Últimas Noticias

¿Fatiga de Zoom?: científicos de la Universidad de Stanford hallaron la razón de por qué afecta más a las mujeres

01/01/1970 Videollamada con Zoom POLITICA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA ZOOM (Rawpixel/)

Llevamos más de un año de pandemia por el coronavirus, lo que ha significado para muchas personas tener que adaptarse al trabajo desde la virtualidad. De todas las aplicaciones para teletrabajar, Zoom tal vez es la más común, llegando a ser tan usada que la expresión “fatiga de Zoom” se está convirtiendo en parte de nuestro léxico.

Seguramente has oído hablar de ella, o muy probablemente ya la experimentaste, es ese cansancio producto de estar horas y horas conectado a videollamadas y teleconferencias. Un nuevo estudio científico está indagando sobre este padecimiento y ha establecer encontrar algunas conclusiones sobre el efecto de la pandemia en las dinámicas de trabajo de las personas.

Uno de los principales impulsores de este cansancio por las videollamadas parece ser lo que los investigadores llaman “ansiedad frente al espejo”, o la tensión mental de tener que mirarse constantemente, durante lo que podrían ser horas de reuniones por día.

Y el efecto es más agotador para las mujeres. De las 10.322 personas encuestadas para el estudio, alrededor de 1 de cada 7 mujeres (13,8 por ciento) informó sentirse “muy” o “extremadamente” fatigada después de las llamadas de Zoom, en comparación con alrededor de 1 de cada 20 hombres (5,5 por ciento).

Un hombre teletrabaja desde su domicilio. EFE/Emilio Naranjo/Archivo
Un hombre teletrabaja desde su domicilio. EFE/Emilio Naranjo/Archivo (Emilio Naranjo/)

“Todos hemos escuchado historias sobre la fatiga de Zoom y evidencia anecdótica de que las mujeres se ven más afectadas, pero ahora tenemos datos cuantitativos de que la fatiga de Zoom es peor para las mujeres y, lo que es más importante, sabemos por qué”, dice el psicólogo Jeff Hancock , de la Universidad de Stanford. La investigación del equipo está disponible actualmente como una versión preliminar antes de la revisión por pares.

Los investigadores utilizaron una escala de zoom y fatiga por agotamiento (ZEF) desarrollada previamente para evaluar qué tan difíciles encontraban los participantes al pasar mucho tiempo en llamadas de videoconferencia.

La ansiedad por el espejo ayudó a explicar gran parte de la diferencia en los niveles de fatiga entre hombres y mujeres, aunque no fue la única razón de la discrepancia. También se descubrió que las mujeres se sienten más atrapadas por tener que permanecer en el campo de visión de la cámara, tienden a tener reuniones más largas que los hombres en promedio y, por lo general, toman menos descansos.

Investigaciones anteriores han demostrado que es más probable que las mujeres se concentren en sí mismas cuando se miran en un espejo, y parece que una ventana de Zoom es similar, lo que desencadena una mayor autoconciencia y conciencia de la apariencia que puede llevar a pensamientos negativos.

“Vemos este efecto de género en múltiples estudios diferentes, e incluso después de tener en cuenta otros factores”, dice Hancock . “Es un hallazgo realmente consistente”.

La personalidad, la edad y la raza también influyen en la cantidad de cansancio que puede sentir por las videollamadas, encontraron los investigadores. Los introvertidos, las personas más jóvenes, las personas más ansiosas y las personas de color informaron niveles más altos de fatiga hasta cierto punto.

ARCHIVO - Una mujer en teletrabajo. Foto: Jens Kalaene/dpa
ARCHIVO – Una mujer en teletrabajo. Foto: Jens Kalaene/dpa (Jens Kalaene/)

Exactamente lo que está detrás de estas discrepancias va a requerir más estudios que involucren a un grupo más grande de personas, pero esta investigación ofrece algunas buenas ideas sobre las razones detrás de las diferencias de género.

Los investigadores sugieren tener días sin reuniones, hacer algunas reuniones solo de audio y consultar con colegas como formas de combatir la fatiga de Zoom, aunque parece que tendremos que vivir con estas videollamadas grupales por un tiempo todavía.

“A medida que el mundo pasa a la era de la pospandémica, en la que es probable que el futuro del trabajo sea híbrido, será importante maximizar los beneficios de la videoconferencia al tiempo que se reducen los costos psicológicos, especialmente dado que estos costos nacen de manera desigual en sociedad “, concluyen los investigadores en su artículo.

SEGUIR LEYENDO

Un estudio reveló que más de 500 genes vinculan la ansiedad con la depresión

Un embrión de rata, neuronas cultivadas y escamas de alas de mariposas: las alucinantes fotos ganadoras del Premio Olympus 2020

Las 10 razones científicas que avalan la transmisión del coronavirus por aire

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba