Último momento

Carlos Cruz: “Desde la UIF, vamos a colaborar con la investigación de actos fraudulentos vinculados con la deuda externa”

Carlos Cruz, en la sala de reuniones de la UIF, poco antes de dar su primera entrevista en los medios (Adrián Escandar)
Carlos Cruz, en la sala de reuniones de la UIF, poco antes de dar su primera entrevista en los medios (Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)

Parsimonioso, sin desprenderse de su estilo formal, Carlos Cruz recibió a Infobae en su amplio despacho en la Unidad de Información Financiera (UIF) en la primera entrevista que concede desde que asumió al frente del organismo antilavado el 27 de enero último.

La música clásica de fondo se mezcla con el ruido lejano de los bombos de una protesta en el microcentro porteño. Amable, acepta hacer las fotos antes de comenzar la charla y, a pedido del fotógrafo, se acerca a los ventanales que dan sobre la calle Rivadavia al 700. Cuenta que esa misma cuadra está vinculada a dos momentos importantes de su vida. Y señala el primer piso de antiguo edificio de enfrente, una editorial que fue su primer cliente como abogado, y a pocos metros, el edificio del Ministerio Público Fiscal donde también trabajó como miembro del Tribunal de Enjuiciamiento entre 2005 y 2007.

De 72 años, este académico de extensa trayectoria profesional se recibió de abogado en 1975 en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Es investigador del Instituto Gioja de la Facultad de Derecho de esa casa de estudios, y dirige desde 2008 el Seminario permanente sobre delitos financieros. Discípulo de David Baigún, es también docente regular de la materia Elementos del Derecho Penal, Procesal Penal y Criminología. “Este lunes (por mañana) comienzan las clases y ahí estaré en la Facultad”, asegura.

Ante Infobae, recuerda cómo fue que se enteró de que el Presidente lo había elegido para hacerse cargo de la UIF, el organismo que -en la órbita del Ejecutivo- está destinado a prevenir y combatir el lavado de activos y financiamiento del terrorismo. “Me avisó un alumno que lo había escuchado por la radio, cuando salí de la mesa en la que estaba tomando examen”. Y cuenta cuál fue su respuesta en ese momento: “Voy a conocer los oscuros caminos que bajan hasta el noveno círculo del Dante”.

Se muestra renuente a criticar a su antecesor, Mariano Federici, con quien se reunió antes de asumir “cuatro horas” junto a la ex vicepresidenta María Eugenia Talerico, para tener un cuadro de situación y llevar a cabo una transición ordenada.

Sin embargo marca diferencias con la impronta que busca darle a la UIF bajo su mando. Durante la entrevista tiene a mano números precisos del tipo de causas en las que intervino la anterior gestión, sugiriendo un sesgo a favor de querellar en delitos vinculados a la corrupción en detrimento de otros de índole económica que considera “más graves” por su perjuicio para la sociedad como la evasión, el contrabando y los delitos transnacionales, entre los que incluye la operatoria con sociedades offshore. También pone énfasis en colaborar con la investigación de “actos fraudulentos vinculados con la contratación de deuda externa”, en sintonía con lo señalado por Alberto Fernández en la apertura de la Asamblea Legislativa.

Cruz recuerda sus antecedentes profesionales en la misma cuadra de Rivadavia al 700 donde está el edificio de la UIF
Cruz recuerda sus antecedentes profesionales en la misma cuadra de Rivadavia al 700 donde está el edificio de la UIF (Adrian Escandar/)

-¿Por qué cree que el Presidente lo eligió para este cargo?

-Cuando me reuní con él para ofrecerme el cargo, me dijo que sabía que yo era una persona que había trabajado durante el gobierno de Raúl Alfonsín en el Centro de Asuntos y Estudios Penales del Banco Central en materia de delitos financieros. Y desde 1985 soy profesor en universidades del país y del extranjero, en Economía Política, Política Económica, Derecho Penal y Derecho Penal Económico. Me dijo que por mi conocimiento, por mi escuela, mi experiencia y por mi trayectoria, consideraba que podía cumplir esta función.

– Cuándo se conoció su designación, hubo algunas objeciones sobre su posible parcialidad política, que también surgieron en la audiencia pública que se hizo previa a su nombramiento. ¿Qué responde a esos cuestionamientos?

-Lo dije en la audiencia y es de público conocimiento. He dirigido organismos elegido por mis pares en la Universidad de Buenos Aires, junto con miembros de otras orientaciones políticas. Integré con miembros del radicalismo, del socialismo y del peronismo, durante más de 12 años, el Consejo Directivo de la Facultad de Derecho, y durante dos años integré el Consejo Superior de la UBA. Fui miembro de la Comisión Directiva de la Asociación de Abogados, que es una institución tradicional en el campo de la organización gremial académica, que tuvo entre sus directivos -sólo para mencionar algunos presidentes- al doctor Arturo Frondizi, a Carlos Fayt y a Beinusz Szmukler. La Asociación siempre se ha caracterizado por un perfil amplio y plural, en el marco de una directriz de defensa de los derechos económicos y sociales del pueblo argentino. He sido también asesor del Partido Socialista en la Comisión de Legislación Penal y de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados.

-¿Y por qué cree que surgieron esas prevenciones?

-Por las reglas de juego de la política, que las entiendo, aunque no las comparto. En realidad, las observaciones fueron seis o siete. Creo que di respuesta a ellas, y como les dije, quizás si hubieran investigado un poco más, algunas de las observaciones no las habrían hecho. Y después, entre las adhesiones están los nombres de (Premio Nobel de la Paz Adolfo) Pérez Esquivel, (el ex juez español) Baltasar Garzón, (el dirigente radical y actual embajador en España) Ricardo Alfonsín, miembros y militantes del radicalismo, del socialismo, del peronismo en sus distintas vertientes, y afiliados del PRO. Así que creo que es un prejuicio más que un conocimiento de la realidad objetiva.

-¿Cuál va a ser el rumbo que va a tener la UIF ahora bajo su gestión?

-Cada gestión tiene su impronta. Apuntamos a que la nuestra se enmarque en una política de Estado, no en una política partidaria. Y en el marco de una política de Estado, buscaremos cumplir con todos los compromisos a nivel internacional asumidos por Argentina, con multiplicidad de organismos e instituciones internacionales de Naciones Unidas, los principios del Tratado de Roma, los acuerdos con el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) y los acuerdos de integración con el Grupo Egmont (la organización que nuclea a 164 UIF del mundo). Esa es la directriz en la cual nosotros pensamos enmarcar nuestra gestión.

-Eso estaría en línea con la gestión anterior… ¿Va a haber algún cambio?

-Va a haber un cambio en lo que se llama la política criminal. A veces, por falta de conocimiento en materia de cómo funciona el sistema económico, o cómo son los lineamientos más modernos a nivel internacional en materia de política criminal vinculada al lavado de activos, el narcoterrorismo, la trata, el narcotráfico y los delitos económicos complejos, se soslaya la investigación de hechos más graves que tienen que ver con criminalidad transnacional compleja, para derivarlos hacia hechos que son de investigación más sencilla, vinculados con la gestión en la administración pública.

-Entonces, ¿va a haber un viraje de colaborar en la investigación de temas de corrupción doméstica hacia delitos económicos transnacionales?

-Hay estudios importantes en Europa y en Estados Unidos en los que están cuantificados los perjuicios más graves desde el punto de vista económico para las sociedades y para el sistema financiero internacional de los delitos económicos. La corrupción es un fenómeno extendido y, desde hace siglos, no es un tema novedoso en el plano internacional. A veces las personas creen que la historia empieza cuando uno es contemporáneo con los hechos. Pero si uno analiza en retrospectiva, encuentra antecedentes en esta materia siglos atrás. Son acciones que tienen que ser controladas y reprimidas por dos motivos: uno por el efecto económico negativo que generan y, en segundo lugar, por la traición hacia el electorado que votó a determinados candidatos. Así que yo creo que esto está fuera de discusión.

-¿En qué otros delitos se va a concentrar la UIF?

-Creo que hay que poner el eje también en los ilícitos más graves derivados del contrabando, la evasión fiscal, actos fraudulentos vinculados con la contratación de deuda externa, y operatorias trasnacionales vinculadas a las sociedades offshore. Cuando el doctor Alberto Fernández hizo la apertura de sesiones legislativas hace unos días, puso el acento en dos ejes muy importantes que tienen que ver con el organismo. Por un lado, el control del lavado de activos vinculado, entre otros aspectos, con la trata de personas, el terrorismo y el narcotráfico. Y también sobre la contratación fraudulenta de deuda externa.

-¿La UIF se va a meter con ese tema?

-Son hipótesis que estamos analizando porque hace a su misión y funciones, no solamente en el plano nacional, sino también en el internacional. En el plano nacional forma parte de nuestra vocación analizar e investigar todos los hechos que pueden constituir, en principio, afectaciones al orden económico financiero nacional en el contexto internacional. Estuve viendo algunas estadísticas que pueden ser interesantes para ver cómo fue la investigación en materia de delitos económicos de los últimos años.

Estadísticas

Antes de continuar con la entrevista, Cruz recurre a un ayuda memoria con las estadísticas de las querellas de la UIF por tipo de delitos precedentes. Según esos números que le facilitó a Infobae, entre el 2016 y el 2019 las causas de narcotráfico fueron el 39% del total en las que intervino el organismo, contra el 19% hasta el 2015. Los delitos contra la administración pública ascendieron al 33% en las que las UIF se presentó como querellante, contra el 10% durante el kirchnerismo. Como contraparte, los delitos fiscales se redujeron del 32% hasta el 2015, a solo el 8% de las querellas entre 2016 y 2019; la trata del personas pasó del 14% hasta 2015 a 8% en la gestión de Cambiemos; y el contrabando como delito precedente en las investigaciones de la Unidad se redujo del 18% al 6%.

-¿Y en que tipo de hechos se puso el acento?

-En el 2019, aumentó el control en materia de narcotráfico y el control en materia de delitos contra la administración pública. Pero se redujo casi a una cuarta parte la investigación en materia de delitos fiscales y casi a la mitad la investigación o querellas vinculadas con trata de personas, de lo que venía haciendo la serie histórica. También se redujo la investigación en materia de contrabando, y la investigación y querellas en materia de intermediación financiera ilícita. Entonces, vamos a seguir investigando los delitos vinculados con la administración pública, pero vamos a poner el acento especialmente en los delitos que son más lesivos para el sistema económico financiero e internacional. Porque en este tema hay mucha preocupación, no sólo en Argentina, sino a nivel internacional.

-Cuando habla de esa preocupación internacional, ¿se refiere a qué ocurrió con los dólares que entraron como préstamos del exterior?

-Hay preocupación internacional con este tema. Estuvimos hace una semana con funcionarios bancarios internacionales y una de las preguntas era dónde fueron los dólares que venían como préstamo. Y les dije que esa forma parte de nuestra preocupación también. Y hace unos días el doctor Fernández también lo identificó como uno de los temas de preocupación institucional, y dio instrucciones al Banco Central para que avance en este sentido. Nosotros vamos a colaborar. Yo tengo un grupo de investigación en la Facultad de Derecho que empezó a funcionar en octubre, donde el tema de investigación es justamente la deuda. Así que vamos a portar lo que se pueda con este tema que atraviesa transversalmente a la sociedad argentina y tiene implicancias internacionales.

Cruz delineó ante Infobae los ejes que le dará a su gestión al frente de la UIF
Cruz delineó ante Infobae los ejes que le dará a su gestión al frente de la UIF (Adrian Escandar/)

-Poco días antes de irse, el anterior titular de la UIF extendió las sanciones a Hezbollah como organización terrorista. ¿Va mantener ese lineamiento?

-Sí, no hemos modificado la postura de Argentina en el marco del GAFI sobre esta materia.

-Con el cambio de titular de la UIF a fines de enero, la Argentina perdió la presidencia del Grupo Egmont, pese a que Federici había sido elegido en julio del 2019 para presidirlo por dos años. ¿No fue una oportunidad perdida para el país? ¿Se podría haber evitado?

-Uno de mis primeros actos cuando asumí la función el 27 de enero fue enviar una nota a los representantes del GAFI en relación con el encuentro que se había iniciado el día anterior a que yo asumiera, en las Islas Mauricio, ratificando nuestra vocación de colaborar con el GAFI y el Grupo Egmont, en el marco de políticas de estado. La semana pasada, se hizo un encuentro del GAFI en París, donde la Argentina mantuvo estas ideas de participación y contribución. Fue una delegación que designé y, hoy (por el jueves pasado) está llegando otra de un encuentro del GAFi que se hizo en Perú. Así que nuestra presencia y participación en ese organismo es plena. En estos encuentros, algunas delegaciones plantearon a nuestra representación reservas respecto de que Argentina tomara la presidencia del Grupo Egmont, cuando el período por el cual se lo designaba (a Federici) no iba a coincidir con el período legalmente establecido para tener a su cargo la presidencia de la UIF. De todos modos, la designación no es para el país -en ese caso no habría habido ningún problema de la continuidad-, sino que es personal. Y yo ya estoy en contacto con las nuevas autoridades del organismo.

-¿Pero un aspecto esencial de la UIF es su autonomía política…del cambio de gobierno?

-Eso puede tener distintas miradas. Porque a veces también tiene que ver con un juego de equilibrios y el hecho de que organismos como éste desarrollen políticas de estado, con consenso. Entonces, no tendría que tener tanto efecto si están o no acompasadas las nuevas autoridades nacionales con las de la UIF.

-Pero un aspecto esencial de la UIF es su autonomía política…

-Esto también es una forma de mirar si realmente hacemos una política de Estado. Y creo, desde el humilde lugar que me tocó, que podemos tratar de desarrollar políticas y estrategias en ese sentido. Pero volviendo a la pregunta inicial, estaba previsto así el sistema y que (el ex titular de la UIF durante el kirchnerismo) José Sbatella cumpliera su mandato de cuatro años. Pero a los dos años, en 2015, se produjo el cambio de autoridades y se le pidió la renuncia. Y ahí es donde se quebró la continuidad institucional de la UIF.

-Esta semana que pasó se conoció el alegato de la UIF en la causa de la “ruta del dinero”. Había expectativa por la pena que pudiera pedir para Lázaro Báez, así como por los argumentos. Finalmente los abogados del organismo pidieron 9 años de prisión, uno más incluso que la AFIP…

-Nosotros asumimos hace un mes y lo primero a lo que nos abocamos fue ver qué causas estaban por prescribir o con plazos corriendo para algún acto procesal. O sea, nos dedicamos a trabajar sobre las urgencias y en las causas que, por ejemplo, tienen que ver con delitos vinculados con la administración pública. Estamos analizando causa por causa, y en las que tenían un grado de desarrollo importante, como es una etapa de juicio donde ya toda la prueba está producida y donde los equipos de abogados vienen trabajando desde hace muchos años, se decidió continuar con la línea que venía impulsando la querella desde ese momento. Aún pudiendo yo no coincidir con alguna de las apreciaciones, los abogados de la UIF son abogados con una formación técnica adecuada. Lo que no implica que, con más tiempo, todo el equipo podamos ver de mejorar, técnicamente, el desarrollo de las causas. Hay un manual de instrucciones de cómo tienen que hacerse los escritos judiciales. Respeto que el que lo hizo, debe haber puesto su mejor energía y conocimiento en hacerlo, pero desde el punto de la técnica penal -la dogmática penal, que es el método de interpretación de la ley, es un pensamiento bastante refinado y elaborado- no condice con las instrucciones de este manual que vamos a modificar y mejorar.

-¿Por qué dice no coincidir con algunas de las apreciaciones de los alegatos de los abogados de la UIF?

-No coincidí quizás con la argumentación para el pedido de pena y las apreciaciones de las pruebas. Uno que pudo llegar a ver un poco el expediente, frente a un mismo elemento probatorio, la parte acusadora suele tener un criterio, la parte de defensa otro, y el tribunal, en definitiva, va a dirimir por alguna de estas posturas o por otra intermedia. En algunos aspectos, son cuestiones opinables. Pero yo asumí 20 días antes de que fueran las audiencias de los alegatos. Estaba todo muy desarrollado y por el perfil técnico de los abogados, me pareció razonable también la evaluación que ellos, desde su fundamento teórico, hacían aunque no coincidiera con el mismo. También para siempre que, después, en la divulgación pública de las audiencias se agregan cosas o se omiten cosas. Por ejemplo, en alguna de las informaciones que circularon comentando el resultado del alegato, no se hizo referencia a que los abogados de la UIF dijeron que las pruebas periciales que estaban vertidas habían sido impugnadas y cuestionadas.

-¿Continúa el mismo equipo de abogados de la UIF trabajando que venía de la anterior gestión?

-No despedimos a nadie. Algunos directores presentaron la renuncia y se la aceptó el anterior presidente del organismo, y otros directores siguieron trabajando hasta el día de ayer. Quiero hacer una referencia a la gestión anterior: a poco de asumir, lo primero que hizo fue despedir a 50 personas. Nosotros no. Tampoco hicimos ningún acto de destrato con el personal. Por el contrario, hemos tenido reuniones conjuntas con todo el personal -no con los directores o jefes de departamento-, sino con todos, cosa que no era habitual en la gestión anterior.

-Más allá de la causa de la ruta del dinero ¿Cuál va a ser la postura de las UIF ahora en otros expediente en los que es querellante? ¿Va continuar esa querella o va a desistir? Hay varias que involucran a funcionarios actuales o ex funcionarios del kirchnerismo…

-Las vamos a seguir también por los motivos que expresé. Pero como en cualquier investigación judicial, si tengo un delito con un perjuicio económico de 10.000 pesos, si encuentro drogas y tenencia de armas no autorizadas y dos personas muertas en un pasillo, obviamente voy a investigar todos los hechos. No solo los 10.000 pesos no acreditados. Este es el cambio de política criminal al que apuntamos. Hay muchos casos que tienen que ver con los delitos precedentes de lavado de dinero que generan más perjuicio económico. Otros casos están paralizados y nosotros ahora los estamos activando. Estamos activando causas de trata y narcotráfico en la zona norte, en la zona de Rosario. La UIF es querellante en las causas conocidas como Zacarías, Los Monos, Popea y Medina. También en otra sobre robo de obras de arte. Estamos impulsando nuevas investigaciones vinculadas con el funcionamiento y la operatoria del sistema financiero y bancario. Porque esto hace la los intereses de la sociedad argentina, y también interesa al sistema económico financiero internacional.

-¿En qué sentido?

-En Naciones Unidas se están reconstruyendo algunos organismos de control de las transnacionales y en el último Congreso de la Asociación Internacional de Derecho Penal, la operatoria de las transnacionales y su vinculación con actos que podemos llamar de terrorismo económico, fue uno de los temas que se trató. Además, la delegación argentina en ese Congreso internacional trabajó muy intensamente estos puntos. Se están repensando los mecanismos económicos financieros que están generando preocupación en Estados Unidos, Europa y en América Latina.

-Ese será uno de los ejes de la UIF entonces…

-Sí, más control sobre las personas jurídicas y la operatoria transnacional económico financiera a través de entidades bancarias, financieras transnacionales y las vinculaciones con la operatoria de las offshore, y el perjuicio que generan.

-Al haberse aumentado en los últimos años los sujetos obligados a informar operaciones presuntamente sospechosas, aumentaron los reportes conocidos como ROS. Pero ¿aumentó el control a partir de esos informes?

-Sí, aumentaron los sujetos obligados. Se incorporó a los escribanos y estamos evaluando sumar, por ejemplo, a las cooperativas, y mejorar los sistemas de control sobre otros sectores. Pero lo que estamos viendo no es solo la cantidad, sino también la calidad de esos reportes. Nuestra idea en el plano nacional e internacional es tener un rol proactivo. Y cuando digo proactivo es también contribuir con propuestas normativas, de investigación y de colaboración en el plano internacional, e intervenir en el intercambio de información directa con otras UIF y en el Grupo Egmont, para lo cual nosotros tenemos que re-adecuar toda la infraestructura operativa de recursos humanos y tecnológica del organismo, porque la existente no va a servir para los objetivos que nos estamos planteando.

Seguí leyendo:

De vuelta en Buenos Aires, Emilio Monzó apuesta por Horacio Rodríguez Larreta y Marcos Peña se mantiene al margen de la política

Dirigentes gremiales y empresarios mantienen fuertes diferencias ante el convenio de la OIT contra la violencia y el acoso laboral