Último momento

Emergencia frutícola: para comprar 1 kilo de pollo se necesitan producir 20 kilos de fruta

Productores frutícolas piden prorrogar la emergencia: para comprar 1 kilo de pollo necesitan 20 kilos de fruta

La producción de manzanas y peras en Río Negro y Neuquén reclama continuar con la emergencia económica. La situación está grave por la caída de las ventas externas: los números no cierran. Aducen que para comprar un kilo de pollo, necesitan producir 20 kilos de fruta, y para un kilo de pan, más de cinco kilos. También aseguran que los productores y los consumidores son “los más perjudicados” de la cadena de valor frutícola.

Agustín Argibay, presidente de la Cámara Argentina de Fruticultores (CAFI), mantiene –tal como lo hace todo el sector– la pretensión de lograr una prórroga en la emergencia para la producción frutícola: “estamos vendiendo al exterior, pero los mercados están sumamente afectados y los precios que recibimos son muy inferiores a los obtenidos en 2019”.

“Hay muchísimas empresas que han abandonado la actividad y otros compañías internacionales ya se han ido del país. La situación es grave, ya que muchas firmas han quebrado y muchos productores hicieron abandono de las fincas. Nuestros principales mercados, como Rusia y Brasil, que han devaluado fuertes sus monedas, juntos a México y Estados Unidos, enfrentan una situación de gravedad. Por la baja del precio perdemos competitividad, mientras que los costos se han disparado respecto al año pasado”, explicó Argibay.

El tema fue evaluado días atrás los gobernadores Arabela Carreras, de Río Negro, y Omar Gutiérrez, de Neuquén, con el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas. Las provincias patagónicas reiteraron su pedido de contar con la prórroga de la emergencia para atender las demandas en sus respectivos distritos.

Matías Kulfas analizó con gobernadores del Alto Valle la situación de los productores de frutas (Prensa Presidencia)
Matías Kulfas analizó con gobernadores del Alto Valle la situación de los productores de frutas (Prensa Presidencia)

También Rubén Magnani, secretario de la Cámara de Productores de Frutas de Maiquén (General Roca), en diálogo con Infobae comentó que, “la situación productiva y económica se han ido agravando y empeorando en los últimos años, actualmente por el peso que tienen el endeudamiento sobre el esquema de negocios del productos frutícola del Comahue".

“Con un valor promedio de u$s 0,24 a u$s 0,26 de costo de producción –dijo Magnani-, el dólar fruta para productores, empacadores y exportadores ronda un valor de $68, ya que al dólar oficial se le debe restar el 5% de retención por la venta realizada al exterior de peras y manzanas. Para la compra de insumos, hay muchos abusos, y allí el productor debe duplicar el valor del tipo de cambio para invertir en la campaña. Hoy muchos quisieron hacer el esfuerzo pero no encontraron existencias de productos importados al valor del dólar oficial".

La situación de los productores

Al hacer cuentas, los productores del Comahue necesitan producir cinco kilos de peras y manzanas para comprar un kilo de pan, y hasta 20 kilos para adquirir 1 kilo de pollo para sus familias en el Alto Valle. “Estos son los valores, es tremendo”, reconoció Magnani.

En la tranquera de la finca, el kilo de fruta puede recibir un valor promedio pagado por la industria o bien el distribuidor de $17, pero todo depende de la calidad y la negociación: ya que hay ventas que se realizaron a un piso de $12 o de $20 para la fruta de calidad premium. “Hoy los números no dan”, reconoció Magnani, quien además es productor de fruta en el departamento de General Roca.

La pérdida de rentabilidad que impone la reducción en los precios lleva a la producción de peras y manzanas a redoblar el esfuerzo en materia de productividad: en la última década se buscaba, vía calidad, producir 35 mil kilos por hectárea mientras que hoy el sector está obligado a recoger 60 mil kilos en la misma superficie para que el negocio cierre.

El productor del Alto Valle ya mira hasta con incredulidad y desasosiego el valor que su fruta recibe en las góndolas de los supermercados de Buenos Aires, ya que, por ejemplo, la manzana de oferta se paga por kilo a $74 mientras que la premium recibe un valor de $130.

“En la comercialización de peras y manzanas, hoy dos sectores muy perjudicados: uno el productor que no sabe cuál es el costo de producción de su materia prima, y el otro, el consumidor, que no sabe lo que paga en los supermercados o verdulerías. Allí el intermediario en la gran cadena de comercialización, es el que gana. Allí ganan todos”, dijo Magnani.

Seguí leyendo:

Vicentin: el campo profundiza su rechazo al avance del Gobierno sobre la propiedad privada