Último momento

Cómo funciona la plataforma colaborativa que avisa donde venden productos básicos, como alcohol en gel y papel higiénico

La plataforma fue desarrollada durante el pasado fin de semana

En tiempos de restricciones a las salidas, y luego de trabajar todo el fin de semana sin descanso, un grupo de 10 programadores diseñó una plataforma especial para poder facilitar a sus usuarios la búsqueda de los productos básicos que comenzaron a escasear por la emergencia provocada por los casos de coronavirus, como alcohol en gel, lavandina o termómetros.

La idea es que funcione de forma colaborativa y quien encuentre dónde venden productos básicos —alimentos, toallitas antibacteriales o papel higiénico— puedan alertar a otros usuarios para que tengan que movilizarse lo menos posible para obtener lo que necesitan.

La idea es que funcione de forma colaborativa y quien encuentre dónde venden productos básicos puedan alertar a otros usuarios para que tengan que movilizarse lo menos posible

La plataforma se llama Covid Paisanos y fue creada por PaisanosCreando, un estudio especializado en diseño de software y diseño centrado en el usuario. Es una una web colaborativa gratuita que funciona en cualquier lugar del mundo y donde se puede ver dónde están disponibles productos de primera necesidad, ya sea un supermercado o mercado de barrio. Pueden sumar información tanto las personas que visitan un comercio como sus propios dueños.

“Ya tiene más de 2.500 datos cargados en menos de 24 horas, que se actualizan en el momento gracias al aporte de todos los argentinos. Es muy importante aclarar que la herramienta es colaborativa. Esto quiere decir que depende de todos alimentarla de información y ayudar a que la gente sepa si hay productos o no en cada punto de venta”, explicó Santiago Echazú, uno de los programadores del estudio.

Con la plataforma, buscan evitar largas recorridas por comercios para encontrar productos (REUTERS/Yara Nardi)
Con la plataforma, buscan evitar largas recorridas por comercios para encontrar productos (REUTERS/Yara Nardi) (YARA NARDI/)

Según relató el emprendedor, el viernes por la mañana recibió un mensaje de un colaborador del estudio que vive en Australia, donde le advertía lo que estaba pasando en ese país con la escasez de productos. Al rato, se pusieron manos a la obra. “La principal forma de prevenir el coronavirus es a través del aislamiento social para evitar el contagio y, de esta manera, desacelerar la propagación del virus. Los ciudadanos compraron varios ítems de cada producto para reducir lo más posible la necesidad de retornar a los distintos comercios", indicó Echazú.

"Pasados algunos días, las personas comenzaron a perder mucho tiempo visitando supermercados, kioscos y almacenes en busca de productos básicos, lo que hizo que la desesperación por su adquisición aumente y que, por lo tanto, se acelere el desabastecimiento”, agregó.

La plataforma, entonces, apunta a dos tipos de usuarios: los que buscan los insumos y los que se identifican como puntos de venta (supermercados, kioscos y farmacias)

La plataforma, entonces, apunta a dos tipos de usuarios: los que buscan los insumos y los que se identifican como puntos de venta (supermercados, kioscos y farmacias). “Primero, generamos una base de datos con los insumos básicos para prevenir el coronavirus y para cuidar la salud en general. A continuación, tomamos prestados los datos de Google Maps sobre la ubicación de todos los posibles puntos de venta. Por último, generamos una instancia de actualización constante de la base de datos con la colaboración de la comunidad”, describió el emprendedor.

Desde el estudio ya cuentan con un antecedente similar. En 2012, desarrollaron Buenos Aires Corte, una aplicación colaborativa donde quienes quisieran podían alertar sobre zonas de la ciudad que estaban cortadas por obras o manifestaciones o por donde no se podía circular. Llegaron a tener más de 40.000 usuarios.

Seguí leyendo:

Denunciaron a una farmacia en Wilde por el precio del alcohol en gel: lo aumentó un 284% en 10 días

Alcohol en gel: la demanda creció casi 300%, en dos días el precio saltó 48% y hay escasez en los supermercados