Último momento

Economía

ARBA suspendió los embargos a las pymes hasta junio y se analiza aplazar el pago de impuestos bonaerenses

La medida fue publicada en el Boletín Oficial y no permite a Arba trabar embargoEl gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que ARBA, la agencia de recaudación provincial, no trabará embargos a las pymes con deudas impositivas hasta junio, en medio de la paralización general de la economía por la pandemia del coronavirus.La medida, que iba a ser anunciada el próximo 1 de abril, fue publicada hoy en el Boletín Oficial de la provincia. Con "el fin de aliviar la situación económica de los contribuyentes”, la administración provincial dispuso que estima necesario extender en forma excepcional el plazo durante el cual la Agencia de Recaudación no solicitará “las medidas cautelares dispuestas en el artículo 14 del Código Fiscal en juicios de apremio”.De este modo, la administración bonaerense decidió que desde el 1 de abril hasta el 31 de mayo no se trabarán embargos a las cuentas ni propiedades ni se llevarán adelante medidas cautelares en aquellos casos que estén en instancia judicial.La medida iba a ser anunciada por Kicillof ((Gustavo Gavotti)/)“Forma parte de varias medidas que se están analizando”, explicó a Infobae una fuente de la administración bonaerense.El artículo 14 del Código Fiscal bonaerense establece que las agencias están facultadas para “trabar por las sumas reclamadas las medidas precautorias indicadas en el juicio de apremios”. Es decir, una agencia está facultada para trabar un embargo de las cuentas bancarias, fondos y valores depositados en una entidad financiera, bienes de cualquier tipo y adoptar medidas cautelares de cualquier naturaleza tendientes a garantizar el recupero de la deuda.La medida busca aliviar a las Pymes provinciales y viene de la mano de otra lanzada por el Banco Provincia. La entidad financiera lanzó una línea de crédito exclusiva para el pago de sueldos de las pequeñas y medianas empresas y las empresas de salud con una tasa negativa de 24 por ciento a 90 días y es para cubrir toda la nómina de sueldos.arba puede trabar embargo sobre cuentas y propiedadesAunque la suerte de Kicillof, como en algún punto también la de Horacio Rodríguez Larreta, está atada a las decisiones que tome la Casa Rosada, en el equipo del gobernador del Frente de Todos siguen analizando varias medidas. “Algunas variables se están analizando, pero todavía no están lo suficientemente lista para ser lanzadas en este momento”, explicaron. Frente a la consulta, las fuentes no descartaron que se podría anunciar en los próximos días “un diferimiento de los pagos en los impuestos o la ampliación de los planes de pagos”.Otro punto que está en estudio es prorrogar la moratoria bonaerense, que se lanzó hace un mes atrás y que va en línea con el freno a los embargos que se estableció hoy con la publicación en el Boletín Oficial, pero que tendrá validez a partir del miércoles.A partir del pasado 2 de marzo unas 600.000 pymes bonaerenses, que adeudan cerca de $26.000 millones, podían acceder al nuevo plan de pagos de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (Arba), para regularizar deudas de los impuestos Inmobiliario (Básico y Complementario), Automotores, Ingresos Brutos y Sellos.Se podría prorrogar la moratoria lanzada el 2 de marzoSegún se estableció, el programa de regularización bonaerense contempla la quita total de intereses, multas y punitorios; abarca deudas vencidas al 31 de diciembre de 2019, tanto en estado judicial como prejudicial, planes de pago caducos y vigentes.La moratoria está abierta haste el última día de la suspensión de los embargos, el 31 de mayo, pero en la administración bonaerense ya analizan la posibilidad de extenderla para que las pymes que hoy tienen su actividad paralizada. “Tenemos que analizarlo, dependerá de cómo siga el aislamiento a partir de mediados de abril, son temas que se van viendo todos los días”.Seguí leyendo:Alberto Fernández, contra Paolo Rocca: “Hermano, esta vez colaborá"Pymes y comercios: cómo acceder a los préstamos al 24% anual que impulsa el Gobierno

Leer más »

Analizan reabrir los bancos este viernes para el pago de jubilaciones y AUH

Un jubilado en la ventanilla de un bancoEl Gobierno define en estas horas la reapertura de los bancos con el objetivo de facilitar el cobro de jubilaciones y AUH, que empiezan a pagarse este viernes. La posibilidad de abrir las sucursales al público, cerradas desde el decreto de aislamiento social preventivo y obligatorio, surge ante la aglomeración de beneficiarios de la Anses que podría producirse en cajeros automáticos y debido a que buena parte de los que reciben pagos del ente previsional no cuentan con tarjetas de débito para hacer extracciones. La fecha todavía no está fijada, aunque se analiza que sea el propio viernes.Como parte de las medidas para limitar la aglomeración de clientes en las sucursales bancarias, el Gabinete económico del Gobierno, la Asociación Bancaria y las cámaras de bancos trabajan en estas horas para reabrir sucursales con el fin de concretar los pagos de Anses de abril. El problema, en el que se involucró el propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, es que buena parte de los beneficiarios se manejan en efectivo y retiran todo su ingreso de una sola vez. Mantener cerradas las sucursales, entonces, supondría juntar demasiada gente en los cajeros automáticos en los días de pago.Además, temen en el Gobierno, las personas que no tienen o no usan tarjeta de débito no van a tener forma de acceder a sus ingresos si el sistema bancario sigue operando en forma remota.El operativo al que aspiran el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, los bancos públicos y el sindicato del sector implicaría fijar turnos específicos para reducir al mínimo la cantidad de personas que se acercan a cobrar al mismo tiempo.Sergio Palazzo, titular de la Asociación Bancaria, dijo que habló con el presidente Alberto Fernández la posibilidad de reabrir sucursales para el pago a jubiladosEn diálogo con Radio Mitre, el titular de la Asociación Bancaria Sergio Palazzo dijo que se comunicó con el Presidente de la Nación y el titular del Banco Central para consensuar un esquema de pago, que se definiría en una reunión esta tarde. Dijo, además, que el sindicato prestará su colaboración. También que hasta el momento ninguna entidad financiera les pidió volver a atender en sucursales.“Está claro que hay un inconveniente por la aglomeración de gente en los cajeros automáticos y más aún con los cronogramas que vienen de pago de jubilados, que se empieza este viernes con la AUH", dijo Palazzo.“Nos han planteado la necesidad de apertura para el pago de jubilados en el cronograma de pagos que se viene. Hablé con el Presidente de la Nación y hablé con el Presidente del Banco Central. Nos vamos a juntar en la tarde como para buscarle la solución y encontrarle la satisfacción en el sentido de que si hay que abrir para pagar a los jubilados que no tienen la tarjeta de débito seguramente esa actividad se va a llevar a cabo”, agregó.“Vamos a tratar de desactivar la situación, pero lo que sí pedimos que el que no tiene tarjeta de débito que vaya, pero el que tiene un pariente que le pueda sacar la plata que vaya, porque precisamente es la población de riesgo la que va a estar saliendo a la calle”, concluyó.Fuentes de la Anses dijeron a Infobae que la fecha de reapertura de los bancos todavía no está definida, pero que el viernes sería en principio el día asignado para el regreso de la atención al público en sucursales.Desde la banca pública, mientras tanto, dijeron a este medio que la reapertura de sucursales para el pago de jubilaciones es prácticamente un hecho, pero que esperan a una comunicación oficial para evitar confusiones entre los beneficiarios.Según pudo saber Infobae, entre las alternativas que se barajan está la de un horario bancario extendido con turnos que permita distribuir en un período más amplio a los beneficiarios y mantener en el mínimo posible la cantidad de personas que habrá al mismo tiempo en cada sucursal.Seguí leyendo:El equipo económico se reúne en Olivos y analiza medidas para evitar desbordes y posibles contagios en cajeros automáticosDólar hoy: sigue la suba gradual y marca un nuevo máximo en bancos, a 86,49 pesos

Leer más »

Mercados: los índices operan en alza, pero el petróleo cede a nuevos mínimos desde 2002

Las bolsas suben, más allá de un nuevo desplome para el precio del crudo. (Reuters) (Lucas Jackson/)Los índices bursátiles globales operan este lunes con mejoras acotadas, después de varios días de amplia volatilidad, cuando la tendencia bajista se hizo inevitable para todos los mercados.Un dato inquietante es el de la nueva caída de los precios del petróleo crudo, esta vez afectados por la reducción de la demanda de energía, dada la decisión de establecer cuarentena en varios países por el avance del coronavirus.El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) se desplomaba 8% hasta los USD 19,80 para los contratos con entrega en mayo, arrastrado por las graves caídas de la demanda de combustible a raíz de la crisis del COVID-19.Los precios del petróleo norteamericano acusaban el efecto de la reducción drástica de los desplazamientos por las medidas obligatorias de confinamiento y de distanciamiento social que se están llevando a cabo en buena parte del mundo.También sigue como directriz de este mercado la abierta guerra de precios entre Arabia Saudí y Rusia, productores de peso en el cartel exportador de la OPEP.La demanda global de crudo es tan baja ni siquiera podrían paliarse con un nuevo acuerdo en el seno de la OPEPEn lo que va de año, el precio del petróleo en sus principales referencias, el WTI y el Brent del Mar del Norte, descendieron más de un 60%, a niveles de 2002.El petróleo está ya en una franja de precios tan baja que ni siquiera resulta rentable para que muchas empresas permanezcan activas, por lo que es probable que los productores con los mayores costos cierren su producción, especialmente después de llegar al tope de sus capacidades de almacenamiento.“El petróleo WTI caía a su nivel más bajo desde noviembre de 2002 mientras los bloqueos afectan la demanda global, el oro operaba en baja, aunque los temores por el menor crecimiento económico ante el avance del virus estimulan la demanda de activos de seguridad y la soja mostraba subas, debido a que se redujo la estimación de la cosecha en los principales países productores”, puntualizó Research for Traders en un reporte.Luego de algunas tensiones entre los representantes de los partidos Republicano y Demócrata, la Cámara Baja de Estados Unidos aprobó el histórico paquete de estímulo por USD 2 billones, rubricado por el presidente norteamericano Donald Trump.“Ahora la expectativa está puesta en los tiempos en los que la asistencia llegará a hogares y empresas ante el debilitamiento de la economía por el brote de Coronavirus que no cesa en ese país”, indicaron los analistas del Grupo SBS.Los rendimientos de los bonos del Tesoro de los EEUU también mostraban bajas, luego que Donald Trump extendió las pautas de distanciamiento social en todo el país hasta el 30 de abril. El retorno a 10 años se ubicaba en 0,65% anual.En ese sentido, el Riesgo País de JP Morgan exhibía una baja de 90 unidades para la Argentina, a 4.095 puntos básicos.El índice líder S&P Merval de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires gana un tenue 0,5% a 24.174 unidades, luego de caer el viernes un fuerte 5,6 por ciento.“El mercado va a continuar inestable por mucho tiempo. No hay razones locales o externas que calmen el malestar”, dijo a Reuters un operador, y añadió que “el golpe del coronavirus a nuestro mercado es tremendo por la situación económica”.Desde Portfolio Personal Inversiones subrayaron que con la extensión de la cuarentena en nuestro país “las consultoras recalcularon la caída del PBI prevista entre 1,5% y 2% a entre 4% y 5% para el año”, mientras que el gobierno de Alberto Fernández negocia con el Fondo Monetario Internacional un desembolso por unos 2.500 a 3.000 millones de dólares, a través de facilidades financieras por fuera de los programas tradicionales.SEGUÍ LEYENDO:Coronavirus: los 5 shocks que impactan en un menor ingreso de dólaresSemana financiera: la recuperación se cortó con una drástica toma de gananciasLas bolsas comienzan a operar con números dispares en el arranque de la semana

Leer más »

Bono de Anses: se confirmó la fecha de cobro del beneficio extra de $10.000

El titular de la Anses, Alejandro Vanoli, confirmó que los beneficiaciarios de la Asignación Universal por Hijo y por Embarazo serán los primeros en cobrar el plus de $10.000 denominado Ingreso Familiar de Emergencia.Mientras aún queda hoy y mañana para que se termine la preinscripción según el número con el que termina el DNI y cuando ya lo hicieron en los primeros dos días algo más de cinco millones de personas, Vanoli adelantó que el próximo viernes cobrarán los $10.000 aquellas personas que sean beneficiarias de la Asignación Universal por Hijo y de la Asignación Universal por Embarazo.Para el resto de las personas que puedan acceder al Ingreso Familiar de Emergencia se mantiene la fecha de 15 de abril como la establecida para cobrar.Según pudo saber Infobae, se estudian alternativas para atención bancaria que podrían comunicarse en las próximas horas.Filas en los cajeros para poder cobrar (Lihue Althabe/)Quiénes cobrarán el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Trabajadores en la informalidad, no registrados, que no tengan otro ingreso más que la percepción de la Asignación Universal por Hijo (AUH). La Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) estima que en la Argentina la proporción de asalariados en negro es del 34% de los trabajadores en relación de dependencia; unos 2,2 millones de personas que no tienen aportes al sistema de jubilaciones y pensiones.2. Monotributista único, que no tenga otro ingreso declarado, como asalariado en blanco, pensionado, jubilado o trabajador autónomo, ni trabajador registrado de casas particulares, inscriptos en AFIP en categorías “A”, hasta $208.339,25 y “B" $313.108,87, de ingreso acumulado en los pasados 12 meses, un promedio mensual de $17.361,60 en el primer caso; y $26.092,40 en el segundo.La AFIP tiene registrados unos 3,2 millones de trabajadores en esa condición, pero el Ministerio de Trabajo identificó que se reduce a casi 1,6 millones la cantidad de los que no dependen de otro ingreso.Los monotributista sociales sí podrán acceder al beneficio3. Monotributista Social; el último dato del Ministerio de Trabajo es de 366.000 trabajadores en esa condición.4. Perceptoras de Asignación Universal por Embarazo. Existen 159.000, según las previsiones del Presupuesto 2020.5. Beneficiarios como único recurso monetario del Plan Progresar, actualmente unos 530.000 estudiantes que perciben menos de $6.000 por mes.Los excluidos del IFE1. Monotributistas registrados en las categorías “C” o superior. Son unos 1,6 millones de trabajadores.2. Autónomos registrados en la AFIP. Son unos 400.000 aproximadamente.3. Jubilados.Los jubilados y pensionados están excluidos del IFE (fede.mellado/)4. Pensionados.5. Trabajadores informales mayores de 65 años, pese a que muchos con edad superior a ese tope aún se desempeñan en un trabajo precario, porque no obtienen otro ingreso.6. Si percibe el o la solicitante o algún miembro de su grupo familiar, si lo hubiera, ingresos por trabajo en relación de dependencia registrado en el sector público o privado; monotributistas de categoría “C” o superiores y régimen de autónomos; prestación por desempleo; jubilaciones, pensiones o retiros de carácter contributivo o no contributivo, sean nacionales, provinciales, municipales o de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; ni planes sociales, salario social complementario, Hacemos Futuro, Potenciar Trabajo u otros programas sociales nacionales, provinciales o municipales.Qué pasos hay que seguir para percibir el beneficioTal como informó Infobae, aquellas personas que están inscriptas en la Anses no tienen que hacer ningún trámite; los que no estén registrados deberán inscribirse en una aplicación disponible en la web de la Anses.Allí tendrán que cargar sus datos y su CBU (Clave Bancaria Uniforme). Para aquellos que viven en zonas más alejadas del país o que estén en situación de mayor informalidad, se dispondrán mecanismos alternativos como el cobro por correo.No hace falta ir a ninguna oficina, todos los trámites de preinscripción son onlineSe va a dar un plazo suficiente para que todos los que cumplan con los requisitos puedan cobrar el beneficio, según informó el organismo que conduce Alejandro Vanoli. Agregó asimismo que se pueden realizar consultas en www.anses.gov.ar y a través del número telefónico 130.Cabe destacar que para poder solicitar el ingreso no hará falta concurrir a las oficinas de la Anses y que el beneficio, excepcional y por única vez, se otorgará tras realizar evaluaciones socioeconómicas y patrimoniales sobre la base de criterios objetivos que se fijen en su reglamentación.Cuándo completar el formularioDebés hacerlo entre el 27 y el 31 de marzo, en el día específico según el último número de tu DNI. Los documentos terminados en 0,1, 2, 3, 4 y 5 ya tuvieron sus días de inscripción y quedan para hoy los DNI terminados en 6 y 7 y para mañana los que terminan en 8 y 9.Seguí leyendo:ARBA suspendió los embargos a las pymes hasta junio y se analiza aplazar el pago de impuestos bonaerensesEl Gobierno actualizará el impuesto a los combustibles pero no habrá aumentos en los surtidores

Leer más »

Dólar hoy: siguió la suba gradual y marcó un nuevo máximo en bancos, a $86,55

La necesidad de pesos y la caída de la economía limitan la demanda de divisas.El mercado de cambios local operó con normalidad este lunes, jornada en la que también hubo movimiento bancario luego de que se diera marcha atrás con el feriado puente previsto, a la par del adelantamiento para este martes 31 del feriado por el Día del Veterano de Guerra.En ese sentido, desde entidades bancarias garantizaron una disponibilidad de billetes máxima, aunque sí se advirtieron colas para el retiro de efectivo en los cajeros automáticos, aún cuando hay habilitadas diversas bocas de expendio alternativas, como farmacias, supermercados y estaciones de servicio. La economía argentina sufre las consecuencias de la cuarentena general por el coronavirus, extendida hasta el próximo 12 de abril, estatus que limita la normal actividad del país y aplaza la reestructuración de deuda soberana impulsada por el Gobierno.En el mercado mayorista el dólar subió a $64,47, con incremento marginal de seis centavos, en un día en que otras monedas emergentes, como el real brasileño y los pesos mexicano, colombiano y chileno se devalúan más de 1 por ciento.Desde Portfolio Personal Inversiones explicaron que “el BCRA se mantuvo activo en el mercado de cambios fijando posturas de compra para poner un piso y también en el mercado de futuros para estimular la oferta privada”.En ruedas recientes, la reaparición de la oferta privada también permitió al Banco Central efectuar posturas compradoras para recomponer reservas. La divisa interbancaria asciende un 7,6% en lo que transcurre de 2020.“El Banco Central entró en la estrategia de crawling peg, donde deja subir al tipo de cambio de a poco y consistentemente, para no entrar en un atraso cambiario”, acotó Portfolio Personal.El Grupo SBS señaló que “las valuaciones están muy deprimidas dejando atractivas opciones en acciones y bonos en dólares, mientras el tipo de cambio se apreció dejando un atractivo punto de salida para los pesos”.Al público, el billete verde se transó en las operaciones electrónicas a $86,55 para la venta, con la aplicación del Impuesto para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS) del 30 por ciento.“Entendemos que, en estas circunstancias dramáticas, una necesaria mayor emisión encontraría una demanda ávida, por lo que su efecto inflacionario sería limitado”, indicó un reporte de la consultora VatNet Research.Agregó que “el principal problema sería mitigar el desbarajuste de la cadena de pagos por el abrupto e integral cierre de actividades necesario ante el peligro de propagación exponencial de la pandemia”.El Gobierno extendió hasta el 12 de abril el actual aislamiento social obligatorio, que se preveía que terminara en la noche del próximo martes, en busca de limitar la expansión del coronavirus en el país, donde se registran 820 casos, con 23 fallecidos.La cuarentena comenzó hace nueve días, aunque algunas medidas como la suspensión de las clases se decretaron antes“Vamos a prolongar la cuarentena hasta que termine la Semana Santa. ¿Qué vamos a lograr con esto? Seguir controlando la transmisión del virus. Prolongando la cuarentena vamos a tener datos más claros sobre cómo se incuba la enfermedad.”, expresó por televisión el presidente Alberto Fernández en un mensaje grabado.Entre otras iniciativas para amortiguar el impacto negativo del coronavirus en la economía, el Gobierno decidió congelar las cuotas de los créditos hipotecarios y de los alquileres de propiedades, en medio de una crisis que comenzó hace casi dos años.SEGUÍ LEYENDO:Coronavirus: los 5 shocks que impactan en un menor ingreso de dólaresSemana financiera: la recuperación se cortó con una drástica toma de gananciasMercados: los índices mejoran, pero el petróleo cede a nuevos mínimos desde 2002Inyección de liquidez por el coronavirus: la Base Monetaria supera los 2 billones de pesos

Leer más »

Cuarentena total y las finanzas de personas y pymes: qué conviene hacer si se necesita vender dólar para pagar gastos

Los controles cambiarios y la pandemia complicaron hasta la compra-venta en las "cuevas" cambiarias (REUTERS/Ricardo Moraes) (© Ricardo Moraes / Reuters/)La pregunta ya es recurrente en este contexto de la pandemia y se deberían tomar medidas para facilitar la venta de dólares u otras monedas extranjeras.Quien tiene dólares puede venderlos en el mercado oficial sin restricciones en cuanto a cantidad, pero debe estar dispuesto a hacerlo a una cotización cercana a $60 por cada dólar, conociendo que hay otras cotizaciones legales e ilegales entre 84 y 88 pesos aproximadamente.Las empresas que tienen dólares depositados en cuentas bancarias pueden venderlos a través de la compra y venta de títulos públicos en forma inmediata, denominada habitualmente “Dólar MEP”. De esta forma, obtienen aproximadamente $84 por cada dólar, recibiendo $14 más por cada unidad respecto a lo que obtendrían vendiéndolos en un banco.En cambio, las personas humanas que quieran realizar esa misma operación deben mantener los títulos en “parking” por 5 días ya que se estableció esa exigencia cuando se comenzó a realizar el famoso “rulo”, al instrumentarse las restricciones cambiarias. Ese “parking” de 5 días, con la volatilidad de la cotización de los títulos públicos argentinos, implica un riesgo muy relevante que pocos están dispuestos a correr.Las empresas que tienen dólares depositados en cuentas bancarias pueden venderlos a través de la compra-venta de títulos públicos (dólar MEP) y obtener cerca de $84 por dólar. Pero las personas que quieran realizar esa misma operación deben mantener los títulos en “parking” por 5 díasSe viene solicitando desde hacer tiempo que se elimine el “parking”. Hay que ver si el BCRA toma esa medida y si es que la misma haría renacer al “rulo”.Por otro lado, hay empresas y personas humanas que tienen dólares en efectivo. En esos casos, puede haber dos variantes: 1 - Dólares sin declarar o “en negro”2 - Dólares declarados o “en blanco”Aquellos que compraban, atesoraban y vendían dólares sin declarar, lo hacían en el mercado ilegal denominado “blue”. El problema que tienen hoy, es que no pueden ir a una “cueva” por el aislamiento social. Y tampoco las “cuevas” pueden hacer delivery, es decir, ir al domicilio del cliente, por el riesgo de que la persona sea detenida en la calle y su dinero incautado.Destrabar la compra-venta de dólares liberaría recursos para el funcionamiento de la economíaSin embargo, los que tienen los dólares en efectivo declarados también tiene un problema. En estos casos, lo que sucede es que no pueden ir al banco a depositar los mismos porque las sucursales están cerradas y se encuentran con cajeros automáticos que no los aceptan.Pero además, es altamente probable que, aun cuando se permitan los depósitos de dólares en los bancos o los cajeros automáticos reciban esa moneda, pocos quieran venderlos al tipo de cambio oficial. Dado que la economía argentina ya está sufriendo el efecto de la pandemia, es muy importante facilitar la operatoria de compra venta de dólares a los efectos de facilitar el flujo de los mismos e inyectarlos en la economía.Lubricante para una economía atascadaEn este sentido, se deberían analizar medidas para los lograr ese objetivo.Mientras dure los efectos de la pandemia y, especialmente, mientras estemos en aislamiento social, se podrían tomar las siguientes medidas, entre otras:1 - El BCRA podría flexibilizar las normas cambiarias y permitir que las empresas y las personas humanas compren y vendan moneda extranjera en forma particular.2 - El BCRA podría permitir que el tipo de cambio de la operación sea pactado libremente entre las partes.3 - Se podría modificar la Ley del Impuesto a las Ganancias para establecer límites en la deducción de las diferencias de cambio por estas operaciones. En los casos de sujetos que puedan deducir las diferencias de cambio, se debería considerar como tope de tipo de cambio al comprar la moneda extranjera, el tipo de cambio implícito que surge de la operación de compra venta de títulos públicos (Dólar MEP) al cierre del día hábil bursátil anterior.4 - La AFIP podría crear un comprobante de “Compra y Venta de moneda extranjera entre particulares” para documentar estas operaciones. Este comprobante le daría fecha cierta a la operación y debería ser emitido por el vendedor de la moneda extranjera a través del servicio “Comprobantes en línea” al que accederá con su clave fiscal en el sitio de la AFIP.5 - La AFIP debería aceptar que estas operaciones de compra y venta se puedan liquidar en forma diferida, es decir, que la moneda extranjera se pueda entregar en un momento y los pesos en otro. Por ejemplo, puede suceder que una persona tenga los pesos depositados pero el vendedor tenga los dólares en efectivo. En ese caso, si son conocidos y el comprador de los dólares confía en el vendedor, le puede transferir los pesos y recibir más adelante los dólares. La AFIP debería contemplar esta posibilidad porque es la realidad económica y no pretender encuadrarla luego como un incremento patrimonial no justificado.6 - En los casos donde comprador y vendedor no se conocen o quieran eliminar el riesgo de liquidación, se podrían instrumentar las operaciones a través de entidades, como el MAE o el ROFEX, para que actúen como intermediarios en la liquidación de la compra venta de moneda extranjera. De esta forma recién cuando la entidad haya recibido el dinero de ambas partes, liquidará la operación. Si una de las partes cumple y la otra no, el dinero será reintegrado a la primera.Estas medidas son aconsejables por el impacto que la pandemia está generando en la economía argentina. Es importante que se permita la compra venta de moneda extranjera entre particulares y facilitar de esta forma el pago de sueldos, alquileres, proveedores, impuestos, entre otros, a todos aquellos que puedan hacer frente a los mismos.El autor es socio de SDC Asesores TributariosSeguí leyendo:Crisis del coronavirus: la economía se encamina a la peor recesión desde el 2002Jubilados, pensionados, AUH y personal doméstico: todas las medidas que tomó el Gobierno en medio de la cuarentenaCajas de previsión social, sin trabajo y excluidos del bono de Anses: “En 45 días los profesionales necesitarán subsidios para comer”

Leer más »

Roberto Alemann, la guerra de Malvinas y el default de la deuda en 1982

Roberto Alemann A fines de 1981, con una deuda externa pública de USD 20.024 millones que apenas se podía pagar, el gobierno militar se hallaba en pleno proceso de desgaste como producto de la crisis económica y por el lento pero progresivo avance del diálogo político. En un gesto destinado a torcer la breve historia de fracaso político del general Roberto Viola, el 12 de diciembre asumieron Leopoldo Fortunato Galtieri como presidente y Roberto Teodoro Alemann, doctorado en Suiza y ex embajador en Estados Unidos, como ministro de Economía, quien falleció este viernes 27 de marzo.Tras la fallida experiencia de la devaluación de Viola y su ministro Lorenzo Sigaut, volvía a manejar las riendas un economista defensor de la ortodoxia fiscal, dispuesto a recuperar la confianza dentro del país y fuera de él.Desde 1976, según Alemann, las empresas públicas se habían endeudado para comprar bienes de capital “con un demencial financiamiento del Tesoro Nacional”. Apenas se sentó en el mismo sillón que ya había ocupado durante nueve meses en el gobierno de Arturo Frondizi, Alemann tuvo que apelar a su prestigio personal en el mercado para pedir USD 500 millones ante la escasez de reservas en el Banco Central. Con urgencia de fondos, el ministro partió hacia la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en la bella Cartagena de Indias para acordar la refinanciación de los compromisos de la deuda soberana de 1982.Cuando la guerra estaba a punto de estallar, Alemann se encontraba en una reunión del BID para refinanciar la deuda argentina y tuvo que volver de urgenciaEl plan oficial consistía en contratar unos USD 3.500 millones en créditos sindicados a largo plazo y renovar otros USD 7.200 millones. Desde el 26 de marzo, ajeno a los planes bélicos del gobierno, el funcionario comenzó a tejer en el Caribe colombiano la delicada operación para sacar a la Argentina de la cornisa de la cesación de pagos. A cambio, Alemann se comprometió a reducir el déficit fiscal en un 2% durante ese año.Alemann quiso atajar la crisis económica generada en la etapa final de la gestión de José Alfredo Martínez de Hoz, que Lorenzo Sigaut no pudo frenarLa realidad rompería con su juramento, ya que a fines de 1982 los pasivos externos del Estado ascenderían a USD 28.626 millones. Con menos reparos que José Martínez de Hoz para aplicar un programa de ajuste con el objetivo de reducir la inflación, el ministro diseñó un esquema de “racionalización” del gasto público junto con su secretario de Hacienda, Manuel Solanet, que había intentado la misma tarea sin éxito desde 1976 a las órdenes de Juan Alemann, hermano de Roberto. Así, el ministro dejó flotar el tipo de cambio, dispuso un congelamiento de los salarios y el recorte de los subsidios a las empresas estatales. Tras lograr un rápido “compromiso verbal” para la refinanciación de la deuda, decidió adelantar su regreso dos días con una escala en Bogotá, para arribar el 30 de marzo a Buenos Aires. Sin embargo, las rutas aéreas no favorecieron sus planes y debió penar durante 25 horas entre un avión y otro para llegar al país a través del Brasil. Finalmente, aterrizó la tarde del jueves en el aeropuerto de Ezeiza, donde, ansioso, lo esperaba Solanet para explicarle que el enlace de la Fuerza Aérea con el Ministerio de Economía le había anticipado la noche anterior que el 2 de abril habría novedades importantes en relación con las islas del Atlántico Sur. Al tanto de la operación militar, Solanet le ordenó al presidente del Banco Central, Egidio Ianella, que girara las reservas internacionales del Banco Central que estaban depositadas en el Banco Central de Inglaterra y en los bancos comerciales de los Estados Unidos.El equipo económico giró las reservas del Banco Central de Londres a otros destinos para que no fueran embargadasEl nuevo destino sería el Banco Internacional de Pagos de Basilea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Reserva Federal de Nueva York, lejos del alcance de un eventual embargo británico.Agotado por el extenso viaje desde Colombia, Alemann le dijo a Solanet en el aeropuerto que nada pasaría en relación con Malvinas y que necesitaba dormir una siesta en su casa para recuperar fuerzas. A las 19, su colaborador lo despertó por teléfono para reafirmar sus temores, pero Alemann volvió a pedirle calma, hasta que, a la una de la mañana del viernes, lo convocaron a una reunión de urgencia del gabinete nacional a las 7 de la mañana en la Casa de Gobierno para analizar una invasión que él desconocía.Enojado y confundido, Alemann sintió que en un instante su castillo de naipes se derrumbaba: la ansiada lucha contra el déficit y la inflación dejaban paso al gasto militar como prioridad de la política económica. Mientras el ministro tomaba conciencia del cambio de escenario, Ianella se aseguraba de que la operación de rescate de las reservas resultara “prácticamente” exitosa, ya que aún restaban 50 millones de libras esterlinas que por cuestiones operativas sólo podrían ser liberadas el viernes 2 de abril. El Ministerio de Economía aprovechó la lentitud del gobierno británico para reaccionar —Margaret Thatcher presuntamente se había enterado de la operación militar argentina a través de la inteligencia norteamericana la madrugada del viernes e impuso el control de capitales recién el sábado— para salvar ese dinero remanente. Leopoldo Galtieri, el dictador que llevó al país a la guerraSin embargo, puertas adentro del sistema financiero inglés quedarían congelados durante toda la guerra unos USD 1.450 millones de residentes argentinos, incluidos 70 millones pertenecientes a la comisión de compra de 29 armas de la Armada Argentina, que un integrante de esa fuerza aún menos informado que Alemann se olvidó de retirar.Luego de la reunión de emergencia del gabinete nacional, el ministro pareció recuperar el control sobre sí mismo al convocar a una reunión al mediodía para brindarles su crudo diagnóstico a los más importantes banqueros y empresarios del país, mientras una manifestación aplaudía la aventura de Galtieri en la Plaza de Mayo.En la economía de guerra, Alemann limitaría la compra de divisa para evitar la fuga de capitales, el mercado cambiario volvería a desdoblarse, el peso se devaluaría, crecerían las retenciones a la exportación y se adoptarían otras medidas impositivas para enfrentar el crecimiento de los recursos militares, que consumieron USD 450 millones de gasto corriente, más los fondos destinados a la compra de aviones. A pesar del apoyo retórico del sector privado a los planes del ministro, la fuga de un 4% de los depósitos totales del sistema financiero local registrada durante la primera semana de abril demostró los nervios del mercado ante la guerra contra la principal potencia marítima del planeta. Mientras los argentinos retiraban sus depósitos de los bancos en Buenos Aires y obligaban al BCRA a bajar los encajes para combatir la situación de iliquidez en el mercado, en pleno corazón del conflicto bélico la administración militar lograba mantener cierta confianza en la población de las islas. La gobernación militar prometió no incautar los bienes de los kelpers y de mantener la estabilidad, a través de un régimen bimonetario con un tipo de cambio fijo (a 20.000 pesos por cada libra malvinense) instaurado luego de un viaje de Solanet a Puerto Argentino a mediados de abril, cuando la mediación diplomática del gobierno norteamericano, conducida por Alexander Haig, ya había fracasado.En medio del conflicto bélico, el ministro viajó a Europa para renegociar la deuda con el apoyo, frustrado, del FMICon el apoyo de sus aliados de la OTAN y de la Comunidad Económica Europea, Gran Bretaña dispuso el congelamiento de los fondos argentinos y el embargo de las importaciones de origen nacional. En la Argentina el sector más duro de la junta militar pidió como represalia la confiscación de los bienes británicos. Alemann no aceptó, pero sin dudarlo suspendió el pago de los vencimientos de capital de la deuda externa para preservar el nivel de reservas del Banco Central, generando una reacción de histeria entre los banqueros de todo el mundo. Si bien el ministro aseguró que la medida se basaba en el contexto bélico, sus colaboradores más estrechos sabían que la guerra permitiría esconder un default que estaba latente, porque no había dinero más que para pagar uno o dos meses de vencimientos.El ministro intentó calmar al mundo financiero al explicar que mientras continuara la guerra abonaría los intereses en forma puntual, salvo a las entidades financieras británicas, que no recibirían pago alguno. La aclaración provocó mayor escozor aún, ya que el Lloyds Bank del Reino Unido era el principal acreedor individual del país.Además, la Argentina había tomado una buena parte de sus créditos a través de préstamos sindicados, que todos los bancos cobraban a través de una sola ventanilla. Si no cobraba uno, no cobraba nadie. Alemann se percató entonces de la ineficacia de los mensajes a distancia y viajó a una reunión del Fondo Monetario Internacional en Helsinki, donde el 12 de mayo —mientras 3.000 gurkas partían hacia las Malvinas en apoyo de las fuerzas británicas— intentó sin demasiado éxito obtener el respaldo del titular del organismo, el francés Jacques de Larosiére, para lograr un programa de asistencia con la complicada promesa de continuar con un ajuste. Alineado con el discurso oficial de la defensa de la soberanía nacional en una guerra absurda, el ministro habló ante sus pares de todo el mundo. A su turno, tuvo que soportar la hostilidad de los representantes de los Estados Unidos y Gran Bretaña. Desanimado, dejó Finlandia y comenzó sin pausa una gira por Zurich, París y Nueva York para ofrecerles a los acreedores privados no británicos la posibilidad de cumplir en forma efectiva con los vencimientos del pago de intereses a través de una cuenta en la Unión de Bancos Suizos (UBS).El presidente Ronald Reagan y la premier Margaret Thatcher, dos aliados incondicionales (Ted Blackbrow/Daily Mail/Shutterstock/)En forma paralela, se habilitaría una escrow account para asentar los compromisos con los bancos ingleses sin pagarles, hasta que Londres levantara las sanciones contra el país. Esta solución se le ocurrió al abogado Richard Davis, socio del estudio neoyorquino Weil, Gothsam & Manges, ex subsecretario de Finanzas del Tesoro durante la administración Cárter y experto en sanciones económicas internacionales, contratado por el Ministerio de Economía por el temor a que el gobierno de Ronald Reagan cediera a la presión de Thatcher de embargar los bienes argentinos en territorio norteamericano.En realidad, Davis sólo se limitó a recomendarle al gobierno argentino una fórmula parecida a la que utilizaron los iraníes durante la toma de los rehenes en la embajada de los EEUU en Teherán, para eludir el congelamiento ordenado por el Tesoro en aquel entonces. Davis comenzó su trabajo con una visita a Buenos Aires, antes de que las tropas inglesas llegaran al Atlántico Sur, en la que sugirió reducir al mínimo los incentivos de los bancos para declarar un default formal. Sin embargo, con la cuenta abierta en la UBS la Argentina generó un frente de conflicto interno entre los acreedores del país, ya que las entidades británicas reclamaron con energía a sus socios —con la amenaza de iniciar juicios incluida— la acreditación inmediata de su cuota correspondiente, por cierto sin mucho éxito. Tras su gira, el ministro se tranquilizó cuando los bancos no británicos se resignaron a aceptar la propuesta argentina, que hasta recibió elogios del Tesoro de los Estados Unidos.El 14 de junio de 1982 los militares argentinos se rindieron ante sus pares británicos en Puerto Argentino. Junto con la derrota en el campo de batalla, el país acumulaba al final de la guerra unos USD 2.000 millones de atrasos en el pago de la deuda que debió empezar a renegociar al día siguiente de la rendición en el Atlántico Sur. Se trataba del primer default de la región en los 80, meses antes de la declaración de México de dejar de pagar su deuda, que luego provocó un efecto en cadena.Domingo Cavallo y Carlos Menem, una dupla exitosa pero que tenía una disputa interna. El Presidente intentó reemplazarlo con Alemann, quien no aceptóEl país seguiría en una situación de default de hecho hasta 1993, cuando firmó la renegociación de la deuda en el marco del plan Brady que se extendió en toda la región.En ese entonces, Alemann era uno de los hombres a los que más escuchaba el presidente Carlos Menem, quien le propuso reemplazar a Domingo Cavallo cuando éste renunció en 1996 por sus disputas con el Jefe de Estado. Alemann no aceptó; había comprendido que dos experiencias como ministro habían sido más que suficientes, sobre todo cuando una de ellas había transcurrido durante una guerra.Seguí leyendo:El sector aerocomercial, los restaurantes y la hotelería, tres industrias destrozadas por el “coronacrash”

Leer más »

Nuevas opciones para los argentinos varados en el exterior: cómo pueden usar sus tarjetas y sus cuentas bancarias mientras no puedan volver

Argentinos varados en el aeropuerto de Fiumicino, en Roma (AFP) (ANDREAS SOLARO/)El Banco Central emitió un comunicado precisando las opciones que tienen los cerca de 10.000 argentinos varados en el exterior para usar sus tarjetas de crédito y compra y sus fondos bancarios para sobrellevar la situación en que se encuentran. Se trata, en muchísimos casos, de personas imposibilitadas de volver al país por disposiciones del propio gobierno argentino.Además, el gobierno también creó un “programa de asistencia sanitaria y alimentaria” para esos casos, aunque limitado a aquellos que puedan justificar, mediante una declaración jurada, una “situación de vulnerabilidad”.Las opciones listadas por el Banco Central ratifican las restricciones impuestas por las medidas de control cambiario. Los residentes argentinos (esto es, argentinos nativos o extranjeros que hicieron de la Argentina su residencia habitual) que aún permanecen en el exterior, señala el comunicado, pueden “en cualquier lugar del mundo”, realizar las siguientes operaciones:1 – “Consumir bienes y servicios con los fondos disponibles en cuentas locales del cliente en moneda extranjera o en pesos utilizando la tarjeta de débito”. Al respecto, el comunicado aclara que la decisión de si ese consumo se debita de la caja de ahorro en pesos o de una cuenta en moneda extranjera depende de cada cliente: puede “elegirla en la web de su banco o al momento de hacer la compra”.2 – “Retirar moneda extranjera en efectivo por hasta los fondos disponibles en sus cuentas locales en moneda extranjera utilizando la tarjeta de débito”. El BCRA agrega que los fondos disponibles pueden ser incrementados mediante la realización de compras de cambio vía home banking “dentro de los límites normativos previstos”. Esto significa que aún a los argentinos varados en el exterior y que no pueden volver al país por disposiciones del propio gobierno, el Banco Centra les sigue aplicando el límite de compra de 200 dólares mensuales por persona. Aunque aclara que también pueden recibir “transferencias en moneda extranjera desde otras cuentas propias o cuentas de terceros”. En otras palabras, que te salven tus amigos o familiares.3 – “Retirar moneda extranjera en efectivo con débito en sus cuentas locales en pesos utilizando la tarjeta de débito”. Sobre esto, la autoridad monetaria aclara que “una extracción con débito en la cuenta en pesos es compra de moneda extranjera por parte del residente computable a los efectos del límite de 200 dólares mensuales por persona". De vuelta, las medidas de control cambiario ratificadas en la emergencia.4 – “Consumir bienes y servicios con tarjetas locales de crédito y/o compra hasta el límite otorgado por el emisor de la respectiva tarjeta”. Se trata aquí se trata de una relación entre el emisor y el tenedor de la tarjeta.5 – “Retirar en efectivo con tarjetas locales de crédito y/o compra hasta un monto máximo de 200 dólares en países no limítrofes y 50 dólares en países limítrofes". Se trata en este caso de adelantos otorgados por el emisor de la respectiva tarjeta “sujeto a los costos financieros correspondientes”, con las restricciones vigentes, aunque el comunicado de la autoridad monetaria aclara que se trata de un “límite es por operación” y que se pueden “efectuar tantas operaciones como le permita el monto máximo de anticipos en efectivo fijado para la tarjeta de crédito y/o compra”.6- “Recibir, en cuentas de remesadoras en el exterior, fondos transferidos por otros residentes desde cuentas locales en moneda extranjera. Los ordenantes podrán transferir hasta 500 dólares por mes calendario”. Esta opción, estableció el BCRA “deberá ser obligatoriamente ofrecida a sus clientes por las entidades financieras a través de sus canales electrónicos”. De vuelta, la facilidad por cuenta de otros. Además, advierte el comunicado del Central, “estas operaciones pueden estar sujetas a restricciones operativas establecidas por los sistemas de pagos internacionales o por las normas del país donde se realice la operación”.Seguí leyendoPrepagas: crecen las consultas por mayor cobertura, pero preocupa cómo se financiará el sistema ante el freno de la actividad

Leer más »

Cómo optimizar el cuidado de la salud y sostener la actividad económica que la sustenta

El Gobierno tomó fuertes medidas preventivas contra el virus y paliativos económicos para los sectores vulnerables (Gustavo Gavotti)Como consecuencia de la creciente crisis económica global, derivada de la muy grave pandemia del corona virus, se ha instalado en el mundo y también en nuestro país, como un dilema dramático y crucial, la opción considerada excluyente entre ¿la preservación de la vida o la de la macroeconomía? Esta última también de una salud muy precaria en el caso particular de la Argentina.La demanda y la oferta de los bienes y de los servicios se retraen simultánea y abruptamente, tal como ocurre durante las guerras, destruyendo a los mecanismos usuales de la formación de los precios y de los stocks a producir y comercializar.Pero además, en el caso de esta pandemia, "el enemigo" es aún un desconocido. La incertidumbre es muy alta porque la información acerca de el es todavía relativamente escasa y las estrategias de la defensa nacional atraviesan necesariamente las etapas de "prueba y error"; pasando desde las medidas graduales al shock de las cuarentenas, para ganar tiempo en términos de salud pública, pero a costa de la economía, pues provocan la caída del consumo, la paralización de las inversiones y el desplome del comercio exterior.Se pasa de medidas graduales al shock de las cuarentenas, para ganar tiempo en términos de salud pública, pero a costa de la economía, pues provocan la caída del consumo, la paralización de las inversiones y el desplome del comercio exteriorLos equipos de investigación de la medicina trabajan a destajo, día y noche, a modo de los "servicios de inteligencia" en las guerras, para identificar al virus "enemigo". Sus objetivos inmediatos son aumentar la capacidad de los tests de infectados de la población y controlar la elevada tasa de contagio del virus, para que los casos nunca superen a la capacidad instalada de sus sistemas de salud y no colapse.Simultáneamente a estas “batallas” de la salud, se deben desarrollar otras para administrar, también defensivamente, un “control de los daños” de las economías, de la capacidad productiva de los países. En situación de “guerra” a la gran mayoría de los productores de bienes y servicios se les desploman sus ventas, disminuyen sus producciones y, automáticamente, les crecen sus costos medios. Surgen así los déficit y, por último, se agota su financiamiento, cortándose la cadena de pagos a sus empleados, proveedores y demás acreedores.Los penosos pasos siguientes son los despidos que afectan a las economías familiares y las quiebras masivas de las empresas, desde las pymes hasta las multinacionales. Los diversos contratos entran en crisis, desde los inquilinos con los propietarios hasta todo tipos de deudores y de acreedores. En este otro “frente” de la misma guerra también deben intervenir los Estados, para evitar los impactos retroactivos del deterioro económico sobre el sistema de salud.La construcción, uno de los sectores con alta intensidad laboral paralizado por la cuarentena (Reuters) (REUTERS/)En estos términos muy generales, se está debatiendo la situación de nuestro país en varios ámbitos académicos, como los descriptos recientemente por Marina Kosacoff y Ernesto Schargrodsky en una mesa redonda de la UTDT. Así, no queda margen para presentar como un dilema excluyente a: ¿la preservación de la vida o la de la macroeconomía argentina? Esta última también de una salud muy precaria. El enemigo es único, la guerra es una sola y el destino de la salud y la economía nacional es común.En los EEUU, el periodista y escritor Thomas Friedman encontró en el académico David Katz, de la universidad de Yale, una respuesta muy atinada de lo que, en realidad, seria un “try-lema”:1. Salvar, en lo inmediato, a la mayor cantidad posible de vidas;2. Que el sistema de salud disponible no colapse, y3. Destruir lo menos posible a la macroeconomía (más aún, en el caso argentino que arrastra 8 trimestres en recesión) y salvar a la mayor cantidad posible de vidas también el mañana.Todos desearíamos ahora disponer de un sistema de salud más organizado, más integrada su propiedad, su operación y su financiamiento, tanto público como privado, y de una mayor cuantía y calidad. Lo cual permitiría cumplir mejor con los objetivos planteados como 1 y 3. Pero, las decisiones siempre se deben tomar con los datos de la realidad y mirando hacia adelante.Todos desearíamos ahora disponer de un sistema de salud más organizado, más integrada su propiedad, su operación y su financiamiento, tanto público como privado, y de una mayor cuantía y calidadComo una lección aprendida de los casos de China, Italia y España, en procura sólo de los puntos 1 y 2, la Argentina ha optado por una inicial política de shock, dejando casi totalmente de lado la consideración del punto 3 (la macroeconomía). La decisión tiene por objetivo que el inevitable incremento de los casos que precisan internación alcance un máximo que resulte consistente con la capacidad instalada de nuestro sistema de salud pública y privada.Bajo nivel de actividad productiva y comercialLa opción elegida por el presidente Alberto Fernández no resulta gratuita, pues tiene un relevante costo de oportunidad. El de la acelerada paralización y destrucción de la economía real del país, a un ritmo estimado, “a priori”, en alrededor de, al menos, un 0,5% del PBI cada mes. Complicando ello, a su vez, al sistema de salud pública y privada y a sus posibilidades de continuar salvando vidas en el corto plazo, lo cual también es solidaridad.La opción elegida por el presidente Alberto Fernández no resulta gratuita, pues tiene un relevante costo de oportunidad. El de la acelerada paralización y destrucción de la economía real del paísCuanto más profunda y rápida sea la caída del PBI, necesariamente más lenta y prolongada resultará la posterior recuperación económica. No resulta razonable hoy la expectativa de una recuperación económica similar a la iniciada en 2003, luego de la caída del 11% en 2001/02. Porque son muy diferentes las condiciones predominantes, tanto las externas como las internas.Desde este más amplio punto de vista, el dilema entre la salud y la economía deja de ser totalmente antagónico y se comienzan a visualizar los senderos convergentes de las soluciones posibles al grave problema que se enfrenta la Argentina. Reconociendo que los grados de libertad que se disponen, para evitar un mayor deterioro de la desequilibrada macroeconomía, son escasos.La política del Banco CentralEn cuanto a la emisión monetaria (es la curva que hay que "achatar" en la economía, como a la de las personas infectadas en la salud) que solo la puede efectuar el gobierno nacional si la situación no sale de un cauce relativamente razonable, y debería resultar siempre consistente con la demanda de dinero, que la hay, y controlando además su velocidad de circulación, para no ingresar en situaciones de muy alta inflación.La política monetaria debería resultar siempre consistente con la demanda de dinero, que la hay, y controlando además su velocidad de circulación, para no ingresar en situaciones de muy alta inflación (Reuters) (Enrique Marcarian/)La “clave de bóveda” está en el gradual levantamiento de las restricciones de la cuarentena. Deben ser muy cuidadosas para evitar las muy peligrosas “recaídas”, tanto de la salud como de la economía. Se debería iniciar por las actividades productivas que tienen un menor impacto en la salud y, simultáneamente, resulten muy relevantes para la reactivación de la economía. La secuencia de la recuperación económica seguramente será primero mediante el consumo interno, luego las exportaciones y, por último, las inversiones.La secuencia de la recuperación económica seguramente será primero mediante el consumo interno, luego las exportaciones y, por último, las inversionesOtra vez, la tecnología de la información actualmente disponible le permitiría al Gobierno seleccionar las intervenciones públicas a atenuar, desde los actuales aislamientos masivos, liberando especialmente a los canales de comunicación de las cadenas de producción, de transporte, de comercialización y de financiamiento de los alimentos y de la energía.La crisis resultará, como siempre lo señala la historia, en una oportunidad para aquellos que países que la tomen. En nuestro caso sería que el Gobierno reaccione con un prioritario mandato pragmático general que podría ser: “requerir más productividad del gasto público y menos impuestos distorsivos de una menor presión fiscal para con el sector privado formal”.El autor es presidente de la Fundación Pensar SantiagoSeguí leyendo:Las industrias petrolera y de combustibles presentarán un inédito pedido de proceso preventivo de crisis para el sectorSe paralizaron todos los puertos argentinos y sólo se recibirán barcos que transporten insumos para la salud

Leer más »

El gobierno congeló los alquileres y las cuotas de créditos hipotecarios hasta el 30 de septiembre

Una cartelera inmobiliaria, uno de los peores que más golpeado venía por la recesión previa al coronavirus (Nicolás Stulberg)Mediante los decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) 319 y 320, el gobierno dispuso la suspensión de los desalojos por falta de pago de alquileres y el congelamiento del valor de las cuotas de créditos hipotecarios hasta el 30 de septiembre.El DNU sobre alquileres congela los precios vigentes al 30 de marzo y prorroga la vigencia de los contratos “con conformidad de la parte locataria” (esto es, si el inquilino quiere, puede pagar los valores previamente acordados con el dueño o locador). Además, establece que las deudas que se produzcan por falta de pago se pagarán a partir de octubre en 3 cuotas, con intereses compensatorios, pero sin penalidades.También dispone una excepción para el locador (dueño de la propiedad en alquiler) que acredite que depende del alquiler para cubrir sus necesidades básicas o las de su familia primaria conviviente y establece la “mediación obligatoria”, antes de acudir a la Justicia, para los casos en que se presenten “controversias entre las partes”.El congelamiento de alquileres alcanza los siguientes casos:1. Inmuebles destinados a vivienda única urbana o rural.2. Habitaciones destinadas a vivienda familiar o personal en pensiones, hoteles u otros alojamientos similares.3. Inmuebles destinados a actividades culturales o comunitarias.4. Inmuebles rurales destinados a pequeñas producciones familiares y pequeñas producciones agropecuarias.5. Inmuebles alquilados por personas adheridas al régimen de Monotributo, destinados a la prestación de servicios, al comercio o a la industria.6. Inmuuebles alquilados por profesionales autónomos para el ejercicio de su profesión.7. Inmuebles alquilados por Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMES) conforme lo dispuesto en la Ley N° 24.467 y modificatorias, destinados a la prestación de servicios, al comercio o a la industria.8. Inmuebles alquilados por Cooperativas de Trabajo o Empresas Recuperadas inscriptas en el INSTITUTO NACIONAL DE ASOCIATIVISMO Y ECONOMÍA SOCIAL (INAES).En cuanto a los créditos hipotecarios, se congelan hasta el 30 de septiembre: • El valor de las cuotas sobre inmuebles destinados a vivienda única, a valor del mes de marzo• El valor de las cuotas de los créditos prendarios UVA• Se suspenden las ejecuciones hipotecarias sobre inmuebles destinados a vivienda única• Se suspenden las ejecuciones prendarias respecto de créditos prendarios UVA• Las deudas por diferencia de monto, entre lo que se debería haber pagado y lo que se pague a causa del congelamiento, se abonará, a partir de octubre, en 3 cuotas sin interés.• Las deudas que se produzcan por falta de pago, se abonarán, a partir de octubre, en 3 cuotas, solo con intereses compensatorios, sin penalidades.El congelamiento de alquileres era esperado por los especialistas inmobiliarios. La duda es si no trabará aún más el alquiler de los inmuebles hoy vacantes Alquileres, por artículoEl artículo segundo del DNU sobre alquileres suspende “en todo el territorio nacional, hasta el día 30 de septiembre del año en curso, la ejecución de las sentencias judiciales cuyo objeto sea el desalojo de inmuebles de los individualizados en el artículo 9° del presente decreto, siempre que el litigio se haya promovido por el incumplimiento de la obligación de pago en un contrato de locación y la tenencia del inmueble se encuentre en poder de la parte locataria, sus continuadores o continuadoras”. La medida, aclara, “alcanzará también a los lanzamientos ya ordenados que no se hubieran realizado a la fecha de entrada en vigencia del presente decreto”. A su vez, también hasta el 30 de septiembre se suspenden “los plazos de prescripción en los procesos de ejecución de sentencia respectivos”.En tanto, el artículo 3 establece la prórroga de contratos hasta el 30 de septiembre para los vencimientos que hayan operado “desde el 20 de marzo” y en los que el inmueble en cuestión aún esté en poder de la parte locataria (esto es, inquilinos que aún no hubiesen evacuado la propiedad en alquiler). Además, precisa que el inquilino “podrá optar por mantener la fecha de vencimiento pactada o prorrogar dicho plazo por un término menor” al 30 de septiembre.Sobre el congelamiento del alquiler en sí, el artículo 4 dispone que durante el plazo de prórroga, el inquilino “deberá abonar el precio de la locación correspondiente al mes de marzo”. Las deudas que surjan por diferencias entre el monto pactado por contrato y el valor de marzo (esto es, el del mes a cuyo valor se congela el alquiler) deberá ser abonada por el inquilino en al menos tres o un máximo de seis cuotas “mensuales, iguales y consecutivas”, a partir de octubre, una vez terminado el plazo de congelamiento dispuesto por el gobierno.Para el resto del contrato “las cuotas vencerán en el mismo día de los meses consecutivos”, dice el DNU, que también establece que “no podrán aplicarse intereses moratorios, compensatorios ni punitorios, ni ninguna otra penalidad prevista en el contrato, y las obligaciones de la parte fiadora permanecerán vigentes hasta su total cancelación”.El congelamiento de las cuotas hipotecarias se descontaba en un mercado que atraviesa su peor momento en décadasEl congelamiento de las cuotas hipotecariasEl decreto que congela el valor de las cuotas de créditos hipotecarios establece en su artículo 2 que la cuota vigente en adelante será la vigente al mes de marzo y que el mismo congelamiento se aplicará también “a las cuotas mensuales de los créditos prendarios actualizados por Unidad de Valor Adquisitivo (UVA)”.En cuanto a ejecuciones, el artículo 3 las suspende, también hasta el 30 de septiembre, sean éstas “hipotecarias, judiciales o extrajudiciales” y establece que la medida alcanza también “a los lanzamientos ya ordenados”, es decir a procesos de ejecución “que no se hubieren realizado” a la fecha de entrada en vigencia del decreto.De modo similar al caso de los alquileres, el congelamiento de cuotas hipotecarias establece que las diferencias que surjan por la aplicación del congelamiento deberán abonarse también en tres cuotas a partir de octubre y tampoco en ese caso corresponderán “intereses moratorios, compensatorios, ni punitorios ni otras penalidades previstas en el contrato”, aunque el decreto deja abierta la posibilidad de que las partes pacten “una forma de pago distinta que no podrá ser más gravosa para la parte deudora” que la dispuesta en el decreto.Iguales plazos (tres cuotas) se establecen para las deudas por falta de pago que se produzcan “desde la fecha de entrada en vigencia del presente decreto y hasta el 30 de septiembre”.El gobierno funda ambos decretos (congelamiento de alquileres y suspensión de desalojos, y congelamiento de cuotas hipotecarias) en el marco de la “emergencia” y del decreto 297, que el 19 de marzo pasado dispuso el "aislamiento social, preventivo y obligatorio” para reducir la circulación del SARS-CoV-2, la variedad de coronavirus que provoca la enfermedad CoViD-19, que hoy pasó en el mundo el saldo de 30.000 muertes y en la Argentina lleva a la fecha un saldo de 745 casos confirmados de contagio y 19 muertos. En sus considerandos, los decretos reconocen el alto impacto económico negativo de las medidas oficiales para limitar la expansión del virus y en cuanto a las nuevas medidas ratifica “el resguardo jurídico a la vivienda está amparado por las normas jurídicas internacionales, aplicables y aceptadas universalmente, en materia de DDHH” aunque a su vez reafirma “el reconocimiento del derecho a la vivienda, sino también la obligación estadual de tomar medidas apropiadas para asegurarlo” y la necesidad de llevar “alivio y tranquilidad a las familias que habitan el territorio nacional en un contexto de gran incertidumbre como el generado por la pandemia”.Seguí leyendoJubilados, pensionados, AUH y personal doméstico: todas las medidas que tomó el Gobierno en medio de la cuarentenaPrepagas: crecen las consultas por mayor cobertura, pero preocupa cómo se financiará el sistema ante el freno de la actividad

Leer más »