Último momento

Autos, vestidos, zapatillas, agua embotellada y pan: cuáles son los precios en los que Argentina es más cara que el resto de los países

locales cabildo
La Argentina es uno de los países más caros del mundo para comprar vestidos, zapatillas o autos. Foto: Anita Pouchard Serra/Bloomberg (Anita Pouchard Serra/)

La Argentina es un lugar pésimo para comprar un auto y poco menos que ideal para comprar vino, al menos si se tiene en cuenta qué tan barato o caro es hacerlo en comparación con el resto del mundo.

Después de tres años de fuertes devaluaciones del tipo de cambio oficial, los problemas de competitividad en dólares que experimentaba la Argentina en 2017 desaparecieron en gran medida, pero si se hace un análisis sector por sector se ven realidades específicas para cada producto. A grandes rasgos, según un informe privado, la Argentina tiende a ser más barata que otros países en bienes que se exportan, mientras que sucede lo contrario con aquellos que son de consumo interno o gozan de alguna forma de protección comercial.

El IERAL-Fundación Mediterránea realizan periódicamente análisis comparativos de los precios de más de una serie de productos en la Argentina y otros 102 países, utilizando bases de datos de precios online para poder sopesar los valores en dólares locales con los de otros mercados. El resultado es una mirada algo más detallada a la competitividad en dólares tradicional -la que se mide como “tipo de cambio real multilateral”- y que muestra que bienes y servicios son económicos en el país, cómo afectan los subsidios a los precios y cómo los problemas de competitividad.

Los productos relativamente más caros en Argentina, que se localizan en la mitad superior del ranking, serían automóviles y vestidos

Para hacerlo, compararon valores registrados por Numbeo y Preciosmundi, dos webs que siguen precios en todo el mundo.

“En la comparación de precios en dólares, utilizando el tipo de cambio oficial, los productos relativamente más caros en Argentina, que se localizan en la mitad superior del ranking, serían automóviles (10° entre 103 países) y vestidos, en la posición 11°. Un poco más atrás lo siguen las zapatillas deportivas (37°), agua embotellada (44°) y el pan blanco (44°)”, explicó el informe.

Producciones exportables, servicios subsidiados y hasta alquileres quedan del otro lado de la medición: difícil encontrar países en los que sean más baratos que en Argentina.

“En los productos en que Argentina se ubica con precios más bajos, se destacan principalmente el vino (100°, solo tres países tienen el vino más barato que Argentina) y naranjas, en la posición 97°. También resulta pertinente destacar que el país cuenta con la carne vacuna entre las más baratas entre 103 países (posición 92°). Asimismo, el país cuenta con precios relativamente bajos en alquileres de departamento (92°), arroz blanco (82°), manzanas (77°) y tarifas de servicios públicos (77°)”, detalla el informe.

ieral precios competitividad
ieral precios competitividad

“Argentina se posiciona más cara en bienes cuya política comercial protege, como automotores y textiles, y relativamente más barato en aquellos bienes que exporta, dada la existencia de derechos de exportación y otros componentes de un sesgo antiexportador, así como en servicios públicos subsidiados”, resume el análisis que lleva la firma de Marcelo Capello y Fernando Kühn.

Competitividad cambiaria

En marzo de 2017, cuando el instituto de Fundación Mediterránea comenzó el seguimiento de los precios, la Argentina se encontraba más cara en el 60% de los casos, cuando se compraran 224 precios relevados (14 países y 16 productos).

Crisis y devaluaciones sucesivas mediante, el mismo indicador analizado a septiembre de 2019 mostraba que sólo en el 8,5% de los productos la Argentina era más cara que el resto de los países. La competitividad cambiaria, sobre todo luego de movimientos tan extremos, había hecho lo suyo.

ieral enero 2021 precios
ieral enero 2021 precios

El año 2020, explica el estudio, redujo esa mejora en la competitividad cambiaria. Pero el movimiento no fue relevante. En términos comparativos, si bien creció la cantidad de productos que están caros en el país en comparación con el mundo, siguen siendo minoritarios.

“Observando los datos de precios en enero 2021, se desprende que la competitividad de precios ha empeorado en los últimos meses, pero aún sin presentarse un escenario muy preocupante, como era 2017. Los precios de los bienes y servicios seleccionados son más caros en Argentina en un 29% de los casos”, señaló el estudio.

Claro que todos los cálculos están estimados al tipo de cambio oficial, el que se usa para importar y exportar. A tipo de cambio paralelo, mientras tanto, el resultado es muy distinto.

Argentina se posiciona más cara en bienes cuya política comercial protege, como automotores y textiles, y relativamente más barato en aquellos bienes que exporta

“Si los precios de Argentina se encontraran valuados a dólar blue, la competitividad de precios del país sería muy alta. Solo en 4 casos de un total de 224 precios relevados, Argentina sería más cara. Incluso en productos en los que el país es estructuralmente caro (como textiles y vestimenta) serían la mayoría de las veces más baratos en Argentina. Esto seguramente no refleja las condiciones productivas del país, aunque la situación financiera y de escasa credibilidad de la política económica, y la pobre situación macroeconómica, amplía la brecha cambiaria y las expectativas devaluatorias”, analizó el informe.

Que el escenario de competitividad favorable se mantenga “dependerá de cómo evolucionen la política cambiaria y la inflación en Argentina y otros países, en los próximos meses, en el marco de un contexto complejo por los efectos del COVID-19. Si el tipo de cambio aumenta por debajo de la inflación, podría volverse a una situación de escasa competitividad de precios en nuestro país, o tipo de cambio marcadamente bajo. Esto es lo más probable en un año con elecciones, en que el gobierno muy probablemente intentará usar el tipo de cambio nominal como ancla para la inflación, además de las tarifas de los servicios públicos”, concluyen Capello y Kühn.

Seguí leyendo:

Con el eje en la reconstrucción post pandemia, Alberto Fernández hablará hoy en el Foro de Davos

Cómo repartió el gobierno nacional la publicidad oficial durante todo el 2020

Monotributo: extendieron el plazo para impedir la exclusión de oficio por sobrepasar límites de facturación y por falta de pago