Último momento

Los recuerdos de Ruggeri a 34 años del México 86: el teléfono privado de Passarella, el robo de la medalla de campeón y la locura de Bilardo

(Infobae)

Desde 1986, todos los 29 de junio tienen un gusto especial ya que se conmemora un año más del último título del mundo conseguido por la Selección argentina en México. Fue así que este lunes, a 34 años de la hazaña, Oscar Ruggeri abrió el baúl de los recuerdos y sacó a flote varias historias y confidencias de aquel equipo comandado por Carlos Salvador Bilardo que terminó alzando la Copa del Mundo.

Uno de los detalles que brindó el Cabezón y que quizá no se habló mucho siempre que se recuerda esta gesta de la Albiceleste fue la concentración en donde se hospedaron más de un mes. “Cuando llegamos a la concentración del América era nueva, la estrenamos nosotros. Pero la habían hecho para 16 jugadores porque antes concentraban esos solamente. Bilardo nos dice que había un problemita, no había habitaciones para todos. ‘Así que Ruggeri, Valdano, Trobbiani, Passarella, Brown y Almirón esperen un ratito que acomodamos a todos acá y después vamos con ustedes’. Se acomodaron todos y nosotros parados, mirando. Las habitaciones eran un lujo en ese momento”, rememoró el ex defensor de 58 años sobre cómo tuvo que dividirse el plantel ante la falta de espacio, en diálogo con el programa 90 Minutos, de Fox Sports.

Fue ahí que Ruggeri explicó cómo él y algunos compañeros terminaron en “la isla”, mote que recibió el lugar improvisado donde debieron convivir durante toda su estadía en el Mundial. “A nosotros nos agarró Bilardo y entramos a caminar ¡200 metros! ‘Esto es el lugar de ustedes'. Entramos y era todo un quincho dividido con maderas. La habitación de Passarella con el Tata era la parrilla. La mía con Almirón, la otra y después en una Bilardo solo con el colchón tirado en el piso porque no entraba la cama entera. Los techos eran de chapas y las camas chiquita, le decíamos a Bilardo que nos sobraban los pies. ‘Ahora lo van a arreglar', y trajeron unos cajones de madera para alargar las camas. Era impresentable”, añadió entre risas.

Ya instalados, uno de los problemas que tenían aquellos marginados de la “concentración buena” era la falta de teléfono. Por lo que Daniel Passarella decidió ingeniárselas: “No había celulares, teníamos solo un teléfono que lo tenían ellos. Nosotros en la Isla… imaginate, no podíamos hablar. Entonces Passarella compró un teléfono y lo enganchó del techo, no se que conexión hizo y teníamos línea. ‘No digamos nada, así tenemos teléfono los seis de ahí‘, dijimos, sino se nos iban a venir todos para acá porque Maradona no le daba el teléfono a nadie. Teníamos teléfono privado. Passarella lo usaba todo el tiempo. ¡Después nos lo descontaron del premio! Nos cobraron 800 dólares a cada uno. Eso y las entradas de las familias. Criminal lo de Grondona, Ja. Se portaron fatal. Cobrábamos 25 dólares de viáticos por día, una fortuna, imaginate”.

(Infobae)

Otro de los temas abordados por el ex jugador de Boca, River y Real Madrid fue su lamento por no tener en sus manos la medalla que le dieron a todos los campeones, situación que por distintos motivos también se repite en algunos de sus compañeros. “La medalla no la tengo, me la robaron. Domínguez me dijo que en Conmebol me iban a hacer una del 86. Varios perdimos la medalla. El otro día hablando nos dimos cuenta que pocos la tienen. Ni con eso prestábamos atención. ¡Qué boludos éramos! Venía cualquiera, nos pedía algo y le decíamos ‘sí, tomá el pantalón, las medias’, una inconsciencia. Se la dábamos a cualquiera, a la gente. No pensábamos esto, en hoy”, explicó Ruggeri mientras enseñaba las camisetas de la final y la alternativa que utilizaron frente a Inglaterra.

El aniversario de la segunda estrella que la AFA lleva bordada en su escudo también trajo al recuerdo algunas acciones del DT. Una de estas fue la de la cábala de no tocar las valijas hasta que sean campeones. “Cuando terminamos el partido (con Alemania), que vamos al vestuario todos felices, nos teníamos que ir rápido a la concentración a comer algo y armar las valijas. Estaba prohibido tocar las valijas, no podías armar el día anterior sabiendo que después te ibas. ‘Si tocan la valija, es porque se van a ir antes', nos dijo Bilardo el primer día. ‘Pero Carlos, las tenemos que hacer porque nos vamos el domingo después de la final', el charter salía rápido. ‘No, no toquen las valijas porque si las tocan quiere decir que se quieren ir'. Entonces nadie tocó nada. Lo peor que hicimos fue comprar sombreros mexicanos, no había forma de traerlos, ja”, relató el Cabezón.

(Infobae)

Por último, a Ruggeri le enseñaron una vieja entrevista del Narigón en la que le consultan sobre La Mano de Dios, acción que Bilardo juró no ver en vivo pero que hasta el día de hoy confía en que el gol fue lícito porque Maradona así se lo afirmó. “¡Qué genio que es! Qué loco está, ja. Todos le fuimos a preguntar si lo había hecho con la mano y nos dijo que no”, soltó el panelista con lágrimas en los ojos debido al cariño que le tiene al ex estratega.

Seguí leyendo:

Bermúdez redobló la apuesta contra Tevez: “No podemos aceptar el oportunismo político y que se le mienta al hincha”

De un ex River a Scaloni: “No me creo menos que los jugadores top de la Selección”

Los 5 secretos de Maradona para transformarse en el mejor futbolista del planeta y llevar a Argentina a ganar el Mundial