Último momento

Economía

Cuál es el efecto multiplicador para la economía de la cosecha que genera más del 40% de las exportaciones del país

Infobae realizó un informe sobre la importancia que tiene la campaña de granos gruesos para la economía nacionalLa campaña gruesa de granos comenzó a dar sus primeros pasos con la siembra de girasol y de los primeros lotes de maíz y continuará con el ingreso de las sembradoras a los campos para plantar soja. Este proceso, que terminará bien entrado el segundo semestre del 2021 con la finalización de la cosecha de maíz, es crucial para la economía de Argentina, no solo por el movimiento económico que genera, sino también porque solo en el primer semestre del año estos cultivos y sus complejos fueron los responsables de más del 40% de las divisas que ingresaron al país. Por tal motivo, resultará de vital importancia una buena performance de la campaña para traer algo de alivio a las castigadas cuentas nacionales.Sin embargo, la gran inversión que se realizará para la siembra y producción de soja, maíz, girasol y sorgo se da en un contexto de una gran incertidumbre económica y de un cambio constante de las reglas de juego, sobre todo en lo que respecta al acceso a dólares. En este sentido, el miércoles pasado el Banco Central de la República Argentina (BCRA) decidió, además de encarecer el dólar “solidario”, restringir el acceso a estos para la cancelación de obligaciones en el exterior por parte de empresas.Para los dirigentes del campo de la Mesa de Enlace, compuesta por las cuatro principales entidades agropecuarias a nivel nacional, esta medida traerá “consecuencias negativas” en el sector al limitar la posibilidad de prefinanciar exportaciones y el aumento en los precios de los insumos estratégicos, ya que la mayoría son importados.Compartamiento de la producción de granos gruesos en las últimas campañas y las proyecciones para el nuevo ciclo (Fuente: Az Group)Si bien lo que se conoce como campaña gruesa, que toma ese nombre por el mayor grosor de los granos en comparación a los cultivos que se cosechan en invierno, como el trigo o la cebada, se trata de la siembra y cosecha de girasol, sorgo, maíz y soja, estos últimos dos cultivos sobresalen del resto por la superficie que ocupan y por el volumen de producción.Según datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA), en la campaña 2019/20, que finalizó hace algunos meses, la soja y el maíz, en conjunto, ocuparon un área de 23,7 millones de hectáreas con una producción de 99,6 millones de toneladas, mientras que el girasol y el sorgo fueron implantados sobre 2,15 millones de hectáreas con una cosecha que se ubicó en 5,9 millones de toneladas.Pero otro dato relevante de la soja y el maíz es su característica federal y la cantidad de puestos de trabajo que genera, tanto de manera directa como indirecta. A partir de los datos aportados por el economista jefe de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), David Miazzo, estos dos cultivos se encuentran presentes en 15 provincias de la Argentina y ocupa a 640.000 personas dentro de sus cadenas, que comprende tanto la actividad primaria como la industrialización.Para Miazzo, el impacto económico que tienen los cultivos que integran la campaña gruesa es “importante” ya que la cosecha 2019/20 alcanzó un valor de producción de USD 31.944 millones a precios FOB de hoy. Asimismo, puso de relieve que, “por sí solas, estas cadenas representaron más del 40% de las exportaciones en el primer semestre. Muy probablemente, la campaña gruesa sea uno de los hechos de la economía productiva más importantes para el país, para su macroeconomía, para el empleo y para la provisión de dólares. Estos, principalmente el maíz y la soja, son los productos que más se destacan a nivel país. Tal vez, solo se asemejen a la producción de gas y petróleo, en cuanto a la comparación de la magnitud económica”.El aporte de la campaña gruesa al total de la recaudación (Fuente: Az Group)En relación a las exportaciones, los resultados del primer semestre son contundentes. Según el Indec, Argentina exportó durante los primeros seis meses del año USD 27.388 millones, de los cuales USD 7.676 millones provinieron del complejo sojero, USD 3.322 millones del maicero y USD 377 millones del girasol, ubicándose por encima del 40% de los despachos totales del país, en un contexto de una baja del 11% de los embarques totales de Argentina debido, principalmente, por los efectos económicos de la pandemia de coronavirus.Más allá del buen desempeño exportador de estos complejos, la actividad está cercada por la alta presión tributaria. Según un informe de FADA, la participación de Estado en la renta agrícola alcanza el 68,3% en promedio. Esto quiere decir que de cada $100 de renta agrícola que produce un campo, más de $68 tienen como destino las arcas de los tres niveles del Estado a través de impuestos.El aporte en retencionesPero no solamente son importantes las exportaciones de estos cultivos por el ingreso de divisas, sino también por los aportes en concepto de retenciones que hacen estos complejos. En este sentido, FADA, en su informe sobre exportaciones agroindustriales del primer semestre, indicó que en dicho período el complejo sojero aportó por retenciones USD 2.510 millones, mientras que el maicero lo hizo por USD 398 millones y el girasolero por USD 25,8 millones. Si se toma en cuenta que las exportaciones agroindustriales culminaron los primeros seis meses en USD 20.002 millones, el Estado nacional retuvo a estos tres complejos el equivalente al 14,66% de las exportaciones totales del sector.Al respecto, el fundador y director de la consultora AZ Group, Sebastián Salvaro, consideró que “la significancia para el país respecto de la campaña gruesa es clave porque estos productos, en términos de retenciones son los que más aportan”. Además, agregó que a nivel macroeconómico se definen “los niveles de recaudación que habrá, porque tenés la cosecha en la mano y eso ya te define cómo será la liquidación de divisas y la oferta de dólares disponible”.Movimiento económicoPor otro lado, Salvaro subrayó el movimiento económico que genera la cosecha al sostener que “hoy la gruesa, en términos de facturación, representa entre el 80% y 90% de las facturación agrícola total. Por eso, en los meses que van de marzo a julio se concentra la cosecha arrancando con girasol, maíz temprano y soja. Y después está el maíz tardío, que hoy es el 60% de la superficie sembrada con este cultivo. Cuando a esto se traslada a movimiento de camiones, cosechadores, gente administrativa haciendo cartas de porte, personal recibiendo los granos en plantas de acopio, se produce el pico de trabajo por excelencia de la actividad agrícola”.En la misma línea, la Jefa de Informaciones y Estudios Económicos de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Emilce Terré, hizo hincapié en este sentido: “No hay que pensar solamente en la cosecha de granos, sino también en todo lo que conlleva la misma, porque hay una mayor demanda de combustible, de insumos, de personal, se pagan impuestos, se contratan fletes, servicios financieros. Entonces, no es solo la cosecha de granos, sino que mueve muchas actividades relacionadas”.Facturación total de la campaña gruesa (Fuente: Az Group)Y agregó: “Hay que verlo de manera federal también. Las actividades industriales que uno puede pensar están muy concentradas en Buenos Aires, pero la agroindustria es una de las actividades más federales que existen. Hay un montón de ciudades, de pueblos que dependen casi exclusivamente o de un molino o de una cooperativa. Entonces -la campaña- tiene un fuerte impacto en todo lo que tiene que ver con el despliegue de la actividad económica en el interior del país”.ProyeccionesSi bien los cálculos sobre producción de la cosecha gruesa y su valor todavía son preliminares y no existe al momento una estimación oficial, informes privados prevén una trilla de soja y maíz que, en principio, se ubicaría en torno a las 100 millones de toneladas, valores en línea con lo producido el ciclo anterior, en un contexto climático poco prometedor, ya que existe la posibilidad de que el clima seco (Niña) prevalezca durante los meses de la campaña.Para la BCR, se espera una siembra de soja que se ubique en 17,3 millones de hectáreas con una producción estimada en 50 millones de toneladas, mientras que el área que cubriría el maíz sería de 7 millones de hectáreas y cosecha probable de 48 millones de toneladas.De concretarse estos guarismos, la superficie de soja subiría respecto a la campaña anterior 100.000 hectáreas, aunque caería la producción en 700.000 toneladas. Por el lado del maíz, el área se vería reducida en 260.000 hectáreas, mientras que la producción presentaría una merma de 3,5 millones de toneladas.Por su parte, la consultora AZ Group estimó, en base a proyecciones del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), que la producción de soja podría posicionarse en 53,5 millones de toneladas y la de maíz en 50 millones, mientras que la de girasol lo haría en 3,3 millones de toneladas y la de sorgo en 2,4 millones de toneladas.En base a estas estimaciones preliminares, la consultora proyectó que el ingreso bruto que podrían percibir los productores ascendería entre los cuatro cultivos a USD 22.195 millones. Este cálculo se realizó tomando en cuenta los precios de los contratos a cosecha en los mercados de futuros Matba/Rofex (por ejemplo, el precio del contrato de mayo 2021 de soja se ubica en US$ 250 y el de maíz de abril en US$ 150).De ese total la soja tendría una participación del 60% (US$ 13.375 millones) y el maíz del 34% (US$ 7.500 millones). En concepto de retenciones, la recaudación estatal sería de US$ 5.426 millones, con la soja aportando el 81% de ese total.Seguí leyendo:Más del 90% de los productores agropecuarios asegura que está igual o peor que hace un añoSímbolo de la ganadería nacional y mundial: la Asociación de Angus celebra su centenario

Leer más »

Presupuesto 2021: cuáles son los puntos débiles que Martín Guzmán deberá explicar en el Congreso

El ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, expondrá el martes próximo en la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados sobre los lineamientos del proyecto de gastos y recursos para el trienio (AGUSTIN MARCARIAN/)Frente a la fallida estrategia de anunciar, casi en simultáneo, los principales lineamientos del Proyecto de Presupuesto 2021 y las nuevas restricciones cambiarias, el ministro de Economía, Martín Guzmán, tiene previsto asistir la semana próxima al Congreso para presentar los números de la iniciativa e intentar lograr lo que no pudo la semana pasada: dar una señal de certidumbre y previsibilidad hacia adelante a los mercados.De todas maneras, las estimaciones macroeconómicas establecidas en el proyecto fueron puestas en duda por varios analistas que, pese al ruido que generaron las medidas del Banco Central, se hicieron el tiempo de analizar los números de la iniciativa.La cotización del dólar subiría menos que los precios, según proyecta el equipo económicoPara el 2021, el Gobierno prevé un crecimiento de la economía muy moderado -a apenas 5,5%, frente a la caída del 12,1% del PBI proyectada para este año-; una inflación del 29% en diciembre; y un tipo de cambio nominal de $102,4 por dólar para fin del año próximo. El dólar subiría menos que los precios, según proyecta el equipo económico.“¿Cuán sostenible es el tipo de cambio previsto en el Presupuesto si avanzaron con mayor control de cambios y siguen perdiendo reservas?”, se preguntó el consultor económico Hernán Hirsch. Según pronosticó, mientras se mantenga el control de cambios y el dólar siga deslizándose lentamente, la inflación no se va a escapar. La pregunta es cuánto podrá sostener el Gobierno el actual tipo de cambio, en un contexto en el que la brecha sigue en niveles récord.Además, el Gobierno prevé para el 2021 un nivel de emisión monetaria alto, estimado en $1,2 billones, equivalente al 75% del déficit fiscal primario previsto para el sector público nacional ($1,6 billones). “Es un nivel importante es un contexto donde la demanda de dinero subió muchísimo y con el desconfinamiento la tenencia de pesos precautoria debería disminuir. Y el canal fuerte de ese sobrante de pesos es el cambiario”, dijo Hirsch.Un informe de la consultora Economía & Regiones coincide con este diagnóstico: “Si la oferta monetaria aumenta más que la demanda de dinero, el desequilibrio monetario se acrecienta, el desequilibrio cambiario también aumentará y la pérdida del poder adquisitivo del peso se potenciará, con lo cual el dólar subirá más y la inflación se acelerará”. Y agrega que es justamente eso lo que sucederá con la política fiscal y monetaria (implícita) en el Presupuesto 2021, más aún con un cepo que está condenado a seguir haciéndose cada vez más férreo.El ministro de Economía, Martín Guzmán, asistirá el martes al Congreso, pero la sesión se expondrá de manera virtualPara el estudio privado, si las estimaciones de crecimiento son un “dibujo inconsistente y alejado de la realidad, en materia monetaria, cambiaria e inflacionaria lo son mucho más. Hay que esperar mucho más dólar y más inflación que lo planteado por el Presupuesto 2021″, de acuerdo con sus estimaciones.Si la oferta monetaria aumenta más que la demanda de dinero, el desequilibrio monetario se acrecienta (Economía & Regiones)Desde EcoGo, el analista Sebastián Einstoss también sostuvo que la nominalidad prevista en el Presupuesto expone la desaceleración de la inflación, del 32% al 29%, lo cual si bien no es tan ambiciosa, es inconsistente con el hecho de que el Gobierno prevé financiar parte del déficit con emisión monetaria. El rojo fiscal primario de la administración nacional se proyecta en 4,5% del PBI.Además del interrogante que genera el monto previsto de emisión -si podrá ser absorbido por la demanda de pesos-, los economistas también ponen en duda el resto de las variables con las que el fisco espera contar para cubrir el déficit. “Es bastante optimista lo que obtiene de organismos internacionales y de fuentes del sector público”, dijo Hirsch, mientras que Einstoss remarcó que el ruido político y económico generado por las recientes medidas también abre un signo de pregunta respecto de cuánto financiamiento en pesos podrá conseguir el Tesoro en el mercado local.Economía & Regiones también afirma que, según el mensaje del Presupuesto, en 2021 el Estado tendrá un rol activo en el proceso de reconstrucción de la economía, ya que por un lado se plantea una recuperación robusta de los ingresos fiscales; o sea, un aumento de la presión tributaria (subiría de 23,8% a 24,8%) y por otro lado, un aumento del gasto público en términos reales.Más EstadoDe acuerdo con los números, el gasto primario real crecerá un 7,6% y un 10,1% interanual en términos reales contra 2020 (sin las erogaciones extraordinarias por COVID-19) y 2019; respectivamente. “En pocas palabras, el proyecto prevé más Estado y menos sector privado, lo cual es la madre de todos los problemas que tiene Argentina hace años”, remarcó el informe.“En pocas palabras, el proyecto prevé más Estado y menos sector privado, lo cual es la madre de todos los problemas que tiene Argentina hace años”, observó Economía & Regiones (EFE) (EFEI0023/)Para el analista de EcoGo, es positivo el desarme del paquete de gastos vinculados con el COVID-19 (del 3,7% del PBI) y no se percibe un gasto corriente significativo. Incluso, se mantiene la nominalidad en salarios y jubilaciones. En lo que sí el Gobierno apuesta fuerte es en el gasto en obra pública, que se duplicará respecto de este año. Fueron incluidos 6.562 proyectos de inversión, por un monto de $842.683 millones. “El Gobierno se garantiza un aumento muy ambicioso de la inversión, un gasto que es flexible”, remarcó el analista.Pese a estas inconsistencias, el proyecto de Presupuesto 2021 muestra un sendero de relativa prudencia, que fue teñido por los recientes anuncios de mayores restricciones cambiarias. “El control de cambios lo dejó en segundo plano y le quitó la posibilidad al Gobierno, y sobre todo a la estrategia de Guzmán, de usarlo como herramienta tranquilizadora”, remató Hirsch.Seguí leyendo: ¿Cuándo podrán recuperar la retención por la compra del dólar para ahorro los empleados que pagan Ganancias?El BCRA sigue vendiendo dólares y las reservas llegaron al nivel más bajo desde enero de 2017Fuerte crítica de los grandes empresarios a las nuevas restricciones cambiarias

Leer más »

El gobierno admite ahora la posibilidad de emitir billetes de $ 5.000

El Banco Central trabaja con la Casa de la Moneda para poner en marcha una nueva familia de billetes y evaluará si se debe introducir uno de mayor denominación. Así lo admitió el titular del organismo, Miguel Ángel Pesce, cuando fue consultado sobre la posibilidad de la entrada en vigencia de un billete de $5.000.El tema despierta resquemores en el gobierno, debido entre otros motivos a la resistencia de la vicepresidente, Cristina Kirchner, a la emisión de billetes de más alta denominación que los actuales (de hasta $ 1000), porque implicaría reconocer la pérdida de valor de la moneda debido al efecto de una persistente inflación, que no cesa aún en un contexto de fortísima recesión, tarifas de gas y electricidad congeladas y controles de precios y cambiarios.Prudente, Pesce dijo que el BCRA está “trabajando con la Casa de la Moneda en la nueva familia de billetes” y explicó que se trata de “un trabajo que quedó retrasado por todo el problema de la pandemia”. En ese contexto, prosiguió, “se evaluará si dentro de la nueva familia hay un billete de mayor denominación”.Al principio del gobierno de Alberto Fernández el mismo Pesce había declarado que el gobierno pensaba emitir nuevos billetes, ilustrados con personalidades históricas destacadas, no con animales de la fauna argentina, como había ocurrido durante la gestión presidencial de Mauricio Macri.Tímida admisiónMás allá de esas cuestiones, la cuestión de fondo es que por primera vez Pesce admitió, aunque tímidamente, la posibilidad de que el regreso de los próceres al papel moneda sea acompañado por la decisión de emitir billetes de mayor denominación. El billete de mayor valor es actualmente el de 1.000 pesos, ilustrado por el hornero.Además, Pesce rechazó de plano la posibilidad de una devaluación, pese a las recientes medidas de endurecimiento del mercado cambiario, para “defender” las menguantes reservas internacionales del BCRA. “Tenemos contacto con todas las cámaras empresariales y ninguna nos ha planteado un problema de atraso cambiario”, dijo el funcionario. Y agregó: “responder con una devaluación por las presiones que meten actores especulativos, como los fondos del exterior que ingresaron para hacer ´carry trade´ en 2018 y 2019 es un error”.Según el titular del Central “el riesgo de seguir los impulsos de estas acciones especulativas es muy grande para la economía real y la sociedad”.Cuestiones de imagenEl billete de mayor denominación en curso es el de $ 1.000, con imágenes del hornero (Esteban Andrés Cabrera/)En mayo pasado, cuando se difundió la posibilidad de emisión de un billete de 5.000 pesos, con la imagen de Ramón Carrillo, el Banco Central negó vehementemente la posibilidad. La polémica se centró en la figura elegida para ilustrar el posible billete, Ramón Carrillo, un ministro de Salud de Juan Domingo Perón fuertemente sospechado de simpatías nazi-fascistas. La posibilidad de un billete con la imagen de Carrillo llegó incluso a ser repudiada por el Centro Wiesenthal, dedicado a la Memoria del Holocausto. Aquella vez el propio presidente Alberto Fernández terminó descartando la posibilidad de imprimir billetes de $ 5.000. “Fue una idea que circuló, pero no lo vamos a hacer”, aseguró.Seguí leyendo:El colapso de la economía: los 8 bancos argentinos que cotizan en bolsa valen la mitad de lo que uno solo de ellos valía en 2017Según Santiago Cafiero, las medidas de endurecimiento del cepo cambiario son “transitorias”

Leer más »

El colapso de la economía: los 8 bancos argentinos que cotizan en bolsa valen la mitad de lo que uno solo de ellos valía en 2017

FOTO DE ARCHIVO. Operadoras trabajan en la Bolsa de Buenos Aires, Argentina. 19 de junio de 2018. REUTERS/Martín Acosta (MARTÍN ACOSTA/)Los bancos argentinos que cotizan en bolsa cerraron la semana con un valor de mercado de 4.125 millones de dólares, poco más de la mitad de lo que uno sólo de ellos, el Banco Galicia, valía en 2017.Al cierre de la semana, el Galicia es el único banco argentino con cotización bursátil cuya “capitalización de mercado” supera los USD 1.000 millones, situándose en 1.120 millones. Los bancos Macro, Santander y BBVA se sitúan en un rango de USD 981 a USD 553 millones, el Supervielle vale menos de USD 200 millones y el Hipotecario y el Banco de Valores cotizan no muy por encima de los USD 100 millones.La comparación, realizada por el analista financiero Ariel Sbdar, da cuenta de la impresionante pérdida de valor de los bancos, uno de los sectores más afectados por la pérdida de valor de las empresas argentinas en general y reflejo, a su vez, de la caída que la economía argentina tuvo a partir de principios de 2018, que se aceleró en agosto de 2019, tras las PASO que prácticamente decidieron la elección presidencial que tuvo lugar en octubre.En buena medida, el colapso se explica por la evolución y volatilidad del tipo de cambio, es decir de la cotización del dólar respecto del peso. En 2017 había una masiva entrada de dólares a la Argentina, que en el bienio 2016-2017 fue uno de los principales emisores de bonos en los mercados internacionales, casi a la par con Arabia Saudita, destacó Gustavo Neffa, director de Research for Traders. Ese influjo hizo que se retrasara el tipo de cambio y que la “capitalización de mercado” en dólares de las empresas argentinas, incluidos los bancos aumentara notablemente. La situación es ahora la inversa: de “niña mimada” de los mercados de capital y financieros, la Argentina pasó a ser el mal ejemplo, al punto de que -sobre una escala de riesgo de 22 niveles- la calificadora de riesgo Moody’s mantiene a la Argentina en el nivel 21, esto es, en el segundo más riesgoso, incluso después de haber restructurado la deuda externa pública, explicó Neffa.Los valores bursátiles de las empresas y de los bancos parecían haberse estabilizado a principios de este año, pero en marzo, a partir de la pandemia de coronavirus, volvieron a entrar en una espiral negativa que tuvo un breve intervalo optimista con el exitoso cierre de restructuración de la deuda externa pública con los acreedores privados. Las cotizaciones retrocedieron nuevamente esta semana, tras los anuncios oficiales sobre el mercado cambiario, con un recargo del 35% sobre la compra del dólar “solidario” (ya gravado con el 30% del impuesto PAIS) en concepto de adelanto del impuesto a las Ganancias, y la decisión de que el BCRA ya no proveerá a las empresas endeudadas en dólares las divisas necesarias para saldar esos pasivos, sino que proveerá sólo el 40% de las divisas y exigirá a las empresas conseguir el resto por su cuenta o refinanciándose en el exterior.Los bancos son además los más afectados por la endeble situación monetaria y cambiaria. A pesar de una enorme absorción de pesos mediante la colocación de Letras de Liquidez (Leliq), el BCRA no ha logrado contener las tasas de inflación.“Los bancos siguen teniendo ganancias pero su cotización refleja el riesgo futuro”, apuntó Neffa, quien destacó el reinicio de la caída de los depósitos en dólares, que se habían logrado estabilizar durante dos meses. Actualmente, esos depósitos bordean los USD 19.000 millones, de los cuales USD 2.000 millones son del sector público, USD 11.000 millones están “encajados” en el Central (son parte de las “reservas internacionales brutas” de la entidad) y USD 6.000 millones están prestados al sector privado, cuyas perspectivas de repago se han oscurecido con las recientes medidas para proteger las reservas.Los bancos son además los tenedores de 2,8 billones (millones de millones) de pesos de Leliq, lo que termina de configurar una situación en la cual la única salida que se visualiza “a corto plazo”, aclara Neffa, es una devaluación.La cotización de USD 8.000 millones del Galicia es de fines de 2017, cuando la acción de la entidad cotizaba a USD 60, pero llegó a valer USD 72, con lo cual su capitalización de mercado superó en algún momento los USD 10.000 millones, esto es aproximadamente 150% más que lo que hoy valen los 8 bancos con cotización bursátil de la Argentina. Ya antes de los anuncios oficiales, el Banco Hipotecario había lanzado un canje para refinanciar mediante un canje a 2025 un vencimiento de 280 millones de dólares a fines de noviembre.El picoLos ocho bancos cotizantes llegaron a valer cerca de 45.000 millones de dólares, dijo Sbdar y su actual cotización, cercana al piso que habían tenido en marzo, al inicio de la pandemia, quedó también muy rezagada respecto del valor de los bonos argentinos. En ese momento, al inicio de la negociación por la restructuración de la deuda, los viejos bonos argentinos cotizaban al 25% de su valor nominal, en tanto que la cotización de los nuevos bonos, surgidos de la restructuración implica un aumento cercano al 50% en la cotización de los títulos soberanos emitidos por el gobierno de Alberto Fernández. Sin embargo, el valor de los bancos es similar al de hace seis meses, lo que significa que su valor se ha devaluado respecto de los bonos del país.FOTO DE ARCHIVO. Los tipos de cambio del euro y el dólar estadounidense se ven en un tablero electrónico en la Bolsa de Valores B3 de Brasil, en São Paulo. 25 de julio de 2019. REUTERS/Amanda Perobelli (AMANDA PEROBELLI/)La impresionante pérdida de valor de los bancos supera al de otros sectores, aunque a la vez es menor a la de algunas empresas, como Autopistas del Sol que en 2017 llegó a valer USD 600 millones y hoy tiene una capitalización de mercado de USD 30 millones, un 95 % menos, señaló Sbdar.En tanto, desde las PASO, las empresas argentinas con cotización en Wall Street perdieron hasta 83 % de su valor. En promedio, la caída en las cotizaciones en dólares fue de 21%, pero si se excluye el caso de Mercado Libre, que aumentó 45% en lo que va del año, la caída de las 19 empresas restantes con cotización en el parqué de Nueva York promedió un 60%.Seguí leyendo:Dólar “solidario”: diez claves para entender quiénes pueden comprar el cupo mensual de USD 200 que impuso el Banco CentralCuál es el efecto multiplicador para la economía de la cosecha que genera más del 40% de las exportaciones del país

Leer más »

Según Santiago Cafiero, las medidas de endurecimiento del cepo cambiario son “transitorias”

El jefe de Gabinete dijo que el endurecimiento del cepo fue una medida que se venía discutiendo con el BCRA y Economía y estuvo conectada a la presentación del presupuesto 2021 (FOTOGRAFIA JGM/)El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, resaltó hoy que las medidas tomadas para profundizar el cepo cambiario son “transitorias” y durarán hasta que la Argentina pueda “reponer” el perfil exportador. “Son transitorias hasta que repongamos nuestro perfil exportador”, dijo Cafiero, y señaló que “la Argentina pasó de exportar en 2011 unos 80 mil millones de dólares a unos 60 mil millones de dólares en 2019”.A juicio del funcionario, “Los dólares los necesitamos para incentivar a la producción y al empleo para que permitan generar más dólares. Es un círculo que tenemos que volver a recomponer”.Cafiero criticó el “el modelo especulativo” del Gobierno a cargo de Mauricio Macri, que llamó “la timba del macrismo” que –afirmó- “hacía que entraran dólares que no iban a la producción”. Por el contrario, señaló, “Vinimos a cambiar eso y lo estamos haciendo”.Para la producciónEl jefe de Gabinete también explicó que la profundización del cepo cambiario, por el cual para acceder a la compra de los USD 200 mensuales de “dólar ahorro” se agregó, al impuesto “PAIS” del 30%, un cargo adicional del 35% en concepto de “adelanto del impuesto a las Ganancias”, lo que llevó la cotización por arriba de los 130 pesos, son transitorias porque "los dólares los necesitamos para incentivar a la producción y al empleo para que permitan generar más dólares. Es un círculo que tenemos que volver a recomponer”.Las recientes medidas incluyeron también deducir los pagos de tarjetas de crédito o de servicios en dólares de la cuota mensual de USD 200, de modo que si por caso una persona gasta USD 1.000 con el uso de tarjeta, no podrá acceder durante 5 meses a su “cuota” de “dólar ahorro”. Adicionalmente, el gobierno obligará a las empresas con deudas financieras a refinanciar al menos 60% de la misma a un plazo promedio de dos años y les proveerá dólares al tipo de cambio oficial sólo hasta el 40% de los vencimientos de capital de intereses que deban afrontar.PrioridadesCafiero dijo que la profundización del cepo cambiario “tiene que ver fundamentalmente con elegir prioridades”. Al respecto, explicó, “las medidas del tipo de cambio tienen que ver con que la cuenta de capital esté tranquilizada; son cuestiones que tienen que ver con tranquilizar la economía y tener una macroeconomía más equilibrada”, subrayó.Consultado sobre el aumento del precio del dólar “blue”, dijo simplemente que “la economía argentina se rige por el dólar oficial, no por el blue”.La profundización del cepo, para cuidar las reservas, aseguró Cafiero, “es algo que veníamos trabajando hace mucho tiempo con el Banco Central y el Ministerio de Economía”. También dijo que las medidas cambiarias “no son inconexas” con el presupuesto 2021, cuyas proyecciones incluyen un valor del dólar oficial de $ 102,4 hacia diciembre del próximo año, un aumento levemente inferior a la tasa de inflación estimada para el año, de 29%.Sesgo exportadorCarga de granos en uno de los puertos cercanos a Rosario, principal centro de exportaciones de la Argentina REUTERS/Marcos Brindicci (MARCOS BRINDICCI/)Respecto de las cifras de exportación que dijo Cafiero, cabe señalar que las estadísticas del Indec marcan que el pico de exportaciones de la Argentina se alcanzó en 2011, durante el segundo mandato de Cristina Kirchner, cuando las ventas al exterior, gracias a los precios récord que las materias primas alcanzaron entre ese año y principios de 2012 en los mercados internacionales, las ventas externas fueron de USD 82.981 millones. A partir de allí las ventas al exterior cayeron año a año, hasta alcanzar los 56.783 millones de dólares en 2015, último año del mandato de la hoy vicepresidente, en el que la balanza comercial tuvo un saldo negativo de USD 3.419 millones.En los años subsiguientes, durante el gobierno de Macri, las exportaciones crecieron lentamente, hasta llegar a USD 65.115 millones en 2019, cuando –debido a la recesión, se registró un superávit comercial de USD 15.990 millones, que será superado en 2020. Debido al colapso de las importaciones por la crisis económica, se estima que este año la Argentina tendrá un superávit comercial cercano a los USD 17.000 millones. Las reservas del Banco Central, sin embargo, siguen en descenso.Seguí leyendo:El riesgo país argentino todavía triplica el promedio de la región: qué nivel necesita el Gobierno para que la deuda sea sostenibleEl colapso de la economía: los 8 bancos argentinos que cotizan en bolsa valen la mitad de lo que uno solo de ellos valía en 2017

Leer más »

La crisis terminal de las empresas: en julio otras 2.000 dejaron de hacer los aportes de sus empleados al sistema de jubilaciones

La cuarentena extendida forzó el cierre definitivo de muchos locales comerciales (Nicolás Stulberg)La incipiente recuperación de la actividad económica observada en junio desde niveles extremadamente depresivos de abril y mayo no logró sostenerse en julio y agosto, según se desprende de la estadística sensible del Sistema Integrado Previsional Argentino.Los datos de la oficina de Estudios de la AFIP a los que accedió Infobae dieron cuenta de que en julio otras 1.994 empresas no cumplieron con el pago de aportes y contribuciones a la seguridad social (caja de jubilaciones) y amplió el éxodo acumulado desde el inicio de la cuarentena en prevención del COVID-19 a 17.651; en su mayor parte pertenecientes a sectores de actividad mano de obra intensiva, con excepción del sector público que cuenta con la capacidad “infinita” de financiamiento del Banco Central.En el caso específico de julio, tras la modesta recuperación de pagos por parte de 5.200 empleadores en junio, la baja registrada fue casi generalizada a las 19 grandes actividades en que se desagregan los datos, con las únicas excepciones de las empresas de la construcción 24, aunque perdieron en los 5 meses a 1.197 empleadores; el conjunto de la Administración Pública, Defensa y Seguridad Social Obligatoria que aumentó en 16, a 1.795 empleadores, aunque se mantuvo por debajo del nivel de febrero y marzo que fue de 1.844; y la rama de la Información y Comunicaciones con 7, aunque se mantuvo 79 por debajo del máximo del año, 5 meses antes.El severo perjuicio sobre la actividad productiva y comercial derivado de las prohibiciones de apertura de locales comerciales y de empresas dedicadas a rubros considerados no esenciales por parte del Poder Ejecutivo Nacional, y en particular a la movilidad a través del sistema público de pasajeros de la mayor parte de los trabajadores en esas actividades, donde con protocolo fueron autorizadas a comenzar a operar, se manifiesta en el aumento de los cierres definitivos y quiebras de empresas, aunque por la feria judicial y la prohibición de los despidos, no llegan a ser captados plenamente por las estadísticas oficiales.Aumentan los cierres definitivos y quiebras de empresas, aunque por la feria judicial y la prohibición de los despidos no llegan a ser captados por las estadísticas oficialesLas bajas del mes volvieron a estar concentradas en los rubros de hotelería y gastronomía con 595 establecimientos menos que en junio, y 4.203 desde el inicio de la cuarentena, es decir respecto de los registrados por el SIPA en febrero último. Le siguieron el comercio 357 y 5.108, en el mes y 5 meses respectivamente; servicio de transporte y logística 265 y 1.887; agro y ganadería 215 y 171; servicios de salud y sociales 125 y 365; y los empleadores dedicados a los servicios artísticos, culturales, deportivos y de esparcimiento con sendas bajas de 60 y 646 en los dos períodos considerados.Las escrituras de compra-venta acumulan una fuerte contracción (Adrián Escandar)Otro de los grandes empleadores muy golpeados por la crisis derivado del estricto aislamiento social y obligatorio es el inmobiliario, el cual en julio se contrajo en 71, según los registros del SIPA y acumularon una baja respecto de febrero de 726 casos, a 21.613; y el de los servicios profesionales, científicos y técnicos, los cuales según esa fueron cayeron en 125 en el mes y 1.282 desde el inicio del ASPO.El aumento del empleo público disimuló la caída en la actividad privadaPara el Sistema Integrado Previsional Argentino no todas fueron malas noticias en julio, habida cuenta de que registró en el mes un aumento en 8.241 de la cantidad de puestos de trabajo en relación de dependencia declarados por 523.706 empleadores.Los puestos registrados aumentaron en julio en 8.241 casos, resultado de la incorporación de 11.750 en el conjunto de la administración pública nacional, provincial y municipal, y la baja en 3.509 en el agregado del sector privadoSin embargo, el mérito de ese punto de giro por segundo mes consecutivo del total de personal en blanco asalariado desde un mínimo de 7,6 millones en mayo a 7,63 millones dos meses después, se reincorporaron 33.405, se concentró en el agregado de puestos en la Administración Pública, Defensa y Seguridad Social Obligatoria de 11.795 en el mes y 14.616 desde el inicio de la cuarentena.Por el contrario, el conjunto de la actividad privada perdió en el séptimo mes de 2020 poco más de 3.500 puestos, principalmente en las ramas de hotelería, gastronómicos, comercio, transporte y comunicaciones, y servicios de esparcimiento y profesionales, entre otros.Aunque por efecto de las flexibilizaciones parciales de algunas actividades, junto con la llegada de facilidades de pago de los salarios, el SIPA detectó aumento en los empleados registrados en la industria 4.930; los servicios de salud 2.491; enseñanza 1.167; actividades administrativas y tareas de oficina 1.169; y la construcción 927, principalmente.La extensión de la cuarentena y el deterioro del poder de compra de los salarios, junto con mayores regulaciones en los mercados de cambio y para el financiamiento de las empresas, afectaron las expectativas en el sector privadoPor tamaño de los empleadores, según la vara de la cantidad de trabajadores, los más afectados en julio volvieron a ser los que registran una nómina inferior a 25 personas, el 96% del total de puestos caídos; aunque en términos puestos la disminución más acentuada se localizó en los establecimientos con una dotación de 1.500 a 2.500; seguidos por los de 11 a 25 y los de 51 a 100. La excepción fue la franja de más de 5.000 donde hay empresas con participación mayoritaria del Estado nacional.La extensión de la cuarentena y el sostenido deterioro del poder de compra de los salarios, tras la aceleración de la inflación en agosto y la esperada para el último cuatrimestre; junto con mayores regulaciones en los mercados de cambio y para el financiamiento de las empresas, afectaron las expectativas en el sector privado para el corto plazo.Seguí leyendo:Fuerte crítica de los grandes empresarios a las nuevas restricciones cambiariasContinúa el éxodo de empresas: Glovo se va de la ArgentinaCoronavirus: Alberto Fernández aseguró que la situación “está controlada” en el AMBA y anticipó nuevas restricciones en el interior

Leer más »

Verano 2021: testeos gratuitos, cupos en la playa y devolución del 50% de lo gastado para volver a viajar el resto del año

Una alternativa para la temporada son los cupos en los balnearios (MASSIMO PERCOSSI/)Con el número de casos de coronavirus en aumento, el Gobierno está analizando varias alternativas para que pueda realizarse la temporada de turismo durante el verano y los argentinos puedan viajar por todo el país.Una de las opciones que están en estudio —y que se presentarán la semana próxima en un encuentro del consejo consultivo de turismo— es que todos los turistas cuenten con un test negativo de coronavirus, según adelantaron fuentes oficiales. En ese caso, el Estado se haría cargo del costo de los testeos de aproximadamente 5 millones de argentinos que viajan cada temporada. “Es un costo que tenemos que asumir. El año pasado, la temporada de verano generó ingresos por $300.000 millones”, destacaron.El Gobierno también prevé, como otra de las opciones, que se pueda extender la temporada, lo que dependerá del calendario escolar 2021, que aun no fue definidoEl Gobierno también prevé, como otra de las opciones, que se pueda extender la temporada, lo que dependerá del calendario escolar 2021, que aun no fue definido y es uno de los temas clave, si este año no hay un regreso a las clases presenciales.Con todo, ya definieron que en las localidades turísticas más visitadas se construirán hospitales móviles para asegurar que no haya un colapso en los sistemas sanitarios de las ciudades que no tienen la capacidad de absorber a los turistas que requieran atención médica durante el período de verano.Las medidas buscan evitar aglomeraciones en las ciudades turísticasHace algunos meses, se había discutido la posibilidad de que el turismo arranque por regiones, que se habiliten las opciones turísticas en primer lugar para los ciudadanos que vivan en la misma provincia donde se encuentra el destino a visitar. Pero ahora la idea más fuerte es que todos puedan moverse por las distintas provincias.Desde el ministerio de Turismo definirán en las próximas semanas cómo será el protocolo en los balnearios de la Costa Atlántica. El objetivo es que no haya aglomeraciones en las playas y que se establezca un cupo de cantidad de personas que puedan permanecer en cada balneario el mismo tiempo. Por la larga extensión de las playas bonaerenses las autoridades confían en que podrá implementarse.Sin embargo, los gobernadores de más de diez provincias ya manifestaron que no aceptarán recibir vuelos a partir de octubreOtro dato que manejan es que siete de cada diez turistas que visitan la costa Atlántica en verano lo hacen en su propio vehículo, lo que reduce el riesgo de contagios en otros medios de transporte.¿Qué pasará con los vuelos domésticos regulares? Por ahora, la intención tanto de los ministerios de Turismo y Transporte es que se reanuden a partir del 1º de octubre. Sin embargo, los gobernadores de más de diez provincias ya manifestaron que no aceptarán recibir vuelos a partir de esa fecha, especialmente por el aumento de los casos en el interior del país que se incrementó en las últimas semanas.Durante octubre se realizaría una prueba piloto con vuelos a Bariloche, en la provincia de Río NegroSegún anticiparon fuentes oficiales, durante octubre se realizaría una prueba piloto con vuelos a Bariloche, en la provincia de Río Negro. Esa experiencia serviría para probar como funcionan los protocolos turísticos —de hotelería y gastronomía— que se definieron para todo el país.Las últimas medidas cambiarias anunciadas por el Banco Central impactarán en los viajes al exterior, que se encarecerán un 35% por el anticipo del impuesto a las Ganancias que se suma al impuesto PAIS del 30%. Las autoridades de turismo estiman que se incrementará fuerte la demanda de turismo dentro de los destinos locales.Devolución del 50% de las compras en servicios turísticosA partir de octubre, comenzará a funcionar el sistema de devolución del 50% de las compras realizadas en pasajes y servicios turísticos dentro de la Argentina que forma parte de la Ley de Emergencia para el sector. La semana próxima saldría la reglamentación de la ley para que el sistema se pueda poner en marcha.Los turistas que realicen antes del 31 de diciembre de este año la compra de un pasaje o un servicio turístico (hoteles, excursiones, entre otros) para viajar por el país podrán obtener la devolución del 50% de esa compra para gastar durante 2021 también en pasajes o servicios turísticos e incluso también en restaurantes de la ciudad de Buenos Aires, por ejemplo.Según el plan oficial, al turista se le acreditará el 50% de lo gastado para volver a usar en compras de servicios turísticos durante 2021. Si se gastan $100.000 antes del 31 de diciembre de 2020, se obtienen $50.000 para gastar durante el año próximo.El ministerio de Turismo habilitará en octubre una página web donde se podrán cargar los datos de las facturas y que serán validadas por la AFIP. Luego, a través de una billetera electrónica o una tarjeta del Banco Nación se acreditará el 50% de lo gastado que se podrá volver a usar en compras de servicios turísticos durante 2021. Si se gastan $100.000 antes del 31 de diciembre de 2020, se obtienen $50.000 para gastar durante 2021, por ejemplo. Las estimaciones son que el Estado haga una inversión de $30.000 millones en el programa, de lo que una parte importante se recuperará a través del IVA que se recaude en cada compra (la primera compra y la segunda hecha con el reintegro). Calculan que se pueden llegar a concretar un millón de operaciones con este sistema.Programas de ayuda al sector Desde el ministerio de Turismo de la Nación, que encabeza Matías Lammens, se diseñaron varios programas de apoyo para las agencias de turismo, uno de los sectores más golpeados por la pandemia y que será de los últimos en volver a la actividad.A partir de octubre, se pondrá en marcha un Fondo de Auxilio y Capacitación Turística (FACT) que tiene como objetivo preservar a las MiPymes del sector. El beneficio consiste en la entrega de un salario mínimo, vital y móvil por empleado de cada una de estas empresas por mes, durante los próximos seis meses. Será un complemento al pago del ATP y alcanzará a unos 42.000 trabajadores de unas 2.700 empresas distribuidas en todas las provincias.El programa es financiado a través de un crédito internacional del BID, que había sido otorgado antes de la pandemia.Seguí leyendoPostergaron la edición del Travel Sale por las nuevas trabas cambiariasDólar: uno por uno, los motivos que impiden comprar los USD 200 mensuales

Leer más »

El dólar libre bajó a $139, mientras en el mercado oficial el BCRA volvió a vender reservas

Los analistas advierten que más restricciones sobre el dólar oficial presionan al alza del blue (Reuters) (Mohamed Abd El Ghany/)El dólar libre cerró ofrecido este viernes a $139, con baja de un peso en el reducido mercado marginal, luego de haber anotado el miércoles un máximo histórico de $145 para la venta. Ese salto se produjo tras un nuevo endurecimiento de los controles del Banco Central sobre el el mercado de cambios, para desalentar consumos en el exterior, compra de divisas para ahorro y operaciones cambiarias con bonos.No obstante, fuentes de la plaza cambiaria observaron ventas de la entidad monetaria en el mercado mayorista por unos USD 30 millones, que se suman a otros USD 50 que se habrían vendido el jueves.Con el recargo “solidario” del 30%, más la aplicación de otro 35% como anticipo del Impuesto a las Ganancias, el dólar minorista ya se paga a 131 pesos, casi en una convergencia con las cotizaciones alternativas en la Bolsa y el mercado paralelo.El economista Jorge Vasconcelos, del IERAL de la Fundación Mediterránea, señaló que “las medidas anunciadas en las últimas horas, que imponen nuevas restricciones para el acceso de dólares a tipo de cambio oficial, no sólo cristalizan una brecha cambiaria en torno al 70% -como piso-, sino que, al mismo tiempo, ponen una espada de Damocles sobre la calificación crediticia de las compañías locales con deuda externa. Se introduce un serio factor de vulnerabilidad sobre las empresas".Vasconcelos recordó que “el cepo que tuvo vigencia entre 2012 y 2015 registró una brecha cambiaria promedio en torno al 45%, congruente con una emisión monetaria destinada a financiar al Tesoro equivalente a 2,8 puntos del PBI por año. No sorprende que la brecha del actual cepo se haya instalado en torno al 70%, ya que en los últimos doce meses la emisión monetaria con destino al fisco se ubica en torno a los 7 puntos del PBI. Para superar la encrucijada, es clave generar un horizonte fiscal y monetario consistente con una reducción de la brecha en el futuro, aunque esto implique llevar la paridad oficial a un nivel más realista”.Las nuevas restricciones cristalizan una brecha cambiaria en torno al 70% como piso (Jorge Vasconcelos)El dólar mayorista ascendió seis centavos, a 75,38 pesos. En el transcurso de 2020 suma un incremento del 25,9 por ciento. La brecha entre el oficial mayorista y el dólar blue alcanza el 85 por ciento.El monto negociado en el mercado de contado (spot) fue muy bajo -casi la mitad del registrado el jueves-, unos 169,7 millones de dólares. “Fuentes privadas del mercado estimaron que el saldo negativo de hoy superó los USD 30 millones, aproximadamente”, indicó Gustavo Quintana operador de PR Corredores de Cambio.En los bancos el dólar minorista promedia los $131,32 para la venta, con la doble imposición del impuesto PAIS y el anticipo de Ganancias.Una reducida brecha entre el dólar paralelo y el minorista, retrajo la oferta en la plaza marginal. En las “cuevas” están tomando a la divisa a $134, con lo que las operaciones del “puré” -comprar oficial y vender en el informal- dejan una ganancia muy exigua de $540 cada USD 200, que no justifica correr el riesgo de desprenderse de las divisas en un contexto devaluatorio.El dólar libre acumula un alza de 85% en 2020, desde los $75,25 del cierre del año pasado“El mercado cambiario continúa reacomodándose a los nuevos controles en un contexto donde las reservas internacionales de libre disponibilidad se encuentran en estado crítico. El BCRA busca controlar más la compra de divisas extranjeras con medidas cortoplacistas que no atacan las causas estructurales y que por el momento no han logrado reducir las ventas oficiales", describieron los analistas de Portfolio Personal Inversiones.En tanto, las paridades bursátiles de contado con liquidación y MEP también alcanzaron nuevos máximos, a 137,15 y 129,97 pesos, respectivamente.Las reservas internacionales disminuyeron el jueves USD 48 millones y terminaron en 42.473 millones de dólares.“Habrá que estar atentos a la dinámica de ventas o compras de reservas en la semana que viene, donde de persistir las ventas entraríamos en un escenario más complicado. A su vez, también tendremos que seguir de cerca la evolución de la brecha, ya que, de acrecentarse, veremos mayor demanda en el dólar ahorro y oficial”, agregaron desde Portfolio Personal.Seguí leyendo:Otro contrapunto entre el Banco Central y Economía: Pesce no quiere salir a vender bonos para bajar la brecha cambiaria¿Qué son los Cedear? la inversión en acciones extranjeras desplazó a las acciones argentinas en la Bolsa porteña15 dólares diferentes: las cotizaciones que conviven en la economía argentinaJornada financiera: a pesar de los nuevos controles, el Banco Central sigue vendiendo reservas

Leer más »

Mercados: la Bolsa porteña subió 4%, pero en el exterior las acciones argentinas volvieron a caer

La sede de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. (Reuters) (MARCOS BRINDICCI/)Los indicadores de Wall Street despidieron la semana con una caída promedio de 1% e influyeron en un escenario negativo para el resto de los activos globales, incluidos los emergentes.En ese contexto, los ADR de compañías argentinas que se negocian en dólares exhibieron leves bajas, pero sumergidos en las cotizaciones más bajas desde mediados de mayo. YPF retrocedió 2%; Telecom, un 2,3%; Grupo Galicia, un 0,3%, mientras que Mercado Libre ascendió un 1,8 por ciento.Los bonos en dólares con ley extranjera emitidos con el canje de deuda se operaron estables, a un promedio de paridad de USD 43 y una tasa interna de retorno superior al 13 por ciento.El riesgo país de JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, avanzaba 21 enteros para la Argentina, a 1.258 puntos básicos a las 17 horas, un 13% más que los 1.101 puntos del 10 de septiembre, cuando se cambió el menú de títulos que ponderan en el indicador.Los índices de la Bolsa de Comercio Argentina exhibieron notorias mejoras en pesos este viernes, ante compras de oportunidad luego de haber perdido un 11% en las anteriores dos sesiones de negocios, como consecuencia de las mayores restricciones sobre el mercado de cambios y ante las dudas de los inversores sobre el futuro de la economía.“El mercado claramente pide un plan económico que arregle el agujero fiscal e incentive la inversión. No hay dudas, de que el Presupuesto 2021 estuvo lejos de cumplir las expectativas de los inversores”, indicó un reporte de Portfolio Personal Inversiones.El riesgo país argentino creció 13% desde que empezaron a cotizar los nuevos bonos del canjeEl índice bursátil S&P Merval de Buenos Aires mejoró 4,3%, a los 41.484 puntos, en una plaza selectiva y con reducidos negocios, donde la demanda por los Cedears -certificados respaldados en acciones extranjeras- está superando a los negocios en acciones nacionales.Los analistas de Research for Traders puntualizaron que “los inversores mantienen la incertidumbre sobre cómo el Gobierno reactivará la economía doméstica, además del impacto negativo que tuvieron las restricciones sobre el dólar recientemente implementadas por el BCRA y la CNV (Comisión Nacional de Valores)".En la semana las acciones argentinas acumularion una pérdida promedio del 14% en dólaresEl proyecto de Presupuesto para el 2021 que el Gobierno presentó el martes en el Congreso estima un déficit fiscal del 4,5% del PIB y la economía con un crecimiento del 5,5% en medio de una compleja inflación y la depreciación del peso argentino.Por su parte, el Banco Central profundizó los controles para el acceso al mercado de cambios en un intento por preservar sus reservas.Seguí leyendo:Otro contrapunto entre el Banco Central y Economía: Pesce no quiere salir a vender bonos para bajar la brecha cambiaria¿Qué son los Cedear? la inversión en acciones extranjeras desplazó a las acciones argentinas en la Bolsa porteña15 dólares diferentes: las cotizaciones que conviven en la economía argentinaJornada financiera: a pesar de los nuevos controles, el Banco Central sigue vendiendo reservas

Leer más »

Martín Mura, ministro de Economía porteño: “Con este cambio de la coparticipación perdemos los fondos para pagar 1000 sueldos por día”

El ministro de Hacienda y Finanzas de la Ciudad, Martín Mura, dijo que espera que la Corte Suprema “tenga una intervención rápida” ante el amparo que presentaron para frenar la pérdida de la recaudación por la decisión del gobierno nacional de recortar la coparticipación federal, que implica el dinero equivalente al pago de “mil salarios promedio de la policía por día”.La Ciudad Autónoma de Buenos Aires realizó su presentación ante la Corte Suprema de Justicia en busca de una cautelar que frene el cambio en la coparticipación que dispuso el Gobierno Nacional hace unos días atrás y que le significa la pérdida de ingresos diarios tanto para las fuerzas de seguridad como para otros sectores de la administración pública.El ministro se refirió en diálogo con Infobae a que la decisión del Ejecutivo nacional “es inconstitucional; tomó una decisión de manera unilateral, alterando los pilares del federalismo. Para modificar la coparticipación hace falta más consenso que para modificar la Constitución, ya que hace se necesitan mayorías especiales en el Congreso Nacional y que después lo aprueben las 24 legislaturas. Acá se hizo en forma inconsulta e intempestiva".—¿Cuánto pierden por día con este cambio?—En principio estamos perdiendo 150 millones de pesos diarios y hasta fin de año estaríamos alrededor de 13.000 millones. Nosotros teníamos presupuestado para este año $ 126.000 millones, de los que 75.000 millones de pesos era para la Policía de la Ciudad y $ 50.000 millones el 1,4 histórico de la coparticipación. Con la llegada de la pandemia nuestra estimación pasó a $106.000 millones, en donde 64.000 millones eran por el 2.1% y 42.000 millones por el 1,4% de la copartición.—En el proyecto de ley que envió el Ejecutivo al Congreso, la Nación señala que la policía porteña necesita $ 25.000 millones, menos de la mitad de lo que afirman ustedes—No tengo muy claro cómo hacen la cuenta. Cuando se traspasó la fuerza, se hizo con funciones y competencia y la mejor manera de saber cuánto gastaba el Estado nacional es ver cuánto le costó el año anterior, en 2015, en ese momento el número era de poco más de 13.000 millones y te daba 2,5%. Ellos (por la Nación) toman el 2016 que reconocen que fue un año de transición donde no se pasó a la totalidad del personal no de las funciones y lo toman como base para calcular. En esa cuenta faltan todo lo que se siguió pasando, tanto en personal como en otras cosas. Además, ese año, el gasto operativo lo pagó la Ciudad. La base de cálculo que ellos toma no refleja, ni se acerca, al número real. Y si proyectas para adelante ese número el resultado te da mal porque la base es menos de la mitad de lo que fue el gasto.—¿Cómo van a obtener los recursos que le falta para este 2020?—Esto es una sábana corta y los gastos en seguridad, salud, educación, no son muy flexibles a la baja. Habrá que buscar fondos en otros lados, y esto en un contexto en donde por la pandemia la recaudación cayó en $ 76000 millones y se incremento el gastos por la pandemia en 20.000 millones más. Esto me generó un impacto presupuestario de $ 100.000 millones sobre un presupuesto de 480.000 millones de pesos. Y ahora le sumo 13.000 millones más para este año.- ¿Y dónde van a ajustar?—Este año fue cero el plan de infraestructura, bajamos al mínimo esencial el mantenimiento del espacio publico, en cultura se hizo muy poco porque tampoco se podía por la pandemia, renegociamos los contratos de mantenimiento de las escuelas que pasaron de ser diarios a quincenales. El problema es que, cuando salgamos de esto, los gastos vuelven al mismo nivel.—¿Impuestos o deuda es la salida?—Hoy tenemos en el ABL una morosidad de 50% y en patente del 60%; en este momento subir un impuesto es lo mismo que nada. Respecto de la deuda, podes financiar un tiempo el gasto corriente con deuda, pero si lo mantenes es el principio del fin.—En términos prácticos que significa este recorte?—El costo del salario promedio que se toma de la Policía es el de un sargento que hoy ronda los $ 150.000 con todos los aportes, esto recorte significa que perdemos 1000 salarios por día. Y no podemos ajustar en la Policía. Podes bajar el nivel de mantenimiento de las comisiarías, pero hay que comprar nafta, chalecos, uniformes.—Cuánto es la baja de coparticipación que podían aceptar?—Nosotros habíamos iniciado conversaciones y las mantuvimos hasta mediados de marzo. En ese momento se estaba revisando la suspensión del consenso fiscal en donde nosotros no seguíamos a la baja con Ingresos Brutos y, a partir de eso, podríamos aportar 0,5 de la coparticipación. Pero el diálogo terminó y se tomó una medida unilateral. En este contexto tenemos que apelar a la cordura de todos, que una cuestión de federalismo la tenga que resolver la Corte es la certificación del fracaso de la política. La solución es que nos sentemos en una mesa y resolvamos esto.Seguí leyendo:ATP 5: el Gobierno explicó los requisitos para que la cuota de los créditos se transformen en un subsidioDólar: uno por uno, los motivos que impiden comprar los USD 200 mensuales

Leer más »