Últimas Noticias

Choferes de la UTA estacionaron sus colectivos en la 9 de Julio en reclamo de vacunas y generan un caos de tránsito

El microcentro porteño, una vez más, es un caos de tránsito. En esta oportunidad, choferes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) estacionaron sus colectivos en la avenida 9 de Julio en reclamo de vacunas e impiden la circulación de vehículos en todos los carriles mano al sur.

La manifestación comenzó alrededor de las 12 del mediodía en la puerta del ministerio de Salud. Cerca de las una de la tarde los choferes se fueron del lugar y dejaron estacionados sus colectivos sobre la 9 de Julio, provocando un caos de tránsito en la zona.

Desde la UTA, gremio que agrupa no solo a choferes de colectivos, sino también conductores de subtes, micros y combis, piden un plan de vacunación “para los trabajadores que estamos en la primera línea de contacto con la población brindando un servicio esencial”.

A través de un comunicado, los manifestantes sostuvieron que las autoridades deben “tomar consciencia” de que “sin vacunas nos están enviando a la muerte”.

El reclamo no es nuevo, sino que comenzó poco después del arribo de los primeros contingentes de vacunas. “Somos trabajadores esenciales brindando un servicio público imprescindible para toda la sociedad. Pedimos al gobierno nacional un plan urgente de vacunación para quienes estamos en la primera línea con el compromiso y la responsabilidad de siempre. No arriesguen nuestras vidas”, había manifestado la UTA en otro comunicado.

Los afiliados al gremio que dirige Roberto Fernández comenzaron a liberar la zona alrededor de las 14.30, pero las demoras para circular por el microcentro continúan.

Esta manifestación es una más de las tantas que se han realizado en las últimas semanas en el microcentro porteño, a pesar de que la Argentina, y particularmente el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), se encuentran en el peor momento de la pandemia del COVID-19.

El martes pasado, por ejemplo, organizaciones sociales y movimientos de izquierda se concentraron en el Obelisco y cortaron casi totalmente en tránsito en la avenida 9 de Julio. Luego se movilizaron hasta la sede del Ministerio de Trabajo, donde se reunió el Consejo del Salario.

De acuerdo con lo que se observó en la movilización, cientos de manifestantes se expresaron sin ningún tipo de distanciamiento social y muchos sin el tapabocas. Además, hubo tensión y algunos forcejeos con integrantes de la Policía de la Ciudad que custodiaban la zona. Los piquetes duraron alrededor de 10 horas.

Ante este tipo de situaciones, mientras el sistema de salud en el AMBA atraviesa un presente por lo menos delicado, el gobierno nacional realizó una advertencia. “No vamos a permitir movilizaciones que entren en bloque a la Ciudad”, señaló Gabriel Fuks, secretario de Articulación Federal del Ministerio de Seguridad.

“Es un tema complejo, nos lleva varias horas por día. Les estamos pidiendo a las organizaciones una responsabilidad. El derecho a la protesta está vigente, la Constitución está vigente, no hay estado de sitio, pero lo que no se puede es no cumplir lo que cumplen otros ciudadanos, y esto vale para una protesta piquetera o para Patricia Bullrich en las murallas de Olivos en su grito libertario”, manifestó el funcionario a radio Futurock.

En sintonía, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, indicó que “no es tiempo de movilizaciones ni de amuchamiento de gente en las calles; todos vemos cantidad de casos (de Covid-19), de gente que se ha reinfectado”. “Siempre le presto atención a los reclamos, tienen que ver con asistencia alimentaria y nosotros reforzamos todas las partidas, y con mucha gente que se quedó sin ingresos, pero es tiempo de ser muy cuidadosos”, planteó.

En este sentido, el funcionario aseguró que el Gobierno “tiene diálogo todo el tiempo” con las organizaciones sociales, pero advirtió que “los barrios populares están muy mal, y no hay gente que no conozca a alguien que la pasó mal”.

Noticia en desarrollo…

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba