Último momento

Economía

Deuda: un estudio del Congreso Nacional indica qué distancia hay entre el Gobierno y los bonistas

Guzmán en el Congreso en su exposición sobre la renegociación de la deudaUn trabajo de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC) hizo un relevamiento de cada una de las ofertas que presentaron los bonistas y explica qué diferencias hay con respecto a la propuesta oficial para llevar adelante un canje de los 21 bonos en dólares, euros y francos suizos que suman una deuda de 65.620 millones de dólares.BlackRock Inc uno de los acreedores "duros" de la negociación (Lucas Jackson/)En este contexto, el trabajo señala que las propuestas presentadas por Ad-Hoc Bondholders Group (Blackrock, Ashmore, Fidelity y T Rowe Price); por Bondholders Group (bonistas Argentina Creditor Committe y los fondos Fintech y Gramercy) y Exchange Bondholders Group (ExBG, HBK, Monarch, Oaktree, Pharo, Redwood y VR) incorporan modificaciones a las condiciones financieras de la operación respecto de la oferta inicial de la Argentina.“Las contraofertas tienen menor quita de principal, cupones de interés más altos, menor período de gracia y el pago en efectivo de los cupones vencidos y devengados al momento de la liquidación de la operación, además de otras cláusulas legales”.La propuesta de Bondholders Group establece que los acreedores recibirían una “canasta de nuevos títulos construida de una manera tal que sea equivalente en un solo título canjeado a la par, pero que se podría fraccionar en diferentes plazos”.En el caso de la oferta que acercó el grupo ExBG “incluye una potencial compensación para los bonos discount por la quita sufrida en el proceso de canje de 2005-2010″. Y, además, solicitan recibir con los nuevos bonos un instrumento vinculado al Producto Bruto Interno (PBI).Guzmán seguirá negociando hasta el próximo 2 de junio (AGUSTIN MARCARIAN/)A partir de esto, la Oficina del Congreso realizó una evaluación de las propuestas en donde, señalan, utilizaron un exit yield de 10% y se realizó una “distribución teórica de los diferentes bonos asumiendo que cada acreedor opta por la que más valor presente le otorgue a dicha tasa de descuento”.En ese contexto, los especialistas de la oficina estatal señalan que “las contrapropuestas tienen un valor estimado promedio de entre USD 61 y USD 63 para los bonos en dólares. Esto implica un incremento sustancial con respecto a los aproximadamente USD 40 de la propuesta oficial”, explica el informe. Para el caso de los bonos en euros, la contrapropuesta está entre los 56 y los 57 euros, lo que muestra una brecha amplia respecto de los 36,9 euros que ofreció la Argentina.Otro punto que se modifica en las contrapropuestas son los plazos. Según las ofertas de los acreedores argentinos, habría vencimientos totales (principal + interés) “de USD 8.000 - USD 9.200 millones en 2020-2024 y de USD 46.700 - USD 47.000 millones en 2020-2030”, explica el informe.Esto significaría que el plazo de gracia de tres años que había solicitado la Argentina desde antes de que asumiera esta gestión no sería reconocido. Además, incluiría el pago de USD 1.546 millones en 2020 correspondiente a los cupones impagos y los intereses corridos de los bonos elegibles. “Estos montos se comparan con vencimientos de USD 1.200 millones y USD 30.000 millones, respectivamente, en la propuesta original del Gobierno. Y de USD 31.000 millones y USD 72.000 millones en el perfil de vencimientos actual”.De todos modos, el ministro de Economía afirmó que en los próximos días se conocería una nueva propuesta para acercar posiciones con los bonistas, luego del rotundo fracaso del canje que terminó el 8 de este mes con un rechazo mayor del 80 por ciento. Habrá que ver si en esta segunda oportunidad las posiciones de ambos lados se acercan como para que haya un acuerdo posible y el default dure relativamente poco.Seguí leyendo:El embajador argentino en Estados Unidos confirmó que Argentina entrará hoy en defaultDeuda: el Gobierno modificará la oferta de canje tras un acercamiento con los acreedores

Leer más »

La cuarentena complica el retiro de efectivo desde ventanillas bancarias

Muchas entidades privadas prefieren desincentivar retiros grandes de efectivo por ventanilla (Gaston Taylor/)La introducción de medidas de distanciamiento social, atención sólo con turno y las políticas particulares de cada banco complicaron manejarse con efectivo en pesos durante la pandemia de coronavirus COVID-19. Aunque el Banco Central forzó a las entidades a elevar el monto que se puede retirar por día de cajeros automáticos, a la hora de tener que retirar cifras mayores en pesos los clientes –sean empresas o personas físicas– se ven ante la necesidad de ir varias veces al cajero automático o retirar más de lo que necesitan para poder alcanzar la cantidad de dinero buscada.Desde que a mediados de abril los bancos volvieron a atender clientes de sucursales, la mecánica de atención presencial se volvió mucho más engorrosa para ahorristas y empresas. Ahora, mientras los turnos para atención por ventanilla se limitan para evitar la aglomeración de personas y se privilegia el pago a jubilados que no tienen tarjeta de débito o no saben utilizarla, retirar pesos en efectivo por montos significativos se volvió bastante más complicado.El problema está en una brecha que existe entre el límite diario que las entidades permiten extraer por cajero automático y el monto mínimo que imponen para hacer extracciones por ventanilla, ante un cajero humano.No existe una norma del Banco Central que obligue a fijar montos mínimos para extracciones de pesos en ventanillas bancarias, pero los bancos sí establecen sus propias políticas que muchas veces vuelven engorroso el retiro sumas superiores a los $30.000No se trata de un problema normativo. El Banco Central sí regula el monto máximo que deben permitir retirar los bancos por cajero automático. Con la llegada de la cuarentena obligatoria, y ante la necesidad de canalizar todas las transacciones posibles a medios electrónicos, la entidad conducida Miguel Pesce de hecho elevó el monto que –como mínimo– los bancos deben permitir retirar a diario de cajeros automáticos. Lo llevó a $15.000. Pero no establece nada para el retiro por ventanilla.Pero ante las necesidades de sus clientes, muchas entidades tienen techos superiores para las extracciones diarias o permiten ajustar la cifra para operaciones puntuales.El problema surge, sin embargo, cuando un cliente tiene que extraer más dinero del que permite el cajero. Y esto es porque como la normativa largamente vigente establece que, para “grandes sumas”, los bancos sólo tienen que ponerse de acuerdo con sus clientes.Miguel Pesce, presidente del Banco Central (María Amasanti/Bloomberg) (Maria Amasanti/)Ese libre albedrío lleva a que cada banco sostenga políticas muy diferentes, de acuerdo a lo que creen conveniente para el manejo de efectivo en sucursales -un costo muy importante para la operación bancaria- y cuáles son las necesidades de sus clientes. Así, por ejemplo, algunos fijan montos mínimos para los retiros de dinero en ventanilla.Por ejemplo, un banco puede tener un tope de extracción por cajeros de $20.000 y un piso para retiro por ventanilla de $100.000, lo que obliga a visitar varias veces los cajeros automáticos para alcanzar cualquier cifra que esté entre esos dos límites.“La verdad es que no son operaciones que nos interese atraer a las sucursales, cualquier retiro de dinero por encima de los límites para cajeros rara vez tiene otro destino que no sea el dólar blue”, confiaron desde un banco privado. “No es algo que querramos incentivar y siempre podemos hacer excepciones para clientes con necesidades puntuales”, aclaró.Las trabas al retiro de efectivo por ventanilla existían antes de la cuarentena obligatoria, pero ahora que el sistema funciona con turnos y espera, la operación con efectivo se volvió más complicadaEn el Banco Galicia, por ejemplo, el límite para extracción por cajero automático es de $17.000 para la mayoría de las cuentas. Entre los paquetes prefer, una catgoría premium, se extiende hasta los $25.000 y, en las extracciones por autoservicios, se puede extender hasta $30.000. A la hora de retirar efectivo por ventanilla, mientras tanto, tienen un mínimo de $200.000.En Banco Macro, en tanto, permiten retirar entre $ 30.000 y $ 50.000 diarios por cajero automático a las personas físicas, mientras que limitan a $30.000 para las empresas. A la hora de ir a la ventanilla, mientras tanto, no permiten retirar menos de $100.000 por vez. Banco Santander, en tanto, que no fija un piso a los retiros por ventanilla.En el ICBC redujeron por la pandemia el piso para retirar por ventanilla de $500.000 a 350.000. “Detectamos demanda en esos montos cercanos pero por debajo de los $500.000 y en base a eso lo flexibilizamos. En montos inferiores a eso no. La verdad es que tampoco notamos clientes que repiten retiros del máximo permitido en cajeros, que es de $30.000, con lo cual entendemos que la necesidad no existe. Además, poner un piso alto nos permite desincentivar venir a la sucursal en momentos en que queremos cuidar a los clientes y al personal y hay medios electrónicos que permiten concretar cualquier operación”, dijeron.Entre los bancos públicos no hay un patrón: el Nación no fija un piso a las extracciones, el Banco Provincia si y el Banco Ciudad deja que sus gerentes de sucursal fijen los parámetrosEntre los bancos públicos la brecha entre ambas formas de retiro de efectivo también existe. Por ejemplo, el Banco Provincia fija como máximo para retiros por cajeros los $20.000 y como mínimo para retiros en ventanilla en los $100.000.El Banco Ciudad, mientras tanto, permiten retirar hasta $35.000 a clientes por cajero, mientras que sientan parámetros de $100.000 o 200.000 para las extracciones por ventanilla. Pero, según explican en el banco, les permiten a los gerentes de sucursales hacer autorizaciones específicas para operaciones por debajo de esos montos, en base a criterios como que se trata de clientes habituales o razonabilidad. Además, como el pago a jubilados es prioritario, no hay ninguna clase de límite para operar por ventanilla para ese tipo de clientes.Banco Nación, por su parte, no pone piso a los retiros por ventanilla. Aunque mantiene un tope de $30.000 para retiros por cajero.Seguí leyendo:Uno de los tres grupos de bonistas baja sus pretensiones y asegura que quiere cerrar un acuerdo este fin de semanaRosario tendrá su propio Mercado Libre: una plataforma online para productores y comercios, pero que no cobra comisión ni costosSuben los ADR y los bonos luego de que el Gobierno confirmara que modificará su oferta para reestructurar la deuda

Leer más »

Los acreedores aseguran que no hay discusión con el Gobierno y temen una nueva oferta unilateral

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que presentará una nueva oferta en los próximos días (AGUSTIN MARCARIAN/)El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo esta mañana en declaraciones a la agencia Reuters que “en los próximos días” presentarían cambios a la oferta informada a la Securities & Exchange Commission (SEC) el 20 de abril y que “las discusiones con los acreedores avanzan por un sendero positivo”. Sin embargo, los bonistas siguen esperando la convocatoria a una discusión de las contrapropuestas presentadas la semana pasada.De acuerdo con un sondeo realizado por Infobae entre diversos fondos y representantes de los comités, las negociaciones aún no comenzaron, a pesar de las reiteradas declaraciones en el sentido contrario por parte del Gobierno. De hecho, fue manifestado concretamente por el grupo Ad Hoc, que lidera el fondo Blackrock, mediante un comunicado de prensa: “Durante el último mes, la Argentina no ha tenido prácticamente ninguna comunicación sustancial con sus acreedores”.“Las acciones hablan más que las palabras”, remarcaron los grandes fondos de inversión nucleados en este comité. De todas maneras, mantienen el optimismo y plantearon que si bien la falta de pago de distintos intereses por parte del país resultará en defaults en las distintas emisiones de bonos, “el grupo entiende que el país ha expresado su intención de conversar con los acreedores durante la próxima semana para tratar de encontrar una solución integral".La cartera económica anunció ayer, tal como estaba previsto, que la fecha de cierre del canje prevista para hoy fue postergada hasta el 2 de junio a las 17 hora de Nueva York, por lo que sólo tienen apenas cinco días hábiles para negociar. ¿Lo harán? ¿Encararán un diálogo con los bonistas para consensuar una propuesta que pueda ser aceptada por la gran mayoría de los acreedores? ¿O tomarán como parámetro las tres contrapropuestas recibidas y volverán a encarar una nueva oferta de forma unilateral?Estas son las preguntas que por estas horas se hacen los tenedores de los títulos argentinos y la sensación que tienen es que Guzmán hará una nueva oferta pero sin haberla negociado plenamente con ellos. “Hasta el 2 de junio no se puede negociar nada. O presentan una nueva oferta de forma unilateral o vuelven a extender el plazo”, dijo el representante de un importante fondo de inversión.Los acreedores presentaron contrapropuestas el viernes pasado, pero no hubo respuesta oficial aúnSobre el estado de situación, el inversor afirmó: “No ha habido ninguna negociacion ni dialogo sustantivo desde que la Argentina presentó su oferta unilateral. Sólo se presentaron contrapropuestas a pedido del país, pero no se han discutido; se espera que la Argentina empiece a negociar pronto, pero no está claro si lo van a hacer o si presentaran otra propuesta unilateral considerando las contrapropuestas que recibieron”.Fuentes cercanas a otro grupo de bonistas también aseguraron que no hubo diálogo con las autoridades argentinas y que la situación actual parecería indicar que el Gobierno está pensando en volver a hacer una oferta por su cuenta. “Guzmán tiene un estilo de negociación que no funciona; esto no llega a buen puerto producto de eso”, dijeron las fuentes, dando a entender que se estaban intentando buscar otros interlocutores dentro del oficialismo.En un evento virtual organizado ayer por el Wilson Center, el representante del fondo Greylock Capital, Hans Humes, dijo que “los inversores están dispuestos a acomodarse”, pero afirmó que “si hay un crecimiento en la economía en el futuro, tiene que haber una forma de pagar deuda a un cupón más alto; y por ahí va el desacuerdo”. Y agregó: “Debería haber suficiente flexibilidad para llegar a un acuerdo que sea aceptable, pero tendremos que ver”, afirmó.Desde Economía aseguran que la brecha entre lo que pretenden los acreedores y lo que busca el Gobierno todavía es importante y que se busca recortar esa distancia para poder negociar sobre bases de más cercanía. La oferta planteada por el Gobierno tenía un valor de 42 centavos por dólar, mientras que los bonistas pretenden entre 58 y 60. “El tema es ver cómo se puede lograr achicar esas diferencias sin comprometer el marco de sostenibilidad y que luego el FMI también lo considere sostenible”, dijo una fuente oficial.Seguí leyendo: Uno de los tres grupos de bonistas baja sus pretensiones y asegura que quiere cerrar un acuerdo este fin de semanaEl día después: cómo hará el Gobierno para que la economía vuelva a crecer

Leer más »

Dólar hoy: el blue subió a $126, pero el liqui se desplomó 6%, en un mercado expectante por el canje

La garantía de tasas dispuesta por el BCRA y los avances por el canje redujeron la brecha cambiaria. (EFE) (EFEI0374/)El dólar blue se pactó este viernes con aumento de un peso ó 0,8%, a $126 para la venta, con un ajuste de precios de 12 pesos u 8,7% respecto del máximo de $138 del viernes de la semana pasada. La brecha respecto del oficial mayorista alcanzó el 84,8 por ciento.Destacó el abrupto descenso de casi 6% en las paridades bursátiles contado con liquidación y MEP, ante el aumento de cotizaciones en dólares de acciones y bonos argentinos, ante las apuestas de inversores por un canje de deuda exitoso, ahora con fecha límite para el 2 de junio.Cierra una semana en la que las iniciativas oficiales permitieron contener el aumento de las cotizaciones alternativas del dólar y reducir en unos 20 puntos la brecha cambiaria, que la semana pasada había alcanzado un récord por encima del 100 por ciento.Este viernes, el dólar mayorista cerró ofrecido con mínima alza de nueve centavos, a 68,18 pesos. En el transcurso de 2020 aumentó un 13,8 por ciento. La intervención regulatoria de liquidez del Banco Central, para fijar el ritmo gradual de incremento del tipo de cambio, conlleva el costo de caída de reservas, después de sumar nueve ruedas consecutivas con saldo neto vendedor.El monto operado en el circuito interbancario sumó escasos 176,1 millones de dólares. “El volumen negociado hoy es el más bajo de la semana y hunde el promedio de mayo por debajo de los USD 200 millones diarios”, precisó Gustavo Quintana, agente de PR Corredores de Cambio.“El BCRA sigue regulando la plaza para únicamente validar un gradual deslizamiento del dólar mayorista, aún cuando continúa acumulando drenaje de reservas”, indicó el economista Gustavo Ber.El ascenso de acciones y bonos en dólares presiona a una caída del contado con liquidación a $112, que achica la brecha con el oficial a un 64%Un punto positivo en la rueda fue el descenso de unos siete pesos o 5,9% en las paridades bursátiles, contado con liquidación y MEP, que a las 16 horas se negociaban en torno a los 112 y 109 pesos, respectivamente.“El mercado está muy sobrecomprado en dólares. En el mercado del dólar blue no hay volumen, se vienen vencimientos impositivos muy fuertes: entre martes y miércoles hay que pagar Ganancias, en junio la primera cuota de los anticipos del año, Ganancias en persona física más Bienes Personales, y por si todo esto fuera poco, en julio el aguinaldo. El Banco Central confía en que habrá liquidaciones de exportación, y ventas de empresas más particulares para enfrentar vencimientos impositivos”, describió el analista económico y de mercados Salvador Di Stéfano en un informe.“Estas cotizaciones dependerán de las noticias que estén llegando respecto a la reestructuración de la deuda, mientras que las medidas tomadas por el Gobierno para contener estas cotizaciones tendrán a lo sumo efecto en el corto plazo para sedar el contado con liquidación y el MEP pero no desaparecerá la demanda en caso de complicarse la reestructuración de la deuda”, subrayó un informe de Portfolio Personal Inversiones.EL DRENAJE DE DIVISASLas reservas internacionales del BCRA cayeron USD 110 millones el jueves y alcanzaron los USD 42.840 millones, el monto de activos brutos más bajo en tres años, desde los USD 39.884 millones del 25 de enero de 2017.El descenso en el nivel de reservas brutas fue impulsado en el último mes por el retiro de depósitos en dólares. Desde el lunes 20 de abril, cuando se flexibilizó la cuarentena para la atención al público en los bancos, salieron del sistema financiero más de 1.200 millones de dólares.En tanto, los depósitos en dólares retrocedieron al nivel más bajo desde el 7 de noviembre de 2016. Los depósitos en dólares en efectivo del sector privado se redujeron unos USD 1.211 millones o un 6,6% desde los USD 18.289 millones del viernes 17 de abril, antes de la flexibilización de la atención al público en bancos, a los USD 17.078 millones del 19 de mayo.SEGUÍ LEYENDO:La Argentina entra en default, pero sigue negociando y enmendará su oferta a los bonistasCuántos tipos de default hay y qué implica caer en una cesación de pagosEl mercado se mueve con mucha cautela, pero los precios de los bonos argentinos no reflejan un evento de defaultDefault extendido y buitres: qué riesgos asume el Gobierno con la decisión de no pagar la deudaA cuánto llegará el dólar a fin de año: el preocupante pronóstico de bancos y consultoras

Leer más »

En plena pandemia de coronavirus, el hombre más rico de Asia captó inversiones por USD 10.000 millones

Mukesh Ambani, multimillonario y CEO de Reliance Industries Ltd., durante un panel del Foro Económico de Davos, Suiza, en 2017 (Simon Dawson/Bloomberg) (Simon Dawson/)(Bloomberg) Mukesh Ambani, el hombre más rico de Asia, ha captado una inversión de más de USD 10.000 millones para su negocio de plataforma digital en la India en un solo mes, pese a que la economía se enfrenta a dificultades por las medidas de confinamiento más estrictas del mundo para evitar la propagación del coronavirus.KKR & Co., con sede en Nueva York, se convirtió el viernes en la última firma de capital privado en invertir en Jio Platforms Ltd., la compañía de servicios de telecomunicaciones y servicios digitales controlada por Reliance Industries Ltd., de Ambani, dijo la compañía con sede en Mumbai en un comunicado. El fondo de capital privado pagará 113.700 millones de rupias (USD 1.500 millones) por una participación del 2,3% en Jio.Ambani ha estado vendiendo participaciones en Jio a fin de lograr su promesa de reducir la deuda neta de más de USD 20.000 millones a cero en su grupo petrolero, minorista y de telecomunicaciones antes de marzo de 2021. Los acuerdos con gigantes de EEUU, como Facebook Inc., Silver Lake y General Atlantic, respaldan el plan de Ambani para alejarse del petróleo y de los productos petroquímicos hacia negocios de consumo de más rápido crecimiento.Las inversiones en Jio modificaron radicalmente una tendencia negativa en las cotizaciones de Reliance Industries“Reliance Industries se está posicionando como una compañía de tecnología global con tecnología internacional, y los actores de capital privado están haciendo cola para conseguir una participación en Jio Platforms”, dijo Sudeep Anand, responsable de investigación institucional de IDBI Capital Market Services Ltd. Las ventas también son “otro paso hacia el logro de una compañía de deuda neta cero para el año calendario 2020”, señaló.Si bien gigantes globales como Amazon.com Inc. y Walmart Inc. también han hecho grandes apuestas al crecimiento en los mercados de consumo de India, las compañías se han encontrado con problemas para aplicar escala a sus modelos por internet en India, donde las restricciones protegen a los pequeños minoristas. Ambani ha prometido construir un negocio de comercio electrónico que trabaje alrededor de las barreras mediante la asociación con las llamadas tiendas kirana.El éxito del multimillonario en atraer grandes y experimentados inversores tecnológicos como Facebook y General Atlantic a Jio se produce a pesar de una fuerte caída en el crecimiento económico causado por la pandemia y la incertidumbre sobre cuánto daño provocará el patógeno hasta que esté controlado.Jio Platforms combina los activos digitales del conglomerado con su operador inalámbrico, Reliance Jio Infocomm Ltd., en una sociedad de cartera destinada a convertirse en un importante operador de comercio electrónico y pagos en el vasto mercado de consumo de la India.Creada en 2016, Reliance Jio es ahora el mayor operador inalámbrico de la India. El operador asaltó a sus antiguos competidores al desarrollar una red 4G en todo el país, y luego ofreció servicios de llamadas y datos gratuitos a precios que los competidores establecidos con redes más antiguas no podían igualar sin perder dinero.©2020 Bloomberg L.P.MÁS SOBRE ESTOS TEMAS:En 3 minutos, Uber despidió a 3.500 empleados a través de una videollamadaEl coronavirus avanza en América Latina con un sombrío impacto para sus economías

Leer más »

Bono Anses: analizan cuál será el monto del refuerzo del IFE en junio

(Maximiliano Luna)El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), el programa por el que la Anses desde abril y hasta los primeros días de mayo transfiere $ 10.000 a cerca de 8,7 millones de personas, tendrá una segunda tanda en junio. Un “refuerzo”, según la terminología que utilizan ahora en el organismo en el que recientemente asumió Fernanda Raverta, que no implica una repetición: si bien el universo de alcanzados se mantendrá similar, no necesariamente el dinero que recibirán las familias beneficiarias será el mismo.Bajo la conducción de su antecesor, Alejandro Vanoli, el bono extraordinario fue diseñado originalmente para alcanzar a 3,6 millones de hogares, un error de cálculo que llevó a un esfuerzo económico más de dos veces mayor que el planificado. Ahora, mientras se define un nuevo calendario de pago que concentre en un período más corto un operativo que tomó ocho semanas para el primer desembolso, también analizan modificar el monto que será transferido a cada familia beneficiaria.El esfuerzo para el ente previsional terminó siendo mucho mayor de lo estimado originalmente. Lo que se planificaba como una erogación de $ 36.000 millones terminó siendo blanqueada como cuando pocas semanas después de haber sido diseñada la Oficina de Presupuesto del Congreso dio a conocer que la partida asignada llegaba a los $ 89.000 millones.La flamante gestión de Raverta trabaja en estos días en distintos frentes, en un intento por corregir los problemas que terminaron con el pedido de renuncia a Vanoli. El operativo de pago, no solo del IFE sino de jubilaciones, pensiones y el resto de las asignaciones que abona, está siendo revisado para evitar demoras y aglomeraciones como las que se vieron cuando se reabrieron los bancos.Por ejemplo, algunos centros de atención presencial de Anses están volviendo a trabajar a puertas cerradas en estos días, en forma muy gradual. Los trámites presenciales que se realizan en esas oficinas quedaron interrumpidos cuando todo el personal fue enviado a sus casas a causa de la cuarentena obligatoria. Ahora, con personal reducido, el trabajo está enfocado en hacer avanzar esos trámites abandonados durante los días de aislamiento social obligatorio.Uno de los objetivos de corto plazo de Anses es la vuelta de la atención al público. Pero será un regreso muy gradual, en zonas del país con poco circulación viral y la atención será sólo con turno previoEl siguiente paso es abrir esas sedes para la atención al público. En el entorno de Raverta creen que ya es momento de empezar, de a poco y en sectores muy específicos del país, a atender otra vez en persona. Sin embargo, el miedo que genera esa reapertura es que se genere un aluvión de personas tratando de llevar adelante trámites que se pueden hacer a distancia o por Internet, la llegada de beneficiarios sin turno tratando de hacer averiguaciones que se pueden solucionar en forma telefónica y todo tipo de actividad presencial que resulte innecesaria. En otras palabras, nuevas imágenes de hileras de personas -muchas de ellas en edad de riesgo por la pandemia de coronavirus COVID-19- pero ahora en las puertas de los centros de atención.Por eso, cuentan que están diagramando una apertura gradual, de a pocas sedes por vez y en zonas del país donde la circulación viral es muy baja o nula. El Área Metropolitana de Buenos Aires, donde el virus pega más fuerte, no debería estar primera en esa lista.Todavía hay trámites clave que solo se pueden hacer en forma presencial. Un ejemplo es el inicio del trámite de jubilación, de ahí la necesidad de volver a atender en persona.En la Anses creen que en este punto la comunicación va a ser clave. Si se erra en el mensaje y la población de destino entiende que se trata de una reapertura indiscriminada, las filas y el riesgo de contagio se van a repetir. Quieren tener mucho cuidado en hacer llegar que la reapertura será gradual, en sedes específicas, con turno previo, personal reducido y medidas para mantener el distanciamiento entre empleados y entre beneficiarios. Por ejemplo, en algunas de esas oficinas ya se trabaja en el rediseño de la planta de escritorios y en la construcción de mamparas que ayuden a mantener el distanciamiento. Y remarcar que no va a haber atención espontánea.RefuerzoMientras tanto, con los tiempos en contra, buscan diseñar el “refuerzo” del IFE, el segundo pago del bono extraordinario. Uno de los puntos que preocupan es el tiempo que se tarda en completar todos los pagos. El cronograma de la primera ronda del IFE tomó ocho semanas. Raverta ya dijo en público que quieren un cronograma más corto. Aprovecharían, algo que no estaba disponible al principio, el hecho de que ahora las sucursales de bancos están abiertas y ya encontraron un método para trabajar con turnos y límites a la cantidad de clientes. El correo, el método más lento para el pago, va a ser minimizado dentro de lo posible. Los pagos con o sin tarjeta de débito en cajeros automáticos, mientras tanto, se van a tratar de utilizar al máximo.Pero más allá del operativo de pago, el monto también está en danza. No es un hecho que ese refuerzo sea también de $ 10.000 por familia beneficiaria. “Es lo más probable pero no está definido”, dijeron fuentes de Anses a Infobae. Son más de 8 millones los inscriptos al beneficio y todavía falta revisar muchos casos, estiman que el número final va a estar más cerca de los 9 millones. “Es un esfuerzo muy grande, que superó las expectativas”, dijeron en el organismo.El 3 de junio termina el calendario de pago de la primera tanda del IFE. Para ese momento está previsto el anuncio del cronograma para el refuerzo. Y con el cronograma, cuál será el monto en esta ocasión. Aunque se repita el valor original de $ 10.000, el organismo parece querer hacer valer el esfuerzo que supone -dado el déficit público- la necesidad de forzar recursos que no abundan y que han forzado al Banco Central a emitir dinero para financiar los nuevos gastos.Y, por otro lado, quieren remarcar el carácter extraordinario del beneficio. No quieren que las familias que lo percibieron entiendan que se trata de una mensualidad que se va a repetir en forma indefinida, ni que hagan previsiones a futuro dando por hecho que lo van a percibir, lo que podría generar gastos difíciles de cubrir cuando se interrumpa.Seguí leyendo:Martín Guzmán y los fondos de Wall Street pactaron una tregua: habrá extensión de la oferta oficial y default sin denuncia judicialA cuánto llegará el dólar a fin de año: el preocupante pronóstico de bancos y consultorasDefault “anecdótico”, nuevos plazos, aceleración de bonos y el regreso de los holdouts: qué puede pasar con la deuda a partir de mañana

Leer más »

Tarjeta Alimentar: durante junio se seguirán realizando las recargas semanales

Beneficiarios de la tarjeta Alimentar realizaron compras en una feria de Concordia Durante el mes de junio, las recargas de la Tarjeta Alimentar se seguirán realizando de forma semanal, como viene sucediendo desde el inicio de la cuarentena. De esta forma, los beneficiarios del programa recibirán los montos correspondientes en cuatro pagos, que se acreditarán en su tarjeta los días viernes del próximo mes de junio.Desde el Ministerio de Desarrollo Social aclararon que aún no está definido si el mes próximo se volverá a realizar un pago doble, como sucedió durante el mes de mayo. A través de la tarjeta se acredita un monto de $4.000 para familias con un hijo de hasta seis años de edad o discapacitado; de $6.000 para familias con más de un hijo en la misma franja de edad o discapacitado; y de $4.000 para quienes perciben la asignación por embarazo. Esos pagos se duplicaron a $8.000 y $12.000, según cada caso. La tarjeta no sirve para extraer dinero en efectivo, solo para la compra de alimentos (excluyendo bebidas alcohólicas).Desde el Ministerio de Desarrollo Social aclararon que aún no está definido si el mes próximo se volverá a realizar un pago doble, como sucedió durante el mes de mayo“El pago semanal se implementó durante la cuarentena para que los beneficiarios tengan más liquidez y descomprimir la cantidad de gente que concurre a realizar las compras al mismo tiempo”, explicaron desde el ministerio.Hasta el momento, se entregaron 1,1 millón de tarjetas y quedaron unas 400.000 pendientes de entrega, cuyo cronograma fue suspendido por las medidas de aislamiento social preventivo y obligatorio. En esos casos, el dinero correspondiente se acredita a través de la cuenta de Anses donde esos beneficiarios reciben la Asignación Universal por Hijo. En este caso, la acreditación es mensual.La tarjeta no sirve para extraer dinero en efectivo, solo para la compra de alimentos (Photo by Juan MABROMATA / AFP) ((AFP)/)Sin embargo, algunos operativos de entrega de tarjetas se fueron reanudando en estas semanas, por ejemplo en Mar del Plata, donde se realizaron con un cronograma de turnos vía Anses. También en otras ciudades, con pocos habitantes y también con turnos en el Banco Nación y el Banco Provincia.Pero la idea desde el ministerio es que la entrega de las tarjetas pendientes se retome recién después de que finalice la cuarentena.La tarjeta Alimentar se entregó de forma automática a todas las personas que reciben la AUH a partir del cruce de datos con la Anses. Desde el ministerio aclaran que no se puede tramitar directamente ni a través de ninguna organización social.A través de la Anses, el titular recibe una notificación —vía telefónica o por SMS— cuando está en condiciones de retirar su tarjeta por el banco que determine cada provincia. Esa es la única entidad autorizada a emitir la tarjeta. Y los montos a cobrar dependen de la cantidad de hijos a cargo. Esta tarjeta no suplanta ninguna de las políticas vigentes, ni reemplaza la Asignación Universal por Hijo.Seguí leyendoBono Anses: analizan cuál será el monto del refuerzo del IFE en junioUn requisito para acceder a la ayuda estatal deja a muchos pequeños empresarios al borde de la quiebra

Leer más »

Con todos los comercios cerrados, los precios mayoristas cayeron 1,3% en abril

En el primer mes de cuarentena total en donde la actividad comercial fue casi nula, el nivel general del índice de precios internos al por mayor (IPIM) registró una caída de 1,3% en abril de 2020 respecto del mes anterior. Así lo explica el informe del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) en donde señala que esta caída es consecuencia de la disminución de 1,7% en los “Productos nacionales”, compensada parcialmente por la suba de 3% en los “Productos importados”.Por otra parte, el nivel general del índice de precios internos básicos al por mayor (IPIB) mostró una caída de 1,2% en el mismo período. En este caso, la variación se explica por la disminución de 1,5% en los “Productos nacionales”, compensada parcialmente por la suba de 2,9% en los “Productos importados”Noticia en desarrollo

Leer más »

Dólar hoy: el blue cerró con leve alza, a 125 pesos

La garantía de tasas dispuesta por el BCRA y los avances por el canje redujeron la brecha cambiaria. (EFE) (EFEI0374/)Avanza una semana en la que las iniciativas oficiales permitieron contener el aumento de las cotizaciones alternativas del dólar y reducir en unos 20 puntos la brecha cambiaria, que la semana pasada había alcanzado un récord por encima del 100 por ciento.La garantía de una tasa mínima del 26,6% anual dispuesta por el Banco Central para todos los depósitos a plazo fijo, sin distinción de monto o persona jurídica que lo constituya, ayudó a sacarle presión a la demanda de divisas a través de la Bolsa y también en el mercado informal.También la continuidad del diálogo del Gobierno con los tenedores de bonos en moneda extranjera, en busca de evitar un default soberano, mejoró a el corto plazo el horizonte financiero, que la semana pasada descontaba una aceleración del proceso devaluatorio del peso.Este jueves, el dólar mayorista cerró ofrecido con mínima alza de nueve centavos, a 68,09 pesos. En el transcurso de 2020 aumentó un 13,7 por ciento. La intervención regulatoria de liquidez del Banco Central, para fijar el ritmo gradual de incremento del tipo de cambio, conlleva el costo de caída de reservas, después de sumar ocho ruedas consecutivas con saldo neto vendedor.El dólar blue se pactó con leve aumento de un peso, a 125 pesos, con un ajuste de precios de 13 pesos o 9,4% respecto del máximo de $138 alcanzado la semana pasada.Las paridades bursátiles, contado con liquidación y MEP, se negocian en torno a los 119 y 115 pesos, respectivamente.“Si bien la presión al alza es fuerte, por la creciente emisión monetaria y expectativas de inflación, las noticias sobre la reestructuración, con un Gobierno más flexible y algunos avances, evitan por ahora una aceleración en la suba del tipo de cambio”, indicó Portfolio Personal Inversiones en un informe.“La disparada del dólar se aquietó, desde el viernes que viene retrocediendo ante las expectativas de que al default no se llega”, aportó Jorge Fedio, analista de Clave Bursátil.La brecha cambiaria entre el oficial y el liqui alcanza el 75%, mientras que con el blue llega al 83%“El dólar MEP y el contado con liquidación extienden la mayor calma reciente -aún alrededor del 75%- aún cuando los motores monetarios y cambiarios que impulsaron a los operadores a la cobertura siguen encendidos, mientras crece el apetito por emisiones corporativas dollar-linked a raíz de apuestas a una compresión de brechas”, comentó el economista Gustavo Ber.Las reservas internacionales del BCRA alcanzaron el miércoles los USD 42.950 millones, el monto de activos brutos más bajo en tres años, desde los USD 39.884 millones del 25 de enero de 2017.El descenso en el nivel de reservas brutas fue impulsado en el último mes por el retiro de depósitos en dólares. Desde el lunes 20 de abril, cuando se flexibilizó la cuarentena para la atención al público en los bancos, salieron del sistema financiero cerca de 1.200 millones de dólares.En tanto, los depósitos en dólares retrocedieron al nivel más bajo desde el 7 de noviembre de 2016. Los depósitos en dólares en efectivo del sector privado se redujeron unos USD 1.179 millones o un 6,4% desde los USD 18.289 millones del viernes 17 de abril, antes de la flexibilización de la atención al público en bancos, a los USD 17.110 millones del 15 de mayo.SEGUÍ LEYENDO:A cuánto llegará el dólar a fin de año: el preocupante pronóstico de bancos y consultorasMartín Guzmán y los fondos de Wall Street pactaron una tregua: habrá extensión de la oferta oficial y default sin denuncia judicialEl mercado espera que la negociación de la deuda se prolongue más de lo estimado y que el acuerdo llegue a fines de junioDefault “anecdótico”, nuevos plazos, aceleración de bonos y el regreso de los holdouts: qué puede pasar con la deuda a partir de mañanaJornada financiera: la demora del canje detuvo la recuperación de los bonos argentinos

Leer más »

Uno de los líderes de los bonistas ya habla de default, pero se mostró confiado en llegar a un acuerdo después del viernes

Hans Humes de Greylock CapitalUn miembro prominente de un grupo de acreedores de Argentina señaló que sería “muy difícil” para el país evitar una cesación de pagos, en momentos en que el Gobierno busca llegar a un acuerdo con bonistas internacionales antes del viernes, la fecha límite de negociaciones. Sin embargo, consideró que el impago puede ser “curado” muy rápidamente.“No es probable que el Gobierno y los bonistas lleguen a un acuerdo antes del 22 de mayo, cuando termina el período de gracia de los USD 503 millones de intereses vencidos. Aunque la Argentina estará en mora si no paga o no llega a un acuerdo para esa fecha, hay un deseo de resolver las negociaciones”, dijo Hans Humes, de Greylock en un evento online.Además, quien es una de las principales figuras en la negociación con el Gobierno enfatizó: “Odiaría ver algo tan desordenado como un ‘default’ duro”. Humes, quien habló en una conferencia virtual, señaló que era más posible para la Argentina encontrar consenso entre sus acreedores después del plazo de vencimiento del viernes.“Debería haber suficiente flexibilidad para llegar a un acuerdo que sea aceptable, pero tendremos que ver”, señaló uno de los que lideran las discusiones por parte del Comité de Acreedores. Y añadió: "Va a ser difícil para el país evitar algún tipo de incumplimiento grave. Aunque cualquier tipo de incumplimiento puede ser curado en poco tiempo”, agregó el inversor, según declaraciones publicadas por la agencia Bloomberg.El ministro de Economía, Martín Guzmán, había dicho la semana pasada que la fecha del 22 (mañana) era "anecdótica" (MARIANA GREIF/)El Gobierno está analizando contraofertas realizadas por los acreedores privados para la reestructuración de USD 65.400 millones de deuda emitida bajo legislación extranjera. Tres comités de bonistas le presentaron propuestas a fines de la semana pasada, luego de rechazar una oferta inicial del Gobierno que incluía un período de gracia de tres años, un recorte del 62% en el pago de cupones y la postergación de vencimientos hasta el 2030 y más adelante.El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo esta semana que existía una gran posibilidad de que las negociaciones entre Argentina y sus acreedores se extiendan más allá del viernes. Incluso, dijo que la fecha del 22 era “anecdótica” y que lo más importante era alcanzar un acuerdo que sea cumplible en el tiempo.De hecho, en la cartera económica están redactando la resolución que confirmará la extensión, por diez días, del plazo para cerrar la reestructuración. Y probablemente ese período luego pueda volver a ser prorrogado, ya que si cambia completamente la oferta y se modifica lo que los bonistas tendrán que votar, el Gobierno debe otorgarles diez días corridos desde el momento en que se conoce la nueva propuesta.Las declaraciones de Humes están en línea con el discurso que viene pregonando el Gobierno respecto de que no daban los tiempos para materializar un acuerdo durante esta semana y que las discusiones seguirían durante los próximos días. Desde el oficialismo, también dejaron trascender que el pago de mañana no se realizará, pero que se tratará de un “default técnico”, ya que las partes siguen negociando y hay voluntad de llegar a un acuerdo. Luego de que, el viernes pasado a última hora, los tres grupos de acreedores presentaran sus contraofertas al Gobierno, trascendió esta semana que el gigante Blackrock –que lidera el comité ad hoc– propuso al resto de los fondos que integran el grupo reducir la pretensión de cobrar un valor neto presente de alrededor de 60 centavos por cada dólar invertido hasta los 50 a 55 centavos.Si bien son trascendidos, ese valor es el que reúne el mayor consenso dentro del mercado para un cierre exitoso de la propuesta, ya que se ubicaría en el medio entre lo que ofreció el Gobierno, que rondaba los 40 centavos, y la pretensión de los acreedores, más cercana a los 60 centavos.Seguí leyendo: Qué dirán las calificadoras de riesgo si el Gobierno no paga mañana el vencimiento de USD 503 millonesMartín Guzmán y los fondos de Wall Street pactaron una tregua: habrá extensión de la oferta oficial y default sin denuncia judicial

Leer más »