Último momento

Misterio en Twitter: en medio de su racha de súperinfluencer financiero, Elon Musk sorprendió y se fue “por un tiempo” de la red social

El CEO de Tesla Motors, Elon Musk  (REUTERS/Lucy Nicholson/Foto de archivo)
El CEO de Tesla Motors, Elon Musk (REUTERS/Lucy Nicholson/Foto de archivo) (Lucy Nicholson/)

Tocó bitcoin y lo hizo saltar por los aires, con un alza de casi 20 por ciento. Lo mismo hizo con otra criptomoneda, Dogecoin, día atrás con la tienda online Etsy y la semana pasada con GameStop, la cadena física de videojuegos que quedó en el medio de la corrida de los usuarios de red social Reedit contra grandes fondos que apostaron en corto contra su acción.

A Elon Musk, el dueño de Tesla y SpaceX y el hombre más rico del mundo –con un patrimonio de casi USD 190.000 millones, según Forbes– le alcanza con publicar un tuit desde su cuenta de más de 44,8 millones de seguidores para hacer un revuelo. Ni siquiera tiene que usar los 280 caracteres que ofrece la red social del pajarito azul: con un símbolo o una sola palabra le alcanza y le sobra.

Por eso sorprendió el tuit de esta mañana en el que este verdadero superinfluencer para la generación de millennials y sub30 de todo el mundo anunció que se toma vacaciones de la red social. “Fuera de Twitter por un tiempo”, tuiteó Musk en la madrugada de EEUU.

elon Musk Twitter
El tuit de Musk en la madrugada de EEUU

¿Qué pasó? Misterio. No se sabe: no dio más detalles. Otra vez un mensaje corto y críptico. No volvió a publicar desde entonces.

En junio del año pasado escribió exactamente el mismo mensaje, sólo para regresar a la plataforma de redes sociales un par de días después.

Ayer había tuiteado sobre cómo evoluciona la construcción de Giga Berlín, la nueva plata de Tesla en Europa. También trascendió que horas atrás hizo su debut en otra red social de moda: ClubHouse. Funciona con audios y, al momento, se accede a través de invitación. Tuvo una audiencia de 5.000 personas (el límite de usuarios en una sala de chat) y desplegó su verborragia, hablando de Marte, Neuralink, Bitcoin, Tesla e incluso, vacunas de COVID-19.

En la sala estaba presente Vlad Tenev, director ejecutivo de Robinhood, plataforma de bolsa sin comisiones investigada por la Comisión del Mercado de Valores (SEC, en inglés) tras la “extrema volatilidad” alcanzada por las acciones de GameStop. Musk lo entrevistó para que explique lo que había sucedido en la última semana con la debacle de Wall Street Bets.

“Contanos qué pasó la semana pasada. ¿Por qué la gente no pudo comprar las acciones de GameStop? La gente exige respuestas y quiere saber los detalles y la verdad”, le preguntó Musk a Tenev.

Elon Musk en Clubhouse
Musk, ayer en ClubHouse

Súperinfluencer

La semana pasada, Infobae describió el fenómeno de los nuevos superinfluencer financieros, del que Musk es referente. También Jack Dorsey, el cofundador de Twitter.

“‘En retrospectiva, esto era inviable’, tuiteó Musk hace horas sobre bitcoin. La idea detrás del mundo cripto es muy parecida a lo que piensa él para sus negocios, para sus propuestas de valor: mundos descentralizados, revolución y cambio de statu quo. Es como si dijera ‘ya está, esto es cosa seria’. Musk viene coqueteando con el tema desde hace mucho; Dorsey, también”, destacó entonces Rodolfo Andragnes, presidente de la fundación Bitcoin Argentina.

“Hay mucho de aspiracional en todo esto y de ser diferente. Musk es un aspiracional para muchos jóvenes. Representa conceptos magnánimos y los concreta: va contra la NASA y hace autos open source. ¿Cómo no lo van a seguir? Da esperanzas y cuando habla de bitcoin, lo siguen. Bitcoin te diferencia de tu papá y tu abuelo. ¿Warren Buffett no entiende este mundo? No importa, porque justamente es otro mundo”, explicó.

Con información de Reuters

Seguí leyendo:

La inflación no para: cuáles fueron los alimentos que más subieron en el comienzo del año

Dólar hoy: la cotización libre se negocia a $153, su menor valor en las últimas seis semanas

Mercados: el optimismo global vuelve a sostener el buen momento de las acciones argentinas