Último momento

Energía a Economía: un premio que fortalece a Guzmán, quién ahora tendrá el desafío de recomponer tarifas y generar dólares

Darío Martínez, el flamante secretario de Energía, junto al ministro de Economía, Martín Guzmán

Allanado el camino de la reestructuración de la deuda, que debería finalizar el 4 de septiembre con el canje de los títulos propiamente dicho, el reordenamiento de la macroeconomía y el manejo de las cuentas fiscales será uno de los principales objetivos del ministro de Economía, Martín Guzmán, de ahora en adelante. Y en este contexto se explica la decisión del Gobierno de traspasar la Secretaría de Energía de Desarrollo Productivo a Hacienda, el mismo día en que se conoció la salida de Sergio Lanziani del área y su reemplazo por el neuquino Darío Martínez.

¿Es un premio para Guzmán, en medio del cierre con los acreedores de la deuda? En el sector energético muchos lo ven así… en el Gobierno, también. “Para la industria es una buena noticia, esperemos que ahora comience a haber definiciones”, aseguran desde una importante empresa del sector. “Sin dudas, empodera a Guzmán en temas estratégicos. Es un premio, pero además es una señal de que este es un sector en el que hay que tomar decisiones”, agregaron.

“Energía es un sector clave para configurar una macroeconomía sana y sustentable. No podía estar desvinculada de la estrategia de ordenamiento general”, dijeron a Infobae fuentes de Economía. Desde la Rosada, en tanto, agregaron que “Guzmán tenía que encargarse de la deuda; cerrado ese capítulo, hoy es más un tema fiscal y macro que productivo”.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que el congelamiento tarifario dispuesto desde fines del año pasado implica un gasto fuerte en subsidios que Guzmán deberá ir regulando si busca fijarse un objetivo de reducción del déficit fiscal para el 2021. El rojo primario estimado alcanza los 8 puntos del producto, que equivale a $2 billones, pero el foco de atención de todos los analistas está en ver cuál será el número que Economía pondrá en el Presupuesto 2021. Nadie espera, sin embargo, un fuerte ajuste, aunque consideran clave por lo menos reducir el déficit a la mitad, si se pretende ofrecer una señal alentadora en materia macroeconómica.

Darío Martínez
Entra y sale: Martínez y su antecesor, el misionero Lanziani (@dariomartinezpj)

“El tema de las tarifas hay que resolverlo de una forma integral, manteniendo ciertos equilibrios. Pero ahora estamos en emergencia. En cuanto ceda, habrá una definición”, dijo recientemente el ministro Guzmán, que con esta decisión aparece fortalecido dentro del gabinete, luego de varios meses de versiones encontradas sobre su futuro en el Gobierno, a raíz de las demoras en la concreción del canje de deuda.

“La definición del cuadro tarifario tiene un impacto directo sobre el Tesoro porque de esa definición depende el cálculo de los subsidios. Nosotros vamos a seguir trabajando con la construcción de la cadena de valor del sector, insumos y servicios, que es el aspecto más productivo del tema”, indicaron desde la cartera productiva.

De acuerdo con un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (Asap), los subsidios energéticos al primer semestre alcanzaron los $169.397 millones, lo que representa un aumento del 102,6% respecto del primer semestre de 2019.

“Esto es el resultado de dos factores: por un lado, las tarifas completamente congeladas en un contexto en que el costo medio de generación creció 35% (gracias a diversas medidas como el recorte en los pagos a los generadoras, y también a los menores precios del gas); y por otro: mayores atrasos en los pagos de la gente que salió a cubrir Cammesa”, explicó el economista de la consultora Abeceb, Javier Cao, quien estimó que para todo el año los subsidios al sector energético podrían rondar los $370.000 a $ 400.000 millones.

Potenciar el desarrollo de Vaca Muerta y generar dólares es uno de los grandes desafíos del Gobierno en la etapa que viene
Potenciar el desarrollo de Vaca Muerta y generar dólares es uno de los grandes desafíos del Gobierno en la etapa que viene (Agustin Marcarian/)

La gran pregunta que se hacen los economistas es si el año próximo, con elecciones de medio término mediante, el Gobierno avanzará con una actualización de las tarifas de servicios públicos, en un contexto además de fuerte desempleo y pobreza agravada por la pandemia.

La generación de divisas en un contexto de fuertes restricciones es otro de los grandes desafíos que tiene el sector energético, de la mano de políticas públicas que impulsen la actividad. Existe un proyecto de ley para sacar una nueva Ley de Hidrocarburos que está dando vueltas dentro del Gobierno sin todavía una definición, y de esa iniciativa dependen, en gran medida, todos los proyectos de inversión que se piensen para Vaca Muerta. Y de acuerdo con las versiones que han circulado en los últimos meses, el proyecto contenía beneficios impositivos y mayor flexibilización para girar dividendos, dos temas que también son centrales para el ordenamiento macro.

En sus apariciones mediáticas, Guzmán había planteado recientemente que hay que apuntar a revertir el deterioro de la petrolera estatal YPF, ya que “el desarrollo de la energía es esencial para que Argentina no se choque contra la restricción de dólares”. “Lo que necesitamos también es generar más divisas, eso se logra con exportaciones y energía es fundamental”.

Darío Martínez
El nuevo secretario, un dirigente cercano a Alberto Fernández (@dariomartinezpj)

Además, planteó que se va trabajando en medidas que apuntan a que la Argentina tenga mejores condiciones para el aumento de la producción de lo que se exporta. “Porque más allá que, saliendo de la pandemia, va a haber mucha capacidad instalada que se puede poner en uso, y le permita al país tener la posibilidad de recuperarse, para poder sostener el crecimiento, va a hacer falta generación de dólares, para evitar una estrangulación de importaciones de insumos”, sostuvo el ministro.

La balanza energética comenzó a ser negativa desde 2011 y recién este año se revirtió -con un saldo positivo en los primeros seis meses del año de USD 178 millones-, producto de un “aumento de las exportaciones de petróleo, que se dio a partir de una mayor producción y una menor demanda local, y una caída en la importación de combustibles”, explicó Cao.

El analista de Abeceb agregó que “con la normalización de la demanda, eso se revierte a negativo enseguida” y que “la principal preocupación es el gas”. “Los pozos en Vaca Muerta declinan a una tasa muy rápida. En un par de años, están produciendo el 30% de lo que producían inicialmente. Entonces, si no se sigue perforando, se cae la producción enseguida. Y este año la perforación fue mínima; sin un incentivo (como finalmente fue el anunciado Plan Gas 4), las importaciones de gas corrían riesgo de llegar a niveles casi récord en 2021″, sostuvo.

Seguí leyendo:

El Gobierno desplazó al secretario de Energía Sergio Lanziani y designó en su lugar a un diputado del PJ de Neuquén

Darío Martínez, un kirchnerista puro que discutirá tarifas y subsidios con las empresas energéticas