Último momento

Cómo creó el euro step, la sentencia sobre su mentalidad ganadora y lo que no extraña de ser profesional: 11 frases de Manu Ginóbili

La pandemia del coronavirus provocó que varios países tomaran la medida de decretar el aislamiento obligatorio de su población. Es así que sin actividad deportiva y gracias al avance tecnológico de estos tiempos, varias personalidades del mundo del deporte aprovecharon para realizar encuentros por medio de las redes sociales y así entretener a sus fanáticos.

Uno de los que optó por este medio fue Juan Pablo Sorín, que decidió seguir con su programa Se Juega en Casa pero por Instagram. El ex lateral de la Selección devenido en comunicador contó con la presencia de Emanuel Ginóbili, desde Estados Unidos, este domingo por la noche y rememoraron la exitosa carrera del bahiense.

Sorin con Ginobili – Cómo surgió el Euro Step (Infobae)

Una de las consultas de Juampi al ganador de cuatro anillos de la NBA y campeón olímpico con la Selección argentina en 2004 fue el origen de la finta que lleva su marca registrada y que bautizaron como Euro Step. “Fue rarísimo, parece que lo hago desde chico y nunca me había dado cuenta que hacía algo distinto. El primero que lo menciona cuando llego fue Steve Kerr, que dijo que cuando penetraba parecía una ardilla cruzando la calle. No sabía cómo tomar el comentario, pero sabía que llegaba hasta el aro y era efectivo, ja. Después le pusieron un nombre y me dijeron que había sido uno de los primeros en hacerlo. Tuve compañeros que me pidieron que se lo enseñe y no me sale mostrarlo. Nunca lo practiqué. No lo puedo explicar con el timing que lo hacía en la cancha. Era algo natural, una forma de supervivencia para contrarrestar la falta de velocidad que tenía”, explicó Manu.

Sorin con Ginobili – Su mentalidad de ganador (Infobae)

A lo largo de la entrevista, el ex River le fue mostrando varios videos a Ginóbili de ex compañeros y amigos que tuvo a lo largo de su etapa profesional. Uno de los que participó y le dejó una pregunta sobre su mentalidad ganadora a Manu fue Juan Espil, ex integrante del seleccionado argentino de basquet y uno de lo ídolos de la infancia del astro de Bahía Blanca. “Yo nunca elegí ser así de enfermito y obsesionado. Es más, si me preguntas, no se si lo elijo hoy. Sí admito que eso fue lo que me hacía dar un poquito más que el promedio, pero muchas veces la pasaba mal. Hice lo que pude con lo que me tocó para pasarla lo mejor posible, ja. Debe ser genético, no se. Yo viví con una pelota de basquet en la cabeza, era monotemática mi casa”, detalló el ’20′ de los San Antonio Spurs sobre la capacidad que lo potenció a ser uno de los mejores deportistas de la historia argentina.

Tanto el ex escolta de 198 centímetros como Sorín tuvieron una extensa carrera como deportistas de alto rendimiento y pudieron describir en carne propia los sentimientos generados por las victorias y derrotas que tuvieron a lo largo de los años. Fue ahí que Ginóbili sorprendió con una particular frase acerca de su retiro y que es lo que no echa de menos de ser profesional. “No la extraño la adrenalina y la responsabilidad. Si extraño el vestuario, mis amigos, las cenas después, pero no la presión. Esas noches sin dormir. Mi retiro no fue una decisión apresurada, se fue dilatando y lo preparé de a poco. No hice terapia pero si charlé y leí bastante hasta estar seguro de mi decisión. La verdad lo estoy llevando muy bien y no pensé que iba a ser capaz de disfrutar estar en mi casa. Encontré una paz que la estoy valorando muchísimo. Si hubiese un momento en la vida que tuviese que congelar es ahora, a punto de cumplir 43, no en el 2004. Porque ahí no tenía tranquilidad”, aseguró.

Sorin con Ginobili – Las cosas que no extraña desde su retiro (Infobae)

Además, Manu recordó la victoria agónica sobre Brasil en los Juegos Olímpicos de 2016 y destacó el calor del público albiceleste. “Tremendo partido y qué emoción estar adentro de esa cancha. Yo venía muerto, de mucho trajín. En un momento ya no daba más y venían los suplementarios, así que lo agarré a Facu (Campazzo) y le dije que haga lo que tenía que hacer porque yo estaba muerto. Ahí, él con el Chapu (Nocioni) nos dieron esa victoria. Al día siguiente en la Villa no podía caminar. La gente ese partido… nunca vi algo así. Lo que ocurrió en ese Juego Olímpico con el público, lo que nos trasmitió y transfirió fue espectacular”, soltó el máximo referente de la Generación Dorada sobre el 111-107 ante el local, que le dio la clasificación al seleccionado a la siguiente fase del certamen.

Manu Ginóbili recordó la histórica victoria ante Brasil en los Juegos Olímpicos de Río 2016 (Infobae)

Otras 7 frases de Manu Ginóbili:

Su esposa Manny: “Es mi compañera de viaje incondicional. Fue la que me potenció, también me tranquilizó y me bajó cuando estaba muy arriba. Me empujó cuando estaba bajón por lesiones. Fue un plus en mi carrera”.

El éxito en su carrera: “En mi adolescencia fue difícil la parte emotiva porque no tenía triunfos. Mi primera gran victoria fue en Italia, hasta los 21 años no había ganado ni un intercolegial. Llegaron tarde los triunfos, ja. Yo me divertía mucho con mis amigos, era un loquito. disfrutaba de estar adentro de la cancha, disfrutaba hasta las derrotas. Las frustraciones fueron muchísimas y siempre lo digo: es muy raro que sean más las victorias que las frustraciones. Hasta Michael Jordan erró más tiros de los que metió. Las frustraciones son parte de esto y lo que te hacen crecer”.

Que hubiera sido si no hubiera sido basquetbolista: “No lo tengo muy claro. Si bien no era uno de esos que a los 12 años sabía que iba a ser jugador, pero si a los 16 o 17 cuando pegué el estirón ya lo tenía. Calculo que hubiese estudiado alguna ciencia exactas, era lo mío. Administración de empresas, economía, algo así. La hubiese remado, ja. La tuve muy fácil con esto del deporte”.

Sorin con Ginobili – Qué hubiese sido si no era basquebolista (Infobae)

Las situaciones en las que no se soporta: “En momentos de mucha presión personal, que yo me ponía, no me aguantaba. Era intolerable. Si no eras Popovich o algún compañero mío, no podría hablar de basquet conmigo porque la cabeza me estallaba. Mi mujer se dio cuenta de eso y me supo llevar y bajarme los cambios. Tener alguien así fue fundamental”.

Cuando Popovich decidió que sea suplente y cerrara los partidos: “No te voy a mentir que de entrada no me gustó nada. Lo entendí con tiempo, no enseguida. Y después sí me identifiqué totalmente y me gustó el rol. Me gustaba la forma en la que entraba en la cancha y me hacía dueño del equipo en ese momento del juego. Era un tema de ego, que no ser titular o que no me mencionaran en la entrada en calor no dependía de mi valor. Una vez que disolví eso, que te lo imponen de afuera eh, porque todos me preguntaban sobre eso. Pero hubo que trabajarlo y hablarlo. Compré el rol y después dejé como un ejemplo en el equipo para lo que vino después”.

Jugar contra Kobe Bryant: “Kobe es otra cosa, un monstruo único. no alcancé a jugar contra Jordan para ver cómo era. Pero Kobe lo hacía y fue un Jordan 10 años después. Realmente hacía lo que quería adentro de la cancha, sabía que te podía poner en ridículo en cualquier momento. Tuve el privilegio de jugar 16 años contra tipos de otro planeta”.

El recuerdo de Manu Ginóbili y sus duelos con Kobe Bryant (Infobae)

El partido más especial de los cuatro anillos: “El 2014 fue muy especial para mí, pensé que no se me iba a dar más. Habíamos perdido la final en 2013, fue el peor momento de mi carrera, por lejos. Por cómo se dio fue fabulosos. En ese partido 5, épico. Lo tengo muy presente. El otro partido que te mencionaría es el 7 de la serie con Detroit. Fue cuando más presión y tensión tuve en mi vida. Perdimos el 6 de local, y nos ganan bien. Yo me mandé mil cagadas en el final. Sabiendo que la fiesta estaba armada, en mi casa había 20 personas para celebrar, y llegar a ese partido 7 fue increíble. Fue muy duro, casi siempre abajo estuvimos. Fue el de más tensión en mi vida”.

Seguí leyendo: