Último momento

Coronavirus: proyectan una caída del PBI agroindustrial mucho menor que la actividad económica

Proyectan una caída del PBI agroindustrial mucho menor que la actividad económica (Bloomberg) (Diego Giudice/Bloomberg News/)

La pandemia del coronavirus se expande por todo el mundo ocasionando resultados lamentables para la salud humana, y también una fuerte recesión económica. Según las últimas estimaciones de las principales consultoras internacionales, se espera para este año un crecimiento de apenas un 0,5% de la economía global, con nulo crecimiento en China y una profunda recesión en Europa.

En Argentina la situación será mucho más compleja, con una economía que ya se encontraba en recesión, y muy poco margen de política económica para evitar que las medidas adoptadas para reducir la propagación del virus, provoquen una profundización de la crisis.

En este contexto económico de elevada recesión e incertidumbre, una vez más las expectativas están depositadas sobre el comportamiento que tendrá el sector agroindustrial, que se ha transformado desde hace tiempo en el motor del país.

Un sector agroindustrial que en 2019, de la mano de un crecimiento de la producción agrícola impulsada por una mejora climática y la inversión en tecnología por parte de los productores, generó un ingreso de divisas de los complejos oleaginoso y cerealero por casi 29.000 millones de dólares, representando el 44% de todas las exportaciones del país, de acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC)

En plena cuarentena obligatoria en la Argentina, la actividad agropecuaria, de alto impacto tranqueras hacia adentro y afuera de los establecimientos rurales, está exceptuada de las restricciones. En tiempos de crisis como los actuales, es de vital importancia que continúen en actividad producciones como la de carnes, leche, granos, hortalizas y frutas, entre otras.

Muchas de las mencionadas actividades, hoy atraviesan una situación complicada por los problemas de logística que surgieron en el inicio de la cuarentena a partir de las restricciones que aplicaron muchos municipios del interior a la circulación del transporte de cargas, provocando una merma en el ingreso de camiones a los puertos nacionales y de las divisas por las exportaciones del agro, en marzo pasado.

Guillermo Toranzos Torino, Director de la Maestría en Agronegocios de la Universidad Católica de Salta e Investigador, en diálogo con este medio, aseguró que “resulta bastante complejo efectuar un pronóstico del efecto de la pandemia sobre el sistema agroindustrial, por cuanto deberíamos conocer la dinámica de contagio del virus en el sistema económico mundial, regional y nacional. Debido a que estamos en un proceso adaptativo de lo que ocurre día a día, no se puede predecir los alcances de su efecto. Recién lo sabremos cuando haya pasado”.

No obstante, el consultor presentó algunas proyecciones sobre posibles impactos de las medidas económicas adoptadas por el gobierno, considerando uno o tres meses de cuarentena, y manteniendo la tendencia que se observa en el comportamiento de las variables económicas.

Posibles escenarios

Es importante destacar que el PBI de la Argentina, a valores del 2004, tiene una estructura conformada por un 38,5% en la producción de bienes y un 61,5% corresponde a la de servicios. Llevado a dólares, dividiendo el PBI en valores corrientes del 2019 por el tipo de cambio promedio del año pasado de $48,40, se tiene un PBI de 516 mil millones de dólares.

El trabajo de Toranzos Torino, en base a la información con respecto a la evolución de la pandemia, permite hacer algunos análisis, por ejemplo, sobre cuál será el efecto sobre el PBI, si la cuarentena dura uno o tres meses y luego empieza a normalizarse la situación, y manteniéndose la tendencia que se registra en la economía mundial. A partir del cuadro de situación considerado, se puede inferir el efecto sobre el sistema agroindustrial, definido como el PBI primario más el PBI de manufacturas y de servicios conexos.

En ese sentido, una primera aproximación, sujeta a un constante ajuste sobre el comportamiento del contexto, proyecta que si la cuarentena dura 30 días y luego se restablece paulatinamente, el impacto sobre la economía implicará una reducción del PBI en el entorno del 4,1%, adicional a la estimación de una reducción del producto del orden del 1,2% como mínimo. En caso que la cuarentena se extendiera por 3 meses, el efecto, en principio estimado, implicará una reducción en torno al 10%.

Especialistas aseguran que para fines de marzo, el sistema agroindustrial refleja una caída que sería del -1,2%, y con un impacto sobre el PBI de -0,3%
Especialistas aseguran que para fines de marzo, el sistema agroindustrial refleja una caída que sería del -1,2%, y con un impacto sobre el PBI de -0,3%

A partir de esto, el especialista analizó lo que sucederá con el PBI del sistema agroindustrial. El mismo comprende el sector primario, seguido por las manufacturas que elaboran la materia prima del sector y las actividades proveedoras de insumos críticos para la producción y de bienes de capital (sector secundario). En cuanto a los servicios (sector terciario) se mencionan los que demanda el PBI primario y secundario, los cuales de acuerdo a su importancia son fundamentalmente: transporte, almacenamiento y comunicaciones; comercio al por mayor y menor y otros, como la intermediación financiera.

En la actualidad el PBI del sistema agroindustrial, representa aproximadamente el 22 % del PBI a precios de 2004, y su dinámica depende del volumen de producción obtenido, por cuanto si se reduce la producción de granos en toneladas, por ejemplo, debido a menor área sembrada y caída en la productividad, se elaborará menor cantidad de producto y se venderá y exportará menos, y además habrá una baja en la demanda de transporte y almacenamiento.

En ese sentido, se puede estimar el sistema agroindustrial en 113.500 millones de dólares, de los cuales 42 mil millones de dólares corresponden a la actividad primaria (37%), 37.500 millones de dólares a la actividad manufacturera conexa (33%) y 34.100 millones de dólares (30%) a los servicios que demandan los sectores primario y secundario del sistema agroindustrial.

Para Toranzos Torino, los efectos de 30 días de cuarentena pueden reducir el comportamiento del sistema agroindustrial un 1,8 %, con lo cual el efecto negativo sobre el PBI total será del -0,3%. En el caso que la cuarentena alcance los 3 meses, se proyecta un efecto sobre el PBI del sistema agroindustrial que estaría en torno al -1%, y manteniéndose el nivel de producción del año pasado.

Además, el especialista comentó: “Si cayera la producción primaria en forma significativa, por ejemplo un 10%, se debería efectuar el ajuste aumentado un 1% la reducción del PBI total, pero no sería atribuible a los efectos de la pandemia, sino a las decisiones relativas a la producción, que en algunas actividades ya fueron tomadas anteriormente”.

Por otro lado, recordó que el efecto de las medidas adoptadas por la pandemia, “tienen un mayor efecto sobre el total de la economía que sobre el sistema agroindustrial, debido a que el primero tiene un fuerte componente de servicios en su estructura, los cuales se reducen significativamente, mientras que en el sistema agroindustrial representan el 30%, pero en crecimiento".

Por lo tanto, a fines de marzo el sistema agroindustrial refleja una caída que sería del -1,2%, y con un impacto sobre el PBI de -0,3%. Pero en el caso que haya una caída de la producción y la cuarentena se extiende 30 días, el impacto en el PBI podría llegar al -1%.

Seguí leyendo:

Coronavirus: cayó en el último mes el ingreso de divisas de las exportaciones del agro