Último momento

Economía

El dólar libre arranca el año en alza y se vende a 169 pesos

El dólar blue subió 115% el año pasado. (Reuters) (Rick Wilking/)El inicio de las operaciones en el 2021 encuentra al dólar otra vez en la senda alcista, aunque con escasas operaciones en el mercado marginal, donde anota una suba de tres pesos o 1,8%, a $169 para la venta.El dólar blue extiende así la brecha cambiaria con el oficial mayorista -que sube 55 centavos, a 84,70 pesos- al 99,5 por ciento.“En año marcado por la pandemia, la emisión monetaria y una serie de restricciones a la demanda de divisas, los dólares financieros cerraron el año 2020 en calma, con valores en torno a los 140 pesos, muy por debajo del tipo de cambio solidario, y con una brecha inferior al 70%”, indicó un análisis de Research for Traders.El dólar libre viene de ascender un 114,8% a lo largo del 2020, mientras que el tipo de cambio oficial trepó un 40 por ciento.Las reservas internacionales terminaron el año 2020 en USD 39.409 millones, con lo que crecieron en la semana anterior unos USD 193 millones, en tanto que el stock subió en forma mensual USD 757 millones. De todos modos, en el total del año las reservas disminuyeron un 12% o 5.372 millones de dólares.El dólar cerró un año signado por la pandemia de coronavirus, suceso que obligó al Gobierno nacional a adoptar una serie de políticas macroeconómicas orientadas a brindar calma a una divisa fuertemente demandada y que sufrió puntuales eventos de estrés a lo largo de los últimos doce meses.“Cerramos un año muy complicado en lo cambiario. Con medidas que buscaron restringir la demanda -y que se fueron profundizando a lo largo del año- el mercado operó con una brecha creciente”, comentaron los analistas de Portfolio Personal Inversiones.El movimiento ascendente de los tipos de cambio múltiples que conviven en la Argentina fue una respuesta lógica a los avatares de los índices económicos, cuando la parálisis de actividad y el déficit fiscal obligaron a una voluminosa emisión monetaria.Mientras que enero es un mes que se caracteriza por concentrar la liquidación de exportaciones de trigo, el agro atraviesa una compleja situación. Por un lado, el sector asimila la restricción para las exportaciones de maíz dispuesta la semana pasada y que se calcula restará ingresos por unos USD 800 millones. Por el otro, se repone de un prolongado paro del gremio de aceiteros que redujo fuerte los embarques de diciembre. Y también estima el beneficio de la mejora de los precios internacionales de los granos y derivados industriales, tras un año en el que la tonelada del poroto de soja acumuló un alza del 41 por ciento.Esta sucesión de factores tiene una incidencia fundamental para el ingreso de divisas a la economía doméstica en el corto plazo.En el 2020 se liquidaron 20 mil millones de dólares por exportaciones de granos y derivadosUn informe de CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) y CEC (Centro Exportador de Cereales) indicó que en diciembre se liquidaron USD 1.690 millones por exportaciones, un 4,8% más que en noviembre, a pesar de que el paro portuario bloqueó los embarques por tres semanas.El monto liquidado en el acumulado de 2020 ascendió a USD 20.274,4 millones que gracias la reciente escalada de precios fue superior a resultado 2018, aunque un 0,4% inferior al promedio de los últimos 17 años.Seguí leyendo:Dólar: ocho hitos de un año de estrés cambiario y tres certezas para 2021Dirigentes y productores agropecuarios definen la modalidad de las protestas para rechazar el cepo a las exportaciones de maízEl Gobierno apelará a las recetas más duras del kirchnerismo para doblegar a la inflación en 2021

Leer más »

Bitcoin en el sube y baja: se sostiene cerca de récords luego de haber perdido más de 10% en el día

En medio de una enorme volatilidad, las ganancias de Bitcoin en el último mes superan con creces a las correcciones a la baja. REUTERS/Dado Ruvic (DADO RUVIC/)La criptomoneda más célebre llegó a caer más del 10% en la mañana del lunes antes de rebotar para anotar un avance del 3%. En el último mes, Bitcoin supo moverse en un rango de USD 14.000 entre máximos y mínimos, luego de haber cruzado la barrera de los USD 20.000 por primera vez en sus 10 años de existencia y sumar más de 50% en los siguientes 15 días. La volatilidad del criptoactivo vuelve a mostrarse enorme, en medio de una corrección que según operadores es propia de grandes avances de la que aspira a ser una moneda alternativa a las emitidas por bancos centrales.La criptomoneda cotizaba a USD 29,827.57 poco antes de las 8 de la mañana de Argentina. El movimiento suponía un recorte del 10% en el día, de acuerdo con los datos compilador por Reuters. Sin embargo, si se toman precios máximos que supo tocar en forma intradiaria -sostenidos por algunos pocos minutos- la baja llegó a ser de USD 4.000. Pero todo eso re revirtió: cerca de las 13,30 de Argentina, el precio volvió a los USD 31.399,16.El domingo, la cotización había llegado a alcanzar USD 34.608,55, su nuevo máximo histórico.Según operadores, el movimiento de Bitcoin de inicio de la semana está lejos de ser un cambio de tendencia. Más bien se trata de un comportamiento habitual de muchos inversores que, después de un salto importante en el precio, suelen vender para comprar otros criptoactivos menos volátiles como una forma de asegurar las ganancias ya realizadas.Un recorte del 10% en un sólo día de operaciones no es algo poco habitual para Bitcoin, un criptoactivo que se ha destacado por su enorme volatilidad. La baja de hecho apenas si compara con el derrumbe que sufrió después de haber tocado un pico en 2017, al rozar los USD 20.000 sin alcanzarlos, para sólo un año después coquetear con el piso de USD 3.000.Los movimientos de la cotización en los últimos 30 días, sin embargo, han sido algunos de los más salvajes en la historia ya de por sí convulsionada de la cotización de mercado de la criptomoneda. El 16 de diciembre pasado Bitcoin dejó atrás su pico de 2017 al cruzar por primera vez en su historia los USD 20.000 por unidad. Le tomó 10 años alcanzar ese nivel.El 2 de enero pasado, mientras tanto, superó también por primera vez los USD 30.000 por unidad. Le había tomado sólo 17 días alcanzar ese nivel luego de alcanzar el hito histórico de los USD 20.000.Los fundamentos que explicaron la suba del Bitcoin en los últimos mese siguen en su lugar. La toma de posiciones por parte de fondos tradicionales en esa inversión y el avance de distintas empresas de pago en dirección a aceptar Bitcoin como unidad de cambio explican buena parte del salto, como también la enorme inyección de liquidez que hicieron los principales bancos centrales del mundo como respuesta al parate económico que generó la pandemia.Pero la volatilidad de la cotización de mercado de Bitcoin continúa siendo digna de atención, con resultados muy distintos para los inversores de acuerdo al momento exacto de entrada y salida de cada apuesta.Seguí leyendo:Crisis en salud: las prepagas dicen que está en riesgo la atención de la segunda ola de COVID-19 y advierten sobre una reforma que prepara el GobiernoCABA comienza a cobrar el impuesto de Sellos sobre las tarjetas: cuándo convendrá usar efectivo o seguir pagando a créditoEl gobierno decidió aumentar hasta 90% el precio del biodiesel

Leer más »

La medicina prepaga avisa que no podrá cubrir los hisopados y que “no pasa enero” si no ajusta la cuota

Las prepagas dicen que no podrán cubrir el servicio de hisopadoEn el último día de 2020, a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, el Gobierno autorizó un aumento de 7% en las cuotas de las empresas de medicina prepaga a partir de febrero de 2021. Hasta ese momento, la sorpresa en el sector fue que el porcentaje resultaba menor que el que se había anticipado durante las semanas anteriores, cuando se esperaba un 10 por ciento.Pero el asombro fue aún mayor cuando esa misma tarde, y con otra norma publicada en el Boletín Oficial, el Gobierno suspendió el incremento. Esto dejó a las empresas en una situación de crisis ya que el freno del aumento se suma la quita de ayuda estatal como fueron los ATP.En este contexto es que las firmas del sector de la medicina prepaga señalan que “no pasan” de enero si no se encuentra una solución a la caída de los ingresos y que puede haber faltante de prestaciones, inclusive de hisopados para detectar covid-19“Si no se actualiza la cuota simplemente no se pueden atender. El desfasaje que ha tenido la cuota del sistema de seguridad social es del 54%. Estos aumentitos están cubriendo parte de eso. Hoy estamos en el 65% de la cuota”, explicó Ricardo Lilloy, presidente de la Cámara de Empresas de Medicina Privada (Cempra).En 2020 aumentaron 12% las cuotas de las prepagasEl ejecutivo habló en Radio Mitre e hizo referencia la estado de salud del sistema y explicó que “en 2020 tuvimos un aumento de 12%. Eso nos dejó perdiendo contra la inflación que todos conocemos pero a ese incremento del costo de vida hay que sumarle la inflación de la medicina que es un adicional por la tecnología y la suba de los medicamentos. El sistema necesita mantener una ecuación económica y no lo ha hecho”.En este contexto Lilloy hizo referencia a que el desfinanciamiento que vive el sector impactará en “escasez y merma de la prestación de servicio, que ya es algo que viene sucediendo. Durante el 2020 el Estado nos salvó de una crisis terminal por el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) y los beneficios impositivos, pero a partir del 1° de enero se suprimieron y el magro aumento no termina de solucionar la situación. En este contexto, el sistema no pasa enero, debe ser resuelto de forma urgente”.Consultado respecto a si por la crisis económica perdieron afiliados, el titular de la Cempra dijo que la estimación que tienen fue de “una pérdida de alrededor del 7% u 8% de los afiliados”, pero que si hubo una caída en los planes.El sector reclama un subsidio para hacer frente a la suba de los costos (EFEI0499/)Asimismo, reconoció que durante la pandemia hubo una caída en los gastos por la menor cantidad de atenciones de otras enfermedades, como por ejemplo las respiratorias, pero que eso no afectó intrínsecamente el costo de la operación. “La baja de la gente que no fue a atenderse no hizo bajar el costo. Si uno analiza la evolución de los ingresos, que son estables pero tienen demanda estacional -por ejemplo las enfermedades respiratorias-, observa que es constante mientras que los egresos tienen ondas. Los gastos fueron menores este año, hubo menos prestaciones las que se denominan voluntarias, que son las consultas al médico, pero ese segmente es un porcentaje menor, las internaciones, los tratamientos crónicos, la medicación que aumentaron más que la inflación, los insumos que son dolarizados”.Mientras hacía referencia a que “peligran prestaciones como los hisopados que son tan importantes en este momento pero también otras patologías”, Lilloy hizo un análisis respecto del por qué el sector debería recibir un subsidio estatal.Peligran prestaciones como los hisopados que son tan importantes en este momento pero también otras patologías“Cuando una persona define pagar un plan voluntario está renunciando a un derecho. Todos nosotros pagamos para acceder a un servicio que paga el Estado. Como no estamos de acuerdo con el servicio que se presta decidimos utilizar el sistema privado y dejar ese lugar en el hospital público para los más desfavorecidos. En muchos lugares ese derecho que se cede significa que el sistema tenga un grado de subsidio por no usar el hospital público, como sucede con la educación privada”, comentó.Por último, y frente a la consulta respecto a si tenía comunicación del Gobierno y alguna noticia sobre los posibles rumores de estatización, Lilloy dijo que “lo único que sabemos es que fue una decisión política, pero si queremos ser responsables este tema tiene que ser resuelto en enero porque el sistema no pasa el mes sino. Respecto a una posible estatización, desde hace muchos años que se habla de cambios en el sistema, en la primera etapa del gobierno de Mauricio Macri también se habló de cambiar el sistema, nosotros estamos de acuerdo con que se tiene que mejorar, pero la pregunta a responder es cuál es el objetivo que se busca”.“El sistema tuvo una transferencia de 100.000 millones de pesos en 2020 que se quitó a partir del 1° de enero y sin fondos se nos hace muy difícil subsistir” finalizó.Seguí leyendo:CABA comienza a cobrar el impuesto de Sellos sobre las tarjetas: cuándo convendrá usar efectivo o seguir pagando a créditoCrisis en salud: las prepagas dicen que está en riesgo la atención de la segunda ola de COVID-19 y advierten sobre una reforma que prepara el Gobierno

Leer más »

CABA comienza a cobrar el impuesto de Sellos sobre las tarjetas: cuándo convendrá usar efectivo o seguir pagando a crédito

La ciudad empezó a cobrar Ingresos Brutos sobre los pagos con tarjetaDesde el viernes 1° de enero de 2021, comenzó a regir en la Ciudad de Buenos Aires, el impuesto de sellos sobre las liquidaciones o resúmenes de tarjetas de crédito o de compra que estará a cargo de los titulares de las mismas.El impuesto es del 1,2% y se calcula sobre los débitos o cargos del período incluidos en la liquidación o resumen, sin importar el concepto ni la moneda en que se realice. Se permite la deducción de los ajustes provenientes de saldos anteriores.El impuesto se incluirá en la liquidación o resumen ya que las emisoras de las tarjetas son las que lo recaudarán. Es decir, se pagará junto a los consumos y cargos que correspondan.De esta forma, la Ciudad de Buenos Aires se suma a otras Jurisdicciones (Provincia Buenos Aires, Provincia de Córdoba y Provincia de Tucumán, entre otras) que ya aplican el impuesto de sellos sobre estas liquidaciones.Sellos y CoparticipaciónLa Ley de Coparticipación Federal de Recursos Fiscales Nº 23548 establece que “… En lo que respecta al impuesto de sellos recaerá sobre actos, contratos y operaciones de carácter oneroso instrumentados, sobre contratos a título oneroso formalizados por correspondencia, y sobre operaciones monetarias que representen entregas o recepciones de dinero que devenguen interés, efectuadas por entidades financieras regidas por la Ley 21.526.”Asimismo, la Ley establece que se entenderá por instrumento toda escritura, papel o documento del que surja el perfeccionamiento de los actos, contratos y operaciones mencionados en el párrafo anterior, de manera que revista los caracteres exteriores de un título jurídico por el cual pueda ser exigido el cumplimiento de las obligaciones sin necesidad de otro documento y con prescindencia de los actos que efectivamente realicen los contribuyentes.Por otra parte, la Ley de Tarjetas de Crédito Nº 25.065 indica que el emisor de la tarjeta puede preparar la vía ejecutiva contra el titular de la misma, solicitando el reconocimiento judicial de dos elementos: 1) El contrato de emisión de la tarjeta de crédito instrumentado en legal forma y 2) El resumen de cuenta que reúna la totalidad de los requisitos legales.La Corte Suprema de Justicia ya señaló varias veces que no se puede gravar con impuesto de sellos a instrumentos no autosuficientes para exigir el cumplimiento de las obligaciones que surjan de los mismos EFE/Aitor Pereira/Archivo (EFEI0023/)Las liquidaciones o resúmenes de tarjetas de crédito y tarjetas de compra no son actos, contratos y operaciones de carácter oneroso instrumentados, como así tampoco escrituras, papeles o documentos de los que surja el perfeccionamiento de dichos actos, contratos u operaciones indicados.Estas liquidaciones o resúmenes son documentos donde se detallan los consumos realizados pero no son autosuficientes para iniciar judicialmente la ejecución. Se requiere, además de los mismos, el acompañamiento del contrato de tarjeta de crédito.Nuestro Máximo Tribunal se ha expedido en reiteradas oportunidades respecto a que no se puede gravar con impuesto de sellos a instrumentos que no son autosuficientes para exigir el cumplimiento de las obligaciones que surjan de los mismos (Entre otros: Yacimientos Petrolíferos Fiscales S.A. c/ Tierra del Fuego, Provincia de s/ acción declarativa de inconstitucionalidad del 15/04/2004, Petrobras Energía S.A. c/ Entre Ríos, Provincia de s/acción declarativa del 05/06/2007 y Shell Compañía Argentina de Petróleo S.A. c/ Entre Ríos, Provincia de y Otro s/Acción declarativa de certeza del 08/09/2009).En consecuencia, la reforma al Código Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires que grava con impuesto de sellos a las liquidaciones o resúmenes de tarjetas de crédito o compra está en clara violación al compromiso asumido a través de la Ley de Coparticipación Federal de Recursos Fiscales, y resultaría inconstitucional.¿Convendrá dejar de pagar con tarjeta?La respuesta a este interrogante es que a veces resultará conveniente pagar la compra en efectivo o con dinero depositado en la cuenta y, en otras ocasiones, seguirá siendo conveniente hacerlo con tarjeta de crédito o compra.Cuando exista poco tiempo entre la fecha de compra, la fecha de cierre de la tarjeta y la fecha de pago, puede resultar conveniente pagar en efectivo o con el dinero depositado en la cuenta.En cambio, cuando haya más tiempo entre las fechas indicadas, puede resultar conveniente pagar con tarjeta de crédito o compra.¿Crédito o efectivo?RecalculandoLa diferencia estará en el rendimiento que se pueda obtener por el dinero entre la fecha de la compra y la fecha del vencimiento del resumen de la tarjeta.Si la inversión genera un rendimiento mayor al 1,2%, será conveniente pagar con la tarjeta de crédito.A continuación detallamos un ejemplo:Monto de la compra: $ 20.000Fecha de compra: 04/01/2021Fecha de cierre de la tarjeta de crédito: 21/01/2021Fecha de vencimiento del resumen de la tarjeta de crédito: 01/02/2021Rendimiento estimado Fondo Común de Inversión Abierto de bajo riesgo y alta liquidez: 28% anualRendimiento de un plazo fijo en pesos a 30 días: 37% anual.Si se paga en efectivo o con dinero depositado en la cuenta, se evita el 1,2% del impuesto de sellos, es decir, $ 240.Si se paga con tarjeta de crédito, al abonar el resumen se pagarán esos $ 240 de impuesto de sellos.Sin embargo, si se colocan los $ 20.000 en el Fondo Común de Inversión indicado, se podría obtener una rentabilidad aproximada de $ 429.Es decir, en este ejemplo es conveniente utilizar la tarjeta de crédito y pagar el impuesto de sellos porque se obtiene un beneficio de $ 189 ($ 429 - $ 240).Dado que entre la fecha de la compra y la fecha de pago hay un plazo inferior a los 30 días, no es posible realizar un plazo fijo en pesos. Si el plazo fuera igual o superior a 30 días, el beneficio sería mayor dada la tasa de rendimiento de este tipo de inversión.Es importante mencionar que, para el caso de personas humanas y sucesiones indivisas, tanto el rendimiento que surge de la suscripción y rescate del Fondo Común de Inversión Abierto como del interés del plazo fijo en pesos están exentos del impuesto a las ganancias.En consecuencia, debe realizarse un análisis compra por compra ya que es conveniente utilizar efectivo o dinero en cuenta para cancelar una compra cuando el tiempo que transcurra entre esa fecha y la fecha del vencimiento del resumen de la tarjeta no permita obtener un rendimiento de por lo menos el 1,2%.Es conveniente que quienes utilizan varias tarjetas de crédito analicen sus fechas de cierre y vencimiento para optimizar su uso. Puede resultar aconsejable modificar los cierres para que los vencimientos sean escalonados en el mes y de esa forma poder utilizar diferentes tarjetas de crédito de acuerdo a los momentos de las compras.Seguí leyendo:Economía “solo efectivo”: La Argentina es el país con menor cantidad de préstamos y depósitos bancarios de América LatinaDólar: ocho hitos de un año de estrés cambiario y tres certezas para 2021Jorge Vasconcelos: “Vuelve a reivindicarse el cepo original, pese a que entre 2011 y 2015 se evaporaron USD 37.000 millones”

Leer más »

Se renovó el cupo de USD 200 para ahorro: cuáles son los bancos que venden más barato al dólar y quiénes pueden comprar

En medio de restricciones y con un recargo del 65%, se reabre el acceso al cupo mensual de compra de dólar "solidario". (REUTERS/Agustín Marcarian/File Photo) (Agustin Marcarian/)En días de relativa calma cambiaria y con cotizaciones financieras del dólar por debajo del precio promedio que exigen bancos y casas de cambio, se reabre hoy el cupo mensual de hasta USD 200 que autoriza el Banco Central a individuos con fines de atesoramiento. El costo promedio del dólar en el mercado cambiario tradicional, sumado el recargo del 65% por impuestos y retenciones, subió 3,64% en los últimos 30 días. En las pizarras de la City porteña se puede encontrar precios para la venta de entre $142,39 y $149,35, con precios al cierre del mes pasado.De esta manera, para adquirir el cupo completo un ahorrista tiene que desembolsar hoy entre $ 28.479 y $ 29.865, según el banco al que se recurra. Es una diferencia de $ 1.386 o un 4,86% entre el más barato y el más caro.Una de las curiosidades que encuentran los ahorristas este mes es que el dólar “solidario”, como se llama al minorista castigado con un 30% de recargo en concepto de Impuesto PAIS y otros 35% en concepto de percepción a cuenta del Impuesto a las Ganancias o del Impuesto a los Bienes Personales, es que una cotización alternativa y en blanco es más económica que la que ofrecen los bancos.Por una combinación de aumento de la demanda de dinero propia de cada fin de año e intervención oficial en los dólares financieros, el “dólar MEP” o “dólar Bolsa” que se opera con bonos se consigue a $ 140 por unidad, sin cupos o límite de montos.Según el promedio de venta electrónica en bancos que informa el Banco Central, el billete verde es ofrecido a $148,28 luego de los recargos, con los bancos públicos oscilando entre $ 146,76 y $147,18.En el Banco Galicia cada dólar para individuos se paga $ 90,50, aunque con los recargos alcanza los $ 149,32. En tanto, para conseguir los USD 200 habilitados por persona hay que desembolsar $ 29.865. En el Banco HSBC la cotización del dólar es de $89,45. Y si se le suma el impuesto país y la percepción a cuenta de Ganancias significa el total a desembolsar por cada divisa es de $ 147,59. Mientras que el cupo mensual cuesta $ 29.518,50.En otro orden, las casas de cambio permiten tener un ahorro significativo. La casa de cambio online Plus Cambio, a modo de ejemplo, sostenía el miércoles pasado una cotización de $141,82 y a un costo por el cupo total de $28.363,40.Cabe destacar que las personas que hayan accedido al cobro de parte de su salario a través del programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) no podrán acceder a la compra de dólar ahorro, como estableció desde septiembre el Banco Central (BCRA).La medida forma parte de las restricciones adoptadas a mediados de ese mes por el BCRA para limitar la venta de dólares a particulares que, entre otras, incluye a todo aquel beneficiario de programas de asistencia estatal.Tampoco pueden acceder a los USD 200 quienes compran o venden dólares en el mercado de bonos, con las operatorias conocidas como dólar MEP y contado con liquidación.Para muchos el cupo ya no es de USD 200 ya que desde el 16 de septiembre pasado los consumos en moneda extranjera con tarjeta de crédito o débito pasaron a ser contabilizados como parte del monto total autorizadoYa estaban afuera del cupo mensual los beneficiarios del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), de la Tarjeta Alimentar y de otros planes sociales.Asimismo, en el marco de la pandemia, el Gobierno lanzó a través de la AFIP un programa de créditos a tasa cero para monotributistas y autónomos que vieron afectada su actividad por el parate económico. Los titulares de cuentas compartidas también están limitados a una única compra. Esas cuentas tienen el mismo tope de USD 200, es decir, se superpone al criterio de acceso limitado por persona el criterio de no más de un cupo mensual por cuentaSegún el ente recaudador, alrededor de 600.000 personas tomaron los créditos de hasta $150.000. Hasta la cancelación del crédito, ya sea a los 18 meses o en cualquier momento previo en el que el tomador del préstamo quiera y pueda hacerlo, rige una inhabilitación para comprar dólares para atesoramiento y también para operar bonos contra moneda extranjera, (dólar MEP o contado con liquidación).Aquellas personas que hayan ingresado al plan de refinanciamiento automático de saldos impagos de tarjetas de crédito y los deudores UVA y prendarios con cuotas congeladas cuentan con la misma restricción.Los argentinos sin ingresos estables o que, a criterio del banco, no tenga ingresos consecuentes con el ahorro en moneda extranjera son otro caso de las personas que no pueden adquirir dólares.Además, para muchos el cupo ya no es de USD 200 ya que desde el 16 de septiembre pasado los consumos en moneda extranjera con tarjeta de crédito o débito pasaron a ser contabilizados como parte del monto total autorizado. Así, pagos de servicios de streaming, aplicaciones, juegos online o gastos con tarjetas en el exterior se restan del cupo.Seguí leyendo:Dura columna del Wall Street Journal sobre la “crisis de credibilidad” de la ArgentinaEl hombre que ejerce la principal influencia sobre las inversiones de Warren BuffettCrisis en salud: las prepagas dicen que está en riesgo la atención de la segunda ola de COVID-19 y advierten sobre una reforma que prepara el Gobierno

Leer más »

Los cinco ejes que dominarán la economía del 2021: los pronósticos de dólar e inflación de las consultoras

El Gobierno espera que la economía se recupere 5,5% tras el desplome del 2020 de más de 10 por ciento (EFE) (EFEI0658/)La economía cruza la línea de largada de 2021 después del golpazo que significaron la pandemia y las medidas de aislamiento social para la actividad, con un déficit fiscal récord que el Gobierno apunta a corregir de forma gradual, con una tasa de inflación en alza y con precios clave todavía congelados, una parte importante de la deuda pendiente de reestructuración con el FMI y con una situación social muy deteriorada.En medio de ese cuadro extremo, los consultores privados destacan que el equipo económico necesitará, además mantener el delicado equilibrio que consiguió en los últimos dos meses en el mercado cambiario para evitar una fuerte devaluación, que se afirmen las posibilidades de rebote de la actividad productiva y comercial, vital para recuperar empleos caídos.El Gobierno espera que las variables que proyectó en el Presupuesto 2021 sean la referencia para la política económica en el año que comienza, aunque para algunos analistas las estimaciones oficiales ya quedaron “viejas”: la inflación esperada apenas supera el 30% y la recuperación calculada es de 5,5%. El sector privado prevé una suba de precios superior al 40% y un rebote que incluso podría ser mayor.Claro que las posibilidades de que la economía recupere terreno dependerá, además de todas las variables macro -que analiza un grupo de seis economistas convocados por Infobae- de que un nuevo rebrote de covid-19 no venga acompañado de un endurecimiento de las medidas de aislamiento social, que interrumpa la recuperación de la actividad y del empleo.Se considera clave que un nuevo rebrote de covid-19 no venga acompañado de un endurecimiento de las medidas de aislamiento social que interrumpa la recuperación de la actividad y el empleoFMI: el acuerdo que busca Martín GuzmánEl Gobierno imagina al acuerdo con el Fondo como una vía para completar el proceso de reestructuración de la deuda que se inició en los primeros meses de 2020 con la negociación con los acreedores privados. En este caso, se trata de la refinanciación de la devolución de casi USD 45.000 millones girados por el Fondo Monetario durante 2018 y 2019.Así como el cierre del canje con los bonistas implicó una baja considerable del riesgo país como parte de la reacción del mercado, ese efecto terminó por ser efímero, y volvió a ubicarse en niveles cercanos a los 1.400 puntos básicos, y mantuvo al país fuera del mercado voluntario de colocación de bonos del exterior.Los economistas coinciden en que la resolución de las negociaciones no van a ser fáciles en estos primeros meses de 2021. Para Lorena Giorgio, economista de Econviews, dijo: “Estimamos que las negociaciones podrían estar finalizando recién en el segundo trimestre de 2021. Para Argentina es fundamental acordar con el Fondo; no sólo porque en septiembre y diciembre el Gobierno deberá afrontar los primeros vencimientos de principal por más de USD 1.800 millones cada uno, sino porque la economía requiere con urgencia de una hoja de ruta que aporte previsibilidad y reglas de juego claras a mediano plazo”.La política interna del organismo puede llegar a influir también en el desarrollo de la negociación. Matías Carugati (Seido) piensa que la resolución “no va a ser tan rápida como el Gobierno pensaba. El cambio de gestión en Estados Unidos puede generar demoras y la próxima Secretaria del Tesoro tal vez quiera ‘revisar’ los lineamientos estratégicos, en general, y la política hacia Argentina, en particular. Además, hasta cambiaría el representante de Estados Unidos en el FMI”, consideró."La economía requiere con urgencia de una hoja de ruta que aporte previsibilidad y reglas de juego claras a mediano plazo", dijo Lorena Giorgio, y para eso es clave que el ministro Guzmán logre un acuerdo con el FMI (Reuters) (REMO CASILLI/)“Segundo, porque el propio Fondo puede esperar: los pagos recién arrancan en la segunda mitad del 2021. El organismo tal vez quiera tener una idea más acabada respecto a la política económica del gobierno y a la viabilidad política de plantear un sendero de ajuste y reformas estructurales”, continuó Carugati.Qué pedirá a cambio el FMI a la hora de aceptar una refinanciación del repago del stand-by firmado en 2018 forma parte de las cuestiones decisivas para conocer cuánto alivio financiero implicará el nuevo acuerdo para el país.Santiago Bulat (consultor en Invecq y economista jefe de IDEA)dijo a Infobae: “Muy probablemente el FMI pida un resultado fiscal menos abultado que el planteado en el Presupuesto. Si uno revisa los últimos acuerdos de Extended Fund Facilities, los pedidos hacen referencia a reformas previsionales, manteniendo alguna regla fiscal, una mayor coordinación entre el Tesoro y el BCRA, limitando los canales de financiamiento monetario. Tampoco habilitarán un atraso tarifario como se intenta hacer regularmente en períodos electorales en nuestro país”, explicó.“La pregunta es si el país recibirá o no nuevos fondos en el próximo acuerdo, dado que para estabilizar la situación es una condición que parece necesaria”, planteó Bulat.Ensaya una respuesta María Castiglioni Cotter (C&T): “Parece difícil que haya fondos frescos por parte del FMI. De esa manera el Gobierno va a tener que seguir recayendo en la emisión y en deuda doméstica, algo limitado por el tamaño del mercado financiero. Va a haber un trade off (disyuntiva) entre las necesidades de gasto en un año electoral y el financiamiento de ese déficit que va a generar problemas en emisión, por ende inflación y el en tipo de cambio”, apuntó.Los economistas esperan que el FMI pida un resultado fiscal menos abultado que el 4,5% del PBI proyectado en el PresupuestoRebote post covid-19El impacto del coronavirus en la actividad dejó un tendal de personas y familias sin ingresos y de empresas -principal pyme- en riesgo de cierre. Los primeros meses de cuarentena hicieron que la economía se desplomara a niveles récord, con ritmos de caída más graves que durante la crisis de 2001, con retrocesos superiores al 70% en sectores clave como la construcción.Las posibilidades de rebote de la actividad dependerán de algunos factores, aunque la meta de 5,5% prevista en el Presupuesto ya aparece como muy conservadora, según algunos analistas.Para Martín Kalos (Epyca), “la recuperación va a depender de dos cosas”, comentó a Infobae: “Primero que se logre una salida de la pandemia a partir de la vacunación pero con protocolos sanitarios en distintos rubros durante 2021. Por otro, de la coordinación de acciones con el sector privado. Si bien es algo que el Gobierno empezó, hace falta que eso acelere y muestre una iniciativa que todavía está a medias”, explicó.Según Julia Segoviano (LCG), “buena parte de la reactivación esperada se explica por bajas bases de comparación”, apuntó. “El mercado interno todavía muestra poco dinamismo, y algunos sectores importantes, como la industria, siguen con comportamientos erráticos, mostrando que la actividad se recupera un poco más lento de lo esperado. Además, de cara a lo que viene, habrá que mirar algunos frentes de cerca, como es el caso de la inflación, que podría volver a minar el poder adquisitivo, y afectar a la recuperación del consumo privado”, dijo.Con solo mantener el ritmo de actividad de los últimos meses, la economía rebotaría 5,5% el año próximo. (EFE) (EFEI0658/)Bulat agregó que el rebote tiene una cancha marcada que puede limitar su alcance. “La recuperación estará signada por el frente monetario y cambiario, que, de no lograr estabilizarse a través de la recuperación de reservas y una reducción sostenida de la brecha cambiaria, podría derivar en un salto discreto del tipo de cambio y, consecuentemente, de la inflación. Los limitantes para que el ‘rebote’ se transforme en ‘crecimiento’ son elevados y los incentivos están muy desalineados”, analizó.En términos de proyecciones de recuperación del PBI, Kalos (Epyca) considera que 5,5% de recuperación no parece difícil. “Solo con mantener el nivel de actividad de estos últimos meses, ese 5,5% se logra. Es decir, con solo estabilizar al nivel actual, la estadística va a arrojar ese 5,5%”, dijo. “Con los recientes cambios en la serie histórica del Indec, el 2020 va a cerrar con una caída menor a la que se preveía, en torno a 10%. Esto significa además, que el repunte de 2021 podría ser algo menor al 6% que proyectamos”, comentó Giorgio (Econviews). “Nosotros vemos un margen pequeño para la recuperación del PBI (6% de aumento promedio), lo cual implicaría que la economía todavía quedaría en niveles relativamente bajos”, anticipó Carugati (Seido).Para Martín Kalos, solo con mantener el nivel de actividad de estos últimos meses, la estadística va a arrojar un rebote de 5,5% en 2021.Dólar: estabilidad o devaluaciónSolo después del anuncio de varios paquetes de medidas destinadas a mandar un mensaje de austeridad al mercado, el ministro de Economía Martín Guzmán pudo frenar la dinámica imparable de escalada de precios que tuvieron los dólares paralelos (contado con liquidación y el Bolsa, por un lado, y el blue por otro) desde el endurecimiento del cepo a mediados de septiembre y el pico de tensiones cambiarias en los últimos días de octubre.En ese delicado equilibrio en que el Banco Central logró recomenzar las compras de divisas para recuperar parte de las reservas perdidas, el Poder Ejecutivo transita un “puente” hasta abril, cuando deberían ingresar los dólares de la cosecha gruesa. Con esa canilla abierta de divisas, el Palacio de Hacienda podrá respirar con alivio si logra evitar un nuevo salto del dólar en los primeros meses del año.Para Giorgio (Econviews), “en el plano cambiario, el problema actual no es el nivel del tipo de cambio, que está alto en términos históricos, sino las expectativas de devaluación, la brecha y los incentivos distorsionados”, explicó.“Hasta ahora, el gobierno ha podido evitar una devaluación ‘de una vez’, y está apostando a un crawling peg (suba escalonada) que aun sigue corriendo desde atrás a la inflación. En un escenario de reservas insuficientes, el tipo de cambio deberá seguir acomodándose a una inflación que se espera se acelere en el primer semestre de 2021”, anticipó.El BCRA aprovechó la calma cambiario de los últimos dos meses para recomponer reservas (EFE) (EFEI0658/)La brecha también es un obstáculo en el panorama cambiario pese a las expectativas favorables de ingreso de divisas por las exportaciones del agro. “La brecha está estabilizada, pero sobre niveles altos, y genera muchas distorsiones que afectan transacciones comerciales y a la economía real”, dijo Segoviano (LCG).“Es poco probable que el Gobierno lleve adelante una devaluación. De todos modos, aún no está claro cómo va a aparecer la oferta de dólares, y en relación a la evolución del frente externo convivir con una brecha alta será perjudicial”, concluyó.En un sentido similar, Castiglioni Cotter (C&T) espera que “siendo año electoral, probablemente el Gobierno intente con todas las medidas mantener este esquema de dólar oficial que ajusta un poco por debajo de la inflación. El riesgo de una aceleración del tipo de cambio no es baja, pero no lo más probable”, apuntó.Las expectativas del sector privado muestran una devaluación de 45% a nivel de tipo de cambio oficial mayorista, según el REM del Banco Central. Esa corrección está en línea con la inflación esperada por los analistas para 2021. De esta manera, el tipo de cambio de referencia terminaría en diciembre del año próximo en torno de 121 pesos.Las expectativas del sector privado muestran una devaluación de 45% del tipo de cambio oficial mayorista, según el REM del Banco CentralInflación: descongelamientos y golpe al bolsilloLa suba de precios experimentó distintas tendencias a lo largo de 2020. Por un lado, una primera desaceleración entre enero y marzo, que llevó al IPC de 3,7% a 2%. Tras el inicio de la cuarentena, la inflación sufrió un primer pico de 3,3% mensual. En junio y julio tuvo una meseta de 1,5% y desde ese momento inició un sendero de aceleración.El 2020 terminó con un nivel de ajuste de precios general en la economía cercano al 36%, según estimaciones privadas. El Gobierno celebró la cifra final del año, que terminó siendo casi 20 puntos porcentuales menor al 2019 (que había marcado con 53,8% anual un récord desde 1991). El desplome de la actividad del 2020 y el congelamiento son otros factores que ayudan a explicar el retroceso inflacionario de este año y, al mismo tiempo, son factores a considerar en 2021 para un posible “rebrote” de precios.Según Carugati (Seido), “el año que viene va a ser complicado en materia inflacionaria: ajuste de precios relativos post pandemia, posibles presiones del lado salarial, posibles aumentos en precios regulados y una depreciación sostenida del tipo de cambio oficial hacen difícil pensar una inflación muy por debajo del 3,5% mensual. En términos anuales, creemos que el 2021 cerraría con una tasa acumulada de, por lo menos, 50% anual”, concluyó.Mientras que para Kalos (Epyca), la inflación “es el segundo mayor desafío para el Gobierno después del crecimiento”. “La inflación fue relativamente menor en 2020 pero con una regulación de precios que es imposible mantener en el tiempo. El tipo de cambio no se apreció en términos reales, pero las tarifas y salarios se retrasaron. Son precios que hay que actualizar para tener un conjunto armónico de precios relativos”, consideró.El Gobierno busca mantener Precios Cuidados y evalúa cómo incrementará las tarifas. (EFE) (Juan Ignacio Roncoroni/)La continuidad del congelamiento de tarifas y los programas de Precios Cuidados también serán decisivos para la dinámica de inflación del año que comienza, según Bulat (Invecq). “El Gobierno apunta a salir de Precios Máximos, pero seguirá controlando a las empresas mediante acuerdos de precios, que históricamente fueron muy efectivos en una primera instancia pero todos derivaron en procesos inflacionarios importantes”, explicó.“Nos encontramos aún con una economía muy ‘congelada’ en términos de precios (alquileres, créditos, movilidad, tarifas, etc.) que funcionan como resorte, se sostienen hasta que su descongelamiento parece necesario y la expectativa de devaluación es elevada si uno considera el mercado de futuros, lo que acelerará su retraso en términos de precios relativos. La pregunta es si los ajustes de precios podrán ser controlados y observar una inflación alta pero acotada, o una descontrolada, lo cual sería más que negativo”, planteó Bulat.En 2020, por el congelamiento de tarifas, el Gobierno destinó el doble de subsidios a la energía que en el año anterior. En términos reales, pasó de significar un 1,6% del PBI a 2,6 por ciento. Y medido en dólares, el incremento fue de 30%, según estimaciones privadas.Para que el Gobierno pueda mantener el gasto en subvenciones con el mismo peso en el Presupuesto 2021, el aumento de tarifas debería ubicarse en torno al 40%, según estimó Ecolatina. Para Econométrica, serían necesarios ajustes de al menos un 60% para el gas y del 40% en promedio en la energía eléctrica.En términos anuales, el 2021 cerraría con una inflación de por lo menos 50% (Matías Carugati)Indicadores sociales: pobreza y desempleoLa cuarentena preventiva de la pandemia arrojó a millones de personas a la pobreza y dejó sin ingresos a miles de hogares en todo el país. El peor momento de la crisis sanitaria hizo escalar los índices de pobreza hasta el 47% en el segundo trimestre del año, según estimaciones privadas. Y el desempleo superó con creces los dos dígitos.Las perspectivas de mejora para el 2021 aparecen muy limitadas y, en todo caso, los analistas ven difícil que el rebote tras el desplome de 2020 sea suficiente para que los indicadores sociales puedan recomponer el deterioro que sufrieron en el año de la pandemia.Según Giorgio (Econviews) “en 2021 veremos tasas de desempleo mayores a las de 2020, a pesar de que prevemos un rebote en la actividad económica”, explicó. “Concretamente, estimamos una tasa de desempleo promedio en torno a 13,5%. En 2021 esas personas seguramente reactivarán su búsqueda, y mientras no consigan empleo sumarán al número de desempleados”, comentó.En un sentido similar, Segoviano (LCG), dijo que “es poco probable que el mercado laboral muestre mucho dinamismo, y que se vea una reducción marcada del desempleo en relación con lo que evidencie 2020”. Y agregó: “Puede verse alguna evolución positiva, considerando que va a ser un año de crecimiento, pero se parte desde niveles muy preocupantes, que no bajarán sustancialmente en 2021”.El desempleo podría continuar en aumento en 2021 en la medida que personas desempleadas salgan a buscar trabajo (Reuters) (AGUSTIN MARCARIAN/)Carugati (Seido) consideró que “con crecimiento escaso e inflación importante, el margen para que el desempleo y la pobreza se reduzcan va a estar más acotado. Habrá que ver cómo queda el entramado productivo, para analizar las posibilidades de recuperar rápido o lentamente el empleo privado”, anticipó.Por su parte, Kalos (Epyca) también cree que la pobreza y el desempleo se van a mantener en niveles altos. “No va a haber recuperación abrupta. Sí una reversión parcial de los puestos de trabajo perdidos en el segundo trimestre de 2020. El desempleo en niveles de dos dígitos llegó para quedarse al menos en todo 2021. Y la pobreza seguramente baje moderadamente porque hay hogares que van a recuperar ingresos tras las restricciones de la cuarentena, pero tampoco va a ser una caída a niveles previos a la pandemia”, cerró.En tanto, Castiglioni Cotter (C&T) cree que “los datos sobre desempleo que salieron muestran que según el Indec el índice se mantuvo con subas acotadas pero suponiendo que buena parte de la gente que se quedó sin trabajo no esté buscando empleo. Los puestos de trabajo que se perdieron requieren una acción del Estado. En ese sentido, es probable que la pobreza se mantenga elevada. La lenta reactivación de ingresos y empleo que le pone un piso muy alto”, concluyó.En 2021 podría aumentar todavía más la desocupación por el aumento de personas en búsqueda de nuevo empleo (Santiago Bulat)Según Bulat (Invecq), ese índice “subestimado” de desocupación puede terminar por empeorar los indicadores de empleo en 2021. “La destrucción de empleo, que supera los 2 millones en comparación con igual período de 2019, se ha concentrado principalmente en el segmento de los asalariados no registrados (los conocidos como empleados “en negro”), que son el segmento más afectado por la calidad el empleo y por donde hay que empezar a trabajar”, dijo.Y en ese sentido, concluyó: “En 2021 el efecto podría ser el contrario, una economía que se recupere y un desempleo que suba más que ahora, por el aumento de personas en búsqueda de recuperar el empleo, sujeto a una mayor movilidad”.Seguí leyendo:Economía 2021: cuáles son los desafíos que deberá enfrentar la Argentina para volver a crecerEn 2021 el Estado necesitará $4 billones para afrontar sus compromisos y al BCRA ya no le quedan reservas líquidasLa economía podría sorprender: expertos ahora esperan un repunte de hasta 7 por ciento en 2021Los bancos internacionales advirtieron que la Argentina no crecerá demasiado pese al buen contexto internacional si no hace reformas

Leer más »

Sin cambios en la prudencia monetaria, se mantienen ambiguas las expectativas para el corto plazo

Foto de archivo: ilustración que muestra un billete de 100 dólaras sobre billetes de 100 pesos argentinos. 3 sept. 2019. REUTERS/Agustin Marcarian/Illustration (AGUSTIN MARCARIAN/)En noviembre y diciembre, el BCRA volvió a asistir al Tesoro luego del impasse observado en octubre acompañando el recorte del déficit fiscal primario que tuvo lugar en aquel mes. En aquella oportunidad, se evaluaba si Hacienda encaraba un giro hacia un manejo más ceñido del gasto público y un cambio en la estrategia de financiamiento que incluía una creciente colocación de deuda en el mercado local. El manejo de la política monetaria de los meses recientes disipan las expectativas de corto plazo de un giro a la prudencia.Los giros al Tesoro sumaron en noviembre algo más de $63.000 millones -explicados fundamentalmente por Transferencias de Utilidades-, mientras los datos parciales de diciembre indican que la emisión con destino al Tesoro superó los $336.000 -con Transferencias de Utilidades cercanas a $260.000 millones. De este modo, en el acumulado del año, la emisión “fiscal” rozó los $2 billones netos, duplicando la Base Monetaria de comienzos de año, y alcanzando el equivalente a 7,3% del PBI en doce meses.En cuanto a la composición de los giros realizados al Tesoro en el año, las Transferencias de Utilidades sumaban más de $1,6 billones, correspondiendo el resto (mayormente) a Adelantos Transitorios por algo más de $400.000 millones. Precisamente, en relación a los Adelantos Transitorios, el Tesoro comunicó que, a pesar del exitoso proceso de colocación de deuda que viene desarrollando, no devolverá estos recursos que serán aplicados a los que se espera el registro de un desbordado gasto de fin de año.Las Transferencias de Utilidades del Banco Central a la Tesorería sumaban más de $1,6 billonesEstas señales resultan ambiguas para el proceso de formación de expectativas de mercado en cuanto al manejo fiscal y monetario de los próximos meses, en especial sin una recuperación robusta de los recursos fiscales, o mayores correcciones como en el caso de los subsidios a tarifas.Por caso, sin una mayor corrección del déficit presupuestado para 2021 -que podría facilitar un acuerdo con el FMI- aquél implica un crecimiento de la emisión a una tasa equivalente mensual del orden del 3,2%, que el mercado deberá incorporar a la demanda de dinero, si se espera que ello no produzca mayores presiones sobre precios -que ya se han colocado en un umbral algo superior al de los meses previos- y sostenida brecha de cambio.Fuente: Indicadores de Coyuntura FIELEl gráfico muestra que no toda la emisión “fiscal” se sumó a la Base Monetaria y ello fue posible por el importante aporte hecho desde el sistema financiero a través de la colocación de letras y pases, pero también por el efecto contractivo que tuvieron las pérdidas de divisas del BCRA por ventas realizadas a privados -fundamentalmente y cepos mediante- y al sector público.Se ha mencionado anteriormente, que el sector privado “financió” indirectamente la expansión del gasto con sus depósitos en el sistema financiero, al propiciar la esterilización de la emisión realizada por el BCRA en un contexto de caída del crédito. Es interesante destacar que la estrategia de colocación de deuda por parte del BCRA por medio de Pases y Leliq, acumuló en el año un costo por pago de intereses de más de $690.000 millones.Grados de libertad para 2021Respecto a la posibilidad de sostener en los próximos meses el mecanismo descripto, existe algún consenso de que este no estará disponible en un escenario de control de la pandemia y de recuperación más dinámica de la actividad que la observada hasta el momento. Un aumento de la a mayor velocidad de circulación del dinero -a partir de una mayor movilidad y apertura de actividades- junto con una recuperación del crédito, reducirían el margen para que el sistema financiero logre convalidar la esterilización de los pesos emitidos para financiar al Tesoro.No obstante, lo anterior se sustenta en el control esperado de la pandemia y una consolidación de la recuperación con mayor dinámica y difusión sectorial. En el corto plazo, el BCRA podría tener algún espacio para seguir utilizando el mecanismo, especialmente si logra mejorar el atractivo para las colocaciones en pesos, incluyendo alguna devaluación previa y cierre de brecha cambiaria -hasta un nivel más razonable- de por medio.El efecto sobre los precios de la devaluación podría demorarse en un contexto de debilidad de la recuperación, sosteniendo retornos reales atractivos. Transitoriamente, la velocidad de circulación del dinero ha mostrado una leve recuperación con una ligera corrección en los agregados monetarios transaccionales (M1 y M2) en las últimas semanas.El efecto sobre los precios de la devaluación podría demorarse en un contexto de debilidad de la recuperación, sosteniendo retornos reales atractivosEn cuanto a la evolución de las Reservas Internacionales del BCRA, en diciembre se acumularon compras por USD 247,4 millones. En lo que va del año la autoridad monetaria redujo el stock de activos externos brutos en USD 5.949 millones, cayendo hasta USD 39.000 millones y con ventas a privados del orden de los USD 4.530 millones.De acuerdo a datos del balance semanal de la entidad, a la compra de divisas se sumó en diciembre alguna mejora en la cotización del oro de reserva, pero las reservas internacionales netas siguen en un nivel negativo del orden de los USD 952 millones.Tampoco debe perderse de vista que el stock de títulos emitidos por el BCRA al cambio actual equivalen a más de USD 34.000 millones, y que la cuenta de otros pasivos supera los USD 23 millones. Así, el cepo cambiario no ha propiciado un freno en el drenaje de reservas brutas y el consecuente deterioro en la posición de las netas, al tiempo que la mejora en las compras de diciembre tiene un marcado comportamiento estacional que puede revertirse en enero.Fuente: Indicadores de Coyuntura FIELSi bien el BCRA aceleró el ritmo de devaluación del peso en el mercado oficial desde fines de noviembre, instalándolo por encima del 3% mensual, las brechas de cambio aún se colocan por encima del 70%. Estás resultan inusualmente altas y han contribuido a la reducción del balance de divisas comerciales en los últimos meses.Una mejora en la cotización del tipo de cambio oficial contribuiría a acelerar la liquidación de divisas a la espera de la nueva campaña gruesa, que, en la combinación de precios y volúmenes, luce atractiva en términos de valor y los recursos que podría aportar al frente fiscal.Fuente: Indicadores de Coyuntura FIELA modo de síntesis. Con la fuerte emisión para asistir al Tesoro en los dos últimos meses del año y la no devolución de los Adelantos Transitorios al BCRA, se envían señales ambiguas al mercado en relación a cómo se desenvolverá la política monetaria en los próximos meses. El giro hacia una posición más prudente en el manejo del gasto público y el financiamiento monetario lucen postergados.El giro hacia una posición más prudente en el manejo del gasto público y el financiamiento monetario lucen postergadosEn el corto plazo, con una acotada aceleración de la velocidad de circulación del dinero y una recuperación poco dinámica y difundida de la actividad, la esterilización vía letras y pases se presenta como una opción aun disponible -especialmente con una mejora de tasas de por medio.Las reservas internacionales netas continúan en terreno negativo a pesar de las compras estacionales de diciembre y la brecha de cambio aun permanece en un nivel inusualmente alto, propiciando el deterioro del balance comercial.* El autor es Economista de FIEL. Esta nota es un anticipo de la publicación Indicadores de Coyuntura N°627 que elabora la Fundación FIELSeguí leyendo:La inflación se acercó al 4% en diciembre por la suba en alimentos, medicina prepaga, combustibles e indumentariaATP: la AFIP habilitó el sistema para tramitar los créditos a tasa subsidiada y el Repro IILos préstamos en pesos al sector privado crecieron más de 47% en 2020

Leer más »

Tarifas: el secretario de Energía adelantó que casi la mitad de los usuarios podrían tener solo “un aumento simbólico”

Los entes reguladores de gas y energía eléctrica tendrán tiempo hasta marzo para establecer las tarifas de transición. El secretario de Energía Darío Martínez adelantó que para una parte importante de los usuarios de luz y gas los aumentos que podría implementar el Gobierno en los próximos meses serán “simbólicos”. El funcionario dijo que para el sector de la población que se encuentra bajo la línea de pobreza, “no hay espacio” para realizar aumentos de tarifas.El Poder Ejecutivo evaluará hasta marzo un esquema de transición en el precio de los servicios públicos, que están congelados desde el segundo trimestre de 2019 y que obligó a lo largo de 2020 al Tesoro a duplicar los fondos destinados a subsidios, tal como publicó Infobae. Los entes reguladores de la energía eléctrica (ENRE) y del gas (Enargas) analizarán de qué manera podrá comenzar ese descongelamiento y para eso buscan información “individualizada” por usuario para hacer más eficiente el gasto en subvenciones, explicó Martínez.“Estamos generando una base de datos de todo el país para usar los subsidios de forma eficiente”, dijo el funcionario. Para el sector más pobre de la población, el Estado ya cuenta con la información que recopiló Anses durante la pandemia, para la implementación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que tuvo un alcance de casi 9 millones de personas. En el caso de la porción con mayores ingresos, el funcionario afirmó que por cuestiones de secreto fiscal “tenemos menos celeridad” para hacer esa individualización.A un jubilado no puede aumentarle la tarifa más que la jubilación, tiene que ser por debajo de eso. Un asalariado también, tiene que aumentar su poder adquisitivo, no bajarlo.Consultado sobre los posibles aumentos en marzo para la población bajo la línea de pobreza, Martínez dijo que “para ese porcentaje de la población no hay espacio para incrementos de tarifa, o si lo hay, sólo simbólicos”, explicó en diálogo con Radio 10. De acuerdo a los últimos datos del Indec, la pobreza alcanzó el 40,9% de la población, pero podría haber terminado el 2020 con un número aún mayor.“Luego hay un porcentaje similar de sectores que pueden hacer frente (a aumentos) pero no puede ir por encima de su poder adquisitivo. A un jubilado no puede aumentarle la tarifa más que la jubilación, tiene que ser por debajo de eso. Un asalariado también, tiene que aumentar su poder adquistivo, no bajarlo”, dijo Darío Martínez.El Gobierno evalúa cómo hará para descongelar el cuadro tarifario de luz y gas. (Foto: EFE/Archivo) (EFEI0342/)“Estamos buscando las bases para los que sí pueden hacer frente al costo de la energía que es un porcentaje menor de la población”, especificó el secretario de Energía. En cuanto al esquema de segmentación de subsidios, comentó que “es un proceso que tenemos que construir con el tiempo”., que “hay que ir indefectiblamente hacia esa dirección” y que “con el tiempo se hará mas eficiente y más certero”.Además, Martínez anticipó que el Gobierno utilizaría un sistema similar de individualización de subsidios para descongelar las tarifas de transporte público. Respecto a qué componentes del precio de la energía se ajustarán en los próximos meses, dijo que “el valor de la energía tiene dos grandes ítems, la producción de la energía, que es un costo que se paga en todo el país, y el valor agregado de distribución (VAD)”. Este último punto, aseguró, “lo van a definir las distribuidoras (de luz o de gas) de cada provincia. Vamos a hacer que la gente pueda identificar cómo está compuesta la boleta”, afirmó.Martínez anticipó que el Gobierno utilizaría un sistema similar de individualización de subsidios para descongelar las tarifas de transporte público.Sobre la deuda de las distribuidoras con los productores (tanto en la cadena del gas como de la energía eléctrica), el funcionario del área energétic dijo que “hay que resolverlo, sino el Tesoro siempre termina cubriendo” ese pasivo. Según estimaciones oficiales, el volumen de las deudas que las nueve principales distribuidoras de gas mantienen con productores alcanzó los $57.436 millones. De acuerdo a datos de Econométrica, solo Edesur acumuló $18.000 millones en los primeros seis meses del año.“La energía en el mundo se subsidia. Lo que hay que discutir es en qué porcentaje. Se debate mucho sobre tarifas y no sobre inversiones”, agregó el secretario de Energía. “El sistema de Revisión Tarifaria Integral del gobierno anterior es impagable para la población”, cuestionó.Por último, Martínez dijo que la energía renovable “es hermosa” pero que (el Gobierno de Mauricio Macri) “nos dejó contratos en dólares altísimos y prioritarios. Y la Argentina es un país que en su matriz energética está bien, medioambientalmente no es tan dañina”, concluyó.Seguí leyendo:Por el congelamiento de las tarifas, el Gobierno duplicó este año el gasto en subsidiosEl ENRE culpó a Edesur por el último corte de luz en la Ciudad y le inició un sumario por incumplimiento contractualEn las últimas dos décadas, la Argentina acumuló el deterioro real de las tarifas más largo en 75 añosEl jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, sobre el aumento de tarifas: “lo veo un poco lejano”

Leer más »

Los 5 factores que alientan buenas perspectivas para el Real Estate

El sector de los desarrolladores inmobiliarios vislumbra un mejor escenario para 2021, junto al impulso que el Gobierno anticipó la dará a la vivienda socialTras dejar un año marcado por la pandemia y aislamiento compulsivo en prevención del covid-19, el sector de los desarrolladores inmobiliarios vislumbra un mejor escenario para 2021, junto al impulso que el Gobierno anticipó la dará a la vivienda social.Tras dos años muy malos, el Real Estate tiene varios desafíos por delante, dijo a Infobae, Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU): “Creemos que hay buenas posibilidades, el Gobierno está por aprobar un paquete de medidas para impulsar la inversión en construcción privada (incluyendo un blanqueo y los créditos hipotecarios que se ajustarían por aumentos salariales). Además, se abarató mucho el costo de construcción en términos de dólar libre, lo cual es un gran incentivo para el sector”.Así como en otras industrias, muchos protagonistas esgrimen que tendrá que ser eficaz la campaña de vacunación contra el covid-19, y que en campaña para las elecciones legislativas el Gobierno nacional impulsaría el consumo y la obra pública, en especial los planes de vivienda.Carlos Spina, presidente de la Asociación Empresarios de la Vivienda (AEV), contó a Infobae. “Esperamos que la pandemia se logre controlar, que no sea necesario instalar nuevas cuarentenas y que podamos recomponer un mercado de desarrollo inmobiliario lógico. El 2020 fue particularmente difícil para el sector porque veníamos mucho más golpeados que otros sectores. Desde marzo-abril de 2018 estamos en un cuadro recesivo fenomenal”.Lo más preocupante durante la cuarentena fue que con la parálisis de las obras se perdieron más de 25.000 puestos laborales registrados, por los estrictos protocolos que se establecieron para poder reanudar gradualmente los trabajos.Quien más se benefició en el Área Metropolitana de Buenos Aires fue el mercado de ventas de terrenos y la edificación de casas en barrios privados y urbanizaciones (Damián Tabakman)“Quien más se benefició en el Área Metropolitana de Buenos Aires fue el mercado de ventas de terrenos y la edificación de casas en barrios privados y urbanizaciones. También fueron favorecidas la construcción de emprendimientos de vivienda premium y la logística de última milla asociada al boom del e-commerce (generada por el efecto de almacenar artículos, distribuirlos y entregarlos en mano al usuario final”, contó Tabakman.Fueron favorecidas la construcción de emprendimientos de vivienda premium y la logística de última milla asociada al boom del e-commerce Los especialistas creen que los partidos de Pilar, Tigre, Escobar, Canning, La Plata, Berazategui y la costa Atlántica, traccionarán parte del avance para emprendimientos suburbanos.Mientras que Pedro Brandi, presidente del Grupo Construya, dijo a Infobae: “El 2020 estimo que cerró con una caída del 5% respecto de 2019. Espero que 2021 sea un año con una recuperación del nivel de actividad del 15%. Veo tres efectos impulsores: 1) la construcción cómo refugio de valor (ya la hemos vivido en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner); 2) el costo en dólares para edificar es de los más bajos de la historia; y 3) la obra pública y en particular la construcción de viviendas con planes tipo Procrear, empujarán la actividad”.Además, la construcción en un gran generador de empleo. De hecho, en el último cuatrimestre, cuando se reanudaron varias obras, hubo un reincorporación de trabajadores, el nivel de ocupación superó nuevamente la barrera de los 280.000, ascendió a 282.054 puestos de trabajo registrados (según el Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción, Ieric), el mayor nivel desde marzo de 2020, cuando se inició la cuarentena.En el último cuatrimestre, cuando se reanudaron varias obras, hubo un reincorporación de trabajadores“Sí, hay que tener presente, que las amenazas para 2021, son la segunda ola de contagios de covid-19, para lo cual la vacuna será clave, y las tensiones de la política que pueden gravitar muy fuerte si se agudizan. Será vital que no se llegue a un camino de devaluación”, agregó Brandi.El rol de la vivienda socialCon el cambio de ministro en la cartera de Desarrollo Territorial y Hábitat, donde Jorge Ferraresi reemplazó a María Eugenia Bielsa, se renovaron las expectativas para que se active un programa de unidades que aspire a reducir el déficit habitacional, estimado en 3,5 millones de viviendas.El ministro anunció que emprenderá un plan trienal con el objetivo de levantar 220.000 unidades a través de la línea Desarrollos Urbanísticos de Procrear, del Fondo Nacional de la Vivienda (Fonavi), y de los Programa Provincias y Municipios, y de Reconstrucción Argentina. El esquema, proyecta generar 20.000 lotes con servicios para aquellas familias que no cuentan con un terreno, y otorgar 24.000 créditos para construcción, por medio de Procrear, sobre fracciones municipales o propias de los adjudicatarios.Se prevé impulsar el Programa Provincias y Municipios, y de Reconstrucción Argentina. El esquema, proyecta generar 20.000 lotes con servicios para aquellas familias que no cuentan con un terreno, y otorgar 24.000 créditos para construcciónLa premisa es edificar 75.000 viviendas y que en la estrategia es que tanto los gobernadores e intendentes serán los responsables de direccionar las características, diseños y elección de los materiales que se utilizarán en las construcciones de acuerdo al hábitat de cada distrito del país.El mercado inmobiliarioMarta Lioto, la vicepresidenta del Colegio Profesional Inmobiliario (Cucicba), comentó a Infobae, que no tienen expectativas alentadoras. “El 2021 puede ser igual o peor. Dejamos un año de fracasos para el sector. Porque no hubo créditos hipotecarios, por la dificultad en adquirir dólares, el precio del billete estuvo por las nubes, y porque no hubo incentivos para la inversión. Tampoco la reforma de la Ley de Alquileres funcionó, y los propietarios sacaron sus inmuebles de la oferta y los inquilinos no encuentran viviendas disponibles en el mercado”.“Necesitamos medidas urgentes para reactivar rápido el sector inmobiliario. Sería vital un instrumento financiero que estimule la inversión, como el Cedín. O cualquier incentivo para que los inversores saquen sus dólares del colchón y los vuelquen en la construcción”, añadió Lioto."Necesitamos medidas urgentes para reactivar rápido el sector inmobiliario", dijo a Infobae Marta Lioto (Adrián Escandar)Un dato levemente positivo, reflejó en la última medición del Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, una suba en la cantidad total de las escrituras de compraventa de inmuebles, tras 29 meses consecutivos de caídas. En noviembre, se registró un 4,2% respecto del nivel de 2019, al sumar 2512 actos notariales, mientras que el monto total de las transacciones realizadas trepó un 159%, con $38.601 millones.“Suben los precios en pesos y la moneda estadounidense se hace valer. Notamos un sinceramiento de precios y una retasación de los inmuebles, dadas las continuas y sucesivas devaluaciones. Para 2021, vamos a necesitar creatividad, innovación, profesionalización y madurez para sortear los desafíos. Nuestro sector tiene una gran resiliencia que lo caracteriza y ha logrado reinventarse”, explicó a Infobae, Mirta Líbera, directora de la Federación Inmobiliaria de la República Argentina (FIRA) y presidenta de la Cámara Inmobiliaria de la Provincia de Buenos Aires (CIBA).Bajan los precios en pesos y la moneda estadounidense se hace valer. Notamos un sinceramiento de precios y una retasación de los inmuebles (Mirta Libera)La construcción de pozo, con valores más accesibles o con características constructivas diferenciales y novedosas, podrían ser alternativas de éxito, unos USD 500 por m2 en promedio. También existen otros modelos de negocio, como el crowdfunding inmobiliario o la venta por cuota parte.“Se impone un muy buen financiamiento: permutas, es una modalidad que se viene notando fuertemente. La pandemia modificó no sólo los hábitos de las personas, sino también de las empresas. Esto traerá aparejado un replanteo serio de la demanda de locales comerciales y oficinas dentro del segmento corporativo, cosa que ya habíamos empezado a notar con algunas actividades. Los metros cuadrados descubiertos o semicubiertos se han revalorizado”, dijo Libera.Dolores Otero Rossi, del área comunicacional de la CIBA, se explayó sobre esta tendencia: “Estamos en medio de un proceso que llevará tiempo. La expansión, en un futuro, será el desarrollo de nuevos barrios a lo largo de la Autopista La Plata-Buenos Aires y la Ruta provincial 2. Ese movimiento se da en las principales vías de acceso a las ciudades. En el partido de La Plata, los barrios más consolidados se encuentran en la zona norte: Villa Elisa, City Bell, Gorina y Gonnet. También se nota un aumento considerable de las consultas de terrenos para construir en el Sudeste de La Plata: sobre la Ruta Nacional 11”.Las estadísticas, elaboradas por el Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, reflejaron una suba interanual del 1,64%, con 7.349 compraventas.“Luego de haber pasado por los meses más difíciles para la economía en su conjunto, comenzamos a ver un paulatino repunte de la actividad que se ha ido consolidando hacia fin de año”, dijo a Infobae, Ignacio Salvucci, presidente del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires.Los profesionales en distintas reuniones con el Gobierno, aconsejaron propusieron la revisión del tratamiento impositivo de las escrituras. Se encuentran excesivamente gravadas y provoca la informalidad del sistema.El Gobierno nacional, a través de la Comisión Nacional de Valores (CNV), propuso la generación de proyectos por medio de fondos cerrados, para captar inversores del mercado de capitales", dijo a Infobae Damián Tabakman (Reuters) (AGUSTIN MARCARIAN/)Salvucci, añadió, que, “otra medida que contribuiría con el proceso escrituración está dado por la transferencia instantánea de fondos. Sabemos que hay sistemas que lo promueven a instancia del BCRA pero en la práctica los bancos tardan entre 24 y 48 horas en reflejar la acreditación en la cuenta del transmitente”.Opción a través del mercado de capitalesTambién el Gobierno nacional, a través de la Comisión Nacional de Valores (CNV), propuso la generación de proyectos por medio de fondos cerrados, para captar inversores del mercado de capitales (que pueden verse beneficiados por el posible blanqueo), “es una medida muy positiva. Deberíamos ver sus frutos en 2021”, opinó Tabakman.Otros prefieren la cautela. “Esos fondos privados deberían ser enfocados a la construcción, pero subsidiando tasas. Se ofrecen muy buenas tasas para que la gente no se vuelque al dólar, y coloque ese dinero a los fondos cerrados de inversión, con dos limitantes: 1) no se sabe qué actividad de una pyme puede tener una rentabilidad suficiente para pagar esas tasas; y 2) desconocemos cómo se distribuyen esos fondos y a qué actividades van a beneficiar, por lo que el Estado debería subsidiar esas tasas a las pymes para que haya una correlación entre la ganancia y el interés. Todavía es necesario que los inversores y ahorristas tengan confianza en la propuesta”, amplió Otero Rossi.Seguí leyendo:El empleo formal en la construcción se recuperó por tercer mes consecutivo y en octubre creció un 3,1% mensualATP: la AFIP habilitó el sistema para tramitar los créditos a tasa subsidiada y el Repro IILos préstamos en pesos al sector privado crecieron más de 47% en 2020

Leer más »

El campo ya evalúa un paro con cese de comercialización y control de cargas

Una de las Asambleas rurales de principios de 2020, cuando el campo protestaba por la suba de retenciones. Luego, la pandemia tapó todo. La Mesa de Enlace del campo, integrada por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), la Sociedad Rural Argentina, los cooperativistas de Coninagro y la Federación Agraria Argentina, se reunirá mañana por Zoom para evaluar la respuesta a la reciente decisión oficial de prohibir las exportaciones de maíz que, temen, podría ser seguida por más medidas contra el sector. Además, el miércoles a las 14 hora0s se reunirá la Comisión Directiva de CRA para evaluar respuestas concretas no sólo a la decisión del gobierno, sino a los reclamos de las bases rurales.Así explicó el titular de CRA, Jorge Chemes, en declaraciones al programa “CNN Campo”, por CNN radio. “El ánimo de los productores es de mucha bronca; estalló la bronca contenida que venía de varias otras medidas. Salió a la luz, hay mucha bronca. La gente pide inmediatas medidas de protesta. Escucharemos a las Confederaciones sobre qué acción tomar, pero esto no va a pasar desapercibido; es un atropello al trabajo del productor, una medida totalmente inconsulta. Cuando el país necesita que produzcamos más, con 40 millones de habitantes en estado de pobreza, se hace todo lo posible para trabar la producción”, dijo Chemes.Consultado sobre propuestas que se debatirán en Asambleas a realizarse en Bell Ville (Córdoba), Pergamino (Buenos Aires) y otros puntos del país, en las que productores autoconvocados reclaman un paro con cese de comercialización de granos y hacienda y control de cargas en las rutas, suerte de lock-out patronal, Chemes admitió que la Comisión Directiva de CRA las evaluará en su reunión del miércoles. “Lo estoy escuchando de nuestras bases de productores rurales y de los autoconvocados; hay una posición firme de protesta. Es lo que más predomina en este momento”, dijo, y señaló que la cuestión también se debatirá mañana en la Mesa de Enlace.En ese sentido, desde Bell Ville, el productor autoconvocado, Germán Suárez, dijo en declaraciones a CNN Radio, “El gobierno no deja de sorprendernos con viejas recetas. En esta zona estamos soportando una sequia bastante preocupante y ahora la intervención del mercado le termina de poner la frutilla al postre. No sabemos que va a hacer el gobierno de ahora en adelante. seguramente se va a venir con un aumento de retenciones”. Y Román Gutiérrez, productor autoconvocado de Pergamino, agregó: “Si pedimos un paro de comercialización hay que hacerlo con control de cargas en todas las provincias. El último paro no fue el 100% efectivo porque era una risa: muchas empresas que tienen presencia en las entidades mandaban camiones”.Jorge Chemes, titular de CRA, cuyas bases ya cuestionaban su participarción en el "Consejo Agroindustrial Argentino", que hizo un acercamiento al gobierno y en el cual hay sectores, como el avícola, que se beneficiarían a costa de los productores ruralesFecha y duraciónSobre la fecha y duración de la protesta, Chemes dijo que hay rurales del interior que lo están “planteando concretamente”, pero aún no se decidió al respecto. “Mañana tendremos más información de otras entidades y el miércoles en el caso de CRA estaremos con algo concreto para plantearlo”, señaló.Según Chemes, “hay un concepto equivocado del gobierno sobre la producción del campo; a veces parece que busca escenarios de conflicto, parece que quieren pelear, en vez de buscar armonía, el tema es la pelea, el enfrentamiento, siempre molestando y trabando el sistema productivo. Resulta que ahora que hay que darle de comer a la gente, se toman medidas que lo único que provocan es retracción”.El titular de CRA reconoció que el campo no logró hacerse escuchar por el gobierno. “Eso no es nuevo”, señaló. “Soy un convencido de que el campo durante muchos años no logró generar un lobby fuerte como generaron la industria o el sector petrolero. Las fórmulas y herramientas que usamos no generaron ese lugar de fuerza, y estamos en un lugar de la cadena muy incómodo: somos el último eslabón y no podemos transmitir a nadie lo que viene de arriba. Pero tenemos que generar estrategias diferentes, para que nos escuchen. Hay un trabajo de 14 puntos que el campo necesita. Nunca nos llamaron, no lo leyeron”, se quejó.Podría haber másTambién admitió que el cierre de las exportaciones de maíz podría ser seguida por medidas en otros sectores. “Todo puede ser, el gobierno nos acostumbró a que dice una cosa y hace otra”. Así como cerró las exportaciones de maíz, podría hacerlo con el trigo, dio como ejemplo. “Si el objetivo son los precios, los pueden transferir a otros productos. Pero pensar que así pueden manejar los precios y la producción es vivir en otro planeta. Eso no lleva a nada bueno, y no soluciona problemas estructurales”.El ministro del Interior, Eduardo de Pedro, cuando recibió al "Consejo Agroindustrial", que también se reunió con Cristina Kirchner. Chemes adelantó que el Consejo Agroindustrial Argentino, un organismo que fue recibido por Cristina Kirchner, presentó un plan e inició un acercamiento al gobierno, emitirá pronto un comunicado de protesta por el cierre de las exportaciones de maíz. “Están esperando un par de firmas”, dijo al respecto. A su vez, reconoció la tensión interna en CRA por su participación en el Consejo. “Reconozco que tuve que hacer malabarismos”, comentó. De hecho, admitió que la Comisión Directiva de la entidad que preside evaluará “si es que no quieren que participemos más; esto lamentablemente deteriora la relación: hay sectores que en la cadena se benefician con esta medida, claramente, y otros que nos perjudicamos. Y yo lo dije: no sirve de nada que alguien se beneficie a costa de otros”, en alusión, por ejemplo, al Centro de Empresas Procesadoras Avícolas (CEPA), presidido por Roberto Domenech, miembro del Consejo. Las avícolas están entre los supuestos beneficiarios del cierre de las exportaciones de maíz, en la medida que este contribuya a disminuir el precio del grano, insumo de la alimentación de los pollos.Seguí leyendo:Intervención de mercados, clima seco, pandemia y recesión: 4 razones de un 2021 difícil para el campoEl Gobierno apelará a las recetas más duras del kirchnerismo para doblegar a la inflación en 2021Jorge Vasconcelos: “Vuelve a reivindicarse el cepo original, pese a que entre 2011 y 2015 se evaporaron USD 37.000 millones”

Leer más »