Último momento

Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta se reunirán el sábado en Olivos para analizar la suba de casos de coronavirus

Conferencia prensa Alberto Fernandez - Axel Kicilof - Horacio Larreta - COVID 19 - Coronavirus - Cuarentena Obligatoria - Olivos - Buenos Aires, Argentina
(Foto: Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

La reunión que viene gestándose hace días por la fuerte suba de casos de coronavirus en todo el país entre el presidente Alberto Fernández y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta no se concretará hoy, como venían discutiendo el gobierno nacional y el porteño, sino el sábado que viene.

El alcalde porteño visitará la quinta de Olivos para analizar los pasos a seguir ante la escalada de contagios de COVID-19 que se vienen registrando en la Ciudad de Buenos Aires -anteayer hubo 2084, ayer 1015 y hoy 1895- y el Área Metropolitana.

El encuentro había sido propuesto en principio para esta tarde, pero después de varios diálogos durante la mañana entre los funcionarios de ambas administraciones, resolvieron encontrarse dentro de dos días.

La convocatoria para el encuentro llegó desde el gobierno nacional, en particular desde la Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Julio Vitobello, uno de los hombres más cercanos a Alberto Fernández en la Casa Rosada. En la sede de Uspallata la recibieron con cierto grado de recelo. Fuentes de la administración porteña aseguraron a Infobae que mantendrán el espíritu de cooperación con la administración nacional, pero consideran que el escenario es distinto con respecto al año pasado, por motivos sanitarios y políticos.

En la Ciudad consideran que ahora se sabe más sobre el virus, hay mayor infraestructura en el ámbito porteño, y los procesos de testeo, cuidados, protocolos y control están mejor desarrollados en comparación con 2020. Además, este año hay vacunación. Aunque es lenta debido a la falta de dosis (que dependen de las negociaciones del gobierno nacional en el complicado mercado internacional), están conformes con el curso de la inoculación porteña, que suma un factor de confianza para evitar la dependencia de la Nación.

De fondo subyace una disputa política de múltiples ribetes que comenzó a mediados del año pasado cuando Alberto Fernández decidió quitar más de un punto de la coparticipación a la Ciudad para otorgárselo a la Provincia, en medio de las fuertes protestas por los sueldos y las condiciones de trabajo de la policía bonaerense que complicaron al gobernador Axel Kicillof. La medida del gobierno nacional fue un parteaguas en la relación con el alcalde porteño, que inició una demanda ante la Justicia para revertirla.

Noticia en desarrollo…