Último momento

El FMI aseguró que ayudará a la Argentina a impulsar el crecimiento y proteger a los más vulnerables

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, y el ministro de Economía, Martín Guzmán (REUTERS/Remo Casilli) (Remo Casilli/)

Tras la carta recibida por parte del gobierno argentino para iniciar formalmente las conversaciones de cara a un nuevo acuerdo financiero, el Fondo Monetario Internacional (FMI) remarcó que espera profundizar el diálogo con el país y apoyar los esfuerzos del gobierno para enfrentar el impacto de la pandemia, impulsar el crecimiento y la creación de empleo.

“Hoy mantuve una conversación muy constructiva y positiva con el presidente Fernández y el ministro Guzmán. Hablamos de los importantes desafíos que enfrenta Argentina, incluso debido a la pandemia mundial, y las prioridades del gobierno argentino de cara al futuro, en particular la necesidad de revitalizar la economía y seguir protegiendo a los más vulnerables. En este contexto, el Presidente Fernández me notificó la solicitud de su gobierno de iniciar negociaciones sobre un nuevo programa respaldado por el FMI”, señaló la titular del FMI, Kristalina Georgieva.

Además, remarcó que espera “profundizar el diálogo sobre cómo podemos apoyar los esfuerzos del gobierno para enfrentar el impacto de la pandemia, impulsar el crecimiento y la creación de empleo, y reducir la pobreza y el desempleo, al mismo tiempo que fortalecemos la estabilidad macroeconómica en beneficio de todos los argentinos”. “Como dije antes, estamos preparados para desempeñar nuestro papel, y trabajar de cerca con el ministro Guzmán, el presidente del BCRA, Miguel Pesce, y sus equipos para apoyar a Argentina en estos tiempos desafiantes”, enfatizó la directora gerente del organismo.

La Argentina pidió hoy formalmente al organismo el inicio de las conversaciones para avanzar en un nuevo acuerdo crediticio. Lo hizo mediante una carta que enviaron el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el titular del BCRA, Miguel Pesce, a Georgieva.

Horas antes, Fernández había tomado contacto telefónico con la funcionaria del organismo para anticiparle la decisión de la Argentina de avanzar en la negociación para reestructurar USD 45.000 millones cuyos vencimientos están concentrados en los próximos tres años.

En la carta, el Gobierno no sólo hace referencia al buen vínculo generado con el organismo en los últimos meses, y particularmente en el marco de las negociaciones con los acreedores privados -en la que el FMI ayudó, con su análisis de sustentabilidad de la deuda-, sino que también hace un repaso de los puntos flojos que tuvo el programa stand by firmado con el gobierno de Mauricio Macri, que no permitió que el país fuera “capaz de obtener tasas de refinanciación satisfactorias, ni de asegurar la sustentabilidad de la deuda pública”. Además, la economía se contrajo durante 2018 y 2019 y los niveles de inflación fueron del orden del 50 por ciento, recuerda la misiva.

Miguel Pesce, Martín Guzmán y Sergio Chodos
El ministro de Economía, Martín Guzmán; el titular del BCRA, Miguel Pesce; y el representante del cono sur ante el FMI, Sergio Chodos, firman la carta enviada al organismo

Incluso, el Gobierno aseguró que “como consecuencia de la incapacidad del SBA anterior para restaurar tanto la confianza como para generar robustez a través de un incremento del nivel de reservas internacionales”, la Argentina hoy enfrenta importantes necesidades de balanza de pagos para el período 2021-2024, mayormente asociadas con la previa adquisición del FMI de alrededor de 31.910 millones de DEGs (Derechos Especiales de Giro). “Esperamos que las conversaciones y el nuevo Programa no repitan lo que la actual Administración considera que fueron los defectuosos presupuestos del Programa de 2018″, remarcaron los funcionarios en la carta.

Las conversaciones técnicas comenzarán en los próximos días. No será a través de una clásica misión por obvias razones, pero los encuentros se harán por zoom. Allí, las partes comenzarán un arduo trabajo que puede llevar varios meses y que buscará despejar, así como se hará con la deuda con los privados, los vencimientos que la Argentina tiene con el FMI y que están concentrados en los próximos tres años. ¿Qué tipo de programa buscará el país? ¿Un nuevo stand by o esta vez irá por un Acuerdo de Facilidades Extendidas (EFF, según sus siglas en inglés)?

La diferencia es esencialmente de plazos. Mientras que el SBA tiene plazos de repago de 3 a 5 años, para el EFF oscilan entre los 4 y los 10 años. Según el Fondo, será el Gobierno el que tiene que optar por uno o el otro, pero fuentes oficiales aseguraron a Infobae que no existen demasiadas posibilidades de que se avance con un SBA porque el organismo buscará un compromiso de reformas estructurales de largo plazo. Por otra parte, y si bien en el gobierno remarcan que no les gusta la idea de tener el pie del FMI encima durante mucho tiempo, en términos económicos puede resultarles más conveniente devolver el préstamo a un plazo mayor.

Seguí leyendo:

El Gobierno le solicitó al FMI abrir negociaciones para alcanzar un nuevo acuerdo crediticio

Profunda preocupación: la cámara de empresas de EEUU en el país le envió una carta al Gobierno por el DNU que afecta a las telecomunicaciones