Último momento

Polémico: en medio del alerta por la flota que depreda el borde del Mar Argentino, en Chubut construirán un astillero para atenderla

Una vista aérea del puerto de Comodoro Rivadavia
Una vista aérea del puerto de Comodoro Rivadavia

Mientras se acumulan la evidencia visual y las quejas de los pesqueros locales por la depredación que centenares de buques extranjeros realizan (en principio, legalmente) en la llamada “Milla 201” del Mar Argentino, incursionando ocasional e ilegalmente en la “Zona Económica Exclusiva” reservada a la flota nacional, el Puerto de Comodoro Rivadavia avanzar en la idea de construir un Centro de Logística que atenderá, precisamente, a esos mismos buques extranjeros.

Se trata de la licitación del “astillero” del Puerto de Comodoro, cuyos alcances fueron detallados por el administrador, Favio Cambareri, una iniciativa que es duramente resistida, por caso, por los “poteros” argentinos, especializados en la captura del calamar, una de las especies que –por su carácter migratorio- está más sometida a la depredación por parte de la flota extranjera.

“Hace aproximadamente doce años que (Astilleros Comodoro SA) no está en funcionamiento, con un estado de abandono y deterioro notable”, explicó Cambareri a la especializada Revista Puerto. Y además dijo que se debió realizar “una presentación judicial en el marco de la quiebra de Astilleros Comodoro S.A. para poder recuperar el espacio acuático y terrestre que ocupa en el Puerto”.

En el pliego de la convocatoria, explicó Cambareri, se definió que “el objeto principal de este emprendimiento debe ser la industria naval y puede tener actividades complementarias, como la industria metalmecánica”.

Puerto de servicios

“Esto nos posicionaría como un puerto de servicios”, sostuvo el funcionario, quien admitió que en este proceso “podrán participar empresas locales, nacionales o internacionales”.

Consultado sobre la posibilidad de que el Centro Logístico brinde servicios a buques pesqueros que operan fuera de la milla 200,Cambareri respondió que si bien la Administración Portuaria colabora con los organismos nacionales de fiscalización y que “no estamos organizando un servicio para ese sector extranjero”, el astillero puede proyectarse a buques pesqueros nacionales, como a otro tipo de embarcaciones” y que “dentro de nuestro ordenamiento legal puede ingresar un buque pesquero extranjero, en la medida que no pesque en infracción dentro del Mar Argentino”.

(Foto: Franco Fafasuli)
Vista área de las "ciudades flotantes" al borde del Mar Argentino (Franco Fafasuli/)

“Paso inocente”

“Normalmente un buque que viene en navegación no está pescando, sobre todo cuando se trata de calamar, porque es un modo de captura que se realiza únicamente con la embarcación detenida”, fundamentó. “Si un buque que está fuera del Mar Argentino, me refiero a la zona económica exclusiva, quiere ingresar, hay un procedimiento para hacerlo, debe dar aviso a la autoridad marítima y se puede establecer un corredor para que haya un control sobre esa zona”, señaló Cambareri, que se refirió a lo que el Derecho de la Navegación llama “paso inocente, que es el derecho que tienen todos los buques del mundo a un paso ininterrumpido por el mar territorial de otro país, cuando no es perjudicial para la paz, el orden o la seguridad del Estado ribereño. De manera que existen mecanismos legales para poder prever esa situación”.

La construcción de este astillero o centro logístico está de hecho vinculada a los servicios que se pueden prestar a la flota extranjera y en la etapa previa hubo incluso reuniones con cámaras empresarias para evaluar posibles acuerdos con flotas extranjeras y ofrecerles servicios que, en la actualidad, demandan esos servicios en puertos de Uruguay. Más aún: a la licitación fueron invitadas empresas y capitales chinos, que conforman la parte del león de la flota que pesca en la “Milla 201”.

Bomberos uruguayos apagando un buque de pesca coreano en el puerto de Montevideo, el principal centro logístico de los buques extranjeros que pescan en la "Milla 201" de la costa argentina
Bomberos uruguayos apagando un buque de pesca coreano en el puerto de Montevideo, el principal centro logístico de los buques extranjeros que pescan en la "Milla 201" de la costa argentina (EFEI0373/)

Rechazo de los “poteros”

La iniciativa ya tuvo el rechazo de empresarios pesqueros de Chubut, según señaló el portal Dangdai, que también sigue temas pesqueros y portuarios. “Buscaremos un fuerte posicionamiento conjunto de las diversas cámaras que nuclean al sector para expresar a las autoridades provinciales y nacionales su rechazo”, cita la publicación a Guillermo de los Santos, señalado como referente de la flota potera nacional.

Un artículo previo de la Revista Puerto también había señalado “la confirmación por parte del abogado Roberto Wyn Hugues del estudio Shao & Asociados respecto de que las empresas chinas Zhoushan Huaxi Ocean Fhiseries, Hongdong Fhiseries, Ronggheng Rongyuan y Shanghai Kunting Import están interesadas en desarrollar un epicentro logístico en Comodoro Rivadavia para atender a la flota extranjera que opera en la milla 201″ había hecho sonar las alarmas en la flota potera nacional.”

“Prima facie esto es una barbaridad. Se estaría facilitando de servicios y logística a quienes destruyen nuestros recursos naturales”, dijo al respecto De los Santos. “Mientras por un lado se está hablando de regular las operatoria de las 200 millas, por otro lado, se le daría asistencia indiscriminada a la cantidad de barcos que afectan nuestros recursos”. Los chinos, agregó, “les van a copar el astillero, primero, y después se irán quedando con otros servicios que hoy proveen otras empresas, y destruirán empresas locales que no podrán competir con ellos.”

Mientras tanto, el gobernador chubutense, Mariano Arcioni, quien fue desairado por el presidente Alberto Fernández tras la visita de este a la provincia a raíz de los recientes incendios en la llamada “Comarca Andina”, mantiene silencio sobre la cuestión.

SEGUIR LEYENDO:

Si las grandes empresas tecnológicas fueran países, estarían entre los 30 más ricos del mundo

La clase media “empobrecida”: sus ingresos no superan los 500 dólares por mes