Último momento

Economía

Sin sobresaltos económicos después de las elecciones, la confianza en el Gobierno disminuyó levemente en noviembre

En su último mes completo al frente del Poder Ejecutivo, la confianza en la administración de Mauricio Macri disminuyó levemente en comparación con el mes anterior, en un 1,6%. La cifra, de 1,98 puntos en una escala de 5, se desprende del último Índice de Confianza en el Gobierno que elabora todos los meses la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).La curva del reporte muestra una relativa estabilización del índice en octubre y noviembre, luego de una abrupta caída en los dos meses que siguieron a la victoria de Alberto Fernández en las PASO de agosto. Inmediatamente después del resultado electoral, el peso se devaluó de manera significativa y, en consecuencia, el índice de inflación aumentó hasta tocar un pico de 5,9% en septiembre.El documento destaca a su vez que el nivel de confianza se mantiene en niveles bajos -oscilando alrededor de los dos puntos- desde abril de 2018, cuando tuvo lugar la primer devaluación que desató la crisis económica que acompañará al Gobierno hasta su salida de la Casa Rosada.Luego de tocar un piso de 1,53 en abril de este año, los números aumentaron hasta llegar a 2,20 en agosto. Pero el resultado electoral funcionó como un punto de inflexión para invertir la dirección de la curva.Entre otros aspectos destacados del relevamiento, la universidad remarca que el actual nivel de confianza en el Gobierno es un 10% más alto que el de la última medición de la administración de Cristina Kirchner (1,80 en diciembre de 2015).A la hora de discriminar por grupos demográficos, el estudio reflejó que: las mujeres; las personas mayores de 50 años; los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires (en contraste con los de la provincia y el interior); quienes cursaron estudios terciarios o universitarios; y aquellos que no han sido víctimas de delitos, tienen en general cifras más positivas que otros grupos con los que se los ha comparado.En tanto, con respecto a las perspectivas económicas a futuro, el documento mostró un aumento agudo entre quienes dieron una respuesta negativa, en detrimento de las positivas. El incremento entre los primeros fue del 109,9%: de 1,51 a 3,17, mientras que la disminución de los segundos fue de un 54,9% para llegar a 0,92. Por su parte, la variación entre quienes creen que la situación se mantendrá igual disminuyó en un 6,1% respecto a octubre y se ubicó en 2,17 puntos.El gráfico que muestra la variación en cuanto a las perspectivas económicas a futuroPor último, respecto a los subíndices del ICG, hubo variaciones positivas en Evaluación general del gobierno (5,4%), Eficiencia en la administración del gasto público (3,4%) y Capacidad para resolver problemas del país (1,1%), mientras que las variaciones fueron negativas en Honestidad de los funcionarios (-3,0%) y Preocupación por el interés general (-12,8%).Seguí leyendo: Se frenó la caída de los depósitos en dólares y bajó el riesgo país, pero el pesimismo de los inversores sigue latenteVenta récord de dólares: en octubre, más de 2.500.000 de argentinos compraron USD 4.198 millones

Leer más »

La OCDE prevé una recesión más profunda para este año y el próximo en la Argentina y asegura que la economía recién comenzaría a crecer en 2021

163La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alertó que la recesión en Argentina será más profunda este año y el próximo, y que recién comenzará a crecer en 2021. Para retomar el sendero de desarrollo, el organismo realizó una serie de sugerencias. Entre ellas se encontraron un tipo de cambio más competitivo para alentar las exportaciones, la modificación del régimen de contrataciones públicas y una mayor independencia del Banco Central.Las conclusiones se enmarcaron dentro del informe semestral de perspectivas económicas que publica el organismo. Dentro de él, cada país incluido en el reporte tiene su propio apartado. Y en el análisis particular respecto de la Argentina, prevé una caída de hasta el 3% del Producto Bruto Interno (PBI) para este año.En tanto, para el 2020 la economía seguiría deteriorándose, en torno al 1,7%. La Argentina retomaría la senda del crecimiento recién en 2021, donde la OCDE estipula que será del 0,7%. En el anterior documento semestral, se había estipulado que la economía Argentina se iba a contraer en un 1,8% e iba a dejar atrás la recesión “con holgura” para el año próximo, previendo un crecimiento del 2,1%. Las cifras contrastan con las previsiones de crecimiento a nivel global , de 2,9% para este año y el 2020 y de 3% para el 2021No obstante, en su análisis de las condiciones económicas mundiales, el reporte determina que los conflictos comerciales, un menor nivel de inversión empresarial y una persistente incertidumbre en el plano político están afectando el crecimiento y aumentan el riesgo de un estancamiento a largo plazo.“Se necesitan acciones valientes para abordar los altos niveles de incertidumbre que enfrentan las empresas, así como los cambios fundamentales que están teniendo lugar en la economía global. El diseño de políticas debe liderar la transición a energías más limpias y a un mundo cada vez más digitalizado. Los gobiernos deben trabajar juntos de manera urgente para impulsar la inversión y establecer reglas de juego justas en lo que respecta a impuestos y comercio”, agrega.Por otra parte, el informe señaló que “una reversión de las reformas estructurales que mejoran la productividad agravaría la recesión y la frágil situación fiscal”. Según el organismo, el gobierno de Alberto Fernández “deberá reformar un sistema impositivo altamente distorsivo que frena la productividad, para lo que puede apostar por hacerlos más progresivos para fortalecer la distribución”. La estabilización de la economía dependerá del rigor macroeconómico, indica el reporte: “Con niveles brutos de deuda en un camino insostenible, que se espera exceda el 90% del PBI para el final del 2019, pagos de intereses en moneda extranjera y recaudación por detrás de la inflación, un mayor ajuste fiscal o una restructuración de deuda serán inevitables para estabilizar la economía”, indica la OCDE respecto de la situación de corto plazo.La OCDE prevé que la demanda interna se mantenga moderada hasta fines del año entrante. En este contexto se augura un incremento del desempleo, en un marco donde un tercio del mercado laboral está en situación de empleo informal.Entre las principales propuestas para la Argentina, se recomendó reformar el Registro Nacional de Constructores, con el fin de combatir la cartelización en contrataciones públicas. Para ello propone crear un “registro de compañías declaradas culpables por haber infringido la Ley de Competencia”. Cabe mencionar que las propuestas elevadas al Gobierno surgen tras una solicitud realizada en 2017 por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC).Además aconsejó “utilizar la relación calidad-precio y no solo el precio como criterio de adjudicación de contratos para obras públicas, debido a que dicho criterio puede recompensar la innovación y las medidas de reducción de costos”.El informe expresó que Argentina debe adoptar regulaciones claras que limiten la capacidad de la administración pública y de los contratistas para modificar los contratos de obras públicas una vez que se hayan adjudicado".En cuanto a las otras medidas económicas que deberá tomar el nuevo Gobierno, la OCDE indicó que reducir la inflación -a través de una política monetaria más estricta- tiene mejores chances de lograrse si se garantiza una mayor independencia del Banco Central. Una política que fuera en sentido contrario, advierte, podría llevar a que la inflación “se vaya de control”.Con respecto a control del tipo de cambio, reconoció que ayudó a estabilizar la situación, pero remarcó la necesidad de limitar la apreciación real futura para que las exportaciones puedan liderar la recuperación. En sus recomendaciones, el organismo expresó que un tipo de cambio más competitivo estimulará la exportación, lo que considera que será el fundamento de la salida de la recesión.“Revertir reformas estructurales destinadas a aumentar la productividad agravarían la recesión y la frágil situación fiscal. No obstante, continuar con un compromiso hacia políticas económicas firmes y el progreso de reformas estructurales destinadas a aumentar la productividad podrían derivar en una recuperación más rápida que la proyectada actualmente”, concluye el reporte.Seguí leyendo:Las 16 reformas que recomendó la OCDE para que la Argentina comience a salir de la recesión

Leer más »

Los empresarios quieren reunirse con el equipo de Alberto Fernández para discutir los aumentos salariales por decreto

Alberto Fernández visitó a la UIA durante la campaña (Maximiliano Luna)Una delegación de empresarios del sector industrial buscaría reunirse en las próximas horas con el futuro ministro de Trabajo, Claudio Moroni, para anticiparle su oposición a la decisión de Alberto Fernández de comenzar su gobierno, el 10 de diciembre próximo, con un aumento general de salarios que alcance también los haberes jubilatorios y los planes sociales.La difusión de este aumento general, con el que Alberto Fernández quiere inaugurar su gestión presidencial para dar un “baño de peronismo” a su gestión, como se define en su entorno, generó malestar entre los hombres de negocios, que coinciden en que será perjudicial para las empresas un reajuste salarial que “no podrán otorgar” algunos sectores de la economía o pymes en crisis.Los empresarios pedirán detalles del aumento general que se analiza y propondrían que eventualmente se faculte a las empresas a otorgar una suma fija de acuerdo con las posibilidades de cada compañía. También quieren hablar con Moroni de otras eventuales decisiones del próximo gobierno que están empezando a trascender y que también causan preocupación en el sector, como la declaración de la emergencia ocupacional (que anticipó Infobae) y la designación de abogados vinculados con sindicatos en los principales puestos del Ministerio de Trabajo.Moroni anticipó el otorgamiento del aumento general a un grupo de dirigentes de la CGT en un contacto reservado que se realizó anteayer, durante el cual, de todas formas, admitió que no hay precisiones: sólo insinuó que se trataría de una suma fija a cuenta de futuros aumentos, pero que aún no se sabe de qué monto será, cómo se instrumentará ni de qué manera se podrá financiar.Alberto Fernández quiere reactivar la economía tras su asunción en la Presidencia (Agustin Marcarian/)Alberto Fernández quiere llamar a un acuerdo general de precios y salarios con empresarios y sindicalistas en sus primeros días de gobierno e imagina que el punto de partida para la convocatoria debe ser un aumento de emergencia, ya que, dicen cerca del presidente electo, la inflación carcome los ingresos por la remarcación de los productos de la canasta básica familiar y esa tendencia podría acelerarse antes del 10 de diciembre por la inminencia de nuevos controles.El futuro ministro de Trabajo está elaborando diversas propuestas vinculadas con la generación de empleo, que será uno de los ejes del próximo gobierno, y que incluyen medidas que favorecerían a las microempresas y a las pymes con ventajas impositivas, previsionales e indemnizatorias para aquellas empresas que creen nuevas fuentes de trabajo y no despidan personal.A los sindicalistas, Moroni también les aseguró ayuda con los millonarios fondos de las obras sociales, que administraría un hombre de Héctor Capaccioli, amigo de Alberto Fernández que fue superintendente de Servicios de Salud y recaudador de la campaña K en 2007.

Leer más »

El enigma Nielsen y el organigrama que desvela al mercado

Guillermo Nielsen (Martín Rosenzveig)Nombre “puesto” hasta la mañana del miércoles para renegociar la deuda desde el cargo de ministro de Economía, el rol que ocupará Guillermo Nielsen, si es que ocupa alguno, volvió a ser un enigma que capta toda la atención del mercado. Con la expectativa puesta en que el próximo viernes 29 se devele el misterio, las alzas y bajas de candidatos para la que es hoy la cartera más caliente alimentan la ansiedad de todo el espectro político, empresario y financiero.A la luz de las nuevas dudas que surgieron en torno a su designación, no son pocos los dilemas que plantea el nombramiento, incluso para el propio Nielsen.Tal vez el más relevante se centra no solo en su eventual propio cargo, sino en el de los demás. Es decir, en la preponderancia de los puestos que ocupen otros como, por ejemplo, Matías Kulfas, el principal asesor de Alberto Fernández quien se consolida como candidato firme para el Ministerio de la Producción. ¿O será de Economía sin el área de Finanzas? Lo concreto es que existen en torno al presidente electo diferentes miradas respecto del manejo de la deuda y el margen de desequilibrio fiscal viable para encarar la renegociación. También respecto a las condiciones de esa reestructuración, particularmente los plazos. Hay quienes imaginan, alrededor del presidente electo, consensuar con los acreedores una propuesta que implique no pagar durante todo el mandato, lo que sería avanzar aún más allá de la propuesta del asesor Martín Guzmán, quien propone dos años de gracia. Nielsen no se contaría en este grupo. En una negociación en ciernes, todos empiezan a marcar la cancha.Alberto Fernández, en su visita a México. Detrás, Todesca y Kulfas (Juan Vicente Manrique)La escasa sintonía entre Nielsen y Kulfas también plantearía otros interrogantes, basados en las eventuales áreas de injerencia de cada uno, particularmente la de Energía. Se sabe que para Nielsen, el foco en la política energética resulta vital. Desde su perspectiva, el desarrollo de Vaca Muerta no es independiente de la renegociación de la deuda. El economista, que elaboró su propio plan para la explotación de los hidrocarburos no convencionales, suele decir que de ahí saldrán los dólares para pagar los compromisos. Lo afirmó textualmente en su última presentación pública en Miami: “La Argentina necesita desarrollar una alternativa de generación de dólares y empleo de la importancia del sector agropecuario. Ahí está el trabajo en (combustibles) no convencionales”. Su plan en ese sentido prevé fuertes incentivos y, sobre todo, garantías, para quienes decidan nuevas inversiones en el sector y le habría valido algunos cuestionamientos.Nombre ‘puesto’ hasta la mañana del miércoles para renegociar la deuda desde el cargo de ministro de Economía, el rol que ocupará Guillermo Nielsen, si es que ocupa alguno, volvió a ser un enigmaA la par de ese proyecto, Nielsen se abocó en las últimas semanas a armar equipo para avanzar en conversaciones preliminares con grupos de acreedores con miras a la próxima reestructuración de la deuda. La figura principal de ese elenco es Adrián Cosentino, quien ya ocupó la Secretaría de Finanzas en la gestión de Hernán Lorenzino, y sobre quien no recaen objeciones. De hecho, podría ser eventualmente quien tome la posta de la negociación si finalmente no avanza la designación de Nielsen. Pero no habrían corrido con la misma suerte otros integrantes de ese equipo, entre quienes se cuentan Germán Plessen, quien fue subsecretario de Financiamiento bajo el mando de Cosentino, y Gabriel Rubinstein, quien participó de la gestión de Roberto Lavagna con el propio Nielsen.La energía y Vaca Muerta, en el centro del plan de Nielsen En paralelo a las tratativas con los acreedores privados, talla la renegociación con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En ese plano, Nielsen está completamente alineado con la estrategia del presidente electo en responsabilizar al organismo por el megacrédito que concedió al Gobierno de Mauricio Macri. Considera que las posturas actuales asumidas por los funcionarios del FMI delatan “mucha culpabilidad” por haber desembolsado USD 44.000 millones sin ningún resultado positivo. Pero el tono de los últimos intercambios, en los que se preanuncian diferencias respecto del manejo del frente fiscal, indicarían que probablemente la discusión con el Fondo no avance a la misma velocidad que con el resto de los tenedores de deuda. Y, aunque descarta de plano una renegociación a la uruguaya, es decir, sin quitas, Nielsen insiste en la necesidad de una reestructuración rápida, casi urgente, y lo más amigable posible.“Más allá de quita sí o no, maltratar a los acreedores hoy en una renegociación agresiva, crea un obstáculo para mañana, cuando se quiera volver a tener financiamiento del mercado. Castigar el stock, es decir, la deuda a renegociar, puede afectar el flujo futuro, los dólares que podrían llegar”, analizó un experimentado ejecutivo de un banco involucrado en las sucesivas operaciones de los últimos años.Adrián Cosentino, otro ex secretario de Finanzas en la danza de nombres En cualquier caso, de confirmarse que no será ministro de Economía –y tampoco negociador de la deuda–, se especula con que Nielsen seguiría en carrera para presidir YPF. Ese destino es, en definitiva, el que ambicionó desde que Fernández lo consideró una voz de referencia en la cuestión petrolera. Tal vez en ese terreno, además, cuente con más apoyos que en el mercado financiero.Lo mismo que en cierto sector empresario muy cercano al presidente electo que lo ve con buenos ojos, en el rubro de hidrocarburos también aprecian el plan que diseñó para Vaca Muerta. Contaría, además, con un aval fundamental: el de Miguel Galuccio, el principal hombre de consulta de Cristina Fernández de Kirchner.“Está en el sentido correcto, el plan tiene que ir por ahí”, dicen en las oficinas del ex presidente de YPF, hoy al frente de las operaciones de Vista Oil&Gas. También para ese cargo hay una danza de nombres que, entre vetados y potables, puede deparar alguna sorpresa. Casi como al día siguiente de ganar las elecciones, el organigrama del futuro gobierno desvela a propios y ajenos.Seguí leyendo:Venta récord de dólares: en octubre, más de 2,5 millones de argentinos compraron USD 4.198 millonesEl Gobierno presentará un proyecto de ley para resguardar al Indec de presiones políticas

Leer más »

El Gobierno de Mauricio Macri, muy cerca de cerrar el default del 2001

El ministro y su equipo de Finanzas trabajan para cerrar todos los conflictos en torno del default del 2001La siguiente historia se podría denominar “Adiós default, ¿hola default?”. La trama consiste en que el gobierno de Cambiemos está a punto de cerrar en forma definitiva el default del 2001, antes de que se desate la nueva renegociación de la deuda en el mandato de Alberto Fernández.En la última semana, el Ministerio de Hacienda y Finanzas logró cerrar siete demandas judiciales, según indicaron fuentes oficiales a Infobae. La clave fue convencer a los abogados de estos bonistas de que los títulos por los que reclamaban ya habían perdido vigencia.Quedan unos 28 casos para finalizar todas las disputas; cabe aclarar que, de este remanente, posiblemente una buena parte nunca se presente a reclamar ante el Estado, dado que sus tenedores o fallecieron o los títulos originales se perdieron.El ministro Lacunza quiere terminar con todos los casos del largo default que se inició en 2001De este modo, sobre los USD 94.300 millones que el gobierno de Kirchner ofreció renegociar hace 16 años en Dubai, apenas quedan por pagar unos 350 millones de dólares.Esta incluye unos 60 millones de euros de bonistas alemanes, 150 millones de dólares bajo ley de Nueva York y 80 millones de dólares bajo ley argentina.En el canje del 2005 la aceptación fue del 76% –y el 24% restante constituyó el mayor número de holdouts en una reestructuración soberana–, en 2010 subió al 92% y desde 2016 fue creciendo hasta superar el 99 por ciento actual.Adiós al Special MasterEn este último tramo fue clave el rol del Special Master Dan Pollack, que falleció días atrás, para convencer a los fondos de inversión más agresivos de las ventajas de la propuesta del ministro Alfonso Prat Gay y su secretario de Finanzas, Luis Caputo.Ahora, la intención del equipo del ministro Hernán Lacunza es dejar este problema solucionado antes del 10 de diciembre, antes de que comience la nueva batalla con los acreedores privados por unos USD 100 mil millones que habrá que reestucturar.Ya no hay espacio para nuevas demandas respecto de la última reestructuración, pero los bonistas esperan que el nuevo gobierno plantee una estrategia de mayor confrontación y eso, inevitablemente, llevará a una mayor conflictividad en los tribunales (Maril)Hasta ahora, como indicó el potencial ministro Guillermo Nielsen en las redes sociales, no hay una propuesta cerrada, aunque la mayoría de los bancos de inversión han acercado sus ideas a los futuros funcionarios a la espera de que se defina el esquema oficial de la negociación.Por su parte, el economista argentino Martín Guzmán, que trabaja con el premio Nobel Joseph Stiglitz, propuso anteayer un esquema con dos años de gracia, sin pagar ni capital ni intereses, aunque, a la vez, curiosamente lo denominó “amigable”.Guillermo Nielsen y otros economistas ligados a Alberto Fernández recibieron y analizan las propuestas que les acercaron los bancos de inversión para renegociar la deuda A su vez, un grupo de fondos de inversión de Nueva York comenzó a dialogar con un estudio jurídico que lideró la estrategia del holdout Elliot contra la Argentina, para preparar futuros reclamos.Cabe recordar que, por los cupones ligados al PBI –una idea surgida con el canje del 2005 que no logró atraer inversores– ya se presentaron siete fondos en los tribunales de Manhattan.Un panorama conflictivoEl analista Sebastián Maril, de Research for Traders, dijo a Infobae que “ya no hay espacio para nuevas demandas respecto de la última reestructuración, pero los bonistas esperan que el nuevo gobierno plantee una estrategia de mayor confrontación y eso, inevitablemente, llevará a una mayor conflictividad en los tribunales”.Para Maril, experto en temas de deuda, “la renegociación que se viene enfrentará cuatro cuestiones complejas, en simultáneo: bonos denominados en diferentes monedas, bajo distintas leyes, con diferentes cláusulas de acción colectivas y, en un hecho inédito, títulos que ya fueron reestructurados una vez y ahora volverán a sufrir otra quita”.Como otros analistas, Maril también cree que el monto de la quita no es tan relevante para los acreedores como el camino para recuperar el superávit fiscal.En este sentido, un ejecutivo del sistema financiero que prefirió opinar en forma anónima advirtió: “Buena parte de las chances del triunfo del nuevo gobierno en las elecciones legislativas del 2021 se juegan en el éxito del acuerdo por la deuda, dado que, si no consigue recursos del mercado con cierta rapidez, es muy difícil pensar que la economía pueda volver a crecer”.Seguí leyendo:Los cinco pedidos urgentes que los inversores de Wall Street le transmitieron a Alberto FernándezDos años de gracia y cierre de negociación por la deuda en marzo: la fórmula del “asesor” de Alberto Fernández, mano derecha de un Premio Nobel

Leer más »

Los gobernadores le pedirán a Fernández que frene la baja de impuestos provinciales que impulsó Macri

Pasaron los tiempos de festejos y los gobernadores preparan la lista de reclamosMientras en el trayecto que separa las oficinas de Puerto Madero de Alberto Fernández y el departamento de Barrio Norte de Cristina Fernández de Kirchner se tejen todas las opciones posibles respecto de quién ocupará el cargo de ministro de Economía en el próximo gobierno, los gobernadores están terminando de desarrollar uno de los primeros pedidos para cuando asuma el nuevo gobierno: frenar la baja de ingresos brutos y sellos en 17 sectores de la economía.Hoy se reunieron los ministros de Economía de Chaco, Córdoba, Chubut, Entre Ríos, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Misiones, Río Negro, San Luis, San Juan, Salta, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Tucumán, Catamarca, Neuquén. Sólo estuvieron ausentes aquellos que están en un proceso de transición, como Santa Fe. El encuentro fue en las oficinas del Consejo Federal de Impuestos (CFI) y se comenzará a trabajar en el documento que los gobernadores le presentarán a Fernández. Aunque Buenos Aires no tuvo presencia, el gobernador electo Axel Kicillof está de acuerdo con el pedido y le adelantó a sus pares provinciales que le hará personalmente el pedido a Fernández.Buenos Aires no participó del encuentro pero Kicillof se comprometió a llevarle el pedido personalmente a Alberto Fernández Los gobernadores que vinieron cumpliendo el acuerdo federal señalan que en este contexto de caída de la recaudación –que acumula 15 meses de caída real solamente interrumpida en agosto, cuando arrojó un crecimiento de 1% interanual– les parece “oportuno revisarlo".La fuerte desaceleración que está planteada en el Consenso –por ejemplo prevé que para 2020 quedan exentos de Ingresos Brutos actividades como el agro y la minería– tenía como contrapartida un crecimiento económico que estaba previsto y que nunca llegó. Como esa compensación que iba a proveer terminó siendo inexistente, las provincias quieren recuperar recursos.El Consenso establece que en 2020 actividades como agricultura, pesca y minería quedarán exentas de Ingresos Brutos y transporte pasará de 3% a 1 por cientoPor el lado de Cambiemos, fuentes del actual Ejecutivo se desligaron de cualquier pedido de parte de las provincias y señalaron que al ser un acuerdo intrafederal “la modificación/adenda tiene que ser entre los gobernadores y el presidente, de ninguna manera es unilateral",El Consenso Fiscal firmado en noviembre de 2017 entre la Nación y casi todas las provincias -no lo firmó San Luis y no lo ratificó en su legislatura La Pampa-, con una adenda en 2018, estableció que las provincias bajarán los impuestos distorsivos, en particular Ingresos Brutos y Sellos, en un periodo de 5 años. Según el cronograma establecido para Ingresos Brutos y Sellos el año próximo está previsto la reducción de la alícuota de Ingresos Brutos en 13 de los 17 sectoresPor ejemplo, actividades como agricultura, pesca y minería quedarán exentas a partir del año próximo, Comunicaciones pasaría de 5% a 4%, y otras como transporte pasarán de 3% a 1 por ciento.El Pacto Fiscal con las bajas impositivas que se firmó en 2017Seguí leyendo:Miguel Ángel Broda: “Argentina puede crear un programa de estabilidad y crecimiento pero creo que eso no está en el radar del próximo Presidente”Dos años de gracia y cierre de negociación por la deuda en marzo: la fórmula del “asesor” de Alberto Fernández, mano derecha de un Premio Nobel

Leer más »

Llegó a la Argentina la app griega Beat que busca competir con Uber y Cabify

La app Beat desembarcó en el país.La app de movilidad griega Beat llegó a la Argentina. Tal como Cabify y Uber, vincula socios conductores con usuarios. Pero, a diferencia de esos dos servicios, Beat promete ofrecer tarifas más competitivas.La compañía nació en 2011, durante la crisis en Grecia. Fue fundada por Nikos Drandakis, actual CEO de la compañía.fue adquirida por Mytaxi, la aplicación de taxis más importante de Europa (Daimler Mobility Services GmbH, parte del Grupo Daimler) en febrero de 2017.En Marzo de 2018, el Grupo BMW y Grupo Daimler firmaron un acuerdo estratégico para aliar sus unidades de negocio de servicios de movilidad. Además de Grecia, el servicio está disponible en algunos países de América Latina: Perú, Colombia, México y Chile. Y ahora desembarca en el país.La expansión en la región comenzó en 2014 y el sitio elegido para ese inicio fue Lima. Según la empresa, en esa ciudad logró convertirse en el servicio preferido y llegó a dejar a Uber en segundo lugar.Según la compañía, ya hay más de 487.000 conductores registrados en Beat, y 14 millones de pasajeros usaron el servicio en todo el mundo. La aplicación utiliza la ubicación del pasajero y la compara con los conductores cercanos, tal como los otros servicios de movilidad.El servicio de movilidad está disponible para iOS y Android (Foto: Pixabay)La empresa tiene oficinas en Buenos Aires y está constituida como Sociedad Anónima Unipersonal en el país. La empresa busca seguir creciendo a nivel local y llegará a tener 30 personas en sus oficinas. “Es importante destacar que Beat pagará el IVA, el impuesto sobre la renta, el ingreso bruto y los impuestos de la seguridad social. Hemos comenzado los trámites para registrarse como remis en la Ciudad de Buenos Aires, explicó Sanja Ilic, directora de Operaciones de Beat, tras ser consultada por Infobae sobre este tema.La aplicación comienza a estar disponible en provincia de Buenos Aires a partir de hoy, pero el plan es continuar expandiéndose por el país. La plataforma tiene 3 servicios: el servicio Beat Classic: para los paseos diarios de la ciudad, Beat Lite: una opción de menor costo con autos básicos y tarifas más bajas para los pasajeros y Beat Luxi: una categoría premium con autos de alta calidad.“Actualmente tenemos más de 700 empleados a nivel mundial y la mitad se encuentra en América Latina. Queremos que la operación local acompañe nuestro crecimiento y para esto estamos buscando a los mejores talentos del mercado Argentino”, explicó Patricia Jebsen, Gerente General de Beat para Argentina, en un comunicado difundido por la compañía.Los conductores interesados en ser parte de Beat, tiene que tener patente, registro de conductor correspondiente y la patente al día. Además, el vehículo no puede tener más de 10 años de antigüedad.En materia de seguridad, la compañía anunció el lanzamiento de un botón de emergencia. Se trata de una “función en la aplicación que brinda a los conductores y pasajeros la oportunidad de llamar a las autoridades de emergencia con solo tocar un botón”, subrayó IlicLa aplicación cobra una comisión del 25% sobre el valor del viaje realizado. Cuenta, además, con incentivos extra para los conductores que se basa en función de su nivel de productividad.Beat busca ingresar el año que viene en el segmento de los monopatines, donde ya hay varios competidores. Este 2019 ya ingresaron a prestar este servicio en la Argentina Lime, Grin y Movo.Cómo usar la appSe puede descargar, sin costo, desde Apple Store y Google PlayHay que crearse un usuario e iniciar sesión.El servicio se puede abonar con efectivo o tarjeta.Al iniciar sesión, se despliega un mapa, donde el usuario elige el punto de partida y espera el vehículo.

Leer más »

El Riesgo País resta 10% en tres ruedas, por la mejora de precios de los bonos soberanos

Los tenedores de deuda argentina aguardan una propuesta del próximo Gobierno. (AP)El Riesgo País de Argentina volvía a caer este jueves, en línea con la mejora anotada en la plaza de bonos, ante expectativas de un canje de deuda menos agresivo por parte del nuevo Gobierno que asumirá el 10 de diciembre.La mejora se basa en que “algunos términos del canje que circulan no serían tan agresivos como se descontaba”, explicó Gustavo Ber, economista de Estudio Ber.El Riesgo País argentino alcanza la cifra más baja desde el 25 de octubre pasadoEsta semana, el presidente electo Alberto Fernández, mantuvo una conversación telefónica con la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, en la cual le expresó su intención de resolver el problema de Argentina y poder pagar la deuda con el FMI y el resto de los acreedores.El Riesgo País de Argentina -realizado por el banco JP Morgan- caía este jueves 47 puntos básicos a 2.215 unidades a las 14. En las últimas tres ruedas financieras, el referente que mide el diferencial de tasa con los bonos del Tesoro de los EEUU retrocedió 9,7% ó 240 puntos básicos.Los bonos soberanos en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) registraban una mejora promedio del 1,6%, con lo que acumulaban una recuperación de precios de 4,5% en las últimas tres sesiones de negocios.En sintonía con la tendencia declinante de los indicadores de los principales mercados globales, el índice accionario S&P Merval caía un 0,8%, a 33.167 unidades, luego de una apertura alcista y de acumular tres sesiones consecutivas con tendencia positiva.Fuente: Rava Online. Precios en dólares (actualizado 14:15 horas).Asimismo, los ADR de compañías argentinas que se negocian en las bolsas de Nueva York muestran números mixtos, después de dos ruedas de elevadas ganancias en dólares que promediaron el 7 por ciento.SEGUÍ LEYENDO:El dólar se negocia estable, a $62,50 en el Banco NaciónSin opciones: un dólar restringido y las tasas de plazos fijos en baja complican las alternativas para los ahorristas

Leer más »

El dólar se negocia estable, a $62,50 en el Banco Nación

El avance del dólar en 2019 le saca más de 10 puntos porcentuales a la inflación. (Shutterstock)La estabilidad cambiaria se extiende por otra jornada, con un dólar con mínimas variantes para la venta al público. En las sucursales del Banco Nación se ofrece a 62,50 pesos.En el mercado mayorista avanza cinco centavos, a $59,80, en una plaza cuya regulación de liquidez quedó en manos de la banca oficial.La mejora de precio de las acciones argentinas en las últimas ruedas, tanto en la Bolsa local como en el exterior, presionó a la baja de la paridad “contado con liquidación”, que promedia 75,01 pesos.“Sin sorpresas y como viene ocurriendo desde la implementación de mayores controles de cambio, el tipo de cambio oficial se mantiene operando con tranquilidad”, indicó Portfolio Personal Inversiones.Para Research for Traders, la estabilidad del dólar se produce “en un contexto en el que el mercado está prácticamente paralizado por el cepo cambiario y con renovadas compras oficiales”.Las reservas internacionales del BCRA perdieron el miércoles USD 34 millones, para finalizar en USD 43.497 millones, según datos sujetos a ajuste.A falta de crédito externo, el Banco Central está urgido por recomponer sus activos a través de las compras de divisas que efectúa en el mercado mayorista, habida cuenta que es un actor excluyente en una plaza restringida para todos los demás y con esas divisas se efectúan pagos de deuda en moneda extranjera.En tres semanas posteriores a las elecciones presidenciales del 27 de octubre, el BCRA adquirió en el spot unos USD 1.840 millones, después de haber efectuado ventas por unos USD 7.460 millones entre el 9 de agosto y el 25 de octubre.Los depósitos en dólares del sector privado –en efectivo- crecieron importantes USD 155 millones el pasado 15 de noviembre, a USD 18.696 millones, aunque en los últimos tres meses se contrajeron un 42,5% o USD 13.803 millones, desde los USD 32.499 millones del 9 de agosto (previo a las PASO).La entidad monetaria fijó este jueves una tasa de referencia de las Letras de Liquidez (Leliq), equivalente a la de política monetaria, en 63,004% anual. El stock de Leliq alcanza los $787.215 millones (equivalentes a USD 13.179,6 millones), la mitad que la Base Monetaria, que alcanzó un monto récord de $1.602.091 millones el pasado 14 de noviembre.En su informe de Seguimiento de la Meta de Base Monetaria, el Central explicó que este límite al 15 de noviembre fue de $1.651,1 mil millones ($1,65 billón), la cual surge de aplicar un crecimiento de 2,5% a la meta de octubre más el efecto del reciente cambio de encajes de los depósitos a la vista ($154.000 millones), y luego corregirla por los pesos emitidos por las compras netas de divisas en el mercado de contado.SEGUÍ LEYENDO:Sin opciones: un dólar restringido y las tasas de plazos fijos en baja complican las alternativas para los ahorristasLos cinco pedidos urgentes que los inversores de Wall Street le transmitieron a Alberto Fernández

Leer más »

El fabricante de Milka acordó con el Gobierno una exención de cargas impositivas y no realizará suspensiones ni despidos hasta mayo de 2020

La planta de MondelezLa compañía alimenticia Mondelez —fabricante de los chocolates Milka y las galletitas Oreo y Terrabusi, entre otros— negoció una exención de cargas impositivas y dio marcha atrás con su plan de suspender por seis meses a 500 empleados de sus plantas de la localidad de Pacheco y Victoria. El pasado 12 de noviembre, la compañía había presentado formalmente a la Secretaría de Empleo un pedido de Procedimiento Preventivo de Crisis de Empresa (PPCE).La empresa, el Gobierno y el sindicato acordaron que desde diciembre hasta mayo de 2020 se da carácter no remunerativo para la base de cálculo de las contribuciones de seguridad social al 90% de cualquier concepto remunerativo de todo el personal de la empresa. Como contraparte, la compañía se compromete a no realizar suspensiones ni despidos hasta el 31 de mayo del año próximo, tal como se firmó esta mañana en las oficinas de la Secretaría de Trabajo.Esta decisión permitirá subsanar el impacto de la caída del consumo y de la desaceleración de ventas“Se llegó a un acuerdo en el marco del procedimiento preventivo de crisis solicitado el pasado 14 de noviembre. Como parte del acuerdo no se llevarán adelante suspensiones en ninguna de las plantas de la compañía. Esta decisión permitirá subsanar el impacto de la caída del consumo y de la desaceleración de ventas, y concentrarnos en seguir impulsando los planes de crecimiento en el país. Confiamos en que se tomó la mejor decisión para evitar medidas más extremas”, informaron desde la empresa.“Estamos conformes porque nuestro objetivo era que no haya suspensiones ni despidos”, explicó a Infobae Jorge Penayo, representante de la comisión interna.Dante Sica, presidente de Producción y Trabajo (Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)En su pedido de procedimiento preventivo, la multinacional había detallado que como consecuencia de la crisis económica atraviesa una “caída no previsible en las ventas” que genera un “deterioro constante y creciente en la economía y las finanzas de la empresa”. También destacó que están trabajando por debajo de su punto de equilibrio.Ante esta situación, la propuesta presentada por la empresa había sido suspender a 350 trabajadores de la planta de Pacheco y 150 de la planta de Victoria. Fue calificada por ellos mismos como una medida de “sobrevivencia". En ambos establecimiento productivos se desempeñan en total más de 2.300 empleados. Allí se producen, entre otros productos, los chocolates Milka y las golosinas Mantecol, Tita y Rhodesia; los alfajores Terrabusi; las galletitas Oreo, Pepitos, Lincoln, Manón, Express, Cerealitas y Mayco.La Secretaría de Trabajo tomó la decisión de articular la eximición de cargas impositivas para que la empresa no haga efectivo su pedido. Esto quiere decir que en Mondelez no va a haber suspensiones ni despidos (Penayo)Según la comisión interna de la planta, durante la semana pasada solo trabajaron cuatro líneas de producción sobre un total de ocho que la fábrica tiene en total. Y el lunes el número se redujo a tres líneas. “La caída de ventas y producción que vemos es real. Más teniendo en cuenta que estamos cerca de las fiestas y en el depósito hay pan dulces Terrabusi y Canale y stock de Mantecol”, agregó Penayo.Como grupo internacional, Mondelez concentra a las marcas que pertenecieron a Kraft Foods creadora de productos globales como Suchard, Milka, Oreo, Royal, Philadelphia, Tang, Clight, Ritz, Club Social y Lacta. En el mercado argentino, Mondelez sumó a varias marcas de empresas locales como Terrabusi, Canale, Mayco y Capri, con productos históricos del mercado como Tita, Rhodesia, Express, Cerealitas, Melba, Duquesa, Manón, Bay Biscuit y las galletitas Variedad. La empresa también participa en el negocio de los jugos en polvo, que produce en la ciudad de Villa Mercedes, en San Luis, con las marcas Tang y Clight.Pero el caso de Mondelez no es un hecho aislado en el sector. En los últimos meses, varias de las grandes empresas alimenticias atraviesan situaciones complicadas. Arcor, por ejemplo, discontinuó su producción en una fábrica de conservas de vegetales La Campagnola en Mendoza y de conservas de tomate en Choele Choel, de Río Negro. Por su parte, Unilever cerró una de sus plantas en La Rioja, donde se producían salsas y aderezos, y despidió a 120 empleados.Seguí leyendo:Empresas alimenticias en crisis: Unilever cerró una planta de salsas en La Rioja y Arcor despidió a 42 empleados en San LuisEn promedio, siete empresas por día quebraron o entraron en concurso de acreedores durante 2019

Leer más »