Último momento

Economía

Repunte leve para el mercado de autos usados: cuáles fueron los 10 modelos más vendidos en noviembre

Los modelos más vendidos durante noviembre de 2019 fueron Volkswagen Gol y Gol Trend (nuria puentes/)El negocio de venta de autos usados tuvo un leve repunte en noviembre, con un ascenso de 1,68% comparado con el mismo mes del año pasado, según los datos de la Cámara del Comercio Automotor (CCA). Durante el penúltimo mes del año, se vendieron 128.981 unidades.Pero si la cifra se compara con octubre de este año, hubo una baja de 15,7%, ya que durante ese mes se vendieron unas 153.000 unidades. Durante el año, no hubo tampoco crecimiento: en el período enero-noviembre de 2019 se comercializaron 1.576.690 vehículos, una baja del 1,53% comparado con igual período de 2018 con 1.601.132 unidades.Los diez modelos más vendidos durante noviembre de 2019 fueron Volkswagen Gol y Gol Trend, con un 22% sobre el total de las ventas; Chevrolet Corsa y Classic (15%); Renault Clio (10%); Toyota Hilux (9%); Ford Fiesta (8%); Fiat Palio (8%); Ford Ecosport (8%); Ford Focus (7%); Ford Ranger (7%); y Ford Ka (6%).Durante el año, no hubo crecimiento: en el período enero-noviembre de 2019 se comercializaron 1.576.690 vehículos, una baja del 1,53% comparado con igual período de 2018 “Finalizó el mes de noviembre con otro crecimiento del mercado que, faltando un solo mes para que termine el año, nos acerca a prácticamente los mismos volúmenes de venta que en 2018, que no es poco decir en un contexto de crisis como el que vivimos. Se derrumbaron las ventas de 0km, de producción, pero nuestro mercado sigue vivo. La gente sigue apostando al auto usado”, explicó Alberto Príncipe, presidente de la CCA.Sin embargo, el directivo advirtió que no se puede obviar la crisis, el desconcierto y la preocupación, son temas que están presentes entre los empresarios del sector, aunque son optimistas con respecto al futuro. “Mientras tanto, nos tenemos que focalizar en el día a día de nuestras empresas. Gestionamos enfrentándonos a las dificultades que se generan desde los gobiernos con su avidez fiscal, desconociendo la realidad de las leyes establecidas y generando impuestos sobre bienes que no soportan más presión, a los que acuden por ser un bien registrable fácil de identificar para gravarlo", agregó. El sector está a la espera de las nuevas medidas de un plan económico.Las principales bajas en las ventas estuvieron en las provincias de Chaco, Santiago del Estero y SaltaLas provincias donde más subieron sus ventas entre enero y noviembre de 2019 fueron Neuquén (8,03%), San Juan (7,44%), Córdoba (2,97%), Entre Ríos (1,87%) y Río Negro (1,77%). Mientras que las principales bajas estuvieron en Chaco (-15,29%), Santiago del Estero (-13,47%), Salta (-11,99%), Formosa (-11,63%) y Corrientes (-10,91%).Algunos otros datos del sector automotor: en noviembre, se patentaron apenas 25.624 unidades 0 km, un 21,46% menos que el nivel alcanzado en octubre y una caída de 35,48% si se compara con el mismo mes del año pasado, de acuerdo a los datos de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara). En los once meses transcurridos del año, los concesionarios patentaron 43,43% unidades menos que en el mismo período de 2018.Además, la producción nacional de vehículos cayó en el penúltimo mes del año un 26,4% interanual, con 27.099 unidades fabricadas, según la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA). En el acumulado de enero a noviembre, el sector alcanzó las 300.263 unidades producidas (entre autos y utilitarios), una contracción del 32,7% en comparación con el mismo período de 2018.Seguí leyendo: Cuánto vale tu auto usado: modelo por modelo, cómo variaron los precios en el último mes del añoCuáles son los tres autos que pelean cabeza a cabeza por ser el más vendido del año

Leer más »

La transición en Aerolíneas Argentinas: quién es el dirigente que tiene más chances de estar al frente de la empresa

Pablo Ceriani, de camisa blanca, junto a Mariano Recalde durante una reunión con gremios aeronáuticos En los próximos días, se comenzarán a conocer los nombres de los funcionarios que estarán al frente de las principales empresas del Estado. Para la conducción de Aerolíneas Argentinas circularon varios nombres en las últimas semanas, pero el que viene ganando más fuerza es el de Pablo Ceriani, quien ya ocupó el cargo de número dos de la compañía durante la gestión de Mariano Recalde.Aunque la la decisión aun no fue confirmada oficialmente, en el sector aseguran que Ceriani es uno de los que tiene más chances frente a otros candidatos que también como el dirigente fueguino Gustavo Ventura e incluso Isela Costantini, presidenta de la empresa en los primeros 10 meses de la presidencia de Mauricio Macri.Uno de los puntos a favor de Ceriani es el diálogo fluido que tiene con los sindicatos, ya que ocupó la vicepresidencia de la compañía entre 2013 y 2015Si se concreta la designación, Ceriani no será una cara nueva dentro de la empresa. Ya ocupó el cargo de vicepresidente y director titular entre 2013 y 2015. Había ingresado en Aerolíneas Argentinas de la mano de Axel Kicillof en 2009 como jefe de Relaciones con el Estado y un año después lo reemplazó en el cargo de gerente Económico y Financiero.Uno de los puntos a favor de Ceriani es el diálogo fluido que tiene con los sindicatos. “Es un muy buen técnico, de perfil bajo y muy dialoguista. Pero todo depende del respaldo que tenga y los lineamientos de política aerocomercial del nuevo Gobierno”, explicó un dirigente sindical del sector aerocomercial, quien recordó algunos roces durante la presentación del plan quinquenal para la aerolínea durante 2015 y la buena predisposición del entonces gerente para solucionarlo.En los próximos días se conocerá quién ocupará el cargo de presidente de la compañía“Quien asuma como presidente se tendrá que hacer cargo se una empresa que dejan en una situación estructuralmente muy complicada, donde hubo una pérdida de flota sin hacer una renovación. Esas son decisiones que se deben planificar con mucho tiempo”, agregó.Ceriani es parte del grupo de economistas que fue formado por Kicillof: fue uno de sus ayudantes de cátedra en la carrera de Economía de la Universidad de Buenos Aires y también investigador del Centro de de Estudios para el Desarrollo Argentino (Cenda), la consultora fundada en 2004 por el futuro Gobernador de la provincia de Buenos Aires. En 2006, comenzó a trabajar en la Cámara de Diputados como asesor del diputado Héctor Recalde, padre de Mariano, ex presidente de Aerolíneas.Fuentes sindicales aseguran que es probable que el nombramiento demore unos días y no se conozca apenas asuma el nuevo Gobierno. Aunque Luis Malvido, actual presidente de la empresa, presentó su renuncia como CEO a partir del 10 de diciembre, por razones legales, su renuncia como presidente solo se concretará cuando sea designado su sucesor, ya que el Estado nacional es el principal accionista pero se trata de una sociedad anónima.Seguí leyendo:¿La revolución de los aviones estancada?: en octubre se frenó el crecimiento de vuelos domésticosConfirmado: JetSmart se queda con la operación de Norwegian Argentina, que abandona el país

Leer más »

El mercado le da una bienvenida tímida pero cálida a Martín Guzmán, el nuevo ministro de Economía

Las acciones locales suben al tiempo que el dólar implícito baja, con lo cual anotan ganancias en dólares en las primeras horas de operaciones ((Gustavo Gavotti)/)Las primeras horas de operaciones luego de que el viernes pasado se confirmara que Martín Guzmán será el ministro de Economía de Alberto Fernández muestran subas en los activos argentinos y hasta un descenso significativo del contado con liquidación, el dólar paralelo que se opera en el mercado de bonos. Con pocos negocios concretados, es temprano para hablar de una tendencia ya no para el mediano plazo sino incluso para el resto de la rueda. Pero según operadores la reacción es una apuesta todavía tímida por una reestructuración de deuda rápida y razonable.El índice S&P Merval ganaba 0,71% a las 12 del mediodía, el riesgo país retrocedía 91 unidades y los bonos soberanos mostraban repuntes. Una de las cotizaciones paralelas del dólar más relevantes, el contado con liquidación, retrocedía $ 1,20 a $79,93 también a media rueda. Las acciones de empresas argentinas que cotizan en Wall Street, mientras tanto, mostraban subas de hasta 3%.Si bien es sólo el arranque de la rueda del lunes y el poco volumen de negocios cerrados hace difícil hablar de tendencias, Guzmán no podría haber pedido una recepción mucho mejor dadas las credenciales de discípulo de Joseph Stigliz incorporado al gobierno del peronista Alberto Fernández, vencedor frente al pro mercado Mauricio Macri. Sin ningún dato real el mercado apuesta a algo de cordura en la propuesta de reestructuración“Sin ningún dato real el mercado apuesta a algo de cordura en la propuesta de reestructuración”, dijo a Infobae Augusto Posleman de Portfolio Personal Inversiones (PPI). “La volatilidad va a ser alta, sobre todo si no se confirma algo razonable, es una buena recepción, el viernes también subieron mucho acciones y bonos, pero no va a ser la primera vez que el mercado se equivoca”, agregó.En la rueda inmediatamente posterior a las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias de agosto pasado el índice S&P Merval se desplomó 43% en dólares en la que fue la peor caída diaria de su historia registrada. Los bonos soberanos no se quedaron atrás y recortaron casi la mitad de su valor sólo porque los números que arrojaban las urnas daban prácticamente por hecho que Fernández sería el nuevo presidente. No hay posibilidad de confundirse, a los inversores no les seduce el giro político que dio la Argentina.Pero también mucho del castigo que sufrieron bonos y acciones argentinas tuvo que ver con incertidumbre, no sólo con preferencias respecto de políticas. La confirmación de un ministro de Economía y la circulación de algunos grandes lineamientos de cuál sería su abordaje de una renegociación de deuda eliminan algo de esa incertidumbre.Las acciones mantienen la tendencia alcista de las últimas ruedas.“Por el momento, dólar tranquilo, bonos para arriba en promedio 1% y acciones también mantienen el sesgo positivo de los últimos días. El volumen es bajo, por lo tanto no podemos hablar de confirmación de tendencia”, dijo Diego Martínez Burzaco de MB Inversiones. “La gran incógnita sobre Guzmán es si su expertise académico es suficiente para compensar su falta de experiencia en la gestión pública y en el barro de las negociaciones. El mercado está poniéndole precio de alguna manera el estiramiento de plazos, algo de período de gracia y un recorte -leve- del cupón de interés. Veremos si es suficiente o se vendrá algo más agresivo”, comentó.Los operadores quieren ser cautelosos. Entienden que si los activos argentinos estaban en precios de default y que, ahora, siguen en esos mismos niveles con apenas un agregado de que finalmente se sabe algo de quién es el que va a conducir el Palacio de Hacienda.“Son precios que habían bajado mucho y que hoy suben. La lectura es de una política monetaria laxa con un arreglo de deuda rápido, no me gusta esa lectura. Para mi ves 3 ruedas de suba y a la primera de cambio tenes 3 ruedas de baja”, dijo un operador de un banco que prefirió no ser identificado.Seguí leyendo:Qué va a pasar con el dólar en los primeros días de Alberto Fernández como presidenteGasto vs. equilibrio fiscal: el mercado cree que la división del gabinete económico restará eficacia para resolver problemas urgentes

Leer más »

Guido Sandleris y Miguel Pesce se reunieron y realizaron la transición en el Banco Central

Miguel Pesce y Guido Sandleris se reunieron hoy para la transiciónLa transición del Banco Central fue breve, cordial y efectiva: hoy a la mañana se reunieron el presidente saliente, Guido Sandleris, y el entrante, Miguel Pesce.Durante la mañana, mantuvieron un encuentro a solas en el segundo piso del edificio de Reconquista 266, en la que hablaron de la estrategia de política monetaria, del dólar, el nivel de las reservas y, por supuesto, de la situación macroeconómica, según indicaron a Infobae fuentes de la entidad monetaria.No hubo acompañantes en este encuentro, que será el único de la transición, dado que desde mañana Pesce ya estará sentado en el despacho presidencial, aunque Sandleris le ofreció conversar telefónicamente si quedaba alguna duda por resolver.Mientras que el presidente Mauricio Macri debe aceptar formalmente la renuncia de Sandleris –quien volverá a dar clases en la Universidad Di Tella–, a partir de mañana Alberto Fernández deberá redactar que designa a Pesce, a la espera de su confirmación por parte del Senado.Sandleris deja hoy su despacho del BCRATambién abandonarán sus despachos el vicepresidente primero del Central, Gustavo Cañonero y la segunda, Verónica Rappoport; esperan una señal los directores Francisco Zampone; Francisco Gismondi y Enrique Szewach.Todavía no trascendieron los nombres que acompañarán a Pesce en la gestión de la entidad monetaria, que, como suele ocurrir, surgirán como producto de la negociación política dentro del “tridente” gobernante y con los gobernadores peronistas.El background de PescePesce y Fernández se conocieron en 2003, cuando uno era secretario de Hacienda y Finanzas del gobierno porteño de Aníbal Ibarra y el otro legislador de la Ciudad por el cavallismo.A partir de 2003, el entonces jefe de Gabinete de Néstor Kirchner le dio a Pesce diversas tareas, como representante del ministerio de Economía en el Banco Central, síndico general de la Nación y hasta ministro de Economía en la intervención federal a Santiago del Estero.Pesce, el nuevo titular del BCRATambién fue uno de los protagonistas de lo que en el comienzo del kirchnerismo se dio en llamar el grupo de los “radicales K”, una iniciativa política impulsada por Fernández que derivó en la candidatura a la vicepresidencia de Julio Cobos en 2007.En su extensa vicepresidencia acompañó a cuatro presidentes: Martín Redrado, Mercedes Marcó del Pont, Juan Carlos Fábrega y Alejandro Vanoli.La primera publicación que se difundirá en la gestión de Pesce será el viernes próximo: el Informe sobre Bancos, uno de los sectores que atravesaron la crisis cambiaria con el estrés de tener que entregar en tiempo y forma los dólares de los depositantes, pero sin mayores sobresaltos. En el sistema, esperan la vuelta de mayores regulaciones y de la línea de créditos productivos con una tasa de interés subsidiada.Seguí leyendo:Quién es Miguel Pesce, el elegido de Alberto Fernández para hacer bajar la inflaciónCómo será la transición en el Banco Central luego de la renuncia de Guido Sandleris

Leer más »

Polémica por la devolución de un avión de Aerolíneas Argentinas: los pilotos rechazan realizar el vuelo

Los aviones Airbus 340 que forman parte de la flota de Aerolíneas tienen más de 20 años de antigüedad (ALEJANDRO PAGNI / AFP) (ALEJANDRO PAGNI/)Este lunes será el último vuelvo de uno de los dos Airbus 340 que la compañía Aerolíneas Argentinas decidió dejar de usar y devolver. La ruta que realizará es Buenos Aires-Madrid y luego deberá realizar un viaje extra para quedar finalmente fuera de circulación. Sin embargo, desde la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (Apla), el gremio que conduce Pablo Biró, adelantaron que los pilotos de la compañía ya tienen mandato para no realizar ese vuelo, llamado “de devolución” y que dejaría a la aeronave fuera de circulación.“Los pilotos ya tienen el mandato para no hacer ese vuelo y que no se lo lleven. En lugar de llevar adelante un plan de mantenimiento, lo sacan de circulación y deciden devolverlo”, explicó Pablo Biró a Infobae.Uno de los reclamos de los gremios es que la gestión de Mauricio Macri redujo la cantidad de aviones de los que dispone la compañía para rutas internacionales, que pasaron de 15 a 10. Mientras tanto, desde la compañía aérea responden que en total hoy tienen ocho aviones más que en 2015. Y que si bien los contratos de compra de aviones se cerraron durante la gestión anterior fueron renegociados y pagados durante la actual administración. La deuda era de USD 1.060 millones.Los aviones Airbus 340 que forman parte de la flota de Aerolíneas tienen más de 20 años de antigüedad y una tecnología obsoletaLos aviones Airbus 340 que forman parte de la flota de Aerolíneas tienen más de 20 años de antigüedad y una tecnología obsoleta, que consume mucho combustible, según explicaron desde la empresa. En 2015, la compañía contaba con cuatro de estos aviones: dos se devolvieron en 2017 y fueron directamente a desarmaderos. Lo mismo va a pasar ahora con los dos que quedan, que son alquilados y cuyo contrato vence a fin de año.Pablo Biró, secretario general de APLA “No hubo intencionalidad política como dicen los gremios en que uno de esos aviones se desprograme el 9 de diciembre, un día antes del cambio de gobierno. Esto está en el contrato. El otro avión se desprograma en febrero”, agregaron fuentes de la empresa. Sin embargo, la desprogramación no implica que se devuelva el avión de forma inmediata.Aerolíneas Argentinas se va a quedar con diez aviones Airbus 330 para sus rutas internacionales. Si bien esa cantidad les permitiría seguir volando las mismas rutas, deberá revisar las frecuencias con las que vuela. Esa será una decisión de la próxima administración, que también deberán decidir sobre qué funciones tendrán los pilotos y los tripulantes de a bordo que vuelan los 340 que serán devueltos. Una de las opciones es que puedan ser reasignados a otros aviones de la flota.Seguí leyendo:La transición en Aerolíneas Argentinas: quién es el dirigente que tiene más chances de estar al frente de la empresa¿La revolución de los aviones estancada?: en octubre se frenó el crecimiento de vuelos domésticos

Leer más »

Claudio Loser: “No se puede dar la fantasía de política expansiva del consumo y pagar las deudas”

"La inflación es un problema y tendrá que trabajarse mucho con política monetaria fuerte y un acuerdo global de gobierno, empresarios y trabajadores para parar la indexación"Pese a que el presidente electo sacó una muy temprana ventaja electoral en las PASO, el 11 de agosto, y ratificó el resultado positivo el 27 de octubre, y desde entonces desaprobó con crudeza la gestión del presidente Mauricio Macri, dejó para último momento el armado final de su gabinete de ministros, pero no dio pistas concretas sobre su política, más allá que, como su predecesor, la preocupación por abatir el hambre, como sinónimo de reducir al mínimo la pobreza.De ahí que en tiempos de balance de cierre de año, y en el caso de Cambiemos de fin de su ciclo de gobierno, y de trazar expectativas para el nuevo año Infobae entrevistó por vía telefónica a Claudio Loser, economista argentino, que tiene residencia en Washington, -donde tiene familiares y su oficina en Centennial Group América Latina- aunque con fuertes vínculos en Mendoza; y que conoce muy bien las políticas del Fondo Monetario, por su larga experiencia como ex director del FMI para el Hemisferio Occidental (1994-2002), quien dio su visión de la herencia que recibirá el presidente electo, y alertó sobre los riesgos de desaciertos iniciales en la política económica del Frente de Todos.- El Gobierno de Mauricio Macri termina la gestión con una economía en receso, alta inflación, control de cambios y por ahora default selectivo ¿Qué grados de libertad cree que tendrá el próximo presidente de los argentinos para reactivar el consumo y la producción de modo inmediato?- Hay que aclarar que la economía está comenzando a recuperarse, con una situación fiscal muy razonable, comparado con el fin del gobierno anterior y el principio del de Mauricio Macri. La inflación es un problema y tendrá que trabajarse mucho con política monetaria fuerte y un acuerdo global de gobierno, empresarios y trabajadores para parar la indexación de la economía. Aunque no lo reconoce, Alberto Fernández hereda una situación en la que habrá recuperación lenta pero real, y con niveles de reservas moderadamente buenos. El control de cambios es lamentable, pero podrá reducirse cuando se llegue a un acuerdo sobre la deuda. Lo que no se puede dar es la fantasía de política expansiva interna, y con ello capacidad de pagar las deudas.Aunque no lo reconoce, Alberto Fernández hereda una situación en la que habrá recuperación lenta pero real, y con niveles de reservas moderadamente buenos. El control de cambios es lamentable, pero podrá reducirse cuando se llegue a un acuerdo sobre la deuda- ¿Sería un buen comienzo relajar la política monetaria y fiscal para impulsar la actividad, a partir de aumentos de impuestos a las exportaciones; a la riqueza; y no pagar los intereses de la deuda pública?- Evidentemente una política expansiva aumentará la actividad, pero a la larga se perderá el efecto debido a que iría a precios e importaciones. Si estas se controlan y se ponen más restricciones a los movimientos de capitales todo irá a inflación, exacerbada por una política monetaria también expansiva. Por cierto, que un aumento de impuestos cerrará la brecha, pero también el gasto total, y caerá el ahorro y con ello la inversión, y nuevamente el crecimiento sostenido. No pagar intereses da espacio inmediato, pero crea serios problemas externos, que harán muy difícil la relación con el mundo externo."No pagar intereses da espacio inmediato, pero crea serios problemas externos, que harán muy difícil la relación con el mundo externo"- ¿Cuál cree que sería el mejor camino para revertir dos años en recesión, con claras perspectivas para un tercero en 2020, por factores de arrastre del último trimestre?- Más allá de los problemas de medición, lo más probable es que comience a crecer lentamente la economía de todos modos. Al reducirse el ritmo del ajuste fiscal -por ejemplo, una corrección adicional de 1% del PBI en el período o algo menos-, ya se lograría impulsar la economía sin peligro de colapso a mediano plazo. Si se quiere apurar el crecimiento, el impacto sería de muy corto plazo.- ¿Ve posible una negociación exitosa con los acreedores privados para reperfilar la deuda sin un acuerdo previo con el FMI?- Sería una muy mala idea. Si el gobierno trabaja junto al FMI, su poder de negociación sería mayor, aunque esta visión es contraria al mito que el FMI defiende a los acreedores.- ¿Qué escenario internacional enfrentará el próximo gobierno en materia comercial, será un activo en el plan de reactivación, o con negociación larga del reperfilamiento de la deuda y control de cambios, se transformará en un pasivo que lleve a concentrar los esfuerzos en el mercado interno?- La economía internacional jugará en contra de la Argentina y los países emergentes. Los EE.UU. experimentan ahora una fuerte desaceleración, debido a la guerra comercial con China y otros países, y el fin del impulso de reducción de impuestos. China está creciendo menos. Europa está siendo afectada por sus propios problemas y el impacto de una China menos dinámica además del Brexit. Japón no despega; y la India (la quinta economía más grande del mundo) enfrenta problemas. Los mercados financieros están sobredimensionados en términos de crédito. En América Latina, el crecimiento de Brasil es mediocre, el del resto de Sudamérica, solo ligeramente mejor, y el de México es desilusionante. El control de cambios e incumplimiento de deuda tampoco ayudan. Con estos vientos en contra, el esfuerzo de estímulo interno será, en el mejor de los casos, limitado.El control de cambios e incumplimiento de deuda tampoco ayudan. Con estos vientos en contra, el esfuerzo de estímulo interno será, en el mejor de los casos, limitado- El ministro Hernán Lacunza dijo que el Gobierno deja cimientos más sólidos que en 2015 para iniciar un ciclo de crecimiento ¿comparte esa visión?- Aun con errores cometidos (principalmente, una expansión de corto plazo con financiamiento externo), deja una situación mucho mejor que la anterior a 2016, donde el ahorro interno y la inversión cayeron precipitosamente. Durante el gobierno de Cristina Kirchner, los argentinos se comieron las joyas de la familia y por ello terminaron más pobres, aunque no lo muestre la estadística.- Si bien los precios relativos entre tarifas, tipo de cambio, salario real y tasas de intereses pareciera que no llegan con las distorsiones y condicionamientos que tenían 4 años atrás, ¿Cuánto cree que una mejor relación trabará una salida rápida la recesión?- El ajuste de precios relativos fue doloroso y posiblemente muy mal “vendido” al público, pero todo ello ha llevado a que los precios sean realistas y que no haya subsidios e impuestos cruzados que reduzcan la productividad y el potencial de crecimiento real. El curso por seguir ahora es mejorar el gasto, y dirigir la ayuda a los más pobres y menos incluidos en la sociedad, a la educación y a la inversión. La Argentina tiene recurso limitados y si se apoya solo el consumo, el país no puede crecer en forma sostenida."Aun con errores cometidos (principalmente, una expansión de corto plazo con financiamiento externo), el gobierno de Macri deja una situación mucho mejor que la anterior a 2016, donde el ahorro interno y la inversión cayeron precipitosamente"- ¿Cómo evalúa la herencia que Alberto Fernández recibirá del gobierno de Mauricio Macri, respecto de la que Cambiemos recibió de la gestión de Cristina Fernández de Kirchner?- Tal como lo indico más arriba, el país está mejor, aunque con una recesión moderada. La recesión de 2001-2 fue de lejos la peor desde la segunda guerra mundial, pero los argentinos parecemos haber olvidado el caos de entonces y que la recesión reciente se agravo con el efecto de una sequía muy significativa. La recesión de 2009 y en parte la del 2014 fueron comparables a ésta, pero fueron encubiertas, ayudadas por datos estadísticos manipulados y el espacio dado por no pagar la deuda.Alberto Fernández tiene que quejarse por razones políticas, pero recibe un país ciertamente endeudado, pero en mejor posición que la 2015. El gran éxito de Cristina de Kirchner fue que gobernó en un período de precios de las exportaciones en casi continuo aumento, y luego una fuerte política expansiva, que no podía durar.La recesión de 2009 y en parte la del 2014 fueron comparables a ésta, pero fueron encubiertas, ayudadas por datos estadísticos manipulados y el espacio dado por no pagar la deuda- ¿Una reflexión final?- El drama económico de la Argentina es que creemos que tenemos un país más rico de lo que realmente es, aun cuando el potencial es enorme. Años de crisis sistemáticas internas, siempre atribuidas a fuerzas externas, como el FMI, y los países avanzados, han colocado al país muy por detrás de sus pares, moderadamente próspero, pero no más de eso, además perdiendo terreno. Aunque todo está coloreado por la política, no ahorramos ni invertimos lo suficiente para despegar como los argentinos podríamos, pero no nos ponemos de acuerdo en hacerlo.Seguí leyendo:El Fondo Monetario dijo estar dispuesto a renegociar la deuda de la ArgentinaEmpeora el pronóstico oficial sobre la economía: la recesión sería del 1,5% en 2020

Leer más »

Por qué la inflación del gobierno de Macri fue la más alta en tres décadas

En los últimos cuatro años el billete de mayor denominación pasó de $100 a $1.000. (AFP) (JUAN MABROMATA/)En 2015, el entonces jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri afirmaba: “la inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar. En mi presidencia la inflación no va a ser un tema, no va a ser un desafío”.Ya en marzo de 2016, a 100 días de haber asumido, el Presidente expresó que “si la inflación no baja es culpa mía, no le voy a echar la culpa a otro”. Y agregó: “lo primero que tengo que decirles a los argentinos es que la inflación se produce por culpa de un Gobierno que se administra mal, que gasta más de lo que tiene, más de lo que debe. Entonces recurre a la maquinita de hacer billetes y llena de billetes a la sociedad”.Mauricio Macri se despide del gobierno con una tasa de inflación por encima del 50% anual, la más alta desde 1991, cuando la economía empezaba a superar la histórica hiperinflación. En sus cuatro años de gestión la inflación acumuló un 300 por ciento. Es decir que en promedio los precios minoristas se multiplicaron por cuatro.El propio mandatario cambió su punto de vista sobre la factibilidad de bajar la inflación y la estrategia para abordarla. En octubre de este año admitió que “lo peor es convivir con esta inflación, que yo asumo” y deslizó: “No logramos un acuerdo de fondo para decir ‘éste es el presupuesto, con esto nos manejamos y no mentimos más y se gasta lo que hay y se bajan los impuestos a la gente’”.Lo peor es convivir con esta inflación, que yo asumo” y deslizó: No logramos un acuerdo de fondo para decir ‘éste es el presupuesto, con esto nos manejamos y no mentimos más y se gasta lo que hay y se bajan los impuestos a la gente’ (Mauricio Macri)A todas luces el problema inflacionario fue subestimado y las vías para abordarlo fracasaron por una realidad que el propio Macri manifestó: la raíz de un alto déficit fiscal que es origen de una serie de distorsiones que impulsan la escalada de los precios.Se pueden identificar tres motores de la inflación en los últimos cuatro años: la emisión monetaria, la devaluación del peso y el ajuste de las tarifas.La fuerte expansión de la cantidad de dinero con la que funciona la economía se traslada más temprano que tarde a los precios. La Base Monetaria (billetes y monedas en circulación, cheques cancelatorios y depósitos de bancos en cuenta corriente del BCRA) creció un 170%, de $612.400 millones el 15 de diciembre de 2015 a $1.655.187 millones ($1,66 billón).¿Por qué hay una raíz fiscal en la emisión? Básicamente el rojo de las cuentas públicas fue cubierto con la colocación de deuda en moneda extranjera y la compra de esas divisas del Tesoro que efectuó el BCRA se concretó con emisión de pesos.La inflación de 2020 partirá parte de un punto más elevado que en el pasado y con un gasto público atado esa dinámicaPor otro lado, el BCRA procuró reabsorber los pesos emitidos a través de la colocación de sus títulos de deuda (Lebac, Leliq), para reducir la liquidez de la plaza financiera, y así ponerle contención a la inflación generada. Pero el pago de altas tasas de interés por esos títulos terminaron generando con el correr de los meses una presión inflacionaria y devaluatoria aún mayor, como ocurrió entre mayo y septiembre de 2018 (desarme de Lebac), también a partir de agosto de 2019 (desarme de Leliq).El indicador más fácil de seguir es el del valor del dólar. En este caso, el aumento fue de 514,8% si se toma como referencia el tipo de cambio mayorista del 10 de diciembre de 2015, en $9,75 con la vigencia del control de cambios aplicado por el gobierno de Cristina Kirchner. Si se toma el tipo de cambio del cierre de 2015, de $13,01 por dólar mayorista, el aumento fue igualmente significativo, de 360,7%, hasta los $59,94 mayorista de comienzos de diciembre de 2019.La suba del dólar impacta en los precios mayoristas, debido a que muchos productos tienen insumos o componentes importados, o incluso son fabricados en su totalidad en el exterior. En el caso de los alimentos que la Argentina exporta, la diferencia cambiaria también se traslada al mercado doméstico aun cuando éstos sean de producción enteramente local.“En economía suele decirse que la mejor respuesta a la escasez son justamente los precios altos, la señal que requiere el mercado para aumentar la producción y limitar el consumo. Por lo tanto, el Estado no debería interferir en esta señal”, comentó Juan Manuel Garzón, del IERAL de la Fundación Mediterránea. “Lo que sí puede hacer el gobierno y tiene herramientas para ello es defender el poder de compra o de consumo de las familias de los segmentos más vulnerables, es decir, actuar por el lado de la demanda, fortaleciendo ingresos o modificando condiciones de precios pero sólo para determinadas personas y familias”, acotó.En cuatro años la inflación acumuló 300%, frente a 183% de la segunda presidencia de Cristina Kirchner“Es la línea que ha anunciado el próximo presidente de la Nación cuando refiere a la necesidad de disponer de una ‘tarjeta alimentaria’, en la que se canalicen recursos del Estado para que familias de bajos ingresos apliquen a consumos preferentes”, puntualizó Garzón.Un tercer factor inflacionario en la economía de Mauricio Macri fue el ajuste de tarifas y precios regulados -como combustibles y prepagas-. La distorsión y atraso de estos precios fue notoria durante el Gobierno anterior y la gestión de Cambiemos los acercó –aunque no por completo- a los costos internacionales. Una suba en las tarifas se transmite en parte al resto de los precios, encarece los costos de producción, almacenamiento y transporte y su variación la termina pagando el consumidor final.Por ejemplo, el valor al público de la nafta Premium tuvo en cuatro años un recorrido similar al del dólar, desde los $14,65 por litro a $61,54 (+320%). En el caso de la electricidad, el cargo fijo mensual que cobra Edenor para la categoría residencial más alta subió 1.283% desde diciembre de 2015, desde los $132,06 a 1.826,31 pesos. Para el gas domiciliario, Metrogas aplicó un aumento 3.556% para una provisión de 1.000 metros cúbicos en la Categoría R2 3°.Ecolatina subrayó que hace seis meses los precios regulados vienen creciendo por debajo de la inflación núcleo y los precios estacionales y por eso “deberán mostrar cierto dinamismo -los aumentos en combustibles de la últimas semanas vienen en esta línea- para aliviar la carga de los subsidios sobre las cuentas públicas y evitar el inicio de un nuevo período de atraso tarifario”.La inflación anual de 2019 será la más alta desde el 84% de 1991, durante la presidencia de Carlos MenemUn informe de Invecq Consultora Económica señaló que “una de las herencias con las que deberá lidiar el próximo gobierno será la dinámica inflacionaria, que concluirá el último año de gestión con el guarismo más elevado de los cuatro años y, por si fuera poco, la más alta desde principio de los años 90. Sin embargo, esta afirmación esconde ciertos matices porque sería erróneo comparar este nivel de inflación con el del período 2011-2015, así como con la que le tocará afrontar a la nueva administración entre 2020 y 2023”.Añadió que “la corrección de precios relativos iba a ser uno de los activos que esta administración le iba a dejar a la siguiente. Sin embargo, todavía hay un sendero de corrección que difícilmente pueda ser contenido. Por ejemplo, a partir de la última devaluación, la brecha para que el precio del gas alcance el equilibrio será del 35%, mientras que en 2015 era del 87%. En el precio de la energía esa brecha es aún mayor: 50%”.Círculo vicioso de déficit e inflaciónEl Gobierno de Alberto Fernández tendrá en la inflación un condicionante para la economía difícil de resolver, puesto que cerca del 65% del gasto público se indexa por inflación pasada, como en el caso de los salarios y las jubilaciones. Por lo tanto es dificultoso reducir dicho gasto, germen del déficit fiscal y el endeudamiento, que a su vez terminan en emisión monetaria y, por lo tanto, en más inflación.Las prestaciones sociales representan un 53% del gasto público total –la mayor parte son haberes jubilatorios- y se aumentan en base a una fórmula de movilidad, mientras que los salarios del sector público suman otro 12 por ciento.El gasto público tiene poco margen para bajar: un 65% del total se indexa por inflación pasadaPara José María Segura, economista Jefe de PwC Argentina, junto a la necesidad inmediata de renegociar la deuda soberana “aparece la cuestión fiscal, que asegure la solvencia del Estado para el repago de sus compromisos. Un gasto indexado a la inflación pasada vuelve este objetivo mucho más desafiante”.“No menor es la política monetaria que irá a elegir el BCRA para el control de la inflación. Las actuales restricciones al acceso del mercado cambiario podrían limitar el desarrollo de ciertas actividades, condicionando el despegue de la actividad económica”, agregó Segura.Seguí leyendo:En cuatro años de gobierno de Cambiemos la inflación acumulará una suba de 300%La inflación y los controles sobre el dólar deterioran la competitividad cambiariaShock de pesos y presión inflacionaria: el stock de Leliq cae al mínimo del año y hay fuerte expansión monetariaCrecer para pagar: el escenario que enfrenta la Argentina para renegociar su deuda

Leer más »

Las obras más emblemáticas que deja a mitad de camino Cambiemos y cuyo futuro definirá el equipo de Alberto Fernández

Está en proceso de licitación el Túnel Caracoles, una segunda vía del cruce Cristo Redentor. La obra tiene un costo estimado de USD 750 millonesUno de los pilares de la administración de Cambiemos fueron la obras públicas. Durante cuatro años Mauricio Macri se mostró inaugurando rutas, viaductos y metrobuses. Hasta en el discurso por cadena nacional el ítem obras públicas ocupó más tiempo que el de deuda.Pero aunque en los últimos meses casi no se realizaron llamados a licitaciones consecuencia de la crisis económica que hizo casi imposible el acceso al financiamiento, algunas de las dependencias de la Nación realizaron lanzamientos de grandes obras de infraestructura que ahora quedará bajo el análisis del ministro de Obras Públicas, Martín Katopodis, su par de Hábitat, María Eugenia Bielsa y el titular de Transporte, el bonaerense Mario Meoni.En el caso de Transporte, entre las obras más emblemáticas ya están licitadas, en proceso de pliegos terminados y en análisis de oferta, hay 10 carpetas que lo esperan a Meoni en su futuro escritorio.La primera es una que podría caerse mucho más rápido de lo que comenzó. La licitación del Puerto de Buenos Aires que tenía fecha para el 2 de octubre, luego se pasó para el 2 de diciembre y, finalmente, el Ministerio de Transporte de Guillermo Dietrich definió postergar la apertura de los sobres para el 20 de marzo.La licitación del Puerto de Buenos Aires que tenía fecha para el 2 de octubre, luego se pasó para el 2 de diciembre y, finalmente, el Ministerio de Transporte de Guillermo Dietrich definió postergar la apertura de los sobres para el 20 de marzoLa licitación ofrece pasar de tres operadores a uno solo por 50 años de la operación de contenedores en el único puerto que está bajo la órbita del Estado Nacional y que reclama su traspaso la Ciudad Autónoma. A cambio de inversiones por USD 1.370 millones por parte de quien resulte ganador y el aporte del Estado de otros USD 840 millones en obras.El 20 de marzo se abrirán los sobres de la licitación por la que se busca pasar de tres a un sólo operador del Puerto de Buenos Aires y concesionarlo por 50 añosHasta ahora 4 operadores mundiales habían presentado su interés. Los tres que actualmente operan el puerto porteño (APM Terminals, Hutchison Port Holdings y Dubai Ports World) e International Container Terminal Services Inc. (ICTSI), que es el concesionario del Puerto La Plata.En la línea del negocio marítimo, y de manera sorpresiva, el ministro Guillermo Dietrich lanzó a pocos días de dejar el puesto presentó los pliegos de la futura licitación de la Vía Navegable Troncal, por donde circula más del 60% del comercio exterior del país.Guillermo Dietrich lanzó a pocos días de dejar el puesto presentó los pliegos de la futura licitación de la Vía Navegable Troncal, por donde circula más del 60% del comercio exterior del paísA través de la UPE Hidrovía Federal y la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante, el Gobierno Nacional presentó los pliegos preliminares para el contrato de dragado y balizamiento más grande de la región.La nueva licitación es para contratar un nuevo concesionario para los 820 Km de vías navegables entre Santa Fe y el Océano, en vistas al vencimiento del contrato actual que finalizará en abril de 2021.El viaducto del Ferrocarril San Martín tiene estaciones inconclusasLos pliegos incluyen la profundización de la vía navegable a 38 pies de profundidad, cuatro más que los actuales, y el ensanche de sectores puntuales. En su conjunto, estas obras y otras mejoras pautadas reducirían un 35% las demoras de los buques, mejorarían la seguridad, productividad y eficiencia del sistema y permitirían el acceso de buques más grandes al sistema portuario fluvio-marítimo.Estas obras y otras mejoras pautadas reducirían un 35% las demoras de los buques, mejorarían la seguridad, productividad y eficiencia del sistema y permitirían el acceso de buques más grandes Ahora el futuro ministro de Transporte deberá seguir adelante con la licitación de la Hidrovía, el sistema de ríos y canales que vincula más de 80 puertos argentinos de los ríos Paraná y de la Plata.La tercera obra de envergadura, que ya está en un proceso más avanzado es el denominado Túnel Caracoles, que no es más que una segunda vía del paso internacional Cristo Redentor.El acto licitatorio se desarrolló el pasado 15 de noviembre en el Salón de Acuerdos de la Casa de Gobierno y participaron nueve consorcios conformados por empresas nacionales e internacionales que presentaron un total de nueve ofertas para quedarse con el proyecto que está presupuestado en 750 millones de dólares.Antes de irse, Dietrich lanzó la licitación para un nuevo concesionario de la hidrovía Paraná-Paraguay, el canal acuático por donde salen el 60% de las exportaciones argentinasCuando Mario Meoni asuma se encontrará que los equipos técnicos del Ministerio están en proceso de análisis de cada una de las ofertas.En el sector ferroviario el caso más urgente es el del tren Sarmiento. La obra está paralizada, la tunelera quedó en Liniers y la Nación y la Ciudad están estudiando la posibilidad de continuar desde Liniers a Caballito con la construcción de un viaducto.La obra del Tren Sarmiento está paralizada, la tunelera quedó en Liniers y la Nación y la Ciudad están estudiando la posibilidad de continuar desde Liniers a Caballito con la construcción de un viaducto.En ese sector también está en un estado crítico el viaducto de la línea San Martín. Meoni deberá definir qué hacer tras la rescisión del contrato del consorcio constructor ya que quedaron sin terminar la obra del tendido de vías y las estaciones Villa Crespo y La Paternal.En los ferrocarriles de cercanía también tiene por delante la apertura de los sobres de 15 consorcios para la construcción de la segunda etapa del viaducto del Belgrano Sur, el tramo que va de Sáenz a Plaza Constitución. La obra está estimada en USD 55 millones financiada mayormente por créditos de la CAF y Fonplata.En la Ciudad de Buenos Aires deberá definir qué sucederá finalmente con la Terminal Retiro, una concesión que hoy tiene una licitación en curso y en medio del análisis de las ofertas.Desde que llegó Cambiemos que lanzó varias veces la licitación de la terminal de ómnibus de Retiro. Ahora se volvió a postergarEn una situación similar están las obras de la Circunvalación ferroviaria a Santa Fe y la compra de 70 trenes de pasajeros nuevos. En ambos casos la licitación está en curso y ya se encuentran analizando las ofertas.Vivienda y cloacas La otra gran oficina de obra pública es la que comanda hasta el próximo 10 de diciembre el ministro Rogelio Frigerio. Cloacas, viviendas, edificios públicos e infraestructura y otros.Según explicaron a Infobae desde el equipo de Frigerio, en la carpeta que recibirán sus sucesores Eduardo “Wado” de Pedro, Martín Katopodis y María Eugenia Bielsa figura que "estamos haciendo 1.094 obras en todo el país y 312 áreas de infraestructura urbana por $206.969 millones.Hay en construcción 650 viviendas sociales en todo el paísMaría Eugenia Bielsa, será la encargada de Vivienda, se encontrará con que Frigerio deja 650 obras por $35.934 millones, Martín Katopodis se encontrará con 56 obras hídricas por $31.645 millones, De Pedro con 264 obras de Mejoramiento urbano por $103.537 millones (163 son de agua y saneamiento por $98.672 millones), 63 obras en edificios públicos por $9.847 millones, 61 obras de renovación urbana por $440 millones y 312 de Infraestructura urbana -obras de iluminación, calles y veredas, desagües pluviales, espacios públicos y servicios básicos- por 25.567 millones de pesos.En el sistema de cloacas, la más relevante es el Sistema Riachuelo. Es la obra más importante de cloacas de los últimos 70 años. Va a mejorar el servicio que reciben 4,5 millones de personas de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, y va a permitir incorporar 1,5 millones a la red.Está en marcha la canalización del Canal San Antonio en el límite entre Santa Fe y Córdoba para evitar inundacionesEn lo que se refiere a las 56 obras hídricas son aquellas con la que se busca mitigar las inundaciones en las zonas más críticas. En la provincia de Buenos Aires las más relevantes que se encuentran en proceso son las obras de dragado del Río Salado, la reconstrucción del Arroyo Maldonado en Ramos Mejía, Buenos Aires y las obras en Arroyo del Rey en Lomas de Zamora.En la zona de Córdoba y Santa Fe, quedan en proceso la canalización del Canal San Antonio en el límite entre Santa Fe y Córdoba y el reacondicionamiento Canal Vila Cululú y Cañada Sunchales con el que se busca sanear 18.000 hectáreas.Seguí leyendo:Qué espera el mercado de Martín Guzmán: reestructuración rápida y “no agresiva” de la deuda para eludir un incumplimiento de pagosHoracio Rodríguez Larreta y Diego Santilli se reunieron con Alberto Fernández y acordaron sacar las rejas de Plaza de Mayo35 vuelos cancelados y más de 5000 pasajeros varados por un paro sorpresivo de dos gremios aeronáuticos

Leer más »

Martín Guzmán tiene una tarea urgente por delante: evitar el default total de la deuda

Martín Guzmán, próximo ministro de Economía (Photo by Juan MABROMATA / AFP) (JUAN MABROMATA/)Al presentar a su gabinete de ministros, Alberto Fernández ya anunció escuetamente cuáles serán sus primeros pasos ni bien asuma. Habló básicamente de darles un aumento a jubilados, beneficiarios de planes sociales y empleados públicos, lo que seguramente se implementará a través de un bono de “emergencia”. También se refirió a los “trabajadores de menores ingresos”, por lo que se supone que habría alguna medida en relación a este grupo, cuyo peso recaerá en las empresas. Además, aseguró que no habrá “congelamiento” de precios, pero al mismo tiempo aclaró que “revisará” si hubo aumentos excesivos en la previa a la asunción del nuevo gobierno.Estas medidas serán acompañadas por una importante expansión de la cantidad de dinero. El Banco Central ya emitió $170.000 millones en las últimas dos semanas y se calcula que hasta fin de año serían otros $130.000 millones. El aumento de la base monetaria llegaría así a casi un 20% en pocas semanas, algo que es seguido con atención por los economistas. El peligro es que estos pesos no tengan demanda suficiente y terminen generando más presión sobre el dólar y otra espiral inflacionaria. La clave será febrero: allí se verá si el Central ya con la conducción de Miguel Pesce prende la “aspiradora” para llevarse este dinero sobrante. Pero también podría imponerse una visión más “heterodoxa”, según la cual la emisión de dinero hasta ciertos límites no es culpable del aumento de precios.La mejora del poder adquisitivo en el corto plazo, junto al pacto social para reducir la inflación y la expansión de la base monetaria que llevaría a menores tasas de interés, serán el “combo” de las medidas de urgencia que adoptará el nuevo Presidente. Se trata de arrancar la gestión con el “pie derecho” y llevando alivio a las familias. El objetivo es conseguir una rápida reactivación de la economía a partir de las fiestas y que se prolongue durante el verano. En general, los analistas económicos coinciden en que es posible conseguir este efecto de cortísimo plazo, aprovechando además la expectativa que genera cualquier gobierno en el arranque. Algo así como una “luna de miel”, pero en medio de un clima tormentoso.Sede del Banco Central de la República Argentina en Buenos Aires (REUTERS/Ricardo Moraes) (Ricardo Moraes/)Se espera una expansión monetaria de $ 300.000 desde mediados de noviembre hasta fin de año. La hora de la verdad llegará en febrero. Allí el nuevo titular del Central, Miguel Pesce, tendrá que decidir si prende o no la “aspiradora” de pesosPero más allá de las medidas de urgencia, lo que definirá la posibilidad de salir de la recesión y recuperar el crecimiento de la economía será la renegociación de la deuda. El propio ministro de Economía designado, Martín Guzmán, había reconocido en entrevistas previas que se trata de una tarea prioritaria.Su propuesta, presentada el 20 de noviembre pasado en una reunión de la ONU en Ginebra, fue adelantada por Infobae y reiterada posteriormente hasta el hartazgo. Ya es posible hasta repetirla de memoria: extensión de plazos de pago de capital, dos años de gracia para los intereses y cierre de todo el proceso en marzo de 2020. Al mismo tiempo, se debe presentar un programa que establezca un horizonte para ir hacia el superávit fiscal primario.La propuesta de Guzmán ya se sabe de memoria: extensión de plazos para el capital, dos años de gracia para los intereses y cierre del proceso para marzo de 2020. Y presentar un programa que establezca un horizonte para llegar al superávit fiscal primarioLa clave de todo lo mencionado anteriormente es el plazo: en menos de cuatro meses habrá que encarar una tarea titánica: renegociar la deuda con los bonistas privados, pero al mismo tiempo llegar a un nuevo acuerdo con el FMI. Para colmo a partir del 20 de diciembre no queda virtualmente nadie en Washington ni en Nueva York por las fiestas (pensando en burócratas del FMI y ejecutivos de grandes fondos de inversión), por lo que se trata casi de un mes perdido. La actividad se retoma a pleno recién a partir del 10 de enero.¿Conseguirá el nuevo gobierno una rápida y exitosa renegociación de la deuda? Las opiniones están muy divididas en el mercado. Un informe elaborado por Alberto Bernal, analista de XP Securities y experto en el mercado argentino, consideró el viernes que la propuesta de Guzmán es la adecuada y tiene buenas posibilidades de cerrarse adecuadamente.Según el experto, los bonos argentinos tienen un potencial de aumento de 100% respecto a los niveles actuales, ya que las quitas que llevará adelante el futuro gobierno son suaves. En este escenario, la Argentina volvería a tener acceso a los mercados financieros a tasas inferiores al 10% anual en dólares, ya que el castigo a los inversores habrá sido muchísimo menor al de la quita récord del 2005.El presidente electo Alberto Fernández (Franco Fafasuli)Pero no todos lo ven con este optimismo. Un extenso de informe de la consultora Economía y Regiones, que dirige Diego Giacomini, plantea un escenario lapidario: “La Argentina se dirige a un default pleno tanto en la esfera doméstica como en el escenario internacional. Creemos que la reestructuración de la deuda caerá en saco roto en el corto plazo”.La decisión de presentar el proyecto de Presupuesto 2020 recién en marzo o abril del año que viene es un serio obstáculo para negociar rápido la deuda. Deja preguntas claves sin responder por demasiado tiempo, sobre todo en relación al déficit fiscal del año próximoUn nuevo default abortaría en muy poco tiempo la recuperación de la actividad económica, a partir de las medidas de estímulo que propondrá la administración de Alberto Fernández prácticamente desde el primer día de su asunción.El riesgo país arriba de los 2.300 puntos básicos demuestra que los inversores siguen sumamente cautelosos y por ahora no “compran” la posibilidad de que efectivamente se avance hacia una reestructuración “amigable”.Uno de los comentarios que realizó el futuro presidente también aumenta los interrogantes. Según explicó, el proyecto de Presupuesto 2020 recién sería presentado en marzo o abril. Pero tardar cuatro meses es una eternidad. ¿Qué pasará con los subsidios? ¿Habrá recorte de gastos y en qué areas? Y lo más importante, ¿qué pasará con el resutlado fiscal, a cuánto ascenderá el déficit fiscal si es que lo hay?Todas estas preguntas son imprescindibles para entender cuál es realmente el plan económico sino para darle mayor solidez a la propuesta de reestructuración de la deuda. Es casi imposible la reestructuración sin tener antes un nuevo acuerdo con el FMI y un Presupuesto 2020 aprobado por el Congreso.Seguí leyendo:Quita, tamaño y otras claves del paper en el que Martín Guzmán da su receta para resolver la deuda externa

Leer más »

Presupuestos “dibujados”: qué posturas tomó Alberto Fernández cuando fue Jefe de Gabinete

Alberto Fernández extenderá el presupuesto actual hasta marzo 2020Aquel viernes 30 de junio de 2006 toda la Argentina tenía puesta la atención en la definición por penales que la Selección estaba disputando con su par de Alemania en el Mundial de Fútbol. La pasión futbolera impidió a la mayoría de la población enterarse de que poco después de que Esteban Cambiasso errara su ejecución y dejara la clasificación a la semifinal en las manos del arquero Jens Lehmann, favorecido por secretas instrucciones escritas por el cuerpo técnico germano, otro papelito más importante ingresaba a la Mesa de Entradas del Congreso de la Nación.Se trataba del proyecto de ley para modificar el artículo 37 de la ley 24.156 de Administración Financiera, que al plasmarse días después en la sanción de la ley 26.124, le confirió a la Jefatura de Gabinete de Ministros más facultades de las que ya tenía para modificar el Presupuesto de la Administración Central a través de decisiones administrativas que ni siquiera requerían de la rúbrica presidencial.Chicos superpoderososNacían así los superpoderes del jefe de Gabinete. El nombre del funcionario era Alberto Fernández y por entonces nadie sospechaba que trece años y medio después, ya investido como presidente, iba a tomar entre sus primeras decisiones la prórroga del Presupuesto. Así lo anunció el sábado en Catamarca, donde dio a conocer su determinación de prorrogar el Presupuesto 2019 hasta “marzo o abril” de 2020, en el convencimiento de que el actual cálculo de gastos y recursos “está dibujado” y que quería “hacer las cosas bien”, sin los apremios marcados por el escaso tiempo que resta hasta el 31 de diciembre.No sería la primera vez que el Poder Ejecutivo recurre a una prórroga del Presupuesto, si se recuerda que el de 2010 fue extendido todo el año siguiente ante la imposibilidad del oficialismo kirchnerista de entonces de conseguir que la oposición –envalentonada por el triunfo electoral del año anterior– aprobara un proyecto al que calificaba con las mismas palabras que Fernández utiliza nueve años después. Aquella vez, fueron los diputados Gerardo Millman y Oscar Aguad los que enrostraron al oficialismo que se quería sancionar “un dibujo”, en tanto el proyecto que ya contaba con la aprobación del Senado fue defendido en la Cámara Baja por Agustín Rossi, sucesor de Aguad en el Ministerio de Defensa.No sería la primera vez que el Ejecutivo recurre a una prórroga del Presupuesto: el de 2010 fue extendido todo el año siguiente ante la imposibilidad del kirchnerismo de conseguir que la oposición aprobara un proyecto al que calificaba con las mismas palabras que Fernández utiliza nueve años después“Macri, cada presupuesto que presentó, lo corrigió 10 minutos después y eso demuestra muy poca seriedad, yo quiero hacer las cosas seriamente”, expresó Fernández este sábado, horas antes de su asunción. Quizás un repaso de su desempeño como jefe de Gabinete sea útil para conocer la relación entre el presidente y la “ley de leyes”. Para eso, nada mejor que revisar la cantidad modificaciones presupuestarias mediante decisiones administrativas (D.A.) que dispuso durante su gestión como jefe de Gabinete. Además, se puede distinguir entre las resueltas antes y después de la sanción de los superpoderes cuyo proyecto él mismo giró al Congreso.Previo a la ley 26.124, la Jefatura de Gabinete de Ministros había realizado modificaciones al Presupuesto a través de 424 D.A., a razón de una cada 2,76 días. Con posterioridad a la sanción de la norma, Fernández modificó el Presupuesto (nunca menos apropiado nombrarlo “ley de leyes”) en 232 oportunidades, una cada 3,04 días.Es decir que en los poco más de cinco años que estuvo al frente de la Jefatura de Gabinete, Fernández formalizó 656 modificaciones presupuestarias. No fueron los “diez minutos” que le atribuyó a Macri, sino un promedio de una cada 2,87 días. Dos modificaciones por semana durante cinco años. Pero el jefe de Gabinete con la mayor frecuencia de cambios no fue él sino el actual presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, con una decisión administrativa cada 2,84 días, en tanto la frecuencia fue de 3,51 días en las dos etapas de Aníbal Fernández, 6,83 días en la de Juan Manuel Abal Medina y 6,17 días en la de Jorge Capitanich.Ya con Mauricio Macri como presidente y los superpoderes atenuados con una nueva ley, Marcos Peña deja su gestión con 132 modificaciones en 1461 días, con una marca mejor que la de sus antecesores: 11,06 días, si bien esto no le impidió al Gobierno meter mano a los presupuestos con decretos de necesidad y urgencia (DNU), pero esta es una atribución que excede a los jefes de Gabinete.Desde 2003, Marcos Peña fue el jefe de Gabinete que menos seguido modificó el presupuesto. También el que aprobó la mayor ampliación: 41%, pero se trataba de un proyecto heredado del kirchnerismo (LUCIANO INGARAMO / COMUNICACION SENADO/)Además de la cantidad de decisiones administrativas y DNU, otra manera de medir la relación de los gobiernos de turno con las leyes de Presupuesto es la de la proporción de los incrementos del gasto a través de esas dos normas propias del Poder Ejecutivo. Debe dejarse en claro que todas estas intervenciones tienen el debido respaldo jurídico, pero lo destacable es la contradicción con dos principios universales de la división de poderes: la sanción y supervisión del cumplimiento del Presupuesto es una atribución propia del Poder Legislativo y su aprobación (tal como lo indica el prefijo “pre”) es previa al inicio del ejercicio fiscal correspondiente. Las D.A. y los DNU son posteriores (¿post-supuesto?) y están a cargo de un Poder Ejecutivo que de esa forma decide controlarse a sí mismo.Presupuestos elásticosLa Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) realizó en 2017 el “Estudio sobre la discrecionalidad presupuestaria a nivel nacional en Argentina”, que pone en evidencia que el avance (legal) del Poder Ejecutivo sobre una atribución tan parlamentaria como el Presupuesto atraviesa a todas las gestiones. Al punto que el primer puesto se lo lleva Peña en 2016 con el 41,1% de ampliación, con la salvedad que se trataba de una ley sancionada y elaborada por el gobierno anterior.La investigación coordinada por Gustavo Sibilla y Jorge Vega comprobó que entre 1994 y 2016 el promedio de ampliaciones a la autorización de gasto representó en promedio el 14,9% del total en esos 23 años. Pero también que fue a partir de 2004, con Fernández como jefe de Gabinete, que se produjo un aumento sustancial en esos porcentajes. De un promedio menor al 5% entre 1994 y 2003 se pasó a un 15,9% en 2004, 18,4% en 2005, 17,8% en 2006, 31% en 2007 y 27,4% en 2008, cuadruplicando el nivel de ampliaciones presupuestarias del decenio anterior.El grueso de las modificaciones presupuestarias se concentra en el cuarto trimestre de cada año¿A qué se debe que en todos los gobiernos se recurra a estas ampliaciones? O, dicho de otra forma, ¿por qué siempre el Poder Ejecutivo tiene que corregir los “dibujos” de una ley de Presupuesto con gastos y recursos notoriamente subestimados?Analistas presupuestarios apuntan a errores de planificación y a que la inflación y las devaluaciones desbaratan las previsiones oficiales. Casi dos tercios de las modificaciones presupuestarias se produce en el cuarto trimestre del añoASAP ensaya una respuesta que pone el centro en los errores de planificación en la elaboración del proyecto de ley y a cómo los efectos de la inflación y, en algunos casos, la devaluación, desbaratan las previsiones oficiales. Tanto es así que el grueso de las modificaciones presupuestarias se concentra en el cuarto trimestre de cada año. Es cuando queda en evidencia que los números no cierran y hay que hacer frente a aumentos salariales y ajustes jubilatorios imprevistos, incrementos (en pesos) de los pagos de deuda (en dólares), subsidios a diferentes sectores económicos y transferencias a provincias, municipios y universidades.Según pasan los trimestresApenas el 4% del promedio de las modificaciones presupuestarias fueron realizadas en el primer trimestre, el 8% en el segundo y el 24% en el tercero, en tanto que entre octubre y diciembre de cada año alcanzan al 64%. “Las razones subyacentes a esta tendencia no se vinculan con fenómenos coyunturales sino con el funcionamiento real del ciclo presupuestario en particular y del sistema de administración financiera en general”, indicó ASAP. Y agregó al respecto: “intervienen factores tales como la falta de planificación de la ejecución y la necesidad de su reprogramación para evitar la ‘pérdida’ de saldos no comprometidos al cierre del ejercicio.Como jefe de Gabinete, Santiago Cafiero tendrá un maestro de lujo sobre la relación con el presupuesto: el propio presidente Fernández (AGUSTIN MARCARIAN/)Con Santiago Cafiero en el rol que le cupo a él hace dieciséis años, Fernández tendrá de ahora en más el desafío de quebrar una tendencia de un cuarto de siglo de avances del Poder Ejecutivo sobre el Congreso en materia presupuestaria. Su desempeño entre 2003 y 2008 no es el mejor antecedente y en el presente debe incorporar el agravante de una inflación mayor a la de esos años, lo que constituye en sí misma una dificultad mayúscula para trazar previsiones. En una Argentina que, como aquel 30 de junio de 2006, parece inmersa en una eterna definición por penales para evitar la ‘pérdida’ de saldos no comprometidos al cierre del ejercicio.Seguí leyendo:Fuerte mensaje de la Iglesia ante Alberto Fernández y Macri: no hay que caer en la tentación de querer destruir al otroLas obras más emblemáticas que deja a mitad de camino Cambiemos y cuyo futuro definirá el equipo de Alberto Fernández

Leer más »