Último momento

La foto que cambió el rumbo de la campaña electoral: cuando Alberto Fernández sonreía en un costado y todavía no soñaba con ser presidente

Alberto Fernández salió perdido en un costado, casi tapado por el intendente de Esteban Echeverría y el camionero Hugo Moyano. Todavía no sabía. La foto tiene apenas un año y hoy resulta llamativa. También muestra la vertiginosidad de los tiempos políticos en la Argentina.

Ese martes de mayo comenzaba a hacerse carne una palabra que decenas de dirigentes repetirían luego hasta el cansancio: unidad. El mandato de Mauricio Macri entraba en su recta final y el peronismo aún debía coser sus profundas heridas internas para volver a ser una fuerza electoral competitiva.

Cristina Kirchner -decían las encuestas- contaba con muchos votos, más que ningún otro opositor. Pero tal vez no los suficientes. Dos períodos al frente del país le habían dejado un “piso alto” pero también un “techo bajo”, coincidían los analistas.

La jugada que sacudiría el tablero político, un secreto guardado bajo siete llaves, todavía se maceraba en su cabeza aquella tarde. Propios y ajenos juraban que ella sería la candidata. Cambiemos incluso se preparaba para una campaña que la tendría en el centro de la escena. Diestros en el juego de la polarización, lo consideraban un factor positivo para ellos.

Cristina Kirchner junto al presidente del PJ, José Luis Gioja, y al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán
Cristina Kirchner junto al presidente del PJ, José Luis Gioja, y al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán

Apurado por el cierre de listas que se avecinaba, el presidente del PJ, José Luis Gioja, había convocado a una cumbre en la histórica sede nacional del partido. Tras diez años de ausencia y para sorpresa de muchos, la ex Presidenta dio el presente y se “puso a disposición” del armado del frente patriótico.

Cristina Kirchner fue el plato fuerte, habló durante unos pocos minutos a puertas cerradas sobre la gestión macrista, sobre la deuda y la crisis económica. Esquivó las definiciones y cerró con un llamado a la unidad que fue muy bien recibido.

Sin embargo, allí terminaban muchas de las coincidencias. Figuras de peso como Juan Schiaretti y Juan Manuel Urtubey rechazaban de plano el liderazgo de CFK. Dirigentes como Daniel Scioli y Felipe Solá soñaban con “una gran PASO” y habían lanzado sus precandidaturas. Sergio Massa y Roberto Lavagna, jugaban por fuera, en la “avenida del medio” que terminaría siendo un callejón sin salida.

Cristina Kirchner había estado más de 10 años sin participar en las actividades partidarias del Justicialismo
Cristina Kirchner había estado más de 10 años sin participar en las actividades partidarias del Justicialismo

Al día siguiente, el 15 de mayo, Cristina Kirchner llamó a Alberto Fernández y lo citó en su casa. Allí lo sorprendió con una bomba que él mismo jura que no vio venir: para hacer la coalición lo más amplia posible debía encabezar la fórmula presidencial, y para no perder los votos duros del kirchnerismo ella lo acompañaría como vice.

“Estuve pensando mucho. Tal vez yo pueda ganar las elecciones pero, aunque gane, me va a ser muy difícil gobernar porque me van a hacer la vida imposible. Y ahora tenemos que ampliar la base y empezar un diálogo más abierto con gente con la que yo no puedo hablar. La verdad es que me parece que vos tenés que ser el candidato”, fueron las palabras que cambiaron todo, según reconstruyó el periodista Diego Schurman en su libro Alberto.

La foto de la cumbre deja en evidencia que Alberto Fernández no fue el único que ignoraba lo que estaba por venir. Las principales figuras del actual gobierno que participaron aparecen casi todas en segundo plano. Otras que hoy tienen gran relevancia, ni salieron.

Su amigo y futuro Canciller, Felipe Solá, apenas se asoma en la última fila, detrás de un sonriente Ginés González García. Más al fondo aún quedaron el actual ministro del Interior, Wado de Pedro -aunque este caso no sorprende tanto debido a su famosa timidez e inclinación a trabajar detrás de bastidores- y el ministro de Defensa, Agustín Rossi, que salió tapado por el jopo de Gioja.

La vicegobernadora bonaerense Verónica Magario posa en un costado y no mira a la cámara: tiene sus ojos clavados en CFK, que acapara la atención escoltada por la ex senadora Beatriz Rojkés de Alperovich, la ex gobernadora catamarqueña Lucía Corpacci, la ex consejera del PJ, Nelly Ramona Dldovo, y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza.

Santiago Cafiero, mano derecha de Alberto Fernández y futuro jefe de Gabinete; Sergio Massa, pieza clave en el armado del Frente de Todos; y el gobernador Axel Kicillof ni siquiera aparecieron. La unidad se estaba gestando, aunque todavía le faltaba un largo camino por recorrer.

Todos los protagonistas de la foto

En la imagen se puede observar a Hugo Moyano (titular del sindicato de Camioneros); Fernando Gray (intendente de Esteban Echeverría); Rosana Bertone (ex gobernadora y actual diputada de Tierra del Fuego); Lucía Corpacci (ex gobernadora y actual diputada de Catamarca); Cristina Kirchner (senadora y ex presidente); José Luis Gioja (presidente del PJ, diputado y ex gobernador de San Juan); Fernando Espinoza (intendente de La Matanza); Sergio Urribarri (ex gobernador de Entre Ríos y actual embajador en Israel); Verónica Magario (vicegobernadora bonaerense); Gustavo Menéndez (intendente de Merlo); Omar Plaini (secretario general del sindicato de Canillitas); Alberto Fernández (ex jefe de Gabinete y actual presidente); Antonio Arce (ex secretario de Finanzas de Formosa); Gildo Insfrán (gobernador de Formosa); Ginés González García (ministro de Salud); Beatriz Rojkés de Alperovich (ex senadora); Patricia García Blanco (secretaria de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior); Cristina Álvarez Rodríguez (diputada nacional); Víctor Santa María (presidente del PJ porteño y secretario general del Suterh); Fabiana “la Vasca” Bertino (diputada bonaerense); Leonardo Nardini (intendente de Malvinas Argentinas); Julián Domínguez (ex diputado y ex ministro de Agricultura); José Neder (senador nacional por Santiago del Estero); Hugo Yasky (diputado y titular de la CTA Autónoma); Jorge Landau (diputado y apoderado del PJ); Agustín Rossi (actual ministro de Defensa); Stella Maris Neder (ex diputada); Felipe Solá (ex gobernador bonaerense y actual Canciller); Fernando “Chino” Navarro (dirigente del Movimiento Evita); Máximo Rodríguez (concejal de Tres de Febrero); Juan Carlos Gioja (intendente provincial de San Juan); Ricardo Pignanelli (titular del gremio SMATA); Eduardo “Wado” De Pedro (ex diputado y actual ministro del Interior); Nelly Ramona Daldovo (ex intendenta de Riacho He Hé, Formosa, y consejera del PJ); y Daniel Scioli (diputado y ex gobernador de la provincia de Buenos Aires).

Seguí leyendo:

El modelo que Alberto Fernández copió de Mauricio Macri y ahora es un problema para la cuarentena y la pulseada con bonistas

Los 50 días que la política estuvo en suspenso y la pelea por recuperar la antigua normalidad

Alejandro Grimson: “La pregunta sobre el futuro es si podremos construir una Argentina unida que conviva en las diferencias”