Último momento

Arroz, harina y yerba: por qué fueron los tres alimentos del nuevo Precios Cuidados que más subieron en la última semana

Los 400 ítems que integraban hasta ese momento el programa “Precios Cuidados” tuvieron apenas dos aumentos en 2020: a mitad de año y en septiembre
Los 400 ítems que integraban hasta ese momento el programa “Precios Cuidados” tuvieron apenas dos aumentos en 2020: a mitad de año y en septiembre

Como prácticamente todos los productos de consumo masivo, que fueron alcanzados por el congelamiento de marzo último -Resolución 100-, los 400 ítems que integraban hasta ese momento el programa “Precios cuidados” tuvieron apenas dos aumentos en 2020: a mitad de año y en septiembre, con el agravante para las empresas fabricantes de que esos bienes no tenían actualización desde enero, cuando se relanzó el plan. Con la convicción de que los precios máximos deben finalizar de forma gradual, el Gobierno decidió crear una canasta mayor en Precios Cuidados y la semana pasada anunció que la oferta se ampliaría a 660 artículos en todo el país, con un aumento de precios promedio del 5,6 por ciento.

Las autorizaciones de subas, tras una negociación que fue dura y que tuvo momentos tensos entre el equipo de la Secretaría de Comercio y las empresas, fueron diversas según el tipo de producto y los aumentos de costos que venía arrastrando cada rubro. De acuerdo a un listado al que accedió Infobae, de los productos de almacén que se mantuvieron dentro del programa, los que más aumentaron fueron el arroz, la yerba y la harina. En los tres casos, la suba autorizada fue del 9 por ciento.

En la industria destacaron que la brecha entre el aumento de algunos costos de las materias primas y el de la suba de precios autorizada fue en 2020 de entre 4 y 10 veces

Por ejemplo, en el arroz, la marca Apóstoles “No se pasa” subió de $73,30 a $79,90 el kilo, en tanto que el largo fino de esa marca y de Primor subió a $68. El largo fino Gallo de Molinos Río de la Plata volvió a aparecer en el programa, con un precio de $85 el kilo. El paquete de 500 gramos de la yerba Amanda que valía $133,70 hoy cuesta $145,70 y el kilo marca Romance (la suave) trepó de $250 a $272,50. El paquete de kilo más caro dentro del programa corresponde a Unión con palo suave, que se incrementó a 291,40 pesos.

Fuentes de la industria afirmaron a Infobae que la suba de costos por las materias primas que tuvo la producción de arroz en 2020 fue del 100%, con precios que treparon sólo 10%, mientras que en el caso de la yerba, las materias primas se incrementaron 80% y los precios, menos de 20%. Es por eso, interpretan los productores, Comercio Interior les concedió un aumento mayor que al resto de las categorías. De todos modos, en ningún caso las subas serán de dos dígitos, tal como se los había adelantado a las empresas la secretaria de Comercio Interior, Paula Español.

Los aceites tuvieron un aumento del 8% en la lista de Precios Cuidados
Los aceites tuvieron un aumento del 8% en la lista de Precios Cuidados

La harina es otro producto que tuvo un fuerte aumento de costos en 2020 y el Gobierno le concedió un porcentaje mayor al promedio. La única marca que permanece con este producto en “Precios Cuidados” es Morixe, que comercializa la harina leudante, la 000 y la 0000. En todos los casos la suba fue de 9% y los nuevos valores son $67,40, $59,60 y $42,70, respectivamente. Otro producto que también tuvo una autorización de 9% fue la mayonesa Hellmanns (envase de 950 gramos), de Unilever, que pasó de $166,60 a $181,50. En este caso, precisaron en el sector empresario, la explicación es que el huevo líquido pasteurizado subió más de 30% de enero a noviembre de 2020 y el aceite se encareció 67% en un año.

En segundo lugar en orden de aumentos, se ubicaron los fabricantes de aceites, que fueron autorizados a aumentar 8%. A modo de ejemplo, la botella de 1,5 litro de aceite de girasol marca Cada día (AGD) pasó de venderse a $ 142 en el AMBA a $ 153, según la lista vigente hasta comienzos de abril. Lo mismo pasó con las dos versiones (900 cc y 1,5 litro) de Primor, de Bunge, y Florencia, de Molino Cañuelas. El único que se incrementó menos (6%) fue el aceite mezcla Clovelly, también de Bunge.

Los fabricantes de aceites y de algunos tipos de fideos fueron autorizados a aumentar 8 por ciento

Los fideos, en tanto, tuvieron diversidad de aumentos. Algunos subieron 8% -es el caso de los que son marca Canale y Matarazzo, de Molinos-, en tanto que otros como el 308 (Fidergroup), que son al huevo, o los de sémola de trigo, de Morixe, tuvieron una suba de 4%. En la harina y, por ende, la pasta, incidió mucho en los costos la variación del precio internacional del trigo, que se incrementó, en pesos en un año, 80% y que implica el 75% del costo total. También el mate cocido suave de la marca Unión (paquete de 25 unidades) subió 8%, al igual que las marcas de pan rallado y rebozador que hay en el programa.

Entre 8% y 9% también se ubicaron algunos productos lácteos. La leche fresca La Armonía tuvo una autorización de 8,43% (el litro pasó de $45,65 a $49,50), mientras que la marca Apóstoles subió de $52 a $56,50 (8,65%). A su vez, los yogures bebibles de Ilolay de 1 litro treparon de $85 a $92,65, es decir, 9% de incremento. En tanto, el kilo de queso cremoso La Paulina, que hasta antes de la renovación costaba $352,40, ahora escaló 8%, hasta los $380,60.

Los que menos se encarecieron

Permanecieron congelados los productos de Starbread marca Bio (harina, pan campero, pan de molde, premezclas y pan rallado), así como también los helados Torpedo y Noel. Por ejemplo, un kilo de esta última marca se mantendrá en $449 durante todo el primer trimestre del año. A su vez, entre 2% y 3% de suba se llevaron las especias y condimentos de La Parmesana, y el resto de los incrementos se ubicaron entre 4 y 6 por ciento.

El Gobierno aumentó de 399 a 660 la oferta de productos dentro de este programa y el objetivo es que la lista siga creciendo, hasta llegar a 2.000 ítems

El Gobierno aumentó de 399 a 660 la oferta de productos dentro de este programa y el objetivo es que la lista siga creciendo, hasta llegar a 2.000 ítems, pero será difícil en el actual contexto de aceleración inflacionaria e intención oficial de mantener a raya también el resto de los precios de la canasta de consumo masivo. De hecho, los artículos que quedaron ya fuera del congelamiento de Precios máximos no tienen vía libre para aumentar, sino que deben ajustar los porcentajes autorizados por la Secretaría de Comercio. Según dijeron fuentes oficiales, incluso podrán sumarse productos en estos meses hasta abril, que volverán a revisarse los valores.

Fuentes oficiales anticiparon que podrán sumarse productos en estos meses hasta abril, que volverán a revisarse los valores de venta al público
Fuentes oficiales anticiparon que podrán sumarse productos en estos meses hasta abril, que volverán a revisarse los valores de venta al público

“Ya con la lista anterior, que había incluido productos de primeras marcas, la participación de las ventas de los productos del programa de Precios Cuidados dentro del total de la facturación de los supermercados había crecido del 4% al 7%, por lo que se espera que con la nueva lista ese porcentaje crezca aún más”, dijo a Infobae el líder de Client Delivery de la consultora Nielsen, Maximiliano Doff.

La participación del programa dentro del total de la facturación de los supermercados había crecido del 4% al 7%, y se espera que con la nueva lista ese porcentaje crezca aún más (Maximiliano Doff)

Según remarcó Doff, “si bien es una buena herramienta para que los consumidores tengan una oferta de productos a menores precios, no sirve para controlar la inflación”. Y cuánto suban los precios este año, al igual que cuánto crezcan los salarios, será clave en el comportamiento del consumo masivo, que cerró el 2020 con una caída del 6% en el total de los canales (cadenas, almacenes, autoservicios, kioscos y bares/restaurantes, específicamente lo que se refiere a despacho de bebidas), de acuerdo a los datos de la consultora Nielsen.

“El cierre del año pasado mantiene la tendencia que veníamos viendo en los años anteriores. A pesar de que la base de comparación es cada vez menor, el consumo sigue cayendo, y la explicación es que el salario no logra compensar el aumento de inflación”, remarcó Doff, quien agregó que, absteniéndose de lo que puede implicar nuevas restricciones sanitarias producto de un rebrote, el 2021 debería mostrar un primer semestre complicado -parte del período se estará comparando con meses del 2020 donde no había pandemia- y una segunda parte del año donde podría empezar a mostrar una recuperación. Si se cumple la proyección oficial de un PBI que se reactivará en torno al 5%, el consumo masivo se ubicará entre 2% y 3% por encima del 2020, indicó el especialista.

Pero hoy el escenario es muy incierto y dependerá de si los consumidores disponen de mayores ingresos para destinar a las góndolas. La posibilidad de que la vacunación no dé abasto y el contexto epidemiológico empeore suma una gran cuota de incertidumbre al ya deprimido escenario económico.

Seguí leyendo:

Las expectativas de inflación para 2021 aumentaron 20 puntos en un año

Martín Guzmán aseguró ante empresarios que no habrá salto devaluatorio en 2021