Último momento

La oposición se reagrupa para rechazar el DNU que otorga “superpoderes” a Santiago Cafiero

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero quedó en la mira opositora por el DNU que le otorga mayor discrecionalidad para redefinir partidas presupuestarias.  (Foto: Gabriel Cano/ Comunicación Senado).
El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero quedó en la mira opositora por el DNU que le otorga mayor discrecionalidad para redefinir partidas presupuestarias. (Foto: Gabriel Cano/ Comunicación Senado).

Un decreto de necesidad de urgencia que otorga “superpoderes” al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encendió las señales de alarma en la oposición. En un inusual reagrupamiento, los bloques de Juntos por el Cambio y diputados del Interbloque Federal coincidieron en rechazar el DNU 457/20, que elimina los límites del Poder Ejecutivo para redefinir las partidas presupuestarias.

La bancada alineada con el ex presidente Mauricio Macri presentó un proyecto para derogar el DNU firmado por Alberto Fernández porque “cercena las facultades del Congreso", al delegar a Santiago Cafiero -sin restricciones ni una autorización legislativa- la definición de los destinos presupuestarios, sin considerar los topes establecidos por la ley de Administración Financiera.

“Nos retrotrae a los peores momentos de concentración de poder y desdibujamiento del Congreso", alertó el jefe del interbloque de JxC en Diputados, Mario Negri. “Es un DNU que nos está diciendo que en la emergencia sanitaria lo que van a hacer es meter la emergencia institucional; eso es muy grave, porque la lucha contra la pandemia no tiene nada que ver con tomarse las atribuciones de otro poder", sostuvo hoy en diálogo con radio Continental.

La ofensiva opositora, que lleva las firmas de Mario Negri, el presidente de la UCR Alfredo Cornejo y el diputado chubutense radical Gustavo Menna, propone derogar los artículos 4 y 6 del decreto 457 de ampliación del Presupuesto, que suspende por este año la limitación que tiene el Jefe de Gabinete para reformular las partidas presupuestarias.

En concreto, la cuestionada decisión de Alberto Fernández pone en suspenso la regulación del artículo 37 de la Ley Nº 24.156 de Administración Financiera, que faculta a Santiago Cafiero a modificar hasta el 5% de las partidas presupuestarias que no tengan asignación específica. Pero con el DNU, esa regulación quedó eliminada.

Por eso, para el radical Menna, vicepresidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, el decreto lleva “la delegación al Jefe de Gabinete al 100% del presupuesto, que es el esquema que había impuesto el kirchnerismo en 2006″.

En paralelo, un grupo de diputados de los bloques Consenso Federal, Socialista y Justicialista también expresaron su desacuerdo con las definiciones del DNU, y solicitaron que esas facultades delegadas al jefe de Gabinete “sean tratadas por el Congreso Nacional”, ya que es una atribución “inherente” del Poder Legislativo.

"El Poder Ejecutivo debió seguir para este tema el trámite ordinario previsto en la Constitución Nacional para la sanción de las leyes”, reclamaron los legisladores Graciela Camaño, Jorge Sarghini, Alejandro Rodríguez, Eduardo Bucca, Andres Zottos y Enrique Estévez a través de un comunicado conjunto del Interbloque Federal. Y deslizaron que la delegación de la facultades se puede alcanzar en una sesión virtual, ya que "nada impide poder debatir democráticamente un proyecto de tamaña relevancia, orientado a mitigar el impacto negativo de la pandemia en el funcionamiento de la economía y la sociedad”.

A su turno, el diputado nacional José Luis Ramón también se manifestó en contra del decreto presidencial. “Una vez más el Presupuesto se vuelve letra muerta”, expresó el legislador, quien aclaró que los apoyos, aún en la emergencia, “tienen límites”. “Una vez más el Ejecutivo toma decisiones pasando por encima del Congreso, sin la intervención de diputados y senadores que representan al pueblo de la Nación”.

El desacuerdo de las bancadas del Interbloque Federal es un dato político de relevancia en el juego legislativo. Desde el comienzo de la gestión, los diputados de ese sector se mostraron dialoguistas y acompañaron al gobierno de Alberto Fernández en la sanción de leyes claves para el arranque de la gestión del Frente de Todos.

“Se pueden hacer ambas cosas: luchar contra la pandemia y respetar los procedimientos institucionales. El Congreso está funcionando”, sostuvo a Infobae el diputado Alejandro “Topo” Rodríguez, que encabezó la lista de diputados de la candidatura presidencial de Roberto Lavagna.

En un hilo de Twitter, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero rechazó las críticas y advirtió: “No se trata de “superpoderes”. En momentos extraordinarios, necesitamos un Estado activo y flexible para poder proteger a todas y todos los que habitan este territorio”.

“El costo fiscal del paquete de protección económica y social asciende, hasta el momento, a unos $380.000 millones, equivalente a casi un 1.5% del PIB. Para poder continuar con las políticas de asistencia era necesario ampliar el Presupuesto”, sostuvo en su cuenta personal en la red social. Y aclaró que le DNU consiste en facultades “para transferir dinero de una partida a otra únicamente cuando estas modificaciones estén relacionadas con la emergencia sanitaria y para destinar los fondos reservados de la AFI a políticas nutricionales, educativas y de salud”.

(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

La pulseada con la oposición

Para Juntos por el Cambio, el DNU que otorga “superpoderes” a Santiago Cafiero es un nuevo reimpulso de la iniciativa opositora. En las últimas semanas, la primera minoría en el Congreso tensó su relación con el Gobierno en varios debates que se produjeron a raíz de la pandemia, entre ellos los vinculados a las sesiones presenciales en el Congreso, la aplicación “Cuidar” o el ciberpatrullaje.

Desde el oficialismo, el presidente Alberto Fernández tomó nota de la dinámica conflictiva y dividió a la oposición entre quienes tienen responsabilidad de “gestionar" la crisis sanitaria, como el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el jujeño Gerardo Morales, el mendocino Rodolfo Suárez y el correntino Gustavo Valdés, y aquellos que “no gobiernan” y privilegian las críticas sobre la economía. “No me van a torcer el brazo”, advirtió.

En ese registro confrontativo, la cúpula partidaria delde Juntos por el Cambio reapareció para cargar las tintas contra el Frente de Todos, en una transmisión por Facebook, organizada por la Fundación Magis que conduce el periodista y dirigente radical Luis Otero. “La pandemia le ha dado la excusa para empoderarse y aparece lo peor del kirchnerismo”, dijo el presidente de la UCR Alfredo Cornejo en ese evento, del cual participaron además sus pares del PRO, Patricia Bullrich, el titular de Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, y el ex senador y ex candidato a vicepresidente Miguel Pichetto.

“En las democracias el oficialismo respeta a la oposición como tal, no intenta convertirlo en lo que no es", indicó Patricia Bullrich durante la actividad. “Nosotros representamos a la libertad, la democracia, la apertura al mundo, una mirada económica donde el mundo privado nos importa, desde el gasista hasta el que tiene una empresa”, agregó. Mientras que Maximiliano Ferraro

Ferraro, a su turno, manifestó: “Estamos representando fielmente a ese 41% ciento que nos acompañó en octubre del año pasado”. Pero aclaró, en clave hacia la interna opositora: “En esta nueva etapa no hay un único liderazgo”.

Seguí leyendo:

Súper miércoles en el Congreso: en forma remota el Senado debatirá los DNU del Presidente y Diputados votará dos leyes para el personal sanitario

Alberto Fernández vuelve a tensar la cuerda con la oposición y suma otro gesto a Cristina Kirchner

Alberto Fernández aprovechó la cuarentena para dividir entre amigos y enemigos a la oposición

Juntos por el Cambio salió a responderle a Alberto Fernández: “No tiene ninguna necesidad de golpearnos con Horacio Rodríguez Larreta al lado, es muy desleal"