Último momento

Mercados: datos de empleo arrastraron a la baja a Wall Street y a las acciones argentinas

Medidas en dólares, las acciones argentinas promedian una pérdida de casi 30% en 2020. (Reuters) (AGUSTIN MARCARIAN/)

Los índices de las bolsas de Nueva York negociaron este jueves con una baja cercana al 0,5%, luego de conocido que 1,3 millón de trabajadores de los EEUU solicitaron un subsidio por desempleo en la última semana, un número aún preocupantemente alto.

Las cifras de este jueves muestran una leve baja de 10.000 solicitudes con respecto al nivel de la semana pasada, según el informe publicado por el Departamento de Trabajo, que reveló que la tasa de desempleo cedió 0,3 puntos a 11,9%, aún una reducción modesta, mientras se mantienen las medidas restrictivas y de aislamiento por el coronavirus.

En ese contexto, las acciones argentinas nominadas en dólares que se operan en Wall Street exhibieron mayoría de bajas, aunque los bonos soberanos de referencia en dólares subieron 1,1% en promedio, cuando los inversores también siguen atentos a la evolución de las negociaciones para reestructurar deuda soberana del país por unos 65.000 millones de dólares.

Entre los ADR destacan las pérdidas los títulos bancarios, con caídas próximas al 2% en dólares, y los papeles de la agencia de turismo online Despegar, con un 5 por ciento.

La recientemente renovada propuesta a lo bonistas incluye la emisión de un bono en dólares con vencimiento en 2030 con cupón de 1% o de un título en euros con vencimiento en el mismo año y cupón de 0,5% que se entregará por intereses devengados impagos de ciertos bonos elegibles.

“La voracidad de algunos fondos quiere asegurar con la Argentina la posible pérdida que seguramente se dará con el riesgo de default que existe en varios otros países”, dijo a Reuters Gabriel Monzón, economista docente y secretario técnico de la Confederación Parlamentaria de las Américas (CPA).

El Gobierno argentino amplió hasta el 4 de agosto el plazo para intentar lograr un cierre de las complejas negociaciones, mientras está técnicamente en default por no haber pagado recientes vencimientos.

El presidente Alberto Fernández sostuvo esta semana que “ya hicimos el último esfuerzo”, en la última oferta presentada.

“Los inversores mantienen cierta cautela a la espera de novedades respecto a la reestructuración de la deuda (…) del otro lado, (el ministro de Economía) Martín Guzmán asegura que su oferta muestra la voluntad del Gobierno de lograr un acuerdo”, reportó Portfolio Personal Inversiones.

La consultora Delphos Investment señaló que “el Gobierno puso su propuesta sobre la mesa y ahora deja correr el tiempo para ver si logra atraer a los bonistas”.

El índice bursátil S&P Merval tuvo una escasa volatilidad, mostrando al cierre una ganancia del 0,3% a 45.245 unidades. El riesgo país de Argentina, elaborado por el banco JP Morgan, sube apenas dos enteros, a 2.343 puntos básicos a las 17, hora de cierre de los negocios bursátiles.

Monzón, uno de los principales oradores en el lanzamiento internacional virtual del Observatorio Económico de la Federación Argentina de Consejos Profesionales de Ciencias Económicas (FACPCE) este viernes en Buenos Aires, acotó que “la presión a la que nos vemos sometidos como país, hace que el Gobierno haya elevado la oferta del 35% inicial a más del 53% (de reconocimiento en bonos sobre 100% de valor nominal)”.

“No obstante, (los acreedores) quieren asegurar que la mejora futura de alguna oferta tenga un efecto cascada, lo que puede comprometer las finanzas públicas a futuro” de Argentina, sostuvo.

SEGUÍ LEYENDO:

Alberto Fernández rechazó coqueteos de BlackRock y espera un gesto de Trump para cerrar con los bonistas

Dólar hoy: el blue sube a $130 ante bloqueos de cuentas y trabas para evitar trampas con el cupo de USD 200

Estados Unidos volvió a registrar más de un millón de solicitudes de subsidio por desempleo en una semana

Las acciones festejaron porque apareció un estímulo adicional: la cercana aparición de la vacuna más esperada

El BCRA perdió USD 600 millones en junio por el “dólar solidario”, más de lo que precisaba para no caer en default