Últimas Noticias

La moda, otro espacio de lucha contra los mandatos sociales

Mujeres reales, cuerpos reales: Una asignatura pendiente

VER VIDEO
En diciembre de 2018 la atleta olímpica Jenny Dahlgren denunció en las redes sociales que había sido invitada a una gala del G20 pero no logró encontrar un vestido a su medida: “Salgo a buscar un vestido para la ocasión. Y el vestido más grande no me entra. Mis 120-100-115 están nuevamente fuera de límites. Y yo termino frustrada con todo, llorando en mi auto", contó la triple campeona sudamericana en lanzamiento de martillo. Su calvario se resolvió a partir de la difusión de su historia, gracias a la buena voluntad de un diseñador Santiago Artemis quien ideó para ella un vestido rojo de una sola manga con un tajo lateral con el que Jenny brilló en el teatro Colón, con un modelo con la misma firma que usan Katy Peery, Britney Spears, Lana del Rey y Xuxa.
Pasados más de tres años y con la Ley de Talles aprobada y reglamentada, la angustia de Jenny se repite diariamente para mujeres, adolescentes y niñas en miles de probadores de todo el país, pero al mismo tiempo avanza una tendencia de emprendedores, la mayoría mujeres, que deciden apostar a la amplitud de talles para ofrecer prendas cómodas y atractivas a las personas, cualquiera sea su medida y, a la vez, para apostar a un nicho del mercado que las grandes marcas suelen dejar de lado, por conveniencia económica o estrategia de marketing.
“Tengo la confirmación porque hay marcas que me lo dijeron en la cara, que no quieren hacer más talles porque su público es otro. Agradezco esa honestidad en vez de la excusa de que es más plata o no venden, me parece más honesto decir que no les quieren vender ropa a ciertas personas. De todas maneras no está bien”, analiza la modelo plus size y activista por la diversidad corporal Brenda Mato.
Fue ella precisamente quién comenzó a motorizar la Feria Diversa, un encuentro que comenzó siendo un showroom de ropa usada en el que Mato y sus amigas buscaban nuevas dueñas para su ropa usada, pero luego empezaron a invitar marcas con el objetivo de que hubiese diversidad de talles.
Al parecer la idea funcionó, porque, según cuenta en cada edición, antes de abrir se forma una cuadra de fila y en una hora se agota la ropa. “Nos dimos cuenta que era un espacio que realmente faltaba. Después comenzó a ser solo de ropa nueva pero con marcas que tuvieran diversidad de talles. Empezaron siendo seis y después 10 y un día fuimos 30 marcas y tuvimos que buscar espacios más grandes como por ejemplo un estacionamiento. Cada vez que lo hacíamos estallaba”, cuenta la modelo, quien reflexiona “es un negocio, un mercado que hace mucha falta y que sea o no sea en un shopping. sirve para mucha gente y le hace muy bien”.

La Feria Diversa un espacio para emprendedoras y clientas Foto TW Laura Velasco
La Feria Diversa, un espacio para emprendedoras y clientas. Foto: TW Laura Velasco.

Desde entonces, el evento se repite periódicamente y tiene una cuenta de Instagram donde difunde marcas y ferias bajo el lema “¡Para vos si hay!”. En diciembre concretó un megavevento en el playón del Archivo General de la Nación, en el barrio porteño de Parque Patricios, impulsado por las legisladoras porteñas del Frente de Todos Victoria Montenegro y Laura Velasco, en el que hubo prendas con amplitud de talles (como prefieren nombrarlas las que las usan y las que las producen en lugar de “talles grandes”) pero también charlas sobre la Ley de Talles y la visión de la industria aportada por la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
El balance fue más que positivo, según documentaron tanto las organizadoras como las emprendedoras en las redes sociales. “Yo venía viendo que era necesario tener talles grandes. Quizás hace años era casi imposible pero con la reivindicación de los cuerpos, vi el nicho y decidí especializarme” cuenta Nadia Otarola, creadora de ABM Tienda que se presenta en sus redes con una frase precisa: “Nos gusta trabajar para cuerpos no hegemónicos”. Ella comenzó con un local en Villa del Parque al que llegaban familias enteras para surtirse de prendas en las tallas que no conseguían en otros lugares. “Cuando empecé a buscar más variedad no encontraba proveedores porque todo era de mala calidad o en colores oscuros y aburrido y decidí empezar a confeccionar. Hago talles hasta el 66 y elijo modelos y colores juveniles. También telas que no marquen las imperfecciones. Prefiero el algodón al modal y busco que no tenga tanta lycra para que no se adhiera y produzca calor”, describe la emprendedora que empezó hace un año con las ventas online y vio que crecieron rápidamente. La culminación “En la Feria Diversa hubo mucho entusiasmo de la gente. Sucede que los productos que hay en el mercado no responde a la realidad. Son la mayoría 36 cuando la mujer argentina es 48 y más”, analiza la emprendedora quien se define como “chiquita de tamaño” pero capaz de entender lo que es “sentir que el mundo no es para vos”.

Ropa cmoda y de colores alegres la propuesta de Abm tienda Foto Ailen Cibello
Ropa cómoda y de colores alegres, la propuesta de Abm tienda. Foto: Ailen Cibello.

En el caso de Marilina Gamboa y Jorgelina Moscardi, los nombres detrás de Hello Bali, una línea de biquinis y mallas que llega hasta el talle 7 adecuado para una cadera de 157 centímetros, además de encontrar un nicho en el mercado pesaron las experiencias personales. “Marilina estaba acostumbrada a acompañar a gente muy querida a comprarse ropa y encontrarse con que todo les quedaba chico y yo siempre tuve talle grande y me costaba muchísimo conseguir ropa en la Argentina. Casi todo mi armario es de afuera, porque tuve la oportunidad de viajar, pero no todo el mundo puede hacerlo”, analiza Moscardi, fotógrafa y emprendedora, quien junto a su socia, diseñadora de indumentaria hace no solo biquinis, sino también mallas y otras prendas deportivas y tiene en carpeta lanzar una línea de ropa que se venden tanto a través de su página web y su Instagram como en su propio showroom. “Las visitas son con turnos y buscamos que las clientas se sientan bien tratadas. Nadie está obligado a probarse las mallas ni a llevárselas, si no se siente cómoda”, dice y revela que además de estar atentas a los modelos internacionales, tienen en cuenta su propia experiencia respecto de lo que es cómodo o le queda bien, y muchas veces suelen consultar a las compradoras antes de lanzar un producto para testearlo. “Hay mucho esfuerzo por parte del diseño en tratar de crear prendas que abracen a estos cuerpos que queremos vestir”, sintetiza con ternura y apunta que la búsqueda no está tanto en los materiales sino en la moldería.
Tanto para las emprendedoras como para las activistas el poder elegir ropa a su gusto y medida no es ninguna frivolidad ni un capricho sino una reivindicación de la individualidad para desterrar la imposición de un cuerpo hegemónico. El sociólogo francés Pierre Bourdieu lo llamó “cuerpo legítimo” y lo definió como “Un producto social, donde lo más natural en apariencia (volumen, talla, peso) es producto del habitus, esto manifiesta su carácter construido”. Señala el autor además que quienes se encuentran en las posiciones privilegiadas dentro del espacio social, son quienes poseen el control sobre los esquemas de clasificación, es decir, el poder.

En HelloBali apuestan a los tonos vibrantes
En HelloBali apuestan a los tonos vibrantes.

“Tuve que explicarle a mi hija en un probador que un jean 44 no le cierra porque nadie controla los talles y no porque tiene la panza gorda, que es lo primero que dijo. Su angustia me llevó a las veces que lloré probándome ropa y a las que vomité para que me quede”, tuiteó una usuaria la semana pasada.
“Hay un montón de gente que se está muriendo de calor porque le hicieron creer que no se puede poner un short por la celulitis o ponerse una musculosa porque tiene los brazos gordos o ponerse una malla porque le dijeron que eso no le queda bien”, completa Mato e insiste: “El cambio también debería ser cultural, tenemos que empezar a hablar de diversidad, abrazar la diversidad y la importancia que tiene, no todos los cuerpos son exactamente igual. Tenemos que dejar de pensar que los cuerpos deben adaptarse a la ropa sino al revés”.
En ese sentido Mato aboga por empezar a normalizar la representación de todos los cuerpos. “Porque no vemos personas con discapacidad, porque no vemos otras mujeres con otros tipos de cuerpo. Tenemos que empezar a mostrar más diversidad corporal en las campañas en los medios”.
“Hace unos pocos años el mundo se dio cuenta de que hace falta usar otro tipo de figuras, lo cual está buenísimo porque nos lleva a ver otro tipo de representación”, confirma Moscardi, y asegura que sus clientas no solo se rigen por parámetros estéticos: “además de buscar prendas que les devuelvan una imagen que les guste. Las redes y la difusión que hacen las influencers ayuda muchísimo”.

Relacionadas

  • Gordofobia: ¿Qué es y qué rol cumplen las redes sociales?

  • Luchar contra la gordofobia: una discriminación que ya no es invisible

  • Impulsan una campaña para que las publicidades de verano incluyan diversidades corporales

Desde su experiencia atendiendo clientas. Moscardi asegura que ellas no solo se dejan llevar por cuestiones estéticas: “Lo lindo o feo es subjetivo. Vamos más por el lado de que las prendas te posibiliten hacer cosas en tu vida. No que por no tener una biquini o una enteriza vos no puedas ir a tener una tarde de pileta con tus amigos o con tu familia o no puedas irte a la playa o tirarte bomba en la pileta. Hay chicas que nos cuentan que gracias a una prenda nuestra que le queda cómoda puede correr con su hijo por la playa”.

Jorgelina Moscardi alma mter de HelloBali
Jorgelina Moscardi, alma máter de HelloBali.

Luego cuenta una historia: la de una chica que se acercó a comprar una biquini en la última feria de Parque Patricios y aseguró que la quería para estar fresca en su casa pero que no pensaba llevarla a ningún otro lugar o, en todo caso, la iba a usar con un short: “ Le dije que esperaba que la usase y que pensase que la vida es corta y no para contarme que había ido a la pileta con su mejor amiga y que se sentía incluso capaz de ir a la playa. Me dio mucha alegría porque puedo entenderla”.
“Con la Feria Diversa quisimos no solo acercar la propuesta a la gente que a veces no encuentra sino visibilizar el tema”, explica Laura Velasco, quien preside la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Legislatura porteña y junto a Montenegro presentó un pedido de informes sobre la vigencia de la ley de talles en la Ciudad de Buenos Aires: “La respuesta fue la que intuíamos: que no se cumple. La ley que aún rige en el territorio porteño es antigua y tiene solo ocho medidas, centradas en los talles más chicos y el más pedido por las argentinas según todos los sondeos que es el 46 no aparece”. El resultado, según Velasco es que 7 de cada 10 mujeres no encuentran su talle en los percheros de las marcas argentinas.
La legisladora explica que la ley nacional encara el tema desde otra perspectiva y busca hacer una radiografía de los cuerpos, por eso junto a su bancada analizan si lo más conveniente es modificar la ley de talles porteña o insistir para que la Ciudad adhiera a la ley nacional.
Pero también las legisladoras proponen visibilizar las buenas prácticas de emprendedoras que ofrecen amplitud de talles. Nuestra idea es retomar las ferias. Que sean planificadas e itinerantes y que circulen por la ciudad. También promover iniciativas de este tipo desde la Economía social y popular. Queremos mostrar que es rentable y que hay una posibilidad comercial en la amplitud de talles ya que cuantos más emprendedores haya seguramente las prendas van a ser más accesibles”.

Biquinis para todas
Biquinis para todas.

Mientras tanto, quienes tienen cuerpos no hegemónicos buscan reivindicar su derecho a la diversidad como Mato, OnlineMami, Reinamiel y otras activistas o se unen para contar sus experiencias en las redes. Juntas no sólo relatan la situación sino que al visibilizar el tema invitan a descubrir en las presiones y/o agresiones que parecen haberse exacerbado como una vulneración de derechos que puede ser denunciada : “No quiero recorrer la ciudad entera para encontrar algo que me entre. No debería ser así. Y encima, en los lugares donde hay talles que me entran, me tengo que conformar con lo que haya (spoiler, no hay más de dos modelos)”, cuenta una usuaria. “Incluso ahora siendo una mujer de 30 años, cada tanto cuando me voy a comprar ropa termino renunciando y llorando. He entrado a locales donde me han dicho “Talle como para vos no hay”.
Una escena reciente de la serie Euphoria de la cadena HBO mostraba al personaje de Kat Hernandez (personificada por la actriz Barbie Ferreira) rodeada de amigas de talles minúsculas que la exhortaban con vehemencia a aceptarse tal cuál es y a levantar su autoestima, en una caricaturización casi grotesca del “body positive” que busca empoderar a quienes tienen siluetas diversas. “Todos luchamos con el amor propio y no me parece que ningún joven lo haya resuelto todavía”, analizó la actriz, que comparte muchas de las preocupaciones de su personaje. Como millones de mujeres en todo el mundo.

Gordofobia y discriminación

Las situaciones de discriminación y burlas relativas al peso y diversidad corporal, basadas en el modelo de belleza hegemónico, están mucho más naturalizadas de lo que se cree. Por eso, en general, son difíciles de detectar, y es tan importante el activismo para desenmascarar esos prejuicios y generar un cambio cultural.
La estigmatización que hay sobre las personas gordas es observable en las percepciones recolectadas por el Mapa de la Discriminación 2019 realizado por el Inadi: hay un altísimo porcentaje de encuestadas y encuestados que las identifica como “mucho” o “bastante” discriminadas. Por otro lado, un 26% de mujeres dice haber sufrido experiencias de discriminación relativas a su peso, gordura o corporalidad, mientras que solo un 20% de varones relato las mismas situaciones.

Telam SE

En el Mapa anterior, de 2013, el pesocentrismo se ubicaba entre las cinco primeras situaciones señaladas por las personas que experimentaron discriminación, detrás de los pretextos de situación socioeconómica y país de origen. En el último relevamiento, ha cobrado aún mayor importancia, ubicándose en los primeros lugares dentro de los tipos de discriminación más mencionados. Por otra parte, se sabe que, con la pandemia, la gordofobia y los discursos godoodiantes crecieron.
En ambas encuestas, la problemática expresa una mayor importancia en el segmento de 18 a 30 años: representan el doble de los casos que se verifican entre personas gordas de 60 a 74 años.

Telam SE

Gracias a la visibilización y al activismo gordo, cada vez hay más conciencia sobre este tipo de discriminación, que es una forma de violencia que debe dejar de naturalizarse y que, en muchos casos, implica una vulneración de derechos, como el no acceso a los talles que estable la ley. Sin embargo, aún es muy baja la cantidad de consultas y denuncias recibidas en el Inadi (en su mayoría realizadas por mujeres) si se comparan con la percepción social sobre el pesocentrismo.

Telam SE

Gordofobia y discriminación

Se pueden realizar denuncias por situaciones de discriminación relativas al peso corporal, la talla o la diversidad corporal en el Inadi. La línea 168 atiende todos los días de 9 a 19 horas, incluyendo sábados, domingos y feriados, pero si se comunica fuera de ese horario puede dejarse un mensaje grabado o al correo electrónico de atención al público: 0800@inadi.gob.ar
Las personas sordas pueden mandar un video en Lengua de Señas Argentina (LSA) por WhatsApp al 11 4404 9026.

El camino hacia la ley de talles

El 10 de junio de 2021 a través del decreto 375/2021 el Gobierno nacional reglamentó la Ley de Talles (N° 27.521) que establece la aplicación obligatoria en todo el país del Sistema Único Normalizado de Talles de Indumentaria (SUNITI) para la fabricación, confección, importación y comercialización, tanto presencial como digital, de indumentaria.
La norma establece que la indumentaria confeccionada o importada en el país debe respetar una serie de talles estandarizados según las medidas corporales de la población argentina, surgidas de un estudio antropométrico.
También se establece un plazo de 240 días para que el Instituto Nacional de Tecnología Industrial realice el Estudio Antropométrico Nacional Argentino (EAAr) a fin de establecer las medidas para el SUNITI. “Actualmente tenemos completado un 90% del estudio, ya que se había comenzado a hacer, por iniciativa propia en 2014, con unos 7.000 casos pero tras esa reglamentación se le dio la responsabilidad formal al INTI para aportar los datos para que se confeccione el sistema de talles”, contó Rubén Geneyro, el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Industrial.
Desde la reglamentación la entidad logró en apenas seis meses sumar otros 5.000 relevamientos a partir de la adquisición de un segundo escáner 3D para sumar al que ya estaba operando. De esta manera, el personal del área textil del INTI al que se sumaron referentes de las distintas regionales y del área de infraestructura y logística recorrieron el país buscando espacios fijos donde instalar los escáneres o realizando mediciones desde un tráiler. “Se trata de un estudio representativo de todos los grupos de edad y sexo ya que vamos a llegar a los 12.500 casos; federal porque se realizó en todo el país y voluntario ya que contó con una alta participación de los argentinos”, resume.
“Decidimos poner todos nuestros recursos para finalizar el estudio y actualmente estamos terminando las tomas simultáneas en Villa Gesell y en Salta, y nos quedarán las dos últimas postas: Comodoro Rivadavia (Chubut) y San Rafael (Mendoza). Mientras tanto, ya empezamos a procesar los datos para dárselos a la Secretaría de Comercio. Calculamos que a mediados de este mes van a estar los primeros resultados”, cuenta Geneyro y apunta que unos 60 países en todo el mundo cuentan con estudios semejantes para normativizar sus tallas, pero la mayoría son sondeos realizados por consultoras o instituciones privadas y no una entidad estatal como el INTI.
“Con estos datos vamos a poder tener una tabla de talles que nos represente en busca de conquistar derechos. La vestimenta tiene que ser un factor de inclusión no de exclusión”, argumenta Geneyro.

Original Article

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba