Último momento

Economía

La misión del FMI regresó a Washington, pero el eje de una negociación todavía con final abierto quedó en Buenos Aires

Una de las reuniones en Buenos Aires: de un lado de la mesa, Chodos y Guzmán por el gobierno argentino; del otro, Kozack, Cubeddu y Alleyne, funcionarios del FMIEl regreso de la misión del FMI a Washington, tras dos semanas de reuniones en Buenos Aires, marcó ayer el inicio de una nueva etapa en lo que es todavía una negociación de final abierto.De hecho, el organismo emitió desde Washington un comunicado en el que sugirió que el ida y vuelta demandará varios meses.En primer lugar, dijo que “el equipo del FMI y las autoridades argentinas comenzaron a delinear los contornos de un programa con el FMI que podría respaldar los planes del gobierno para hacer frente a los profundos desafíos económicos y sociales del país”, lenguaje que más que rapidez sugiere varios obstáculos por superar.En segundo lugar, aunque el Fondo reconoció “una visión compartida” sobre los “desafíos de corto y mediano plazo”, también señaló que las políticas para afrontarlos aún no están sobre la mesa. Si no, no habría dicho que para eso “se requerirá un conjunto de políticas cuidadosamente calibradas para fomentar la estabilidad, restablecer la confianza, proteger a los más vulnerables y establecer las bases para un crecimiento sostenible e inclusivo”.En tercer lugar, el texto subraya la intención del gobierno argentino de respaldar el acuerdo a negociar “con un amplio consenso político y social”.La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva (REUTERS/Mike Theiler/File Photo/File Photo) (MIKE THEILER/)Y ahí es donde se insinúa el principal problema, que se hizo ostensible con la carta que la misión del Fondo recibió de los senadores kirchneristas, dirigida a la directora-gerente del organismo, Kristalina Georgieva. Lejos de observar algún atisbo de consenso, lo que las cabezas de la misión, la norteamericana Julie Kozack y el venezolano Luis Cubeddu pudieron confirmar in situ es el acrimonioso ambiente político y la sospecha de que ni siquiera en la coalición oficialista hay consenso sobre lo que realmente quiere del Fondo.Por expreso pedido del gobierno de Alberto Fernández, Georgieva, que hace meses no enviaba misiones presenciales a ninguno de los 190 países miembros del Fondo, que negoció y acordó en modo enteramente virtual paquetes de ayuda considerables como los concedidos a Ecuador y Ucrania por USD 11.500 millones, en seis semanas envió dos veces a Buenos Aires a Kozack y Cubeddu, los dos alfiles que eligió personalmente, apenas asumió, para lidiar con el difícil “caso argentino”.Así las cosas, es dudoso que la carta de los senadores, acusando al FMI de cómplice de fuga de capitales, exigiéndole auditar los recursos que prestó a la Argentina y advirtiéndole que el país podría reembolsar el dinero en “varias décadas”, produzca en Georgieva una impresión favorable.Punto conflictivoEn particular, y más allá de la retórica, el quinto punto de la carta de los senadores puede resultar muy irritante para el Fondo y hasta, como observó desde Washington un conocedor de las entrañas del organismo, hacerlo sospechar de que el texto fue redactado por el propio representante argentino en el directorio, Sergio Chodos.Massa conversando con Cubeddu en los pasillos del Congreso. Detrás, Kozack y Trevor Alleyne, el delegado del Fondo residente en Buenos Aires ((Cámara de Diputados)/)La carta insiste ahí en una acusación que la vicepresidente Cristina Kirchner hizo en febrero pasado desde Cuba; que en el préstamo a la Argentina, durante el gobierno de Macri el FMI violó el artículo VI de su estatuto y financió la “fuga de capitales”, como la carta define lo que el BCRA llama “formación de activos externos”; en gran medida, compra de dólares por parte de los propios argentinos. Acusación que, de hecho, se vuelve contra el actual gobierno.En febrero pasado, el vocero del organismo, Gerry Rice, habló de ese punto cuando, en respuesta a una pregunta sobre las declaraciones de la vicepresidente, dijo “puedo asegurar absolutamente a todos que no hubo violación de las reglas del Fondo”.Lejos de observar algún atisbo de consenso, Kozack y Cubeddu confirmaron in situ el acrimonioso ambiente político y la sospecha de que ni siquiera en la coalición oficialista hay consenso sobre lo que quieren del FondoChodos, que como director del BCRA fue uno de los redactores del decreto por el cual, en 2010, la entonces presidente buscó disponer de las reservas del Central para pagar deudas del Tesoro (lo que provocó el choque con el entonces titular de la entidad, Martín Redrado, que finalmente renunció al cargo, ya hizo ese argumento ante algunos pares del board, que le recordaron la resolución 1.238 del Directorio, del 28 de julio de 1961, sobre el alcance e interpretación de ese artículo. El texto dice expresamente que las normas del FMI “no impiden el uso de los recursos del Fondo para transferencias de capital en acuerdo con las provisiones de los artículos constitutivos, incluido el artículo VI”.La inclusión de su argumento en boca de Cristina Kirchner y en la carta de los senadores tal vez aumente la consideración de Chodos en Buenos Aires, pero no cambiará un ápice la posición legal del Fondo ni facilitará la negociación. Como señaló anoche el comunicado del Fondo, esta continuará de modo remoto.Los dos primeros tuits del hilo de Gedan, el subdirector del programa latinoamericano del Centro Wilson, de Washington. El problema para alcanzar un acuerdo, dijo, no está en Washington, sino en Buenos AiresA diferencia de la visita de octubre, cuando Kozack y Cubeddu anticiparon que retornarían en noviembre, esta vez no hay tiempos establecidos. La pelota quedó en Buenos Aires. Todo dependerá del consenso que el Gobierno logre organizar y de cuán eficaz sea Martín Guzmán en evitar una nueva escalada del dólar. Nada sencillo si las reservas del BCRA siguen cayendo (esta semana perforaron el umbral de USD 39.000 millones y, según varios analistas, las líquidas de libre disponibilidad están hace rato en terreno negativo) y la brecha cambiaria merodea el 100 por ciento.“No me imagino a Luis (por Cubeddu) presentando y teniendo que defender un acuerdo con la Argentina”, dijo a Infobae una fuente de Washington.Algo parecido expuso Benjamin Gedan, subdirector del “Proyecto América Latina” del Wilson Center, uno de los think tanks más prestigiosos de Washington, equidistante de la Casa Blanca y la sede del FMI, el martes 17, en un hilo de 8 tuits.“A menudo me preguntan –observó– si la administración Biden apoyará la renegociación de la deuda de USD 44.000 millones de Argentina con el FMI, y si incluso asegurará algunos fondos adicionales”. Según Gedan, no hay duda: “Biden querrá ayudar, pero el principal obstáculo está en Buenos Aires, no en el Tesoro de EEUU”.Seguí leyendo:Economía buscar reducir el déficit fiscal y adecuar el gasto en el Presupuesto 2021 para mandar una señal al FMICómo es el nuevo plan oficial para impulsar las ventas de electrodomésticos y autos en cuotas

Leer más »

Qué gastos recortará y qué impuestos aumentará el gobierno porteño para compensar el recorte de fondos de la Nación a CABA

Los tres principales protagonistas del tironeo de fondos: Alberto Fernàndez recortó fondos al gobierno de Rodrìguez Larreta para transferìrselos al de Axel KicillofEl gobierno de Horacio Rodríguez Larreta presentó ayer el Presupuesto 2021 de la Ciudad, que contempla un recorte de $ 52.000 millones en fondos a raíz del decreto 735, del 9 de septiembre pasado, por el cual el presidente Alberto Fernàndez redujo la coparticipación federal que la Nación le pasa a la Ciudad de 3,5 a 2,32 por ciento.Según el gobierno porteño, la quita fue “improvisada, intempestiva e inconsulta”, violatoria de “todos los principios del federalismo” y provoca un “enorme perjuicio” a las finanzas y autonomía” de la Ciudad. Según los cálculos del ministerio de Hacienda porteño, dsde la aplicación del decreto la Ciudad dejó de percibir $ 150 millones por día, acumulando una pérdida de $ 8.400 millones, que se estirará a $ 13.000 millones hacia fin de año. Y en 2021, proyectó, el perjuicio será de $ 52.000 millones.El cuestionamiento y la ofensiva sobre los recursos de la Ciudad se inició el 12 de diciembre de 2019, apenas 48 horas después de la llegada de la asunción presidencial de Alberto Fernández, cuando en un acto en La Matanza la vicepresidente Cristina Kirchner criticó el reparto de fondos señalando que “la Capital concentró riquezas postergando al resto de la periferia” y señaló que en el distrito porteño “hasta los helechos tienen luz y agua”. Hubo algunos encuentros entre los gobiernos nacional y porteño sobre el tema, pero este desapareció de la escena, en la etapa inicial de la lucha contra la pandemia de coronavirus, pero reapareció súbitamente cuando el presidente dijo que “Buenos Aires es una ciudad que nos llena de culpa por verla tan opulenta” y anunció el recorte por decreto, del que notificó por WhatsApp a Rodríguez Larreta cinco minutos antes de anunciarlo por cadena nacional.Al igual que el mantenimiento de Hospitales, la recolección de residuos es uno de los contratos que piensa renegociar el gobierno porteño. En ciertas zonas, la recolección dejaría de ser diaria. La Ciudad inició una demanda y una acción de amparo ante la Corte Suprema de Justicia y planteó la constitucionalidad del decreto presidencial. Mientras, presentó ayer el presupuesto 2021, en el que –según las planillas- compensará 68% de la pérdida de recursos con reducción de gastos y 32% con aumento de impuestos. Pero advirtió que “si la Justicia no falla favorablemente, la Ciudad deberá realizar nuevos ajustes tanto en su plan de gastos como en sus recursos”.Del lado de los recursos, la provincia piensa recaudar $ 7.700 millones con la aplicación del impuesto de sellos (1,2%) sobre los saldos de tarjetas de crédito, medida que –señaló- “ya llevan adelante provincias como Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Mendoza, Tucumán, Chaco, San Luis y Tierra del Fuego.El fisco porteño también decidió eliminar la exención del Impuesto sobre los Ingresos Brutos a las LELIQs (letras de liquidez) y a las operaciones de pase de los bancos con el Banco Central. Se trata, dijeron desde la Ciudad, de una medida va vigente en otras provincias y recae sobre el sector financiero porteño “uno de los sectores menos afectados por la pandemia”. La imposición sobre esos movimientos permitiría recaudar unos $ 12.000 millones.El esquema de recorte de gastos y aumento de impuestos del gobierno porteño para asimilar una reducciòn de $ 52.000 millones en fondos de coparticipaciònCon estas modificaciones, los ingresos en concepto de Coparticipación Federal pasarán a explicar 18,5% de los recursos porteños, bien lejos del 61,3% que aportará el impuesto sobre los Ingresos Brutos, el impuesto Inmobiliario aportará un 7,5%, el de Sellos 6,9% y el automotor 4,3%, quedando un remanente de 1,5% de recursos varios.El recorte de gastos previsto será por cierto conflictivo, dadas las sumas y sectores involucrados.Allí figuran la “suspensión, postergación y ralentización de obras”, entre ellas la adquisición de equipamiento policial (cámaras de seguridad, patrulleros y motos), “más de 20 obras” en la red de subterráneos y otras obras que deberán esperar màs tiempo, como la construcción de ciclovías, Construcción de 95 km de ciclovías, los traslados de la Càrcel de Devoto y el Mercado de Hacienda de Liniers, túneles del plan hidráulico de la Ciudad, obras en el Teatro Alvear y el Desarrollo del “Distrito Joven” y el “Parque de la Innovación”.Más conflictiva promete ser la revisión de los contratos de servicio vigente, como el de la Recolección de Residuos (que dejaría de ser diaria, al menos en ciertas zonas de la Ciudad), el mantenimiento hospitalario y de espacios y plazas públicas y los servicios de vigilancia.Además, aprovechando la aceleración hacia el trabajo remoto que produjo la pandemia, el Estado porteño proyecta reducir el gasto en alquiler de oficinas, mantenimiento de edificios oficiales y gastos en servicios como luz, agua y gas.“Esta reducción del gasto también afectará parcialmente las negociaciones paritarias, que deberán acoplarse a la situación financiera de la Ciudad”, indicó el gobierno porteño, anticipando un aspecto sumamente conflictivo, aclarando que apostará “al diálogo con los sectores gremiales” y contemplará especialmente el caso de los salarios más bajos.La "torta" de recursos del gobierno porteño, que sumará $ 587.569 millones, unos $ 25.000 millones menos que los gastos del distritoAl respecto, la administración encabezada por Rodríguez Larreta aclaró que “en el marco de la crisis sanitaria producto de la pandemia y con una caída récord de la recaudación, durante este año ningún empleado público de la Ciudad sufrió reducciones salariales”.En su mensaje a la Legislatura, el gobierno destacó que el presupuesto 2021 se basa en las mismas variables macro del presupuesto nacional: crecimiento de 5,5% del PBI, inflación de 29% y un dólar oficial de $ 102,4 hacia diciembre del año próximo.En ese contexto, señaló, CABA destinará 51,4% del presupuesto a las áreas de Salud, Educación y Desarrollo Social y mantendrá la inversión en Seguridad en 16% del total.El total de gastos estimado para el año es de $ 612.643 millones y recursos por $ 587.569 millones, con un déficit de 24.074 millones. Si bien el gobierno porteño indicó que proyecta recuperar el equilibrio presupuestario en 2022, también advirtió que las actuales previsiones podrían revisarse si la Ciudad no obtiene una respuesta favorable de la Justicia.Además, el gobierno porteño advirtió que el gobierno nacional le está proponiendo a las provincias un nuevo “Consenso Fiscal” al cual CABA le sería “imposible dar su consentimiento ya que resulta un avasallamiento hacia las autonomías provinciales”.Seguí leyendo:El precio de los alquileres bajo la lupa: cuánto subieron en 2020 y qué se proyecta para el próximo añoLos secretos para llevar adelante una buena refacción de cocinas y baños: costos, materiales y tendencias

Leer más »

Motos, autos y electrodomésticos en cuotas: cómo funcionan los planes oficiales para incentivar el consumo

El Banco Nación informó que avanzará con una línea de créditos para adquirir electrodomésticos y automóviles. El Banco Nación lanzó la línea de crédito para la adquisición de motocicletas de fabricación nacional, en más de 200 concesionarias de todo el país, que permitirá comprar unidades de hasta $ 200.000 a un plazo único de 48 meses y una tasa final del 28,5 por ciento. Asimismo, el titular de la entidad, Eduardo Hecker, adelantó que ya se encuentran trabajando en dos nuevas líneas: autos y electrodomésticos.De esta manera, el Gobierno busca impulsar el consumo en un contexto donde lentamente comienza a darse una recuperación económica tras el impacto que conllevó la pandemia, principalmente en los meses de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) para morigerar las consecuencias sanitarias del Covid-19.La línea de financiamiento para motos es un proyecto conjunto entre la entidad financiera y el Ministerio de Desarrollo Productivo, que aportó una bonificación de 10 puntos porcentuales de la tasa de interés, ya incluida en el 28,5% final.El monto máximo a financiar por usuario es de $200.000, a un plazo único de 48 meses, sistema de amortización francés, y alcanza a todos los usuarios, clientes o no clientes de la entidad.Las más de 200 concesionarias de motos de todo el país ofrecerán casi 7.500 motos de 34 modelos de fabricación nacional, de marcas como Honda, Zanella, Gilera, Benelli, Beta, Brava, Guerrero, Keller, Keeway, Corven, Kymco, Mondial, Motomel, VTS y OkinoiLa medida es un pedido que venían realizando durante el año la Cámara Argentina de Fabricantes de Motovehículos (Cafam) y la Asociación de Concesionarias de Automotores (Acara), por considerar que el acceso al financiamiento es el factor fundamental para apuntalar el crecimiento de ventas que se viene registrando en los últimos meses.La gestión de la línea se inicia a través la Web del Banco Nación, luego se completa la documentación de forma presencial, en tanto la comercialización de las unidades se realizará a través de la red de concesionarios que tienen acuerdo con la entidad. (NA)Las más de 200 concesionarias de motos de todo el país ofrecerán casi 7.500 motos de 34 modelos de fabricación nacional, de marcas como Honda, Zanella, Gilera, Benelli, Beta, Brava, Guerrero, Keller, Keeway, Corven, Kymco, Mondial, Motomel, VTS y Okinoi.La gestión de la línea se inicia a través la Web del Banco Nación, luego se completa la documentación de forma presencial, en tanto la comercialización de las unidades se realizará a través de la red de concesionarios que tienen acuerdo con la entidad.La selección del producto se efectúa mediante el Marketplace incorporado en el sitio del Banco: https://tiendabna.com.ar/mi-moto, donde se exhibirán los distintos modelos de las motocicletas.La gestión de la línea se inicia a través la Web del Banco Nación, luego se completa la documentación de forma presencial, en tanto la comercialización de las unidades se realizará a través de la red de concesionarios que tienen acuerdo con la entidadRespecto a la tasa de interés, para quienes cobren sus haberes a través del BNA, es de 28,5% en tanto que para el resto de los usuarios será de 37,5%, mientras que la garantía es a sola firma y se financia el 100% de la motocicleta.Cabe destacar que los créditos se agotaron en las primeras 72 horas de vigencia del programa pero habrá un nuevo cupo en diciembre y no se descarta que participen otros bancos, según indicaron a Infobae desde Cafam.Con el cupo de 5.500 motos agotado en noviembre, hay que esperar al último mes del año para poder acceder.Electrodomésticos y autos en cuotasEl Banco Nación informó que avanzará con una línea de créditos para adquirir electrodomésticos y automóviles. Así lo adelantó el titular de la entidad, Eduardo Hecker en declaraciones al canal A24.No obstante, aún no trascendieron los detalles sobre qué marcas y modelos se podrán adquirir, cuál será el tope del crédito, los plazos de devolución y los intereses.“Estamos lanzando una línea de créditos para electrodomésticos. En esto el Banco Nación tiene una innovación que es su propia tienda digital a partir de la cual se hacen estas operaciones crediticias y reservas de los productos, lo vamos a hacer con electrodomésticos. En cualquier momento vamos a avanzar con los autos”, dijo Hecker.Cabe destacar que el Banco Nación cuenta con líneas de créditos personales como Mi compu, para adquirir computadoras con créditos de hasta $100.000 y plazo de hasta 40 meses; un programa de PC para docentes (hasta $100.000 y plazo único de 36 meses) y Mi Hogar, para equipar la vivienda con créditos hasta $100.000 y plazo hasta 40 meses.Seguí leyendo:Fuerte crítica de Roberto Lavagna al impuesto a la riqueza: “La inversión no se alienta con látigo”El Gobierno pidió el apoyo del G20 para la negociación con el FMI

Leer más »

FMI, pandemia y globalización

La Argentina se ha acostumbrado a ir detrás de pocos premios para la conquista y con pocas vituallas y municiones para la expedición, cuando se habla de ordenar las finanzas públicas, controlar la inflación y evitar las recurrentes crisis de balanza de pagos (EFE) (EFEI0373/)La Argentina se ha acostumbrado a ir detrás de pocos premios para la conquista y con pocas vituallas y municiones para la expedición, cuando se habla de ordenar las finanzas públicas, controlar la inflación y evitar las recurrentes crisis de balanza de pagos con el resto del mundo.¿Qué hará entonces sustentable la política de objetivos modestos e instrumentos débiles? Esa es la gran pregunta a la política del futuro próximo. Por un lado, es una pregunta sobre el futuro de la política como arquitectura del bien común. Por el otro, es una pregunta dirigida a la política como marketing destinado a la preservación del poder. El presidente Alberto Fernández tiene un solo tiempo para ambas “políticas” que tienen ausencia de coincidencia en los plazos. Esa divergencia ¿erosiona las convicciones cuando lo que es urgente y lo que es necesario requieren tiempos diferentes?Estas tres cuestiones, FMI, pandemia y globalización acumulan una situación de exigencia de “objetivos externos”, es decir no determinados por la autonomía de la voluntad -pero absolutamente necesarios de ser satisfechos- y de debilidad extrema de instrumentos propios; y bajísimo acceso a complementos externos, otrora disponibles con menor o mayor dificultad de acceso.La primera cuestión sobre la mesa es la del FMI, por la urgencia que le ha asignado el Gobierno y porque de su modo de resolución depende la ejecución de la política económica diseñada, o a elaborar, por el ministro Martín Guzmán.La primera cuestión sobre la mesa es la del FMI, por la urgencia que le ha asignado el Gobierno y porque de su modo de resolución depende la ejecución de la política económica diseñada (Reuters) (Yuri Gripas/)Hay pocas señales de esa política; todas sumadas están a años luz de conformar un diseño mínimamente adecuado para servir de guía a los actores.La cronología de la política de Martín Guzmán, antes de la pandemia, establecía un primer paso definido por el acuerdo con los acreedores externos privados. Hoy, ese tema “ya está”. ¿Es un punto de apoyo o apenas un desplazamiento de la dificultad?Si se mira el índice de riesgo país o la tasa de interés, las cuales miden el grado de desconfianza de los acreedores externos privados y del acceso al crédito en dólares, surge que sólo se logró el desplazamiento de un obstáculo. No es poco. Aunque el ministro Guzmán tardó más de lo que muchos hubieran deseado y ese tiempo consumió una gran cantidad de reservas en el Banco Central. En economía tiempo es dinero y esta certeza, agobiante en un país estancado y demorado en el progreso colectivo, no está asumida en ninguna de las áreas de gestión de la Administración Fernández. Es una gestión de estilo “demorado”.El acuerdo con los acreedores es un objetivo logrado, lo que es bueno. Pero por demorado, generó consecuencias sobre la trama de las expectativas que siempre las demoras castigan. Fue satisfactorio no sólo para el Gobierno sino también para la mayor parte de quienes, al ocuparse de estas cuestiones, tienen opinión propia acerca de ellas. Es decir, desde la perspectiva nacional fue una solución sensata. También lo fue para los acreedores.El acuerdo con los acreedores es un objetivo logrado, lo que es bueno. Pero por demorado, generó consecuencias negativas sobre las expectativasEl saldo es una buena negociación de cancelación que sólo generó compromisos cuantiosos a cambio de nada favorable para la Nación. Evitó una crisis mayúscula. Pero eso es inevitable.Pero, más allá de las cuentas que se hagan, fue una solución más sensata que la de Néstor Kirchner que -como se recuerda- arregló algunas perdidas de la cañería, pero dejó tantos agujeros que hicieron falta dos períodos gubernamentales para terminar de cerrarlos, lo que -por otra parte- se hizo mal y tarde.A favor del presidente Fernández, resolvió real y razonablemente la deuda heredada de la pésima, increíble y poco profesional, gestión de Mauricio Macri y su improvisada legión de financistas.Ahora queda la cuestión FMI como la primera pendiente en el orden resolutivo. Para tratar los acuerdos de la deuda pública con los privados y con el Fondo se ha consumido el 25% de la gestión Fernández. Durante un año la política ha estado y estará, al servicio de los acuerdos con los acreedores externos. Acuerdos por cierto imprescindibles.Un dato, si bien menor, pero que no puede dejar de observarse, es que después de los misiles disparados por Martín Guzmán con medidas contra el alza irreverente a $195 de la cotización del dólar libre, en los últimos días y después de una baja extraordinaria, nuevamente comenzó una carrera alcista: el dólar bajó a tomar agua, dicen los cambistas.La deuda con el Fondo MonetarioLa Argentina es el principal deudor del FMI, un acreedor que es un peso pesado por su gravitación en el mundo de las decisiones económicas (inversiones) y financieras (movimientos de capitales); y es doblemente pesado para el país, porque de la deuda que se contrajo en 2018 no quedan ni rastros de nada positivo: solo penas que representa hoy más de la mitad de las exportaciones y, razonablemente, muchos años de los posibles superávit del comercio exterior.Poco más de 1 de cada 5 dólares de deuda pública fueron contraídos con organismos interrnacionalesSi bien es una pesada carga -que no ha generado nada productivo para poder soportarla, es decir, es una deuda que no ha servido para acumular capacidad de repago- no es menos cierto, vaya alivio, que esta deuda con el FMI será refinanciada a varios años y con algunos, que no serán pocos, años de gracia.Pero ese auspicioso hecho -que Guzmán seguramente anunciará a más tardar durante el primer trimestre de 2021- es un compromiso adicional que implica que, de la capacidad de ahorro, del excedente que se pueda generar y del balance externo superavitario, deberá destinar una proporción, previsiblemente, no menor.Acordar la manera de cancelar los compromisos “populistas” de Macri es el primer condicionante de la gestión Guzmán. O lo que es lo mismo: se está acordando cuánto menos hay para crecer.La crisis sanitariaLa segunda cuestión, sobre la mesa de la discusión del ministro de Economía, que limita la capacidad de decisión, es la pandemia. ¿Cómo nos va, cómo nos ha ido en este manejo? ¿Lo estamos haciendo bien? ¿Cómo podríamos hacerlo mejor? La proporción de muertos por cada millón de habitantes está entre los más altos.El producto potencial, lo que es capaz de generar el país trabajando a pleno, es hoy menor -considerablemente menor- que lo que se suponía sería posibleSe ha destruido capital productivo, se ha afectado profundamente la organización social, se ha debilitado en dimensiones y profundidades, que aún ignora la sociedad, el sistema educacional y se han debilitado los horizontes y expectativas vitales que potencian el futuro de la sociedad. Todo eso es producto de la pandemia. El resultado es la evidencia que el producto potencial, lo que es capaz de generar el país trabajando a pleno, es hoy menor -considerablemente menor- que lo que se suponía sería posible antes de la irrupción de la crisis sanitaria.Se ha destruido capital productivo, se ha afectado profundamente la organización social (EFE) (Juan Ignacio Roncoroni/)El desafío del ministro Guzmán no es sólo atender los efectos económicos de la pandemia, los costos sanitarios que agrega, sino también promover la “eficacia” de la política sanitaria, porque ella es determinante de la suerte de la economía. Hay mucho para hacer.Relación con el mundoPero, además, hay una tercera condicionante “heredada” sobre la mesa de las decisiones, es la cuestión de la globalización. Fenómeno multidimensional al que no son ajenas ninguna de las otras dos cuestiones, y con la forma en que se resuelven los costos.El endeudamiento externo del sector público con las finanzas privadas, como estrategia de las economías en desarrollo, se instaló al mismo tiempo que la intensidad de las aperturas de las cuentas de capital acompañaba la “globalización” de las finanzas; a la que sucedió el proceso de “apertura comercial”.La globalización introduce enormes preocupaciones acerca de la capacidad del Estado Nación para resolver como actor protagónico los problemas sobre el territorio.Pues bien, si se toma al país protagonista por excelencia de la globalización en el Siglo XXI, que es sin duda la República Popular China, desde 2000 -por cierto, desde años antes- hay una consistente expansión de la productividad en casi todas las actividades económicas, con un incremento notable en lo que hace al desarrollo tecnológico. También, partiendo desde inicio de siglo 2000, ha mejorado notablemente el Coeficiente de Gini que refleja la mejora en la distribución del ingreso, y se ha producido una disminución sostenida de la pobreza y considerables mejoras a nivel espacial y de los niveles de empleo.Pero en ese mismo tiempo, ese proceso no se ha registrado estadísticamente en todas las naciones desarrolladas de Occidente. Enorme cantidad de trabajos vienen desnudando la creciente desigualdad allí donde la economía del Estado de Bienestar había disipado la voluntad de cambios rudos.Lamentablemente, en la Argentina estos 20 años han sido de continuidad de un fracaso de crecimiento y naturalmente un retroceso colosal en las posibilidades de desarrollo. No se trata de discutir “causalidad” sino de describir que el progreso que asombra de China, que emergió de décadas de atraso, no registra simultaneidad alguna con la economía local, pese a estar asociados comercialmente.Todas estas cuestiones exigen una ‘proactividad’ extraordinaria: en lo sanitario, y la globalización dónde los estudios y reflexiones sobre los impactos y sus derivaciones están ausentesResumiendo, las tres condiciones previas heredadas en la mesa de la decisión, el endeudamiento y la vinculación al proceso de globalización, sumados a las consecuencias de la pandemia, implican una enorme debilidad instrumental que condiciona a pocos ambiciosos objetivos.Todas estas cuestiones, a la vez, exigen una “proactividad” extraordinaria: en lo sanitario, y la globalización dónde los estudios y reflexiones sobre los impactos y sus derivaciones están ausentes, donde las políticas son espasmódicas y por lo tanto probablemente equivocadas.El gran interrogante, en este irrespirable escenario político de la grieta, es cómo se podrá atravesar este temporal de condiciones negativas sin un replanteo profundo de la vinculación con el proceso de globalización y sin un repensar las estrategias frente a la pandemia.El autor fue subsecretario de Economía del ministro José Ber Gelbard y uno de los que redactó ese plan; es escritor, autor del libro “Economía y política en el tercer gobierno de Perón”, y profesor en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBASeguí leyendo:Duro diagnóstico de la calificadora Moody’s sobre el impuesto a la riqueza, la inflación, el dólar y la deuda de la Argentina Aumentos de tarifas: crecen las dudas en el sector de los servicios públicos y peligra el freno a los subsidios que impulsa GuzmánATP: cuáles son las condiciones para inscribirse este mes en el programa de asistencia a las empresas

Leer más »

Por qué el impuesto a las grandes fortunas aumentará la pobreza

Mientras se votaba en la Cámara Baja el Impuesto a la Riqueza, en la calle se marchaba en el Día de la Militancia a favor del gravamen a las grandes fortunas con la esperanza de una mejor distribución (Adrián Escandar)La Cámara Baja aprobó la Ley de Aporte Solidario Extraordinario de las Grandes Fortunas. ¿En qué consiste este proyecto? El impuesto de “emergencia” -en teoría por única vez- busca que quienes tienen un patrimonio de más de $200 millones hagan un aporte especial, que arranca con una alícuota del 2% y llega a 3,5% para los patrimonios de más de $3.000 millones. Según cálculos oficiales, se recaudarían $300.000 millones.Algunos sectores como la Unión Industrial Argentina reaccionaron para señalar correctamente que el proyecto “descapitaliza a empresas que invierten, producen y sostienen el empleo en un contexto de emergencia social, sanitaria y económica”, pero a la vez se equivocan en advertir que “fundamentalmente, esto se debe a que la norma no diferencia entre el patrimonio formado por capital productivo (empresas, máquinas y activos tecnológicos en el país), y aquél compuesto por activos financieros o inmuebles.” Lo cierto es que no se debería distinguir entre la economía real y financiera, pues son dos caras de la misma moneda. La referencia deja en claro que aun los empresarios “de la economía real”, no comprenden lo que está en juego.Hay que elogiar la riqueza, o más bien a los empresarios que supieron generarla, distinguiéndolos -por supuesto- de aquellos que se la ganaron de forma indebida, sea a través del robo o a través de privilegios de esa histórica sociedad Estado-Empresario, que siempre se construye a expensas del consumidor. Es decir, se debiera destacar la riqueza generada por aquellos emprendedores que hacen la vida más fácil a la sociedad en su conjunto, arriesgando capital, y apoyados sobre su creatividad, innovación y buen servicio al consumidor, que los elige diariamente comprando sus productos, confrontando esto con la economía prebendaria.Se debiera destacar la riqueza generada por aquellos emprendedores que hacen la vida más fácil a la sociedad en su conjunto, arriesgando capital, y apoyados sobre su creatividad, innovación y buen servicio al consumidorY se debiera elogiar la función social de la riqueza que supieron construir, criticando a quienes creen que se estaría mejor si ese capital fuera socializado entre aquellos que lo necesitan.Desaliento a la inversión y el empleoSe puede recordar al efecto el libro de Joseph Stiglitz, El precio de la desigualdad, quien señaló en su subtítulo: “el 1% de la sociedad tiene lo que el otro 99% necesita”. La conclusión parece obvia: hay que quitar este capital a aquellos a quienes les sobra y repartirlo entre aquellos a quienes les falta.Joseph Stiglitz, escribió en su libro El precio de la desigualdad: “el 1% de la sociedad tiene lo que el otro 99% necesita”. La conclusión parece obvia: hay que quitar este capital a aquellos a quienes les sobra y repartirlo entre aquellos a quienes les falta (Bloomberg) (Jason Alden/)Thomas Piketty, autor de El capital en el Siglo XXI lo dice con mayor claridad: “repensemos los límites del mercado y del capitalismo y reformemos sus instituciones. Abandonemos la austeridad fiscal y gravemos más la herencia y la riqueza, concretamente con una tasa (confiscatoria e inconstitucional) del 80% para rentas que superen el millón de euros”.Este tipo de planteos son peligrosos porque pierden de vista la “función social” que cumple la riqueza que hoy está en poder del 1% más rico. Y es que muchos al pensar en los ricos tienen la imagen del egoísta Tío Rico Mac Pato, en su propia bodega, sentado sobre una gran montaña de oro, contando cada una de sus monedas. La riqueza de estos emprendedores, sin embargo, no está en ninguna bodega. Esa riqueza se encuentra siempre en acciones de muchas empresas, que a su vez convierten ese capital en factores de producción, en forma de grandes edificios, depósitos, campos, máquinas, medios de transporte y comunicación que se utilizan en la producción en masa de aquellas cosas que luego el consumidor demanda.Tomar las recomendaciones de Stiglitz o Piketty y expropiar esta riqueza de las manos de ese 1% más rico, sería el fin de innumerables proyectos de inversión que hoy sostienen la producción, pero que además generan millones de puestos de trabajo.Tomar las recomendaciones de Stiglitz o Piketty y expropiar esta riqueza de las manos de ese 1% más rico, sería el fin de innumerables proyectos de inversión que hoy sostienen la producción y el empleoEs cierto, asignar ese dinero a manos de los más necesitados les ayudará a sortear un mejor presente, pero simultáneamente se perderán millones de puestos de trabajo que generarán nuevos necesitados.El análisis económico muestra que, en efecto, en el corto plazo, re-dirigir esos recursos tendrá como consecuencia un mayor consumo presente, pero instantáneamente colapsará la inversión, y al tiempo se expandirá la escasez de los bienes de consumo más básicos, lo que elevará sus precios, y con ello la pobreza y la indigencia. En el corto plazo, habrá cierto alivio, pero en el largo plazo, una vez redistribuido y consumido ese capital, habremos multiplicado el número de necesitados.Pero hay más. Este tipo de normas ahuyentan el capital, que busca siempre el máximo retorno y el mínimo riesgo. Expropiar capital a quienes poseen grandes fortunas, les incentiva a abandonar el país y buscar otros destinos donde llevar su creatividad y su innovación, como ya ocurrió con el presidente de Mercado Libre, entre tantos emprendedores exitosos.Claro que los marxistas se frotan las manos ante este tipo de medidas, porque harían colapsar al capitalismo y la economía de mercado, y con ello sobrevendrá el socialismo. Pero entonces lo único que se podrá repartir es la miseria, y la calidad de vida que conocemos en el siglo XXI habrá desaparecido, hasta que decidamos reconstruirla.Nadie ignora que este sistema capitalista no es perfecto y que mucha gente sufre importantes carencias de bienes y servicios básicos, pero ha posibilitado reducir la pobreza y la indigencia en el mundo (Thomas Khazki)Nadie ignora que este sistema capitalista no es perfecto y que mucha gente sufre importantes carencias de bienes y servicios básicos. Pero este sistema, que se viene expandiendo en los últimos 200 años, posibilitó el acceso a bienes y servicios, reduciendo la pobreza y la indigencia en el mundo, y contribuyendo a tener una mejor calidad de vida.Esos beneficios -siempre parciales- se los debe a los hombres creativos, los emprendedores, quienes arriesgando capital piensan todos los días cómo satisfacer las necesidades del consumidor, lo cual es premiado con mayores beneficios y riqueza. Como dijo el famoso economista americano George Reisman en uno de sus últimos libros “este 1% provee el standard de vida del otro 99 por ciento”.El autor es economista, profesor de EseadeSeguí leyendo:Impuesto a la riqueza: el Gobierno confirmó que el número de personas que deberá pagarlo será mayor a los 9.300 contribuyentes estimadosHernán Lacunza: “El impuesto a la riqueza tiene un diseño bastante primitivo”Qué dijo Alberto Fernández sobre el aumento a los jubilados, el dólar y el nuevo impuesto a la riqueza

Leer más »

ATP: cuáles son las condiciones para inscribirse este mes en el programa de asistencia a las empresas

Mercedes Marco del Pont, titular de la AFIPLa Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) habilitó la inscripción al Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) de este mes.El organismo que conduce Mercedes Marcó del Pont detalló que “las empresas que requieran la asistencia estatal para el pago de los salarios de noviembre ya pueden registrarse con su clave fiscal” en la página web de la AFIP.Este mecanismo para comenzar a tramitar los beneficios “estará disponible entre los días 20 y 26 de noviembre, inclusive”, se precisó en un comunicado.La AFIP destacó que “el Programa ATP forma parte de las políticas implementadas por el Gobierno para amortiguar el impacto económico de la pandemia del Covid-19”.En este caso, “el Estado ya invirtió $240 mil millones para sostener empleos e ingresos de las trabajadoras y los trabajadores del sector privado. Para hacer frente a las distintas realidades que atraviesa el entramado productivo argentino en el marco de la pandemia del COVID-19, el Programa ATP contempla los Crédito a Tasa Subsidiada y el Salario Complementario”.Los mencionados beneficios “serán complementados en noviembre con los REPRO II que instrumenta el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social”.“Los tres mecanismos de asistencia para el pago de salarios se tramitarán a través del sitio web de la AFIP”.El organismo aclaró que “la posibilidad de acceder a cada uno de los beneficios depende del tipo de actividad desarrollada por la empresa y/o la variación nominal en su nivel de facturación”.En este sentido, explicó que las “empresas que no desarrollan actividades críticas y registran una variación nominal negativa en su facturación entre los meses de octubre de 2020 y 2019 deben registrarse en la página web de la AFIP y una vez finalizado el plazo de inscripción podrán optar entre tramitar un Crédito a Tasa Subsidiada del 27% o solicitar el REPRO II que instrumenta el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social”.“Los empleadores que al concluir el período de inscripción decidan tramitar el REPRO II deberán recabar y presentar a través del servicio web “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción – ATP, el último balance junto con un conjunto de datos económicos sobre la empresa que son requeridos por del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social”, aclaró.“La información será solicitada al finalizar el período de inscripción, pero las empresas pueden comenzar a producir la documentación en forma anticipada”, precisó.En el caso de las empresas no afectadas en forma crítica, que registran una variación nominal positiva en su facturación de 0% a 35%, los empleadores podrán solicitar un Crédito a Tasa Subsidiada del 33 por ciento”.“Los créditos contarán con un período de gracia de 3 meses y el repago se realiza en 12 cuotas iguales y consecutivas”, indicó el organismo fiscal.“Las empresas que cumplan las metas de creación de empleo establecidas por el Ministerio de Desarrollo Productivo podrán recibir un reintegro total o parcial al finalizar la devolución del crédito” subrayó el comunicado.Las empresas afectadas en forma crítica, que “registran una variación nominal negativa en su facturación entre los meses de octubre de 2020 y 2019, accederán al Salario Complementario”. “Cuando la variación de facturación nominal interanual sea entre 0% y 35% podrán acceder al beneficio del Crédito a Tasa Subsidiada”, se destacó.Prórroga de la feria fiscal:Por otra parte, la AFIP renovó la vigencia de la feria fiscal hasta el 29 de noviembre, inclusive. Se trata de una medida que, “en virtud de la pandemia, extiende los plazos de distintos procedimientos como sumarios, multas, descargos, clausuras e intimaciones de pago”.“La normativa establece excepciones para habilitar distintos procedimientos que realiza la AFIP. En esta oportunidad se incorporan los procedimientos de fiscalización originados en la detección de facturación apócrifa”, indicó la AFIP.Seguí leyendo:Aumentos de tarifas: crecen las dudas en el sector de los servicios públicos y peligra el freno a los subsidios que impulsa GuzmánCajas de seguridad: cuánto cuestan en cada uno de los principales bancos y cuánto van a aumentar en 2021

Leer más »

Melconian: “Este impuesto a la riqueza es inútil y desalentador, es pegarse un tiro en el pie ”

Carlos Melconian, ex presidente del Banco NaciónEl ex presidente del Banco Nación, Carlos Melconian, dijo que la discusión alrededor de cuál es la formula que se debe aplicar para ajustar los haberes jubilatorios no ataca el problema de fondo que es que los egresos que genera el sistema de seguridad social son mucho mayores a los ingresos disponibles para pagarlos. “Hay cinco cálculos por día en todos lados si con la formula de Macri se ganaba más o menos y nadie dice que esto está quebrado”, dijo. También se refirió al Impuesto a la Riqueza, al que calificó como “inútil y desalentador, es pegarse un tiro en el pie”.“No entiendo lo que discuten el oficialismo y la oposición, roza la irresponsabilidad”, dijo el economista en declaraciones a Radio La Red. “Este impuesto a la riqueza es inútil y desalentador, es pegarse un tiro en el pie para ir a festejar al banderín del córner”, agregíó.Para el ex funcionario de Mauricio Macri, el proyecto de Ley de Impuesto a las Grandes Fortunas es un ejemplo de que el debate político no soluciona problemas de fondo. Como en el caso de la discusión de la fórmula de ajuste jubilatorio que, como su antecesora, no garantiza la sustentabilidad de la seguridad social.Hay cinco cálculos por día en todos lados si con la formula de Macri se ganaba más o menos y nadie dice que esto está quebrado“Hay críticas con la fórmula jubilatoria desde el 2015, 2016 y 2017 en la Argentina. Uno dice una cosa y el otro replica, después cuando al otro le toca ser Gobierno le toca la fórmula anterior. Y ninguno de los dos le dice la verdad a la Gente”, señaló.“Yo a Mauricio Macri presidente le tuve que decir en su momento ‘che, este entorno tuyo que quiere poner el fondo de reparación histórica con plata del blanqueo, están totalmente locos”. Porque la seguridad social está quebrada, el fondo de reparación es permanente, y el blanqueo es único. Deciles a los subjefes de gabinete esos que tenés que paren esto. Yo lo dije en privado y en público”, dijo. “Ahora viene este Gobierno y en vez de tomar el toro por las astas dice no, ahora vamos a volver a la anterior fórmula de actualización. Y hay cinco cálculos por día en todos lados si con la formula de Macri se ganaba más o menos y nadie dice que esto está quebrado”, agregó.“Si tenés diez de ingreso y quince de egreso te da menos cinco. Entonces, cuando hablan de la fórmula, ¿de qué hablan? No, lo que pasa este quiere actualizar las jubilaciones con la inflación y el otro con la recaudación. ¿Y quién se ocupa del menos cinco?”“Eso es berretalandia: no hay políticos, ni intelectuales ni constructores de un nuevo país que cada vez que agarran un tema que le dan lo arreglen de fondo. Porque si no vas al fondo, después te vuelve el problema. Pero lo que pasa es que como la política viene y se va, para cuando vuelva ya va a estar el otro y dicen yo no me voy a ligar el lío de los jubilados”, concluyó.Respecto al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que busca alcanzar el Gobierno, Melconian consideró que lo que se conseguirá es un acuerdo “por resignación”.Eso es berretalandia: no hay políticos, ni intelectuales ni constructores de un nuevo país que cada vez que agarran un tema que le dan lo arreglen de fondo“Siempre opiné que va a haber acuerdo con el Fondo por resignación de las dos partes”, dijo. “De ambas partes, como el acuerdo de la deuda. Cuando los acuerdos no son por convicción no cambian expectativas”, agregó.“El Fondo es una ambulancia que cuanto más lejos mejor, pero al Fondo lo llaman los gobiernos. El Fondo dice hoy tenemos que hacer un acuerdo (...) Te dice como el médico estás pesando 140 kilos, deberías pesar 70, pero te vas a cagar de risa. ¿70 kilos de dónde querés que baje? Y bueno, ero por lo menos bajá 20″, agregó.“Lo que hay que ver cómo va a ser los números fiscales del año que viene. Porque si no querés bajar las 70 kilos, no tenés mercado para ir a buscar deuda, no tenés ahorro, lo que vas a tener es más emisión monetaria”, agregó.Seguir leyendo:El Banco Central ya perdió USD 1.000 millones de reservas en el mes y preocupa la emisión de pesos a fin de añoAumentos de tarifas: crecen las dudas en el sector de los servicios públicos y peligra el freno a los subsidios que impulsa GuzmánCajas de seguridad: cuánto cuestan en cada uno de los principales bancos y cuánto van a aumentar en 2021

Leer más »

Tensión entre Argentina y Brasil: Bolsonaro autorizó un nuevo cupo para comprar trigo extra Mercosur sin aranceles

Un campo de trigo en General Belgrano, en la provincia de Buenos Aires (REUTERS/Enrique Marcarian) (Enrique Marcarian/)Un nuevo capítulo en la relación de muchas diferencias entre el gobierno argentino y de Brasil. La Secretaría de Comercio Exterior de Brasil anunció la entrada en vigencia de una nueva cuota de 750 mil toneladas de trigo extra Mercosur, con el objetivo que a dicho mercado ingresen sin aranceles. Así lo destacan medios de ese país, quienes detallaron que esa cuota se implementará en dos tramos: 600 mil toneladas y otra de 150.000 toneladas.La polémica entre ambos países ya viene desde hace tiempo, teniendo en cuenta que el año pasado Brasil anunció la entrada en vigencia de una cuota de 750 mil toneladas y luego la amplío a 450 mil toneladas.La Argentina es el principal exportador de trigo al mercado brasilero. En la actualidad rige una normativa que señala que el trigo que se compra fuera del Mercosur debe pagar un arancel externo común del 10,5 por ciento. De acuerdo a los datos oficiales, entre enero y agosto del año pasado el mercado de Brasil significó el 47% de las ventas de trigo que realizó la Argentina, y luego se ubicaron Indonesia, Tailandia, China, y Kenia, entre otros destinos.El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (EFE) (EFEI0500/)Esta medida provocó al malestar del sector exportador de la Argentina, que ya realizó un reclamo ante las autoridades de Cancillería y del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Mediante una nota, desde el Centro de Exportadores de Cereales, que preside Gustavo Idígoras, manifestaron su rechazo a la medida de Brasil y aseguraron que la misma no cumple con los acuerdos regionales vigentes.Además, los exportadores precisaron que decisiones como las adoptadas por área de comercio del gobierno de Jair Bolsonaro provocan un perjuicio económico, con efecto en los precios y la cantidad de volúmenes que se exportan a dicho mercado.Producción localPor otro lado, la producción local de trigo atraviesa un momento complicado por el impacto de la falta de precipitaciones de los últimos meses. Una situación que podría derivar en la peor cosecha de los últimos 5 años.En medio de la cosecha, que según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires alcanzó casi el 20 del área sembrada, hay zonas que están recolectando rendimientos que son los más bajos de los últimos 10 años.Según explicaron los técnicos de la Bolsa de Comercio de Rosario, “ya van 8 meses sin lluvias importantes en el norte Argentino y 6 meses en el oeste y centro de la región pampeana. La falta de agua se agudiza en el momento en que el área atraviesa sus etapas más críticas. Es urgente la necesidad de lluvias importantes a gran escala para poder completar los granos y detener la caída de rindes que se viene corroborando a cada semana”.En su último informe publicado la Bolsa de Rosario realizó un nuevo ajuste a la baja en las estimaciones de producción final. En su último informe, el ajuste es de 300 mil toneladas, y la proyección actualmente se ubica en 16,7 millones de toneladas, una cifra que estaría incluso por debajo de la cosecha del ciclo 2017/2018.El avance de la cosecha también quedó reflejado en el ingreso de camiones a los puertos del Gran Rosario, que hasta el momento alcanzó las 210.000 toneladas, según datos privados, un 15% por debajo al realizar la comparación interanual. En los últimos 10 días se promedió un ingreso cercano a los 500 camiones de trigo diarios, más que triplicando el ingreso promedio de la última decena de octubre.Tandil: hay incertidumbre entre los productores por la prohibición judicial de usar fitosanitariosLa Bolsa de Cereales de Buenos Aires respaldó la negociación con el FMI y reclamó un programa de estabilización macroeconómica

Leer más »

Cómo es el plan del Banco Nación para impulsar las ventas de electrodomésticos y autos en cuotas

El Banco Nación prepara nuevos créditos para el consumoLuego de presentar un programa de financiación para la compra de motos, el Banco Nación adelantó que lanzará también una línea de créditos para adquirir electrodomésticos y automóviles. Así lo anunció Eduardo Hecker, el presidente de la entidad, en declaraciones al canal A24.“Estamos lanzando una línea de créditos para electrodomésticos. En esto el Banco Nación tiene una innovación que es su propia tienda digital a partir de la cual se hacen estas operaciones crediticias y reservas de los productos, lo vamos a hacer con electrodomésticos. En cualquier momento vamos a avanzar con los autos”, dijo Hecker.Estamos lanzando una línea de créditos para electrodomésticos. En esto el Banco Nación tiene una innovación que es su propia tienda digital a partir de la cual se hacen estas operaciones crediticias y reservas de los productosSin embargo, no trascendieron los detalles sobre qué tipos de productos se podrán adquirir, cuál será el tope del créditos, los plazos de devolución y los intereses.Pero como referencia se puede tomar la línea de créditos para la compra de motocicletas, de fabricación nacional, que el mismo banco lanzó el lunes pasado. El Banco de la Nación Argentina dispuso una línea para motos de hasta $200.000, a un plazo de 48 meses y una tasa final del 28,5%, en conjunto con el ministerio de Desarrollo Productivo, que aportó una bonificación de 10 puntos porcentuales de la tasa de interés. El crédito es para todos los usuarios, sean o no clientes de la entidad.El banco ya ofrece créditos para la compra de motos de fabricación nacionalSolo 72 horas después, la entidad informó que se había completado el cupo mensual que dispusieron las concesionarias y fabricantes de motos nacionales para acceder. Desde el anuncio, más de 45.000 personas ingresaron al sistema para averiguar por la línea de financiamiento para motos.“Los usuarios que cumplieron todos los requisitos para acceder al crédito superaron holgadamente lo que las fábricas y concesionarias estaban en condiciones de entregar, motivo por el cual se comprometieron a intensificar la producción para satisfacer la mayor demanda de motos en el próximo mes”, explicaron.El Banco Nación dispuso una línea para motos de hasta $200.000, a un plazo de 48 meses y una tasa final del 28,5%, en conjunto con el ministerio de Desarrollo ProductivoMás de 200 concesionarias de motos de todo el país ofrecían motos de 34 modelos de fabricación nacional, como la Honda CG150 Titán, a $199.900; la Zanella ZB110, a $78.990; la Gilera VC150, a $98.000; o la Corven Hunter RT, a $100.000.“Es un programa que fue lanzado hace muy poquito y en 48 horas recibimos 45.000 solicitudes. Hay un cupo inicial para este mes de 5.500 motos y se otorgaron o se preotorgaron los créditos. Eso muestra que hay un buen resultado del programa y tiene que ver con una conjunción entre las políticas públicas, porque para llegar a esta tasa hay un subsidio que instrumentó el Ministerio de Desarrollo Productivo, el Banco Nación y el sector privado de producción de motos”, explicó Hecker.El Banco Nación cuenta con líneas de créditos personales para destinos específicos, entre ellas: Mi compu, para adquirir computadoras con créditos de hasta $100.000 y plazo de hasta 40 meses. Un programa de PC para docentes (hasta $100.000 y plazo único de 36 meses) y Mi Hogar, para equipar la vivienda con créditos hasta $100.000 y plazo hasta 40 meses.Seguí leyendoATP: cuáles son las condiciones para inscribirse este mes en el programa de asistencia a las empresasDuro diagnóstico de la calificadora Moody’s sobre el impuesto a la riqueza, la inflación, el dólar y la deuda de la ArgentinaEl Banco Central ya perdió USD 1.000 millones de reservas en el mes y preocupa la emisión de pesos a fin de año

Leer más »

Dólar hoy: el dólar libre retrocede $2 para volver a los $161

Currency exchange rates are displayed on an electronic board in a window in Buenos Aires. (Erica Canepa/)El dólar libre abrió con una baja de $2 para volver a los $161 por unidad, mismo nivel al que cerró el lunes pasado. La divisa en el mercado informal se predispone a terminar así una semana de calma con una baja de $10 en total, a pesar de las dificultades que mostró esta semana el Banco Central para conducir el precio de la divisa en el mercado mayorista, con ventas casi diarias de reservas internacionales. Las acciones argentinas, por otro lado, abrieron con leves alzas y los bonos soberanos acompañaron, por lo que el riesgo país trepa a los 1.375 puntos.En la City porteña el dólar libre se ofrece a $161, lejos del récord de $195 que supo tocar a fines de octubre pero encontrando cierta estabilidad $10 por encima del mínimo que llegó a qlcanzar en noviembre luego de una batería de medidas, señales e intervenciones que colaboraron para bajarlo de récords.El dólar contado con liquidación, por su parte, suma poco más de un peso y cotiza en $150,90, mientras que el dólar MEP también avanza a los $148,49. Estos son los tipos de cambio que surgen de comprar bonos con pesos para luego revenderlos a cambio de dólares, en el primer caso la operación permite contar con las divisas fuera del país y en el segundo la operatoria es toda local.A diario, entidades públicas operan en el mercado de bonos para mantener a raya las cotizaciones del dólar implícitas en bonos, por lo que parte de la relativa calma cambiaria de los últimos días se explica por intervención oficial más que por confianza.La semana estuvo signada por las ventas de reservas del Banco Central. Ayer la entidad tuvo que deshacerse de USD 50 millones de sus reservas para que en el mercado cambiario mayorista la demanda pudiera encontrar contraparte y evitar así una suba del dólar oficial. Se suman a USD 75 millones vendidos en las dos ruedas previas y colaboraron para que las reservas internacionales perforaran esta semana los USD 39.000 millones.El mayorista abrió hoy a $80,34, con ventas de la autoridad monetaria desde temprano.Por su parte, el Banco Nación ofrece al dólar minorista a $80,50, lo que lleva al costo por dólar después del recargo del 65% impuesto por el Gobierno a $141 por unidad.Los bonos soberanos argentinos mostraban leves bajas en el arranque e impulsaban al riesgo país a los 1.375 puntos. El indicador vuelve a rozar las 1.400 unidades, después de haber tocado un pico de corto plazo de 1.485 puntos el mes pasado.Por su parte, la Bolsa abrió con una leve mejora a la espera de señales en torno a las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que finaliza este viernes una visita al país para tratar un programa de facilidades extendidas. El indicador líder S&P Merval de Buenos Aires ganaba un 0,32%, a 51.117,33 unidades, a las 11.05 de la mañana, con lo que va cerrando la semana con una ganancia cercana al 2,5%.“Luego de casi dos semanas de reuniones con las autoridades del Gobierno y representantes de diversos sectores de la economía, finaliza hoy (viernes) la misión del FMI en Argentina”, recordó el Grupo SBS en un informe.Por su parte, los mercados accionarios a nivel global presentan cautela ante la negociación de nuevos paquetes de estímulo económico, en medio de un aumento en el número de casos de covid-19 y esperanzas en los avances en el desarrollo de vacunas.Seguir leyendo:El Banco Central ya perdió USD 1.000 millones de reservas en el mes y preocupa la emisión de pesos a fin de añoAumentos de tarifas: crecen las dudas en el sector de los servicios públicos y peligra el freno a los subsidios que impulsa GuzmánCajas de seguridad: cuánto cuestan en cada uno de los principales bancos y cuánto van a aumentar en 2021

Leer más »