Último momento

El show del Coco Basile: inesperado reclamo a Ruggeri, blooper al aire y una diferencia irreconciliable con Pagani

(Infobae)

Desde su hogar, donde cumple, junto a su hijo Alfito, con la cuarentena ordenada por el gobierno nacional ante la pandemia de coronavirus, Alfio Basile brindó un verdadero show. El ex entrenador de la selección argentina, Boca, Racing y San Lorenzo dialogó con el programa 90 minutos de fútbol, por Fox Sports, y uno de sus interlocutores fue Oscar Ruggeri, bicampeón de la Copa América con la Albiceleste que dirigía el Coco. En el ida y vuelta surgieron anécdotas, historias y hasta reproches, siempre en tono humorístico.

“Coco me dio siete años más de carrera. Cuando volví del Real Madrid después del Mundial, me volví a jugar a Vélez, pero como para decir: ‘Ya está'. Quería jugar en Vélez porque estaban el Flaco Gareca, el Gallego González, gente conocida mía. Y de la nada me llaman y me dicen: 'Mirá que Coco te quiere en la Selección’. Y me llamó un día, me motivó nuevamente, y largamos con el gran equipo del 91, la mejor Copa América que me tocó jugar, les ganábamos a todos y le ganamos bien. El día que nos juntó por primera vez en el pasto, empezó a hablar de que Diego estaba suspendido. Y adelante de todos, de la nada, dijo: ‘El capitán es el señor Ruggeri’. Y me agarró una locura, me motivó”, contó el ex defensor.

"Fue una Selección totalmente nueva, más vos, Goycochea y traje a Caniggia de afuera. Eran todos de acá”, rememoró el Coco, con nostalgia sobre su primera etapa en el combinado nacional, la más exitosa.

Sebastián Vignolo, conductor del ciclo, le preguntó qué haría el Coco si le dieran dos horas para salir de su casa. “Con dos horas no me alcanza para nada. Ver a mis nietos, a mi gente, a mi familia. Luego, a mis amigos, ir a un lugar a tomar unos whiskies, a hablar de fútbol. Ahora toda mi barra toma champagne, son bacanes. Necesito cuatro horas, no dos. Espero que se termine esto, que es un drama mundial, estamos hechos mierda”, respondió.

Luego, le puso nombre y apellido a sus amigos con los que tiene la “irreconciliable diferencia” de la bebida. Sucedió cuando Vignolo le pidió ser su amigo y le indicó que, de compartir mesa con él, pediría “una lágrima”, ya que no bebe alcohol. “¡Una lágrima! ¡Qué aburrido! Es para llorar la lágrima. La barra te echa si tomás una lágrima. (Horacio) Pagani empezó con el champagne, y Guillote Coppola también. Se me están yendo”, denunció.

Durante la charla, el Coco tuvo un desliz con la tecnología. En un momento, su imagen desapareció. “Apagaste la cámara”, le dijeron los panelistas. “Yo te escucho”, advirtió, solicitó ayuda. Y luego aceptó que la app, por momentos, lo supera: “Lo trato de usted al Skype”.

(Infobae)

LAS PRINCIPALES DEFINICIONES DE BASILE

El mejor técnico argentino

“El Cholo Simeone es el número 1. Coudet me gusta, el que más me gusta es el Cholo, el que más me gusta en el mundo. Es vivo, ma’ qué defensivo… Defiende cuando tiene que defender, y ataca cuando tiene que atacar”.

Su mayor fracaso

“Mi mayor fracaso fue el Mundial 94, estaba convencido de que éramos campeones. A Diego lo sacaron del Mundial. En el 94 me encantaba el equipo que teníamos, no podía dejar a nadie afuera. A Balbo lo mandaba al muere, ‘vas a jugar de volante’, le dije. Era un 9 tirado atrás, Era un jugador bárbaro y goleador. Con Caniggia y Batistuta, dos monstruos, más Maradona. Y Redondo, un crack, y la gente se cree que era solo fino… Metía como loco, y la gente lo tiene como un pibe fino, fachero”.

El inesperado reproche a Ruggeri

“A vos, Oscar, no te había tenido nunca como técnico. Yo te veía jugar en la Selección y decía: ‘Por presencia, carisma, este es mi capitán’. Y sos inteligente. Por ahí hay algunos con más condiciones técnicas que vos. Cabezazo no, eras de los mejores cabeceando, en defensa más que en ataque. En ataque no me hiciste muchos goles, je. Pero ganabas, ganabas, había segunda jugada con vos”.

(Infobae)

El día que le dijo a Batistuta: “Sos un desastre”

“Bati, antes de la final de la Copa América del 93, andaba como el orto. Y le dije: ‘Escuchame, no vas a jugar. Va a jugar el Beto Acosta’. ‘¿Por qué Coco?’, me preguntó. ‘Porque sos un desastre. Vas al banco conmigo’, le dije. Fuimos a la final. Y en la final, volvió Batistuta. ¿Quién ganó el campeonato? Batistuta. Había que limpiarlo, porque no le hacía un gol a nadie. Me habré comido alguna puteada por atrás, pero bien”.

SEGUÍ LEYENDO:

Wilfredo Caballero: por qué Messi es un “gran líder” y cómo reaccionó cuando Sampaoli lo sacó en el Mundial

La desconocida historia de Pedro Iarley: se marchó del Real Madrid, fue ofrecido a River y firmó en Boca