Último momento

Coronavirus en Argentina: la coordinadora médica de la clínica de Vicente López se convirtió en arrepentida y confirmó la adulteración de las historias de los pacientes

hospital villa adelina centro de salud norte coronavirus 1
El operativo de clausura de la clínica ubicada en Gervasio Méndez 3968, Villa Adelina, en el partido de Vicente López el 17 de abril pasado (Franco Fafasuli) (Franco Fafasuli/)

La coordinadora médica del Centro de Salud Norte, Ana Lorena Bellusci, detenida desde el jueves último, fue aceptada como arrepentida en la causa judicial en la que se investiga la “propagación dolosa” del coronavirus en esa clínica de Vicente López, prestadora de PAMI, donde hubo al menos 36 personas contagiadas y 2 pacientes fallecidas.

Esta profesional fue acusada, además, por la jueza federal Sandra Arroyo Salgado de integrar una asociación ilícita y del homicidio culposo de Fátima Cellini, una mujer de 65 años que falleció en ese nosocomio, y cuyo análisis post mortem dio COVID positivo. Esta jubilada no fue tratada por la enfermedad ni se le hizo el hisopado en vida.

La declaración como arrepentida de Bellusci ante el fiscal federal Fernando Domínguez tuvo lugar el sábado, acompañada de sus abogadas – su hermana Florencia Bellusci y Silvana Cedrola-, luego de que fuera informada de esa posibilidad en el Juzgado de Arroyo Salgado. Infobae pudo saber que el acuerdo ya fue homologado por la magistrada y Bellusci pidió ingresar al Programa de Testigos e Imputados Protegidos, que debe evaluar su incorporación.

La coordinadora médica está detenida actualmente en la delegación de la Policía Federal de San Isidro, a la espera de que la jueza resuelva su excarcelación, que ya fue consentida por el fiscal Domínguez, y la querella, constituida por Maricel Menini, empleada de Menini Sepelios, la cochería contratada para el servicio fúnebre de Cellini. Menini, junto a su madre y su tío y dueños de la empresa de servicios fúnebres, también resultaron contagiados. En total los contagios contabilizados por la Justicia fueron 36 y hubo dos pacientes de la clínica fallecidas por COVID-19.

Bellusci confirmó la adulteración de las historias clínicas de pacientes, no solo en el caso de Cellini, sino como “práctica habitual”, según una fuente con acceso al expediente. Al iniciarse la investigación judicial a principios de abril, la alteración de las historias – según surge de las escuchas reveladas por Infobae-, estaba destinada para aliviar su situación judicial y la de los otros dos detenidos, el director médico Jorge Pinzetta y el dueño del Centro de Salud Norte, el empresario José Benjamín Teitelbaum.

La clínica fue allanada en dos oportunidades por Arroyo Salgado, para llevarse todas las historias clínicas, entre otras documentación de interés para la investigación. La magistrada también le ordenó su clausura preventiva el 17 de abril pasado al Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y al Municipio de López. Si bien la media fue levantada el 8 de mayo, aún no volvió a recibir pacientes, y el Municipio que conduce Jorge Macri decidió el viernes pasado mantener su clausura por deficiencias edilicias y de habilitación comercial.

Bellusci dio detalles, además, de la operatoria de la clínica con PAMI y cómo funcionaba la cobertura de las prestaciones. La Regional de San Martín de la obra social de los jubilados fue allanada el viernes pasado, y se secuestró el teléfono de la directora médica Nancy Pelliza, tal como fue adelantado por Infobae. Tanto ella como Mariela Torres, responsable de la Regional V del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, aparecen en las escuchas telefónicas que constan en la causa judicial. En una de ellas, Torres se “solidariza” con Pinzetta por la situación que estaba atravesando y se queja de la actuación de Arroyo Salgado.

Belluscio también reconoció que personal desde distintos organismos de control le avisaban a la clínica de las inspecciones con anticipación.

En otro tramo reveló que Teitelbaum le había pedido que no lo identificara como el dueño del Centro de Salud Norte, sino solo como una suerte de gerente, para intentar diluir sus responsabilidades. Este empresario es además dueño del Sanatorio Mariano Pelliza, en Munro, que también fue allanado en el marco de esta causa por la Justicia.

Centro de Salud Norte
José Benjamín Teiltelbaum, dueño del Centro de Salud Norte y del Sanatorio Mariano Pelliza, junto a su mujer Viviana Knohl

En su declaración, sin embargo, la médica no admitió su responsabilidad en la muerte de Cellini, por la que está acusada de homicidio culposo. El fiscal la imputó por este hecho, y de lesiones culposas por los contagios producidos ante la falta de medidas de prevención y detección a tiempo de la enfermedad en la clínica.

A partir del delito de “propagación dolosa” de la que habrían sido coautores la coordinadora médica, Pincetta y Teitelbaum, la Justicia también investiga las eventuales responsabilidades de las autoridades de los órganos de control, su grado de participación y/o posible encubrimiento, o incumplimiento de los deberes de funcionario publico.

La causa se abrió por una denuncia de Carlos Cellini, quien tuvo dudas sobre las causas de la muerte de su hermana el 6 de abril pasado. Pese a los síntomas que presentó Fátima -que había ingresado a principios de marzo por una infección urinaria-, Bellusci le negó que pudiera tratarse de un caso sospechosos de COVID. La mujer no fue tratada como posible caso sospechoso ni recibió un tratamiento en ese sentido.

En su declaración como arrepentida, la médica también confirmó las malas condiciones edilicias de la clínica y la deficiente atención sanitaria, algo que ya habían declarado varios de los testigos en el expediente, en su mayoría, bajo reserva de identidad, por miedo a perder su trabajo en la clínica o recibir represalias.

Diego Olmedo, abogado de Pinzetta y Teitelbaum, ante la consulta de Infobae, sostuvo que todavía no conoció el contenido de la declaración. “Pedí acceso al sistema para verla y me dijeron que aún no está subida al sistema por razones técnicas, siendo que declaró el sábado. O sea, hay un secreto de sumario encubierto, tal como ha ocurrido desde el 17 de abril con esta defensa”, se quejó.

Los motivos de la detención

Bellusci, Pinzetta y Teitelbaum fueron detenidos el jueves a primera hora en sus domicilios por Arroyo Salgado a pedido de Domínguez para “impedir que se continúen desarrollando acciones de entorpecimiento contra la investigación en curso”. Asimismo, la jueza consideró el testimonio de testigos que, bajo identidad reservada por miedo a perder su trabajo, manifestaron haber sido amenazados si hablaban.

Centro de Salud Norte
La detención de Jorge Pinzetta, director médico del Centro de Salud Norte el jueves pasado

Según pudo determinar el fiscal, a partir del fallecimiento de Cellini, los responsables médicos de la clínica Pinzetta y Bellusci estuvieron en contacto telefónico con Teitelbaum, y “lejos de procurar una solución a los problemas de protección en materia de salud, estuvieron mayormente preocupados por salvaguardar su responsabilidad y complicar el cumplimiento de los requerimientos efectuados” por la jueza. Y menciona, por ejemplo, “la adulteración de historias clínicas de las personas que morían en la clínica” o la convocatoria a"conocidos médicos para aparentar solidez ante el inminente procedimiento judicial”.

“No solo no existió conducta alguna para evitar la propagación tal como lo demanda la emergencia sanitaria en curso, sino que peor aún, las conductas desplegadas, en efecto, incrementaron exponencialmente el riesgo de que la enfermedad se propague”, sostuvo el fiscal al solicitar las detenciones y allanamientos de sus domicilios.

Entre las conductas que les imputó, figuran: “Brindar un servicio de malas condiciones de higiene y seguridad sanitaria; prohibir a los empleados utilizar medias de protección sanitaria; no entregar a los empleados y familiares de pacientes los elementos de bioseguridad adecuados; ocultar, manipular y conservar cadáveres positivos de Covid-19 de manera inadecuada; obligar a concurrir a la clínica al personal catalogado como sospechoso Covid-19; ocultar a la autoridad sanitaria la verdadera razón del fallecimiento del pacientes. Todo esto conociendo que estas conductas tenían alta probabilidad de derivar en la propagación de una enfermedad peligrosa para la salud”. Sobre la motivación, sostuvo que “por la prueba colectada se presume la maximización de la ganancia de la institución, reduciendo los costos de funcionamiento” como "la hipótesis mas firme”.

El abogado de Pinzetta y Teitelbaum -quienes permanecen detenidos en la sede de la calle Cavia de la Policía Federal- pidió sus excarcelaciones, pero le fueron denegadas por Arroyo Salgado, en línea con lo dictaminado por el fiscal Domínguez y la parte querellante. Esta decisión será apelada por Olmedo en las próximas horas. El abogado también se quejó porque aún no pudo reunirse con sus clientes. “Por el tema del COVID, no pude juntarme con ellos, solo los vi un rato antes de sus indagatorias el sábado. Se está claramente el derecho de defensa”.

El letrado también presentó un pedido de prisión domiliciaria para Teitelbaum, que hasta ahora la magistrada no resolvió. “A cinco días de haber sido arrestado, en el contexto del COVID, la jueza no se pronunció, siendo que Teitelbaum tiene 65 años, un cáncer de colon en tratamiento, toma medicación y está inmunodeprimido”.

Seguí leyendo:

Coronavirus en Argentina: allanamientos, escuchas telefónicas y contactos políticos en la causa de la clínica de Vicente López donde se produjeron contagios masivos