Último momento

Argentina y la emisión monetaria en tiempos de coronavirus

Una vista del Obelisco, poco tránsito en la noche porteña y el cartel de advertencia (JUAN MABROMATA / AFP) (JUAN MABROMATA/)

El COVID-19 sigue avanzando y generando estragos en todo el mundo, tanto a nivel sanitario, como financiero y económico. Las bolsas de todo el mundo sufrieron caídas irrisorias, cómo es el caso de la bolsa de Wall Street, cuyo índice (Dow Jones) cayó más del 9% y obligó a suspender las cotizaciones por tercera vez en 8 días.

Los gobiernos de todo el mundo se ven obligados a tomar medidas de guerra, como dijo el presidente francés Emmanuel Macron, para hacer frente a este enemigo invisible. Por ejemplo, Donald Trump inyectará en Estados Unidos, unos USD 850.000 millones para hacer frente a los problemas que el virus ocasiona en su economía, al punto que se estima una caída del 2% del PBI para su segundo trimestre.

Unos $700.000 millones vía emisión monetaria, en algún momento va a generar un impacto en la economía llevando los precios al alza, o dicho de forma simple, generando inflación

En Argentina también tomamos medidas drásticas, que van desde el hecho de retrasar el pago de deudas pendientes por jubilados y un paliativo de $3.000 por única vez para jubilados y personas que reciben AUH, a la inyección monetaria de $700.000 millones vía créditos productivos. Estos $700.000 millones se dividirán en $350.000 millones para garantizar la producción y el abastecimiento de alimentos y garantizar el funcionamiento de la economía, $320.000 millones para inversión de capital de trabajo por un plazo de 180 días cuya tasa de interés será 26% anual, $25.000 millones en créditos del Banco Nación a tasa diferencial para productores de alimentos, higiene personal y limpieza, $8.000 millones en financiamiento para la producción de equipamiento tecnológico para garantizar la modalidad de teletrabajo y $2.800 millones para el financiamiento de infraestructura en los parques industriales, con recursos del Ministerio de Desarrollo Productivo.

La medida es un poco controversial y genera mucho debate, ya que toda esta intervención económica se calcula en un gasto total de $705.800, un 2% del PBI aproximadamente. Puntos por encima del ahorro fiscal que se obtuvo en 2019, lo cual claramente dejaría entrever que para fines del 2020 no podríamos hablar de equilibrio fiscal.

Banco Central de la República Argentina (REUTERS/Agustín Marcarián)
Banco Central de la República Argentina (REUTERS/Agustín Marcarián) (AGUSTIN MARCARIAN/)

Voy a ser arriesgado y preguntar: ¿el coronavirus le dio la excusa perfecta a Fernández para promover su plan económico de expansión monetaria sin que nadie le reclame? No estoy criticando de forma directa al Presidente, ya que debe ser muy difícil estar en su lugar en esta situación, pero $700.000 millones vía emisión monetaria, en algún momento va a generar un impacto en la economía llevando los precios al alza, o dicho de forma simple, generando inflación.

En el plano internacional, se dio a conocer que el FMI negó la ayuda a Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, con el fundamento de que sería imposible hacer eso, ya que la gran mayoría de los países que forman parte del fondo de ayuda, desconocen el poder presidencial de Maduro. La decadencia de poder en Venezuela es clara, realmente espero que sus ciudadanos puedan atravesar esta crisis y sobreponerse.

Por último, si queremos cuidar la economía, comencemos cuidándonos nosotros.

El autor es director Bull Market Group