Último momento

Economía

El Gobierno logró el respaldo de un dream team de economistas de todo el mundo en su negociación por la deuda

El economista y premio nobel Joseph Stiglitz y el ministro de economía, Martín Guzman, durante una conferencia celebrada en el Vaticano en febrero pasado (REMO CASILLI/)Una carta abierta de académicos encabezados por el premio nobel Joseph Stiglitz, mentor del ministro de Economía Martín Guzmán, y el también nobel Edmund Phelps, llama a los acreedores de la Argentina a aceptar la oferta de canje presentada el mes pasado y cuyo plazo de oferta termina este viernes. Stiglitz y sus colegas argumentan que en el contexto de crisis global que genera la pandemia de coronavirus COVID-19 los rendimientos que ofrece la propuesta de deuda son razonables y sostenibles.El documento distribuido esta mañana tiene 138 firmantes, encabezados por los dos premios nobel de la Universidad de Columbia, y concentra a algunos de los nombres más reconocidos en la academia estadounidense. Firman, entre otros, Jeffrey Sachs, Carmen Reinhart, Danny Rodrik, Thomas Piketty, Mariana Mazzucato y Kenneth Rogoff. Una lista impresionante en cuanto a personalidades, cuyo peso para influir aunque sea mínimamente sobre los fondos de Wall Street que se enfrentan hoy al Gobierno argentino en la mesa de negociaciones es difícil de estimar.“Con el telón de fondo de esta emergencia mundial, la Argentina está encabezando un proceso de reestructuración de la deuda pública de manera constructiva, de buena fe y con el apoyo de todos los sectores políticos nacionales. Desde 2016, cuando el país recuperó el acceso a los mercados internacionales, los acreedores externos hicieron una apuesta adquiriendo deuda con altos cupones, pero compatible solo con tasas de crecimiento extremadamente robustas que no se materializaron. En febrero, antes de que se agudizara la crisis de COVID-19, el FMI llegó a la conclusión de que la deuda pública de la Argentina era ‘insostenible’", dice el texto distribuido esta mañana en idioma inglés.“La Argentina ha presentado a sus acreedores privados una oferta responsable que refleja adecuadamente la capacidad de pago del país: un período de gracia de tres años con un pequeño recorte de capital y un importante recorte de los intereses. La propuesta es de acuerdo con el análisis técnico del FMI, que afirma que ‘se necesitará un alivio sustancial de la deuda de los acreedores privados de la Argentina’ para restablecer la sostenibilidad de la deuda con una alta probabilidad. Esta es la única manera de combatir la pandemia y poner a la economía en un camino sostenible. Antes de la crisis, el Banco Mundial situaba la pobreza urbana en Argentina en un 35,5%, y la pobreza infantil en un 52,3%. Ahora la ONU considera que el impacto de la crisis en el país está entre los peores de su región, y el FMI proyecta una contracción del 5,7% en 2020”, abundó.Joseph Stiglitz, Thomas Piketty, Jeffrey Sachs y Edmund Phelps firman la carta abierta en apoyo de la oferta argentinaLuego de describir la situación económica local, la carta abierta hace hincapié en las características de la oferta de canje, que en opinión de los autores se ajustan a las condiciones del mercado en medio de la caída de la economía global como resultado de la pandemia.“A los acreedores se les pide que recorten el flujo de ingresos, pero aún así recibirán una cantidad razonable los pagos de interés en el futuro. La Argentina ha ratificado su voluntad de servir a la deuda reestructurada, precisamente porque será factible la nueva tasa de interés propuesta. Solo una economía que crece de manera sostenible puede cumplir con sus compromisos financieros a lo largo del tiempo”, remarcaron los firmantes.“La diferencia de trato entre el capital y el interés está diseñada precisamente para aliviar la carga del servicio de la deuda, mientras el país lucha contra el COVID-19 y trabaja para restablecer el crecimiento. De hecho, la reducción del cupón promedio de los bonos ofrecidos por la Argentina (de la actual promedio de 7% a 2,3%) es razonable considerando el entorno actual de los tipos de interés", señala el texto.“En este momento excepcional de la historia mundial, la oferta propuesta por la Argentina también presenta una oportunidad para que la comunidad financiera internacional demuestre que puede resolver una crisis de deuda soberana de manera ordenada, eficiente y sostenible. La ausencia de un marco jurídico internacional para la reestructuración de la deuda soberana no debería privar a los países endeudados de la posibilidad de proteger a su población y de prever la recuperación económica durante la mayor crisis mundial de nuestra memoria”, continúan.“Creemos que un acuerdo sostenible beneficia a ambas partes: una nación soberana en dificultades con 45 millones de habitantes y los propios acreedores. Ahora es el momento de que los acreedores privados actúen de buena fe. Una resolución responsable sentará un precedente positivo, no solo para la Argentina, sino para el sistema financiero internacional en su conjunto”, concluyen.Contactos académicosLos nombres que se acumulan en la carta abierta de apoyo a la propuesta de deuda de la Argentina son de peso. Dos investigadores premiados con el Nobel de Economía de la universidad en la que se desempeñaba Guzmán antes de ser nombrado ministro, pero también algunos de los más afamados analistas de otros centros de estudios se mezclan en la carta.El ministro de Economía, Martín Guzmán, es director del Programa de Reestructuración de la Deuda de la Iniciativa para el Diálogo Político de la Universidad de Columbia, investigador asociado en la Escuela de Graduados en Negocios de la misma universidad. También es miembro del grupo de investigación del Institute for New Economic Thinking sobre “Eficiencia y estabilidad macroeconómica”, presidido por Joseph Stiglitz, premio nobel de economía en 2001.De la misma universidad, Edmund Phelps es el otro premio nobel en sumar su firma al documento. Pero además de esos académicos de la casa de estudios a la que pertenece Guzmán, se suman otros académicos destacados.Uno de ellos es el profesor de la Universidad de Harvard, Jeffrey Sachs. En conversación con el presidente Alberto Fernández, según el propio mandatario, el economista hace poco le había dicho “no te preocupes por el default, todos van a estar en default”. Esta tarde, Sachs participará de un Webinar en el que conversará con Guzmán, Martín Uribe, profesor de Economía de la Universidad de Columbia, y Vicky Murillo, profesora de Ciencias Políticas y Asuntos Internacionales y directora del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Columbia. El encuentro se llama “Argentina, entre el COVID-19 y una crisis de deuda soberana”.También un best seller, el francés Thomas Piketty autor de El Capital en el Siglo XXI, se sumó a la carta abierta. El economista francés recibió a Alberto Fernández en París, en febrero pasado.Otra firma de relevancia es la de Carmen Reinhart, reconocida por haber advertido sobre las crisis de Venezuela y Turquía. Contra las quejas de los acreedores por lo “agresivo” de la propuesta de Guzmán, recientemente, Reinhart sugirió que la propuesta argentina para la reestructuración de deuda era, de hecho, insuficiente. Que se necesitarían nuevas operaciones de deuda para recuperar la sostenibilidad de la deuda.Este viernes se cumple el plazo establecido por Guzmán para que los bonistas decidan si se adhieren o no a la oferta de canje argentina, un proceso que, dados los rechazos públicos de los principales grupos de acreedores, despierta poco optimismo en cuanto a los resultados que pueda obtener.Seguí leyendo:Día D para el canje de deuda: ¿qué tienen que saber los pequeños ahorristas antes de aceptar la oferta?Alivio para Vaca Muerta: Matías Kulfas aseguró que habrá precio sostén para el barril de petróleo localQuiénes pueden pedir que no les corten por falta de pago los servicios de telefonía, TV por cable y acceso a Internet

Leer más »

El impacto del coronavirus en la economía: el 40% de las empresas considera reducir su personal

El 75% de las empresas tuvo una caída en sus ventas y el 40% planea despidosPor el impacto de la pandemia del coronovirus y las medidas de aislamiento social, el 75% de las empresas presenta una disminución en su nivel de ventas, la cadena de cadena de pagos se deterioró —el promedio de días en la calle de las cuentas a cobrar pasó de 49 a 68 días— y el 40% estima que será necesario reducir su cantidad de empleados. En el caso de las empresas de consumo masivo, esa estimación llega a un 51%. El sector más perjudicado es el de servicios, donde el 21% indica una disminución superior al 50% en sus ventas. Los datos corresponden a una encuesta realizada por la consultora PwC Argentina entre los líderes de las áreas de finanzas de más de 100 empresas locales, entre ellas compañías de consumo industrial, de consumo masivo y de servicios de distintos tamaños (de menos de 100 empleados a más de 2.500).Si se analiza por sectores, el más afectado es el de consumo masivo, con un 52% de encuestados que espera una reducción de dotación“A pesar que el 75% de las empresas tienen una reducción en su volumen de ventas, solo el 40% cree que deberá reducir la nómina, lo que muestra el esfuerzo que están haciendo. Si se analiza por sectores, el más afectado es el de consumo masivo, con un 52% de encuestados que espera una reducción de dotación”, detalló el informe de la consultora.A comienzos de abril, el Gobierno oficializó a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia, la suspensión de despidos sin causa durante dos meses. La medida se dictó en el marco de la emergencia pública en materia económica y social.Fuente: PwC ArgentinaSegún el 68% de los encuestados, el impacto en los negocios será “muy significativo” en relación a sus operaciones en el mercado. En tanto, el 25% cree que va a estar limitado a ciertas áreas y apenas el 7% considera que no va a ser relevante.La mitad de los CFO —directores y gerentes financieros— espera recuperar el nivel normal de operación dentro de los próximos tres meses. Pero esa curva de recuperación es algo más optimista en las empresas que brindan servicios esenciales y en las grandes empresas.Si se analiza por sectores, el más afectado es el de consumo masivo, con un 52% de encuestados que espera una reducción de dotación“Una parte esencial de la estabilización de las operaciones comerciales es la reapertura de oficinas, fábricas y otros sitios de trabajo. Por supuesto, las puertas no se pueden abrir simplemente, y los líderes de las compañías están determinando la mejor manera de proteger a sus empleados y clientes”, explicó el informe.Entre las medidas que se están analizando para mitigar el impacto, el 40% menciona la reducción de costos, seguida por la postergación de proyectos o inversiones (17%) y el cambio en el perfil de financiamiento (15%). La mayoría de las compañías esperan incorporar cambios en su modelo de negocios: la digitalización y el manejo del capital de trabajo son las áreas en las que concentrarán sus esfuerzos.Fuente: PwC ArgentinaPor otro lado, un 45% de las empresas está modificando sus políticas de pagos a proveedores, a lo que se suma otro 29% que está considerando hacerlo. Al igual que en las cuentas por cobrar, hay una extensión en el promedio de días de pago. Estiman que el promedio de días de pago se estirará de 43 días (antes de la cuarentena) a 58 días. ¿Cuáles son las cinco principales preocupaciones? La mayoría (el 86%) mencionó el impacto financiero. El 52% se refirió a una posible recesión mundial; el 49% a la caída del consumo; el 50% a dificultades de financiamiento y un 28% mencionó los problemas en la cadena de suministro.Las empresas estiman que el promedio de días de pago se estirará de 43 días (antes de la cuarentena) a 58 días “Realizando un paralelo a nivel global encontramos países que se sienten confiados en las perspectivas de recuperación de sus empresas, como Dinamarca y Suiza, pero les preocupa cómo podría afectarles una recesión económica mundial. En otros casos como Turquía, México y los Estados Unidos citan al “impacto financiero” como la principal preocupación, mientras que líderes de Portugal y Brasil están más centrados en la disminución de la confianza del consumidor”, según la comparación de la consultora con los resultados globales del relevamiento."La era post-Covid19 presentará un cambio sin precedentes y tendrá una economía adaptada por nuevos hábitos y regulaciones basados en contactos cercanos reducidos y mayores restricciones sobre viajes e higiene. Esta disrupción modificará el modo en el que trabajamos, compramos, entrenamos, sociabilizamos y disfrutamos nuestro tiempo libre, moviéndonos desde la defensiva (reducción de costos necesaria, pero no suficiente), hacia la ofensiva que implica una transformación del negocio, cultura organizacional, procesos y tecnología digital”, comentó Damián Vázquez, socio de PwC Argentina a cargo de Management Consulting.ConstrucciónLa Cámara Argentina de la Construcción también realizó un relevamiento entre el 12 de marzo y el 12 de abril. El trabajo arrojó que más del 70% de las empresas del sector facturó menos en términos nominales que en el mismo período del 2019, en un rubro que ya lleva 24 meses consecutivos de caída y que perdió más de 100.000 empleos en dicho período. “El 87% de las empresas encuestadas se inscribió en el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción –ATP– (de este total, cerca del 30% pudo hacerlo a partir de la DA663/20, gestionada por la Cámara, que amplía los sujetos beneficiarios). Respecto del salario complementario, el 62% de las empresas que se inscribieron y cargaron los CBU recibieron la notificación positiva, un 34% aún no fue notificada y el 1% indicó que fue negativa. En lo relativo a la baja de las contribuciones patronales, entre las empresas inscriptas en el ATP, el 58% recibió la notificación positiva, el 31% aún no fue notificada y el 2% fue negativa”, detalló Camarco. El sector registra una vuelta gradual de la obra privada en algunas provincias, pero reina la incertidumbre: el 23% estima una reactivación para cuando termine el aislamiento preventivo y obligatorio; el 13% espera que ocurra 30 días después de finalizado el aislamiento; el 12% luego de los 60 días; el 14% luego de 90 días y el 37% no sabe cuándo ocurrirá. Seguí leyendoLos empresarios más importantes del país le reclamaron al Gobierno volver a producir y evitar el defaultLa cuarentena golpeó a la industria metalúrgica: en marzo, la producción cayó 22,5% y la capacidad ociosa superó el 50%

Leer más »

Mercados: el riesgo país cae debajo de 3.400 puntos en una rueda con cautela y escasas oscilaciones

Las acciones argentinas caen cerca de 50% en dólares en lo que va de 2020. (Reuters) (LUCAS JACKSON/)En un contexto de incertidumbre por el resultado de la reestructuración de la deuda pública, los bonos en dólares negocian mixtos, aunque los títulos con legislación de Nueva York recuperan un 1,5%, y las acciones registran leve mejora, mientras que el riesgo país de Argentina retrocede debajo de los 3.400 puntos básicos.En el exterior, los ADR operan con escasas oscilaciones, en el marco de una jornada con tendencia levemente alcista en la media rueda de Wall Street.Pese a un retroceso del precio del petróleo del orden del 4%, a USD 23,40 el barril de crudo ligero de Texas para entregar en junio, el ADR de YPF sube 1,5%, a 3,71 dólares. Los títulos de los bancos argentinos ganan entre 2 y 5 por ciento en dólares en promedio.Por otra parte, destaca el alza de 18% para Mercado Libre, después de presentar su balance trimestral.El panel líder S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) asciende 2,4% en pesos, a los 34.344 puntos. Medido en dólares, el avance es de 3,5%, debido a la baja del contado con liqui, en 119 pesos.“Los inversores siguen de cerca las negociaciones entre Argentina y los acreedores, y cada señal que emite cada una de las partes impacta en forma directa en las cotizaciones de los soberanos”, comentaron desde Research for Traders.“Las restricciones en la comercialización del dólar se angostan y cierran, y los canales de inversión, si no pasan al blue, es a los títulos cuya aceptación al canje tiene fecha adelantada al viernes de esta misma semana, o a las acciones de libre disponibilidad y, ahora también de resguardo de valor, ya que para abajo ya casi no tiene demasiado espacio y para arriba tiene el cielo abierto, todo lo que quiera y pueda”, dijo Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil.El viernes 8 vence el plazo para que los inversores digan si aceptan la oferta reestructuración del Gobierno argentino que incluye un recorte de intereses del 62%, un período de gracia de tres años y una quita de capital del 5,4% de sus bonos en dólares.Un grupo de 138 economistas de 20 países, incluidos los galardonados con el Premio Nóbel Joseph Stiglitz y Edmund Phelps, instaron el miércoles a los tenedores de bonos de Argentina a adoptar un “enfoque constructivo” ante la propuesta de reestructuración.Joaquin Bagües. Head of Strategy de Portfolio Personal Inversiones, comentó que “siempre hay tiempo para llegar un acuerdo hasta último minuto y por ende hay margen para mejorar la propuesta, que no necesariamente implica un pago inmediato, si no reconocer un poco más de cupón o acortar la duration”.Bagües subrayó que “lo ideal será ser precavido y trabajar con más tiempo en una negociación más profesional, pero en esta dinámica de mercado, al estar en un marco de default, el principal trade off con el que debería avanzar el Gobierno es el de evitar un default, cuyo costo en términos de acceso a mercados de deuda y comerciales, y la depreciación en términos sociales y económicos son mucho mayores que pagar. Ya lo vimos en nuestra historia y también en la experiencia de otros países”.SEGUÍ LEYENDO:El Gobierno logró el respaldo de un dream team de economistas de todo el mundo en su negociación por la deudaDólar hoy: el “contado con liqui” se asienta en los $120 y la brecha cambiaria sigue en el 80%Aunque los inversores apuestan a que la negociación de la deuda se prorrogará, el dólar libre encuentra un nuevo piso en $120Jornada financiera: ajeno a los controles, el “contado con liqui” se disparó y alcanzó una brecha récord del 80% con el dólar oficialDía D para el canje de deuda: ¿qué tienen que saber los pequeños ahorristas antes de aceptar la oferta?

Leer más »

Dólar hoy: el blue subió a $122 y el contado con liqui cede a $118

El dólar mayorista aumentó 12% en el transcurso de 2020. (Reuters) (Lee Jae Won/)Avanza la semana decisiva para la reestructuración de la deuda soberana, mientras que las valuaciones del dólar se mantuvieron en niveles máximos en todos los segmentos.Las medidas oficiales para atenuar la suba de las paridades que se operan por fuera de los controles cambiarios no dieron los resultados esperados. En lugar de incentivarse las colocaciones en pesos, por efecto del desarme de posturas dolarizadas en Fondos Comunes de Inversión, los pesos resultantes de dichas ventas de activos regresaron a la plaza para dolarizarse a través de la compraventa de acciones y bonos, lo que disparó el martes al “contado con liquidación” y el MEP a un precio récord.“A pesar de la última medida restrictiva del Central para contener la presión sobre el dólar financiero, los distintos tipos de cambio de referencia retomaron el sendero alcista”, señaló Portfolio Personal Inversiones.Las recientes regulaciones de la Comisión Nacional de Valores y del BCRA impactaron a las posiciones en dólares de los Fondos Comunes de Inversión y restringieron el acceso al mercado de cambios sólo bajo ciertas condiciones, lo que limitó la venta de títulos valores con liquidación en moneda extranjera o transferencia a entidades depositarias del exterior. A la par, indicadores económicos muy negativos abonan la visión de que una “bomba de pesos” que se está gestando para asumir los costos del déficit fiscal por las medidas de contención social para afrontar el contagio de coronavirus y que, por añadidura, empuja al alza del precio implícito del dólar.En 2020, un uno de cada cuatro pesos con los que se cubre el gasto público proviene de emisión lisa y llana del Banco Central. Y no es casual: en abril la caída real de la recaudación fue también del 25 por ciento.1) CAE LA RECAUDACIÓN: Por una parte, la recaudación tributaria cayó bruscamente en abril, vigente la cuarentena, lo que reflejó la severidad de la recesión agudizada por las medidas contra la pandemia. La recaudación cayó 10% en abril respecto de maro, a $399.000 millones en la tercera naja consecutiva.Además, en comparación con abril del año pasado, los ingresos tributarios aumentaron apenas 12%, muy por debajo de la tasa de inflación de 48% anual, lo que indica una caída real del 25% que grafica la magnitud del retroceso de la actividad.2) CRECEN LAS NECESIDADES FISCALES: Un reporte del Ministerio de Economía anticipa que el PBI en 2020 se contraerá un 6,5% y proyecta un déficit fiscal primario del 3,1% este año y del 1% en 2021, tras el aumento del gasto público generado por las medidas impulsadas para enfrentar la pandemia del coronavirus.3) EXPANSIÓN MONETARIA RÉCORD: En el último semestre el BCRA emitió y asistió al Tesoro por unos $891.000 millones (más de USD 14.000 millones al tipo de cambio oficial) en concepto de Adelantos Transitorios y Transferencia de Utilidades, para cubrir el déficit público.Con esos fundamentos, tanto los dólares bursátiles como el blue, ahora en máximos de $122 para la venta, mantienen una brecha récord próxima al 80% respecto del oficial, que en su cotización mayorista cerró a 67,10 pesos. En el segmento de contado (spot) se negociaron unos USD 211 millones, con una caída de unos USD 100 millones respecto del volumen del martes. “La autoridad monetaria participó con ventas y compras que fueron atendiendo los transitorios desequilibrios entre la oferta y la demanda genuina”, señaló Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.En la operatoria electrónica en bancos el dólar terminó ofrecido al público a un promedio de $90,31 vendedor, con la aplicación del impuesto del 30% para la demanda minorista.También empezó a desacelerarse la salida de depósitos en dólares en efectivo del sector privado, aunque entre el 20 y el 30 de abril estas colocaciones disminuyeron unos USD 532 millones, desde USD 18.289 millones USD 17.757 millones -un mínimo desde noviembre de 2016- tras la flexibilización de la atención al público en bancos. SEGUÍ LEYENDO:Aunque los inversores apuestan a que la negociación de la deuda se prorrogará, el dólar libre encuentra un nuevo piso en $120Jornada financiera: ajeno a los controles, el “contado con liqui” se disparó y alcanzó una brecha récord del 80% con el dólar oficial

Leer más »

El presidente respondió al reclamo de los empresarios de flexibilizar la cuarentena: “No puedo entenderlos”

“El Estado está haciendo un aporte importante como es pagarles la mitad de los sueldos a sus trabajadores, así que no se abusen", dijo Fernández tras la declaración de AEA.El mismo día en que los empresarios nucleados en la Asociación Empresaria Argentina (AEA) pidieron a través de un comunicado “una vuelta ordenada al trabajo y la producción" para salir de las restricciones a la actividad económica impuestas para enfrentar la expansión del coronavirus, el presidente Alberto Fernández respondió con dureza sobre los riesgos de flexibilizar la cuarentena y destacó las medidas oficiales para que los trabajadores sigan cobrando sus sueldos.“No puedo entenderlos”, dijo Fernández al referirse a los empresarios en declaraciones a Radio Con Vos. "Les pagamos entre todos los argentinos desde el Estado los sueldos de sus empleados para mantener en pie el sistema productivo, ¿y ellos de qué hablan?”, dijo sobre los pedidos de levantar la cuarentena.Sobre el pago de los sueldos por parte del Estado, puntualizó: “Si pagamos el 50% de los sueldos, ellos (los empresarios) ya están pagando el 50% de los sueldos. Pero si además dicen ‘hay que hacer una rebaja del 25% de los sueldos’ y el Estado pone el 50%, ellos están pagando el 25%. Ahí hay una posición que no parece muy justa”.“El Estado está haciendo un aporte importante como es pagarles la mitad de los sueldos a sus trabajadores, así que no se abusen. Pareciera que aprovechan al Gobierno y a su vez castigan al que trabaja. Las dos cosas no se pueden hacer. El Gobierno está haciendo todo este esfuerzo para que la gente no padezca”, señaló el Presidente.El jefe de Estado confirmó que está bajo estudio “organizar” el inicio de algunos sectores industriales, como el automotriz, “en base a protocolos y condiciones” que deberán cumplir las empresas.Fernández se mostró más flexible cuando opinó sobre el acuerdo entre la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Unión Industrial Argentina (UIA) para rebajar un 25% los salarios de los empleados que no realizan sus actividades laborales por la pandemia para cumplir con la cuarentena, : “Hay un dato de la realidad y es que si no trabajan no tienen gastos, no tienen gastos de transporte, de afuera hay cosas que no están gastando. Eso lo puedo entender”.En relación con la permanencia de las medidas de aislamiento obligatorio, Fernández pidió “moverse con mucha prudencia en este tramo de la cuarentena” y criticó a quienes a su juicio hacen "reclamos alejados de la realidad y parecen no mirar las consecuencias de lo que les están proponiendo”.“Los que dicen ‘salgamos de la cuarentena ya’, sepan que salir ya en los términos que ellos reclaman es llevar a la muerte a miles de argentinos porque no lo podemos controlar eso”, dijo el Presidente."Si todo se hace con seriedad, evitando el transporte público, vemos claras posibilidades de que las cosas vuelvan a funcionar. No podemos pretender que todo se levante", señaló el Presidente (Franco Fafasuli)El jefe de Estado confirmó que está bajo estudio “organizar” el inicio de algunos sectores industriales, como el automotriz, “en base a protocolos y condiciones” que deberán cumplir las empresas y evitando también “el transporte interjurisdiccional”. Esa apertura, señaló, es más factible en el interior del país que en Buenos Aires y el conurbano.“Si todo se hace con seriedad, evitando el transporte público, vemos claras posibilidades de que las cosas vuelvan a funcionar. No podemos pretender que todo se levante”, sostuvo. Y luego, afirmó: “Estamos cumpliendo los objetivos que nos hemos fijado, estamos logrando. Este el plan que tenemos, si cumplimos los objetivos, podemos abrir; si no, tenemos que sostener un poco más".Al defender la actuación de su gobierno frente a la pandemia, comparó lo ocurrido en la Argentina con otros países: “No se puede hacer cuarentena y que la economía funcione, y los que eligieron terminaron juntando muertos en camiones frigoríficos y enterrándolos en fosas comunes”.Comunicado de AEALa Asociación Empresaria Argentina pidió esta mañana a través de un comunicado “acciones que posibiliten una vuelta ordenada al trabajo y la producción, manteniendo las medidas de protección a los trabajadores, preservando la seguridad de las personas y el distanciamiento físico”.“Ello implica darle especial prioridad a mantener vivo el aparato productivo de nuestro país. Por este motivo, es imprescindible apoyar la red de empresas pequeñas, medianas y grandes que, en conjunto, constituyen cadenas de valor que hacen posible la producción, el empleo y generan exportaciones desde la Argentina”, señaló la entidad.En su declaración, AEA pidió también que el país no caiga en la cesación de pagos, en momentos en que el Gobierno negocia con sus acreedores externos para reestructurar la deuda y evitar el default. “El acceso al crédito internacional mejorará las perspectivas económicas, generará más empleo privado y favorecerá la realización de inversiones productivas en el país”, señaló el comunicado de AEA.Seguí leyendo:Los empresarios más importantes del país le reclamaron al Gobierno volver a producir y evitar el defaultAlberto Fernández: “Salir de la cuarentena como reclaman algunos es llevar a la muerte a miles de argentinos”

Leer más »

Ocho de cada diez empresas no pudieron acceder a los créditos para pagar los sueldos en abril

Hoy se reunió el comité ejecutivo de la UIA y durante un rato participó el ministro de Desarrollo Productivo, Matías KulfasUna nueva encuesta realizada por la Unión Industrial Argentina (UIA) entre 1.329 empresas de diversas actividades, regiones y tamaños reveló que ocho de cada diez no pudieron acceder a los créditos bancarios al 24% y que el 81% de las firmas no pudo cobrar cheques en abril. A su vez, el 40% de las compañías tuvo más del 30% de los documentos sin cobrar.El Centro de Estudios Económicos (CEU) de la central fabril distribuyó los resultados de la encuesta en un encuentro que mantuvo el comité ejecutivo, del que también participó, por un rato, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, ya que otro de los objetivos de la reunión era discutir de qué manera puede el Gobierno ir flexibilizando más actividades de la cuarentena.El cuestionario que le llegó a los empresarios indagó sobre la caída de actividad, los problemas para pagar salarios, servicios e impuestos; el programa de Asistencia a la Producción y el Trabajo (ATP), los créditos bancarios y el corte de la cadena de pagos. Sobre los préstamos al 24%, los datos que brindaron las industrias revelan que accedió el 20,2%; se lo rechazaron al 57,1%; y ni siquiera intentaron tomar la línea de asistencia el restante 22,7 por ciento.Para el 22,5% de las empresas encuestadas, el principal inconveniente fue que pudieron acceder parcialmente a la línea por el límite impuesto por el banco, es decir que recibieron un monto inferior a lo declarado en el formulario 931 (cargas sociales). El 11,8% respondió que el banco les dijo no tener operativa esa línea; el 10,6% planteó que se les pidió una cantidad de papeles que no pudieron presentar y el 8,5% tuvo dificultades para contactarse con la entidad. Otro 8,3% señaló que no podían cumplir con la exigencia de las garantías y un 4,5% de las empresas afirmó que los fondos fueron asignados por el banco para el pago de cheques o el descubierto, y no para el pago de la nómina. El porcentaje restante contestó otros motivos.El 40% de las empresas respondió que no pudo inscribirse en el Progranma de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP)“En líneas generales, las empresas atraviesan una fuerte interrupción de la producción y de las ventas. Esto se refleja tanto en las empresas que fueron declaradas afectadas en los términos del Programa de Asistencia a la Emergencia y a la Producción (Programa de ATP) como en el resto (no afectadas o esenciales), por lo que empresas de todos los sectores, tamaños y regiones están en problemas”, planteó la UIA.El 71% de las empresas encuestadas se encuentra dentro de los sectores declarados afectados. En este grupo, el 64% de las empresas está sin producir; ∙ el 71% registra caídas de las ventas superiores al 60% y sólo el 2% no tuvo caída en su facturación. El otro 29% se encuentra dentro de los sectores no afectados (o esenciales). En este grupo, existen también numerosas dificultades: el 35% de las empresas se encuentra sin producir; el 43% registra caídas de sus ventas superiores al 60% y solo el 15% no sufrió menor demanda.El informe destacó que, ante la crisis, los empresarios priorizaron el pago de salarios frente al resto de los costos fijos. En marzo, sólo el 12% no pudo pagar los sueldos en marzo, en tanto que para abril, “si bien sigue siendo elevado el porcentaje de empresas con dificultades para afrontar los pagos (el 44% de las empresas afirmó no tener liquidez para alcanzar a pagar el 50% de los sueldos), el avance del programa ATP para las empresas confirmadas, combinado por el acuerdo de suspensiones en el marco del artículo 223 bis, significó un fuerte alivio para las empresas”, indicó la entidad en el informe.Aún así, de acuerdo al relevamiento, un 41% de las empresas no se inscribió en el ATP, algunas por falta de información (micro y pequeñas) y otras por no cumplir el criterio de facturación nominal. Según remarcó la UIA, a este contexto preocupante se suma el resto de los costos, ya que las empresas no tienen recursos para hacerle frente. Un 38% no pudo pagar servicios públicos; un 48% no pagó a proveedores y un 57% no pudo pagar impuestos. “Frente a esto, todavía muchas empresas manifiestan ahogo financiero fruto de las dificultades para acceder a los programas de crédito anunciados. En el universo total de las empresas encuestadas se observa un corte en la cadena de pagos. El 81% de las empresas no pudo cobrar cheques en abril y hay un 60% de empresas con dificultades para el pago de sueldos sin acceso a crédito”, destacó el documento.Frente a esta realidad, la entidad que dirige Miguel Acevedo enfatizó que para avanzar en las soluciones a esta crisis, resulta indispensable complementar el programa ATP con iniciativas financieras del Banco Central que permitan un mayor y más rápido acceso al sistema financiero.Seguí leyendo: Fuerte caída en la recaudación: los ingresos por IVA y Ganancias bajaron un 30 por cientoCon las nuevas medidas, el Banco Central logró recuperar las reservas perdidas en abril pero apenas achicó la brecha cambiariaLa cuarentena agudizó en abril el crecimiento de los depósitos en pesos sin interés y del crédito a pymes

Leer más »

AFIP: el Impuesto País aportó 1,3 puntos al muy bajo aumento de 11,6% de la recaudación total de abril

Los controles de precios máximos por parte de la AFIP resultaron ineficaces para sostener la recaudación impositiva en términos reales, por el derrumbe del consumoLa AFIP confirmó el anticipo en exclusiva de Infobae de la muy baja recaudación tributaria en el primer mes pleno de aislamiento forzoso de la mayor parte de la población, y consecuente de la singular contracción de la actividad productiva y comercial, por las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio en medio de la pandemia de coronavirus COVID-19. Apenas aumentó 11,6% en comparación con el total de un año antes, pese a que en ese período la inflación fue de 48%, y la suba del tipo de cambio como de los salarios promedio de la economía se elevaron en torno a ese rango.El informe oficial resalta: “La recaudación tributaria se vio afectada por la caída en el nivel de actividad asociada al aislamiento social preventivo y obligatorio. El efecto que tuvieron las medidas implementadas desde mediados de marzo para evitar la propagación del coronavirus y minimizar el riesgo de contagio entre la población se sumó a las limitaciones que imponía el menor dinamismo de la economía arrastrado desde el año pasado”. Asimismo, destacaron que desde que arrancó el ejercicio fiscal 2020, ningún mes generó una variación positiva en la recaudación real del Impuesto al Valor Agregado, de modo que la pandemia agudizó la recesión, antes que generarla.Desde que arrancó el ejercicio fiscal 2020, ningún mes generó una variación positiva en la recaudación real del Impuesto al Valor Agregado, de modo que la pandemia agudizó la recesión, antes que generarlaNo hay que perder de vista que en enero de 2020 la caída en términos reales (ajustado por inflación) de dicho impuesto fue 1%; en febrero se acentuó la baja a 8%; en marzo, ya con un tercio del mes en cuarentena, se intensificó el derrumbe a a 15% y en abril, ya todo el período con aislamiento generalizado, la retracción alcanzó el récord de 27%, en todos los casos en comparación con igual mes del año previo. Mientras que la recaudación de abril del Impuesto a las Ganancias fue inferior en términos real en 31 por ciento.Semejante retracción del cobro de los principales impuestos en términos reales surge de desafectar el efecto de la inflación que en los últimos 12 meses fue del 48%. Así, en el caso de IVA por cada $100 que ingresaron en abril de 2019 la AFIP percibió ahora 108,3%, cuando para equiparar la inflación acumulada desde entonces debían haber entrado $148. De ahí que si se dividen los 108,3 por 148, surge una relación de 73,2%, representativa de una contracción de 27% en números redondos.Fuente: AFIPDel mismo modo, en el caso de Ganancias, por cada $100 que el organismo recaudador registró un año antes, ahora apenas obtuvo $101, de ahí que dividido por el factor 1,48 determinado por la inflación desde entonces, significó la pérdida real de $31,8 por cada 100 de aquel momento.Aportes que evitaron una caída mayorLa caída de la recaudación total en término reales fue atenuada por el cobro en el último mes de $4.564 millones por el Impuesto País que rige desde enero del corriente año sobre la compra de hasta un USD 200 por mes para ahorro y turismo, monto que representó poco más del 11% del incremento nominal del total de los recursos tributarios que fue de $41.300 millones en los últimos 12 meses. Sin embargo, respecto del total general, apenas representó 1,1 por ciento.La compra de dólares para ahorro y turismo generó a través del Impuesto País $4.564 millones, cayó 28,7% respecto de marzoDe todas formas, se destaca en la planilla de la AFIP la caída del 28,7% de lo percibido del Impuesto País en comparación con marzo, por la menor cantidad de días hábiles para la compra de dólares para ahorro y turismo, junto con la agudización del control de cambios.Otro rubro que también contribuyó a una menor baja reales de los recursos tributarios total fue el cobro en abril del pago a cuenta establecido para los contribuyentes con bienes en el exterior por el período fiscal 2019, explicó la mayor parte del total de $7.108,7 millones, y del aumento de 506,1% en relación con lo cobrado un año antes.El cobro en abril del pago a cuenta establecido para los contribuyentes con bienes en el exterior por el período fiscal 2019, explicó la mayor parte del total de $7.108,7 millones, y del aumento de 506,1% en relación con lo cobrado un año antesY, en tercer término, se agregó en abril el saldo positivo de “otros impuestos” de $3.325 millones, en contraste con un resultado negativo en $251,3 millones en igual mes de 2019, por “Monotributo Impositivo y Facilidades de Pagos Pendientes de Distribución”, principalmente, según detalla la AFIP en su comunicado de prensa.Por el contrario, lo percibido por la Anses también se debilitó severamente, apenas subió 10% en valores corrientes, por efecto de la postergación de vencimientos, suspensiones de personal que percibieron un 75% de sus haberes habituales, y la agudización de los despidos en sectores que arrastraban una severa recesión y no pudieron resistir a un escenario depresivo.El cobro del Impuesto a la Transferencia de Combustibles recaudó en abril $11.844 millones, 12,3% menos que en igual mes del año anterior en valores nominales, un reflejo directo del “menor dinamismo en el nivel de actividad asociado a las medidas de prevención dispuestas en el marco de la emergencia sanitaria”, explicó la AFIP.Asimismo, cayeron fuertemente los recursos captados por la Aduana, pero se vieron atenuados por la inercia del comercio exterior, en particular de productos esenciales para el mundo, como el complejo sojero, y los derechos de importación. Aumentaron 24,8% en valores nominales.Datos del sector privado“Se apreció en el cuarto mes del año un descenso importante de la recaudación, claramente un escalón por debajo de lo que venía mostrando en el primer trimestre de 2020”, destacó un informe del Instituto Argentina de Análisis Fiscal (IARAF), al tiempo que advirtió que una merma en la recaudación “puede aumentar de forma considerable el déficit fiscal”. “La situación actual es negativa para la actividad económica y para los ingresos fiscales. La baja de ingresos puede aumentar de manera considerable el déficit fiscal”, advirtió el IARAF que destacó que al momento de llevar a cabo la comparación, se tiene en cuenta que abril de 2020, con 20 días hábiles, contó con un día más en comparación con los 19 días hábiles del cuarto mes de 2019.La estructura de recaudación tributaria nacional descansa en dos impuestos clave: el IVA y el impuesto a las Ganancias, que representan el 39,1% y el 28,5% del Total de recaudación nacional (sin considerar los recursos de la Seguridad Social).La recaudación de IVA cayó en abril un 27% en términos reales, mientras que la de Ganancias lo hizo en un 31% real interanual, según un informe de IARAF.Ambos tributos son al mismo tiempo los principales componentes de la masa a repartir entre Nación y Provincias en virtud de la Ley de Coparticipación y sus modificatorias y complementarias. En las provincias, la obtención de recursos descansa fuertemente en el Impuesto a los Ingresos Brutos, que representa $75 de cada $100 que se recaudan en ese nivel de gobierno.En las provincias, la obtención de recursos descansa fuertemente en el Impuesto a los Ingresos Brutos, que representa $75 de cada $100 que se recaudan en ese nivel de gobiernoUna vez más, en abril quedó de manifiesto la resiliencia del Impuesto a los Débitos y Créditos Bancarios, registró una suba nominal de 24,3%, porque pudo contrarrestar el efecto del derrumbe de las ventas minoristas con el mayor uso de la bancarización que fomentó el aislamiento forzoso, porque redujo las transacciones marginales en efectivo y potenció el crecimiento del dinero electrónico.De acuerdo con la planilla de la AFIP, los ingresos tributarios alcanzaron a $398.659 millones. Por lo tanto, en el primer cuatrimestre la recaudación ascendió a $1,84 billones, que implica un incremento nominal del 33,4%, equivalente a una contracción de 11% en términos reales, porque la inflación promedio del período se estima se ubicó próxima a 50 por ciento.Las expectativas para el corriente mes se estiman aún más contractivas en términos real, como consecuencia del efecto combinado de la agudización de la caída del consumo de bienes durables, como automotores, motos, electrónicos y artefactos para el hogar, escrituras de inmuebles y hasta el consumo de combustibles, y del efecto combinado de la postergación de los vencimientos de las contribuciones patronales y recorte de la nómina salarial por suspensiones de personal en varias ramas de actividad.Seguí leyendo:Ocho de cada diez empresas no pudieron acceder a los créditos para pagar los sueldos en abrilEl Gobierno fusionará Aerolíneas Argentinas y Austral en una sola compañía aéreaDólar hoy: el “blue” se negocia estable a $120 y vuelven a subir el “liqui” y el MEP

Leer más »

Mercados: caen los ADR pese al alza de Wall Street, pero suben los bonos y baja el riesgo país

Los indicadores de Wall Street ascendieron en siete de las últimas diez ruedas. (Reuters) (ANDREW KELLY/)Los ADR de empresas argentinas que se negocian en Wall Street habían iniciado la rueda con mayoría de ganancias, a tono con el avance entre 1 y 2 por ciento en los principales indicadores de las bolsas de Nueva York, pero con el correr de las horas empezaron a imponerse los números en rojo.El ADR de YPF se sostiene con ganancias de 2,8%, a USD 3,82 de la mano de un rebote de 21% en el precio del petróleo crudo, cuya variante WTI supera los USD 24 por barril. No obstante, YPF había marcado un alza de más de 12% por la mañana, para cotizar sobre los 4 dólares.Mejor es el panorama para los bonos soberanos, con alzas en torno al 1,5% en promedio, que dan margen todavía a las especulaciones sobre un posible acuerdo sobre la hora entre el Gobierno y los acreedores en torno a la renegociación de la deuda soberana.En ese sentido, el riesgo país de Argentina, medido por JP Morgan, resta unos 80 puntos básicos este martes, a 3.524 unidades.Con un dólar “contado con liquidación” en torno a los 119 pesos, el índice S&P Merval de la bolsa de Buenos Aires operaba con baja marginal medido en dólares, aunque con una ganancia de 1,5% en pesos, a 32.859 puntos.La negociación de Argentina con sus acreedores para que acepten una propuesta de reestructuración de deuda de USD 65.000 millones se ha mostrado “difícil”, dijo a Reuters el ministro de Economía Martín Guzmán, quien añadió que no hay planes de extender el plazo del viernes para cerrar un acuerdo.Argentina atraviesa una severa crisis económica, ofreció en abril a los bonistas una quita de intereses del 62%, un período de gracia de tres años y una quita de capital del 5,4 por ciento.Este martes, los bonos en dólares más representativos ganaban un 1,5%, aunque los títulos emitidos con ley de Nueva York operaban con ganancias de 3,5% en promedio. Las paridades, en tanto, se ubicaban así en un rango de 23 y 37 dólares para los bonos con ley argentina, mientras que los de ley extranjera se mantenían en un rango de 27 a 51 dólares.Los tenedores de bonos tienen hasta el viernes 8 para responder a la propuesta, aunque tres grandes grupos de acreedores ya han rechazado la oferta, chocando con el Gobierno de Alberto Fernández, que sostiene que no puede pagar nada más.“Todavía estamos trabajando para acercar a ambas partes (...) Ha resultado difícil”, dijo Guzmán a Reuters en su oficina del centro de Buenos Aires, el lunes por la tarde.Algunos acreedores expresaron conformidad y hay tiempo para acordar una resolución sostenible con el resto (Martín Guzmán)“No estamos planeando cambiar la fecha límite”, agregó, sin aclarar si esa postura podría modificarse más cerca del viernes. La propuesta actual dejaría a los acreedores con un cupón promedio de 2,3%, en comparación con su promedio actual de 7 por ciento.El lunes, tres grupos de acreedores criticaron la propuesta argentina y dijeron que busca imponer a los acreedores “pérdidas desproporcionadas que no están justificadas ni son necesarias”.El Ministerio de Economía respondió que estaba decepcionado por la posición adoptada por los grupos de tenedores de bonos, aunque indicó que estaba abierto a escuchar las propuestas si se alineaban con el análisis del país sobre los niveles de deuda que serían sostenibles.Guzmán subrayó que había tenido “un compromiso positivo con algunos acreedores en los últimos días”. “Otros han decidido no comprometerse y no aceptar nuestras invitaciones para reunirse”, agregó.“Algunos acreedores ya están expresando su conformidad con la oferta y hay tiempo para acordar una resolución sostenible con el resto de nuestros acreedores”.Argentina será flexible hasta cierto punto, siempre y cuando la reestructuración respete las restricciones impuestas por el análisis de sostenibilidad de la deuda del Gobierno y un informe separado del Fondo Monetario Internacional (FMI), explicó Guzmán.Los precios de los bonos en dólares de referencia subían cerca de 2%, aunque los emitidos con ley extranjera operaban mixtosEl ministro agregó que las conversaciones han sido constructivas con el FMI sobre un nuevo acuerdo para reemplazar una línea de crédito por USD 57.000 millones acordada en 2018, de los cuales ya se giraron unos USD 44.000 millones. El Gobierno además está en conversaciones con el Club de París, aunque no realizará un pago de USD 2.100 millones que vence este martes. “El Club de París ha sido receptivo y el proceso para reprogramar la deuda está en curso”, comentó el joven funcionario.La última vez que el país tuvo un incumplimiento importante, en 2001-02, estaba sumido en una crisis social y económica que empujó a millones de argentinos de clase media a la pobreza y desencadenó más de una década de acusaciones de los acreedores en los tribunales federales de Estados Unidos.La crisis actual se ve agravada por la pandemia mundial de coronavirus, que castiga incluso a las economías más fuertes del mundo. Argentina arrastra cerca de dos años de recesión.SEGUÍ LEYENDO:Los bonistas defendieron su negativa a entrar al canje: “No somos buitres ni queremos litigar”Alberto Fernández tiene una hoja de ruta para acordar con los bonistas y evitar un nuevo default de la ArgentinaDeuda: los acreedores de la provincia de Buenos Aires rechazaron la propuesta oficial y lamentaron que no se haya escuchado su contraoferta para una reestructuración

Leer más »

En medio del canje de la deuda, el Gobierno tensa la relación con BlackRock, uno de los mayores acreedores del país

FILE PHOTO: A sign for BlackRock Inc hangs above their building in New York U.S., July 16, 2018/File Photo (Lucas Jackson/)A pocos días del vencimiento del plazo original del canje de la deuda, el Ministerio de Economía dio hoy una señal de abierta confrontación con uno de los acreedores más grande de la Argentina.En un curioso comunicado de prensa, la cartera que conduce Martín Guzmán dio a conocer la propuesta que le formuló el fondo de inversión BlackRock y la rechazó por ser poco realista.Fuentes de la cartera económica ratificaron que la intención del Gobierno es llegar a un rápido acuerdo para no caer en default. No precisaron si, como dejó trascender la Casa Rosada, el canje se extenderá hasta el 21 de mayo ante la escasa adhesión registrada hasta ahora.Este informe sobre BlackRock se difundió pocas horas después de que la misma cartera emitiera un comunicado en el que les propuso a los tres comités de acreedores que presentaran una contraoferta para llegar a un acuerdo. Y, también, luego de que el Palacio de Hacienda dejara trascender en más de una oportunidad que BlackRock aparece como el grupo más hostil a un entendimiento para evitar un default.La propuesta del fondo BlackRock, difundida por el Ministerio de Economía“Uno de los grupos de inversores compartió sus reacciones a los lineamientos de la restructuración por medio de presentar una contrapropuesta”, indicó y al lado adjuntó un documento que se llama “BlackRock”.“Esta contrapropuesta se basó en la suposición de que Argentina solo tiene restricciones de liquidez a corto plazo y propuso resolverlas por medio de un alivio parcial y decreciente del cupón en efectivo durante los primeros cuatro años antes de volver a los niveles contractuales”.Además, el fondo sugirió “una compensación del alivio del cupón con pagos en especie y una ampliación de 4 años del plazo de vencimiento para los bonos cuyo vencimiento sea antes de 2028”,En su presentación BlackRock sugirió pagar la tasa de interés de los nuevos bonos con la siguiente fórmula: en el primer año de pago, el 75% se abonaría con un bono y el 25% en efectivo; en el segundo y tercer año, 50% y 50%; y el cuarto, el 25% en un bono y el 75% en cash.Además, consideró que el tratamiento de los nuevos bonos estará sujeto a que la Argentina alcance un acuerdo a 10 años con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para pagarle su deuda de USD 44 mil millones.Para BlackRock, una de las bases del éxito del canje es que el FMI que dirige Kristalina Georgieva, le otorgue una refinanciación a 10 años a la Argentina (Remo Casilli/)Para Economía, "esta contrapropuesta era básicamente incompatible con el marco macroeconómico de las Autoridades y no reconocía la necesidad de un alivio de flujo de efectivo a largo plazo para garantizar la sostenibilidad de la deuda pública de Argentina”.“Teniendo en cuenta los puntos de vista escuchados durante las variadas conversaciones con los acreedores y sus asesores, y en vista del mandato dado por el Congreso de Argentina en relación con la disponibilidad limitada de reservas para continuar con el pago de la deuda, las autoridades procedieron a anunciar los términos y condiciones de la propuesta de Argentina el 17 de abril de 2020”, agregó.De inmediato, aclaró que “los acreedores de los grupos que estaban sujetos a los Acuerdos de No Divulgación fueron liberados de su deber de confidencialidad y restricciones comerciales”.La respuesta desde Nueva YorkDesde Wall Street, la propuesta no se hizo esperar por una fuente allegada a este fondo, que adjudicó la difusión de este documento a parte de la lucha interna dentro del Gobierno entre quienes pretender acordar y los que prefieren ir hacia un default.La fuente aclaró a Infobae que este tipo de mensajes, difundidos en forma oficial, no ayudan a nadie, ni al Gobierno ni a los diferentes grupos de bonistas. Por otro lado, frente a la insistencia del Gobierno en señalar a BlackRock como el fondo más intransigente, subrayó que esa calificación fue “inventada” por el Gobierno por ser el fondo de inversión más importante en Wall Street. En particular, recordó que fue otro fondo (Fidelity) el que bloqueó un acuerdo con la provincia de Buenos Aires en enero, aunque luego habría vendido sus títulos bonaerenses a otros acreedores.Sobre el paper de BlackRock que dio a conocer Economía, la fuente indicó que eran lineamientos para conversar y que, como en cualquier negociación, se parte de un techo y un piso para llegar a un punto de acuerdo. En este sentido, reiteró que la intención del fondo es llegar a un acuerdo razonable, que conforme a ambas partes.Seguí leyendo:

Leer más »

Dólar hoy: el “blue” se negocia estable a $120 y el “liqui” y el MEP se disparan 5%

En el último año el dólar mayorista subió un 33 por ciento. (Rick Wilking/)Las distintas cotizaciones del dólar en la Argentina se movieron con rumbo dispar: mientras que volvieron a subir un 5% las variantes vinculadas a las operaciones bursátiles, el dólar “blue” se mantuvo estable, aunque en máximos, y en el circuito formal persistió la senda de alza gradual.Las paridades bursátiles, el “contado con liquidación” y el dólar MEP, ascienden cerca de seis pesos, a la zona de 119 y 116 pesos, respectivamente, cerca de los máximos alcanzados el jueves de la semana pasada.Una serie de indicadores conocidos durante la jornada dispararon el precio del los tipos de cambio implícitos, pues en conjunto conducen a una ampliación del déficit que deberá financiarse con una fuerte inyección de pesos que no encuentran respaldo en los dólares que hay en las reservas.1) CAE LA RECAUDACIÓN: Por una parte, la recaudación tributaria cayó bruscamente en abril, vigente la cuarentena, lo que reflejó la severidad de la recesión agudizada por las medidas contra la pandemia. La recaudación cayó 10% en abril respecto de maro, a $399.000 millones en la tercera naja consecutiva.Además, en comparación con abril del año pasado, los ingresos tributarios aumentaron apenas 12%, muy por debajo de la tasa de inflación de 48% anual, lo que indica una caída real del 25% que grafica la magnitud del retroceso de la actividad.2) CRECEN LAS NECESIDADES FISCALES: Un reporte del Ministerio de Economía anticipa que el PBI en 2020 se contraerá un 6,5% y proyecta un déficit fiscal primario del 3,1% este año y del 1% en 2021, tras el aumento del gasto público generado por las medidas impulsadas para enfrentar la pandemia del coronavirus.3) EXPANSIÓN MONETARIA RÉCORD: En el último semestre el BCRA emitió y asistió al Tesoro por unos $891.000 millones (más de USD 14.000 millones al tipo de cambio oficial) en concepto de Adelantos Transitorios y Transferencia de Utilidades, para cubrir el déficit público.RESTRICCIONES CON EFECTO EFÍMERO“La semana arrancó con la entrada en vigencia de una nueva resolución del BCRA en uno de los tantos esfuerzos por contener la suba del dólar financiero y preservar reservas. El jueves por la noche, la autoridad monetaria restringió el acceso al mercado de cambios sólo bajo ciertas condiciones, y limitó la venta de títulos con liquidación en moneda extranjera o transferencia a entidades depositarias del exterior”, detallaron desde Portfolio Personal Inversiones.Es decir que si un inversor compró dólar “solidario” en el transcurso de los últimos 30 días, tiene vigente un crédito subsidiado o tiene vigente un crédito a tasa cero no puede hacer operaciones en el mercado de valores contra liquidación en dólares o transferencia de títulos al exterior.El dólar mayorista asciende 33% en los últimos doce meses, unos 15 puntos porcentuales menos que la inflaciónPara el economista Martín Tetaz, “el Central busca limitar el acceso al dólar, primero para cuidar un poco mas sus reservas, pero en el caso del contado con liquidación, que no le insume divisas, para frenar la caída en la demanda de dinero, que es la que puede acelerar el proceso inflacionario”. Acotó que “la brecha real también es la más alta desde que se implementa el control de cambios, demostrando la caída en la demanda de dinero”.La brecha cambiaria entre el dólar mayorista y el “contado con liqui” alcanza el 78%, un rango récord que presiona sobre las expectativas de devaluación y desincentiva la oferta de divisas.EL BCRA COMPRÓ USD 60 MILLONESEn el mercado formal, el dólar mayorista aumentó ocho centavos, a 67 pesos para la venta, con lo que acumuló un incremento de 11,9% en lo que va de 2020. Y en los últimos doce meses suma un alza de 33,4%, desde los $44,65 del 6 de mayo de 2019, unos 15 puntos porcentuales por debajo de la inflación del período.En la plaza mayorista se observó un importante aumento del volumen negociado, en período estacional en el que los ingresos por exportaciones del agro cobra protagonismo. Según estimaciones privadas, el Banco Central habría finalizado la rueda con un saldo neto comprador de USD 60 millones, en una rueda en la que se operaron unos USD 377,4 millones en el segmento de contado (spot).Con una mayor demanda, relacionada al pago de salarios de principios de mes, el dólar al público cerró a un promedio de $90,10 para la venta, al añadir el recargo de 30% por el impuesto “solidario”.En tanto, los depósitos en dólares en efectivo del sector privado alcanzaban los USD 17.774 millones, con una baja de USD 515 millones desde la flexibilización de la atención bancaria, dispuesta a partir del 20 de abril.Las reservas internacionales del Banco Central subieron el lunes unos USD 6 millones y finalizaron en USD 43.575 millones, según datos sujetos a ajuste.El Gobierno realizará el jueves un canje de Letras del Tesoro (Letes) en dólares, que habían sido reperfiladas desde agosto hasta diciembre de este año, y el remanente del Bono Dual (AF20), por una canasta de bonos en pesos ligados a la inflación (Boncer). La operación se hará en el marco de la estrategia de construcción de un perfil de deuda en pesos que sea sostenible en el tiempo, según indicó el Ministerio de Economía.SEGUÍ LEYENDO:Mercados: el tono positivo de Wall Street contagia a los activos argentinos y baja el riesgo paísLa nueva regulación cambiaria del Banco Central complicó a las empresas que deben pagar importaciones y deudaCon las nuevas medidas, el Banco Central logró recuperar las reservas perdidas en abril pero apenas achicó la brecha cambiaria

Leer más »