Último momento

La postura de Santiago Lange ante la cuarentena: “Apagué el celular para estar todavía más aislado”

Santiago Lange poses for a portrait in Lake Garda, Italy on August 3, 2017. // Daniele Molineris / Red Bull Content Pool  // AP-1SVDXV1MD2111 // Usage for editorial use only //
Santiago Lange poses for a portrait in Lake Garda, Italy on August 3, 2017. // Daniele Molineris / Red Bull Content Pool // AP-1SVDXV1MD2111 // Usage for editorial use only //

La cuarentena no representa ningún inconveniente para Santiago Lange. El campeón olímpico en Río de Janeiro 2016 aseguró que está acostumbrado al aislamiento por su profesión, en medio de un contexto alarmante que representa el encierro preventivo por la pandemia de coronavirus.

“Estoy acostumbrado al aislamiento y a estar solo, pero hay diferentes formas”, apuntó el regatista que buscará defender la presea dorada en la capital japonesa. De hecho, el legendario deportista de 58 años, recordó cómo su actividad lo formó en el distanciamiento social: “Competí en la Volvo Ocean Race en 2001-02 y 2008-09. En esa carrera en velero alrededor del mundo estás aislado en el sentido que, pese a que formás parte de una tripulación, pasás casi 40 días durmiendo en una pequeña litera en medio del océano, sin opción de ir a ningún sitio. La verdad es que yo me siento libre cuando navego por los mares”.

En este sentido, para Lange se pueden capitalizar aspectos positivos ajenos al contacto con el exterior. “El estar aislado te permite una introspección total. La verdad es que disfruto con la sensación de estar completamente aislado, totalmente solo, ya sea en el barco o en otro sitio”, señaló.

Santiago Lange obtuvo la medalla de oro en Nacra 17 junto a Cecilia Carranza en los Juegos Olímpicos del 2016; y sumó los bronces en Atenas 2004 y Beijing 2008 en Tornado cuando conformaba el equipo con Carlos Espínola.

Consultado sobre cómo lleva el aislamiento por el coronavirus, el medallista olímpico dijo que “a veces la comunicación puede ser demasiado”. Por lo tanto, su solución se basó en una medida radical: “Apagué mi teléfono para estar todavía más aislado, porque esta situación te permite la oportunidad de hacer cosas que no haces normalmente”.

Finalmente, el histórico regatista argentino también se refirió a la postergación de la cita olímpica de Tokio para el próximo año. “Se han retrasado los Juegos Olímpicos, por lo que el período de reflexión y aislamiento será mayor. Por ahora lo que tengo que hacer es mantener la calma”, concluyó.

Seguí leyendo

De soñar con clasificar a los Juegos Olímpicos a casi no dormir para fabricar máscaras: la historia del esgrimista argentino que lucha contra el coronavirus

Sufrió un infarto en un partido contra los All Blacks, se recibió de médico y hoy lucha contra el coronavirus: la historia del ex Puma Alejandro Allub

Ansiedad, miedo, angustia y aburrimiento: cómo el encierro afecta psicológicamente a los deportistas