Último momento

Deuda

Cristina Fernández, Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta durante la presentación de la oferta de reestructuración de la deuda pública, el jueves pasado en Olivos (Esteban Collazo) (HANDOUT/)

Se concretó la propuesta de pago a los tenedores extranjeros de bonos. No dudamos que va a ser muy difícil su negociación pero entendemos que la propuesta se ajusta a lo que tenemos y podemos ofrecer, que con claridad y honestidad fue expuesta. No vamos a entrar en los detalles ni en su análisis técnico porque no es nuestro propósito, si en lo fáctico, sabemos que por nuestros antecedentes no somos confiables y esto nos va a jugar en contra al momento en que nuestros acreedores analicen y evalúen nuestra propuesta.

¿Qué estarán pensando los acreedores?

– Son un país potencialmente muy rico, en ultima instancia sabemos que podemos tomar para cobrar, tengamos en cuenta que su debilidad les dificultara decir NO.

– Se toman 3 años para comenzar a efectivizar los pagos, pero dentro de 3 años y 8 meses finalizó el mandato del actual presidente, entonces quienes lo sucedan en la practica dirán, como es habitual en los argentinos: “¡No somos responsables por lo que el anterior gobierno hizo y firmo!”.

– Toman siempre créditos no para el desarrollo y la inversión sino para “tirar manteca al techo”, es decir todo se va por la cloaca de la corrupción, tienen mucho más que lo que adeudan depositado e invertido en el exterior. Lo que firman no lo cumplen. La Justicia la acomodan a su conveniencia; conclusión, como dijo el ex Presidente del Uruguay Jorge Batlle: “Los argentinos son una manga de ladrones, del primero al último”, y tomemos en cuenta que los uruguayos son quienes más los conocen por vecindad e historia en común.

Sabemos que por nuestros antecedentes no somos confiables y esto nos va a jugar en contra al momento en que nuestros acreedores analicen y evalúen nuestra propuesta

– Son deudores crónicos e incumplidores históricos en consecuencia. ¿Qué seguridad tenemos que esta vez si van a cumplir? Ninguna. Solo creer en la palabra de quienes nunca la tuvieron, de quienes firmaron y nunca cumplieron.

– No conocemos un programa de gobierno que encare con seriedad y realismo todas las variables económicas, financieras y sociales que les permita cumplir con lo acordado, sumemos a ello la ausencia de reformas estructurales del estado, la administración publica, el sistema tributario y la legislación laboral.

En consecuencia, deben pensar: “Si a lo ante dicho sumamos que si la quita y las condiciones de pago no satisfacen nuestras previsiones y si por tres años no vamos a cobrar un dólar, entonces nos puede resultar más conveniente desestimar la oferta y hacer juicio. Lo comenzamos hoy, tenemos de ventaja 3 años para litigar no en tribunales de Argentina sino de EEUU y vamos a reclamar el total del capital más los intereses acordados y a ello sumaremos los intereses punitorios más honorarios”.

Para revertir esta realidad y comenzar a dar señales de sensatez, calmar temores y demostrar factibilidad en el cobro es necesario no demorar más en tener y presentar un programa que encare todas las variables económicas, financieras y sociales, hoy inexistente y contar con una justicia que se atenga a lo que etimológicamente significa y debe ser

Son indubitables las dificilísimas circunstancias que al Gobierno le tocaron en suerte, las dificultades son de una magnitud enorme e impensadas, las objeciones arriba expuestas lo condicionan en la negociación con los acreedores y lo obligan a proceder con sensatez, firmeza y ductilidad. Las circunstancias nos indican que estamos ante un virtual default, para revertir esta realidad y comenzar a dar señales de sensatez, calmar temores y demostrar factibilidad en el cobro es necesario no demorar más en tener y presentar un programa que encare todas las variables económicas, financieras y sociales, hoy inexistente y contar con una justicia que se atenga a lo que etimológicamente significa y debe ser. Finalmente no esperemos consideración alguna por parte de nuestros acreedores, son inversores (estudios de abogados) memoriosos, quienes años atrás ya fueron victimas de nuestros default y litigaron contra nosotros. Nuestro pasado nos condena.

Sr. Presidente, debe tomar el toro por las astas como hasta el día de hoy lo viene haciendo, con señales claras y con el sentido común que lo caracteriza. Deje de lado a algunos sectores de su gobierno que pretenden continuar con los antiguos dogmas fracasados, de igual forma ignore a los también dogmáticos opositores que todo ven mal. Ambos, con su terquedad y sus antagonismos, nos llevaron al abismo donde hoy nos encontramos. Sea solo Alberto Fernández, que es en definitiva a quien los sectores moderados e independientes votaron y le dieron la presidencia. Tiene la potestad y responsabilidad de afrontar la tempestad.

El autor es presidente del IADER