Último momento

Economía

Nuevos créditos, reformular los UVA y Ministerio propio: el plan de Alberto Fernández para Vivienda y Hábitat

Faltan unas 3,5 millones de unidades habitacionales en todo el país para eliminar el déficit de viviendasEl déficit habitacional de la Argentina sigue siendo uno de los talones de Aquiles de las últimas gestiones gubernamentales. Se cree que faltan unas 3,5 millones de unidades en todo el territorio y en un contexto en el que, además, en la última década empeoraron las condiciones para acceder a créditos para conseguir la casa propia.En su exposición en el segundo debate previo a las elecciones, Alberto Fernández anunció que creará un Ministerio de Vivienda. “Vamos a crear un Ministerio de Vivienda porque hoy en esta ciudad hay 7.000 personas que deambulan sin encontrar un techo y es la ciudad más opulenta de la Argentina. Necesitamos darles a los argentinos una vivienda y vamos a construirlas. Y cuando las construyamos vamos a movilizar la economía. Vamos a darle también a los sectores medios la posibilidad de acceder a un crédito para que puedan tener su primera casa. Es mi compromiso”, aseguró el presidente electo.En el segundo debate presidencial, Alberto Fernández prometió crear un ministerio para el sector (Photo by Juan Mabromata / AFP) (JUAN MABROMATA/)Según las fuentes consultadas del Frente de Todos, la creación del Ministerio es un hecho, aunque como muchas cosas de la gestión que viene no hay confirmaciones ni mayores detalles. El principal nombre que se baraja para encabezarlo es el de María Eugenia Bielsa, arquitecta de profesión que obtuvo su título en la Universidad Nacional de Rosario y se desempeñó en distintos cargos públicos, siendo la vicegobernadora la provincia de Santa Fe, debajo de Jorge Obeid, entre 2003 y 2007. Es hermana de Rafael, el ex Canciller de Néstor Kirchner, y de Marcelo, el ex DT de la Selección de Fútbol.Necesitamos darles a los argentinos una vivienda y vamos a construirlas. Y cuando las construyamos vamos a movilizar la economía. Vamos a darle también a los sectores medios la posibilidad de acceder a un crédito para que puedan tener su primera casa. Es mi compromisoEn una recorrida por San Juan, hace pocos días, junto con Alberto Fernández, Bielsa dijo: “no hemos charlado al respecto de un lugar por ocupar, sí hemos recorrido obras y hablado con intendentes y gobernadores sobre cómo marchan los planes de viviendas y de la posibilidad de reactivar la construcción, un factor fundamental para que la economía se desarrolle”.María Eugenia BielsaLa arquitecta también aseguró que los créditos nominados en Unidades de Valor Adquisitivo (UVA) no favorecieron a la gente que compró su casa, sino que transformó al préstamo en un verdadero problema. “En vez de ser una solución como se lo presentó terminó siendo un trauma para quienes se arriesgaron a tomarlo”, dijo.Por otro lado, y según las fuentes, se especula también con el nombre de Florencio Randazzo, que podría llevar adelante Transportes y Vivienda en una misma dependencia, pero son todos trascendidos, que nadie quiso confirmar por el momento.El plan del PJLos equipos técnicos del PJ elaboraron un conocido documento en el que se hace mucho hincapié en el Hábitat y la Vivienda. Desde el entorno de Fernández aseguran que ese capítulo, que fue trabajado en el marco de 18 comisiones con la dirección de Ginés González García (ex ministro de Salud de la Nación entre 2002 y 2007) y la coordinación del arquitecto Santiago Pérez para el rubro, será la matriz de la gestión próxima. En este trabajo se hace eje en que el Estado volverá a ocupar el rol de financiador y no sólo de facilitador de los recursos y proyectos.Florencio Randazzo también suena para una eventual cartera que una Transporte y Vivienda (NA) (AUSPITZ/)Allí se hace una fuerte crítica a lo realizado por Cambiemos. Según el texto, durante el gobierno de Mauricio Macri se renunció a la responsabilidad estatal “de aumentar la equidad social, geográfica y económica, e impulsó la desintegración, la segregación y la desarticulación de las políticas públicas de vivienda, proponiendo una división entre las áreas destinadas a atender negocios inmobiliarios, por un lado, y, por otro lado, las de asistencia a la pobreza. Profundizó así la mercantilización del acceso al hábitat, reemplazando los fondos específicos de subsidios cruzados por recursos que provinieron del sistema financiero".De ese extenso documento se deduce que desde el 10 de diciembre la administración que encabezará Alberto Fernández volverá a enfocarse en que se reactive la construcción con líneas para edificar viviendas, ampliarlas o refaccionarlas, con la premisa de “levantar complejos habitaciones inclusivos y que esta acción transite de Norte a Sur en todo el territorio". También se habla de que los créditos UVA se anularían o se reformularían y se asegura que “el 60% del déficit habitacional no requiere la construcción total de viviendas nuevas, sino la puesta en valor de las existentes”.De los documentos en estudio en el Frente de Todos se deduce que desde el 10 de diciembre la administración que encabezará Alberto Fernández volverá a enfocarse en que se reactive la construcción con líneas para edificar viviendas, ampliarlas o refaccionarlas, con la premisa de “levantar complejos habitaciones inclusivos y que esta acción transite de Norte a Sur en todo el territorio"Otros puntos:- Otorgar créditos para ampliación y terminación de viviendas, desarrollando en forma local la generación de trabajo y la reactivación productiva del sector.- Suspender la enajenación de bienes del Estado y recuperar el carácter redistributivo, de desarrollo local y regional de la administración de esos bienes.- Organizar medidas de urgencia para socorrer a quienes hoy viven en la calle, desde los municipios y organizaciones del pueblo, con ayuda económica del Estado Nacional.- Reformular el Fondo Nacional de Vivienda (Fonavi), ampliando los recursos y otorgándole progresividad a la fuente.Viviendas bajo el Plan FonaviQué pide la industriaLos desarrolladores inmobiliarios sintieron poco respaldo de la gestión que está por dejar el poder, y le reclaman al gobierno entrante que se implementen medidas que alienten a los argentinos a volver a invertir en el segmento.Al respecto, Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU), sostuvo, que, “la gente compra dólares con sus ahorros, pero necesitamos que vuelvan a confiar, a apostar por los ladrillos, un sector que, además, genera empleo y las viviendas que tanto necesitamos. Hay que ser muy cuidadosos respecto de los cambios en la Ley de Alquileres y los aumentos de impuestos al patrimonio porque podrían llegar a generar el efecto contrario”.La gente compra dólares con sus ahorros, pero necesitamos que vuelvan a confiar, a apostar por los ladrillos, un sector que, además, genera empleo y las viviendas que tanto necesitamos (Damián Tabakman)Por otro lado, el Consejo Federal de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) pidió hace poco que se declare la emergencia del sector y propuso una serie de iniciativas a implementar con vistas a normalizar la actividad. Se tratan de “acciones estructurales y de coyuntura para aplicar en los primeros 200 días del nuevo gobierno, para mantener el empleo y la actividad", detallaron.Julio César Crivelli, presidente de Camarco Los integrantes del Consejo, que lidera su presidente, Julio Crivelli, coinciden en resaltar que “el sector sufre hoy, amplificados, los efectos de la recesión actual y lo previsible para los próximos meses”. Se considera que “las empresas del sector de la obra pública sufren graves perjuicios por los atrasos en los pagos de las obras certificadas, demoras no razonables en la tramitación y aprobación de las redeterminaciones de precios pactadas contractualmente, e incluso la aplicación de sanciones por incumplimiento del plan de trabajo cuando existen razones que lo justifican”.Además de pedir la emergencia del sector, la Camarco expresó que deben implementarse de manera urgente las siguientes medidas: calcular y consolidar la deuda devengada en los contratos vigentes, emitiendo documentos de pago negociables o compensables; y la generación de un nuevo y urgente plan de viviendas sociales a través de convenios con los Institutos Provinciales de la Vivienda no menor a 40.000 unidades en todo el país, que motorice la economía de manera federal atacando de manera directa la pobreza y la falta de empleo.Desde la Secretaría de Vivienda que encabeza Iván Kerr, no recogen el guante ni del sector ni de las críticas del peronismo. Aseguran que “se trabajó muy bien estos 4 años” y que, hasta la fecha, se edificaron o están en construcción 89.536 viviendas sociales, que a través del plan Procrear se hicieron 29.003 operaciones en UVA y que se comercializaron 8.461 lotes con servicios.Ivan Kerr, secretario de Vivienda de CambiemosAlgunas fuentes del sector privado consultadas por Infobae coinciden en que la realización de un nuevo blanqueo de capitales sería una buena posibilidad para motorizar al segmento y seducir a los argentinos que tienen fondos en el exterior para que inviertan en ladrillos locales. “Si se da, a quienes accedan les daría un premio importante que se traduzca en la quita de impuestos, y una vez blanqueado el capital, que este se destine a las obras de propiedades con la obligación de que cuando se terminen de levantar los edificios, los alquilen por 5 años. De esa forma, haríamos que traigan el dinero, no se les cobraría impuestos y se generaría mucho trabajo en la construcción. Ayudaría a la economía y el mercado locativo tendría que bajar los precios en los alquileres”, explicó Armando Pepe, presidente del Colegio Profesional Inmobiliario.Más allá de las especulaciones sobre cargos y estructuras, queda claro que inquilinos, desarrolladores, las constructoras y otros profesionales que se desenvuelven en la actividad, exigen desde hace un tiempo que la vivienda sea un tema prioritario de la agenda gubernamental y que no todo quede atado a la coyuntura y a los vaivenes de una debilitada economía.Seguí leyendo:Antes de irse, el Gobierno volvió a mostrar superávit en las cuentas fiscalesEl dólar permaneció con escasas variantes, debajo de $63 en los bancos de la CityLas consultoras privadas ya estiman una inflación por encima del 4% para noviembre

Leer más »

Con un dólar “encorsetado”, empresas prevén devaluación de 20% a 50% en 2020

Las empresas esperan una fuerte devaluación para el año que vienePor Virginia PorcellaCon un elevadísimo nivel de incertidumbre respecto de la evolución de las variables clave, las empresas locales y extranjeras enfrentan un desafío no menor a esta altura del año: elaborar sus presupuestos para 2020. Proyectar las pautas básicas de costos e ingresos es, en estas semanas, un ejercicio imposible. Pero las compañías tienen sus normas y, particularmente las multinacionales, tienen que cumplir en fecha con el rito mientras que muchas de las más grandes empresas locales todavía tienen su plan abierto. En algunos casos, sólo están presupuestando el primer semestre.La variable clave, sin lugar a dudas, es el tipo de cambio. Sobre qué valor del dólar basar todo el resto de las estimaciones. En este punto, el rango es bien amplio y los cálculos, incluso dentro de una misma industria o sector, difieren por mucho. Entre los más optimistas se cuentan algunos supermercados y empresas de consumo masivo con alto nivel de importación que, confiando en las restricciones cambiarias, prevén un dólar promedio durante 2020 en $75. Esto implica una devaluación menor a 20% y, en la práctica un atraso en el valor del dólar –subiría menos que la inflación- que las favorecería. Pero son las menos.El grueso de las compañías, en cambio, parte de un valor del dólar de $80 promedio para el próximo año y existen en algunas otras empresas escenarios de una devaluación de 50%, lo que implicaría un dólar de $125. “Es un escenario cercano a la hiperinflación pero muchas de las consultoras con las que trabajamos lo manejan. Y nosotros también”, explicaron, por ejemplo, desde una de las principales automotrices. Es en ese mismo sector, dependiente tanto de las exportaciones a Brasil como de las importaciones para producir, en donde existe la mayor dispersión de proyecciones. Mientras una compañía alemana prevé un dólar a $82 recién hacia final del próximo año, en una competidora norteamericana calculan ese un valor aproximado para antes de junio.Actualmente está vigente el "cepo" que limita la compra de dólares. Se pueden retirar hasta US$ 200 por persona y por mes. (Pablo Lasansky/)Si bien se descarta que se mantendrán restricciones, luce menos claro de qué tipo serán. Es decir, existen variantes sobre las presunciones de qué régimen cambiario terminará adoptando el gobierno de Alberto Fernández en al menos los primeros meses de su gestión. En su equipo económico se discute un desdoblamiento –un valor del dólar para producir, otro para exportar, otro para turismo, otro para atesorar- pero existe la posibilidad de que, simplemente, se mantengan o refuercen las restricciones actuales. Todo, por el momento, es incertidumbre.Alimenticias en alerta“En un año normal, el presupuesto ya está recontra cerrado a esta altura. Pero ahora vamos a esperar a mediados de diciembre, a que asuma Alberto Fernández”, dijeron a Infobae en una alimenticia. En esa empresa, ironías del destino, la gran preocupación a resolver es el segundo semestre. “Calculamos un dólar promedio de $80 pero sólo para la primera parte del año, todavía no podemos tener la sintonía fina de qué va a pasar en el segundo semestre”, afirmaron. Claro, este sector quedará altamente impactado por lo que ocurra con las materias primas. No sólo por el nivel de precios internacionales sino, principalmente, por la política impositiva que aplique el próximo gobierno.Por un lado, el propio Alberto Fernández dio indicios claros de que se actualizarán las retenciones, lo que en definitiva terminaría impactando en el precio interno. Pero el gran temor de las empresas es que se avance más allá y, bajo el paraguas del plan Argentina Contra el Hambre, se terminen avalando intervenciones, regulaciones de precios y otras distorsiones. De ahí la llamativa propuesta, hace un mes, del Ceo de Syngenta, Antonio Aracre, de donar 1% de la producción de alimentos. El ejecutivo, que participó el viernes pasado de la primera reunión del Consejo Federal, admitió que no se volvió a hablar de la iniciativa durante el encuentro con el presidente electo pero insistió en que es una buena moneda de cambio para “evitar otro tipo de intervención, que genere mayores costos y distorsiones” en el mercado. “Es mucho mejor donar una pequeña parte de la producción a que vuelva la Junta de Granos”, dijo Aracre.Seguí leyendo:La empresa fabricante de chocolates Milka y galletitas Oreo presentó un procedimiento preventivo de crisis y sigue negociando suspensiones

Leer más »

Preocupados por un posible aumento de las retenciones, los productores adelantan ventas de granos

Los precios de la soja en el mercado local alcanzaron máximos de 9 mesesA menos de un mes de que Alberto Fernández asuma como presidente, el sector agrario no oculta su preocupación por un aumento a las retenciones, los derechos de exportación que tributa su producción. Como consecuencia de este temor, se están acelerando las ventas de soja y cereales, algo que se comenzó a ver incluso antes de las elecciones del pasado 27 de octubre.En las últimas semanas, la comercialización de maíz y soja de la presente campaña tuvo un aumento significativo, cuando aún faltan meses para el inicio de la cosecha. Un informe de los economistas de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), Desiré Sigaudo y Franco Ramseyer, en base a datos del ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, sostiene que hasta el momento los productores comercializaron 12,6 millones de toneladas de maíz, casi el triple de ventas que el promedio de los últimos tres años, cuando a esta misma fecha llegaba a 4,5 millones de toneladas.Hasta el momento los productores comercializaron 12,6 millones de toneladas de maíz, casi el triple de ventas que el promedio de los últimos tres añosEl mercado de soja también presenta un aumento de las ventas por parte de los productores. Los exportadores y la industria adquirieron casi 8 millones de toneladas, cifra que más que duplica el volumen promedio adquirido a igual fecha en las últimas 5 campañas.De acuerdo con el último reporte de compras a la exportación y la industria de la Secretaría de Mercados Agropecuarios, los productores vendieron soja, maíz y trigo por más de USD 6.600 millones a valores FOB actuales, según informó el diario El Cronista.“Parte de nuestra incertidumbre es que todavía no tenemos definido quien va a ser el actor y cuáles van a ser las políticas. También nos interesa tener ya los interlocutores para poder ir hablando; hay temas que van a ser de mediano y largo plazo y otros coyunturales y queremos saberlos. Hay todo un campo esperando definiciones para saber a que atenerse”, indicó Carlos Achetoni, presidente de la Federacion Agraria Argentina (FAA) en declaraciones al programa Crónica Anunciada, de Futurock.Carlos Achetoni, presidente de la Federacion Agraria Argentina (FAA) “La gran intriga y sospecha es dónde van a anclar el porcentaje de las retenciones y para quiénes. Sinceramente, hay un sector, a quien representamos, que tiene mucha más fragilidad y un incremento en las retenciones puede significar quedarse o salir del circuito productivo”, agregó Achetoni.Otro dato del informe es que las compras por parte de la exportación ascendieron a 2,8 millones de toneladas, equivalente a más de un tercio de las compras totales, y que se suman a un avance importante que tuvieron en las últimas semanas las declaraciones juradas de ventas al exterior, con los exportadores que ya tienen comprometidas casi la totalidad de la mercadería para embarcar.La gran intriga y sospecha es dónde van a anclar el porcentaje de las retenciones y para quiénesEn este escenario, los precios de la soja en el mercado local alcanzaron máximos de 9 meses, en el caso de los precios pizarra, y de un año en el segmento de los futuros. El precio pizarra de referencia publicado el pasado miércoles por la Cámara Arbitral de Rosario fue de USD 254 la tonelada, y el futuro de noviembre —que es el contrato de vencimiento más cercano en Matba-Rofex, con entrega en Rosario— cerró en USD 258,3 la tonelada el último jueves.“Es un tema que hay que hablarlo y no se puede dar por hecho. Así como pueden subir las retenciones, también sabemos que el campo es uno de los sectores que cuando se trata de emergencias, financiamiento, un seguro multirriesgo no se le dan las respuestas y siempre que se lo mira es para que pongan. Es una contradicción que ojalá que no suceda. A parte de ser contribuyentes, esperamos que encuentren el verdadero sentido, como en Europa o Brasil, de darle mejores condiciones para que traccionen y mejoren la economía argentina”, concluyó Achetoni.El mercado de soja también presenta un aumento de las ventas por parte de los productoresLa semana pasada, directores y delegados zonales de la Sociedad Rural Argentina (SRA) elaboraron un documento a la prensa donde expresaron su rechazo a la mayor presión impositiva al campo, en medio de las versiones sobre aumento de retenciones a partir del próximo 10 de diciembre.En el documento, señalaron que los principales desafíos económicos que enfrenta hoy el país son la caída de actividad, la persistente inflación, falta de crédito y el déficit fiscal. Y consideraron que esos problemas, “no se resuelven con un aumento de la presión impositiva, ni con nuevos tributos ni derechos de exportación. Insistir con las retenciones sería contraproducente, ya que generaría una caída en la producción, en la actividad económica y en el empleo, por un deterioro de la capacidad exportadora”, manifestaron.Por otro lado, propusieron observar al comercio exterior como una oportunidad “irremplazable” para la reactivación económica y el principal incentivo para lograr un aumento sostenido de la producción.Según un informe de la consultora Economía & Regiones, es probable que el próximo Gobierno apueste a un incremento de las retenciones para el sector agroexportador, que pasará a tributar nuevamente alícuotas diferenciales por producto y no una retención fija en pesos, como comenzó a aplicar el gobierno de Mauricio Macri en septiembre del año pasado.Seguí leyendoUno por uno: quiénes son los que representarán al agro en el Congreso NacionalPrevisibilidad, control de la inflación y “no volver al pasado”, los pedidos del campo a Alberto Fernández

Leer más »

La Cámara de Diputados debatirá el miércoles los proyectos de Ley de Alquileres y Ley de Góndolas

En la sesión del 13 de noviembre pasado, los diputados aprobaron un repudio al “golpe de Estado” en Bolivia (Maximiliano Luna)Este miércoles, en su última sesión del año legislativo, en la Cámara de Diputados se discutirán los proyectos de Ley de Alquileres y Ley de Góndolas. La intención, tanto del bloque de Cambiemos como de la oposición, fue reactivar la actividad parlamentaria antes de que concluya el período ordinario, que finaliza el 30 de noviembre.La Ley de Alquileres que llegará al recinto propone extender el plazo de los contratos de alquiler de dos a tres años y que los pagos mensuales sean actualizados una vez al año a través de un índice que combine en partes iguales la evolución de la inflación (IPC) y de los salarios registrados (Ripte). También exige que todos los contratos queden registrados en la AFIP.La Ley de Alquileres propone extender el plazo de los contratos de alquiler de dos a tres años y que los pagos mensuales sean actualizados una vez al año a través de un índice que combine en partes iguales la evolución de la inflación y de los salarios registradosOtros cambios incluidos en el proyecto de ley es que las expensas extraordinarias queden a cargo del propietario y que el inquilino pueda ofrecer dos tipos de garantías, una de las cuales puede ser bancaria. El punto clave que logró evitar la resistencia de las cámaras inmobiliarias es el cobro de honorarios por parte de los corredores inmobiliarios, que podrán cobrar comisiones tanto a los propietarios como a los inquilinos.Este proyecto viene de obtener un dictamen favorable en la Comisión de Legislación General y unificó tres iniciativas diferentes presentadas por los diputados Daniel Lipovetzky, Agustín Rossi y Felipe Solá. “Las expectativas por la sanción de la Ley de Alquileres son muy buenas. Mi temor es que no haya sesión por el acuerdo de los temas que entrarán, que se define el martes a última hora o el mismo miércoles; pero sí hay acuerdo, yo creo que sacamos la media sanción”, explicó Daniel Lipovetzky a Infobae. En los últimos años, ya se debatieron varias iniciativas para regular los contratos de alquileres, pero ninguna logró la aprobación final del Congreso.Daniel Lipovetzky, uno de los autores e impulsores del proyecto de Ley de Alquileres (Maximiliano Luna)La sesión del miércoles será la última de la cámara que presidirá el bonaerense Emilio Monzó, quien el jueves pasado realizó un balance de su gestión durante los cuatro años de la presidencia de Mauricio Macri y lamentó que no se haya podido superar la “grieta”. También será la despedida varios diputados, entre ellos, Daniel Lipovetzky y Eduardo Amadeo, de Cambiemos; Luis Borsoni y Alejandra Martínez, de la UCR; Marco Lavagna, economista de Consenso Federal; Diego Bossio, ex titular de la Anses; y Juan Cabandié, entre otros.Otro de los proyectos centrales incluidos en el temario es la llamada Ley de Góndolas, que busca regular la competencia de marcas en los supermercados para evitar conductas monopólicas y que es rechazada por el sector empresario. Entre sus puntos clave, la iniciativa establece que los productos de una misma marca no podrán acaparar todo el espacio de una góndola en un supermercado, pero la discusión entre Cambiemos y la oposición está en si se pone o no un tope por empresa.El dictamen de la mayoría establece que el límite que tendrán los supermercado será del 30% para poner productos de una misma marca dentro de la góndola o plataformas virtualesEl dictamen de la mayoría establece que el límite que tendrán los supermercado será del 30% para poner productos de una misma marca dentro de la góndola o plataformas virtuales, lo que podría ser acompañado por el oficialismo aunque con algunas objeciones. Es que el despacho promovido por Cambiemos no establece un porcentaje: solo propone que haya al menos tres proveedores diferentes.En tanto, en esta última sesión del período ordinario, el interbloque Cambiemos intentará incorporar en el debate el proyecto sobre “ficha limpia”, el cual establece la prohibición para que personas condenadas en segunda instancia por delitos de corrupción puedan ser candidatas a cargos electivos.Seguí leyendoAvanza la Ley de Alquileres y se debatirá el próximo 20 de noviembre en DiputadosLey de góndolas: avanza en Diputados y empresarios advierten que es “intervencionista” y ahuyenta la inversión

Leer más »

Un economista cercano a Martín Lousteau, entre los candidatos a la presidencia del Banco Ciudad

Martín Lousteau y Horacio Rodríguez LarretaEn las próximas semanas se definirá quien será el presidente del Banco Ciudad a partir del 10 de diciembre. Una de las opciones es la continuidad de Javier Ortíz Batalla, que ocupa el cargo desde 2016, pero también hay rumores sobre la posible llegada a ese puesto de un economista cercano al senador electo Martín Lousteau, aunque desde el Gobierno porteño aseguran que por el momento no hay nada confirmado.Las versiones señalan que, antes de sumarse al espacio del oficialismo porteño, el economista habría acordado con el jefe de Gobierno la posibilidad de obtener algunos puestos para el radicalismo dentro del nuevo gabinete o en algún organismo de la Ciudad. En este caso, en el banco público de la ciudad de Buenos Aires.“No tiene que ver con un recambio en la gestión, sino con un acuerdo preexistente de abrir algunos espacios del Gobierno al radicalismo”, explicó una fuente al tanto de las negociaciones. “Javier Ortíz Batalla es uno de los principales asesores en materia económica de Rodríguez Larreta, así que es muy probable que siga teniendo algún rol dentro del Gobierno porteño", indicó.El mandato del presidente del Banco Ciudad es por cuatro años y termina el 10 de diciembre. El nombre que más suena para el reemplazo es Guillermo Laje, un economista cercano y primo de Martín Lousteau. Además de haber pasado por el sector bancario, donde fue directivo del Banco Galicia, Banco Comafi y Argencard, Laje ocupó el cargo de representante especial para la Promoción Comercial en la embajada argentina en Washington cuando Lousteau era embajador en los Estados Unidos. También fue su jefe de campaña en 2015, cuando se postuló para Jefe de Gobierno porteño.Javier Ortíz Batalla, actual presidente del Banco Ciudad (javier Ortiz Batalla - Banco Ciudad/)Sin embargo, desde el Gobierno de la ciudad destacan que la gestión de Ortíz Batalla termina con varios logros: las ganancias se multiplicaron, se duplicaron los préstamos a pymes, hubo una importante renovación tecnológica y se abrieron sucursales en cinco provincias, entre los puntos más positivos.El directorio del Banco Ciudad se compone de seis miembros: cuatro directores por el oficialismo (entre ellos el presidente y el vicepresidente) y dos directores por la oposición. El vicepresidente actual de la entidad bancaria, Fernando Elías, permanecería en su cargo por cuatro años más.Uno de los miembros actuales del directorio es Gastón Rossi, que ingresó por la oposición y forma parte del equipo de Martín Lousteau. Fue su viceministro de Economía y además fueron socios en una consultora. El resto del directorio los completan las abogadas Alicia De Antonis y Claudia Neira y el ex broker Pablo María Videla.Seguí leyendoHoracio Rodríguez Larreta se reunió el sábado con el PapaRodríguez Larreta define el gabinete para su segundo mandato y hace equilibrio en la interna de Cambiemos

Leer más »

Los inversores quieren saber si Alberto Fernández dará un giro “pro mercado” ni bien asuma

El presidente electo Alberto Fernández (REUTERS/Mariana Greif) (MARIANA GREIF/)Hace tres semanas que ganó las elecciones, pero hasta fueron escasas las señales que dio Alberto Fernández sobre su futuro gobierno. Ni siquiera apuró la transición y sus equipos técnicos no mantuvieron reuniones con el actual equipo económico, quizás para evitar que se filtren posibles medidas o evitar definiciones sobre cargos claves. Las dudas le ganan por goleada a las certezas y el comportamiento de las principales variables financieras así lo reflejan.Aunque todavía sin confirmación, ya está bastante claro que las principales áreas de la economía serán manejadas por Matías Kulfas, Cecilia Todesca, Guillermo Nielsen y Miguel Pesce. Podría haber lugar para un “tapado” como Martín Redrado, de buen diálogo con Alberto Fernández pero con pésima historia tras su paso por el Central con la otra Fernández: Cristina. Estos nombres sugieren algo que el propio presidente electo dijo durante el primer debate presidencial: “Por momentos habrá que tomar medidas ortodoxas y en otras heterodoxas”.Kulfas y Todesca serían los encargados de diseñar las medidas más “imaginativas”, que promuevan la mejora del consumo y la defensa del mercado interno. Del otro lado Nielsen será el que deberá cargar de racionalidad las negociaciones con los acreedores y de qué manera encarar la negociación con el FMI, a partir de un viejo precepto: que se tense pero que no se rompa.Los primeros pasos del presidente electo no fueron precisamente tranquilizadores para los mercados, como lo refleja el riesgo país a más de 2.500 puntos básicos. Su primera visita oficial fue a México, lo que profundizó el alejamiento de su principal socio comercial, Brasil. Ocupó mucho tiempo criticando a la Justicia en América latina, acusándola de querer meter preso a los gobernantes progresistas. La caída de Evo Morales lo dejó descolocado, tras su encendida defensa de la elección en Bolivia, que luego la OEA declaró fraudulenta. También eligió jugar abiertamente en Uruguay por el candidato del Frente Amplio, pero en el balotaje de hoy podría volver a quedar en offside. Todos estos elementos dejarían a la Argentina más aislada de la región, tanto ideológica como comercialmente.Mastías Kulfas (Télam)Kulfas, Todesca, Nielsen y Pesce serían ideales para llevar adelante lo que Alberto Fernández adelantó en campaña: una política económica que mezclará “ortodoxia y heterodoxia”Sorpresivamente, Alberto Fernández también arremetió contra el gobierno de Estados Unidos, a quien acusó de llevar adelante prácticas “que recuerda a los peores momentos de la década de 1970”, cuando había respaldo norteamericano para las dictaduras latinoamericanas. Enseguida aclaro, sin embargo, que procura tener una “buena relación” con Trump. Quizás un buen ejemplo del manejo ortodoxo y heterodoxo que pretende llevar adelante en su gobierno. Claro que la política internacional no siempre se lleva bien con estas posturas “intermedias”.'Pero la realidad sobre lo que será el gobierno de Alberto Fernández comenzará a vislumbrarse el 10 de diciembre o apenas algunos días antes. Recién en ese momento se empezarán a dilucidar las incógnitas que hoy existen. Tiene temas muy urgentes y densos por resolver en materia económica. Podrían ser resumidos en estos tres: deuda, déficit fiscal e inflación.En materia de deuda, Nielsen ya explicó durante una conferencia en Miami que el próximo gobierno quiere buscar una salida “lo antes posible”. Pero que se quiera avanzar rápido no brinda demasiadas pistas sobre lo que se quiere hacer. Por lo pronto, la idea de un canje “a la uruguaya” ya parece haber quedado archivada. Ahora la mayoría de los bancos de inversión especula con una quita bastante agresiva.Los mercados quieren saber si el próximo Gobierno buscará cerrar el agujero fiscal o prefiere usar la “maquinita” para imprimir. Lo más probable es que en 2020 se dé una mezcla de ambas opcionesGuillermo Nielsen (Enrique Tubio)“Primero iba a ser el canje a la uruguaya. Después uno a la ucraniana. Y ahora parece que vamos al canje a lo Lavagna”, graficó a sus clientes el economista jefe de una entidad extranjera. De esta forma aludía a la quita récor que llevó adelante Néstor Kirchner en 2005, cuando Roberto Lavagna era su ministro de Economía y Nielsen su secretario de Finanzas. Aunque se empezó trabajando con la idea de evitar quitas de capital e intereses, hoy esta opción quedó descartada. Sobre todo luego de algunas expresiones que dejó Fernández en su gira de la semana anterior: “La Argentina no puede pagar la deuda, primero tiene que crecer”.En materia fiscal también se podría abrir una “Caja de Pandora”. Las últimas estimaciones, como la que divulgó el IARAF hace pocas horas, indican que el 2019 finalizaría con un déficit primario de casi un punto del PBI, lejos de la meta de “déficit cero” definida en el acuerdo con el FMI. No está claro si la próxima administración arrancará con el compromiso de ir a un programa fiscal equilibrado. Si no lo hace, deberá acudir a la emisión monetaria para tapar el bache de recaudación.El riesgo país a 2.500 puntos, acciones por el piso y un férreo control cambiario reflejan cuál es el temor de los mercados: que Alberto Fernández privilegie la relación con Cristina Kirchner antes que por avanzar con medidas que alienten la inversiónEntre las opciones que se manejan aparece como altamente probable un aumento de las retenciones, especialmente para el sector agropecuario. A $4 por dólar exportado, el impuesto ha quedado diluido por el aumento del dólar. Otro candidato para reforzar las arcas públicas es Bienes Personales. Un aumento de la alícuota, actualmente en 0,75%, no generaría mucha recaudación pero sí un fuerte impacto político. En un país con 35% de pobreza sería políticamente correcto salir a gravar a los “ricos”. Por supuesto el impacto sobre el ánimo de los inversores sería pésimo, pero ésa es otra historia.Por último, el combate a la inflación arrancará con el pacto económico y social al que convocará el futuro gobierno ni bien asuma. Es probable que se busque acordar una pauta salarial drásticamente menor a la inflación de este año, que se estima en 55%. Sería una suerte de “borrón y cuenta nueva” que buscaría atacar la inercia inflacionaria y arrancar de cero. Claro que fijar una pauta de aumento de 30 o 35% exigiría también un gran esfuerzo del Estado en la misma dirección.Recién cuando haya definiciones claras sobre estos temas se sabrá si el futuro presidente apunta a dar señales “pro mercado”. O, por el contrario, prefiere mantenerse cerca de la línea de pensamiento que propone el eje Cristina Kirchner-Axel Kicillof, con una fuerte carga ideológica, de espalda a los deseos de los mercados financieros y un regreso a un fuerte proteccionismo para “proteger” a la Argentina de la invasión de productos importados.SEGUÍ LEYENDO: Plan contra el hambre: 2 millones de personas recibirán la tarjeta de compra de alimentosPrecios por las nubes: cuáles fueron los alimentos que más subieron en el último año, según el IndecUna pregunta que intriga fuerte a los mercados: ¿qué hará el Banco Central después del 10 de diciembre?

Leer más »

La década perdida del Mercosur

(Flickr Cancillería Argentina)La economía argentina cumple 8 años sin crecer, plazo que cubre dos presidencias enteras. Ni el cepo del Cristina Fernández de Kirchner, ni el gradualismo de Mauricio Macri lograron sacar a la Argentina del estancamiento económico que llegó cuando se fue la soja de USD 600 la tonelada y desnudó la realidad: un gasto público imposible de financiar que ahoga al sector privado.Vale destacar que en ese mismo período, el mundo experimentó un crecimiento ininterrumpido, acumulando una expansión del PBI mundial del 31% desde 2011, donde desarrollados crecieron 16% y emergentes 44% en igual periodo.En estos 8 años, China e india crecieron más de 70%, mientras que en el otro extremo, el Mercosur se lleva los peores indicadores: estancamiento económico para Argentina y Brasil, y un colapso económico para el caso de Venezuela por apostar a ideas que sólo se encuentran entre los escombros del muro de Berlín.El mundo crece gracias a los nuevos negocios que se generan en Asia que sale galopando de la pobreza. Pero el Mercosur, que con facilidad podría sumarse y exportar alimentos a la flamante clase media de Asia, ni siquiera aumentó las exportaciones en igual periodo. Se asfixia en esta suerte de proteccionismo ampliado, mientras se envalentonan entre ellos al grito de ALCArajo.Duplicar el tamaño del Estado en la era K (o en la era PT en Brasil), pero sin tener la menor idea como financiarlo, es la base del estancamiento económico del Mercosur. Cuando culminó el boom de los precios de las materias primas bajó la soja, el mineral de cobre y el petroleo, pero no el gasto público.La era K terminó con un déficit fiscal de 7/8% del PBI, El PT en Brasil con un déficit de 10% del PBI, Venezuela con un rojo fiscal de 16% del PBI previo a la hiper y recientemente Evo en Bolivia se despide con un déficit fiscal de 8% del PBI.Duplicar el tamaño del Estado en la era K (o en la era PT en Brasil), pero sin tener la menor idea como financiarlo, es la base del estancamiento económico del MercosurDesdoblar el mercado de cambios, regular el comercio exterior, control de precios o tomar deuda, es la clásica Argentina para atacar los síntomas, intentar contener la inflación elevada y buscar crecimiento por donde no hay.El Estado no logra financiarse ni con una presión impositiva récord, y termina bien apelando al impuesto inflacionario que castiga a los más pobres, y/o bien apelando al default que castiga a los que ahorraron. Todos pierden.Los números fiscales de 2019, según el FMIEn octubre el FMI publicó el monitor fiscal, donde estima la salud de las finanzas públicas de los países miembros, entre ellos Argentina, y concluyó que el sector público consolidado de Argentina terminará el 2019 con un déficit fiscal de 4,0% del PBI (incluye intereses), desde casi 7% del PBI en 2015 (estimaciones privadas llegan a 8% del PBI).El ajuste fiscal fue de 2,7% del PBI entre 2015-2019, pero la contracción del gasto público fue de casi 4%, dado que también se bajaron impuestos en el período. Pero financiar el déficit fiscal con deuda terminó agotando el cupo de la tarjeta en sólo 2 años y los otros dos salió al rescate el FMI.Países europeos que comparten el Euro, tienen como límite un déficit fiscal de 3% del PBI. Los países nórdicos en particular, tienen como objetivo no tener déficit fiscal y ostentan superávit fiscal al igual que Alemania. Los países de la región que le ganaron a la inflación ni toman deuda externa como Chile o Colombia, tienen un déficit fiscal de 2% del PBI.En definitiva, la Argentina vive con eternos déficits fiscales, que financia con inflación o deuda, alternando de crisis en crisis. Argentina le ganará la batalla a la inflación y dejará de renegociar con acreedores, solo cuando equilibre sus cuentas públicas, única garantía de que no prenderá la maquinita ni saldrá a tomar deuda.La Argentina vive con eternos déficits fiscales, que financia con inflación o deuda, alternando de crisis en crisisPero la tradición populista de gastar lo que no hay, sumado a la viveza criolla de creer que se puede cubrir emitiendo, hasta ahora solo nos condenó a vivir 75 años con elevada inflación.El desafío del próximo gobierno es el mismo que enfrentó Cambiemos: domar el gasto público para poder domar la inflación y la deuda, tal como hace el resto del mundo, al menos el que crece.El autor es Economista Jefe de la consultora EconométricaSeguí leyendo:Los inversores quieren saber si Alberto Fernández dará un giro “pro mercado” ni bien asuma

Leer más »

Aumento de los combustibles: ¿cómo quedaron los precios de la Argentina en comparación con otros países?

En Argentina la caída de los precios del crudo no llega a los surtidores. (DyN)A pesar de los nueve incrementos que se aplicaron a los precios de las naftas y el gasoil, los valores locales se mantienen entre los más bajos de la región como consecuencia de la devaluación superior del peso y del “congelamiento” que se extendió a lo largo de 90 días y que finalizó en la última semana.En el mercado local, desde el jueves pasado, el litro de nafta súper se comercializa en alrededor de $50 (unos USD 0,79 centavos) y el litro de diesel a $47 (unos USD 0,74 centavos), tomando los precios de la ciudad de Buenos Aires. En la comparación con los países de América Latina y los Estados Unidos, esos precios están solo por encima de algunos países, como los Estados Unidos, Colombia, Bolivia, Ecuador y Venezuela, según un relevamiento de la plataforma Global Petrol Prices.¿Cómo se compone el precio de los combustibles? En su formación, se tiene en cuenta el valor de dólar, el precio internacional del barril de petróleo, los impuestos y el valor de los biocombustibles. “El componente más importante de los aumentos, cerca del 80%, es la cotización del dólar, más que cualquier otro”, resaltó Gabriel Bornoroni, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha).Según las petroleras, los últimos aumentos terminaron acortando el desfase que tenían los precios locales con respecto al internacional, pero aún con un retraso que según las petroleras ronda el 10% y para la Secretaría de Energía es algo menor al 6,5%. En el sector no creen que podrán alcanzar a cerrar esa brecha antes del 10 de diciembre, fecha de cambio de Gobierno. “Va a haber una actualización el 1° de diciembre, que es por la carga impositiva y quizás las petroleras hagan una actualización con algún porcentaje más", agregó Bornoroni.Los últimos aumentos terminaron acortando el desfase que tenían los precios locales con respecto al internacional, pero aún con un retraso que según las petroleras ronda el 10% y para la Secretaría de Energía es algo menor al 6,5 por cientoLos especialistas también consideran que el aumento de precios es necesario para sostener las inversiones de las compañías, que se redujeron como consecuencia de los 90 días de congelamiento. “Hay menos inversiones en el sector, por eso estos ajustes graduales en los precios de forma pausada van en la dirección correcta. Es un paso básico para que puedan reanudarse el flujo de inversiones. Ahora, el precio en la refinería es muy inferior al de otros países. Si bien los impuestos locales son elevados, se han ido reduciendo en su peso últimamente por lo tanto hacer una comparación de precios es muy complejo", dijo Daniel Gerold, director de la consultora especializada GyG Energy Consultants.La variación del precio del barril de petróleo guía los precios en los surtidores, al tipo de cambio de pesos por dólar“En la mayor parte de los países, los refinadores o quienes compran los combustibles lo hacen a través de los precios internacionales. Eso no sucede en la Argentina. Las otras excepciones son Ecuador y Venezuela, donde todo el petróleo está en manos de la empresa estatal”, agregó el especialista.El precio promedio de la nafta súper (95 octanos) en todo el mundo es de USD 1,10 por litro y el del diesel es de USD 1,02, según Global Petrol Prices.Como regla general, los países más desarrollados son los que tienen precios de combustibles más altos, mientras que los más pobres y los que producen y exportan petróleo tienen precios mucho más bajos.Los impuestos que se aplican a los combustibles en los Estados Unidos rondan entre el 8% y 10%. Y en la Argentina, en cambio, solo el IVA es el doble de eso (Daniel Gerold)Estados Unidos es la excepción, con precios minoristas por debajo del promedio e incluso similares a los de la Argentina. “Los impuestos que se aplican a los combustibles en los Estados Unidos rondan entre el 8% y 10%. Y en la Argentina, en cambio, solo el IVA es el doble de eso. Luego hay que sumarle todos los demás impuestos”, detalló Gerold.Seguí leyendo:Después del descongelamiento y el aumento de los combustibles, los 15 reclamos de los dueños de estaciones de servicio a Alberto FernándezEl dólar permaneció con escasas variantes, debajo de $63 en los bancos de la CityEl Banco Central planchó artificialmente el dólar y le deja un problema serio a Alberto Fernández

Leer más »

La empresa fabricante de chocolates Milka y galletitas Oreo presentó un procedimiento preventivo de crisis y sigue negociando suspensiones

La empresa multinacional cuenta con tres plantas productivas en la ArgentinaLa compañía alimenticia Mondelez —fabricante de los productos Milka, Oreo, Terrabusi, Mantecol, Express y Beldent, entre otros— negocia desde hace varias semanas con el Gobierno la suspensión por seis meses de 500 empleados de sus plantas de la localidad de Pacheco y Victoria. El pasado 12 de noviembre, la compañía presentó formalmente a la Secretaría de Empleo un pedido de Procedimiento Preventivo de Crisis de Empresa (PPCE) que será analizado por los funcionarios de la cartera laboral.En su presentación, la multinacional Mondelez detalla que como consecuencia de la crisis económica atraviesa una “caída no previsible en las ventas” que generó un “deterioro constante y creciente en la economía y las finanzas de la empresa”. También destacó que están trabajando por debajo de su punto de equilibrio.En su presentación, la multinacional Mondelez detalló que como consecuencia de la crisis económica atraviesa una caída no previsible en las ventas que generó un deterioro constante y creciente en su economía y finanzas La propuesta de la empresa es suspender a 350 trabajadores de la planta de Pacheco y 150 de la planta de Victoria. En ambos establecimiento productivos se desempeñan en total más de 2.300 empleados. Allí se producen, entre otros productos, los chocolates Milka y las golosinas Mantecol, Tita y Rhodesia; los alfajores Terrabusi; las galletitas Oreo, Pepitos, Lincoln, Manón, Express, Cerealitas y Mayco.En la presentación, advierten que el esquema de suspensiones propuesto es de “sobrevivencia” en espera de una reactivación que permita recomponer su situación económica y financiera, pero que no incluye despidos.En general, corresponde que las empresas tramiten un PPCE antes de la comunicación de despidos o suspensiones (por razones de fuerza mayor o económicas) cuando se afecte a más del 15% de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores; a más del 10% en empresas de entre 400 y 1.000 trabajadores; y a más del 5% en empresas de más de 1.000 trabajadores.La fábrica de la empresa en Pacheco, Tigre, donde se producen galletitas y chocolatesLuego de una audiencia entre todas las partes, el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), que encabeza Rodolfo Daer, y los representantes de las comisiones internas rechazaron el pedido de la empresa de suspender personal. Además, desde la Secretaría de Trabajo solicitaron a Mondelez la presentación de los balances contables correspondientes a los últimos. El tema pasó a un cuarto intermedio y la próxima audiencia será el viernes 22 de noviembre.“Tenemos expectativas de que la Secretaría intervenga para desactivar las suspensiones”, indicó a Infobae Jorge Penayo, representante de la comisión interna de la planta de Pacheco. Según describió, durante el jueves y viernes solo trabajaron cuatro líneas de producción, de las ocho que la fábrica tiene en total. Y que del depósito de la empresa solo salió un camión, cuando lo habitual en esta época es que el número sea de ocho a 12 camiones. “La caída de ventas y producción que vemos es real. Más teniendo en cuenta que estamos cerca de las fiestas y en el depósito hay pan dulces Terrabusi y Canale y stock de Mantecol”, agregó.En el mercado argentino, Mondelez sumó las marcas de empresas históricas como Terrabusi, Canale, Mayco y CapriComo grupo internacional, Mondelez concentra a las marcas de la empresa Kraft Foods creadora de productos globales como Suchard, Milka, Oreo, Royal, Philadelphia, Tang, Clight, Ritz, Club Social y Lacta. En el mercado argentino, Mondelez sumó las marcas de empresas históricas como Terrabusi, Canale, Mayco y Capri, con productos de larga data como Tita, Rhodesia, Express, Cerealitas, Melba, Duquesa, Manón, Bay Biscuit y las galletitas Variedad.La empresa también participa en el negocio de los jugos en polvo, que produce en la ciudad de Villa Mercedes, en San Luis, con las marcas Tang y Clight.En los últimos meses, varias de las grandes empresas del sector alimenticio atraviesan una situación delicada. Arcor, por ejemplo, discontinuó su producción en una fábrica de chocolates en San Luis, otra de la marca La Campagnola (conservas de duraznos, cóctel de frutas y vegetales) en Mendoza, y de conservas de tomate en Choele Choel, de Río Negro. Por su parte, Unilever cerró una de sus plantas en La Rioja, donde se producían salsas y aderezos, y despidió a 120 empleados.Seguí leyendoEmpresas alimenticias en crisis: Unilever cerró una planta de salsas en La Rioja y Arcor despidió a 42 empleados en San LuisEn promedio, siete empresas por día quebraron o entraron en concurso de acreedores durante 2019

Leer más »

Fernanda Vallejos: “Se recortaron los impuestos a los ricos y la inversión se desplomó“

"La recuperación de los ingresos reales no será tan inmediata como nos gustaría”A menos de 30 días del recambio presidencial, las autoridades electas el 27 de octubre no definieron ni cargos, ni mucho menos lineamientos de la política económico-social, solo que, como al comienzo del Gobierno de Cambiemos, se pone el acento en “reconstruir el tejido social para revertir los altísimos niveles de pobreza y descansar en el crecimiento de la economía, para poder ordenar la macroeconomía", según se extrae de las expresiones aisladas de sus principales referentes.Y también como en el caso de la administración saliente, los primeros pasos comenzaron por las relaciones internacionales, aunque con focos diametralmente opuestos.En el orden económico también se especula con que se producirá un giro de 180 grados respecto de la gestión anterior, aunque aquí también se reconocen notables limitaciones en los grados de libertad para no fracasar en el logro de los objetivos básicos de recomponer el poder de compra de los asalariados y jubilados, reactivar el entramado productivo y comercial y revertir las severas restricciones que imponen los concentrados vencimientos de la deuda pública.En una entrevista con Infobae la economista y Diputada Nacional por el Frente para la Victoria desde el 10 de diciembre de 2017 y hasta el 9 de diciembre de 2021 dio algunas precisiones muy generales sobre los objetivos del nuevo gobierno, aunque reconoce: “la recuperación de los ingresos reales no será tan inmediata como nos gustaría”, en su carácter de activa participación en los seminarios y encuentros de los equipos técnicos del Partido Justicialista.- Dada su función legislativa, ¿Cuál le parece que deberían ser las primeras acciones en el Congreso para poder comenzar a enderezar el rumbo que el Frente de Todos considera equivocado del Gobierno anterior? - Hay una política, una prioridad muy clara, que es en realidad lo que ordena toda la agenda, también la legislativa. Esto Alberto Fernández lo viene expresando con muchísima claridad y obviamente que es un paradigma que compartimos todas y todos y tiene que ver con la postergación de los sectores más humildes en estos años. Yo siempre me aferro de un dato que me parece muy impresionante que es el inforrme que produce la FAO, que dio cuenta de que en 2018 había 14 millones de argentinos que no podían garantizar su alimentación en cantidad y calidad. Uno puede presumir, sin temor a equivocarse, que después de la devaluación de agosto esos números son todavía más dramáticos hoy en la Argentina. Así que esa es nuestra prioridad número uno, erradicar el hambre.- ¿En ese número están incluidos los planes asistenciales? Porque, por ejemplo, en la encuesta del Indec de pobreza no se incluye el aporte de la Asignación Universal por Hijo, los $2.500 por hijo, a junio. Entonces, una cosa es el indicador de pobreza por ingreso y otra cosa la indigencia, que son los hogares que sin la AUH no llegan a poder comprar la canasta básica alimentaria... - No, la FAO lo que estudia es la inseguridad alimentaria y lo discrimina en dos aspectos: la grave y la moderada. Esencialmente de lo que estamos hablando es de personas que más allá de su condición de pobreza o de indigencia, no pueden garantizar que comen todos los días todas la dieta mínima necesaria para poder estar sano, para reproducir su cuerpo biológico.- En ese punto ¿Cuál sería la primera acción legislativa, la propuesta del Frente de Todos?- En ese marco está la política que Alberto ha denominado “Argentina contra el Hambre”. Aquí, en el marco de la agenda legislativa, tenemos una iniciativa que además ya ha tenido tratamiento en Comisión que es la Ley de Góndolas. Ese es un tema que está pendiente, seguramente se va a aprobar, que tiene dos virtudes: no solamente busca mejorar el acceso a los alimentos en materia de precios, sino que además es una política que favorece la participación de pequeños y medianos productores, de la economía popular. Es decir, de aquellos sectores que no tienen un acceso fácil a las grandes superficies comerciales. Usted sabe que las góndolas están mayormente coptadas por las grandes empresas, por las grandes marcas, y muchas veces directamente las Pymes no pueden entrar, y en otros casos cuando logran acceeder tienen espacios muy subordinados visualmente.La Ley de Góndola tiene dos virtudes: no solamente busca mejorar el acceso a los alimentos en materia de precios, sino que además es una política que favorece la participación de pequeños y medianos productores, de la economía popular. Es decir, de aquellos sectores que no tienen un acceso fácil a las grandes superficies comerciales- ¿Consideran que es un rubro tan relevante? Porque la Encuesta Permanente de Gasto de los Hogares del Indec, la ENGHo, la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares, lo que muestra es que la participación de los grandes supermercados en los lugares de compra de la población es de apenas 25%, el otro 75% se reparte en autoservicio; negocios especializados principalmente y consumo fuera del hogar. - Sí, por supuesto, por supuesto.- ¿Cree que el acceso a los alimentos está limitado por el punto de venta o por la carga impositiva que afecta al precio final a lo largo de toda la cadena, desde la producción hasta el comercio final?- No estoy diciendo que esta medida nos va a resolver mágicamente la situación dramática que tienen muchos habitantes en la Argentina. Es una medida en el marco de un paquete de políticas. Antes de eso no se olvide que aprobamos la Ley de Emergencia Alimentaria no hace mucho tiempo atrás. Lamentablemente el Poder Ejecutivo no viene cumpliendo con lo que esperábamos que sucediese a partir de la aprobación de la ley, porque realmente no hubo disposición de partidas que hagan efectiva la necesidad de atender esa necesidad. Pero está aprobado y no tengo ninguna duda de que a partir del 10 de diciembre se va a hacer efectiva."El Poder Ejecutivo no viene cumpliendo con lo que esperábamos que sucediese a partir de la aprobación de la Ley de Emergencia Alimentaria, porque realmente no hubo disposición de partidas que hagan efectiva la necesidad de atender esa necesidad"- ¿El problema viene por el punto final del eslabón de la cadena o habría que empezar por el inicial, por la producción y los factores que la limitan?- Lo que tenemos es un problema importante de déficit de demanda en la Argentina. Con un consumo muy deprimido como consecuencia de todo el conjunto de políticas que se han venido desplegando desde el inicio de este Gobierno. Y eso es algo que es lo primero que hay que atender en términos macroeconómicos: recuperar el ingreso de los argentinos es la condición necesaria para que la demanda recupere volumen y para que, por ende, la actividad económica pueda volver a desplegarse. Fíjese que estamos con un nivel de capacidad ociosa en la industria que está superando el 40%; más de 10% de desocupación, es decir, fierros y mano de obra absolutamente desaprovechados.- Mencionó el uso de partidas presupuestarias. Un tema también crucial va a ser la discusión del Presupuesto 2020. Más allá de que las pautas macroeconómicas quedaron totalmente desactualizadas, ¿Qué están pensando modificar en términos de prioridades, sobre todo porque no estaban contempladas las medidas de emergencia fiscal que dispuso el Gobierno luego del resultado de las PASO, como, por ejemplo, la eliminación del IVA a los productos esenciales? ¿Van a volver a reinstalar el IVA al 21 por ciento?- Usted sabe que el tema del Presupuesto es un tema bien complejo, y es un instrumento muy importante de la política, porque nosotros siempre entendimos que es en definitiva una hoja de ruta de la política económica, por lo menos para el ejercicio anual. Con lo cual lo que nosotros tenemos obviamente son los lineamientos generales de una propuesta que ha quedado largamente desfasada por la realidad.Dicho eso, creo que el rol de la política económica, de una buena política económica, es administrar para generar riquezas en la economía, no para resecionarla. Entonces, lo primero que debe contener la Ley de Presupuesto es que exprese una política que permita recuperar el crecimiento, y ergo, también la recaudación del Estado, que, como bien sabemos, es procíclica y lo hemos visto viendo también en este tiempo con la caída de la recaudación como consecuencia del derrumbe de la actividad económica. Y vuelvo a lo que le decía antes, la recuperación del ingreso para recuperar la demanda y por ende las condiciones para producir más.Creo que el rol de la política económica, de una buena política económica, es administrar para generar riquezas en la economía, no para resecionarla- Para darle al lector precisión ¿Cuál sería ese instrumento, por dónde empezaría?- Sin dudas habrá un capítulo que tiene que ver con lo tributario, porque en estos 4 años, además de haber sido dolorosísimos y muy dramáticos en el escenario que nos dejan, no solamente en lo social sino también en lo económico y en lo financiero, fueron un gran laboratorio para la política económica, porque han, de alguna manera, coadyuvado a derribar algunos mitos que son muy comunes en el pensamiento convencional.- ¿Por ejemplo?- Esta idea de que si se aumentan los impuestos, por ejemplo, la inversión va a caer. O de que si se aumentan las retenciones las exportaciones van a caer. Y la verdad es que la evidencia empírica de estos años nos dejan frente a una robustez de poder saber que esos mitos efectivamente no son reales. No se verifican por lo menos en la economía argentina.- Los datos muestran que, justamente, el exceso de presión tributaria hizo que desapareciera prácticamente la inversión y también el ahorro. Y las exportaciones cayeron más por las inundaciones primero, y la sequía después, superado ese efecto crecieron notablemente…- No, yo creo que el esquema tributario que se ha configurado es malo.- Pero lo votó el Congreso, el Poder Ejecutivo se ocupa de cumplir con la política tributaria. Es una responsabilidad legislativa la estructura impositiva, y el Gobierno estuvo en minoría…- Es un diseño del Ejecutivo que el Legislativo ha convalidado.- Claro, pero algunos proyectos, como el Impuesto a la Renta Financiera, lo impuso la oposición. Es cierto que el Gobierno la podría haber vetado…- No con nuestros votos. Nosotros no aprobamos ninguna de las reformas tributarias ni tampoco el Presupuesto."Nosotros no aprobamos ninguna de las reformas tributarias ni tampoco el Presupuesto"- ¿Cómo no aprobaron los Presupuestos?- No, nosotros no. Lo aprobó el Cuerpo digamos, con una mayoría de la que nosotros no formamos parte. Nosotros votamos en contra. Pero bueno, independientemente de eso lo que se ve que pasó en estos años es que si uno podía pensar que antes de que asuma Mauricio Macri ya nuestro sistema tributario necesitaba una reforma, siempre en sentido progresivo. En estos 4 años lo que sucedió fue todo lo contrario, hubo una reforma pero en sentido regresivo, el peso de los impuestos al consumo creció muchísimo sobre el total de la recaudación y perdieron peso justamente los más progresivos, los impuestos directos que pesan sobre quienes tienen en definitiva mayor capacidad contributiva. El caso de Bienes Personales es un ejemplo claro. Se recortaron los impuestos a los ricos en estos años y la inversión se desplomó.O sea, con menos impuestos hubo menos inversión, al contrario de lo que el paradigma convencional suele decir. Lo mismo se podría decir con las importaciones. En la etapa de crecimiento acelerado por ejemplo durante la etapa del kirchnerismo, entre 2003 y 2011, tuvimos con otra estructura recaudatoria, con Impuestos a los Bienes Personales más altos, la inversión que volaba. Mientras que entre 2015 y ahora la tasa de inversión pasó del 20% al 16% del PBI, cayó 13 por ciento.En estos 4 años lo que sucedió fue todo lo contrario, hubo una reforma pero en sentido regresivo, el peso de los impuestos al consumo creció muchísimo sobre el total de la recaudación y perdieron peso justamente los más progresivos, los impuestos directos que pesan sobre quienes tienen en definitiva mayor capacidad contributiva- ¿Usted cree que la inversión viene motorizada por las personas de altos ingresos, o la impulsan las empresas?- No, por eso, yo le estoy diciendo lo que dice el pensamiento convencional, no lo que yo pienso. Creo, que se han destruido las condiciones para que las empresas inviertan. - ¿Cuáles serían los instrumentos legislativos para revertir ese escenario?- No creo que la cuestión tributaria sea una determinante de la inversión. Si cobro impuestos por el total de las ventas a una empresa naturalmente no va a invertir, probablemente se va a ir. Pero la realidad es que la inversión es una demanda inducida, derivada como parte de la demanda agregada (Nota del Editor: consumo público y privado, más las exportaciones menos las importaciones). Por eso digo, se destruyeron las condiciones para invertir. Y esto no solamente lo dice la teoría económica, lo corroboran los empresarios que nos dicen que se les derrumbó el mercado. Es decir, no tienen demanda. Obviamente, como se derrumbaron los ingresos de los argentinos, se desplomó el consumo en la Argentina, quién le va a comprar a esas empresas. Nadie. Tenemos casos paradigmáticos de grandes empresas que no hubierámos imaginado, muy vinculada al consumo interno, que les ha ido muy mal en estos años.Lo decía antes, más de 40% de capacidad instalada ociosa. Con lo cual uno también tiene que pensar que la inversión no va a explotar mágicamente. Y lo primero que va a tener que suceder es que se vuelva a ocupar esa capacidad que hoy está vacante. Y una vez que la demanda adquiera cierta dinámica y se reduzca el ocio de los establecimientos ahí va a aparecer la necesidad de una demanda de inversión por parte de las empresas.- ¿Cómo piensa que se va a poder recrear la demanda interna si al mismo tiempo esas empresas están aumentando los precios y suben los combustibles, suben los alimentos, a pesar de un tipo de cambio estable para el comercio exterior, a pesar de que las tasas de interés están bajando, en niveles muy altos? ¿Ve una actitud defensiva, o destructiva de las empresas?- Me parece que las empresas están haciendo lo que pueden.- ¿O le están temiendo a que viene un control de precios y están tomando medidas preventivas? - No, al contrario, yo veo una gran expectativa. Digo, están esperando por favor que cambie esta política económica y recuperar en primera instancia el mercado interno. Obviamente, usted tiene razón que tenemos una inflación galopante en la Argentina, en menos de 4 años se ha más que duplicado la tasa inflación. Y ahí también veo un fenómeno interesante para analizar, porque si uno piensa que la inflación tiene dos momentos, uno determinado por los impulsos primarios y ahí hay una responsabilidad directa de la política económica, como fueron la devaluación y los tarifazos. Y ni hablar de la deuda. Entonces ahí tiene los dos impulsos primarios. Y después está el problema de la propagación, donde juega la puja distributiva por los reacomodamientos de los precios relativos. Ahora, claro, recuperar la demanda, es decir los ingresos reales de la población no implica solamente mejorar la nominalidad, implica también, claramente y necesariamente, trabajar sobre los precios."Veo una gran expectativa. Digo, están esperando por favor que cambie esta política económica y recuperar en primera instancia el mercado interno"- ¿Cómo vislumbra las primeras medidas para recuperar el ingreso de las familias y para desacelerar el ritmo de aumento de los precios? - Son las dos cosas: mejorar los ingresos obviamente, de los jubilados, es una decisión de política económica; de quienes perciben asignaciones, de los trabajadores, que habrá que tratar en el marco de un acuerdo con los empresarios, por supuesto. Y sobre los precios. Como las tarifas son uno de los impulsos primarios, el presidente electo ha sido muy claro, desde el momento cero hay que desdolarizar las tarifas y que hay que avanzar, como además lo dijo la propia Justicia argentina, ir a un esquema razonable, no solo para el consumidor, para la familia, para el usuario residencial, que está obviamente ahorcado por esta situación; pero también para las empresas, porque se les multiplicó por mil el costo de la energía.Desde el momento cero hay que desdolarizar las tarifas y que hay que avanzar, como además lo dijo la propia Justicia argentina, ir a un esquema razonable, no solo para el consumidor, para la familia, para el usuario residencial, que está obviamente ahorcado por esta situación; pero también para las empresas- ¿Ese proceso va a ser inmediato o gradual como objetivos de largo plazo? ¿Y cómo se va a financiar, con más déficit fiscal, emisión, porque no se ve mucho espacio para tomar más deuda? - Las dos cosas. Creo que va a ser una política inmediata de mejora de los ingresos, seguramente no de una recuperación de la magnitud que a todos nos gustaría en lo inmediato, porque el sector privado tiene sus limitaciones. Eso se va a terminar definiendo en el marco de un acuerdo económico y social, que también va a pasar por aquí, por la Cámara baja, que va a armonizar necesariamente las necesidades de todos los actores económicos y sociales. Y por supuesto, eso es un punto de partida y es un rumbo de la política que tendrá que ir recuperando progresivamente un sendero de crecimiento real de los ingresos en la Argentina que motorice en definitiva el crecimiento económico y la generación de riqueza.Usted me pregunta cómo se va a financiar. Bueno, para empezar con crecimiento. Estas son medidas urgentes y no solo responden a un imperativo moral, como primer orden, porque es inadmisible que haya hambre en la Argentina, responden a una necesidad social porque es de plena justicia que los que hoy no comen o que los viejos que no pueden comprar sus remedios puedan hacerlo o que los pibes puedan ir a la escuela con la panza llena, etcétera. Pero también responde a una lógica económica, a un principio de racionalidad vinculada a todo lo que decíamos antes.Entonces si mejoran los ingresos, y se recupera el consumo, se generan las condiciones para producir, para ocupar la capacidad ociosa, para invertir en la Argentina, va a haber crecimiento económico y eso va a volver al Estado en la forma de mayor recaudación, con un esquema más progresivo. Porque es justo y también porque tiene que ser mucho más efectivo, en función de lo que son los otros objetivos de política económica que son más crecimiento, más desarrollo y más generación de empleos.- ¿Usted cree que lo que el gobierno de Cambiemos no logró solucionar esos problemas con el crecimiento, el Frente de Todos lo va a lograr?- Cambiemos no solo no lo logró, sino que empeoró todo. Creo que el crecimiento va a permitir ocupar la capacidad ociosa, no cabe ninguna duda. Es una realidad fáctica. "Creo que el crecimiento va a permitir ocupar la capacidad ociosa, no cabe ninguna duda. Es una realidad fáctica"- ¿Cuáles serán los incentivos para lograr un rápido ciclo de crecimiento?- Es una dinámica. Mejorarle el ingreso a la gente va a permitir crecer. Fíjese que a veces una pequeña falla del razonamiento, que es tal vez lo que le sucedió a este Gobierno: recortó los ingresos y no hubo crecimiento, hubo recesión en la economía. Mejorarles los ingresos a los argentinos es una condición para que haya crecimiento en la economía, y esa es una condición para que se genere empleo; y aumente todavía más la masa de ingresos. Es el famoso círculo virtuoso.- ¿Cómo se imagina que esa recuperación del ingreso va a tener la identidad suficiente para no desequilibrar las variables fiscales y externas, dado que la economía depende mucho de divisas para producir, y el Estado destina casi dos tercios del Presupuesto al gasto social y salarios de la gestión? - Fíjese lo que pasa, porque estamos plagados de paradojas. Cuando Alberto Fernández dijo vamos a devolverles a los jubilados los medicamentos gratuitos enseguida hubieron voces que salieron a calcular cuánto le costaba al Estado; lo mismo cuando se analizó darles un bono de fin de año a los jubilados y a los perceptores de asignaciones familiares y universales. Bueno, todo eso cuesta 0,15% del PBI. Hoy se destinan, habría que ver los últimos datos que no están publicados, 4% del PBI al pago de intereses de la deuda pública. A veces uno tiene la impresión de que hay dos problemas en el pensamiento económico convencional, uno es cierta pereza intelectual, en el sentido que se han aprendido algunos lineamientos generales de economía y después nunca más se siguió indagando, perfeccionando y tratando de entender cómo funciona en realidad la economía argentina. Porque esos lineamientos, que se derivan de modelos que fueron pensados para economías centrales y no periféricas como las nuestras, finalmente no funcionan. Y este Gobierno es una demostración muy clara de que eso no funciona.Y después, más preocupante todavía, es cierta jerarquización de prioridades de la política que es tal vez lo más grave, porque es una jerarquización que habla de cierto desprecio por sectores que son mayoritarios en la Argentina. Porque si la política económica no permite el pleno desarrollo de los ciudadanos que habitan el suelo de esta Patria, el problema no son los ciudadanos, es la política económica.Más preocupante todavía, es cierta jerarquización de prioridades de la política que es tal vez lo más grave, porque es una jerarquización que habla de cierto desprecio por sectores que son mayoritarios en la ArgentinaY digo, cómo puede ser que no les llamó la atención cuando este Gobierno tomaba deuda y aumentaba el gasto en intereses de una manera escandalosa. Los recursos presupuestarios que se destinaban al pago de intereses era menos del 8% en 2015, hoy es más del 21%. Eso es inadmisible. - En 2015 se arrastraba el default parcial de la deuda, y sólo se pagaban los intereses a quienes venían a cobrar a la Argentina, por el riesgo de confiscación…- No, en default está ahora que se dejaron de pagar títulos públicos de corto plazo. Eso es inadmisible. Es inadmisible primero moralmente y además es sumamente ineficiente en términos económicos, porque ese gasto en pagar intereses de la deuda, una deuda ociosa que no sirvió para nada, que no tuvo ningún beneficiario de inventario para los argentinos más que financiar la fuga de capitales de un porcentaje muy pequeño, un 4% de la población adulta de la Argentina.- ¿Cree que va a comenzar a repuntar la inversión a partir de un Acuerdo Social de Precios y Salarios? - Estoy segura que sí. Ya hay proyectos comprometidos. Además, a nadie se le escapa que la Argentina tiene un enorme potencial. Bueno, ese enorme potencial está esperando que haya políticas adecuadas para que pueda desplegarse. En estos días se ha hablado muchísimo de Vaca Muerta, pero la Argentina también tiene potencial en litio, en materia de minería en general. Y además tenemos mucho potencial industrial, muchas capacidades técnicas, una larga tradición que nos diferencia dentro de nuestra propia región. Y también un enorme potencial humano. Tenemos un sistema científico tecnológico, a pesar del desfinanciamiento y todo lo que ha sufrido en estos años, que sigue siendo robusto, que sigue siendo denso. Un sistema universitario del que tenemos que sentirnos orgullosos, que también es un modelo en América Latina y muchas veces en el mundo. Bueno, todo eso hay que tomarlo no como partes aisladas de un rompecabezas sino como parte de lo que son, de nuestra identidad nacional y económica y ponerlo a jugar y ponerlo en valor. ¿Cómo? Con un Estado que conduza férreamente una política encarada hacia el desarrollo. Fotos: Maximiliano LunaSeguí leyendo:Ofelia Fernández, íntima: la relación entre Casi Ángeles y CFK, su particular viaje de egresados y cómo manejará las redes sociales cuando sea legisladoraEmiliano Yacobitti: “Mauricio Macri no es el dueño de Juntos por el Cambio"

Leer más »