Último momento

Argentina cayó en un ranking global de felicidad durante la pandemia, que lideran los países nórdicos

La sociedad argentina sufrió más que otras los efectos de la pandemia
La sociedad argentina sufrió más que otras los efectos de la pandemia (EFEI0500/)

La sociedad argentina y de un grupo de otros países latinoamericanos se volvieron menos felices durante la pandemia, frente a una sensación de mayor placer registrada en varios países de Asia.

Según un artículo de The Economist, se registró un “descenso de la felicidad en América Latina y el aumento de la felicidad en Asia Oriental”. “Argentina, Brasil, Colombia y México se volvieron menos felices en 2020; China, Japón y Taiwán se volvieron más felices, aunque Corea del Sur retrocedió un poco”, indicó el informe global publicado la prestigiosa revista, que comienza con el caso de Park Ha-young, estudiante de la Universidad Nacional de Seúl, quien “pasó gran parte del año pasado preocupada por la enfermedad, y por sus posibilidades de contagio”.

“Su libertad se ha visto drásticamente limitada. El gobierno determina si puede ver a sus amigos o asistir a las clases, dejándola frustrada e incapaz de hacer planes. Está empezando a preocuparse por encontrar un trabajo después de graduarse.

Los políticos y funcionarios hablan con frecuencia de cómo el covid-19 afecta a la salud pública y a la economía. Pero para la mayoría de la gente esas son consideraciones abstractas”.

De este modo, The Economist reprodujo el ranking en el que muestra qué países ascendieron y descendieron en términos de la felicidad de sus habitantes, con motivo del Día Mundial de la Felicidad, que se celebra hoy. Allí, la Argentina se ubicó en el puesto 57mo, frente al 55to. en 2020 y al 47mo del 2019.

Los 20 países más felices son Finlandia, Islandia, Dinamarca, Suiza, Países Bajos, Suecia, Alemania, Noruega, Nueva Zelanda, Austria, Israel, Australia, Irlanda, Estados Unidos, Canadá, República Checa, Bélgica, Reino Unido, China y Francia.

Al reino de Bután se remonta el origen del Día Mundial de la Felicidad
Al reino de Bután se remonta el origen del Día Mundial de la Felicidad

La celebración nació a partir de la decisión del Rey de Bután, del sur de Aisa, de inventar el concepto de Felicidad Nacional Bruta (FNB), en vez del Producto Interior Bruto(PBI).

“Los investigadores vinculados a la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de la ONU han tratado de precisar estos estados de ánimo y examinar cómo los ha cambiado la pandemia”, precisó.

Se basó en un trabajo de la encuestadora Gallup, que formula las mismas preguntas en decenas de países. “La más reveladora dice a la gente que imagine una escalera, con escalones numerados de cero a diez. El peldaño superior representa la mejor vida que podrías tener, el peldaño inferior representa la peor. ¿En qué peldaño está usted ahora?

Las respuestas de la gente a esa pregunta, conocida como escalera de Cantril, sugieren (de forma bastante sorprendente) que el mundo era tan feliz en los dientes de una terrible pandemia como lo era antes de que el coronavirus golpeara. La puntuación media de los 95 países, no ponderada por la población, subió de forma insignificante de 5,81 en 2017-19 a 5,85 en 2020.

Sin embargo, “el patrón de satisfacción vital ha cambiado, ya que el Covid-19 ha hecho que las personas mayores sean más alegres. A unos pocos se les ha quitado parte de la felicidad; otros han acumulado más”.

“El Covid-19 amenaza a los ancianos mucho más que a los jóvenes, ya que el riesgo de muerte tras contraer la enfermedad se duplica por cada ocho años de vida. Sin embargo, los mayores se han animado”. En términos globales, “entre 2017-19 y 2020 la felicidad aumentó 0,22 puntos en la escala de Cantril entre los mayores de 60 años”.

Celina Beatriz Gazeti dos Santos, una psicóloga de 64 años en São Paulo, destacó una lista de factores que podrían empeorar el estado de ánimo: “La pandemia, la corrupción generalizada, un gobierno desagradable, la miseria de los demás. Sin embargo, se proclama cada vez más feliz y optimista”.

En Gran Bretaña y en otros países desarrollados, “el perfil de edad de la felicidad antes de la pandemia tenía una forma aproximada de U cuando se representaba en un gráfico”. “La gente comenzó su vida adulta en un estado alegre. En la mediana edad se volvían más sombríos. Luego, a partir de los 50 años, empezaban a ser más felices de nuevo. Sin embargo, si llegaban a una edad muy avanzada, volvían a caer en la depresión. Hoy el patrón es una pendiente ascendente”.

En cambio, “los jóvenes están menos satisfechos que los de mediana edad, que están menos satisfechos que los mayores”. En el caso de Gran Bretaña, puede atribuirse en parte al programa de vacunación, que se ha focalizado primero en los ancianos. “Pero el patrón apenas ha cambiado en el último año. Meses antes de que los británicos se familiarizaran con lo que algunos llaman el Pfizer y el AstraZeneca, algo había cambiado”.

En los países donde más rápido se avanza con la vacunación, los adultos mayores se sienten más felices
En los países donde más rápido se avanza con la vacunación, los adultos mayores se sienten más felices (El Comercio/)

Al respecto, se destacó que “los programas de videoconferencia han permitido a muchos ancianos mantenerse en contacto con sus familias, a veces mejor que antes de la pandemia”. Y en los países que se cerraron, “tienen el placer de saber que la sociedad se sacrificó para protegerlos”, en algunos casos.

Como señaló John Helliwell, economista de la Universidad de Columbia Británica que escribió parte del Informe Mundial sobre la Felicidad, “los ancianos se sienten más saludables”.

“En todo el mundo, el 36% de los hombres mayores de 60 años dijo tener un problema de salud el año pasado, frente a una media del 46% en los tres años anteriores. Entre las mujeres, la proporción de problemas de salud descendió del 51% al 42%. Es probable que las personas mayores no estén realmente más sanas. Más bien, el covid-19 ha cambiado la vara de medir. Se sienten más sanos porque han esquivado una enfermedad que podría matarlos”, indicó The Economist.

En cambio, “los jóvenes han tenido un año difícil”. En Estados Unidos, la tasa de desempleo de las personas de 20 a 24 años se disparó del 6,3% en febrero de 2020 al 25,6% dos meses después (el mes pasado volvió a caer al 9,6%). Y en algunos países ricos, “las mujeres jóvenes lo han pasado especialmente mal; suelen trabajar en sectores, como el sector de la hotelería, que se han cerrado”.

“Cuando las escuelas cierran, muchas se ven obligadas a ocuparse del cuidado de los niños más de lo que les corresponde. También tienen una vida social muy ajetreada. Tener muchos amigos parece, en contra de la intuición, haber hecho más difícil la pandemia”, se afirmó.

Las mujeres sumaron más tareas durante la pandemia
Las mujeres sumaron más tareas durante la pandemia (ANUSHREE FADNAVIS/)

Un estudio realizado en Gran Bretaña por Ben Etheridge y Lisa Spantig, ambos de la Universidad de Essex, descubrió que “las mujeres con al menos cuatro amigos íntimos fueron las que más se desplomaron durante el cierre de la primavera de 2020”.

“La gente que está acostumbrada a ver a muchos amigos realmente sufrió, y las mujeres y los más jóvenes tienen más amigos”, dice Xiaowei Xu, del Instituto de Estudios Fiscales.

De todos modos, el panorama no es igual para todos: a algunos países les ha ido mejor que a otros. Mientras que la felicidad de los británicos cayó en 2020, Alemania pasó de ser el 15º país más feliz del mundo al séptimo. Gran Bretaña ha soportado largos cierres.

Alemania luchó contra el covid-19 mucho mejor que la mayor parte de Europa, aunque ha seguido escatimando en la finalización de la vacunación, lo que llevó a Bild, un periódico sensacionalista, a declarar en febrero: “Liebe Briten, we beneiden you” (querida Gran Bretaña, os envidiamos).

En forma sorpresiva, “los países que ocupaban los primeros puestos de la tabla de la felicidad antes de la pandemia siguen estando ahí; los tres países mejor situados en 2020 -Finlandia, Islandia y Dinamarca- estaban entre los cuatro primeros en 2017-19. Los tres han afrontado bien el covid-19, y tienen tasas de exceso de mortalidad inferiores a 21 por 100.000”.

Islandia tiene una tasa negativa; le ayuda ser una isla remota. De todos modos, la conclusión más intrigante del Informe sobre la Felicidad en el Mundo es que algunos vínculos entre el covid-19 y la felicidad operan en ambas direcciones. “Los autores no sugieren que la felicidad ayude a los países a resistir el covid-19. Por el contrario, sostienen que uno de los elementos que sustentan la felicidad nacional también hace que los lugares sean mejores para hacer frente a las pandemias”, indicaron.

“Se trata de la confianza. Las encuestas de Gallup muestran que muchos de los lugares que mejor han afrontado el covid-19, como los países nórdicos y Nueva Zelanda, tienen una fe generalizada en las instituciones y en los extraños. Grandes mayorías de sus habitantes creen que un vecino les devolvería la cartera si la encontraran”, subrayó.

El informe indica que los países no han logrado acabar con el covid-19 por muchas razones obvias: algunos son pobres, otros están mal gobernados y, además, carecen de experiencia reciente con enfermedades de este tipo.

El economista Jeffrey Sachs criticó a AMLO por invertir más en Pemex que en energías renovables. (Foto: jeffsachs.org)
El economista Jeffrey Sachs se refirió a la situación social en la pandemia

Sin embargo, Jeffrey Sachs, economista de la Universidad de Columbia, sugiere otra razón: los políticos y funcionarios de muchos países ricos de Europa y Estados Unidos decidieron que no podían pedir demasiado al público.

“Una combinación de individualismo y una confianza institucional poco sólida hizo que se sintieran incapaces de insistir en las cuarentenas o en el uso de máscaras hasta que la situación se volviera desesperada”, se indicó.

“Si esto es cierto, podría ayudar a explicar un amplio cambio regional: el descenso de la felicidad en América Latina y el aumento de la felicidad en Asia Oriental. Argentina, Brasil, Colombia y México se volvieron menos felices en 2020; China, Japón y Taiwán se volvieron más felices, aunque Corea del Sur retrocedió un poco”.

Es como si los países latinoamericanos “tuvieran el tipo de felicidad equivocado antes de 2020, dice el Sr. Helliwell: una felicidad sostenida por las estrechas conexiones sociales de las personas, no por los altos niveles de confianza social”.

Una encuesta global en 2019 encontró que sólo el 52% de las personas en América Latina y el Caribe pensaban que un vecino devolvería una cartera; sólo el 41% pensaba que un policía lo haría. Esa es la proporción más baja de cualquier región.

La tradicional falta de confianza hizo más difícil para los países latinoamericanos abordar el covid-19 de manera integral.

“La gente puede mantener, y de hecho lo hace, las distancias entre sí, pero eso es emocionalmente difícil en países donde la gente es normalmente tan sociable”.

SEGUIR LEYENDO:

El inversor más exitoso de la historia llegó a la Bolsa porteña: cómo se puede apostar por la acción del mítico Warren Buffett

A un año del inicio de la cuarentena, qué sectores lograron recuperarse, cuáles no y qué se espera para 2021