Último momento

Mercados: la Bolsa porteña cayó 5,6% e interrumpió una racha alcista de 16 ruedas seguidas

El recinto de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. (Reuters) (MARCOS BRINDICCI/)

Los indicadores de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires operaron en baja en los negocios de este lunes, ante esperadas tomas de ganancias tras una seguidilla de 16 sesiones consecutivas con mejoras.

El indicador líder S&P Merval de Buenos Aires perdió un 5,6%, a 49.596 unidades, luego de aumentar un 27,3% en octubre ante operaciones con activos para hacerse de dólares -mediante el contado con liquidación- dada la debilidad del peso.

“Lo adecuado es desestimar partes de las subas como genuinas a las acciones locales, ya que gran parte es atribuida a la agresiva suba del dólar contado con liquidación”, indicó Rava Sociedad de Bolsa.

La brecha cambiaria entre el dólar mayorista y las plazas alternativas promedia el 110 por ciento. Para absorber pesos del mercado el Tesoro anunció para el martes una licitación de Letras y Bonos en moneda local, medida que contribuye a estabilizar al dólar implícito en los negocios bursátiles y que repercutió en el mercado informal, donde el dólar libre restó cinco pesos o 2,7%, a $190 para la venta.

“La inestabilidad y la incertidumbre nos llevan a tener una mirada pesimista y de corto alcance. Para limitar los miedos, animarse a enfrentar nuevos desafíos como Nación, y pretender rediseñarse, la Argentina necesita una nueva agenda. Un plan consensuado que unifique el esfuerzo diario de su población trabajadora y emprendedora para superar sus problemas crónicos y de otra época”, afirmó el economista Pablo Besmedrisnik, director de la consultora Invenómica.

Los precios en dólares de las acciones argentinas alcanzan pisos del 2002 y 2008, a la espera de señales positivas para salir de la zona de crisis

“Aun así, se mantienen las preocupaciones y el desconcierto por el rumbo económico que pretende -o no pretende- encarar el Gobierno. Siguen sin aparecer señales sobre un plan económico consistente y que cambie la dinámica negativa actual, aun después de fuertes subas de los tipos de cambios alternativos y castigo fuerte en los bonos soberanos recién reestructurados. Se necesita otra dinámica para que haya un cambio de tendencia de mediano o largo plazo en las cotizaciones de las acciones locales”, describió un informe de Portfolio Personal Inversiones.

“Los precios súper devaluados en dólares de las acciones comienzan aumentar, no importa la razón, aumentan y después de muchos días, sin darle crédito, nos damos cuenta que esos precios emergen superando instancias técnicas en sólida tendencia alcista, sin importar el pésimo contexto que nos rodea”, comentó Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil.

En el exterior, las principales referencias de Wall Street retrocedieron en torno al 2%, mientras que los ADR de compañías argentinas que se negocian en dólares en los recintos de Nueva York exhibieron tendencia mixta. Grupo Galicia ascendió 1%, mientras que YPF cerró neutro y Edenor ganó 1,2 por ciento. Mercado Libre retrocedió 2,3 por ciento.

Los precios de bonos soberanos en dólares con ley extranjera resignaron un 1% en promedio, mientras que el riesgo país de JP Morgan avanzaba 21 unidades para la Argentina, a 1.446 puntos básicos a las 17 horas.

Los analistas de Research for Traders destacaron las acusadas bajas en Wall Street debido a que en los EEUU “aumentaron las infecciones por coronavirus a niveles récord y las negociaciones para un paquete de estímulo fiscal antes de las elecciones habrían sido dadas por terminadas”.

Seguí leyendo:

Volvió el “overshooting”: el fenómeno que llevó a los dólares paralelos a cifras récord y generó la brecha más grande en tres décadas

El dólar libre baja ocho pesos, a $187, y la brecha con el oficial cede a 139%

La Justicia ordenó pesificar una deuda en dólares a tipo de cambio “solidario”

Alberto Fernández apunta a controlar el dólar contado con liquidación: sospecha que pueda ser utilizado para forzar una devaluación

Dólar: las herramientas se agotaron y al Gobierno y al BCRA sólo les quedan los remedios con costo político