Último momento

Economía

Mercados: las acciones argentinas acompañan la tendencia global y ganan hasta 6% en el exterior

Un operador observa una pantalla en el recinto de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. (Reuters) (MARCOS BRINDICCI/)Los principales índices de Wall Street subían alrededor de un 2% este lunes, ante la calma en los mercados de bonos norteamericanos, después de una ola de ventas de un mes de duración, mientras que alentadoras novedades en los frentes de vacunas y estímulos económicos fortalecían expectativas de una pronta recuperación económica.Las bolsas globales reaccionaban con ganancias y las acciones argentinas que se negocian en dólares en el recinto de Nueva York trepaban hasta 6% a las 12:30 horas, encabezadas por Globant. Mercado Libre gana un 3,6%, Grupo Galicia sube un 2,6%, mientras que el ADR de YPF opera sin variantes, a 4.33 dólares.Johnson & Johnson avanzaba un 1,8% luego de comenzar a distribuir su vacuna de dosis única después de que se convirtiera en la tercera vacuna COVID-19 autorizada en Estados Unidos durante el fin de semana.Mientras, el presidente norteamericano Joe Biden obtuvo su primera victoria legislativa cuando la Cámara de Representantes aprobó su paquete de ayuda para el coronavirus de 1,9 billón de dólares el sábado. El proyecto de ley ahora pasa al Senado.Los rendimientos de los bonos del Tesoro de los EEUU bajaban el lunes después de un rápido aumento el mes pasado debido a las expectativas de una aceleración de la inflación ante las apuestas por un repunte económico. El retorno del bono referencial a 10 años descendía a 1,446% después de alcanzar un máximo de un año de 1,614% anual.Los bonos en dólares vuelven a bajar y el riesgo país anota un nuevo máximo desde el 10 de septiembre pasadoTodos los principales sectores de S&P subían, con aquellos que se beneficiarían más de un repunte económico registrando un mejor desempeño. Finanzas, energía y materiales sumaban entre un 2 y 3 por ciento.Los principales índices de Wall Street cerraron a la baja la semana pasada, y el Nasdaq sufrió su peor semana en cuatro meses, ya que un alza en los rendimientos de la deuda -contenidos durante mucho tiempo- indicó que los bonos son una competencia de inversión más seria, lo que generó una caída en las acciones tecnológicas de alta valoración.Con esta tendencia generalizada en los mercados del exterior, la Bolsa de Buenos Aires operaba en alza, impulsada por los segmentos energéticos y financieros, y en línea con la tendencia externa.El índice S&P Merval de Buenos Aires mejoraba un 1,4%, por encima de los 49.000 puntos a las 12:30 horas, luego de retroceder un 5% la semana previa y registrar una merma de un 0,4% en enero.Las acciones del Grupo Financiero Galicia avanzaban un 2%, mientras que los papeles de la petrolera estatal YPF subía un 2,3 por ciento.En cambio, la negociación de bonos soberanos en dólares mantiene el sesgo negativo en el inicio d ela semana, con una baja promedio de 0,7 por ciento.Así, el riesgo país de JP Morgan, que mide el diferencial de la tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con las emisiones de deuda emergente asciende 12 unidades para la Argentina, a 1.525 puntos básicos, un renovado máximo desde el cambio en el indicador a comienzos de septiembre, cuando se integraron a su configuración los títulos del canje de deuda en manos de acreedores privados por más de USD 100.000 millones seis meses atrás.Seguí leyendo:Dólar hoy: la cotización libre sube a $147 y la brecha cambiaria alcanza el 63%Sojadólares: en febrero aumentó el ingreso de divisas del agro y el año tuvo uno de los mejores comienzos de 17 de los últimos 18 añosEl BCRA perdió USD 2.400 millones por su intervención en el mercado de bonos para contener al dólarImpuesto a la riqueza: vence el plazo para realizar el pago y algunas dudas pueden impactar sobre el mercado de divisas

Leer más »

Las tarifas de luz y gas: el Gobierno anunció una ley de emergencia para “desdolarizar” los precios

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. (Comunicación Senado)En su discurso frente al Congreso el presidente Alberto Fernández anunció que enviará al Congreso una ley de emergencia para los servicios públicos regulados con el objetivo de “desdolarizar definitivamente” las tarifas de gas y electricidad y adecuarlas a una economía con “ingresos en pesos”.Según el anuncio, la conformación de un nuevo cuadro tarifario —luego de casi dos años de precios congelados— va a demandar varios meses. El presidente señaló que el objetivo es que a partir del próximo año las tarifas de los servicios públicos estén vinculados al ingreso de la población. Pero no precisó si seguirán congeladas durante 2021.El presidente señaló que el objetivo es que a partir del próximo año las tarifas de los servicios públicos estén vinculados al ingreso de la población. Pero no precisó si seguirán congeladas durante 2021Fuentes del sector advirtieron que los anuncios son totalmente contradictorios: el reciente lanzamiento del Plan Gas, con garantías dolarizadas, choca con el intento de “desdolarizar” las tarifas. Según aseguraron, implica mayores subsidios y un riesgo cambiario que debe absorbe el Estado. A lo largo de su presentación, el presidente criticó los aumentos de los servicios durante el Gobierno de Mauricio Macri. “Entre 2016 y 2019, el aumento de las tarifas de luz y gas se convirtió en un verdadero martirio para los argentinos. Las empresas productoras, transportadores y distribuidoras se llenaron los bolsillos de los accionistas sin que el Estado les exigiera un plan de inversiones para mejorar la calidad de los servicios”, señaló Fernández.Y detalló que si se sigue en marcha con el sistema de revisión integral vigente —del Gobierno anterior— el gas debería haber aumentado 80% en octubre y debería aumentar 130% en abril. Por su parte, la electricidad debería aumentar 168% en abril próximo.Las tarifas de gas permanecen congeladas desde hace casi dos años“Me comprometí a poner fin a este despropósito. Desde el día que llegué, ordené el congelamiento de las tarifas y ahora llega el momento de regularizar el sistema de tarifario que estuvo congelado todo este tiempo. Las tarifas deben corresponderse con las necesidades y capacidades de nuestra gente. Mi objetivo final es tener tarifas diferenciales según al capacidad patrimonial de quien recibe el servicio. Que los subsidios del Estado solo amparen a los que lo requieran”, dijo el presidente.“Las tarifas deben ser justas, razonables y asequibles; permitir la sustentabilidad productiva y la justicia distributiva. La pesadilla de tener que decidir entre alimentarse y pagar los servicios públicos de luz y de gas ha llegado a su fin”, concluyó.El Gobierno convocó recientemente a las dos primeras audiencias para la discusión de las tarifas del gas. El 15 de marzo se discutirá el precio del gas (que reciben las empresas productoras). Y el 16 de marzo la “adecuación transitoria” de las tarifas de los servicios de transporte y distribución. Las audiencias —que son abiertas y participativas— son un paso previo y obligatorio que se debe concretar antes de cualquier suba de tarifas de servicios públicos, aunque sus resultados no son vinculantes y solo funcionan como un ámbito informativo y de consulta. En este caso, será las dos primeras audiencias que se realizarán durante el Gobierno de Alberto Fernández, ya que las tarifas permanecen congeladas desde marzo y abril de 2019. Las facturas de gas que reciben los usuarios se componen de cuatro variables: el precio del gas, el transporte, la distribución y los impuestos (nacionales, provinciales y tasas municipales). En la audiencia del 15 de marzo, el tema será el componente del precio del gas y qué parte de ese costo será asumido por el Estado, es decir, cuál será el nivel de subsidio de las futuras tarifas. En tanto, el 16 de abril, se discutirán los costos de transporte y distribución. La audiencia fue convocada por el Ente Nacional Regulador del Gas.Seguir leyendoFernández en el Congreso y las negociaciones con el FMI: “No hay mas lugar para ajustes recesivos”Por la suba de impuestos y biocombustibles se esperan aumentos en las naftas y gasoil en marzo

Leer más »

Por temores sobre el futuro del Bitcoin, el mercado de criptomonedas perdió USD 400.000 millones

La semana pasada el Bitcoin alcanzó un récord de USD 58.000. (EFE) (RITCHIE B. TONGO/)El Bitcoin, la “cripto” más popular, superó el viernes 19 la barrera del billón (millón de millones) de dólares de valor de mercado. Y tocó la semana pasada un récord intradiario de USD 58.354, aunque a partir del jueves acusó un drástico recorte de precios, para operarse este lunes en 48.000 dólares.En ese sentido, un informe de Forbes puntualizó que en forma global, el mercado de Bitcoin y otras criptomonedas como Ethereum y Dogecoin ha perdido alrededor de USD 400.000 millones de valor de mercado desde su pico el fin de semana pasada, a medida que el pánico se extiende entre los traders.“El precio del Bitcoin, después de estar a poca distancia de contacto de los USD 60.000 la semana pasada, se desplomó casi un 25%, para caer a un mínimo de USD 43.000, aunque conserva alza de casi 50% desde el comienzos de 2021″, comentó la publicación especializada en finanzas y negocios.Ahora, los documentos publicados por la plataforma más importante de intercambio de criptomonedas, Coinbase, previos a su tan esperada oferta pública inicial (OPI) revelaron los posibles eventos que teme que puedan desestabilizar el precio de Bitcoin y Ethereum, lo que socavó potencialmente su propio negocio.Como parte de sus preparativos de OPI, Coinbase estableció una serie de factores que podrían afectar el precio de las dos criptomonedas más grandes, Bitcoin y Ethereum, que generan el 56% del volumen total de operaciones en el intercambio y proporcionan a Coinbase la mayor parte de sus ingresos a través de tasas de transferencia.Estos factores de riesgo incluyen interrupciones, hacks, divisiones en la red subyacente -también conocida como ‘bifurcaciones’-, así como desarrollos en la computación cuántica y la regulación que afecta a las criptomonedas. “El futuro desarrollo y crecimiento de la criptografía está sujeto a una variedad de factores que son difíciles de predecir y evaluar”, se lee en el documento presentado ante la el ente de control de mercados de los EEUU.En la presentación de los prospectos para ser listada en el Nasdaq -el índice más “tecnológico” de Wall Street-, Coinbase incluyó una hipótesis negativa acerca de qué pasaría con la cotización si se conociese su misterio original: quién es Satoshi Nakamoto, la persona o grupo de personas creadora del Bitcoin, del que se llevan “minadas” poco más de 18,5 millones de unidades, cantidad que se estirará hasta 21 millones en el año 2140, cuando supuestamente se acuñe el último Bitcoin.Nakamoto es el pseudónimo utilizado por la persona o grupo de personas que crearon el Bitcoin: Coinbase advirtió que, si se revelara su identidad, los precios podrían deteriorarsePrecisó que Nakamoto podría afectar negativamente a Coinbase y desestabilizar todo el mercado de criptomonedas si el creador decidiera transferir sus bitcoins, que están valuados en más de 30.000 millones de dólares.“El creador fue la primera entidad en minar bitcoins, y la participación de Nakamoto en la moneda digital representa casi el 5% de todo el mercado de bitcoins, ya que sólo hay 21 millones de bitcoins que se pueden minar”, se precisó.Según Coinbase, que salió al mercado con una valuación superior a los USD 100.000 millones, si se supiese quién es o quienes son “Nakamoto”, se produciría un Big Bang capaz de desestabilizar a todo el mercado cripto. Algo así como una supernova convirtiéndose en un agujero negro.Brian Armstrong, CEO de Coinbase. (Getty Images for TechCrunch/)En la presentación, Coinbase refirió que la reserva personal de Nakamoto, de más de un millón de bitcoins, supera el 5% del actual stock en circulación y puede mover, por sí sola, el mercado mundial de la criptomoneda, que además equivale a dos tercios del valor de todas las cripto en circulación, de las que un estudio de la oficina de investigaciones del Congreso de EEUU llegó a identificar en abril de 2020 más de 5.000 “marcas”.El famoso inversor Paul Singer, de Elliot Management, también cargó contra las criptomonedas y los fondos que se encargan en comercializarlas, porque según su visión es “la estafa más brillante de la historia”.Singer aseveró que el negocio de las divisas virtuales es amoral, porque se juega con el desconocimiento del consumidor, que piensa que encontró un negocio fácil y rentable, y se convence de comprar nada por un precio cada vez más alto.Seguí leyendo:Paul Singer, el inversor que le ganó un juicio multimillonario a la Argentina, apuntó contra Bitcoin, Tesla y las modas del mercadoLa semana negra de Bitcoin: los tres mazazos que hicieron retroceder 19% el valor de la criptomonedaQué pasaría con el precio del Bitcoin si se conociera la identidad de su creador: el sombrío pronóstico de la plataforma más grande del mercado

Leer más »

Alberto Fernández y las negociaciones con el FMI: “No hay mas lugar para ajustes recesivos”

El presidente dijo que el préstamo del FMI a Macri fue un fraude (EFEI0499/)El presidente Alberto Fernández dejó inaugurado este lunes el 139 período de sesiones ordinarias del Congreso con un mensaje ante la Asamblea Legislativa, en un escenario atípico y sin invitados a causa de las normas sanitarias de prevención por la pandemia de coronavirus.En su discursos de apertura de sesiones, el Presidente apunto a resaltar los logros económicos, quizás la ubicación que le dieron al ministro de Economía Martín Guzmán - en el centro de los balcones de frente a la presidencia de la Cámara de Diputados de la Nación- fue la pista de por dónde iban a recorrer las palabras presidenciales.Fernández pidió un momento de “reflexión colectiva” en “circunstancias tan excepcionales como las que no toca vivir” y comenzó haciendo referencia a la pandemia y la crisis que esto generó en el entramado económico.“Recibimos una economía escuálida, endeudada como antes jamás había estado, un sistema de salud quebrado, que dejaba vencer vacunas” señaló el presidente frente al grito del diputado Fernando iglesias que estaba a metros de su colega Waldo Wolff, sin barbijo.Pero el punto en donde generó mayor cantidad de aplausos de propios y gritos de la oposición fue cuando se refirió a la deuda tomada por el Gobierno anterior. Y el recinto estalló en aplausos y gritos cuando anunció que instruyó “para que se inicie una querella criminal para determinar quienes han sido los participes de la mayor administración fraudulenta y malversación de caudales que nuestra memoria recuerda”.Respecto a la negociación con el Fondo en marcha, señaló que “no hay más lugar para ajustes recesivos” en un mensaje tanto para adentro como para los negociadores del Fondo Monetario Internacional.La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía de Argentina, Martin Guzmán (REMO CASILLI/)El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantiene un muy buen diálogo técnico con el gobierno argentino, pero está preocupado por la persistencia del alto nivel de inflación y de la brecha cambiaria.Con un contacto cotidiano del staff técnico del Fondo con el equipo del ministro Martín Guzmán, del presidente del Banco Central Miguel Pesce y otros miembros del gabinete económico, avanza la negociación, aunque los tiempos para alcanzar un acuerdo dependen más de la voluntad política del Gobierno en este año electoral que de las exigencias del organismo.Así pudo saberlo Infobae en Washington de parte de fuentes con conocimiento directo de la negociación, aunque el organismo declinó hacer comentarios para este artículo.Si bien hay coincidencia entre ambas partes sobre el marco macroeconómico que se necesita para que el país corrija sus desequilibrios, faltan acuerdos sobre la forma de lograrlo.En este sentido, según pudo saber Infobae, el Fondo sigue pensando que el Gobierno debería hacer un esfuerzo adicional al comprometido en el presupuesto 2021, que contiene una meta fiscal del 4% del PBI y no sólo a través de un aumento de la presión impositiva.El FMI tiene un contacto cotidiano y constructivo con las autoridades económicas argentinas, pero está muy preocupado por la alta inflación y la fuerte brecha cambiariaAl respecto, creen que es necesario seguir reduciendo el desequilibrio fiscal y la emisión monetaria -aunque se valora el esfuerzo que las autoridades económicas realizaron en este sentido en los últimos meses- para evitar que la brecha cambiaria, agazapada en forma transitoria, no se dispare nuevamente y provoque algún problema indeseado.Más allá de estas cuestiones urgentes y de corto plazo, también resta definir el contenido de las reformas estructurales que forman parte de un acuerdo de facilidades extendidas como el que busca la Argentina para repagar a 10 años el crédito que el FMI le dio al país en el gobierno de Mauricio Macri por 54.000 millones de dólares.En este sentido, se discutirá nada más y nada menos que la política impositiva, el esquema de los subsidios públicos, el desarrollo del mercado local de capitales y, más conceptualmente, cómo se logra un aumento de la productividad, de la inversión y de la eficiencia del sector público.Martin Guzman y Miguel Pesce negocian con el FMICon todos estos temas pendientes, da la sensación de que los tiempos para cerrar un acuerdo no serán cortos, como pretendería sobre todo Guzmán. Pero, con paciencia, en el organismo entienden la tarea de búsqueda de consenso interno por parte del ministro, para que el programa funcione y para que sea aprobado en el Congreso Nacional.Esta búsqueda de consenso necesariamente genera tensiones entre las cuestiones político-electorales (la necesidad de dar buenas noticias antes de los comicios de octubre) y la mencionada fragilidad macro, actualmente matizada por los buenos términos de intercambio y la posibilidad de que el Gobierno reciba una inyección de recursos por los Derechos Especiales de Giro (DEGs) que proyectan repartirse este año entre los países emergentes y los más pobres.Seguí leyendo:Vacunas vip, deuda con el FMI e inflación, los ejes del discurso del Presidente ante el CongresoCristina Kirchner y Sergio Massa recibieron a Alberto Fernández sin barbijo

Leer más »

Las 10 preocupaciones del FMI para firmar un acuerdo con la Argentina

El Gobierno deposita sus esperanzas en la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva (Mike Theiler/)Más allá de los tiempos, tarde o temprano el gobierno argentino firmará un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar el pago de la deuda de USD 45.000 millones en un plazo de 10 años.Mientras que algunas versiones dan cuenta de que ahora el Gobierno cambió de opinión y ya no quiere firmarlo en mayo, como afirmó varias veces el ministro Martín Guzmán, sino después de las elecciones de octubre, lo cierto es que la Argentina no quiere pagar los vencimientos de capital entre este año y 2023. Por lo tanto, necesitará otro programa, más allá de lo que haga con el pago de los USD 1800 millones del 22 de septiembre (que podría cubrirse eventualmente con la emisión de los DEGs prevista por los países socios del organismo).Bajo esta premisa, estas son las 10 premisas y el diagnóstico del Fondo sobre la situación argentina y cómo debería corregirse con la firma de dicho programa, según pudo saber Infobae de calificadas fuentes en Washington.1 - Desequilibrios macroeconómicos: el Fondo cree, como lo expresó el año pasado, que el país tiene importantes desajustes en materia fiscal y monetaria que deben ser corregidos, tomando en cuenta el contexto de la pandemia, pero con una dirección unívoca.2 - Inflación: Creen que la persistente suba de los precios al consumidor -que ubica a la Argentina como el segundo país con mayor inflación de la región- debe ser atacada de raíz con instrumentos macroeconómicos, tal como se hace en el resto de los países. La inflación es alta por los desequilibrios del país, más allá del efecto coyuntural de la suba del precio de las materias primas que juega su rol, aunque acolchonado por las retenciones a las exportaciones.3 - Déficit fiscal: creen que la meta del presupuesto nacional no es ambiciosa (4,5% del PBI) y que hay que hacer un esfuerzo mayor, no sólo del aumento de los recursos tributarios, sino también del gasto público, pero todo dependerá del nivel de crecimiento económico de este año y del paquete de reformas que implemente el Gobierno, con o sin acuerdo con el FMI.El Fondo cree que hay que bajar la emisión monetaria del Banco Central de la República de Argentina (EFEI0658/)4 - Brecha cambiaria: aunque la brecha bajó respecto de su pico de agosto pasado y se estabilizó en torno del 60%, el FMI cree que todavía es alta y conlleva riesgos de una nueva disparada si no se eliminan los problemas de fondo. La persistencia de tipos de cambio múltiples desincentiva la mejora de los indicadores en el comercio exterior y es un riesgo para la cuenta corriente, afirman.5 - Emisión monetaria: se valora el esfuerzo del equipo económico para reducir la velocidad de emisión, aunque consideran que el programa previsto para este año todavía genera riesgos de multiplicar los desequilibrios mencionados.6 - Aumento de las reservas del Banco Central: aunque el equipo técnico de la entidad que preside Miguel Pesce destaca el aumento de las reservas, en realidad en buena medida esto se da en un contexto de duro cepo, que el Fondo aprueba solo en términos transitorios. La prueba de fuego sería ver si el Central logra aumentarlas con menos controles, en un marco de reactivación.7 - La reforma del Estado: dentro del capítulo de las cuestiones estructurales que van dentro de un acuerdo de facilidades extendidas como el que quiere firmar el Gobierno, el organismo multilateral quiere observar una mayor eficiencia en el sector público. Es necesario, se afirma, que el sacrificio necesario para que la economía vuelva a crecer se reparta en forma equitativa entre el sector privado y el Gobierno.8 - Aumento de la inversión: el Gobierno debe brindar un rumbo claro y categórico para que retorne la confianza y la economía crezca en forma sostenida. Los precios de los bonos argentinos reflejan actualmente todo lo contrario al ubicar al país en el tope del ranking de riesgo país.9 - Reforma impositiva: el equipo económico prometió el año pasado que plantearía a la sociedad una reforma tributaria que nunca dio a conocer. En cambio, se ha conocido una iniciativa para reformar parte del impuesto a las ganancias que fue diseñada por el presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa. En paralelo, se permitió que las provincias aumentaran nuevamente sus tasas de ingresos brutos, rompiendo una vez más un pacto fiscal firmado hace menos de cuatro años.Martín Guzmán prometió presentar una reforma impositiva y Sergio Massa presentó un proyecto con cambios en Ganancias (Maximiliano Luna)10 - Más allá de cada cuestión por separado, el nuevo programa debe funcionar como un todo para asegurar que la Argentina no vuelva a caer en otra crisis de deuda en el corto plazo. Es decir, se tomará en cuenta el pedido de flexibilidad que hizo el Ministerio de Economía, pero con límites, por dos cuestiones: la Argentina tiene un récord de programas firmados y no cumplidos con el organismo y, por otro lado, el resto de los países que han acordado programas durante el último año han aceptado las condiciones vigentes para acuerdos de este tipo. La posibilidad de otorgar una excepción -el staff ya manifestó su desacuerdo con el crédito otorgado al gobierno de Mauricio Macri, que se concedió por presión de la administración Trump- sentaría un mal precedente que podría generar el reclamo de otros gobiernos.Cuatro fuentes consultadas en Washington -el organismo no quiso dar su versión al respecto- indicaron a Infobae que, más allá de la empatía retórica de la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, hacia el Gobierno, no habrá un trato diferencial. Sí puede haber una mayor celeridad para la negociación, pero eso no asegura que pueda haber un acuerdo si el staff y, sobre todo, los países más relevantes del organismo consideran que no se cumplen las premisas para firmarlo. Esto implica, un programa económico consistente en términos monetarios y fiscales, como lo plantearon tanto Georgieva como el staff.“El FMI ha hecho muchos acuerdos en el último año a raíz de la crisis económica de la pandemia, con exigencias para cada uno de los países que los firmaron. Si cerrara un acuerdo más flexible con la Argentina, enseguida el resto de los gobiernos le va a reclamaría un trato igualitario, con menos exigencias”, explicó una fuente con acceso a las negociaciones.“Si el país no implementa ninguna de las reformas que le está pidiendo la comunidad económica internacional, tendrá problemas en sus reservas, cambiarios y fiscales, lo cual repercutirá en el tamaño y la sustentabilidad de su recuperación”, agregó la fuente.Otra fuente colocó un matiz: aclaró que, por la pandemia, posiblemente se acepte el “gradualismo” del ministro Guzmán para bajar el déficit fiscal al 4% del PBI este año, sobre todo si se mantiene la tendencia a la suba de la recaudación, por la reactivación, la suba de las materias primas y la mayor presión fiscal. Pero esto no significa, aclaró de inmediato, que no se pidan condiciones más exigentes para 2022 en adelante, dado que será un acuerdo, como quiere el Gobierno, a 10 años.“Hay buena predisposición del staff y de la junta de directores para que haya un acuerdo, sobre todo porque ven buena voluntad en el ministro Martín Guzmán, aunque temen por lo que pueda hacer la vicepresidente Cristina Kirchner”, agregó, con conocimiento de las tensiones internas del oficialismo.Este decálogo suena amplio –en realidad es más extenso, dado que un AFE requiere otras medidas estructurales– pero parte de la base del deseo del gobierno de reprogramar la deuda a largo plazo. Si quisiera menos requisitos, podría optar por otro stand by, como el que se firmó en 2018, pero tendría menos años para repagar. Lo que no puede, afirman en Washington, es gozar de más tiempo a cambio de menos exigencias.Seguí leyendo:El Banco Mundial le prestará a la Argentina USD 420 millones para obras en el conurbanoEl Gobierno pidió en el G20 que el FMI le brinde más recursos a los países como la Argentina

Leer más »

Jubilaciones, pensiones, AUH y otros beneficios a través de la Anses: cómo es el calendario de pagos del mes de marzo

Desde ANSES aseguran que deberán desprenderse de una jubilación y solo cobrar la que les corresponde Con la publicación en el Boletín Oficial de una serie de Resoluciones firmadas por la directora de la Anses, Fernanda Raverta, el gobierno oficializó el aumento de 8,07% de jubilaciones, pensiones y beneficios sociales según la nueva ley de movilidad, que llevó la jubilación mínima a $ 20.571,44, la máxima a $ 138.426,37, En tanto, la Pensión Universal del Adulto Mayor (PUAM) quedó en $ 16.457,15. Además, en los meses de abril y mayo el gobierno pagará un bono de $1.500 a los jubilados cuyos haberes no superen los $30.856.Con ese extra, los jubilados que cobran la mínima percibirán $22.071 en abril y mayo, pero la base para el cálculo del próximo aumento seguirán siendo los $20.571 a percibir en marzo, ya que el “bono” no forma parte del haber, sino que fue el modo que encontró el gobierno para otorgar a aproximadamente 70% de los jubilados comprendidos en la parte inferior de la pirámide previsional un aumento superior a la inflación acumulada desde el último aumento.En los meses de abril y mayo el gobierno pagará un bono de $1.500 a los jubilados cuyos haberes no superen los $30.856.El aumento beneficiará a los 5,3 millones de jubilados, 3,1 millones de pensionados y también a otros 13,5 millones de personas que habitan en hogares que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y las asignaciones familiares.En el trimestre octubre a diciembre 2020 la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) aumentó 8,17%; el Índice de Salario del Indec 9,42% y los Recursos Totales de la Anses, según se desprende de la planilla de recaudación de la AFIP, 6,78%; pero ajustados por el promedio por beneficiario se atenuó a 6,72%, lo que confirmó el adelanto en exclusiva que hizo Infobae el pasado 10 de febrero.Cómo será el calendario de pago de Anses de marzo- JubiladosLos jubilados cuyo haber no supere los $23.120 cobrarán en los 10 días hábiles desde el lunes 8 hasta el viernes 19 de marzo, comenzando el primer día por aquellos cuyo documento termine en 0 y terminando con aquellos cuyo documento termine en 9, según precisa la tabla adjunta.Para aquellos que perciben más de $23.120 los pagos se iniciarán el lunes 22 en el caso de quienes tienen documento terminado en 0 ó 1, y terminarán el lunes 29, cuando cobren quienes tienen documento terminado en 8 ó 9 (el feriado del miércoles 24 altera levemente el calendario).- Asignación Universal por Hijo y por EmbarazoEn cuanto a los diferentes tipos de Asignación, aquella por embarazo se empezará a pagar el 10 de marzo para los beneficiarios con documento terminado en 0 y terminará el 23 de marzo para los titulares con documento terminado en 9. En los casos de la Asignación Universal por Hijo y de la Asignación Familiar por Hijo, los pagos comenzarán el lunes 8 (documentos terminados en 0) y se prolongarán durante los días hábiles de dos semanas hasta el viernes 19, cuando la perciban los beneficiarios con documento terminado en 9.Para el caso de la asignación prenatal y asignación por maternidad, las fechas de pago estarán agrupadas, de forma tal que los DNI terminados en 0 y 1 cobrarán el 12 de marzo y el último grupo, los que finalizan en 8 y 9, percibirán ese beneficio 18 de marzo.- Pensiones no contributivasLos beneficiarios de pensiones no contributivas también estarán divididos en cinco grupos. El primero, con documentos terminados en 0 y 1, con ingresos ajustados hasta $23.120 comenzará a cobrar a partir de este lunes. El segundo grupo, cuyos documentos terminen en 2 y 3, a partir del 2 de marzo de 2021. El grupo de pago 3, cuyos documentos terminen en 4 y 5, a partir del 3 de marzo de 2021; el grupo 4 con documentos terminados en 6 y 7, a partir del 4 marzo de 2021 y el grupo 5, con documentos terminados en 8 y 9, a partir del 5 de marzo de 2021.- Asignaciones familiares de PNC y seguro de desempleoQuienes perciben asignaciones familiares de Pensiones No Contributivas (PNC) cobrarán el 8 y 9 de marzo, cualquiera sea la terminación de su documento, en tanto las prestaciones por desempleo se pagarán entre el 23 y el 30 de marzo, según el documento del beneficiario, comenzando el martes 23 por aquellos que terminan en 0 ó 1 y terminando el 30 con aquellos cuyo documento termina en 8 ó 9 (tabla).Por “factor de enganche”, como se mencionó, los rangos de ingresos del grupo familiar y los montos de las asignaciones familiares también aumentaron un 8,07 por ciento. Por este motivo, “la percepción de un ingreso superior a $105.139 por parte de una de las personas integrantes del grupo familiar, excluye a dicho grupo del cobro de las asignaciones familiares, aun cuando la suma de sus ingresos no supere el límite máximo de ingresos establecido en el artículo precedente”.Seguí leyendo:Bono para jubilados: quiénes lo van a recibir y cuándo se pagaráReacciones críticas al aumento de 8,07% y el pago de un bono de $ 1.500 a las jubilaciones más bajasEl Gobierno oficializó el aumento de las jubilaciones y asignaciones familiares: en cuánto quedó la mínima

Leer más »

Las 10 exigencias del FMI para firmar un acuerdo con la Argentina

El Gobierno deposita sus esperanzas en la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva (Mike Theiler/)Más allá de los tiempos, tarde o temprano el gobierno argentino firmará un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para refinanciar el pago de la deuda de USD 45.000 millones en un plazo de 10 años.Mientras que algunas versiones dan cuenta de que ahora el Gobierno cambió de opinión y ya no quiere firmarlo en mayo, como afirmó varias veces el ministro Martín Guzmán, sino después de las elecciones de octubre, lo cierto es que la Argentina no quiere pagar los vencimientos de capital entre este año y 2023. Por lo tanto, necesitará otro programa, más allá de lo que haga con el pago de los USD 1800 millones del 22 de septiembre (que podría cubrirse eventualmente con la emisión de los DEGs prevista por los países socios del organismo).Bajo esta premisa, estas son las 10 premisas y el diagnóstico del Fondo sobre la situación argentina y cómo debería corregirse con la firma de dicho programa, según pudo saber Infobae de calificadas fuentes en Washington.1 - Desequilibrios macroeconómicos: el Fondo cree, como lo expresó el año pasado, que el país tiene importantes desajustes en materia fiscal y monetaria que deben ser corregidos, tomando en cuenta el contexto de la pandemia, pero con una dirección unívoca.2 - Inflación: Creen que la persistente suba de los precios al consumidor -que ubica a la Argentina como el segundo país con mayor inflación de la región- debe ser atacada de raíz con instrumentos macroeconómicos, tal como se hace en el resto de los países. La inflación es alta por los desequilibrios del país, más allá del efecto coyuntural de la suba del precio de las materias primas que juega su rol, aunque acolchonado por las retenciones a las exportaciones.3 - Déficit fiscal: creen que la meta del presupuesto nacional no es ambiciosa (4,5% del PBI) y que hay que hacer un esfuerzo mayor, no sólo del aumento de los recursos tributarios, sino también del gasto público, pero todo dependerá del nivel de crecimiento económico de este año y del paquete de reformas que implemente el Gobierno, con o sin acuerdo con el FMI. El Fondo cree que hay que bajar la emisión monetaria del Banco Central de la República de Argentina (EFEI0658/)4 - Brecha cambiaria: aunque la brecha bajó respecto de su pico de agosto pasado y se estabilizó en torno del 60%, el FMI cree que todavía es alta y conlleva riesgos de una nueva disparada si no se eliminan los problemas de fondo. La persistencia de tipos de cambio múltiples desincentiva la mejora de los indicadores en el comercio exterior y es un riesgo para la cuenta corriente, afirman.5 - Emisión monetaria: se valora el esfuerzo del equipo económico para reducir la velocidad de emisión, aunque consideran que el programa previsto para este año todavía genera riesgos de multiplicar los desequilibrios mencionados.6 - Aumento de las reservas del Banco Central: aunque el equipo técnico de la entidad que preside Miguel Pesce destaca el aumento de las reservas, en realidad en buena medida esto se da en un contexto de duro cepo, que el Fondo aprueba solo en términos transitorios. La prueba de fuego sería ver si el Central logra aumentarlas con menos controles, en un marco de reactivación.7 - La reforma del Estado: dentro del capítulo de las cuestiones estructurales que van dentro de un acuerdo de facilidades extendidas como el que quiere firmar el Gobierno, el organismo multilateral quiere observar una mayor eficiencia en el sector público. Es necesario, se afirma, que el sacrificio necesario para que la economía vuelva a crecer se reparta en forma equitativa entre el sector privado y el Gobierno.8 - Aumento de la inversión: el Gobierno debe brindar un rumbo claro y categórico para que retorne la confianza y la economía crezca en forma sostenida. Los precios de los bonos argentinos reflejan actualmente todo lo contrario al ubicar al país en el tope del ranking de riesgo país.9 - Reforma impositiva: el equipo económico prometió el año pasado que plantearía a la sociedad una reforma tributaria que nunca dio a conocer. En cambio, se ha conocido una iniciativa para reformar parte del impuesto a las ganancias que fue diseñada por el presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa. En paralelo, se permitió que las provincias aumentaran nuevamente sus tasas de ingresos brutos, rompiendo una vez más un pacto fiscal firmado hace menos de cuatro años.Martín Guzmán prometió presentar una reforma impositiva y Sergio Massa presentó un proyecto con cambios en Ganancias (Maximiliano Luna)10 - Más allá de cada cuestión por separado, el nuevo programa debe funcionar como un todo para asegurar que la Argentina no vuelva a caer en otra crisis de deuda en el corto plazo. Es decir, se tomará en cuenta el pedido de flexibilidad que hizo el Ministerio de Economía, pero con límites, por dos cuestiones: la Argentina tiene un récord de programas firmados y no cumplidos con el organismo y, por otro lado, el resto de los países que han acordado programas durante el último año han aceptado las condiciones vigentes para acuerdos de este tipo. La posibilidad de otorgar una excepción -el staff ya manifestó su desacuerdo con el crédito otorgado al gobierno de Mauricio Macri, que se concedió por presión de la administración Trump- sentaría un mal precedente que podría generar el reclamo de otros gobiernos.Cuatro fuentes consultadas en Washington -el organismo no quiso dar su versión al respecto- indicaron a Infobae que, más allá de la empatía retórica de la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, hacia el Gobierno, no habrá un trato diferencial. Sí puede haber una mayor celeridad para la negociación, pero eso no asegura que pueda haber un acuerdo si el staff y, sobre todo, los países más relevantes del organismo consideran que no se cumplen las premisas para firmarlo. Esto implica, un programa económico consistente en términos monetarios y fiscales, como lo plantearon tanto Georgieva como el staff.“El FMI ha hecho muchos acuerdos en el último año a raíz de la crisis económica de la pandemia, con exigencias para cada uno de los países que los firmaron. Si cerrara un acuerdo más flexible con la Argentina, enseguida el resto de los gobiernos le va a reclamaría un trato igualitario, con menos exigencias”, explicó una fuente con acceso a las negociaciones.“Si el país no implementa ninguna de las reformas que le está pidiendo la comunidad económica internacional, tendrá problemas en sus reservas, cambiarios y fiscales, lo cual repercutirá en el tamaño y la sustentabilidad de su recuperación”, agregó la fuente.Otra fuente colocó un matiz: aclaró que, por la pandemia, posiblemente se acepte el “gradualismo” del ministro Guzmán para bajar el déficit fiscal al 4% del PBI este año, sobre todo si se mantiene la tendencia a la suba de la recaudación, por la reactivación, la suba de las materias primas y la mayor presión fiscal. Pero esto no significa, aclaró de inmediato, que no se pidan condiciones más exigentes para 2022 en adelante, dado que será un acuerdo, como quiere el Gobierno, a 10 años.“Hay buena predisposición del staff y de la junta de directores para que haya un acuerdo, sobre todo porque ven buena voluntad en el ministro Martín Guzmán, aunque temen por lo que pueda hacer la vicepresidente Cristina Kirchner”, agregó, con conocimiento de las tensiones internas del oficialismo.Este decálogo suena amplio –en realidad es más extenso, dado que un AFE requiere otras medidas estructurales– pero parte de la base del deseo del gobierno de reprogramar la deuda a largo plazo. Si quisiera menos requisitos, podría optar por otro stand by, como el que se firmó en 2018, pero tendría menos años para repagar. Lo que no puede, afirman en Washington, es gozar de más tiempo a cambio de menos exigencias.Seguí leyendo:El Banco Mundial le prestará a la Argentina USD 420 millones para obras en el conurbanoEl Gobierno pidió en el G20 que el FMI le brinde más recursos a los países como la Argentina

Leer más »

Cambios en Ganancias: el cálculo de hasta cuánto podrían ahorrar los trabajadores si se aprueba el proyecto del oficialismo

Sergio Massa, autor del proyecto que modifica Ganancias para los trabajadores de la "Cuarta Categoría", junto a Alberto Fernández (Reuters)La semana que viene podría comenzar el tratamiento del proyecto de ley que presentó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, por el cual se busca modificar el piso salarial a partir del que se comienza a pagar el Impuesto a las Ganancias.La iniciativa, que recogió apoyos del oficialismo y de la oposición, establece un nuevo piso de $150.000 bruto por el cual se empieza a pagar el tributo. Sin embargo, en el proceso de discusión de las diferentes comisiones se irán haciendo modificaciones que apuntan a ampliar los beneficios para los trabajadores que tengan que pagarlo.Entre esas modificaciones aparecieron pedidos para que, por ejemplo, aquellos que ganan hasta $150.000 brutos no paguen Ganancias por pasarse con el aguinaldo, descontar los gastos en educación, como cuotas de colegios, libros, materiales y viajes, entre otros, y sumar las horas extras y los viáticos de algunos sectores en donde estos dos ítems son cotidianos que no sumen para pagar Ganancias.Pero los contadores y especialistas que pudieron acceder al proyecto esperan conocer la letra chica de las posibles modificaciones, para poder hacer las cuentas finas del beneficio que recibirían los trabajadores que hasta 2020 estuvieron alcanzados por el tributo.A nivel bolsillo la mejora dependerá de si los umbrales del sueldo contemplará situaciones especiales como las remuneraciones variables, premios y medio aguinaldo (EFE)El punto que concentra toda la atención es cuánto será la mejora de este cambio en el bolsillo de los trabajadores que hoy pagan el impuesto. “A nivel bolsillo dependerá si los umbrales del sueldo contempla situaciones especiales como las remuneraciones variables y aquellos premios que se usan mucho en momentos económicos como el que hoy atraviesa el país”, dijo a Infobae el tributarista Iván Sasovsky del estudio contable que lleva su nombre.En una persona que tiene ingresos por 100.000 pesos y hoy paga ganancias cuando lo suban a 150.000 pesos tendría una mejora de 3.600 pesos por mes (Iván Sasovsky)“En una persona que tiene ingresos por $100.000 brutos y hoy paga Ganancias cuando lo suban a $150.000 tendría una mejora de $3.600. Ese número anualizado es más importante, pero dependerá del ritmo que suben los precios”, agregó el tributarista.Respecto a las deducciones, los especialistas consultados por Infobae observan que hay que “esperar a que empiece la discusión. Hasta ahora lo que tenemos es el proyecto oficial que eleva el piso de ingreso de tributación, pero no el mínimo no imponible, ni las escalas sino que incluye una deducción para los que ganan hasta 150.000 pesos. Es muy complejo hacer las deducciones en este esquema. Hay que pensar que, hasta lo que se conoce hoy, solo le genera un ahorro a los que pagaban Ganancias y cobraban menos de $150.000, al resto no”, explicó un especialista que prefirió el anonimato.El proyecto de Ganancias contempla la franja de trabajadores con ingresos mensuales de hasta $150.000 por mes (Reuters) (FLAVIO LO SCALZO/)Actualmente, un soltero paga el impuesto a partir de un sueldo de $74.810 y el proyecto sube el piso a $150.000. Este cambio implicaría pasar de 2 millones de trabajadores que hoy lo pagan a casi 730.000 y volvería a estar en el orden del 10% de los asalariados registrados en todo el país.Hasta ahora el cálculo del Gobierno es que el proyecto original tiene un costo fiscal de $40.000 millones. Pero el ministro Martín Guzmán entiende que hay que hacerle un guiño a la clase media para tratar de impulsar el consumo y con ello del empleo, luego de un año muy recesivo afectado por la crisis sanitaria, y que parte de ese sacrificio de ingresos volverá a las arcas fiscales a través del pago de los impuestos al consumo, principalmente IVA e Internos Unificados.Segui leyendo:Impuesto a la riqueza: la AFIP investigará a 2.500 contribuyentes que podrían ser denunciados en la JusticiaLa empresas de electricidad pidieron un aumento mayor de las tarifas para cubrir el costo del servicioAumentos en las tarifas de subtes, taxis y estacionamiento medido: los nuevos valores que comenzarán a aplicarse

Leer más »

El Gobierno oficializó el aumento de las jubilaciones y asignaciones familiares: en cuánto quedó la mínima

El Gobierno oficializó el aumento de las jubilaciones y asignaciones familiaresComo había adelantado Infobae, el Gobierno oficializó este sábado el aumento del 8,07% en las jubilaciones y las asignaciones familiares, que se aplicará en el pago de los haberes correspondientes a marzo. Lo anunció a través de una serie de Resoluciones publicadas en el Boletín Oficial y todas firmadas por la directora de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSeS), Fernanda Raverta.Con el adelanto por parte del Indec de la variación del Índice de Salarios en diciembre de 2020 (fue 1,8%) se completó otro de los nuevos ingredientes de la fórmula de movilidad, que tomó como referencia para este ajuste el último trimestre del año anterior.En consecuencia, con la aplicación del nuevo cálculo, en lugar del desfase en un semestre, y con otros componentes que regían hasta septiembre de 2019, porque el Gobierno la suspendió para el ajuste de diciembre de ese año, el conjunto de jubilados y pensionados, recibirán en marzo un aumento del 8,0727%. Por “factor de enganche”, esta suba impactó también en los perceptores de la Asignación Universal por Hijo.De esta manera, el haber mínimo garantizado vigente a partir del mes de marzo de 2021 quedó fijado en $20.571,44, mientras que el máximo llegó a $138.426,37. En tanto, el importe de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) será de $16.457,15.Según se detalló en el calendario de cobros difundido por la ANSeS, y que elevó el comienzo del umbral de pagos a jubilados y pensionados desde el próximo lunes, para el primer tramo, desde los que percibieron hasta $21.393 en febrero a $23.120.Los beneficiarios de pensiones no contributivas estarán divididos en cinco grupos. El primero, con documentos terminados en 0 y 1, con ingresos ajustados hasta $23.120 comenzará a cobrar a partir del 1 de marzo de 2021. El segundo grupo, cuyos documentos terminen en 2 y 3, a partir del 2 de marzo de 2021. El grupo de pago 3, cuyos documentos terminen en 4 y 5, a partir del 3 de marzo de 2021; el grupo 4 con documentos terminados en 6 y 7, a partir del 4 marzo de 2021 y el grupo 5, con documentos terminados en 8 y 9, a partir del 5 de marzo de 2021.Por “factor de enganche”, como se mencionó, los rangos de ingresos del grupo familiar y los montos de las asignaciones familiares también aumentaron un 8,07 por ciento. Por este motivo, “la percepción de un ingreso superior a $105.139 por parte de una de las personas integrantes del grupo familiar, excluye a dicho grupo del cobro de las asignaciones familiares, aun cuando la suma de sus ingresos no supere el límite máximo de ingresos establecido en el artículo precedente”.El calendario de pago de las prestaciones familiaresEl aumento beneficiará a los 5,3 millones de jubilados, 3,1 millones de pensionados y también a otros 13,5 millones de personas que habitan en hogares que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH) y las asignaciones familiares.En el trimestre octubre a diciembre 2020 la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) aumentó 8,17%; el Índice de Salario del Indec 9,42% y los Recursos Totales de la Anses, según se desprende de la planilla de recaudación de la AFIP, 6,78%; pero ajustados por el promedio por beneficiario se atenuó a 6,72%, confirma el adelanto en exclusiva que hizo Infobae el pasado 10 de febrero.El decreto del presidente Alberto Fernández que reglamentó la Ley 27.609, publicado en el Boletín Oficial del 4 de enero, combina un 50% de la recaudación de la Anses y otro 50% de la variación salarial más alta que registre la evolución de los salarios formales que realiza el Ministerio de Trabajo y el índice del Indec.La nueva fórmula incluyó como uno de los componentes la variación de los Recursos Totales de la Anses por beneficio (neto de eventuales aportes del Tesoro para cubrir déficits de la Administración Nacional de la Seguridad Social), elaborado por el organismo, con una ponderación del 50%, en sustitución del índice de inflación que representaba el 70%, junto con 30% de los salarios, que ahora sube a 50%. Toma en cuenta la variación mayor en el trimestre calendario previo al de la actualización –para marzo, el de octubre a diciembre– entre el Índice de Salarios del Indec y la correspondiente a la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables.Seguí leyendo:Cómo funciona el reintegro de hasta $1.000 en las compras con tarjeta de débito para jubilados y beneficiarios de AUHCuáles son los aumentos de servicios y tarifas que vienen y cómo impactarán en los salarios y la inflación

Leer más »

Rodolfo Santangelo: “Hay cierto colchón con un tipo de cambio de $90, para poder soportar una pérdida frente a la inflación, pero que no se le vaya la mano”

"Estamos en el cuarto programa económico de Alberto Fernández, intentando ahora, a partir de la aceleración de la tasa de inflación mensual, una tregua de precios" (Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)La economía muestra notables índices de fragilidad, pero en el corto plazo, más allá del sinsabor en el plano político que generó el vacunatorio Vip y su repercusión internacional, cuenta con el viento de cola que provoca la caída del dólar y el consecuente efecto alcista de los precios de las materias primas que más exporta la Argentina.Con ese escenario, Rodolfo Santangelo, presidente de la consultora MacroView, que fundó con Carlos Melconian, ve alcanzables las metas de recuperación de la actividad y de déficit fiscal fijadas en el Presupuesto, a partir del aporte del sector externo. Por el contrario, el economista alertó que no podrá sostenerse el nivel de atraso tarifario ni el exceso de restricciones cambiarias sobre las importaciones, porque se tornarán incompatibles con el supuesto de reactivación.- ¿Cómo está la economía hoy?- Estamos en el cuarto programa económico de Alberto Fernández, intentando ahora, a partir de la aceleración de la tasa de inflación mensual, una tregua de precios que consiste en atrasar el tipo de cambio para el comercio exterior, las tarifas, y a la vez que se mantenga la recuperación de la actividad, con la clara intención de llegar hasta las elecciones de medio término, y después se verá.- Pero la historia muestra que eso no dura mucho tiempo, por el contrario, cada vez su vida es más corta, porque es insostenible…_ Es cierto, para que perdure hasta las elecciones va a depender de la continuidad de buenos precios de las materias en el mercado internacional que exporta la Argentina y de la suba de cuotas de DEG (la moneda del FMI) de los países miembros en el Fondo Monetario Internacional, porque le va a permitir mejorar la disponibilidad de divisas, y, por tanto, junto con el comienzo de la liquidación de la cosecha gruesa, contribuyan a partir de abril a mejorar las expectativas, y distender el cuadro actual.Para que perdure hasta las elecciones va a depender de la continuidad de buenos precios de las materias en el mercado internacional que exporta la Argentina y de la suba de cuotas de DEG del FMI- ¿Qué implicancias tiene esa política de atraso cambiario y tarifario sobre el resto de las variables nominales y la actividad del sector real en general?- En materia cambiaria, hay cierto colchón con un valor de $90 de base para el comercio exterior, para poder soportar una pérdida frente a la inflación esperada es un nivel lógico en una perspectiva histórica, más allá del efecto de las retenciones sobre algunos casos en particular, de ahí que lo que importa son los resultados, y hoy se ve que el BCRA es un comprador neto."Más allá del efecto de las retenciones sobre algunos casos en particular, lo que importa son los resultados, y hoy se ve que el BCRA es un comprador neto" (Reuters) (AGUSTIN MARCARIAN/)En el caso de las tarifas de los servicios públicos, en particular de la energía eléctrica, no es lo mismo, porque se acumulan más de dos años de atraso y por tanto no hay colchón. No hay plafón para hacerle creer a los consumidores que se podrá continuar con esa política, porque la cuenta de los subsidios sobre las finanzas públicas no es sostenible y van a un camino de explosión.- Eso es lo que se vio en el movimiento base caja de la Administración Central en el primer mes de este año…- Exacto, las transferencias al sector privado, en particular de Energía, fueron las que más se incrementaron. La incertidumbre que prevalece en la perspectiva de las finanzas públicas es cuánto finalmente se terminará cobrando por el nuevo Impuesto a la Riqueza y la disminución del ingreso de Ganancias de las personas físicas, pero, de todas formas, pareciera que la meta presupuestaria se va a cumplir, aunque todo desequilibrio solo podrá financiarse con emisión del Banco Central, porque no se advierte capacidad para aumentar la colocación de deuda en el sector privado.Hacerle creer a los consumidores que se podrá continuar con esa política es un error, porque la cuenta de los subsidios sobre las finanzas públicas no es sostenible y van a un camino de explosión- El equipo económico asegura que ya se recuperaron los niveles de actividad, productiva y comercial, de pre crisis sanitaria, pero en la industria y en el comercio se observan varios sectores que persisten muy por debajo, y los datos de empleo no acompañan esa supuesta reactivación ¿Qué muestran los números de MacroView?- A nivel sectorial, para la industria y la construcción es cierto que en algunas ramas se recuperó el nivel promedio del año anterior, porque ya habían caído antes, pero aún no alcanzaron el ritmo de 2017. Y en el caso del PBI, que incluye el desempeño de actividades como el comercio y gran parte de los servicios que no se han reactivado. Creo que el desafío para el gobierno de Alberto Fernández es si logra terminar el mandato con un nivel actividad similar al último pico de 2017, el cual no es muy exigente, dado que era similar en términos nominales al de 2010. Y en el plano laboral, así como durante la crisis no se registró una caída fuerte en el tramo formal, tampoco cabe esperar un repunte significativo en ese flanco, porque está afectado desde hace décadas por una legislación laboral que no alienta las contrataciones. Por el contrario, el tramo informal, que fue el que más cayó con la crisis sanitaria y las medidas de aislamiento social, será el que más rápido repuntará, como ya se vio en el tercer trimestre."Creo que el desafío para el gobierno de Alberto Fernández es si logrará terminar el mandato con un nivel actividad similar al último pico de 2017, el cual no es muy exigente, dado que era similar en términos nominales al de 2010, aunque mucho menor en el promedio por habitante" (Adrian Escandar/)- ¿Cree que se sostendrá la bonanza de los precios de las materias primas, o cabe esperar que con la extensión del proceso de vacunación contra el covid-19 en el mundo y la reactivación de la economía comience a recuperar el dólar y revertirse ese cuadro?- No lo sé. Pero al menos, ya se sabe que los precios actuales favorecen las exportaciones de la campaña agrícola 2020/21, y eso permitirá mantener un alto superávit de divisas de la balanza comercial.- ¿Cuáles son las principales preocupaciones que recibe de las empresas clientes de MacroView sobre la marcha de la economía?- Hay de tipo macro y micro, pero principalmente inquietan las medidas discrecionales del Gobierno porque acortan el horizonte, como el control de cambios, de precios y de importaciones, y entre las de muy corto plazo principalmente la aceleración de la tasa de inflación.En el plano laboral, así como durante la crisis no se registró una caída fuerte en el tramo formal, tampoco cabe esperar un repunte significativo, porque está afectado desde hace décadas por una legislación laboral que no alienta las contrataciones- En el frente monetario, el BCRA pareciera que comenzó a desacelerar bruscamente la expansión de base, ¿es una nueva ancla de la inflación, o responde a factores estacionales?- En el caso de los agregados monetarios no se observa ese comportamiento, sino, por el contrario, acusa un ritmo de expansión del 50% al año. El BCRA sigue colocando Leliq y absorbiendo los pesos que emite por la compra neta de dólares.- ¿Qué cabe esperar en el frente externo con la persistencia de una brecha cambiaria de más de 65%, entre el base para el comercio exterior y el financiero? ¿Puede disparar como en el pasado maniobras relevantes de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones?- No se pueden estimar lo que son maniobras delictivas, aunque claramente brechas cambiarias elevadas generan esos efectos de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones. De todas formas, con el fuerte aumento de los precios de las materias primas que representan la mayor parte de las ventas al resto del mundo, los exportadores pueden compensar ese efecto de la alta brecha cambiaria, la cual desde fines de octubre se fue achicando. Mientras que, del lado de las importaciones, más temprano que tarde cabe esperar que el equipo económico comience a flexibilizar las autorizaciones de compras al exterior y pago de deudas comerciales con proveedores del resto del mundo, porque de lo contrario no podrá alcanzar la meta de reactivación a ritmo de 5% a 6%, por la dependencia de insumos y máquinas provenientes del resto del mundo."Con el fuerte aumento de los precios de las materias primas que representan la mayor parte de las ventas al resto del mundo, los exportadores pueden compensar ese efecto de la alta brecha cambiaria" (EFE) (EFEI0373/)- En el escenario actual, ¿Cuál es el mejor indicador de riesgo país: el índice JP Morgan, la brecha cambiaria, o la posición de reservas neta propias del Banco Central?- Los 3: el EMBI de JP Morgan muestra el sobrecosto de la deuda pública, y el efecto que el arreglo de la deuda con bonistas que se cerró a fines de agosto no mejoró la percepción de mejora de la capacidad de pago del país, y por tanto afecta la credibilidad en la Argentina. La brecha cambiaria es indicador del desequilibrio del sector externo, el cual se trata de reducirlo con controles que no son sostenibles. Y el nivel de reservas disponibles por parte del Banco Central refleja que el Gobierno no tiene los recursos suficientes para cumplir con los compromisos externos, pero trata de regularlo con los controles de cambios y el beneficio de la mejora de los precios internacionales de las materias primas.Fotos: Adrián EscandarSeguí leyendo:Por la crisis sanitaria, en todo el 2020 la economía argentina perdió el equivalente a poco más del PBI de un mesLas empresas de alimentos advierten que no pueden sostener los precios congeladosLas claves de la negociación con el FMI: está preocupado por la inflación y el dólar, pero mantiene un buen diálogo con el Gobierno

Leer más »