Último momento

Condenaron a Sabbatella a 6 meses de prisión en suspenso por la aplicación de la Ley de Medios y lo inhabilitaron para ejercer cargos públicos durante un año

Sabbatella sale aplaudido de Comodoro Py luego de escuchar el veredicto. Fue condenado e inhabilitado para ejercer cargos públicos (Adrián Escandar)
Sabbatella sale aplaudido de Comodoro Py luego de escuchar el veredicto. Fue condenado e inhabilitado para ejercer cargos públicos (Adrián Escandar)

El juez Ariel Lijo condenó a 6 meses de prisión a Martín Sabbatella por abuso de autoridad en la aplicación de la Ley de Medios durante el segundo mandato de Cristina Kirchner. La resolución incluyó la inhabilitación para ejercer cargos públicos por un año. Sabbatella se convirtió ahora en el primer funcionario del nuevo gobierno nacional que es condenado por un hecho de su gestión anterior.

Sabbatella, que actualmente encabeza la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR), fue juzgado por hechos ocurridos cuando estuvo al frente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisuales (AFSCA) y se resolvió readecuar de oficio al grupo Clarín según lo que disponía la Ley de Medios. Al resto de los acusados, que cumplían funciones en esa repartición y también llegaron procesados al debate, los absolvieron.

Pese a la condena, hubo aplausos en la sala de audiencias para Sabbatella y en el pasillo afuera de la sala. Al funcionario lo acompañaban su madre, que lo abrazó llorando, su hija y su nieto, un bebé de 3 meses. En diálogo con Infobae, el funcionario aseguró que “es un disparate” la condena en su contra y que apelará la resolución, por lo que su inhabilitación no quedará firme y por lo tanto podrá seguir ejerciendo su función en el ACUMAR.

El fiscal Eduardo Taiano (Adrián Escandar)
El fiscal Eduardo Taiano (Adrián Escandar)

Durante la lectura del veredicto, el magistrado resaltó el valor del juicio oral en donde las partes tienen la obligación de probar la acusación que realizan. “De lo que se trata es de garantizar la vigencia del Estado de derecho y su alcance, y de cómo el Estado debe actuar respecto de un particular se trate de quien se trate”, aseguró Lijo, quien rechazó los planteos de nulidad realizados durante el debate y anticipó que el jueves se conocerán los fundamentos de la decisión.

Antes de la lectura de la sentencia, el funcionario tuvo la posibilidad de pronunciar sus últimas palabras e insistió en el escenario de “lawfare” del que ya habló Cristina Kirchner. “Este caso es todo un gran disparate, solo explicado en el gran problema que tenemos como democracia que es el daño que le hacen los grupos hegemónicos mediáticos y la complicidad de esos grupos con parte del poder judicial. Este juicio oral ha servido para que quede claro. Acá se buscó una medida disciplinadora y que demuestre que ellos están afuera de la ley”, afirmó.

Y añadió: “Si me acusa de algún delito, creo que no es cierto, el delito no existe. Ahora si se me acusa de ser parte de un proyecto político, de tener un ideas, principios y valores, de trabajar para cumplir la ley, de creer en una democracia de todas y todos, de ser un militante político, es absolutamente cierto y estoy plenamente orgulloso”.

Durante el proceso se investigaron las conductas que tuvo el funcionario con el Grupo Clarín. El juicio comenzó en noviembre del año pasado y el fiscal federal Eduardo Taiano dio por probada la acusación y había solicitado que Sabbatella fuera condenado a un año de prisión en suspenso y a dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos por el delito de abuso de autoridad.

Según la imputación del fiscal Taiano, el directorio de la AFSCA convocó a una reunión para tratar de manera urgente unos informes sobre la adecuación, que fue aprobada en octubre de 2014. La Fiscalía también señaló que la actuación de la AFSCA ocurrió mientras había una disputa entre el por entonces gobierno de Cristina Kirchner y ese grupo de medios. Sabbatella llegó a juicio bajo la acusación de haber actuado “abusando del cargo público que ocupaba como presidente del Directorio del AFSCA y ordenó y avaló el trámite diferencial y arbitrario".

El resto de los acusados son Claudio Schifer, Ignacio Saavedra, Néstor Avalle, Eduardo Rinessi, Guillermo Pérez Vacchini, Sergio Zurano y Lorena Di Filippo. Para ellos la Fiscalía y la querella pidieron penas que van del año y medio a los ocho meses de cárcel. Por su parte, las defensas de los imputados rechazaron las acusaciones y pidieron las absoluciones de cada uno de los ex directivos.

Hoy, minutos después de las 10, Lijo ingresó a la Sala B, ubicada en la planta baja del edificio para iniciar la última jornada de debate. Estaba colmada de personas. Habló de la importancia de la oralidad de los debates e invitó al acusado que quisiera pasar para decir lo que quisiera. Algunos optaron por el silencio. “Miren que esta es su oportunidad de decir lo que quieran, yo lo estoy escuchando”, les dijo Lijo, y uno de los imputados que no tenía pesando hablar pasó al micrófono.

En sus exposiciones, Saavedra acusó al fallecido juez Claudio Bonadio, mientras Lorena Di Filippo planteó que la sospecha en su contra fue por haber dado celeridad a un trámite cumpliendo con su función. “Espero que haya justicia”, añadió.

Hubo un receso hasta las 12:30 donde todos volvieron a concentrarse en el recinto. Lijo anunció allí el rechazo de los planteos de nulidad en el debate y su veredicto: la condena de seis meses de prisión e inhabilitación por un año para Sabbatella, por el cargo de abuso de autoridad; y la absolución de los otros implicados.

“La ratificación me parece un disparate. Probamos con claridad la inexistencia del delito y es evidente que acá necesitaban tener algo, aunque sea, para mostrar el disciplinamiento –dijo Sabbatella consultado por Infobae–. Me alegro por la absolución de todo el conjunto. Yo asumo la responsabilidad total y absoluta de lo que se hizo, cumpliendo con la ley. Soy de los que creen que la ley es para todos y todas y vamos a apelar, obviamente”.

Mientras hablaba, abogados, familiares y amigos armaron un círculo alrededor de Sabbatella y comenzaron a aplaudirlo en el hall, a la salida del recinto. El funcionario salió caminando acompañado, por las escalinatas de Comodoro Py.