Último momento

Juan Nápoli, de Banco de Valores: “La negociación de la deuda es fácil de arreglar y no es algo muy costoso para el país”

Juan Nápoli, presidente de Nápoli Inversiones SA.

Juan Nápoli, presidente del Banco de Valores y de Nápoli Inversiones, y director ADEBA, cree que con una mejora de la oferta que realizó hace una semana el gobierno puede, en forma relativamente rápida y poco costosa, arreglar amigablemente la deuda externa de USD 68.842 millones bajo proceso de restructuración y por la que realizó una propuesta que seguirá abierta hasta el 8 de mayo.

“Los principales problemas hoy son el Covid-19 y la irresolución en materia de deuda. Ambas presionan sobre el tipo de cambio y son la peor combinación", dijo el banquero en diálogo con Infobae. "Por eso sería muy beneficioso resolver la deuda ya y concentrarse en la crisis que genera la pandemia. Hacerlo sería fácil y no muy costoso para el país”, agregó.

– ¿Qué podría hacer el Gobierno para reestructurar exitosamente la deuda?

– El 8 de mayo vence el plazo que fijó el Gobierno para que los acreedores respondan a la oferta. Hasta esa fecha se pueden hacer mejoras para evitar el default. Porque está claro que los acreedores no van a aceptar la oferta tal como está.

Las mejoras consisten en que a partir del cuarto el pago de cupones se haga a la tasa máxima, no progresivamente, lo que costaría USD 1.000 millones al año, e introducir un título sin principal pero pago de 1% de interés anual durante 15 años, que costaría USD 700 millones

-El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que la oferta es la que se presentó y que no se puede pagar más.

-Creo que el Gobierno, aunque no lo diga, tiene intenciones de mejorarla, porque quiere arreglar, quiere evitar el default. Y lo digo en base a los antecedentes: hasta ahora pagó los cupones que vencían, reperfiló la deuda en pesos y la provincia de Buenos Aires, que había dicho que no iba a pagar un vencimiento (el bono BP21), también evitó el default. Que el ministro diga que es su última oferta es razonable, porque está en medio de una negociación.

– Sin embargo, los tiempos parecen ser muy estrechos.

– Después del 8 de mayo (plazo de la actual oferta) y hasta el 22 de mayo (cuando se cumplen 30 días desde el vencimiento de bonos globales por USD 503 millones del 22 de abril que el Gobierno decidió no pagar) se puede hacer otra oferta o pedir un standstill (congelamiento de plazos), para seguir negociando.

Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta, el día que se anunció en Olivos la oferta a los bonistas
Alberto Fernández, Cristina Fernández de Kirchner y Horacio Rodríguez Larreta, el día que se anunció en Olivos la oferta a los bonistas (HANDOUT/)

– Pero el Gobierno se fijó terminar antes con la negociación.

-Sí, y sobre eso hay otro aspecto a considerar: el oficialismo tiene niveles de aprobación como no se ven hace años. Sobre la mejora de la oferta para que sea aceptada, yo elaboré una propuesta que respeta el período de gracia, pero introduce dos cambios. Uno es que a partir de que se inician el pago de cupones, en vez de hacerlo con una escala progresiva, se paga el máximo previsto desde el inicio. Esto implica un costo adicional de USD 1.000 millones por año. La otra propuesta, del tipo “endulzante”, es agregar un título sin principal (esto es, sin pagos de capital) que pague 1% anual durante 15 años, entre 2025 y 2040. Eso sólo implicaría un costo adicional de USD 700 millones por año. La oferta que hizo la provincia de Buenos Aires incluye algo de ese tipo.

– ¿Los acreedores aceptarían algo así?

– Lo que digo es sólo un ejemplo. Está claro que los acreedores no van a aceptar la oferta actual, buscan una mejora. Y creo que de acá al 8 de mayo el Gobierno puede ofrecer algo como lo que digo: es conveniente para que los acreedores acepten y tendría costos políticos y económicos bajos para el Gobierno, que atraviesa un momento de alto nivel de popularidad.

Es fácil, porque por tres años el Gobierno sigue sin pagar nada. Si introduce una de las mejoras, son sólo USD 1.000 millones más por año. Y si introduce las dos, son USD 1.700 millones en total. Y a partir del cuarto año, es algo que se puede pagar perfectamente

– ¿Cree que a las autoridades les interesa una propuesta así?

– Tengo algunos indicios. Las chances no se saben. Lo que está haciendo es razonable y hay que arreglar el tema. Lo que todo el mundo sabe es que la propuesta original no va a ser aceptada. Con la propuesta que digo, o algo por el estilo, puede haber arreglo. Y es fácil, porque por tres años el Gobierno sigue sin pagar nada. Si introduce una de las mejoras, son sólo USD 1.000 millones más por año. Y si introduce las dos, son USD 1.700 millones en total. Y a partir del cuarto año, es algo que se puede pagar perfectamente.

– ¿Cuál sería el beneficio para esta administración?

– Evitar el default. La peor combinación sería el estiramiento del aislamiento (cuarentena) y entrar en default. Sería una catástrofe. Además, el Gobierno podría también devaluar el dólar oficial aprovechando el contexto y lo que está pasando en Brasil (desde principios de año el dólar aumentó 42% respecto del real). La problemática hoy es el Covid y el arreglo de la deuda, ambas cosas presionan el tipo de cambio en los mercados legales. Con mi propuesta, por tres años no se pagar nada. Es muy fácil arreglarlo y no es algo muy costoso para el país.

Seguí leyendo:

El laberinto legal de la oferta de reestructuración de la deuda argentina conduce a un camino que no parece ser el mejor

Los 3 pilares que necesita construir el Gobierno para asegurar la reactivación después de la cuarentena