Último momento

Deuda: el ministro Martín Guzmán y Sergio Massa se reunieron en secreto a destrabar la negociación con los bonistas

El ministro Martín Guzmán, a cargo de la renegociación, con poco diálogo con los acreedores (Agustin Marcarian/)

El ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió al presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa, para tratar de avanzar en la compleja negociación con los bonistas extranjeros.

El encuentro sirvió para buscar alternativas ante el evidente cortocircuito que hay entre el Gobierno y sus acreedores privados, indicaron calificadas fuentes oficiales.

La intención fue mostrar un mensaje homogéneo frente a los acreedores.

La reunión se desarrolló ayer en el quinto piso del desierto Palacio de Hacienda, donde tiene su despacho el ministro.

Entre las 13 y las 15, Guzmán y Massa dialogaron acerca de cómo arrancaron las discusiones luego de la presentación de la oferta y qué perspectivas hay de llegar a un acuerdo en los próximos días. Los voceros de los funcionarios no confirmaron el encuentro, en el que también se dialogó sobre los proyectos económicos que debatirá el Congreso en la reapertura virtual de sus sesiones la semana próxima.

Luego, el presidente de la cámara de Diputados subió unos pisos para reunirse con el titular de la cartera de Transporte, Mario Meoni, y partió poco antes de las 16.

Guzmán también recibió al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien le había manifestado su apoyo a los lineamientos de la renegociación con los bonistas, según fuentes de Economía.

Los acreedores dejaron saber que, en algunos casos, ni siquiera se conectarán a las videoconferencias que programó el ministro y su equipo de Finanzas dirigido por Diego Bastourre.

En otros, lo harán con ejecutivos que no están en la línea de fuego.

En los primeros contactos, según los inversores, los funcionarios se limitaron a repetir sin apartarse una coma de la oferta presentada la semana pasada, pese a que el prospecto dejaba un margen para algunas modificaciones.

El Palacio de Hacienda se siente confiado con la letra chica, que lo habilita a hacer canjes parciales aunque no alcance las mayorías correspondientes en cada bono. Luego, la oferta quedaría abierta para quienes se quieran sumar en el futuro.

Sin embargo, según indicaron varios abogados, si no se completan las mayorías necesarias para cambiar los términos del contrato, el país incumpliría y caería en default.

Noticia en desarollo