Último momento

El déficit fiscal llegó a $90.818 millones en enero por la suba del gasto social y de los pagos de la deuda

El Gobierno arrancó el año con un fuerte déficit fiscal. Mientras el ministro de Economía se encuentra en ronda de negociaciones con organismos internacionales y fondos de inversión, para darle sustentabilidad al pago de los abultados vencimientos de la deuda pública, la Secretaría de Hacienda dio a conocer el resultado de las finanzas públicas en el primer mes completo del gobierno de Alberto Fernández.

Esta cifra confirma el anticipo de Infobae de aumento del déficit fiscal, por la concurrencia del debilitamiento de los recursos tributarios en un contexto de continuidad de la recesión, e indexación del gasto social.

En síntesis, el comunicado oficial resalta: “El Sector Público Nacional registró en enero un resultado primario deficitario de $3.766 millones. Dicho mes del año anterior había contado con un excedente primario de $16.658 millones. Esto se debe mayormente a un impulso de la inversión social durante el comienzo del año. Por su parte, el pago de intereses se tradujo en erogaciones por $87.052 millones, aumentó 13,5%, determinando así un déficit financiero de $90.818 millones que resulta equivalente en términos reales al registrado en enero de 2019″.

El deterioro de las finanzas públicas se explicó por la brecha negativa en más de 10 puntos porcentuales entre el ritmo de aumento nominal de los ingresos totales y el de los gastos primarios

El deterioro de las finanzas públicas se explicó por la brecha negativa en más de 10 puntos porcentuales entre el ritmo de aumento nominal de los ingresos totales y el de los gastos primarios

Los ingresos totales del mes ascendieron a $395.225 millones (subió 40,3% en un año). Por su parte los ingresos tributarios avanzaron 39,2% en la comparación interanual. Asimismo, los aportes y contribuciones a la seguridad social se incrementaron un 37,6% respecto a igual mes de 2019 en línea con la dinámica exhibida el mes anterior.

El gasto primario totalizó $398.990 millones, un aumento del 50,6% interanual, implicando una aceleración en su tasa de crecimiento respecto a diciembre de 2019. El 80% de este incremento interanual está explicado por las prestaciones de la seguridad social que avanzaron un 49,3% y las transferencias corrientes que lo hicieron a una tasa del 88,7 por ciento.

Los técnicos de hacienda atribuyen dicha dinámica del gasto primario "mayormente al impulso de la inversión social: la movilidad del 8,74% otorgada para prestaciones sociales, el bono de $5.000 para 4,5 millones de jubilados y pensionados y la puesta en marcha del programa de tarjetas alimentarias en el marco del Plan Argentina contra el Hambre. Estas dos últimas medidas implicaron desembolsos por alrededor de $25.350 millones, sin los cuales el gasto primario habría crecido en sintonía con los ingresos fiscales (41% anual).

El Gobierno sostiene que sin las medidas de asistencia social el gasto público hubiese acompañado al ritmo de los recursos tributarios

Adicionalmente, las transferencias corrientes a las provincias registraron un impulso de $9.536 millones respecto a igual mes del 2019, el cual representa un incremento del 79,8% i.a. En esta línea, las transferencias a universidades ascendieron a $13.485 millones, sobresalieron con un salto de 70,7 por ciento.

También los subsidios económicos se destacaron con un crecimiento nominal de 76,4%, a $30.987 millones, “mostraron a su interior una divergencia entre aquellos destinados al transporte (34%) y a la energía (125,5%)”, explican en Hacienda. Esta última se debe en parte a la cancelación de deudas impagas correspondientes al ejercicio fiscal anterior.

Frente a esta realidad el Gobierno dio señales de apelar a un nuevo aumento de las retenciones sobre las exportaciones del campo, en particular del complejo sojero, para corregir el debilitamiento de los recursos fiscal y cerrar la brecha negativa con el ritmo de expansión del gasto total.

Seguí leyendo:

El gobierno avanza con el aumento de las retenciones a la soja: se cerraron los registros de exportaciones

La devaluación y la inflación, dos fenómenos que recurrentemente aumentan el monto de la deuda del sector público

La última vez que auditó a la Argentina el FMI esperaba que este año la economía creciera 3% y la inflación fuera del 10%