Último momento

Sergio Massa viaja a Brasil y se posiciona con agenda propia en el Gobierno

Exultante por el rol de anfitrión que tuvo en la apertura de sesiones ordinarias, Sergio Massa viaja esta semana a Brasil a cumplir con una misión parlamentaria a la República Federativa de Brasil, donde se reunirá con el presidente de la Cámara de Diputados, Rodolfo Maia, el presidente del Senado Federal, David Alcolumbre, y el presidente del Supremo Tribunal Federal, José Antonio Dias Toffoli, conocidos como “la troika” del poder brasilero.

El titular de Diputados liderará un grupo parlamentario integrado por Álvaro González (PRO-Juntos por el Cambio), que es vicepresidente de la Cámara, Pablo Ansaloni (FE-Unidad Federal para el Desarrollo) y Luis Contigiani (Frente Progresista Cívico y Social-Federal).

Massa busca desplegar una agenda propia, pero apunta a posicionar al gobierno del Frente de Todos en un sendero dialoguista en materia de política exterior, priorizando el vínculo con los países vecinos. Tomó nota de que Maia impulsó en el recinto una moción para revocar el repudio que había votado la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados contra Alberto Fernández, exhibiendo a su vez la versión más amigable del oficialismo brasileño, y supo que ahí tendría un aliado.

Maia, en esa ocasión, dijo que “no sería razonable adoptar una regla diferente para las expresiones de repudio que, como regla, conducen a consecuencias diplomáticas más serias para la imagen institucional y nacional. Además, esto sería contrario a la simetría de procedimientos”, dijo el pasado 8 de noviembre, recordando que en ocasiones similares había adoptado posturas del mismo tono. No está de más recordar que la moción contra el presidente argentino había surgido del despacho mismo de Eduardo Bolsonaro, influyente diputado que es hijo del mandatario brasileño y titular de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Sergio Massa, ayer, en la Asamblea Legislativa, junto a la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner. (Prensa Senado)
Sergio Massa, ayer, en la Asamblea Legislativa, junto a la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner. (Prensa Senado) (Charly Diaz Azcue/)

Inmediatamente luego de que se conociera ese episodio, Massa lo invitó a visitar la Argentina y el encuentro se concretó el 5 de diciembre, antes de la asunción de la nueva administración. La jugada en ese momento fue considerada arriesgada dada la tensión entre los presidentes de ambas naciones, aunque trascendió que “fue acordada con el presidente electo”, ya que la fecha coincidió con la cumbre presidencial del Mercosur que se realizó por esos mismos días en el estado de Rio Grande do Sul.

En esta diplomacia parlamentaria que desarrollará el titular de la Cámara baja, además de participar de una sesión “solemne del plenario” de la Cámara de Diputados en honor de los legisladores argentinos, realizará una reunión con el Grupo Parlamentario Brasil-Argentina que preside Collor de Mello. Más tarde realizará una conferencia de prensa. Al otro día, Massa viajará a Río de Janeiro a reunirse con autoridades del BNDES, donde el eje pasará a ser la economía y los créditos para desarrollo e infraestructura.

Quizás porque aspira a la presidencia de su país, Maia es un fuerte crítico de la política exterior de Bolsonaro. Por ejemplo, sobre Venezuela fue explícito en oponerse a la intervención militar de cualquier país. “Cualquier articulación en Venezuela debe ser diplomática. Lo importante es que se restablezca la democracia. Ese tiene que ser el único objetivo”, expresó en varias oportunidades. Esta postura, moderada en relación a la dictadura de Nicolás Maduro, buscando una salida dialogada para la crisis, está en línea con la que está desplegando la Argentina desde el cambio de gobierno.

Rodolfo Maia cuando visitó la Argentina, el 5 de diciembre de 2019, antes de que Alberto Fernández jurara como Presidente.
Rodolfo Maia cuando visitó la Argentina, el 5 de diciembre de 2019, antes de que Alberto Fernández jurara como Presidente.

Similares posturas equidistantes tiene con Israel (“valorizar la relación pero también fortalecer los vínculos con Palestina y el mundo árabe”), con Estados Unidos (“Es un buen momento para beneficiarse de la política exterior, pero sin ser un instrumento de los Estados Unidos”) y con China (“alejarse de China puede traer pérdidas muy importantes en términos comerciales, en especial en la venta de soja”).

Maia forma parte de la coalición que llevó a Bolsonaro al poder, pero integra el Partido Demócrata, un espacio aliado que aun en política doméstica suele mostrar diferencias con el presidente en ejercicio, al punto de que Luiz Inácio “Lula” da Silva le mandó una carta de agradecimiento porque lo apoyó cuando un tribunal intentó trasladarlo a la prisión de Tremembé, en Sao Paulo.

Seguí leyendo:

Se develó el misterio: qué le dijo CFK a Alberto Fernández en el inicio de la Asamblea Legislativa

Reforma judicial: tras los anuncios, malestar e incertidumbre entre los jueces y fiscales

Deuda: se aceleran los tiempos y Alberto Fernández habló de lograr una “solución ordenada”