Último momento

En el marco de la Fiesta de la Vendimia, el sector vitivinícola se quejó ante ministros del gobierno nacional, pero recibió un reto del gobernador de Mendoza

La mesa de expositores en el desayuno de Coviar. A la derecha de Zuccardi, los ministros De Pedro y Arroyo. A su izquierda, los gobernadores radicales Suárez (Mendoza) y Morales (Jujuy) (Gustavo Sabez/)

En el tradicional desayuno que la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) realiza cada año en el marco de la Fiesta de la Vendimia, el presidente de la institución, José Zuccardi, dijo, en presencia del ministro del Interior de la Nación, Eduardo “Wado” de Pedro y el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, que la situación de los productores “es desesperante”.

También asistieron el gobernador provincial, Rodolfo Suárez, varios ex gobernadores mendocinos (entre ellos, Julio Cobos, José Octavio Bordón, Rodolfo Gabrielli y Alfredo Cornejo) y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, además del presidente del bloque de diputados radicales en el Congreso, Mario Negri.

Zuccardi se refirió especialmente a los productores no integrados que, dijo, “son el eslabón más débil de la cadena vitivinícola” y señaló que para no pasar “sin escalas” de la importación de vino a una crisis de excedentes es necesaria una política de “financiamiento de stocks” para lo cual –apuntó- el proyecto de “Banco de Vinos” del gobierno provincial podría ser “una gran solución”.

En su discurso, Zuccardi destacó la importancia de la vitivinicultura al señalar que la Argentina es el quinto productor y el octavo consumidor mundial de vinos, que en la producción participan 18 provincias, hay 24.000 viñedos, 17.000 productores y 900 establecimientos, en un sector que genera, dijo, 100.000 puestos de trabajo directos.

El titular de Coviar enfatizó que la “imagen” del vino argentino creció en todo el mundo y celebró que en las últimas décadas se haya quintuplicado la exportación, de 200 a 1.000 millones de dólares, el sector produzca hoy “los mejores vinos que hemos elaborado jamás” y el desarrollo del turismo vitivinícola que consideró “el mayor cambio en la matriz productiva de nuestra región”.

Reunión en el frente de una conocida bodega mendocina. El "turismo vitivinícola" y los eventos en bodegas crecieron en las últimas décadas
Reunión en el frente de una conocida bodega mendocina. El "turismo vitivinícola" y los eventos en bodegas crecieron en las últimas décadas

Pero los mejores momentos pasaron. “Hasta año el 2010 crecimos en exportaciones a doble dígito; a partir del 2011, como consecuencia del atraso cambiario, las ventas al exterior se amesetaron y en 2016 y 2017 tuvimos las dos menores cosechas de los últimos 60 años”, señaló Zuccardi. Entre otros funcionarios, lo escuchaban el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, de familia con raíces mendocinas, que en las últimas semanas comenzó un gradual deslizamiento para intentar evitar el históricamente recurrente fenómeno argentino del dólar atrasado como “ancla” de los precios.

Carga impositiva

Zuccardi dijo que “es imprescindible la disminución de la carga impositiva” y pidió la eliminación de las retenciones a productos “con valor agregado”, expresión que suscribió el presidente de Coninagro, Carlos Ianizzoto, aliado de Zuccardi a través de la federación de Cooperativas Vitivinícolas (Fecovita), que forma parte de Coninagro, una de las entidades de la “Mesa de Enlace” que convocó al paro de comercialización agropecuaria que se llevará a cabo del lunes al jueves próximo. “Cada botella de vino es un embajador de argentina. Distinta es la situación de quienes exportan materias primas sin agregado de valor”, dijo Zuccardi, para atenuar su crítica a las retenciones y diferenciarse de la idea del “productor sojero”.

Hubo un momento incómodo, especialmente para el ministro del Interior, el camporista Wado de Pedro, cuando el locutor del acto presentó “al presidente del Banco Central, Javier González Fraga”. Al notársele el error de libreto, el presentador acomodó los tantos y presentó a “Eduardo Hecker”, pero ya no como titular del Nación, sino del Banco Ciudad, hoy en manos de Juntos por el Cambio.

A su turno, el gobernador mendocino, Rodolfo Suárez, sugirió que, en el complejo panorama que enfrenta, el sector vitivinícola debe aprovechar el punto a favor que representa hoy un tipo de cambio favorable para exportar y le reprochó que en vez de discutir las cuestiones de fondo, los bodegueros estén inmerso en una interna dirigencial por el control de Coviar.

De hecho, “Bodegas Argentinas”, un grupo numeroso de grandes bodegas y principal aportante de fondos a Coviar (los aportes se realizan en función de la producción de vino) se retiró del directorio de la corporación, creada por ley en 2004, y criticó duramente la elección de Zuccardi. A su vez, el ahora titular de Coviar acusó al sector crítico de buscar la “concentración” y hasta señaló que “no son bodegueros”.

El evento central de la Fiesta de la Vendimia tendrá lugar esta noche, con desfile de carrozas, el desarrollo de diversos shows artísticos en el “Teatro Griego Frank Romero Day”, con la participación de más de 1.000 bailarines y más de 500 técnicos encargados de la puesta a punto y funcionamiento del escenario y, como culminación, la elección de la “Reina de la Vendimia”.

Seguí leyendo:

Semana financiera: con alta volatilidad, se sostuvieron las acciones, pero cayeron los bonos y subió el 6% el riesgo país