Último momento

Exclusivo, el contrato de alquiler de la casa donde murió Maradona: cuánto pagó y quién lo firmó

el contrato de alquiler de la casa donde murió Maradona

Italia 5208, Barrio San Andrés, Lote 45. La dirección quedará grabada en la historia como el lugar donde murió Diego Armando Maradona, el futbolista más trascendente de todos los tiempos, a los 60 años. Dicha propiedad fue elegida de apuro (la búsqueda duró apenas 48 horas) por su círculo íntimo, luego de que consensuaran que continuaría con su recuperación tras la operación fuera de la clínica en la que estuvo internado ocho días. Infobae accedió a fotos de la casa y al contrato de locación entre los dos propietarios y el ex capitán, que fue rubricado por su hija Jana.

En las últimas horas, la última morada de Pelusa se transformó en motivo de debate mediático, a partir de las declaraciones de Oscar Ruggeri, su ex compañero de Selección, en ESPN. “Ayer, hablando con Claudia (Villafañe), me decía: ‘Cabezón, si vos entrabas y veías dónde falleció Diego, te morís’. No sé si está bien que lo diga, pero yo lo puedo decir. Claudia sabe que lo digo de corazón, pero me contó eso. No quise preguntarle más”, subrayó el ex defensor, poniendo bajo la lupa las comodidades del lugar.

Según informó el entorno de Maradona, el alquiler de la propiedad costó 16.000 dólares por tres meses, que fue abonado en su totalidad por Matías Morla, su abogado. El período de locación comprendía desde el 10 de noviembre de 2020 hasta el 31 de enero de 2021.

El contrato de alquiler de la casa donde murió Maradona
El contrato de alquiler que firmó Jana Maradona en nombre de Diego y de su círculo íntimo

Contrato de alquiler Diego maradona Final blureado 2

El tiempo escueto de alquiler estaba relacionado con el deseo o la proyección de la evolución de Pelusa: tanto su círculo íntimo como los médicos que lo trataban entendían que para fines de enero ya tenía que estar rehabilitado y presto para regresar a su trabajo como entrenador de Gimnasia La Plata a tiempo completo. Incluso, el neurocirujano Leopoldo Luque analizaba la posibilidad de que pudiera tener alguna reconexión con el fútbol en el corto plazo para brindarle una rutina que lo motivara y lo sacara de un nuevo pozo anímico.

El campeón del mundo estaba alojado en la planta baja de la propiedad, en el espacio que funcionaba como playroom, para que no debiera subir y bajar las escaleras. Dicha habitación estaba equipada con una cama de dos plazas, una TV grande y un sillón masajeador. Tenía vista al lago. Además, le colocaron un inodoro ortopédico para que no tuviera que trasladarse de noche para ir al baño. En la planta principal hay un baño, pero para llegar hasta ahí hay que atravesar el living-comedor integrado. Allí también se halla la cocina.

La planta alta, por su parte, cuenta con cuatro habitaciones; una de ellas, la principal, en suite. Dicho espacio había sido acondicionado para Maradona, pero por la operación, para que no hiciera esfuerzos, luego optaron por que se quedara en el playroom.

La casa también cuenta con una galería, el espacio favorito de Diego en los 15 días que residió allí, y el lugar donde sacaba una mesa para jugar a las cartas. Y con un fondo, con un pequeño arco y un aro de básquet.

Mientras tanto, Diego continuó pagando la locación de su hogar en el barrio cerrado Campos de Roca, en la localidad de Brandsen. Allí tenía mayores comodidades, sobre todo en el exterior. Contaba con un parque amplio, con una cancha de fútbol 5 de césped natural con las medidas reglamentarias, una pileta con cascada y un quincho cubierto con parrilla. Además, allí se sentía cómodo, dado que muchas propiedades solo estaban ocupados los fines de semana. En consecuencia, le permitía dar largos paseos por el barrio prácticamente sin que lo abordaran los fanáticos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los homenajes que ni el más maradoniano hubiese pensado

El día que Diego Maradona fue jugador de Chacarita