Últimas Noticias

Signal se enfrenta a críticas de empleados y a Facebook

(Bloomberg) — La empresa de mensajería encriptada Signal ha sido durante mucho tiempo popular entre activistas, periodistas investigativos, políticos y autoridades policiales debido a su énfasis en la privacidad y la seguridad. El crecimiento de la empresa era constante, pero lento.Luego, después de las festividades navideñas, los empleados de Signal tuvieron que manejar un aumento inesperado de nuevos usuarios que sobrecargó sus servidores, e ingenieros tuvieron quer correr para aumentar la capacidad.

El catalizador fue una reacción contra WhatsApp, que anunció una actualización de su política de privacidad que incluía compartir algunos detalles de la cuenta de los usuarios con su empresa matriz, Facebook Inc. Más de 2.000 millones de usuarios abandonaron la aplicación. El director ejecutivo de Tesla Inc., Elon Musk, ayudó a avivar el éxodo, alentando a su ejército de seguidores de Twitter a “usar Signal”.

De repente, una aplicación de nicho respaldada por Edward Snowden, denunciante de la Agencia de Seguridad Nacional, fue invadida por nuevos usuarios: más de 50 millones de personas la descargaron en 10 días, duplicando la base total de usuarios de Signal y convirtiéndola en la aplicación más descargada en 70 países, según varios empleados actuales y anteriores. El crecimiento meteórico ejerció una gran presión sobre los aproximadamente 30 empleados de Signal, en su mayoría ingenieros, diseñadores de productos y desarrolladores que trabajan de forma remota desde sus hogares en Estados Unidos y Canadá.

El diluvio también expuso las tensiones sobre la dirección y gestión de Signal bajo su fundador y director ejecutivo poco convencional, Moxie Marlinspike, un criptógrafo con rastas cuyos variados intereses incluyen el punk rock, la navegación y el anarquismo. Algunos empleados renunciaron el año pasado, dejando a algunos equipos de ingeniería con poco personal. Otros se han quejado de la supervisión de Marlinspike, el uso cada vez mayor de Signal por parte de grupos extremistas y una nueva función de criptomoneda que temen que pueda usarse para conductas delictivas.

Empleados actuales y exempleados, que pidieron no ser identificados, describen a Marlinspike como un genio técnico pero un jefe obstinado que se ha resistido al crecimiento del pequeño equipo de Signal. Durante mucho tiempo mantuvo un “control mortal” sobre el código subyacente y los servidores de Signal, dijo un exempleado. Ese control a veces causó frustración interna, dijeron varios empleados actuales y anteriores. Pero en los últimos meses, ha ido renunciando gradualmente a su estricto control sobre la infraestructura de la empresa, confiando a otros ejecutivos y empleados la capacidad de modificar el código y acceder a servidores y claves de cifrado estrechamente custodiados, según dos empleados actuales.Los problemas de Signal no son diferentes a los de otras empresas de tecnología que han luchado por un rápido crecimiento. Google y Facebook, entre otras, enfrentaron disidencia interna a medida que las empresas pasaron de ser startups idealistas y rudimentarias a gigantes de la tecnología.Pero Signal es diferente en varios aspectos importantes: es una organización sin ánimo de lucro que depende de contribuciones para financiar sus operaciones y es dirigida por un fundador que ha mostrado poco interés en las recompensas tradicionales del éxito empresarial. ¿Puede una organización sin ánimo de lucro dirigida por un antiguo anarquista representar un desafío serio para las grandes empresas de tecnología?Signal puede beneficiarse de “personas que buscan alternativas más viables y virtuosas”, dijo Dan Blah, cofundador de Reset y del Open Technology Fund, organizaciones que apoyan financieramente a proyectos tecnológicos que promueven los derechos humanos y la democracia. En su función en Open Technology Fund, Blah ayudó a proporcionar alrededor de US$3 millones en financiamiento a Marlinspike para el desarrollo de Signal.Blah, dijo que la pregunta es si Signal puede enfrentar el desafío. “No les faltará oportunidades para crecer”, dijo. “Pero desde una perspectiva de sostenibilidad, ¿pueden hacer frente a ese crecimiento? Dentro del mercado actual y las realidades políticas, es una incógnita”.

En entrevistas por teléfono y por mensaje de texto, por supuesto a través de Signal, Marlinspike rechazó las críticas a su estilo de liderazgo y dijo que no reflejaba las opiniones de todos en la empresa. También defendió el tamaño de su personal. “No creo que sea mejor, necesario o inevitable que todas las organizaciones de tecnología sean operaciones de varios cientos o miles de personas”, dijo.También desató una crítica contra Facebook, diciendo que muchas personas están cada vez más insatisfechas con sus políticas de privacidad y las de otros gigantes tecnológicos. En consecuencia, dijo que no estaba del todo sorprendido por el rápido aumento de nuevos usuarios de Signal.

Facebook declinó comentar sobre las declaraciones de Marlinspike.

Nota Original:Signal Takes on Facebook and Staff Dissent as Popularity Surges (1)

More stories like this are available on bloomberg.com

©2021 Bloomberg L.P.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba