que estar reestructurando una deuda. El acuerdo permitió aliviarla, pero sigue siendo una carga pesadísima heredada por el gobierno anterior. Argentina tiene compromisos muy importantes que se asumieron de manera irresponsable. Sería muy distinta la situación de la Argentina si pudiéramos ver que esos 100 mil millones de dólares que aumentaron el endeudamiento hubieran sido destinados en obras públicas, en infraestructura, en desarrollo productivo o en mejorar la capacidad exportadora. Este escenario que nos tocó es para reflexionar y ver cómo generamos las condiciones para que no vuelva a pasar, con cambios legislativos y herramientas institucionales para impedir que un gobierno de turno, en solo cuatro años, pueda pasar de una Argentina desendeudada a una Argentina en default. Lo más importante es la conciencia del pueblo argentino para construir ese ‘Nunca Más’ a los ciclos de endeudamiento y fuga de capitales. Necesitamos que la sociedad comprenda los daños que se producen y no compremos espejitos de colores. Hay que hablar mucho del peligro que acabamos de vivir, no para echar leña al fuego, sino para mostrar que ha sido una experiencia de laboratorio de lo que no hay que hacer en Argentina.Itai Hagman junto a Máximo Kirchner y referentes del Frente Patria Grande durante la campaña electoral del Frente de Todos. -Ya con el acuerdo cerrado, ¿cómo seguirá condicionando la deuda a la economía real? -Lo más importante es que se lograron reducir los compromisos de la Argentina en el pago de intereses y que se logró un ‘período de gracia’. Argentina no va a tener que desembolsar por años ni un dólar. Cada dólar que se paga de deuda externa es un dólar menos para la economía local, necesitamos esos recursos para la reactivación y el desarrollo. Tenemos que lograr algunas transformaciones que nos impidan recaer en este tipo de endeudamiento. Una de la orientaciones más interesantes del Ministerio de Economía es tratar de generar un mercado de deuda en pesos, que es algo que en Argentina resulta muy difícil por la tendencia a la dolarización de los ahorros. Es un desafío muy grande poder financiarnos en nuestra propia moneda. El endeudamiento externo y la salida de capitales es el gran karma de la economía argentina de los últimos 40 o 50 años.-Provenís de una tradición de izquierda y, por primera vez asumiste en la banca de diputado. ¿Cómo llevas la convivencia con el peronismo?-La construcción de unidad que representa el Frente de Todos es muy genuina, si no hubiera sido así, sería imposible de sostener. Estoy muy orgulloso de esa convergencia dentro de la diversidad. En ese camino se van desarmando prejuicios: pueden haber diferencias políticas reales e intereses contradictorios, pero la experiencia recorrida nos ha permitido desarmarlos. Una persona se puede sentir peronista, radical, de izquierda o progresista, pero sobre todo somos militantes que nos indigna la desigualdad extrema y queremos una sociedad más justa. Todos estamos trabajando por lo mismo y es algo que hemos logrado hacer carne.-¿Fue un acierto o un revés la expropiación de Vicentin?-Lo importante es el resultado final. Argentina tiene que tener capacidad para intervenir en uno de los sectores de mayor rentabilidad y de generación de divisas, aunque genere escozor en algunos. Es fundamental que el Estado participe del circuito de producción de exportación agroindustrial. Incluso en los países neoliberales, como Chile, el Estado mantiene su presencia en su producto de exportación: difícilmente encontremos países que se hayan desarrollado sin tener uno de estos roles. Hasta ahora se cobró retenciones en el agro, es hora de pensar el desarrollo y una de esas formas es tener una empresa capaz de fijar reglas y que compita en el mercado. La decisión ahora es convertir a YPF Agro en una empresa testigo del sector agroindustrial. Si se mantiene ese objetivo, me parece que se va en la dirección correcta.-¿Por qué aún no se trató la ley del impuesto a las grandes fortunas? ¿Hay resistencias en el Frente de Todos? -Creo que se va a tratar pronto, hay un manejo de los tiempos en función de la agenda legislativa. Al ser una contribución extraordinaria por única vez, no cambia nada si se sanciona hoy, en dos semanas o dentro de un mes, porque no sería un impuesto regular que nos estamos perdiendo meses de recaudación. Lo importante es que se sancione esa ley y equilibrar un poco. No es justo que en una crisis impredecible como la pandemia recaiga solamente entre los que no tienen ingresos fijos ni asegurados. El financiamiento de esta crisis tiene que correr a cuenta de los altos patrimonios, que es un sector muy pequeño de decenas de miles de familias multimillonarias. Sería importante que hagan un aporte para que la desigualdad no siga aumentando en la Argentina. Incluso creo que que el proyecto debería ser un poco más audaz de lo que se ha planteado, podríamos ampliar el universo de esta contribución. -Hace un mes hubo críticas desde adherentes al Frente de Todos que cuestionaron a Alberto Fernandez por la convocatoria a empresarios al acto del 9 de Julio. Incluso Cristina Kirchner citó una nota crítica del diario Página/12 que marcaba distancia con “mundo empresario concentrado”. La vicepresidenta dijo sobre ese acto que “no hay que volver a equivocarse”. ¿Considerás que se está equivocando Alberto Fernández con este tipo de apuesta? -Sobre esa foto creo que el propio Presidente asumió el error. Fue interesante cómo lo planteo, porque dijo que “se había olvidado de convocar a los sectores que represento”. Creía que por sí mismo su representación era suficiente. Creo que la discusión no es si hay que buscar acuerdos o no con los empresarios, sino desde qué lugar e intereses. El Gobierno fijó como orientación lograr un gran acuerdo económico y social. No sería viable un acuerdo con los grandes grupos económicos que pujan por una salida exportadora, pero que se relegue a los sectores populares o a los pymes vinculadas al mercado interno. Este gobierno busca un acuerdo que incluya a los sectores populares y a los movimientos populares que impulsan el Plan San Martín, que incluye la urbanización de los barrios populares o la agricultura familiar. La pelota hoy está en los grupos económico concentrados, la duda que existe un poco ya lo decía la nota de Alfredo Zaiat: ¿Quieren esos sectores -muchos de los cuales apoyaron a Mauricio Macri- hacer un acuerdo con el resto de la sociedad argentina? Ojalá lo quieran, si no es así, el Gobierno tiene una masa crítica suficiente para avanzar en un proyecto de mayorías.-¿Está abierta la discusión en el Frente de Todos sobre el modelo político y económico para la pospandemia? -Naturalmente, la pandemia produjo algunas alteraciones. El piso del que partimos es más bajo, hay una economía que hay que reconstruir doblemente. Ya las empresas estaban al borde la quiebra en marzo, ahora están peor o directamente quebrando. La pandemia puso sobre la mesa algunas discusiones que nos hubieran llevado más tiempo darlas: una reforma tributaria para que los altos ingresos paguen más, las posibilidades de una salario básico universal para la población en edad laboral, o cuestiones medioambientales que tuvo como modelo la concrentacion excesiva en los centros urbanos. La pandemia aceleró estos debates y hay una oportunidad para salir con políticas que aborden los problemas estructurales. Y esa sí, es una muy buena noticia.Seguí leyendo:Deuda: el Gobierno confirmó el acuerdo con los bonistas de Wall StreetEl HSBC, asesor del Gobierno para la deuda, elogió el acuerdo pero dijo que la Argentina necesita un plan económico de posguerra“Clarito como el agua”: Cristina Kirchner apoyó en forma explícita la estrategia de Martín Guzmán sobre la deuda

Leer más »

Sergio Berni fue aislado luego de que un colaborador diera positivo de coronavirus

El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio BerniEl ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, fue aislado este domingo por ser contacto estrecho de un colaborador que dio positivo de coronavirus en las últimas horas. Se encuentra bien de salud y cumple con la cuarentena en su domicilio en la localidad de Zárate.El funcionario suspendió sus actividades programadas en forma repentina y se aisló rápidamente. No tiene síntomas y se encuentra bien de salud. A partir de ahora seguirá el protocolo de contacto estrecho. Eso implica que el hisopado se hace solo si la persona que está aislada tiene algún sintoma. Es probable que al ser Berni un funcionario de primera línea se le haga el hisopado de todas formas y así corroboren si está o no infectado. Berni es uno de los funcionarios del gobierno bonaerense que más está en la calle debido a su trabajo y su forma de trabajo. Suele estar en operativos policiales en diferentes municipios del conurbano, donde está el foco de contagio del virus Covid-19. En la provincia de Buenos Aires se informan entre 4000 y 5000 casos por día.No es el primer dirigente político que afronta la posibilidad de contagiarse con el virus. Una semana atrás el intendente de Pinamar, Martín Yeza, se aisló preventivamente por tener algunos síntomas y un día después dio positivo. Lo mismo sucedió con otros funcionarios o gobernantes como es el caso de los intendentes de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, y de Merlo, Gustavo Menéndez, que tuvieron coronavirus.El ministro de Seguridad se encuentra aislado en su casa de Zárate (Adriàn Escandar)A mediados de junio, el Ministerio de Salud amplió la definición de contacto estrecho de COVID-19. En la actualización, explicaron que “se amplió la definición de contacto estrecho de COVID-19 para toda persona que haya proporcionado cuidados a un caso confirmado sin las medidas de protección adecuadas, o que haya permanecido a una distancia menor a 2 metros durante al menos 15 minutos, mientras el caso presentaba síntomas o durante las 48 horas previas al inicio de los mismos”.La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, sostuvo que esta ampliación está destinada a intensificar la búsqueda de los contactos estrechos que “deben hacer el aislamiento en su casa o en el lugar de aislamiento intermedio que defina la jurisdicción o el municipio, aunque no sean grupos en riesgo ni tengan síntomas relevantes, ya que es muy importante para minimizar la transmisión”. Este lunes, Berni iba a participar de una conferencia de prensa en La Matanza junto al Procurador General de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, Julio Conte Grand, para presentar los índices de evolución del delito en el contexto actual de pandemia. El aislamiento de Berni encendió las alertas ya que el ministro de Axel Kicillof mantuvo contactos con varios intendentes y funcionarios provinciales y nacionales en los últimos días, lo cual podría derivar potencialmente en una cadena de contagios si se verifica que es caso positivo de Covid-19.Seguí leyendoEl círculo de poder de Axel Kicillof: cómo se toman las decisiones en la provincia de Buenos Airesl Gobierno advirtió sobre una eventual marcha atrás en la vuelta a los entrenamientos de fútbol si se disparan los contagios

Leer más »

Diego Santilli afirmó que en “dos o tres semanas” comenzarán a bajar los casos de Covid-19 en la Ciudad

Según Santilli, después de la tercera semana de agosto comenzarán a bajar los casos en el ámbito porteño Foto NAEsta mañana, el vicejefe de Gobierno porteño le puso un horizonte al pico de contagios de coronavirus en la ciudad de Buenos Aires, al afirmar que según les informó el secretario de Salud Fernán Quirós “en dos o tres semanas, empezando desde una semana atrás, podría empezar a ceder la cifra de contagios en la ciudad, podría empezar un proceso de descenso paulatino”.En declaraciones a radio Mitre, el funcionario además habló sobre la polémica que se generó con el presidente Alberto Fernández, quien en ocasión de la inauguración del Hospital Bicentenario de Ituzaingó habló de los adultos mayores que “se enferman de Covid-19 en la Ciudad y vienen a atenderse en la provincia porque en la Ciudad no tienen lugar dónde atenderse”. Esto fue corroborado por la titular del PAMI, Luana Volnovich, que afirmó que el sistema de salud porteño está “mucho más saturado que el de la provincia” y que entre “el 15 y 20% de los pacientes” de esa obra social que residen en la Capital Federal “terminan migrando” a los centros de salud de la provincia de Buenos Aires.Sobre el particular, Santilli señaló que “atendemos a todos, a toda necesidad que se presente, como históricamente se hizo”. E intentó llevar paños fríos al decir que junto al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, “sentimos que no tenemos espacio para ponernos a debatir políticamente, y nos enfocamos en tratar de salir lo más rápido la pandemia, trabajando todos juntos en equipo”. Al mismo tiempo expresó que “hay diálogo diario y permanente con las autoridades nacionales” y que “nuestro objetivo recuperar las libertades que hemos ido perdiendo, salvar todas las vidas que sean posibles y generar cada vez más actividad en pymes y en los comercios lo más rápido que se pueda”. En ese sentido, explicó que “hay muchos sectores que no han podido retomar sus actividades y estamos trabajando para que eso se pueda revertir”. Diego Santilli lamentó que "gastronomía y hoteles aún no pueden funcionar normalmente" NA Walter Carrera/GCBATambién detalló que la actividad cultural y el turismo serán de las últimas en recuperar la normalidad. Sobre la segunda fue enfático al admitir que “hablar de enero en este contexto es ciencia ficción, porque estamos en el día a día”. “El turismo en la ciudad genera unos 150.000 puestos de trabajo, es un puntal de la actividad económica porteña, pero, lamentablemente, gastronomía y hoteles aún no pueden funcionar normalmente”, explicó SantilliSegún el último parte diario de situación sanitaria que emitió el gobierno de la CIudad, el total de casos acumulados de residentes es de 68.310 y de no residentes de 34.328, con un total de 1.507 y 390 fallecidos respectivamente. Además, en el día de ayer informaron 1.217 y 1.062 casos de ambos ítems, y 38 muertes en total. La letalidad en CABA, por su parte, es del 2,21 %. Fueron testeadas 265.741 personas, y dieron positivo el 41%. En cuanto a la ocupación de camas hospitalarias, hay un 64,6 % ocupadas con casos graves, un 51,4% con casos moderados y un 52,8% con casos leves.La mayor incidencia de contagios en la Ciudad se da entre los 30 y 39 años, con 14.315 infectados en total. En cuanto a las muertes, el 84,5% de las mismas se registraron en el rango etario de los mayores de 60 años, siendo la edad promedio de los fallecidos de 76,1 años.Seguí leyendo:Fernán Quirós le contestó a Alberto Fernández: “Garantizamos la atención a todas las personas que tienen cobertura pública”

Leer más »

El Gobierno hace lobby en Washington: contrató asesoramiento político por casi dos millones de dólares

Facsímil del contrato firmado por la empresa norteamericana Arnold & Porter con Argentina para hacer lobby en Estados UnidosLa Cancillería considera primordial que en Washington -la Casa Blanca, el Capitolio, las secretarías de Estado y de Comercio y los think tanks- se conozca con exactitud la agenda geopolítica de Alberto Fernández, y decidió contratar dos empresas de lobby y comunicación -Arnold & Porter y Glover Park Group-que significarán para el Estado un desembolso de 1.932.000 dólares en un año.Como adelantó Infobae hace un par de días, Arnold & Porter dispuso que Thomas Shannon, una leyenda en la diplomacia de los Estados Unidos, se pusiera a disposición de la Argentina. Shannon abre las puertas de los despachos más poderosos de Washington, sabe cómo razona Cristina Fernández de Kirchner y siempre estuvo en contacto con Alberto Fernández.“Nuestro equipo en Estados Unidos, encabezado por el embajador Jorge Arguello, me dijo que las dos compañías (Arnold & Porter y Glover Park Group) sirvieron para ayudar a cerrar el acuerdo con los bonistas”, aseguró el canciller Felipe Solá, en declaraciones exclusivas a Infobae.-¿Cómo decidieron contratarlas?-Martín Guzmán, el representante de Argentina en el FMI, Sergio Chodos, y el embajador Jorge Arguello me plantearon la necesidad de contratar una compañía de lobby, como tienen todas las embajadas en Washington. Y así lo hicimos.-¿Por qué el contrato está firmado por la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional? -Fue lo mejor desde el punto técnico para apurar la contratación.-Shannon es conocido por su experiencia diplomática, ya que ha servido para 10 presidentes de los Estados Unidos. ¿Por eso lo eligieron?-Shannon es un experto en América Latina. Y nos abrió muchas puertas en Washington. Creo que con lo que hizo en la negociación de la deuda, el contrato firmado ya quedó amortizado.-¿Ahora está pendiente la negociación de las exportaciones de biodiesel que Estados Unidos ha trabado?-Sí. Ese es un tema. Y creo que Shannon y las empresas de lobby y comunicación que hemos contratado nos van a ayudar.-¿Esas empresas van a ayudar también en la explicación de la agenda geopolítica argentina respecto a Venezuela, el BID y China?-No lo sé, todavía. Esos son temas más políticos, y yo estoy a cargo. Los otros asuntos tienen que ver con la economía que es territorio de Martín (Guzman).-El contrato dura un año. ¿Lo van a renovar?-No lo sé.-Son casi dos millones de dólares...-Es un contrato estándar. Está en lo habitual en estos casos.Felipe Solá, ministro de Relaciones ExterioresArnold & Porter firmó con la Cancillería - a través de la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional- por U$S 1.932.000, que recibirá en cuotas de 161.000 dólares por mes hasta mayo de 2021. Y a su vez, Arnold & Porter subcontrató a Glover Park Group por 36.000 dólares mensuales.Shannon recorre DC en nombre de Arnold & Porter y representando a la Argentina. Glover Park recibe instrucciones directas del ministro de Economía, y tiene como función principal hacer lobby en los medios más poderosos de Estados Unidos, organizar encuentros de prensa públicos y reservados, y enviar a Buenos Aires informes con todo lo que se publicaba sobre la negociación de la deuda con los acreedores privados.Tras su colaboración frente a los acreedores extranjeros, Shannon y Glover Park Group tienen ahora la difícil tarea de facilitar la negociación de la Argentina ante el Departamento de Comercio que está trabando la exportación de biodiesel por una suma cercana a 1.200 millones de dólares.Se trata de una jugada de lobby muy complicada porque esa exportación nacional se paralizó por la influencia de compañías de combustible norteamericanas que aportaron millones de dólares a la reelección presidencial de Donald Trump. Thomas Shannon conversa con Alberto Fernández, Héctor Timerman y John Wayne (embajador norteamericano) en un encuentro diplomático durante la administración kirchneristaAunque Solá fue muy cauto al respecto, Shannon conoce tanto la maquinaria de poder de Washington que también podría ser convocado cuando inicien las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y al momento de fijar nuevas alternativas respecto a la situación en Venezuela. En épocas de Barack Obama, el lobbista contratado por la Argentina fue enviado a Caracas para dialogar con Nicolás Maduro, y esos contactos de altísimo nivel continúan abiertos.Con todo, la prioridad para Argentina es destrabar las exportaciones de biodiesel y mejorar los términos de intercambio comercial con Estados Unidos. Jorge Arguello, embajador argentino en DC, tiene excelente relación con Shannon y ya ha fijado una hoja de ruta hacia adelante, al margen del resultado de las elecciones presidenciales que aparecen muy complicadas para Donald Trump.

Leer más »

Desopilante charla sobre rock nacional entre Alberto Fernández y Roberto Pettinato: “Palito Ortega era el anticristo”

Alberto Fernández reveló que tiene más de 20 guitarras“¿Cuál es su banda preferida del rock nacional? Diga Sumo o le corto”, dijo el humorista y conductor, Roberto Pettinato, al inicio de una larga y divertida entrevista con el presidente Alberto Fernández en la que también recordaron anécdotas de Pappo y Alberto Spinetta.Entre risas, el líder del Frente de Todos reconoció su simpatía por la banda liderada por Luca Prodan y explicó que le gusta porque es “única”. “Lo que valoro mucho en el arte es lo que lo hace único. Si escuchás un tema de Sumo, sabés que es Sumo. Nadie puede tocar un tema de Sumo como Sumo, eso lo hace único. Y si me voy al otro extremo, si escuchás a Jorge Drexler, es Drexler”, explicó el mandatario en radio Pop.Sin embargo, Fernández aclaró que cuando era joven, el rock nacional ni siquiera existía como tal. A ese estilo se lo conocía como música progresiva. “El rock nacional nace en los ’80 con el gobierno militar que quería pasar música argentina y tuvo que traer a los mejores músicos que estaban todos exiliados. A eso le pusieron rock nacional”, dijo.“Yo me acuerdo que era el rock y del otro lado Palito Ortega”, agregó Pettinato. “Palito Ortega era el anticristo”, bromeó Fernández, aunque aclaró que esa ”estigmatización” era “cosas de chicos”.Un joven Alberto Fernández tocando la guitarra y la armónica al estilo Bob DylanSi bien ya ha declarado repetidas veces su amor incondicional por Litto Nebbia, Fernández planteó que el conjunto que “realmente cambió una generación fue The Beatles”.Ante este comentario, Pettinato agregó que los británicos tenían algunas letras ingenuas como otras muy cargadas ideológicamente: “¿Qué crees que significa cuando dicen ‘si queres una contribución para gente con mentes con odio no cuentes con nosotros (but if you want money for people with minds that hate. All I can tell is brother you have to wait)’?”, preguntó el humorista.“Esa frase es eso: si querés contar conmigo para cambiar el mundo, contá. Pero sin odios”, replicó Fernández, quien aseguró que sus ideas se formaron tanto al calor del peronismo como de la cultura hippie.Luego, recordó una divertida anécdota personal con Alberto Spinetta. “Él tiene un tema que se llama Elementales Leches, que es un temazo. Y yo le dije: ‘Lo que más me gusta es esa crítica a la sociedad de consumo’”, relató Fernández “Pero entonces él me mira con cara de “de qué está hablando este estúpido”, y me pregunta por qué decía eso”, continuó.Alberto Fernandez y Litto Nebbia en la Casa RosadaFernández le recitó parte de la letra: “Lo que está y no se usa nos fulminará”. Pero Spinetta fue contundente: “¿Y qué tiene que ver eso?”. “Me descartó totalmente que tuviera que ver con una crítica a la sociedad de consumo”, concluyó Fernández entre risas.Según el Presidente, “hay frases del rock que son grandes incógnitas. Por ejemplo: ‘No puedo evitar que vengan hacia mí los sandwiches de miga’, de Pappo”. Sin embargo, Pettinato aseguró conocer la historia detrás de esa canción y Fernández le pidió que se la cuente porque siempre había querido saber qué significa.“Pappo estaba en un estado psicodélico muy especial en un camarín con Spinetta. Eso es lo que cuenta la leyenda. Y él ve que los sandwiches que estaban ahí se le venían encima. Punto final de la historia”, aseguró el ex integrante de Sumo, entre risas. “Es absolutamente incomprensible”, agregó Fernández tras una carcajada.Sobre el final, el Presidente reconoció que, a pesar de su fanatismo por la música, no comparte nada con su hijo Estanislao Fernández. “A él le gusta la música electrónica y le gusta esa música medio cumbianchera (sic) que no me gusta nada. Para mí la música electrónica no es música”, concluyó.Seguí leyendo:El Gobierno hace lobby en Washington: contrató asesoramiento político por casi dos millones de dólares“Quien debía cuidarlo lo acribilló”: las desgarradoras palabras de la mamá de Blas Correas, asesinado por policías en CórdobaLa conmovedora carta de Benjamín Vicuña a su hija Blanca, a días de haberse convertido nuevamente en padreLos clubes barriales pierden socios y se preparan para un futuro cercano con menores ingresos

Leer más »

Referentes de la oposición aseguraron que el Gobierno “se enamoró de la cuarentena asesorado por científicos y médicos militantes”

En una charla abierta por Zoom, los dirigentes de Juntos por el Cambio redoblaron sus críticas al gobierno de Alberto Fernández.En una nueva crítica hacia la política sanitaria adoptada por el Gobierno, el presidente del interbloque de diputados por Juntos por el Cambio, Mario Negri, y los ex ministros Alfonso Prat Gay y Adolfo Rubinstein redoblaron su rechazo a la “épica de la cuarentena”, en la que el presidente Alberto Fernández habría quedado “entrampado”, y alertaron que “es posible” que se duplique el nivel de contagios y fallecidos.En el marco de la charla virtual “Salud, economía y política en la Argentina que viene”, los dirigentes de la oposición ratificaron su duro diagnóstico sobre la situación sanitaria y económica. Pero también apuntaron contra la reforma judicial en curso y al acuerdo con los acreedores externos, donde Prat Gay minimizó el resultado alcanzado en la negociación por ser una “postergación de los vencimientos” que “tampoco cura la enfermedad de la deuda”.Durante el convite, que contó con 1.700 participantes, el ex ministro de Salud brindó una comparación sobre el desempeño de la gestión sanitaria: “Los países que adoptaron cuarentenas estrictas lograron aplanar y reducir la curva en algunas semanas. Nosotros, en cinco meses, vemos aumentos incesantes de casos y de muertes. Además, en los últimos 3 meses, el 95% de los casos estaban en el AMBA, pero ahora vemos un derrame al resto del país”.“El Gobierno se enamoró de la cuarentena, asesorado por científicos y médicos militantes y esto se transformó en una cuarentena infinita. El Consejo Asesor justificaba las decisiones políticas ya tomadas. Hasta que el recurso dejó de ser efectivo cuando se convirtió en el único recurso”, sostuvo Rubinstein."Hace cuatro semanas eran la mitad de los casos y de las muertes. Por lo tanto, en cuatro semanas el saldo es posible que sea el doble", indicó Adolfo Rubinstein.El ex funcionario se mostró pesimista al afirmar que “probablemente esto dure unas cuantas semanas más”. “Para mí no estamos cerca del pico que se anuncia desde abril. Esta situación ha erosionado la confianza y credibilidad del Gobierno. Hay un hartazgo social activo y hay resignación”, marcó durante la actividad moderada por la presidenta de la Fundación Alem, Lilia Puig de Stubrin.Para Rubinstein, el saldo final en el nivel de contagios y muertes “es difícil saberlo, pero lamentablemente no vamos a estar tan lejos de la mayoría de los países. Sólo que la buena noticia es que el desarrollo de la pandemia ha sido tan larga en el tiempo que el sistema de salud no va a colapsar”.Consultado por los participantes, el ex ministro acotó: “Nosotros tenemos una suba en ascenso con 7.500 casos diarios y 150 muertes diarias. Hace cuatro semanas eran la mitad de los casos y de las muertes. Por lo tanto, en cuatro semanas el saldo es posible que sea el doble”.En la misma sintonía, Prat Gay coincidió que el Gobierno “se enamoró” del aislamiento obligatorio y que, “previsiblemente, quedó entrampado. Ellos se enojan cuando digo esto, pero es como el menemismo cuando se enamoró de la convertibilidad. Vemos también la misma épica de la guerra de Malvinas”, apuntó."La reforma judicial pierde todos los días cada vez más legitimidad", señaló Mario Negri.A su turno, Mario Negri agregó: “En vez de hacer una transición serena, para ir saliendo de la cuarentena, el Gobierno pensó que iba a construir, gracias a ella, un proyecto político. Entonces empezó a incorporar un menú enorme de tensión política, económica y social. Por eso nosotros reclamábamos que nos convocaran a la construcción de la agenda post-pandemia y no hemos podido avanzar”.El ex ministro de Economía volvió a cuestionar los resultados alcanzados por la negociación llevada adelante por Martín Guzmán, con los principales grupos de bonistas, al que describió como un acuerdo que “tampoco cura la enfermedad de la deuda”. “No ha habido prácticamente ninguna quita de capital. Les va a sorprender que la deuda nueva va a ser más que la deuda vieja. Si bien al principio se dijo que no iba a reconocer intereses corridos durante la negociación, luego se dio un bono. Por eso, el stock total va a ser más de 65.000 millones de dólares”, estimó Prat Gay.En su análisis, Prat Gay se mostró crítico con que el Gobierno resignó casi 15.000 millones de dólares entre la primera y la última propuesta del ministro Guzmán, y sostuvo que “la épica” con los acreedores es apenas una “postergación de vencimiento por nueve años”. “Se pagan 28.000 millones de dólares menos en nueve años, pero se devuelven en los siete años subsiguientes. Si lo único que lograron es la postergación, que para ellos es épica, entonces la deuda no era tan impagable como decían”, cargó.Quien focalizó en la dimensión política de la marcha del gobierno fue el diputado Mario Negri, que alertó sobre las tensiones políticas que vive hoy el país: “Nos convocan a unirnos, pero ellos prefieren pelearse con la oposición, como hace siempre el populismo. Arreglan la deuda, pero mandan la reforma judicial. Yo lo dije desde un principio: la ampliación de la Corte es nonata. Pero la reforma judicial pierde todos los días cada vez más legitimidad, porque lo que se busca esconder es una pelea con Comodoro Py, acá no hay una verdadera reforma de fondo”.“Nosotros queremos ayudar al Presidente para que no haya un pobre cada dos argentinos, para tener un proyecto de desarrollo. Pero las prioridades del Gobierno son otras. La agenda privada de Cristina Fernández de Kirchner, para defenderse en sus causas judiciales, ahora se visibilizó y es la agenda pública del Gobierno”, agregó el diputado de la UCR.De acuerdo al dirigente opositor, es difícil de creer que la reforma judicial “sea una ley para mejorar el acceso de los ciudadanos a la Justicia”. “La sociedad lo ve con claridad: acá hay una agenda privada de la vicepresidenta convertida en la agenda pública de todo el Gobierno”, consideró Negri.Al finalizar el encuentro, Rubinstein, Prat Gay y Negri coincidieron en reclamar una mayor normalidad institucional. “El acompañamiento no es sinónimo de avalar todo, más cuando se observa que no volvieron mejores sino mucho peores”, concluyeron.Seguí leyendo:Un documento de Juntos por el Cambio advierte que la reforma judicial que impulsa el Gobierno costará más de $3.000 millones solo el primer añoLa oposición se mostró unida detrás del rechazo a la reforma judicial pero no pudo evitar las diferencias internasJaime Durán Barba: “Macri no es el líder de la oposición ni existe oposición”

Leer más »

Desde la Costa Azul, Macri participará el lunes de una reunión de la cúpula de Juntos por el Cambio

Mauricio Macri en su llegada a Francia (Foto: Infobae)La cita virtual está pactada para el lunes a las 9. Los integrantes de la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio debatirán vía Zoom sobre los temas más candentes de la coyuntura política, especialmente la reforma judicial que impulsa el oficialismo.El último en confirmar su participación fue Mauricio Macri, quien viajó el 31 de julio pasado a Francia. Tras pasar un fin de semana en París, el ex presidente, Juliana Awada y la hija de ambos tomaron un avión hacia Niza, para dirigirse hacia la bellísima ciudad de Ramatuelle, a pocos kilómetros de Saint-Tropez, en la Costa Azul.Según revelaron sus allegados, allí aprovechará para jugar un poco al golf -uno de sus pasatiempos preferidos- antes de instalarse en Suiza donde asumirá como presidente de la Fundación FIFA.En la reunión de este lunes, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; la ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal; el ex senador y ex candidato a vicepresidente Miguel Ángel Pichetto; la presidenta del PRO, Patricia Bullrich; y el titular de la UCR, Alfredo Cornejo; y los diputados Cristian Ritondo, Maximiliano Ferraro y Mario Negri, ultimarán los detalles del posicionamiento de la coalición ante la reforma judicial que Alberto Fernández ya envió al Senado. Elisa Carrió no participará del encuentro ya que formalmente no pertenece a la Mesa Nacional de Juntos por el Cambio.Reunión de Mesa nacional de Juntos por el CambioLos referentes del PRO, la Coalición Cívica y la UCR decidirán si avalan o rechazan la continuidad de las sesiones virtuales en Diputados, cámara donde el oficialismo no tiene mayoría automática.Por otro lado, también se abordará el funcionamiento interno y el proceso de toma de decisiones al interior de la coalición tras algunos episodios que generaron cierto clima de tensión.Tras la última reunión, Juntos por el Cambio emitió un duro documento en contra del proyecto del oficialismo, con la firma de todos los dirigentes. Sin embargo, Rodríguez Larreta dejó trascender su malestar ya que -según explicaron fuentes porteñas- se había acordado que la declaración pública, titulada “Una reedición de la propuesta de los ’90″, sería difundida sin nombres propios.El alcalde porteño y Patricia Bullrich ya habían chocado por anteriores comunicados, como el emitido tras el asesinato de Fabián Gutiérrez, el ex secretario de Cristina Kirchner -que forzó la creación de una mesa ejecutiva en el PRO para compartir las decisiones-, y el de la ampliación de la moratoria aprobada recientemente por el Congreso.Si bien la oposición se aglutinó detrás del rechazo a la reforma judicial, el proyecto de la Casa Rosada volvió a exponer las diferencias internas, agudizadas por la falta de un liderazgo claro y las diversas posiciones por el destino del espacio y el vínculo con el oficialismo. Dentro de Juntos por el Cambio resaltan sin embargo que, más allá de las diferencias, la unidad todavía prevalece. Seguí leyendo:“Quien debía cuidarlo lo acribilló”: las desgarradoras palabras de la mamá de Blas Correas, asesinado por policías en CórdobaHincha de Belgrano y jugador de esports: quién era Blas Correas, el adolescente asesinado por policías en CórdobaUn video muestra a otro afroamericano bajo custodia policial suplicando antes de morir: “¡No puedo respirar!”En la Costa Atlántica no imaginan un verano sin turistas y apuestan a la reactivación con estrictos protocolos

Leer más »