Último momento

Empresas en crisis por la cuarentena: los bancos demoran los créditos para pagar los sueldos y el Central no termina de resolver el esquema de garantías

La caída de la facturación como resultado de las medidas de distanciamiento social pone en aprietos a las pymes (AGUSTIN MARCARIAN/)

En días de pago de salarios y de caída de la facturación para las actividades no esenciales afectadas por el aislamiento social preventivo y obligatorio las empresas sufren dificultades para hacer frente a sus obligaciones. Y aunque el Banco Central y el Gobierno buscaron minimizar los problemas en la cadena de pagos con un programa de crédito a tasas bajas, en particular entre las pymes se quejan porque los créditos son demorados por los bancos. En los bancos, mientras tanto, señalan que el otorgamiento de financiamiento a empresas se aceleró en las últimas semanas, aunque admiten que cuidan la calidad de sus carteras por lo que no pueden prestar a los solicitantes más riesgosos.

En el sector pyme la paciencia ante la falta de liquidez para hacer frente al pago de salarios de marzo, que cae en los primeros días de este mes, está cerca de agotarse. Con comercios, pymes de servicios e industriales de sectores no esenciales casi sin ventas, la urgencia por cubrir los pagos más urgentes es grande. Pero, aseguran, conseguir financiamiento es difícil y el proceso poco fluido.

Miguel Pesce, presidente del Banco Central (María Amasanti/Bloomberg)
Miguel Pesce, presidente del Banco Central (María Amasanti/Bloomberg) (Maria Amasanti/)

“El crédito no fluye. Yo hasta ahora no conozco a nadie que haya obtenido un crédito, porque los que lo obtienen son los que tienen líneas preacordadas. Lo vimos en distintos bancos. Si vos no tenés crédito preaprobado desde antes de la pandemia no accedés. Y además sólo te consideran si pagás los sueldos en el propio banco, las dos condiciones son necesarias”, dijeron a Infobae fuentes de Came.

“Hay muchos sueldos que no se están pudiendo pagar, cada empresa está haciendo lo que puede”, agregaron.

Bajo la conducción de Miguel Pesce, el Banco Central decidió como parte de las medidas para intentar paliar el efecto sobre la economía de la pandemia de coronavirus COVID-19 reducir encajes bancarios, permitir a los bancos desarmar parte de sus tenencias de Leliq y, con ello, conseguir fondos líquidos con los que inyectar préstamos de capital de trabajo para empresas a una tasa del 24%. Tiene la posibilidad de liberar $350.000 millones con este fin.

El crédito no fluye. Yo hasta ahora no conozco a nadie que haya obtenido un crédito, porque los que lo obtienen son los que tienen líneas preacordadas. Lo vimos en distintos bancos. Si vos no tenés crédito preaprobado desde antes de la pandemia no accedés (CAME)

Sin embargo las quejas giran alrededor de dos puntos. Primero que muchos bancos, al menos los gerentes de sucursales, no han implementado de manera amplia el sistema, se quejan los empresarios pyme. El segundo punto es que, ante lo difícil que es calificar para los préstamos, tampoco se accede a avales que permitan destrabar los desembolsos.

El 1 de abril el Boletín Oficial asignó $30.000 millones al Fondo de Garantías Argentino (Fogar) con el objetivo de garantizar financiamiento a pyme. Los avales permiten que empresas se financien en condiciones más favorables, dado que en caso de un incumplimiento el fondo respondería antes los bancos por el impago.

El malhumor con los bancos llega hasta el Poder Ejecutivo. “Los bancos no bajan la información a los gerentes, conozco un caso que a la hora de buscar avales los mandaron a tramitar en sociedades de garantías recíproca”, se quejaba un alto funcionario nacional esta semana.

En el sistema financiero se defienden diciendo que el stock de crédito a empresas se disparó desde el inicio de la cuarentena obligatoria. En los primeros 26 días de marzo el stock de adelantos –una de las vías de financiamiento a empresas– saltó 8,11% respecto del nivel que promediaba en febrero. Esa misma línea había decrecido 0,7% en febrero en comparación con enero. Es decir, pasó de retroceder a crecer a toda velocidad.

Los documentos, por ejemplo descuento de cheques que es esencial para el capital de trabajo de empresas, experimentron una suba del 5,22% en el mismo plazo de marzo, que compara con una contracción del 0,51% en febrero.

“Está claro que todos quieren créditos baratos, pero cuidemos la cartera del sistema financiero también. Recordemos que los bancos prestan nuestra plata, la tuya, la mía y la de Doña Rosa también, no es plata de los bancos”, argumentó un ejecutivo de un banco líder en conversación con Infobae.

Seguí leyendo:

Tras el caos de hoy, los bancos abrirán el sábado y el domingo para pagar jubilaciones, AUH y planes sociales

Abuelos en las colas en medio de la pandemia: un combo mortal del que Gobierno, bancos y gremios son responsables