Último momento

Economía

Una pregunta que intriga fuerte a los mercados: ¿qué hará el Banco Central después del 10 de diciembre?

Banco Central (Maximiliano Luna)El “control de cambios hard”, que llegó para quedarse, está siendo eficiente. Esto último se puede decir por el resultado que se buscaba: estabilizar el tipo de cambio y frenar la caída de reservas administrando la escasez de forma que le quede más al próximo Gobierno. Mientras que se baja la tasa de interés ante una mayor liquidez.La sensación en esta coyuntura es que el nuevo Banco Central (en las sombras) ya llegó en noviembre, principalmente con el desarme de $154.000 millones de Leliqs durante el mes, que el Sistema Financiero tendrá que integrar como encaje no remunerado. En la práctica, los bancos pasan de un encaje remunerado a otro no remunerado, que en términos monetarios es neutral para la Base Monetaria (BM). Por lo tanto, en noviembre la BM aumentará cerca del 12%: compuesto en un 8% por Leliqs que no generará inflación y el resto por compras de reservas (otro 3/4%).La habilidad para manejar excesos de dinero por parte del BCRA sería puesta a prueba en el segundo trimestreAhora, desde diciembre, la compra de reservas se mantendrá y la emisión fiscal volverá, por lo que la oferta de pesos aumentará, que sería demandada por la estacionalidad bimensual (demanda de pesos) de billetes y monedas en el último mes del año y el primero del próximo. Pero ya desde febrero, caerá la demanda de billetes y monedas, y volverán al sistema financiero. En consecuencia, la habilidad para manejar excesos de dinero por parte del BCRA sería puesta a prueba en el segundo trimestre.No obstante, no hay pistas concretas sobre la nueva política económica (que tendrá fuertes restricciones y condicionamientos iniciales, como con ausencia de financiamiento genuino salvo la emisión monetaria del BCRA).Por ende, serían positivas tres condiciones. La primera y principal debiera ser el rápido tránsito de déficit fiscal (0,5%) hacia superávit primario (y mientras mayor mejor), con el objeto de reducir una “canilla” de emisión.Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Luciano González)En esa línea, la actualización de las retenciones de $3/$4 por dólar exportado está en la mira, ya que podría aportar más de 1 punto del PBI, sumado a la desindexación del gasto público. Hoy, solo 37% de las erogaciones corrientes y de capital no están indexadas.La segunda condición necesaria debiera estar dada por una expansión de la oferta de BM “moderada”, conducente por parte del BCRA para “guiar” las expectativas para las tasas nominales de interés, hacia un proceso lento de convergencia a la inflación. Y también cerrar otras canillas de emisión de pesos, como reperfilar vencimientos ya reperfilados de pesos o inmovilizar una porción de Leliqs.La tercera condición mantener el “control de cambios hard” incluso después de alcanzar el ahorro público. La combinación de las tres condiciones permitiría que adicionar ahorro público al ahorro privado (o superávits gemelos) llevaría hacia un proceso de fortalecimiento del peso y estabilidad del tipo de cambio (partiendo de un tipo de cambio real presente sumamente competitivo).Cristina Kirchner puso controles de cambio en su segundo mandato (Christian Heit) (CHRISTIAN HEIT/)Conviene profundizar justamente en el último punto. El control de cambios y la experiencia pasada. No es la primera vez en los últimos diez años que los argentinos se movemos (o aprenden a hacerlo) dentro de un ese esquema.Tras las elecciones presidenciales de octubre 2011, y como correlato de una política económica expansiva del primer gobierno de Cristina Kirchner y en un marco de fuerte fuga de reservas, se instauró un control que fue acentuándose en los meses y años siguientes. De hecho, la medida implementada –en sus diferentes versiones– desde el 2011 fue levantada por la actual administración.Un efecto inicial y positivo (que fue en principio medium respecto del hard hoy vigente), fue la mejora de la monetización (BM/PBI) que duró seis trimestres. La monetización, en promedio, pasó del 8,3% en 2011 hasta un 9,5% en 2013 que podría verse como una ventana de emisión sin mayores consecuencias inflacionarias. No obstante, este efecto no fue duradero.La actualización de las retenciones de $3/$4 por dólar exportado está en la mira, ya que podría aportar más de 1 punto del PBI, sumado a la desindexación del gasto público. Hoy, solo 37% de las erogaciones corrientes y de capital no están indexadasDe hecho, con el tiempo el mantenimiento de déficit fiscal primario y el deterioro del saldo comercial (siempre van de la mano), llevaron en enero 2014 a la devaluación que continuó con suba de inflación y caída de la monetización (BM/PBI) en el 2014 y 2015.Hoy, y tras 13 meses de emisión casi nula, la monetización es muy baja –estimada en 5,5% del PBI en el cuarto trimestre–, la menor desde el 2003, y tres puntos por debajo del promedio de los últimos 17 años del 8,6% del PBI.Una economía que parte de una monetización muy baja podría, bajo ciertas condiciones, permitirle emitir al BCRA entre uno y dos puntos del PBI (de USD 4.000 a 8.000 millones) con poco impacto en la inflación. Una hipótesis que sería fuertemente opuesta a la creencia generalizada que indica que cualquier emisión podría llevar a una suva muy fuerte de los precios, que incluso podría terminar en una hiperinflación.El autor es economista Jefe de Portfolio Personal InversionesSeguí leyendo:Plan contra el hambre: qué dijeron los empresarios luego de la reunión con Alberto FernándezAntes de irse, el Gobierno volvió a mostrar superávit en las cuentas fiscales

Leer más »

Los depósitos en dólares del sector privado cayeron ya al menor nivel en 3 años

El retiro de dólares de los bancos perdió fuerza, pero no se detieneUno de los signos de los últimos años fue la creciente confianza de las personas y empresas no sólo en el sistema bancario, sino también, y principalmente, en que el gobierno no iba a pensar en tocar ni retener sus ahorros en moneda extranjera en las entidades a la vista, al punto de que llegaron a triplicar su proporción en relación al total de las tenencias de pesos y dólares en el conjunto del sistema financiero institucionalizado, tras partir de niveles inferiores al 10 por ciento.Pero el escenario cambió desde el resultado de las elecciones primarias de agosto, y se inició una tendencia sostenida de retiros, ante la ausencia, primero, de definiciones en la materia de la coalición política que resultó electa, y luego de la recomendación de la ex presidente del Banco Central en el segundo mandato de Cristina Fernández de Kirchner, Mercedes Marcó del Pont, de desdolarizar la economía.Desde el resultado de las elecciones primarias de agosto se inició una tendencia decreciente de depósitos en dólares ante la falta de definiciones de la coalición política que resultó electa, y la recomendación de la ex presidente del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, de desdolarizar la economíaBimonetarismo más afuera que dentro del sistemaLas estadísticas de rápido acceso del Banco Central, desde enero de 2003, como si ese año con el ingreso al poder de una nueva corriente política, aunque bajo las banderas del peronismo, hubiese nacido una nueva argentina, corroboran acabadamente ese proceso.Desde enero de ese año hasta diciembre de 2015 los depósitos en bancos del conjunto del sector privado en pesos representaron entre el 80% y el 95% del total, mientras que los constituidos en moneda extranjera, en su equivalente en pesos, se ubicaron por debajo del 10% hasta 2005; repuntaron hasta el 20% en los 6 años siguientes; hasta que en octubre de 2011 con la imposición del cepo cambiario, luego de la reelección de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en coincidencia con la imposición del cepo cambiario, vuelven a perder relevancia y caen a menos del 10% del total, hasta fin de mandato.Luego, bajo el gobierno de Cambiemos, con el levantamiento de los controles de cambios; la generalizada eliminación de las retenciones sobre las exportaciones; la salida del default parcial de deuda pública de arrastre de comienzo de siglo; y la mejora de las relaciones con el resto del mundo, posibilitaron reconstruir la confianza en las entidades financieras y en un proceso de creciente bimonetarismo y un exitoso blanqueo de capitales, los depósitos privados en pesos comenzaron a bajar su participación a menos del 60% del total y los constituidos en dólares fueron escalando posiciones hasta superar por primera vez en 16 años el 40% del total, con más de USD 31.600 millones en el promedio de julio de 2019, previo a las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).Pero el fracaso del Gobierno en lograr la estabilidad económica, o al menos la desaceleración sostenida de la tasa de inflación, y también en recuperar la senda del crecimiento que se insinuó tibiamente en 2017, llevó a la pérdida de las elecciones y al regreso de una fuerza que en el pasado reciente se había caracterizado por su alta propensión a los controles de precios y de movimientos de capitales; mantener la economía cuasi cerrada y al cepo cambiario.De ahí la reacción de gran parte de los ahorristas en moneda extranjera de retirar en forma acelerada sus ahorros en dólares en los bancos, al punto que en 3 meses se derrumbaron de casi USD 32.500 millones el 9 de agosto a menos de USD 19.000 millones el 9 de noviembre, el menor nivel desde octubre de 2016. Mientras que su representatividad equivalente en pesos declinó en ese período de poco más de 40% del total a menos de 32%, la más baja desde junio del año anterior.En los últimos 3 meses la participación de los depósitos privados en dólares sobre el total declinó de poco más de 40% a menos de 32%, la más baja desde junio del año anteriorEn esos 3 meses los depósitos en pesos también comenzaron a caer en términos reales, virtualmente se estancaron en valores nominales mientras que la inflación se aceleró al rango de más de 4% por mes.Acumulación de moneda extranjeraDesde 2003 la “formación de activos externos neto", como define el Banco Central a la diferencia entre la compra y venta de dólares por parte de los residentes, cuando se comenzó a publicar el balance cambiario por mes, fue de USD 175.000 millones, casi 6 veces el saldo actual de depósitos privados en moneda extranjera a la vista en el sistema financiero. De ahí surge, que a los más de USD 250.000 millones de capitales de argentinos fuera del sistema bancario local que se estimaba a fines de 2001 se agregaron unos USD 190.000 millones desde entonces, producto de compras por más de USD 427.000 millones (casi un PBI actual) y ventas (desahorros) por unos USD 237.000 millones.Claramente, no hay una fecha cierta del origen de la dolarización de carteras, pero un punto de partida pueden ser los años 70 en que la economía ingresa en la senda de alta inflación y consecuente desmonetización de la economía, entendida por la relación entre el total de depósitos en pesos y el PBI, producto de múltiples factores, pero los más indiscutidos: la pérdida de calidad de las instituciones democráticas; la falta de la debida aceptación de la división de poderes que caracteriza a un sistema republicano; el predominio del gasto público por sobre los recursos tributarios; el dominio del Banco Central por parte de algunos gobiernos; las recurrentes crisis externas derivada del permanente desaliento al ahorro, la inversión y las exportaciones, con excesivas y siempre crecientes presiones tributarias; e incentivos al consumo interno de producción nacional, se produjeron recurrentes crisis de sector externo (falta de divisas), confiscaciones de depósitos y repetidos estadios recesivos y de default de la deuda pública interna y externa.No hay una fecha cierta del origen de la dolarización de carteras, pero un punto de partida pueden ser los años 70 en que la economía ingresa en la senda de alta inflación y consecuente desmonetización de la economíaLa mejor demostración de ese escenario que caracteriza a la economía argentina es la enorme dificultad que existe para poder disponer de estadísticas confiables y de rápido acceso con un horizonte superior a los 20 o 30 años, principalmente por la alteración y distorsión que provocó un proceso, desde la inauguración del Banco Central de la República Argentina en mayo de 1935, de descontrol de la inflación: acumuló más de 257.000 billones por ciento, un número con 18 ceros, a un ritmo promedio de 54% anual acumulativo, similar al que se transita actualmente, con varios años en el medio de alza de precios a tasas de 3 dígitos al año y 2 con subas de hasta 4 dígitos, como fueron las hiperinflaciones de 1989 y 1990, apenas 30 años atrás.Frente a ese cuadro las cada vez menos personas y empresas que pudieron mantener alguna capacidad de ahorro, muchas veces a costa de descapitalizaciones de activos, junto a aquellos dispuestos a hacer sacrificios extremos de consumos aún esenciales, desarrollaron la práctica de preservar sus excedentes en moneda extranjera, y hacer sus transacciones cada vez menos con una moneda en la que la devaluación es la regla y no la excepción, en particular cuando se trata de la compra y venta de bienes durables, o de viajes de placer al resto del mundo.De ahí que se haya desarrollado una economía bimonetaria, con pesos y dólares, en la que la mayor parte del tiempo los primeros se mantienen dentro del sistema bancario y los segundos fuera, sea en cuentas fuera del país, o en cajas de seguridad y en los “colchones” de los hogares.Se ha desarrollado una economía bimonetaria, con pesos y dólares, en la que la mayor parte del tiempo los primeros se mantienen dentro del sistema bancario y los segundos fuera, sea en cuentas fuera del país, o en cajas de seguridad y en los “colchones" de los hogaresSólo cuando se transite un largo camino de la reconstrucción de la confianza en las instituciones, que requiere consolidar los avances en materia de reducción del déficit fiscal; más por la vía de la contención del gasto y aumento de su eficiente que del aumento de los impuestos; promover el ahorro y la inversión, en un clima de garantía de las libertades para producir y comerciar, sin controles de precios, ni de salarios, ni cepos a las importaciones, ni cupos a las exportaciones, y de discusión de nuevas normas que contribuyan a la modernización de las leyes impositivas, previsionales, laborales y de reforma del Estado, con el objetivo claro de ganar-ganar, a través de potenciar el crecimiento, no hará falta pensar en la desdolarización, porque en ese proceso la moneda por si sola irá recuperando preferencia no sólo como unidad de cuenta y medio de pago, sino principalmente como reserva de valor.Seguí leyendo:Por qué creo que dolarizar la economía argentina es la única salida¿La dolarización de la economía podría salvar a la Argentina?El dólar se mantuvo estabilizado en torno a $63 en el microcentro

Leer más »

Las 3 preguntas que Wall Street tiene para Alberto Fernández

El toro de Wall Street (REUTERS/Carlo Allegri/File Photo) (Carlo Allegri/)La semana del 4 de noviembre de 2019, quien escribe esta nota viajó a Nueva York y visitó a nueve de los principales bancos de inversión y fondos de cobertura. Estas entidades financieras, de capitales norteamericanos, españoles, suizos, canadienses y japoneses, poseen inversiones en Argentina o asesoran a un amplio grupo de clientes cuyas carteras están compuestas por bonos emitidos por empresas y provincias argentinas como también por el Gobierno nacional.Para los referentes de Wall Street, el presidente-electo Alberto Fernández es un enigma y desean descifrarlo antes que asuma el próximo 10 de diciembre. No quieren sobresaltos, pero admiten que Argentina, con sus reiteradas crisis, es un país que siempre logra que los mercados emergentes se mantengan interesantes.Los banqueros neoyorquinos consideran que los argentinos han votado a un líder muy complejo de analizar y por ahora dudan sobre quién realmente tendrá el control del paísLa inusual fórmula presidencial argentina, ha obligado a los bancos de inversión y a los fondos de cobertura a salirse del libreto para analizar qué país verán en el futuro más inmediato. Los banqueros neoyorquinos consideran que los argentinos han votado a un líder muy complejo de analizar y por ahora dudan sobre quién realmente tendrá el control del país.Fernández se reunió esta semana con Ana Botín, del Grupo SantanderLos inversores internacionales desean saber cuáles son los planes del presidente-electo para entender cómo afectarán sus carteras y las de sus clientes. Deuda, economía, regulaciones y tarifas es tan solo una pequeña muestra de los temas que desvela a los inversores. Muestran ansiedad por la falta de un mensaje claro durante el período de transición, pero entienden que el presidente-electo ha heredado una crisis económica de una gran magnitud.A la espera de los primeros anuncios oficiales, buscan respuestas inmediatas a preguntas que marcarán el rumbo del país durante los próximos doce meses.Pregunta 1: Cómo piensa normalizar Argentina la deuda soberanaLos inversores entienden que Argentina no puede refinanciar su deuda. Dicen que ese barco zarpó hace mucho tiempo. Entienden que reperfilar es una forma relativamente suave y amigable de reestructurar la deuda soberana en la que el plazo de los vencimientos de los pasivos de un Gobierno se extiende, pero el pago de intereses y el pago del capital invertido, en general, no se reducen.Sin embargo, Wall Street mira con cierta comicidad las noticias originadas en Argentina sobre el reperfilamiento de la deuda. Aseguran que existen dos motivos por los cuales un reperfilamiento es prácticamente imposible.En la meca de las finanzas los inversores creen que Argentina no puede refinanciar su deuda (REUTERS/Andrew Kelly)Primero, explican que para reperfilar la deuda un Gobierno debe poner en orden sus cuentas y así recuperar la capacidad de pago. Los inversores preguntaron si alguien recuerda cuándo el Estado argentino puso en orden sus cuentas. Recuerdan que los diferentes gobiernos nunca lo hicieron y por este motivo Argentina tendrá muchos problemas para convencer a sus acreedores que postergar los vencimientos la ayudará a mejorar sus finanzas.Y en segundo lugar, muestran asombro por los diferentes modelos de reperfilamiento que circulan por los medios y por las publicaciones especializadas. Los principales bonistas soberanos explican como un reperfilamiento con quita de capital y de intereses es efectivamente una reestructuración, y que Argentina no tiene otra alternativa que comenzar un nuevo, largo y muy complejo proceso de reestructurar su deuda para aliviar la pesada mochila de piedras que lleva en sus espaldas.Pregunta 2: Cuándo se terminan los dólaresLos inversores atan los cabos sueltos y sacan sus propias conclusiones, todas en la misma línea. Al no poder refinanciar su deuda, en 2018, el Gobierno acudió al prestamista de último recurso (el FMI), quien ahora también le está cerrando las puertas. Al no contar con la ayuda de los mercados internacionales y con un FMI que demora la asistencia económica prometida, Argentina se vio forzada a romper el chanchito que tiene en el Banco Central para hacer frente a los vencimientos inmediatos. Como el drenaje del chanchito era muy importante, la administración Macri tuvo que adoptar el tan detestado cepo.Guido Sandleris, presidente del Banco Central (Luciano González)Entonces, la pregunta es hasta cuándo alcanzan los dólares disponibles en el BCRA. Existe un consenso entre los referentes del mercado que Argentina tiene hasta junio de 2020 antes de caer en default por falta de dólares. No descartan un ajuste del cepo que alcance a los pocos lugares aún no alcanzados por el control de capitales y coinciden que un giro de USD 5.200 millones del FMI, solo prolongará la agonía tres meses más y el organismo de crédito no desembolsará más fondos sin un acuerdo macro con los acreedores.Pregunta 3: Cuánto poder tendrá Cristina Fernández de KirchnerEn Wall Street existen dos grupos de pensamiento diferentes que opinan sobre el papel que tendrá la próxima vicepresidente de los argentinos.Cristina Kirchner, vicepresidente electaPor un lado están aquellos que aseguran que Cristina no ha cambiado y que la cercanía al poder es demasiada tentación para ignorar. Temen que esta ambición pueda potenciar la participación del brazo más radicalizado del peronismo y generar conflictos de liderazgo con el presidente-electo Alberto Fernández.Y por otro lado, están aquellos inversores que piensan que Cristina no desea cargar con las responsabilidades diarias que tiene el líder de un país y que se limitará a supervisar que Alberto Fernández no ofrezca la ideología moderada que muchos desean y comparan con el expresidente Carlos Menem.El enigma que es el presidente-electo para Wall Street y la incertidumbre que ofrece la próxima vicepresidente de la Nación sobre cuánto poder tendrá, confunde a los inversores que pronto buscarán negociar la normalización de la deuda soberana argentina.Seguí leyendo:El Banco Central planchó artificialmente el dólar y le deja un problema serio a Alberto FernándezPor qué fallaron las estimaciones de inflación de las consultoras privadas para octubre

Leer más »

Precios por las nubes: cuáles fueron los alimentos que más subieron en el último año, según el Indec

La inflación de octubre fue, según el Indec, de 3,3% y acumuló en los últimos doce meses una suba del 50,5%. En el caso de los alimentos y bebidas no alcohólicas, el incremento interanual estuvo por encima del promedio (51,8%), sólo por debajo de los gastos en salud, equipamiento y mantenimiento del hogar, comunicación y bienes y servicios varios. La suba del dólar, que en un año trepó 70%, incidió fuertemente en el costo de los alimentos, que llegaron a duplicarse en muchos casos, según el propio Indice de Precios al Consumidor (IPC).Si se comparan los precios de los 50 productos que desagrega el organismo estadístico en su informe mensual, se puede corroborar que entre los alimentos que más subieron en un año figuran algunas verduras, como la cebolla y el zapallo anco; el agua mineral sin gas; los embutidos y los lácteos. El único producto que, curiosamente, bajó de precio fue la batata, que cayó 26% en octubre respecto del mismo mes del año pasado. Y otras frutas y verduras, como la lechuga, el tomate, el limón y la naranja subieron menos de 15% en un año. En estos casos, incide fuertemente en la comparación las cuestiones climáticas que pueden torcer muchas veces la estacionalidad natural.Lo que más llama la atención del análisis es la variación que tuvieron todos los productos lácteos de la lista. El litro de leche entera en sachet subió en un año casi 60%, al pasar de $ 30,66 a $ 48,97, pero el resto se incrementó más. El paquete de 800 gramos de leche en polvo escaló 86,12%; los quesos cremoso, pategrás y sardo subieron entre 80% y 90%; la manteca y el yogur, 87,83%; y el pote de 400 gramos de dulce de leche trepó 75,15%, según el registro del Indec.En el caso del queso Sardo, el kilo pasó de $ 352,20 en octubre de 2018 a $ 670,38, mientras que el cremoso ascendió desde $ 198,33 el kilo el año pasado a $ 354,69 este año. A su vez, de $ 29 que costaba en 2018 el envase de 195 cc de yogur firme, hoy vale $ 54,47. Respecto de los embutidos, lo que más subió fue el paquete de salchichas de 6 unidades, que trepó de $ 40,62 a $ 68,28. Le siguió el jamón cocido, que pasó de $ 292,90 a $ 458,85 el kilo en los últimos doce meses.El kilo de pan francés tipo flauta subió de $ 71,90 a $ 100,62 en un año (casi 40%), por debajo del promedio, pero el paquete de pan de mesa de 390 gramos se incrementó 53%, al subir de $ 60,53 a $ 92,60. También las galletitas tuvieron una suba importante. Las de agua envasadas treparon 49,70%, en tanto que las dulces envasadas sin relleno aumentaron 69,74% en un año. También la yerba tuvo un salto de precio bastante superior al IPC. El paquete de 500 gramos cuesta $ 88,69, cuando en octubre del año pasado se vendía a $ 54,29.La caída de la producción láctea complica el abastecimiento del mercado interno.Los cortes de carne subieron menos que el promedio (entre 40% y 48%) y la harina y el aceite, que son dos productos altamente afectados en sus costos por la suba del dólar, aumentaron 33,26% y 31,87%, respectivamente. Vale aclarar que en estos productos, como en todos los de la canasta básica, atenuó el impacto de la devaluación la quita del IVA hasta fin de año dispuesta en agosto como una de las medidas paliativas. Además, la mayoría de los alimentos básicos integraron la lista de productos “Esenciales”, cuyos precios estuvieron fijos durante seis meses. Las categorías beneficiadas por la eliminación del impuesto fueron: pan, leche fluida y UAT, aceite de girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido y té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogures, huevos y azúcar. Salvo en los casos de la leche, la yerba y el yogur, el resto de los productos que integran la lista desagregada de alimentos del IPC subieron menos que el promedio de los alimentos en un año.El kilo de harina de trigo común 000 subió 33,26%; el arroz blanco simple, 41,80%; los fideos secos tipo guisero, 37,69%; y el aceite de girasol, 31,87%. “En agosto, cuando la mayoría de los alimentos sin quita de IVA subió 8% en el mes, los productos de la canasta básica bajaron 1%, por lo que los aumentos atenuados en el año tienen que ver con eso. Con respecto al resto, al tratarse los alimentos y bebidas de bienes transables, que pueden exportarse, suben al ritmo del dólar”, aseguró el economista de Ecolatina, Matías Rajnerman.En la misma línea, Guido Lorenzo, de la consultora LCG, enfatizó: “La devaluación le impacta directemente a los alimentos. Un exportador, entre vender un producto domésticamente y exportarlo, prefiere venderlo en dólares en el exterior. Por eso, desabastece el mercado interno y suben los precios. Y también la importación de algunos productos tiene un efecto directo sobre los precios”.Seguí leyendo: Plan contra el hambre: qué dijeron los empresarios luego de la reunión con Alberto FernándezPor qué fallaron las estimaciones de inflación de las consultoras privadas para octubre

Leer más »

Plan contra el hambre: 2 millones de personas recibirán la tarjeta de compra de alimentos

(Adrián Escandar)La implementación de una tarjeta para que las personas más vulnerables y en situación de indigencia que no llegan a cubrir el costo de la canasta básica puedan comprar alimentos será una de las primeras medidas que tomará el gobierno de Alberto Fernández una vez que asuma, el 10 de diciembre. Forma parte del plan integral para erradicar el hambre ya anunciado por el presidente electo semanas atrás y que ayer tuvo su primera reunión del Consejo Federal integrado por referentes de sectores sociales, sindicales, empresarios y de la Iglesia.El diputado y quien tiene a su cargo el diseño de este plan dentro del Frente de Todos, Daniel Arroyo, aclaró cómo funcionará esta tarjeta y para quiénes estará, en principio, orientada. En diálogo con varios programas radiales, el legislador aseguró que hoy hay 8 millones de personas que reciben asistencia alimentaria de distinto tipo, de las cuales el 20% son madres que tienen chicos menores de 6 años. Es en éste grupo en el que pondrá el foco el nuevo gobierno.Estas 2 millones de madres recibirán una tarjeta que tendrá su nombre y apellido, será de un banco público y sólo servirá para comprar alimentos en cualquier supermercado. Es decir que esos fondos no podrán extraerse en un cajero automático. Tampoco estará habilitada para adquirir bebidas alcohólicas. El monto, aclaró Arroyo, estará definido en diciembre, pero “estará asociado a qué otros ingresos tiene la familia y cuánto dinero le falta para acceder a la canasta básica”. Según los últimos datos del Indec, que corresponden a septiembre, una persona debe tener ingresos por $ 4.502 para no caer en la indigencia, es decir, para poder cubrir las necesidades básicas alimenticias.Además de implementar esta tarjeta, la nueva administración hará foco en lograr que el costo de la canasta básica baje; y lo hará negociando con las empresas proveedoras de alimentos y con los supermercados de qué manera se puede ofrecer estos productos a un precio más accesible. Algo similar a lo que hizo el gobierno de Mauricio Macri con los 64 productos esenciales, que mantuvieron fijo su precio entre abril y noviembre de este año. “Le vamos a pedir a los comercios y a los supermercados para que nos ayuden con los 13 productos que constituyen la canasta básica”, dijo el diputado.Con respecto a la quita del IVA, que este gobierno aplicó luego de las PASO para atenuar el impacto de la devaluación en el bolsillo de los consumidores, Arroyo remarcó que se volverá con el sistema de devolución del impuesto, como se realizó durante varios años con el kirchnerismo. “Este gobierno aplicó una devolución universal del IVA alocada en el medio de una devaluación del 30%. Nosotros hablamos de la población más crítica con un problema de hambre y ahí tiene que tener el Estado una contribución fuerte”, afirmó el probable nuevo ministro de Desarrollo Social, y agregó: “Es medio absurdo lo que ha hecho el gobierno de globalizar el IVA, nosotros queremos establecer un criterio para los que de verdad lo necesitan”. El nuevo gobierno no sólo trabajará en el acceso a los alimentos básicos para los sectores que padecen hambre, sino también en la calidad de lo que se consume. Por eso, en la mesa de ayer estuvo Narda Lepes, quien se refirió a la política nutricional con el objetivo de mejorar la calidad de los platos que comen los argentinos. “Es algo integral que cruza salud y educación. Es un plan que cruza controles de peso, talla y salud, por eso también estuvieron los docentes, que propusieron que las escuelas estén abiertas los fines de semana y durante el verano”, precisó Arroyo, al tiempo que agregó: “Hay malnutrición y problemas severos de alimentos. Los chicos se saltean comidas; se van a dormir con la panza vacía y eso hace que se le complique su día”.En este sentido, el diputado remarcó que la tarjeta de alimentos será monitoreada para tener registro de los alimentos que consume la población y así mejorar la calidad de lo que consumen los chicos.Seguí leyendo: Precios por las nubes: cuáles fueron los alimentos que más subieron en el último año, según el IndecPlan contra el hambre: qué dijeron los empresarios luego de la reunión con Alberto Fernández

Leer más »

El Banco Central planchó artificialmente el dólar y le deja un problema serio a Alberto Fernández

Luciano GonzálezLos férreos controles cambiarios tienen sus ventajas, pero también acarrean problemas. El Central está consiguiendo una recuperación gradual de reservas, a partir de la ausencia obligada de demanda tanto de empresas como de individuos. Pero al mismo tiempo se “plancha” el valor del oficial con el peligro de regresar a una situación largamente conocida a la Argentina: el atraso cambiario.El tipo de cambio real está hoy sigue 11% más alto que antes de la devaluación del 12 de agosto. Pero esa mejora de competitividad se fue perdiendo gradualmente en el último mes y medio. Y lo más preocupante es que seguirá cayendo en la medida que el dólar oficial se mantenga invariable en la zona de 63 pesos.El titular del Central, Guido Sandleris, aprovechó a partir del 28 de octubre para comenzar a recuperar reservas. Ya lleva comprados alrededor de USD 1.500 millones desde que volvió mucho más estrictos los controles para el acceso al mercado de cambios. A partir de ese día, el posterior a las elecciones presidenciales, el público sólo puede comprar USD 200 mensuales, al menos hasta fin de año.Al mismo tiempo, optó por mandar al dólar oficial al freezer. Se trata de una decisión compleja, por dos razones. En primer lugar, la elevada inflación se va comiendo gradualmente la mejora del tipo de cambio. El traspaso de una suba del dólar a precios se da cada vez más rápido en la economía argentina y eso impide conseguir una mejora en la competitividad del país sólo a través de una devaluación.La decisión es mantener al dólar mayorista por debajo de los 60 pesos. ¿Será así hasta el cambio de gobierno, el 10 de diciembre?Pero hay otro aspecto que se sumó en los últimos días y que también tiene un impacto directo sobre el tipo de cambio real: la devaluación de las monedas de todos los países vecinos, como sucedió en Chile a causa de los serios disturbios pero también Brasil, principal socio comercial de la Argentina. El dólar volvió ayer a sus máximos anuales en Brasil, 4,20 reales, lo que significa un incremento de casi 5% en lo que va del mes.Aunque el BCRA aprovecha para comprar casi todas las jornadas, no lo hace tan agresivamente como para acomodar hacia arriba el precio. Con un mercado cambiario totalmente controlado, quien define el tipo de cambio es la autoridad monetaria. La decisión es mantener al dólar mayorista por debajo de los 60 pesos. ¿Será así hasta el cambio de gobierno, el 10 de diciembre?Alberto Fernández (REUTERS/Mariana Greif) (MARIANA GREIF/)Las opciones dado el actual escenario se bifurcan en dos, ni bien asuma Alberto Fernández:1. Se alienta aumentos muy graduales del dólar, pero siempre por debajo de la inflación. Algo parecido hizo Cristina Kirchner entre fines de 2011 y 2015, cuando mantuvo un dólar muy atrasado en relación al ajuste de precios. La ventaja es que ahora se parte de un tipo de cambio real más elevado que en aquel momento.2. La otra posibilidad es sincerar el valor del dólar para partir en el arranque desde un lugar más “realista”, considerando la inflación acumulada y la devaluación de los países vecinos. Estimaciones de bancos locales indican que no sería exagerado pensar en un tipo de cambio más cercano a los $ 80. El problema es, obviamente, que esto generaría un nuevo salto inflacionario, desgastando la gestión del nuevo presidente de entrada.Claro que lo que el Central se resiste a reflejar ya lo empezaron a insinuar los "otros mercados cambiarios. El dólar “libre”, que se opera sin restricciones en circuitos informales, se mostró ayer mucho más inquieto. Terminó en $67, luego de haber tocado valores inferiores incluso a los $ 63 la semana pasada.La historia es conocida: en la medida que se mantenga una cotización artificial del dólar en el mercado oficial, más se irá incrementando la brecha con el tipo de cambio “libre” y el precio del “Contado con Liquidación”, que ya se ubica cómodamente arriba de los 75 pesos.Seguí leyendo:Combustibles: según las petroleras, el atraso en los precios todavía es del 15% y en diciembre habrá nuevos aumentosLas consultoras privadas ya estiman una inflación por encima del 4% para noviembre

Leer más »

Los presidentes del BRICS aprobaron por consenso la Declaración de Brasilia: exigieron la reforma de la ONU, la OMC y el FMI

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, el presidente de China, Xi Jinping, el primer ministro de la India, Narendra Modi, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, posan para una foto en la cumbre del BRICS en Brasilia, Brasil, el 14 de noviembre de 2019. Pavel Golovkin/Pool vía REUTERS (POOL/)“Llegamos por consenso a la Declaración de Brasilia", anunció Jair Bolsonaro. “Como líderes de naciones vibrantes reafirmamos nuestro compromiso fundamental con el principio de la sobreranía, el respeto mutuo y la igualdad; y con el objetivo común de construir un mundo pacífico estable y próspero”, aseguraron los cinco mandatarios, el brasileño y Vladimir Putin, Nerenda Modi, Xi Jinping y Cyril Ramaphosa en el texto.En el documento, los cinco presidentes de las potencias emergentes exigen una modificación integral en los organismos multilaterales de comercio, y se comprometen a resolver las crisis mediante la diplomacia y la negociación, resaltando el mecanismo interno del bloque.Para Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica "es urgente reforma de todo el sistema multilateral, incluidas las Naciones Unidas, la OMC, el FMI y otras organizaciones internacionales”. En especial, remarcaron, “es esencial que todos los miembros de la Organización Mundial de Comercio (OMC) eviten medidas unilaterales y proteccionistas”,“Reafirmamos nuestro compromiso de ayudar a superar los importantes desafíos a los que se enfrenta actualmente el multilateralismo, así como de defender el papel central de las Naciones Unidas en los asuntos internacionales y de respetar el derecho internacional, incluida la Carta de las Naciones Unidas, sus propósitos y principios”, afirman los mandatarios.En el documento, además, aseguran estar “satisfechos con los resultados de la presidencia de los BRICS 2019″ y adelantan el apoyo a Rusia, que conducirá el bloque desde ahora. En la Declaración de Brasilia no aparece Venezuela ni Bolivia, los dos temas latinoamericanos que dividían a los presidentes.Bolsonarp, satisfecho con Brasilia 2019 (Reuters) (POOL/)Los puntos clave del texto:-"Reiteramos la urgente necesidad de fortalecer y reformar el sistema multilateral, incluidas las Naciones Unidas, la OMC, el FMI y otras organizaciones internacionales, que seguiremos trabajando para que sea más incluyente, democrático y representativo, incluso mediante una mayor participación de los mercados emergentes y los países en desarrollo en la adopción de decisiones internacionales".-"Reafirmamos nuestro compromiso con un FMI fuerte, basado en cuotas y dotado de recursos adecuados, que se sitúe en el centro de la red mundial de seguridad financiera. Estamos profundamente decepcionados por el hecho de que la 15ª Revisión General de Cuotas (GRQ) no haya logrado aumentar el tamaño de las cuotas del Fondo y reajustar las cuotas de los países miembros, incluso a favor de los mercados emergentes y las economías dinámicas (EMDEs), que siguen estando infrarrepresentadas en el Fondo."-"También apoyamos la protección de la voz y la representación de los miembros más pobres. Hacemos un llamado al FMI para que comience a trabajar en la reforma de las cuotas y la gobernanza sobre la base de los principios acordados en 2010, con la seriedad debida y dentro de un plazo de tiempo ajustado".- “Reiteramos la importancia fundamental de un comercio internacional basado en normas, transparente, no discriminatorio, abierto, libre e inclusivo. Seguimos comprometidos en preservar y fortalecer el sistema multilateral de comercio, con la Organización Mundial del Comercio en el centro. Pero es fundamental que todos los miembros de la OMC eviten las medidas unilaterales y proteccionistas, que son contrarias al espíritu y las normas de la OMC”. - Exigen la reforma de la OMC y quieren que se concrete este 2020 . “Nuestros países trabajarán con todos los Miembros de la OMC para promover un proceso de reforma necesario que sea equilibrado, abierto, transparente y que promueva la inclusión y el desarrollo. La reforma debe, entre otras cosas, preservar la centralidad, los valores fundamentales y los principios fundamentales de la OMC, y tener en cuenta los intereses de todos los miembros, incluidos los países en desarrollo.”-"Reiteramos nuestro compromiso de crear un orden internacional multipolar más justo, equitativo y representativo". - “Recordamos el Documento Final de la Cumbre Mundial 2005 y reafirmamos la necesidad de una reforma amplia de las Naciones Unidas, incluido su Consejo de Seguridad, con miras a hacerlo más representativo, eficaz y eficiente y aumentar la representación de los países en desarrollo”.- “Reafirmamos nuestro compromiso con los esfuerzos colectivos para el arreglo pacífico de controversias por medios políticos y diplomáticos, y reconocemos el papel del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas como principal responsable del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales”.Xi Jinping, Valdimir Putin, Jair Bolsonaro, Nerendra Modi y Cyril Ramaphosa posan en la foto de familia de los BRICS (Reuters) (POOL/)- “Tomamos nota con reconocimiento del papel del Nuevo Banco de Desarrollo (BND) en la financiación de la infraestructura y el desarrollo sostenible. Subrayamos la necesidad de redoblar los esfuerzos para crear una cartera de proyectos sólida, equilibrada y de alta calidad”.-"Reiteramos la importancia de aplicar el Programa de Desarrollo Sostenible de 2030 y pedimos que se redoblen los esfuerzos para su aplicación oportuna".-"Reiteramos nuestro compromiso con la aplicación del Acuerdo de París adoptado bajo los principios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático".- “Expresamos nuestra profunda preocupación por las continuas amenazas a la paz y la seguridad internacionales y nos comprometemos a trabajar en pro de una paz duradera para todos, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y todas las obligaciones internacionales aplicables”.- “Expresamos nuestro compromiso con el desarrollo sostenible en sus tres dimensiones -económica, social y ambiental- de manera equilibrada e integrada. Todos nuestros ciudadanos, en todas las partes de nuestros respectivos territorios, incluidas las zonas remotas, merecen disfrutar plenamente de los beneficios del desarrollo sostenible. La cooperación internacional en este ámbito, como en todos los demás, debe respetar la soberanía nacional y los marcos y acuerdos jurídicos e institucionales nacionales, así como las prácticas y los procedimientos”. -"Expresamos nuestra profunda preocupación por la posibilidad de una carrera de armamentos en el espacio y reafirmamos la necesidad de llevar a cabo actividades de exploración y utilización del espacio con fines pacíficos".Los presidentes de los BRICS en las escaleras centrales del Palacio de Itamaraty, la cancillería brasileña. (Reuters) (UESLEI MARCELINO/)- “Condenamos el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, que no deben estar asociadas a ninguna religión, nacionalidad o civilización, y reconocemos los actos terroristas como criminales e injustificables, independientemente de sus motivaciones, en cualquier momento, en cualquier lugar y por cualquiera que los haya cometido. Instamos a que se realicen esfuerzos conjuntos para combatir el terrorismo bajo los auspicios de las Naciones Unidas”.- “Destacamos la importancia de las normas, reglas y principios universalmente acordados, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, para el comportamiento responsable de los Estados en el ámbito de las TIC, y mantenemos la centralidad de las Naciones Unidas en su desarrollo. En este sentido, acogemos con beneplácito el establecimiento de un grupo de trabajo de composición abierta de las Naciones Unidas sobre esta cuestión, así como el lanzamiento de una nueva edición del Grupo de Expertos Gubernamentales. Si bien apoyamos ambos mecanismos, subrayamos que el proceso de doble vía puede proporcionar complementariedad y sinergias en los esfuerzos internacionales en esta materia”. El texto completo:MÁS SOBRE ESTE TEMA:Los BRICS apuntan a abrir su economía y evitar el proteccionismoQué son los BRICS y qué peso tienen en el mundo

Leer más »

El dólar permanece con escasas variantes, debajo de $63 en los bancos de la City

Después del salto de precios posterior a las PASO llegaron los controles de cambio. (Luciano González)Ante las rígidas restricciones cambiarias aplicadas a partir del 28 de octubre, el Banco Central es protagonista exclusivo del mercado, con compras de divisas que ayudan a apuntalar la cotización formal, debido a una demanda acotada a USD 200 mensuales para ahorristas, que contrasta con una oferta nutrida por la obligatoriedad impuesta a exportadores, para liquidar sus divisas en un plazo máximo de cinco días hábiles, vigente desde el 1° de septiembre pasado.En las sucursales del Banco Nación la divisa de EEUU resta 25 centavos este viernes a $62,50 para la venta al público. En el promedio de bancos del microcentro porteño se transa a 62,97 pesos.En el mercado mayorista se negocia en torno a los $59,70, sin variantes, con una ganancia de 58,4% en lo que va de 2019.Entre las cotizaciones alternativas, el bursátil “contado con liquidación” es operado en torno a los 76 pesos, mientras que en el reducido mercado informal el dólar libre o “blue” se intercambia a 67 pesos.La participación compradora del Banco Central en la plaza de contado tiene su efecto en la recuperación de las reservas internacionales, que crecieron USD 83 millones el jueves, a USD 43.555 millones, según datos sujetos a ajuste.Este viernes el Tesoro tendrá que enfrentar un pago de Letras en dólares por alrededor de USD 400 millones y además abonará otros $13.000 millones por Lecaps. Tales pagos se realizarán únicamente a las personas humanas, que no entraron en el reperfilamiento. También cobrarán los inversores institucionales y corporativos, pero solamente el 15% de su tenencia original, ya que el resto de los pagos fueron reperfilados.Los expertos de Research for Traders explicaron que “casi el total de los vencimientos de Letes están en manos de inversores locales, por lo que en principio no deberían impactar en las reservas porque los dólares ya están depositados en cuentas del BCRA. Pero sí se vería una disminución en el saldo de las reservas, si los inversores decidieran retirar los dólares que les paguen del banco”.Asimismo, el BCRA registró una tasa de referencia de las Leliq, que demarca el sendero de política monetaria, de 63,001% anual. Vale recordar que el Comité de Política Monetaria (COPOM) del organismo fijó para este mes un piso de 63% en el rendimiento de Leliq.La salida de depósitos en dólares observada a partir de las elecciones primarias del 11 de agosto también se desacelera. Es un indicador relevante, pues la fuga de capitales, el pago de deuda en moneda extranjera y las ventas al contado del Central explicaron la histórica caída de reservas internacionales de 2019.Los depósitos en dólares del sector privado, en efectivo, totalizaron USD 18.686 millones el pasado 12 de noviembre, último dato provisto por el Central, el monto más bajo desde el 9 de noviembre de 2016.Estas colocaciones acumularon un retroceso de USD 13.813 millones o 42,5% desde el récord de USD 32.499 millones del 9 de agosto de este año. Unas dos terceras partes de estas colocaciones se contabilizan hoy como reservas, en concepto de encajes.SEGUÍ LEYENDO:Controles al dólar: en tres meses la competitividad cambiaria cayó 20 puntos porcentualesSigue en alza el riesgo país porque hay aversión no sólo a invertir en la Argentina, sino en la regiónTasas de interés “negativas”, la fórmula de Alberto Fernández para revivir el consumo y a las Pymes

Leer más »

Entre el frente externo y el interno

Alberto Fernández El tránsito de las elecciones de octubre a la llegada a la Presidencia, un tiempo clave para el que asume, no ha resultado difícil a Alberto Fernández. En todo este tiempo parece haberse ocupado más de las relaciones externas que de las componendas locales. Y mal no le ha ido. No se quedó sin aliento ni paró un minuto para relajarse. Desplegó energías para concretar alianzas cuando se convierta en Jefe de Estado. Todo sucedió en momentos en los que Mauricio Macri y su equipo se preparan para dejar la Casa de Gobierno sin provocaciones ni declaraciones altisonantes contra los que llegan. Más aún: el ministro de economía Hernán Lacunza invitó a los representantes del Frente de Todos para visitar juntos a las autoridades del Fondo Monetario Internacional y ofreció todo el tiempo que sea necesario para dialogar y aportar información a los que llegan. Lacunza no obtuvo respuestas.Por supuesto que Cambiemos desborda rumores. Los radicales, por fin, dicen algunos dirigentes, se quieren cortar solos en el Parlamento y declarar lo que les parece conveniente. Mientras el círculo de Macri merodeó sin postura clara en torno a las dramáticas circunstancia en Bolivia, Alfredo Cornejo y Gerardo Morales no dudaron en calificar los hechos como un “golpe de Estado”. ¿Lo fue? Hay quienes dicen que no, que hay que tomar en cuenta la decisión poco legal de Evo Morales de presentarse a una tercera gestión que no aceptaba la constitución de su país y de ser protagonista de una elección general cuyos resultados, según la inspección de la Organización de Estados Americanos (OEA) fueron definitivamente turbios.Hernán LacunzaEl presidente estadounidense Donald Trump saludó a Fernández y hasta le prometió ayuda ante futura negociaciones ante el Fondo Monetario Internacional. Pero de lo que nunca se supo es qué le contestó el próximo presidente ante semejante gesto, teniendo en cuenta que desde Washington hay desconfianza por toda administración populista.Viajó a México donde estableció buen vínculo con el presidente Andrés López Obrador; participó del Grupo de Puebla (que representa tradiciones populista); se comunicó en dos oportunidades con Sebastián Piñeira, el presidente chileno que vive a caballo de una crisis social descomunal; y le dio la espalda al Grupo Lima que representa a gobiernos que cuestionan la presencia de Nicolás Maduro en Venezuela. Fernández también pidió ayuda a López Obrador para socorrer a Evo Morales de los duros enfrentamientos en La Paz y otras ciudades de Bolivia que hacían peligrar su seguridad.Fue claro en el encuentro del Grupo Puebla a la hora de proponer llevar adelante un foro opositor a las movidas de Jair Bolsonaro, el presidente de Brasil, que suele adoptar estrategias demasiado caprichosas y veleidosas. El problema es que Argentina necesita del Mercosur.Alberto Fernández y López Obrador Si Bolsonaro quiere erigir barreras Argentina saldrá muy perjudicada, tanto en la colocación de cereales como en el sector automotor. Bolsonaro ya movió las piezas y adquirió productos del agro y carne a otros proveedores mundiales.El presidente francés Emmanuel Macrón felicitó al presidente electo y le abrió las puertas para dialogar y negociar, teniendo presente que fue él quien, desde Paris, se opuso a un acuerdo con el Mercosur. El Banco Interamericano de Desarrollo le prometió créditos y lo mismo hizo la titular del Banco Santander, Ana Botín, empresaria prominente en España. Un sector de la nueva alianza en España entre el Partido Socialista y Podemos le sonríe a Fernández mientras que el ex-titular del gobierno ibérico, José Luis Rodríguez Zapatero se hizo presente en Buenos Aires para festejar el triunfo del Frente de Todos.Alberto Fernández y Ana Botin, de SantanderFrente internoA nivel local, los industriales que habían terminado en malos términos con Macri, ahora están expectantes de conocer la hoja de ruta económica de Fernández.Los anuncios no llegan, pero el riesgo país está demasiado arriba por la expectativa mundial sobre si habrá o no un default, pese a que Fernández prometió refinanciación y no taponamiento con los acreedores. Lo que no se pudo frenar fueron las pérdidas crecientes de las empresas argentinas en Wall Street, el centro financiero mundial por excelencia. La desvalorización por las caídas ya superan los 30.000 millones de dólares.En el ámbito de los acuerdos internos dentro de esa alianza frágil que es el Frente de Todos, La Cámpora y otros núcleos de la izquierda peronista no han abierto la boca con los contactos de Fernández con el Fondo ni con las gestiones de Guillermo Nielsen en Wáshington.El economista Guillermo Nielsen (Maximiliano Luna)El silencio es llamativo. De la misma manera que ya se comprueban divisiones del peronismo en el Parlamento. Hay legisladores que no quieren supeditarse a Cristina Fernández de Kirchner y surgen chisporroteos en el interior mismo del peronismo, que tiene que hacer frente en ese ámbito a la futura oposición macrista. Luego de las elecciones, el país se partió en dos. Alberto Fernández y el Frente de Todos tendrán que tener presente que el 40 por ciento de votos que respaldaron a Macri son y serán una fuerza muy representativa.Dentro del partido ganador también hay quienes tienen ánimos de venganza. Ya están atacando seriamente a periodistas y jueces. Se debe recordar que todas las actuaciones contra la corrupción de los últimos años, que los frentistas definen como “juicios políticos”, no pueden quedar en nada.Hay décadas de vergonzosa corrupción no castigada ni sentenciada. Carlos Menem sobrevive amparado en los fueros legislativos. Una ética republicana y constitucional tiene que impedir que los planteos, denuncias y juicios contra la corrupción pasen al olvido.Si así fuera, siguiendo el título del gran jurista Carlos Nino, Argentina se consagraría definitivamente como “un país fuera de la ley”.Seguí leyendo:

Leer más »

El dólar se mantuvo estabilizado a $63 en bancos de la City, pero el dólar libre se acercó a 67 pesos

Después del salto de precios posterior a las PASO llegaron los controles de cambio. (Luciano González)El traspaso de mando presidencial está a 17 ruedas operativas de distancia. Con ese objetivo puesto para el 10 de diciembre, el Banco Central procura mantener estabilizadas las variables financieras bajo su competencia, ahora con un estricto control de cambios.Ante las rígidas restricciones cambiarias aplicadas a partir del 28 de octubre, la entidad monetaria es protagonista exclusiva del mercado, con compras de divisas que ayudan a apuntalar la cotización formal, debido a una demanda acotada a USD 200 mensuales para ahorristas, que contrasta con una oferta nutrida por la obligatoriedad impuesta a exportadores, para liquidar sus divisas en un plazo máximo de cinco días hábiles, vigente desde el 1° de septiembre pasado.Este miércoles se extendió la operatoria con mínimas oscilaciones. En las sucursales del Banco Nación la divisa de EEUU terminó ofrecida a $62,75 para la venta al público. En el promedio de bancos del microcentro porteño subió un centavo, a 63 pesos.En el mercado mayorista concluyó a $59,72, dos centavos más que el cierre anterior. El monto operado en el segmento de contado (spot) alcanzó los USD 358,9 millones, mientras que en futuros se registraron negocios por USD 314,8 millones en el ROFEX, donde los contratos para fin de mes concluyeron a $61,17, y para diciembre de 2019, a 67,10 pesos.Nicolás Chiesa, director de Portfolio Personal Inversiones, opinó que la calma del dólar "tiene que ver con la fuerte dolarización que se observó pre elecciones, cuando la gente se imaginó el peor de los escenarios para el 28 de octubre, el cual finalmente no ocurrió, dado que la diferencia entre ambos candidatos no fue tan amplia”.“Tampoco hay ventas fuertes, sino que la gente vende lo que necesita para cubrir sus gastos en pesos -lo mismo sucede con las empresas-. Es decir, la economía permanece dolarizada, pero no hay un dinero extra como para que ese proceso continúe”, agregó Chiesa.El dólar “contado con liquidación” retrocedió a $76,06, con lo que la brecha con el mayorista quedó en 27,4 por ciento. En el reducido mercado paralelo, el dólar libre o “blue” ganó 1,25 peso (+1,9%), a 66,75 pesos.Martín Calveira, economista del IAE de la Universidad Austral, indicó que “tras la experiencia de crisis cambiaria post PASO, la política monetaria decidió imponer restricciones cambiarias a los efectos de limitar el margen e inercia inflacionaria”.El dólar acumula un alza de 58,5% en el transcurso de 2019, por encima de la inflaciónDesde Research for Traders subrayaron la “incertidumbre que existe sobre qué plan económico implementará el nuevo presidente electo a partir del 10 de diciembre, quienes integrarán su Gabinete, y si se terminará reestructurando la deuda pública y cómo”.La participación compradora del Banco Central en la plaza de contado tiene su efecto en la recuperación de las reservas internacionales, que crecieron USD 144 millones el martes, a USD 43.414 millones, según datos sujetos a ajuste.“La emisión monetaria que se espera hacia fin de año para financiar las necesidades del Tesoro puede presionar sobre los canales alternativos de divisas”, sostuvo la consultora Neix en un reporte.El BCRA registró una tasa de referencia de las Leliq, que demarca el sendero de política monetaria, de 63,006% anual, tras la colocación de deuda en dos tramos por 183.731 millones de pesos. Vale recordar que el Comité de Política Monetaria (COPOM) del organismo fijó para este mes un piso de 63% en el rendimiento de Leliq.Por la renovación parcial de vencimientos, el BCRA liberó liquidez por unos 14.000 millones de pesos.El stock de Leliq alcanzó este miércoles los $805.310 millones, equivalentes a unos USD 13.484,8 millones o 31,6% de las reservas del BCRA.La salida de depósitos en dólares observada a partir de las elecciones primarias del 11 de agosto también se desacelera. Es un indicador relevante, pues la fuga de capitales, el pago de deuda en moneda extranjera y las ventas al contado del Central explicaron la histórica caída de reservas internacionales de 2019.Los depósitos en dólares del sector privado, en efectivo, totalizaron USD 18.802 millones el pasado 8 de noviembre, último dato provisto por el Central, con lo que acumularon un retroceso de USD 13.697 millones o 42,1% desde el récord de USD 32.499 millones del 9 de agosto de este año. Unas dos terceras partes de estas colocaciones se contabilizan hoy como reservas, en concepto de encajes.SEGUÍ LEYENDO:Argentina se está quedando sin dólares para pagar la deuda: USD 5.000 millones vencen a fines de 2019Las 5 razones que llevaron al riesgo país a un nuevo pico, por encima de los 2.500 puntosLos cambios en la región complican la negociación de la deuda

Leer más »