Último momento

El impacto del coronavirus: el campo frenó inversiones y proyecta margenes ajustados en el actual ciclo agrícola

Los productores frenan inversiones por el coronavirus y proyectan margenes ajustados del ciclo agrícola

La última encuesta realizada por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, reflejó una baja del índice de confianza de los productores, y la postergación de sus inversiones como consecuencia del coronavirus. Además, advirtió que habrá un menor resultado económico en la presente campaña agrícola.

El relevamiento se realizó a 400 productores cuyo valor bruto de producción es igual o superior a los 200 mil dólares.

El índice de confianza de los productores agropecuarios se estabilizó en niveles de pesimismo, y se ubicó en un valor de 52, el más bajo de toda la serie. En este punto; donde se analiza la situación financiera actual comparada con la de un año atrás, y la oportunidad para realizar inversiones en activos fijos; un 58% de los productores encuestados aseguró que está peor financieramente, y sólo un 27 % de los productores consideró que es un buen momento para realizar inversiones.

El índice de confianza de los productores agropecuarios se estabilizó en niveles de pesimismo, y se ubicó en un valor de 52, el más bajo de toda la serie de la Austral

Por otro lado, el índice de expectativas futuras; que contempla las percepciones acerca del futuro de la explotación agropecuaria y del sector agropecuario en general, en horizontes de tiempo de 1 y 5 años; es negativo, y alcanzó los valores mínimos de la serie con un valor de 54 (notoriamente por debajo de 100, que representa el nivel de neutralidad).

En el reciente informe, hay también un efecto del coronavirus en la toma de las decisiones de los productores, donde el 64% tuvo que realizar un cambio de planes, que se traduce en una postergación del desarrollo de inversiones y la restricción de gastos, derivando en un comportamiento “más bien defensivo a la espera de la salida de la pandemia”.

Además, se resaltó que cerca del 30% de los productores “no se han visto forzados a grandes cambios en su comportamiento de inversiones y/o gasto, e incluso hay una franja de productores que ha logrado identificar oportunidades emergentes de la crisis, que tienen que ver principalmente con promociones para la compra de insumos, crédito accesible y en algún caso buenos negocios en maquinaria”, comentaron los especialistas de la Universidad Austral.

La encuesta también mostró que apenas un 9% de los productores, en medio de la pandemia, observó una oportunidad; un 28% identificó ventajas crediticias, un 25% promociones en insumos y un 31% otras posibilidades de negocios.

A todo esto, los responsables de la encuesta agregaron: “En términos generales, el sector de alimentos ha sido de los menos afectados por la crisis, dada su necesidad esencial. En tanto la mayoría de los productores sugirió que la crisis sanitaria no afectó en modo alguno a los procesos de cosecha y logística de granos. Y del 18% que manifestó que sí hubo alguna dificultad, la mayor parte de las mismas fueron al inicio de la cuarentena y de magnitud menor (alguna restricción al transporte, demora en los accesos, etc.)”.

Campaña agrícola

En relación a las expectativas de los resultados que obtendrán en la actual campaña agrícola, aproximadamente la mitad de los productores planteó que los rendimientos estarán en línea con lo que fue la campaña pasada, y donde solamente el 28% manifestó haber tenido algún problema que provocará menores rendimientos cosechados. Sobre el resultado económico de la campaña, el 70% respondió que estará peor o mucho peor, y un 22% igual, y en menor porcentaje que estará mejor.

Sobre el resultado económico de la campaña, el 70% de los productores respondió que estará peor o mucho peor, y un 22% igual, y en menor porcentaje que estará mejor
Sobre el resultado económico de la campaña, el 70% de los productores respondió que estará peor o mucho peor, y un 22% igual, y en menor porcentaje que estará mejor

Los encargados de realizar el relevamiento, explicaron que los resultados económicos de la actual campaña, “están vinculados, por un lado, a un tema de precios bajos a nivel internacional, que no convencen al productor. Asimismo, al impacto de las retenciones desde la asunción de la nueva gestión, a la brecha entre el dólar oficial al que el productor liquida su producción, y el dólar al que puede reconvertir los pesos que le quedan de liquidez en dólares, lo que supera el 70%. Esto se toma como una señal de atraso cambiario, y junto con los precios bajos, lleva a demorar el mayor tiempo posible la decisión de siembra, que deberá tener en cuenta la disponibilidad de créditos a tasas bajas en pesos”.

Ventas de los productores

Si bien hay datos oficiales que señalan que a esta altura del año hay más producción vendida que en el ciclo anterior, ya que las mismas fueron realizadas en 2019 en medio de la incertidumbre electoral, el estudio de la Universidad Austral sostiene que “los productores hoy no están vendiendo masivamente”.

No obstante, cuando los productores agropecuarios son consultados respecto a la necesidad de ventas que tienen para cubrir compromisos antes de julio, casi el 70% indicó que deberá vender más de la mitad de su producción, y casi un 30% de los productores comentó que deberá vender 80% o más de su producción granaria.

En otro pasaje de la encuesta, se analizó el destino del excedente de producción. En ese sentido, más de la mitad de los productores (56%) se mostró inclinado a la compra de insumos, mientras que un 30% planteó que va a almacenar sin precio fijo, a la espera de mejores precios, y solamente un 12% realizará inversiones físicas (maquinaria o capital fijo) o financieras (fijar precio con futuro o compraventa de dólares).

Seguí leyendo:

Luis Basterra en el Senado: “No está en nuestro foco la creación de una Junta Nacional de Granos”